Infortelecom

Noticias de yihadismo

10-11-2020 | Fuente: abc.es
Francia y Austria impulsan una nueva estrategia europea para combatir el terrorismo islamista
Emmanuel Macron y Sebastian Kurz, canciller de Alemania, ataron este martes, durante una comida en el Elíseo, los primeros cabos de una futura estrategia común, franco-austríaca y europea, contra el terrorismo islamista, matriz de un proyecto europeo, colectivo, concertado con Angela Merkel, canciller de Alemania, Charles Michel, presidente del Consejo europeo, y Ursula von der Leyden, presidente de la Comisión europea. «Austria se ha convertido en una aliada privilegiada de Francia en la lucha común contra el islam radical tras el reciente atentado de Viena», comentan al unísono varias fuentes diplomáticas próximas a la presidencia de la República francesa. Colaboración A las pocas horas del atentado islamista del pasado día 2 de este mes de noviembre, Emmanuel Macron realizó a un viaje de extrema urgencia, a Viena, para entrevistarse con el canciller Kurz, que los portavoces oficiales presentaron de este modo: «Han decidido colaborar más estrechamente para combatir el yihadismo y mejorar la protección de las fronteras interiores y exteriores de Europa». Tres días más tarde, el presidente francés hizo un viaje a la frontera hispano francesa de La Junquera/Perthus, para anunciar un «refuerzo de los controles» en las fronteras con Italia y España. Cuatro días después, Macron recibe al canciller de Austria, este martes, en el Elíseo, para sentar los principios de la nueva y futura colaboración bilateral y europea contra el terrorismo. Tras la comida «íntima» entre el presidente de Francia y el canciller austríaco, el Elíseo ha organizado una «mini cumbre» europea, con la participación «no presencial», recurriendo al método de la tele conferencia, con participación de Angela Merkel, canciller de Alemania, Charles Michel, presidente del Consejo europeo, y Ursula von der Leyden, presidente de la Comisión europea. Ampliar alianzas La cumbre presencial, bilateral, franco-austríaca, y la teleconferencia europea se consuman, con extrema urgencia, días después que los portavoces oficiales y oficiosos anunciasen que «España apuesta por ampliar alianzas en Europa, más allá de Berlín y París», aspirando a «crear un nuevo Espacio trasatlántico». Los proyectos elaborados por Francia, Austria, Alemania, la presidencia del Consejo y la presidencia de la Comisión, en la «mini cumbre» del Elíseo, este martes, se presentarán al resto de los miembros europeos de la UE en la cumbre europea de primeros de diciembre.
07-11-2020 | Fuente: abc.es
Merkel y Macron esperan restablecer con Biden los puentes rotos entre EE.UU. y la UE
La victoria de Joe Biden , como nuevo presidente de EE.UU., y de Kamala Harris, como su vicepresidenta, ha ido seguida de una serie de reacciones de líderes internacionales dominadas por la prudencia y la diplomacia en algunos casos. Después del «patinazo» del primer ministro esloveno, que el miércoles se apresuró a felicitar a Donald Trump confiado tal vez en los mensajes triunfalistas que este no paraba de lanzar, los líderes europeos se han tomado un par de horas antes de empezar a publicar sus reacciones una vez que ya se ha confirmado la victoria de Joe Biden. Eso explicaría el tono del mensaje del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, cargado aún de precauciones y que empieza con un aséptico «tomamos nota de los últimos avances en el proceso electoral. Sobre esta base, la UE felicita al presidente electo Joe Biden y a la vicepresidenta electa Kamala Harris por alcanzar suficientes votos electorales». Antes de subrayar que la UE mantiene «su compromiso con una sólida asociación transatlántica y está dispuesta a colaborar con el presidente electo, el nuevo Congreso y la Administración» norteamericanas, Michel se cura en salud diciendo que «seguimos el proceso de certificación de resultados y estamos seguros de que el sistema electoral estadounidense pronto anunciará el resultado final». Más pragmática, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen publicó un mensaje en redes sociales en el que felicita «calurosamente a Joe Biden y Kamala por su victoria en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. «La UE y los EE.UU. son amigos y aliados, nuestros ciudadanos comparten los vínculos más profundos. Espero trabajar con el presidente electo Biden».<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">I warmly congratulate <a href="https://twitter.com/JoeBiden?ref_src=twsrc%5Etfw">@JoeBiden</a> and <a href="https://twitter.com/KamalaHarris?ref_src=twsrc%5Etfw">@KamalaHarris</a> for their victory in the U.S. Presidential elections.<br><br>The EU and the USA are friends and allies, our citizens share the deepest of links. I look forward to working with President-elect Biden.</p>&mdash; Ursula von der Leyen (@vonderleyen) <a href="https://twitter.com/vonderleyen/status/1325136218544173059?ref_src=twsrc%5Etfw">November 7, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Por su parte el presidente del Parlamento, David Sassoli, envía «los mejores deseos para el nuevo presidente, Joe Biden» y aprovecha para recordar que «el mundo necesita una relación sólida entre Europa y Estados Unidos». Francia espera reinventar la relación trasatlántica El presidente Emmanuel Macron se apresuró a publicar este mensaje personal, a través de Twitter: «Los americanos han elegido a su presidente. ¡Felicidades a Joe Biden y Kamala Harris! Tenemos muchas cosas que hacer para afrontar los desafíos de nuestro tiempo. ¡Actuemos juntos!»<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="fr" dir="ltr">Les Américains ont désigné leur Président. Félicitations <a href="https://twitter.com/JoeBiden?ref_src=twsrc%5Etfw">@JoeBiden</a> et <a href="https://twitter.com/KamalaHarris?ref_src=twsrc%5Etfw">@KamalaHarris</a> ! Nous avons beaucoup à faire pour relever les défis d?aujourd?hui. Agissons ensemble !</p>&mdash; Emmanuel Macron (@EmmanuelMacron) <a href="https://twitter.com/EmmanuelMacron/status/1325135797918576641?ref_src=twsrc%5Etfw">November 7, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Francia espera de Joe Biden y la futura administración norteamericana la «reinvención de las relaciones trasatlánticas» y la «confirmación» del compromiso militar, bilateral, para combatir la amenaza yihadista islámica en la gigantesca zona desértica de Sahel. Emmanuel Macron y su Gobierno hacen un análisis cauto y reservado de la gigantesca evolución, muy negativa, de las relaciones entre Europa y los EE.UU. durante la presidencia de Donald Trump, que Jean-Yves Le Drian, ministro francés de Asuntos Europeos resume de este modo: «No volveremos a los buenos tiempos de las relaciones trasatlánticas. El mundo ha cambiado en los últimos cuatro años. Y lo que ha cambiado es muy sustancial: Europa ha afirmado su soberanía en el terreno de la seguridad, en el terreno de la defensa y en el terreno de la autonomía estratégica. En estos últimos cuatro años, Europa ha perdido su ingenuidad. Y ha comenzado a afirmarse como potencia. Todavía queda mucho por hacer. Debemos comenzar una nueva relación trasatlántica». Esa declaración de Le Drian resumen con precisión clínica el desencanto absoluto de Europa con la presidencia Trump, consumando un alejamiento que venía de muy lejos, pero terminó acelerando un distanciamiento final. Aceptada esa realidad, Emmanuel Macron ha consagrado los dos últimos años a echar los fundamentos de la todavía lejana «soberanía» europea en materia de seguridad y defensa. Alemania comparte la connotación capital de Francia: Europa no puede seguir contando con Washington como pilar estratégico de su defensa. Sin embargo, los proyectos de seguridad y defensa comunes, europeos, todavía están muy lejos de la anhelada realidad. Francia ha propuesto al resto de los miembros europeos de la Alianza dos cumbres, europea y euro trasatlántica, con el fin de comenzar a «reinventar» y «redefinir» las relaciones trasatlánticas, «atrancadas» históricamente en el problema que ya plantearon Obama y Trump: ¿Quien paga qué para asegurar qué tipo de defensa europea de Europa? En un terreno estrictamente bilateral, militar, Francia espera de la futura administración norteamericana la confirmación del compromiso «común» en el «vientre foto» de Sahel, en Malí, donde los 5.100 soldados de la Operación Barkhane han contado, hasta ahora, con el apoyo logístico / informativo de los satélites militares norteamericanos. Desde la óptica francesa, la Operación Barkhane, entre Mauritaria, Burkina Faso, Malí, Niger y Chad, es un «muro» esencial para contener la expansión del yihadismo islamista hacia el Mediterráneo y Europa. Macron espera de Biden la confirmación de un compromiso militar, bilateral, en ese terreno estratégico, que Donald Trump había amenazado con romper. El Gobierno de Londres aplaude la victoria de Biden mientras Johnson retrasa su reacción «Felicidades Joe Biden y Kamala Harris por vuestra merecida victoria. Londres está deseando trabajar con vosotros: es hora de volver a construir puentes, no muros». De esta manera felicitó en su cuenta de Twitter el laborista Sadiq Khan, alcalde de Londres, al nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tras conocerse su victoria. Casi tan importante como el triunfo de Biden es la derrota de Donald Trump, de ahí la mención de Khan a los muros, ya que una de las promesas incumplidas de Trump durante su primera campaña electoral hace cuatro años fue la construcción de uno en la frontera con México para frenar la llegada de inmigrantes.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Congratulations <a href="https://twitter.com/JoeBiden?ref_src=twsrc%5Etfw">@JoeBiden</a> and <a href="https://twitter.com/KamalaHarris?ref_src=twsrc%5Etfw">@KamalaHarris</a> on your well-deserved win.<br><br>London looks forward to working with you ? it&#39;s time to get back to building bridges, not walls. <a href="https://t.co/oZoCDvtT9v">pic.twitter.com/oZoCDvtT9v</a></p>&mdash; Sadiq Khan (@SadiqKhan) <a href="https://twitter.com/SadiqKhan/status/1325118407558254593?ref_src=twsrc%5Etfw">November 7, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> También reaccionó de forma positiva el líder del Partido Laborista británico, Keir Starmer, quien en la misma red social declaró que «Joe Biden y los demócratas siempre han compartido los valores laboristas y los vínculos entre nuestros dos partidos siguen siendo fuertes» y agregó que espera «forjar una relación aún más sólida entre el Reino Unido y los Estados Unidos». «Su victoria es de esperanza y unidad sobre la deshonestidad y la división. Millones de estadounidenses de todos los orígenes y edades se han unido para votar por un futuro mejor y más optimista», declaró. Esta semana, después de que Trump afirmara en medio del conteo de votos que había ganado las elecciones y amenazara con ir a los tribunales debido a un supuesto fraude, varios líderes europeos condenaron sus palabras. No fue el caso del primer ministro británico Boris Johnson, que con la boca pequeña se limitó a decir que «por supuesto que como Gobierno del Reino Unido no hacemos comentarios sobre los procesos democráticos de nuestros amigos y aliados». Más tajante fue Keir Starmer, quien aseguró que «no le corresponde al candidato decidir qué votos se cuentan y cuáles no o cuándo hay que dejar de contar. El próximo presidente debe ser la elección libre y justa del pueblo estadounidense», una decisión que finalmente aplaudió, al igual que su adjunta, Angela Rayner, quien dio la enhorabuena a Biden y a Harris, por ser «la primera mujer, y la primera persona de color, en ser elegida vicepresidenta de los Estados Unidos de América». No tan contento se mostró el líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, quien publicó en Twitter un mensaje diciendo que «el ridículo sistema de votación postal ha contaminado la política británica. Ahora está haciendo lo mismo en Estados Unidos» y adjuntó un artículo de opinión de su propia autoría en Newsweek titulado «Why Trump Should Keep up the Fight» (¿Por qué Trump debería seguir luchando?). Mientras tanto, la reacción de Johnson se hizo esperar y llegó mucho después de que la de los laboristas lo que generó comentarios en las redes sociales como «mejor tarde que nunca» o incluso algunos se atrevieron con un «eres el siguiente» Al «premier» la llegada de Biden a la Casa Blanca a priori le supone un problema, ya que tendrá que empezar de nuevo las negociaciones que ya estaban en marcha con el equipo de Trump sobre un acuerdo comercial post Brexit entre ambos países, algo que sin duda no es una prioridad en la agenda del nuevo presidente norteamericano. En todo caso, el primer ministro tiró de diplomacia con un mensaje sencillo: «Enhorabuena a Joe Biden por su elección como presidente de los Estados Unidos y a Kamala Harris por su histórico logro», señaló, y añadió: «Estados Unidos es nuestro aliado más importante, y estamos deseando trabajar juntos en nuestras prioridades compartidas, desde el cambio climático hasta comercio y seguridad».<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Congratulations <a href="https://twitter.com/JoeBiden?ref_src=twsrc%5Etfw">@JoeBiden</a> and <a href="https://twitter.com/KamalaHarris?ref_src=twsrc%5Etfw">@KamalaHarris</a> <a href="https://t.co/xrpE99W4c4">pic.twitter.com/xrpE99W4c4</a></p>&mdash; Boris Johnson (@BorisJohnson) <a href="https://twitter.com/BorisJohnson/status/1325133262075940864?ref_src=twsrc%5Etfw">November 7, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> También se hizo eco de la noticia la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, quien destacó el triunfo de Harris, «la primera mujer en la Casa Blanca, y también la primera mujer de color. Este es un momento grande y especial». Para Rusia, ninguna mejora con Biden Donald Trump, cuya victoria en las presidenciales de 2016 causó regocijo en el Kremlin y el resto de la élite política rusa, terminó decepcionando al presidente Vladímir Putin. Con él se incrementaron las sanciones contra Rusia, se malograron importantes acuerdos de desarme y se agravaron las tensiones geopolíticas en general. Sin embargo, nadie en Rusia espera nada mejor con Joe Biden. El virtual vencedor de los comicios del pasado día 3 dijo el mes pasado en un entrevista a la cadena CBS News que «creo que la mayor amenaza para Estados Unidos ahora mismo, en el sentido de vulnerar nuestra seguridad y nuestras alianzas, es Rusia». No obstante, con respecto a China, Biden fue más benévolo al decir que el gran país asiático «es nuestro mayor competidor». Estas palabras causaron estupor en el Kremlin, cuyo portavoz, Dmitri Peskov, las rechazó categóricamente y lamentó que «con tales actitudes se alimenta un odio absoluto hacia Rusia». En cualquier caso, Putin aseguró hace unos días en el marco de un foro de inversión organizado por el banco ruso VTB que «aceptaremos cualquier decisión de los estadounidenses y trabajaremos con cualquier administración» que salga de las urnas. No quiso mostrar sus preferencias porque «no queremos dar pie a que podamos ser acusados de injerencia» en las elecciones norteamericanas. Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, afirmó el jueves que «el sistema electoral estadounidense adolece de deficiencias evidentes». A su juicio, tales carencias «han sido destacadas innumerables veces por observadores internacionales, incluida la OSCE y expertos reconocidos en este asunto». Zajárova tachó de «arcaica» la legislación electoral norteamericana. Al mismo tiempo, la portavoz de Exteriores de Rusia, aseguró que «en Moscú hay disposición a una cooperación constructiva con cualquier presidente estadounidense, sea quien sea». Un «new deal» para la relación transatlántica con Alemania La canciller Merkel no ha disimulado su alegría al expresar su «¡Felicitación a todos los norteamericanos!». Ha felicitado también a Joe Biden como presidente electo de Estados Unidos y ha formulado su primer deseo de mejorar una relación transatlántica «irremplazable». «¡Felicidades! Le deseo de todo corazón suerte y éxito», ha dicho Merkel, citada en un tuit de su portavoz, Steffen Seibert, «nuestra amistad transatlántica es irremplazable si queremos superar los grandes desafíos de nuestro tiempo» El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, ha celebrado la elección de Joe Biden como presidente de EE.UU. y ha expresado su deseo de un «nuevo inicio» en la relación transatlántica, que bajo el mandato de Donald Trump había alcanzado sus peores momentos desde la II Guerra Mundia. «Queremos invertir en nuestra cooperación para un nuevo inicio en la relación transatlántica, un "new deal"», ha tuiteado el jefe de la diplomacia germana, que durante los últimos cuatro años ha recibido reiterados reproches desde Washington por la lentitud con la que Alemania aumentaba sus inversiones en Defensa, como socio de la OTAN. Ya en el continente americano, el vecino del norte también reaccionó a los resultados. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, felicitó a Biden y a Kama Harris. «Espero trabajar con el presidente electo Biden, el vicepresidente Harris, su administración y el Congreso de los Estados Unidos para que podamos abordar conjuntamente los mayores desafíos del mundo», escribió en un comunicado. «Felicitaciones a Joe Biden y Kamala Harris», escribió también el jefe de Gobierno en Twitter y Facebook, según recoge la agencia AFP. Trudeau dijo que Canadá y Estados Unidos, su vecino y socio comercial más grande, «disfrutan de una relación extraordinaria y única en el escenario mundial», y agregó que los dos países son «amigos cercanos, socios y aliados», Esta rápida reacción de Justin Trudeau contrasta con la cautela que mostró durante la campaña electoral de Estados Unidos. Siempre se ha negado a comentar directamente sobre las polémicas posiciones tomadas por Donald Trump, con quien mantiene una relación que ha conocido muchos altibajos.
06-11-2020 | Fuente: abc.es
Redada antiterrorista en Alemania contra islamistas vinculados al atentado de Viena
Las fuerzas de seguridad alemanas han llevado a cabo esta madrugada una redada, con registros simultáneos en apartamentos y locales comerciales de cuatro personas en Baja Sajonia, Hesse y Schleswig-Holstein, relacionados con el reciente atentado de Viena, en el que hubo cuatro víctimas mortales. La Oficina Federal de Policía Criminal ha confirmado en Twitter la operación y ha aclarado posteriormente que las cuatro personas no son sospechosas, pero hay indicios de que mantuvieron conexiones con el presunto asesino. «Las órdenes de registro correspondientes se obtuvieron el 5 de noviembre del juez de instrucción del Tribunal Federal de Justicia sobre la base de los hallazgos que habían sido transmitidos por el poder judicial austriaco a las autoridades de procesamiento penal alemanas», explica la BKA. Según una información del semanario alemán «Der Spiegel», los dos islamistas de Baja Sajonia cuyo domicilio ha sido registrado visitaron al terrorista durante varios días en el mes de julio, en su apartamento en Austria, y las fuerzas de seguridad austriacas han notificado acerca de esa reunión. Radicalizado en la cárcel A medida que avanza la investigación y además de la «cadena de errores» que el Gobierno austriaco ha reconocido, comienza a perfilarse el papel radicalizador que la cárcel jugó en la convicción yihadista del asesino de Viena, Kujtim Fejzulai. Por haber intentado viajar a Siria, había sido condenado en abril de 2019 a 22 meses de cárcel. Aunque logró salir en diciembre por su participación voluntaria en un curso de «desradicalización» en el que, como resulta ahora evidente, engañó a los responsables acerca de su abandono del yihadismo, los meses previos sirvieron para reconfirmar sus intenciones e incluso agravarlas. No es un caso aislado. Las cárceles europeas se han convertido en un foco de expansión del yihadismo en el que los presos más jóvenes, en la condición vulnerable de presos recién llegados, reciben a menudo protección de predicadores internos y son sometidos a un intenso adoctrinamiento, como ha confirmado el ex convicto Ali, de 34 años, un afgano que en prisión se dejó crecer la barba, cortó lazos de comunicación con su familia y escuchó a diario que «debes preocuparte por la sentencia de Alá, no por la sentencia de los hombres». «La cárcel es el mejor lugar para manipular a las personas, ningun protección constitucional, ni policía ni servicios sociales pueden controlar eso, los desborda», ha relatado Ali después de un proceso de «desradicalización». Husamuddin Meyer, que ha pasado por la prisión de Wiesbaden, en Alemania, asiente acerca de que «los salafistas son buenos trabajadores sociales, se ocupan con mucho mimo de los recién llegados, y eso crea una situación de dependencia». Estos dos musulmanes participan en Alemania en programas de acompañamiento y prevención de la violencia a jóvenes ex convictos o que cumplen condena y a los que las autoridades consideran en riesgo de caer en las redes de predicadores yihadistas. Centeranes fichados A principios de septiembre, las fuerzas de seguridad alemanas tenían fichados a 627 potenciales terroristas, pero su vigilancia no siempre garantizarse. Uno de ellos fue el sirio Abdullah al-H., de 20 años, que agredió a una pareja homosexual con un cuchillo de cocina el 4 de octubre en Dresde. Una de las víctimas resultó gravemente herida, la otra murió poco después a causa de las heridas. Y esto sucedió aunque sus movimientos estaban supuestamente monitoreados por la policía. Las autoridades alemanas consideran que el nivel de amenaza es «constantemente alto». El informe de 2019 de la agencia de inteligencia nacional, BfV, emitido en julio de 2020, se refiere a varios planes frustrados de ataques que atestiguan el potencial de terrorismo en el país. El servicio de inteligencia nacional advierte que una gran amenaza proviene de «asaltantes individuales inspirados en organizaciones terroristas», que son especialmente difíciles de identificar de antemano. En el lenguaje burocrático estos prototerroristas son definidos como «una persona afín a grupos terroristas sobre la que ciertos hechos indican que es seguro asumir que él o ella cometerá un crimen de considerable importancia por motivos políticos o religiosos» y legalmente quedan en un terreno de nadie, todavía no delincuentes pero tampoco ciudadanos inocentes con todos sus derechos civiles. No pueden ser arrestados a menos que sean sospechosos de haber cometido o se pueda probar que conspiran para cometer un delito. Está prohibido, por ejemplo, «preparar o apoyar un delito que represente una grave amenaza para el estado», pero esa acusación requiere un ingente trabajo previo de vigilancia que a menudo se hace en vano. «Pueden ser líderes, partidarios o posibles culpables dentro del espectro terrorista en que se cree que es probable que cometan el delito, financiar o apoyar un ataque terrorista en el futuro. Sin embargo, también pueden ser simplemente compañeros de agitadores o personas que simplemente se asocian con agitadores conocidos», explican fuentes de la BfV. A principios de julio de 2020, de los aproximadamente 300 combatientes islamistas que han regresado a Alemania desde el territorio controlado por Daesh en Siria e Irak, 109 fueron clasificados como agitadores y 90 como «personas relevantes». En total, las autoridades estiman que cerca de 30.000 personas en Alemania son potenciales partidarios del terrorismo islamista. La mayoría de ellos, más de 12.000, son salafistas. Sus círculos constituyen la principal base de apoyo para el yihadismo violento.
05-11-2020 | Fuente: abc.es
Macron anuncia que reforzará los controles fronterizos para frenar la inmigración irregular y el terrorismo
Emmanuel Macron ha realizado este jueves una visita rápida y altamente simbólica la frontera franco-española de Le Perthus / La Junquera para anunciar que Francia ha decidido reforzar su lucha contra la inmigración clandestina, filial del yihadismo islámico, temiendo que «esa amenaza ha aumentado y puede durar mucho tiempo». La llegada de Macron a una frontera estratégica para España y Francia estuvo rodeada con un despliegue excepcional de fuerzas policiales, a última hora de la mañana del jueves. Incremento de la vigilancia Macron «atendió» a la prensa en el límite exacto de la frontera, con el fin que las fotografías e imágenes tuviesen, al fondo, un célebre monumento célebre, «La Pirámide», realizado en su día por el arquitecto Ricardo Bofill. Desde esa posición física y simbólica, a un tiempo, Macron confirmó un endurecimiento significativo de la política antiterrorista y anti inmigración clandestina, recordando que Francia es el primer país europeo que recibe más «inmigración indirecta», a través de sus fronteras con Italia y España. El presidente Francés anunció un incremento del 50% de sus fuerzas anti terroristas desplegadas en sus fronteras. «Nuestro objetivo es combatir enérgicamente el tráfico de seres humanos, asociado a la inmigración clandestina y la amenaza terrorista islámica». Cooperación en la UE Macron anunció la necesidad de incrementar la cooperación en el seno de la Unión Europea (UE), confirmando que Francia seguirá respetando los acuerdos de Schengen, pero «reforzando sus propias fronteras nacionales, incluso dentro de ese espacio de seguridad común». Macron descarta una reforma de la Constitución para combatir el terrorismo, como piden un número significativo de analistas. «De momento -comentó el presidente francés- seguiremos utilizando nuestro arsenal policial y jurídico, reforzado, con las leyes en vigor y la próxima Ley destinada a combatir el separatismo islamista». Macron presentará nuevas iniciativas europeas en un próximo Consejo de la UE, estimando que la amenaza terrorista islámica afecta a toda Europa y temiendo su prolongación indefinida: «Se trata de una amenaza grave que puede durar mucho tiempo».
29-10-2020 | Fuente: abc.es
Macron reitera su cruzada contra el yihadismo tras otra ola de ataques en Francia
«Francia no cederá al terror», declaró la tarde del jueves Emmanuel Macron, en Niza, a las puertas de la basílica de Nuestra Señora de la Asunción , donde horas antes un fanático musulmán nacido en Túnez había asesinado a tres personas, hiriendo gravemente a otras, el tercer atentado yihadista en apenas cuatro semanas. «El nuevo atentado yihadista confirmará nuestra determinación absoluta», insistió el presidente de la República. Ocho palabras para resumir la situación: Francia en pie de guerra policial contra la barbarie yihadista. Jean Castex , primer ministro y jefe de Gobierno, había anunciado el estado de alarma antiterrorista máxima, acompañado de acciones policiales y militares inmediatas. La Operación Centinela pasó la tarde del jueves de 3.000 a 7.000 soldados patrullando en los lugares estratégicos de toda Francia, aeropuertos, edificios emblemáticos, sin olvidar inglesias y cementerios. Peinado policial de urgencia en la «banlieue», los suburbios de París y las grandes ciudades. En Lyon , un islamista armado de un cuchillo fue detenido. En Avignon, otro islamista que amenazaba con un cuchillo a los transeúntes fue «neutralizado» a tiros. En Saint-Denis, en el norte de París, un comerciante pidió protección policial, tras ser insultado y amenazado por sus vecinos musulmanes. Determinación policial y militar que choca contra un inquietante muro que tiene mil y una cabezas amenazantes. Un prefecto del Estado en el sureste mediterráneo resume la situación en estos términos: «La Costa Azul se ha convertido en un nido de islamistas peligrosos. Comenzamos a estar desbordados. Los nuevos yihadistas no responden a los perfiles tradicionales. Y su radicalización plantea inmensos problemas policiales». En París, una fuente próxima al ministerio del Interior abunda en ese problema: «Más de 8.000 musulmanes están repertoriados en el Fichero Nacional de Prevención de la Radicalización Terrorista (FNPRT). Es muy difícil seguir por lo menudo a un número tan importante de sospechosos, cuando ya tenemos en la cárcel a otros personajes peligrosos». El paquistaní de 18 años que atentó contra la vida de dos parisinos, a finales de septiembre, el ruso-checheno que asesinó a un profesor dos semanas más tarde, y el tunecino que asesinó a tres personas, en Niza, a las nueve de la mañana del jueves, responden con precisión al retrato robot de los nuevos yihadistas. Lobos solitarios El asesino de ayer en Niza, Brahim Aouissaoui (18 años), nació en Túnez. Entró en Europa por Italia. Expulsado, se integró entre varias comunidades musulmanas de la Costa Azul, en los guetos multiculturales que han comenzado a proliferar en la periferia de Niza, Cannes y otras ciudades, entre Montecarlo y Marsella. Radicalizado con extrema rapidez, aparentemente, «lobo solitario», musulmán suní, Aouissaoui se instaló a primera hora de la mañana del jueves en la puerta de la basílica de Nuestra Señora de la Asunción de Niza, en una esquina muy céntrica. Aouissaoui comenzó degollando a una mujer que había entrado en la iglesia para rezar y poner unas velas. El asesino abandonó a su víctima en el atrio de la basílica. Y salió a la puerta en busca de nuevas víctimas. Se tropezó con un hombre solo, el sacristán de la basílica, y le propinó numerosos golpes de cuchillo, para abandonarlo, ensangrentado. La tercera víctima intentó escapar al asesino, pero murió ensangrentada en un café próximo. La secuencia, muy breve, poco antes de las nueve de la mañana, se sucedió a un ritmo feroz. La policía local llegó al lugar del crimen con mucha rapidez. Y consiguió neutralizar a tiros al asesino, hiriéndolo gravemente. Mientras una ambulancia lo trasladaba a un hospital, el musulmán pataleaba y gritaba, aullando: «¡Alá es el más grande! ¡Alá es el más grande.!». El tercer baño de sangre, en cuatro semanas, se propagó por toda Francia y la escena internacional a una velocidad vertiginosa. Reacciones El Papa Francisco fue el primero en reaccionar: «Estoy rezando por las víctimas y sus familias, por el pueblo de Francia, tras el luto del ataque ha sembrado de muerte un lugar de oración y consuelo». En Berlín, Angela Merkel declaró: «Alemania está de luto con Francia ante los actos de barbarie cometidos ante una iglesia de Niza. En estas horas difíciles, Alemania confirma su solidaridad con la nación francesa». En Roma, Giuseppe Conte declaró: «El ataque vil que ha sufrido Niza debe reforzar nuestro frente común en defensa de los valores de la libertad y la paz». En Washington, Donald Trump confirmó su solidaridad con Francia. La policía antiterrorista prosigue su peinado de medio centenar de mezquitas y lugares de culto. La presencia de soldados en las grandes avenidas parisinas intenta transmitir un mensaje disuasivo. La determinación policial coincide con otra convicción profunda. Todos los especialistas temen nuevos atentados yihadistas.
26-10-2020 | Fuente: abc.es
Erdogan llama ahora a boicotear los productos franceses por su «hostilidad contra el islam»
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha hecho este lunes un llamamiento a la ciudadanía de su país para que no compre productos franceses, en respuesta a las medidas tomadas en Francia «de hostilidad contra el islam». Este mensaje llega después de que el sábado cuestionara la «salud mental» de su homólogo francés, Emmanuel Macron. ¿El motivo? Las medidas tomadas por el gobierno galo para atajar el yihadismo tras el asesinato del profesor Paty Cantú, que fue degollado. «Ya que allí han pedido no comprar bienes turcos, yo hago un llamamiento a mi pueblo: no compréis bienes franceses», ha dicho el presidente durante un discurso transmitido en directo en la cadena NTV, aunque no consta un boicot contra productos turcos en Francia. En su alocución, Erdogan criticó duramente la difusión de caricaturas de Mahoma en Francia, en respuesta al asesinato del profesor Samuel Paty que había mostrado esos dibujos en una clase sobre libertad de expresión. Erdogan incluso comparó la situación de los musulmanes en Europa con la de «los judíos hace 80 años» antes del Holocausto perpetrado por los nazis, que exterminó a la mayoría de la población judía del continente. «La creciente islamofobia en Occidente se ha convertido ahora en un ataque a gran escala contra nuestro Libro, nuestro profeta y todo lo que tenemos de sagrado», dijo el presidente en su discurso, con motivo de la inauguración de una semana dedicada a festejar el cumpleaños de Mahoma. «Recordamos muy bien los crímenes contra la humanidad cometidos hace 80 años contra los judíos, y hace 25 años contra nuestros hermanos en Srebrenica, en Bosnia», agregó el mandatario turco. «Llamo a los cristianos, llamo a los judíos: cuando atacan vuestra religión, la protegemos. Ahora, los musulmanes en Francia están oprimidos: unámonos para protegerlos, todos juntos», dijo el jefe de Estado. Atiza el fantasma de la islamofobia «La islamofobia se expande en Europa como la peste. Todos los días, los lugares de trabajo y las escuelas de musulmanes sufren ataques racistas y fascistas. No hay día que no tengamos noticia de un templo musulmán atacado», aseguró Erdogan a su auditorio. Recriminó en concreto a la canciller alemana, Angela Merkel, el registro de una mezquita en Berlín «con cien policías, a la hora de la oración matutina"» que tildó de vulneración de la libertad religiosa. Erdogan reiteró su afirmación de días pasados de que el presidente francés, Emmanuel Macron, necesitaría «un control de sus capacidades mentales», y calificó de «psicosis» las medidas contra el islamismo tomadas en Francia tras el asesinato de Paty. «A los creyentes nos hacen pagar la cuenta de asesinatos como los de los terroristas del Daesh (Estado Islámico) y atizan el odio a los musulmanes», opinó.
24-10-2020 | Fuente: abc.es
La gangrena islamista provoca un choque muy duro entre Turquía y Francia
Inflamable fuego verbal entre los presidentes de Turquía y Francia en el campo de batalla ensangrentado por la barbarie islamista: «Macron está loco». «La grosería del presidente turco es intolerable». Desde Ankara, la capital turca, Recep Tayyip Erdo?an reaccionó la tarde-noche del sábado a los proyectos presidenciales franceses contra el «separatismo islamista», en estos términos: «Todo lo que puede decirse de un jefe de Estado que trata a millones de miembros de comunidades diferentes de esa manera es esto: vaya usted a hacerse exámenes de salud mental». A paso de carga, desde París, el Elíseo reaccionaba de este modo: «Las declaraciones del presidente Erdogan son inaceptables. La exageración y la grosería no son un método. Exigimos a Erdogan que cambie el rumbo de su política, peligrosa desde todos los puntos de vista. No entramos en polémicas inútiles ni aceptamos los insultos». Erdogan y Macron han chocado en repetidas ocasiones con muy diversos pretextos. Tratando al presidente francés de «loco», el presidente turco entra de lleno en la nueva política francesa contra la barbarie islamista, llamada a culminar con una Ley que deberá combatir el «separatismo islamista». La inmigración turca en Francia no tiene la importancia que la inmigración turca en Alemania, pero ha comenzado a crecer en un momento de crisis francesa grave. La inmigración turca, en Francia, es esencialmente ultranacionalista y, hasta ahora, no ha estado vinculada al yihadismo subversivo. Sin embargo, Emmanuel Macron ha denunciado en varias ocasiones el carácter «intolerable» de las «injerencias extranjeras» entre la inmigración musulmana, alusión al ultranacionalismo musulmán turco, con reiteradas injerencias en el extranjero. La Ley en curso de elaboración que deberá perseguir el separatismo islamista perseguirá y castigará con presumida severidad jurídica los comportamientos religiosos, musulmanes, que Francia considera inadmisibles. Y las injerencias extranjeras (sauditas, qataríes y turcas) pudieran estar sometidas a controles policiales y judiciales de nuevo cuño. Turquía y otros países musulmanes anunciaron días pasados su decisión de boicotear los productos franceses, de manera «muy ofensiva». Francia considera sencillamente intolerable e inadmisible ese tipo de reacciones, que tienen como telón de fondo la crisis siempre incendiaria de las caricaturas de Mahoma publicadas por el semanario «Charlie Hebdo» y buena parte de la prensa francesa, solidaria. Cuando comenzó el proceso de los cómplices de la matanza de «Charlie Hebdo», el mes de enero del 2015, Turquía y Pakistan respondieron organizando manifestaciones callejeras de protesta. París guardó silencio. Pero confirmó su decisión de perseguir con severidad el separatismo islamista. Siguieron un atentado a cuchilladas y una decapitación, en París. El presidente de Turquía, gran potencia musulmana, denuncia la «locura» del presidente de Francia. Emmanuel Macron responde denunciando la «baja grosería» del presidente turco, confirmando su determinación: «Seguiremos publicando caricaturas».
22-10-2020 | Fuente: abc.es
Dos alumnos recibieron dinero del terrorista a cambio de identificar al profesor que fue decapitado
La Fiscalía antiterrorista ha inculpado oficialmente a siete personas, incluyendo a dos menores, por el presunto delito de complicidad en el asesinato terrorista de un profesor de geografía e historia, Samuel Paty, confirmando íntimas relaciones entre yihadismo y bandidaje suburbano. Los dos menores inculpados oficiaron como chivatos, «comprados» con dinero crapuloso, sin descartarse que ellos mismos participasen en actividades de bandidaje suburbano: atracos de tiendas, extorsión de pensionistas a la salida de los supermercados. En el marco de la quincena de investigaciones policiales que siguen su curso, la Fiscalía antiterrorista ha comenzado por inculpar a los principales cómplices del criminal que decapitó a Samuel Paty (1973-2020) en Conflans Sainte-Honorine, el viernes pasado. En un comunicado divulgado en la noche del miércoles al jueves, la Fiscalía indicó que esos dos menores quedaron en libertad bajo control judicial, mientras que los otros cinco ingresaron en prisión. El padre de Abdoullah Anzorov (18 años), el asesino ruso (checheno), se confirma como bisagra entre las distintas familias que participaron en la concepción del crimen. El militante islamista Abdelhakim Sefrioui se confirma como posible cerebro del crimen, tratándose de un agitador consumado, con una experiencia excepcional en el acoso y amenazas físicas contra profesores (laicos) e imanes adversarios del islamismo. Los otros dos son Naïm B. et Azim E., amigos del asesino, el joven checheno Abdoullakh Anzorov, que fue abatido por la policía. También era un amigo de Anzorov, Yussuf C., el único de los siete acusados al que no se le reprocha simplemente haber sido cómplice, sino directamente de terrorismo. El asesino y sus familiares estaban en contacto contras familias de la diáspora chechena / yihadista. Abdelhakim Sefrioui es una «pieza» capital, que permite vincular el yihadismo instalado en Francia con las distintas familias yihadistas de Oriente Medio, en el Líbano y Siria. Menores y amigos del asesino y su familia, forman parte de una tentacular galaxia suburbana, que oscila entre la delincuencia común más brutal y las actividades yihadistas, financiadas a través del gangsterismo clásico, en la «banlieue» de París y otras grandes ciudades, comenzando por Marsella, una de las ciudades más peligrosas de Francia, donde un fusil de asalto puede comprarse por unos mil euros.
20-10-2020 | Fuente: abc.es
Guerra civil fría entre imanes moderados e islamistas
La decapitación de Samuel Paty, profesor en un colegio de Conflans-Sainte-Honorine, al oeste de París, ha desenterrado la «guerra civil fría» que enfrenta a imanes y asociaciones de carácter islamista radical y asociaciones e imanes partidarios del diálogo y la integración, acosados, perseguidos y amenazados de muerte por los musulmanes partidarios del yihadismo. Hassen Chalghoumi, imán de Drancy y presidente de la Conferencia de los imanes de Francia, amenazado de muerte desde hace años, ha presidido ante el colegio del profesor asesinado una ceremonia de respeto y homenaje, que comenzó con estas palabras: «Tomos somos Samuel Paty. El profesor decapitado es un mártir de la libertad». «He sido amenazado de muerte por predicar un islam tolerante [..] Yo lucho contra el islamismo. Mi vida está en peligro todos los días [..] Hay que ser más firmes. Ha sido una fetua, un discurso de odio [..] El discurso del presidente Emmanuel Macron contra el separatismo islamista es valiente y responsable». En Burdeos, otro imán amenazado de muerte, Tareq Oubrou, reacciona en términos muy semejantes: «Debemos estar unidos, todos, en la condena radical de un acto de barbarie [..] El gobierno debe aplicar las leyes para combatir y reprimir la barbarie». En París, Chems-Eddine Hafiz, rector de la Gran Mezquita de París, acosado y amenazado desde que fue elegido, el mes de enero pasado, es un firme defensor de la política antislamista de Emmanuel Macron y comenta la crisis en curso de este modo: «Es algo atroz, que va más allá de cualquier comprensión. Mi vida también corre peligro, me han advertido los servicios de seguridad. Los musulmanes deben apoyar la política del presidente Macron contra la barbarie islamista». Hay otros imanes y personalidades musulmanas que comparten el apoyo a las leyes del Estado y la lucha contra la barbarie. Pero, Hassen Chalghoumi, Tareq Oubrou y Chems-Eddine Hafiz quizá sean minoritarios, víctimas de un acoso permanente, acompañado de amenazas de muerte. Gérald Darmanin, ministro del Interior, ha lanzado varias operaciones sin precedentes contra representantes y asociaciones próxima al islam yihadista. Medio centenar de asociaciones han sido registradas. Muchas podrán prohibirse. Personalidades próximas a integrísimo yihadista, como Abdelhakim Sefrioui, agitador notorio, Driss Yemmou, alias Idriss Sihamedi, presidente de la ONG BarakaCity, y Samy Deba, fundador del Colectivo contra la islamofobia en Francia (CCIF), han sido detenidos e interrogados. Los servicios de seguridad del Estado se han visto forzados a tomar medidas de seguridad fuera de lo común para proteger a los imanes tolerantes y sus familias, víctimas de acoso y amenazas físicas permanentes. Los enfrentamientos, tensiones y guerra civil fría entre imanes de distinta sensibilidad tienen raíces muy profundas, y han comenzado a tomar proporciones sin precedentes. Policía y servicios de seguridad han comenzado a tomar posiciones convergentes: servicios de seguridad en algunas mezquitas partidarias del orden (Drancy, Burdeos), minoritarias, y controles policiales de urgencia en una gran mayoría de las 2.200 mezquitas y lugares de culto musulmán que hay en Francia.
18-10-2020 | Fuente: abc.es
Francia, en pie contra la barbarie islamista
«¡Nosotros somos Francia..!» gritó Jean Castex, primer ministro, ante la multitud que participaba la tarde del domingo, en la parisina Plaza de la República, en uno de los millares de homenajes que se celebraron este fin de semana en toda Francia, para denunciar la barbarie yihadista. Emmanuel Macron, presidente de la República, ha convocado un gran homenaje nacional a Samuel Paty , el profesor degollado la tarde del viernes en Conflans-Sainte-Honorine, al oeste de París, víctima del fanatismo criminal de un ruso (checheno), musulmán fanático, que pudo contar con la complicidad de una decena de familiares y / o amigos. Ese homenaje de Estado se celebrará el miércoles, en estrecha coordinación con la familia del profesor asesinado. Anticipándose a esa celebración, cívica, el miércoles, el domingo se celebraron millares de homenajes, grandes, pequeños, medianos, en otras tantas ciudades y pueblos de toda Francia. El más importante de esos homenajes, espontáneos, se celebró en la parisina plaza de la República, con la presencia de Jean Castex, primer ministro, Anne Hidalgo, alcaldesa de París, y Valérie Pécresse, presidenta de la región Isla de Francia. Haciéndose eco de la más profunda emoción nacional, Castex se dirigió a las bandas de fanáticos islamistas, franceses administrativamente, en muchos casos, en estos términos, ante una multitud en comunión cívica: «¡No nos dais miedo! ¡No tenemos miedo! ¡Nosotros somos Francia!». Ese nosotros nombraba y nombra a la Francia profunda, de la más diversa sensibilidad política, unida, ante el mismo desafío de la barbarie islamista. En la parisina plaza de la República, igualmente, Jean-Luc Mélenchon, líder de Francia Insumisa (FI, externa izquierda), se hizo eco de las palabras de Castex (conservador), de este modo: «Acogimos a los chechenos partidarios de la guerra civil. Es necesario que sepamos estar unidos. El objetivo de los asesinos es dividirnos. No lo conseguirán». Ese tono único, del gobierno a la oposición de extrema izquierda, expresaba, en el corazón histórico de París, la misma e idéntica respuesta en toda Francia, la tarde del domingo. «Yo también soy profesor. Pienso en ti, Samuel», decía una pancarta en la República. «Todos contra la barbarie» era una pancarta común, en París, en Lille, en Lyon, en Marsella. Alexandre, un estudiante de 23 años, declaraba en Orléans: «Todos tenemos que manifestarnos, en la calle, para combatir a los asesinos, proponiendo que vuelvan a publicarse las mismas caricaturas de Mahoma. ¡Viva la libertad de prensa..!». «Nosotros somos el país de las Luces y la Libertad. No pasarán», repetían un grupo de maestras, en Rouen. «Estamos en Francia, no en Pakistán ni Afganistán», afirmaban un grupo de estudiantes de magisterio en Marsella. La gran mayoría de las manifestaciones que se celebraron en varios millares de pueblos de Francia fueron espontáneas, la tarde del domingo. La presencia en la misma plaza de la República, del jefe del gobierno y uno de los líderes de la extrema izquierda, denunciando al unísono, la misma barbarie, tampoco había sido preparada. El gran homenaje nacional que prepara Emmanuel Macron, para el miércoles, se inscriben en la pacífica «guerra» de fondo contra el «separatismo musulmán», que es una manera amable de hablar del yihadismo criminal. Gerald Darmanin, ministro del Interior, está ultimando una ley para combatir ese cáncer atroz. Mientras las plazas de toda Francia repetían al unísono su «No a la barbarie yihadista», la fiscalía anti terrorista seguía interrogando a la familia y una decena de amigos y posibles cómplices del autor de la decapitación del viernes.
...
6
...