Infortelecom

Noticias de yihadismo

08-10-2021 | Fuente: abc.es
Macron preside una cumbre franco-africana histórica: no habrá líderes de ningún gobierno africano
Emmanuel Macron preside viernes y sábado una cumbre franco - africana sin duda histórica: sin presidentes, jefes de gobierno ni representantes oficiales de ningún gobierno africano, con el fin de consumar una «ruptura» y comenzar «nuevas relaciones» entre las antiguas colonias y la metrópoli, que pudiera «reflexionar» sobre el eventual reconocimiento de la «colonización, considerada como crimen contra la humanidad». Se trata de un arriesgado proyecto diplomático personal del presidente Macron, rompiendo con una tradición que tiene cuarenta y cuatro años de historia. Tras la descolonización iniciada y encarnada por el general de Gaulle, el presidente Georges Pompidou presidió la primera cumbre franco africana de la historia el 13 de noviembre de 1973, en el palacio del Elíseo. Desde entonces, los sucesivos presidentes de Francia, Giscard d?Estaing, Mitterrand, Chirac, Sarkozy y Hollande, respetaron siempre le mismo ritual: el presidente de Francia reunía a los jefes de Gobierno y presidentes de medio centenar de países africanos total o parcialmente francófonos. Refundación de las relaciones A los siete meses de ser elegido presidente, Emmanuel Macron pronunció en Uagadugú, capital de Burkina Faso, el discurso fundador de su diplomacia africana: prometiendo una «ruptura» con «relaciones obsoletas». La vigésimo novena cumbre franco africana, en Montpellier, viernes y sábado, ha sido presentada como la matriz de la futuras relaciones entre Francia y sus antiguas colonias. Algo inaudito en la historia de las relaciones diplomáticas franco - africanas, el presidente Macron no ha invitado a ningún presidente, ningún jefe de gobierno, ningún representante diplomático de ninguno de los 54 Estados presentes en una cumbre de nuevo cuño. El presidente francés solo ha deseado invitar a representantes de la sociedad civil, militantes de muy diversas organizaciones, personalidades independientes, artistas, deportivos, accionistas y directivos de pequeñas y medianas empresas. En nombre de una mayoría de participantes, Achille Mbembe, politólogo, analista y teórico del poscolonialismo, entregará a Macron un informe de 150 páginas presentado como un proyecto de «refundación» de las relaciones entre Francia y África. No está claro cómo responderá el presidente a la exigencia más llamativa de ese proyecto: «Reconocimiento claro de la colonización, considerada como un crimen contra la humanidad». Se trata del punto más sensible, delicado e imprevisible de la cumbre de Montpellier. Macron puede limitarse a recibir el informe y proposición, sin pronunciarse forzosamente sobre tal «exigencia». 3.000 participantes La cumbre de Montpellier reunirá a más de 3.000 participantes, africanos y europeos, que trabajarán, durante día y medio, cortos, en varios terrenos sensibles: cooperación cultural, soberanía nacional, evolución de los modelos democráticos, transparencia, ayudas francesas a las pequeñas y medianas empresas africanas, con una atención particular a las 'start up' de la nueva economía numérica. Algunas asociaciones africanas desearían que Francia creara un fondo de apoyo a las democracias africanas y la movilidad estudiantil. La cumbre franco - africana de Montpellier coincide con el estallido de varias crisis inflamables entre Francia y algunos países africanos. Los gestos verbales de buena voluntad no han sido suficientes para apaciguar definitivamente la crisis entre Francia y Argelia sobre la memoria histórica de la guerra de liberación. La contratación de mercenarios rusos, en Mali, para combatir el yihadismo, han abierto una crisis irregular con Francia, que tiene 5.100 soldados en Sahel, estimando que esa gigantesca región desértica, entre el Atlántico y el Índico, es un "semillero" de grupúsculos terroristas amenazantes para toda Europa.
08-10-2021 | Fuente: abc.es
Macron preside una cumbre franco-africana sin líderes de gobiernos africanos
Emmanuel Macron preside viernes y sábado una cumbre franco - africana sin duda histórica: sin presidentes, jefes de gobierno ni representantes oficiales de ningún gobierno africano, con el fin de consumar una «ruptura» y comenzar «nuevas relaciones» entre las antiguas colonias y la metrópoli, que pudiera «reflexionar» sobre el eventual reconocimiento de la «colonización, considerada como crimen contra la humanidad». Se trata de un arriesgado proyecto diplomático personal del presidente Macron, rompiendo con una tradición que tiene cuarenta y cuatro años de historia. Tras la descolonización iniciada y encarnada por el general de Gaulle, el presidente Georges Pompidou presidió la primera cumbre franco africana de la historia el 13 de noviembre de 1973, en el palacio del Elíseo. Desde entonces, los sucesivos presidentes de Francia, Giscard d?Estaing, Mitterrand, Chirac, Sarkozy y Hollande, respetaron siempre le mismo ritual: el presidente de Francia reunía a los jefes de Gobierno y presidentes de medio centenar de países africanos total o parcialmente francófonos. Refundación de las relaciones A los siete meses de ser elegido presidente, Emmanuel Macron pronunció en Uagadugú, capital de Burkina Faso, el discurso fundador de su diplomacia africana: prometiendo una «ruptura» con «relaciones obsoletas». La vigésimo novena cumbre franco africana, en Montpellier, viernes y sábado, ha sido presentada como la matriz de la futuras relaciones entre Francia y sus antiguas colonias. Algo inaudito en la historia de las relaciones diplomáticas franco - africanas, el presidente Macron no ha invitado a ningún presidente, ningún jefe de gobierno, ningún representante diplomático de ninguno de los 54 Estados presentes en una cumbre de nuevo cuño. El presidente francés solo ha deseado invitar a representantes de la sociedad civil, militantes de muy diversas organizaciones, personalidades independientes, artistas, deportivos, accionistas y directivos de pequeñas y medianas empresas. En nombre de una mayoría de participantes, Achille Mbembe, politólogo, analista y teórico del poscolonialismo, entregará a Macron un informe de 150 páginas presentado como un proyecto de «refundación» de las relaciones entre Francia y África. No está claro cómo responderá el presidente a la exigencia más llamativa de ese proyecto: «Reconocimiento claro de la colonización, considerada como un crimen contra la humanidad». Se trata del punto más sensible, delicado e imprevisible de la cumbre de Montpellier. Macron puede limitarse a recibir el informe y proposición, sin pronunciarse forzosamente sobre tal «exigencia». 3.000 participantes La cumbre de Montpellier reunirá a más de 3.000 participantes, africanos y europeos, que trabajarán, durante día y medio, cortos, en varios terrenos sensibles: cooperación cultural, soberanía nacional, evolución de los modelos democráticos, transparencia, ayudas francesas a las pequeñas y medianas empresas africanas, con una atención particular a las 'start up' de la nueva economía numérica. Algunas asociaciones africanas desearían que Francia creara un fondo de apoyo a las democracias africanas y la movilidad estudiantil. La cumbre franco - africana de Montpellier coincide con el estallido de varias crisis inflamables entre Francia y algunos países africanos. Los gestos verbales de buena voluntad no han sido suficientes para apaciguar definitivamente la crisis entre Francia y Argelia sobre la memoria histórica de la guerra de liberación. La contratación de mercenarios rusos, en Mali, para combatir el yihadismo, han abierto una crisis irregular con Francia, que tiene 5.100 soldados en Sahel, estimando que esa gigantesca región desértica, entre el Atlántico y el Índico, es un "semillero" de grupúsculos terroristas amenazantes para toda Europa.
08-10-2021 | Fuente: abc.es
Maria Ressa y Dmitry Muratov, Nobel de la Paz por su lucha en defensa de la libertad de expresión
Los periodistas Maria Ressa y Dmitry Muratov se han alzado con el prestigioso Premio Nobel de la Paz 2021, que le ha concedido este viernes el comité noruego, por su labor y sus esfuerzos por «su lucha valiente por la libertad de expresión y sus esfuerzos por defender la libertad de opinión, condición indispensable para la democracia y la paz». Efectivamente, Muratov, director del carismático bisemanario ruso de oposición 'Nóvaya Gazeta', fundado en 1993, lleva años destacándose en Rusia como un luchador incansable por la libertad de expresión. El periódico que dirige el premiado hoy con el Nobel de la Paz «ha publicado artículos sobre temas que van desde la corrupción, la violencia policial y los arrestos ilegales hasta el uso de tropas rusas fuera del país», dijo la presidenta del jurado Berit-Reiss Andersen. Enfatizó que, en los casi 30 años de existencia del periódico, seis de sus periodistas fueron asesinados, incluida Anna Politkóvskaya, cuya muerte cumplió ayer jueves 15 años. Pese a las numerosas amenazas de las que fue objeto, Muratov «defendió con tesón el derecho de los periodistas a cubrir temas críticos», señaló el Comité. El director de 'Nóvaya Gazeta' dijo esta mañana que el premio no ha sido merito suyo, sino en general de «los medios y colegas que murieron por la libertad de expresión: Anna Politkóvskaya, Yuri Shekochijin, Anastasía Babúrova y otros». «Me causa hasta risa. No lo esperaba en absoluto. Vi una llamada en el móvil desde Noruega, pero pensé que había sido un error», aseguró Muratov. Según sus palabras, «todo lo que puedo decir es que nos toca a nosotros asumir el peso del premio, pero en realidad le corresponde al periodismo ruso en su conjunto, que ahora están tratando de reprimir. Intentaremos ayudar a los informadores que están siendo catalogados como agentes extranjeros y se están pudriendo y a los que están siendo expulsados del país». En el Kremlin, no obstante, se han congratulado del hecho de que el Nobel de la Paz haya recaído sobre el director de 'Nóvaya Gazeta'. Muratov es el tercer ruso en recibir el Premio Nobel de la Paz. Antes de él, le fue impuesto al académico, Andréi Sájarov y al expresidente soviético, Mijaíl Gorbachov. María Ressa, condenada por libelo en 2020 El primer Nobel de Filipinas ha caído en manos de quien denuncia una de sus mayores vergüenzas nacionales: el creciente autoritarismo que sufre este país asiático bajo el mando del presidente Rodrigo Duterte y su salvaje guerra sucia contra la droga, que ha dejado más de 6.000 muertos en las calles desde julio de 2016. Acosada por el poder y condenada por libelo en 2020, la periodista María Ressa ha visto reconocida este jueves su lucha por la verdad y la libertad de información con el Nobel de la Paz, concedido «ex aequo» con el ruso Dmitry Muratov. Fundadora del popular portal de noticias Rappler, Ressa ha sido elegida entre más de 300 candidatos por usar la libertad de expresión para «denunciar los abusos de poder, el uso de la violencia y el creciente autoritarismo en su país natal, Filipinas». Tras el anuncio del comité del Nobel en Oslo, que otorga a los ganadores un millón de dólares, Ressa se confesó ?en estado de shock? en una retransmisión en vivo de su propia página web. Mientras aguarda la apelación contra su condena por ciberlibelo, que puede llevarla a la cárcel entre seis meses y seis años, la periodista filipina recibe con este galardón el más sólido apoyo internacional frente al acoso legal del Gobierno de Duterte. Junto a dicho caso y otro que fue sobreseído en agosto, Ressa se enfrenta a siete denuncias por sus informaciones críticas con el poder y, sobre todo, con la corrupción reinante en Filipinas. Aunque la acusación por la que condenada en junio de 2020 fue interpuesta por el empresario Wilfredo Keng, detrás se aprecia la mano de Duterte, quien no ahorra esfuerzos por cerrarle su medio de comunicación. Muy seguido en Filipinas, pero atacado diariamente por un Ejército de troles en internet, Rappler tiene por delante también una denuncia por evasión de impuestos porque el Gobierno está haciendo todo lo posible por retirarle su licencia. Pero Ressa, que tiene entre su equipo de abogados a Amal Clooney, esposa del famoso actor, sigue batallando no solo contra los desmanes de Duterte, sino también contra las informaciones falsas que inundan internet. Una cruzada que la ha llevado hasta la lista de Personas del Año de la revista Time en 2018 y a la Comisión por la Democracia de Reporteros Sin Fronteras. Nacida el 2 de octubre de 1963 en Manila, perdió a su padre cuando tenía solo un año y su madre emigró a Estados Unidos, dejándola junto a su hermana al cuidado de sus abuelos. Con diez años, su madre se la llevó a Nueva Jersey, donde se había casado con un italoamericano que le dio el apellido. Allí empezó a formarse y acabó en la Universidad de Princeton, donde estudió biología molecular, teatro y literatura. Con una beca Fulbright, regresó a mediados de los años 80 a Filipinas para cursar teatro político en la Universidad Diliman. Tras trabajar en la cadena estatal de televisión PTV 4, fundó su propia productora en 1987 mientras dirigía la corresponsalía de la CNN en Manila hasta 1995. Durante los siguientes diez años, se trasladó con esta misma televisión a Yakarta y se especializó en temas de investigación y terrorismo. Además de dar clase en prestigiosas universidades y escribir en medios como The Wall Street Journal, ha publicado dos libros sobre el yihadismo en el Sudeste Asiático. En 2012 creó Rappler, que comenzó como un pequeño medio con una docena de periodistas y hoy cuenta con un centenar y es una de las páginas de noticias más seguidas y respetadas de Filipinas. Pero también es la más perseguida por el poder, como demuestran el acoso que sufre en los tribunales y este Nobel de la Paz para su fundadora. De las 329 candidaturas presentadas este años, los grandes favoritos para recibir el galardón eran los defensores de la libertad de prensa, la oposición bielorrusa, la canciller Angela Merkel y la activista por el cambio climático, Greta Thunberg, que ha sido nominada los últimos tres años. El año pasado fue asignado al Programa Mundial de Alimentos (PMA) por proporcionar asistencia alimentaria a millones de personas en todo el mundo, a menudo en condiciones muy peligrosas y de difícil acceso. Y en 2019, al primer ministro etíope Abiy Ahmed por sus reformas y un histórico acuerdo de paz con el país vecino Eritrea.
05-10-2021 | Fuente: abc.es
Daesh y Al Qaida recuperan sus feudos perdidos
Superado el trago amargo del veinte aniversario del 11-S, la Administración Biden se ha reafirmado en el principio rector de su política exterior: es China, y no el yihadismo, la principal amenaza para la seguridad y el liderazgo de los Estados Unidos. La retirada de tropas de Afganistán es, en ese marco, un primer paso. El siguiente será la salida definitiva de Irak, el otro país de Oriente Próximo que EE.UU. invadió tras el 11-S. Por orden del presidente Biden, los últimos 2.500 militares que permanecen en el área de Bagdad ?en tareas ya casi simbólicas? volverán a casa a finales de este año. Los analistas apuntan que la Casa Blanca no tardará también en anunciar la marcha de los.. Ver Más
04-10-2021 | Fuente: abc.es
La crisis Francia-Argelia amenaza la estabilidad de todo el Mediterráneo occidental
La memoria y desmemoria histórica ha abierto una grave crisis entre Francia y Argelia, que amenaza con prolongarse durablemente, afectando a la seguridad de todo el Mediterráneo occidental y la lucha contra el terrorismo islámico. La crisis estalló el fin de semana pasado, tras esta declaración de Emmanuel Macron: «El sistema político militar argelino se construye sobre una historia oficial y una renta de la memoria, que no se apoya en verdades, utilizando un discurso que reposa sobre el odio hacia Francia». El gobierno argelino respondió con un rosario de afirmaciones apocalípticas: «Se trata de una injerencia inadmisible en los asuntos internos de Argelia, afirmaciones irresponsables que atentan contra la memoria de 5,63 millones de mártires que sacrificaron su vida durante la resistencia heroica contra la invasión colonial francesa y nuestra gloriosa Revolución de liberación nacional». Más allá de la «franqueza» de Macron y el «brío patriótico» de la respuesta argelina, se trata de un enfrentamiento de fondo sobre una cuestión incendiaria, que el gobierno argelino presenta en estos términos: «Se trata de una defensa apologética del colonialismo. Nadie puede absolver a las potencias coloniales de sus crímenes». Emmanuel Macron comenzó su mandato presidencial deseando la «reconciliación» de las memorias de Francia y Argelia. Cuatro años más tarde, el presidente francés terminó confesando su «decepción» ante el «sistema político militar» argelino durante una «conversación informal» recogida por el vespertino Le Monde, en exclusiva. Tras las escaramuzas verbales, la crisis se ramifica de manera inquietante. Argel ha tomado una decisión diplomática y una decisión «técnica» de cierta gravedad. 5.500 soldados Primera medida: el gobierno argelino convocó al embajador de Francia en Argel y llamó a consultas a su embajador en París. Movimientos de peones diplomáticos agravados con una decisión más dura: prohibir el espacio aéreo marroquí a los aviones militares franceses que participan en las operaciones 'Barkhane' y 'Takuba' de lucha contra las bandas y grupos terroristas islámicos que amenazan con desestabilizar cinco Estados en la gigantesca banda sahariana de Sahel, Mauritania, Mali, Burkina Faso, Niger y Tchad. Francia tiene entre 5.500 y 5.700 soldados estacionados entre esos cinco Estados, estimando que se trata de una batalla estratégica para la seguridad de Francia y Europa. La decisión argelina de prohibir el tránsito de la aviación militar francesa por su espacio aéreo complica parcialmente la logística aérea y las comunicaciones, cuando Mali ha decidido «comprar" los servicios de mercenarios rusos para combatir el yihadismo. El tono de voz utilizado por Emmanuel Macron y el gobierno argelino ilumina un «cansancio» mutuo. El presidente francés está bastante harto de la gesticulación argelina contra Francia, su cultura, su historia y sus compromisos culturales, políticos y militares, en el Mediterráneo, el Magreb y el corazón samaritano de África. El tono de voz del gobierno argelino sugiere una determinación aparente, cuando se multiplican las crisis nacionales y regionales: la opinión argelina da síntomas de «cansancio insurreccional», las relaciones con Marruecos han vuelto a provocar tensiones inflamables, las tensiones en Libia y Túnez complican la situación en todo el Magreb; las bandas islamistas continúan tomando posiciones al sur de todo el Magreb. La crisis franco - argelina amenaza con entorpecer la cooperación policial y militar, incrementando los riesgos de inestabilidad regional.
04-10-2021 | Fuente: abc.es
Muere en un accidente el artista sueco que caricaturizó a Mahoma y se convirtió en objetivo de la yihad
La vida del caricaturista sueco Lars Vilks dio un vuelco en 2007. De tener una vida relativamente tranquila a vivir bajo constantes amenazas de muerte del yihadismo global por dibujar al profeta Mahoma con cuerpo de perro en 2007. Después de varios intentos de atentado que obligaron a que viviera bajo protección, Vilks ha muerto este domingo, a los 75 años, en un accidente de tráfico en Suecia junto a los dos policías que los protegían. Desde 2007 hasta su muerto, Vilks recibió multitud de amenazas de muerte, agresiones e incluso le quemaron la casa y ha sido uno de los principales objetivos de los principales grupos yihadistas, tanto Al Qaida como Estado Islámico pusieron precio a su cabeza con varios intentos de atentados fallidos que llevaron a su país a garantizarle protección policial en 2010. Tras la publicación en 2007 de sus dibujos, Al Qaida llegó a ofrecer una recompensa de 100.000 dólares a quien lograra «sacrificar» a Vilks, «que se atrevió a insultar la imagen de nuestro Profeta, que descansa en paz», y 50.000 dólares más a quien «degüelle como a un cordero» a Ulf Johansson, responsable de la revista Nerikes Allehanda, por «haber publicado el dibujo blasfemo». Las amenazas de muerte no han parado en los últimos 13 años. El dibujante se vio obligado a vivir bajo custodia y escondido de todo y de todos. Con cierta asiduidad, las veces que ha hablado en público ha sufrido algún incidente. Por ejemplo, en 2010 fue agredido mientras daba una conferencia sobre la libertad de expresión. Vilks recibió un cabezazo de un hombre sentado en primera fila en la sala de la Universidad de Uppsala (a unos 70 kilómetros de Estocolmo) donde estaba realizando un discurso. Incendiaron su casa Unos días después de este ataque, unos desconocidos prendieron fuego a su domicilio, un chalet en Nynäshamnläge, provincia de Skåne en el sur de Suecia, donde Vilks se escondía desde hacía algún tiempo. Ese mismo año también se detuvo a siete personas, tres mujeres y cuatro hombres en Irlanda, procedentes de Marruecos y de Oriente Medio, por planear atentar contra la vida del caricaturista. Lo mismo ocurrió en 2011, con un somalí y dos suecos, detenidos en Gotemburgo. Los tres individuos fueron detenidos por planear un atentado terrorista durante la Bienal de Arte de esta ciudad sueca para acabar con la vida de este hombre. En 2014, una mujer estadounidense que se dio a conocer como Jihad Jane fue condenada a muerte por planear el asesinato de Vilks a través de internet. Un año más tarde, una persona fue asesinada en Copenhague, Dinamarca, en una reunión destinada a conmemorar el 25 aniversario de una fatwa iraní contra el escritor británico Salman Rushdie, a la que asistió Vilks. «Es una tragedia. Ahora es importante que hagamos todo lo posible para investigar qué sucedió y qué causó el impacto», dijo la policía sueca en un comunicado el lunes, que descarta por el momento que otra persona esté involucrada en el accidente de tráfico. La mayoría de los musulmanes consideran ofensiva cualquier representación del fundador del Islam.
01-10-2021 | Fuente: abc.es
EE.UU. acaba en Siria con uno de los líderes de Al Qaida, responsable de planificar ataques en la región
El Pentágono informó el jueves de que el 20 de septiembre mató en Siria a uno de los actuales líderes de Al Qaida, encargado de la planificación y financiación de ataques en esa zona, Salim Abu-Ahmad. El portavoz del Comando Central de las Fuerzas Armadas de EE.UU., el Mayor John Rigsbee, confirmó su muerte, y dijo que «no hay indicios de víctimas civiles como resultado del ataque», tal y como recoge el diario 'Military Times'. Al Qaida ha quedado debilitada en la escena internacional tras años de persecución por parte de EE.UU. Además compite con otro grupo yihadista, Estado Islámico, nacido en Irak y presente en Siria y Afganistán. El 29 de agosto, otro ataque con drones de EE.UU., en Afganistán, mató a 10 civiles, incluidos siete niños. El objetivo era un trabajador humanitario afgano a quien el Pentágono creyó por error un militante yihadista. Tras la salida de Afganistán, y la muy probable retirada de Siria e Irak, EE.UU. tiene intención de depender cada vez más de ataques con drones, o aviones no tripulados, que ya son muy comunes en su estrategia contra el yihadismo.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">?Salim Abu-Ahmad was responsible for planning, funding, and approving trans-regional al-Qaeda attacks,? Army Maj. John Rigsbee, a CENTCOM spokesman, told Military Times. ?There are no indications of civilian casualties as a result of the strike.&quot; <a href="https://t.co/Ad1tcA5gJy">https://t.co/Ad1tcA5gJy</a> <a href="https://t.co/6ikAHCL1oi">pic.twitter.com/6ikAHCL1oi</a></p>&mdash; ArmyTimes (@ArmyTimes) <a href="https://twitter.com/ArmyTimes/status/1443687124683927554?ref_src=twsrc%5Etfw">September 30, 2021</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Hace poco, tras la retirada de EE.UU. de Afganistán, el actual líder de Al Qaieda, Ayman al Zawahiri, publicó un extenso tratado sobre el grupo y su futuro. Se cree que Zawahiri, un egipcio de 70 años, se esconde en Afganistán o Pakistán. Según dijo el Pentágono, el líder de Al Qaieda muerto el 20 de septiembre en Siria era «responsable de la planificación, financiación y aprobación transregionales de los ataques» del grupo. Varios grupos de observadores del conflicto, como los Cascos Blancos, dijeron que el ataque con dron hizo estallar un vehículo que viajaba por un camino rural en el noroeste de Siria, en Idlib, zona controlada por los rebeldes que se oponen al régimen de Bachar el Asad. El vehículo quedó totalmente carbonizado, partido por la mitad, según una imagen. EE.UU. ha llevado a cabo ataques en Idlib anteriormente, dirigidos contra líderes y terroristas de Al Qaeda y el Estado Islámico. De hecho, allí mató en 2019 a Abu Bakr al-Baghdadi, que se escondía en la provincia tras proclamar el califato. No fue con un dron, sino con un comando de fuerzas especiales. Gran parte de Idlib y las provincias vecinas de Alepo siguen en manos de la oposición armada siria, dominada por grupos radicales, incluido Hayat Tahrir al-Sham, vinculado a Al Qaida.
07-09-2021 | Fuente: abc.es
Francia juzga por Bataclan a veinte yihadistas
Hoy comienza en el Palacio de Justicia, antigua y primera residencia de los reyes de Francia, en el corazón histórico de París, el juicio a los autores y cómplices de los atentados terroristas islámicos del 13 de noviembre de 2015, que se cobraron 130 muertos y 413 heridos en el Estadio de Francia, la sala de conciertos Bataclan y cuatro terrazas, un rosario de matanzas con inquietantes ramificaciones internacionales, europeas, sirias, medio orientales. Gráfico de los atentados de París de 2015 - ABC Éric Dupong-Moretti, ministro de Justicia, ha insistido en la dimensión histórica e internacional del proceso: «El mundo entero seguirá este proceso, cuyas ramificaciones, más actuales que nunca, nos recuerdan a toda hora la gravedad de aquellos crímenes y su alcance internacional». Gérald Darmanin, ministro del Interior, ha enviado una circular oficial a los más altos dirigentes de la seguridad del Estado, con esta petición: «Debemos reforzar nuestro nivel de vigilancia. Muy en particular en todos los lugares y espacios públicos calificados de sensibles». «Debemos reforzar nuestro nivel de vigilancia» A cinco minutos a pie de la catedral de Notre Dame y a diez del Museo del Louvre, el Palacio de Justicia ha debido montar una sala de 750 metros cuadrados, construida íntegramente en madera, en su inmensa sala de los pasos perdidos, para recibir a 1.775 partes civiles, querellantes, familiares o representantes de las víctimas, asistidos por más de 300 abogados ante el tribunal de cinco magistrados que deberá juzgar a veinte acusados. Tras cinco años de instrucción, la documentación acumulada asciende a 542 tomos de documentos, que suman un millón de páginas, equivalentes a 53 metros lineales de una biblioteca convencional. El proceso deberá durar nueve meses, como mínimo, si no se producen retrasos imprevistos. El presidente del Tribunal, Jean-Louis Périès, anunciará hoy la apertura del proceso, precisando todas las cuestiones estrictamente procesales. Los primeros testigos comenzarán a declarar el próximo día 13 de este mes de septiembre. Dos semanas más tarde, el día 28, comenzarán los interrogatorios de las víctimas (heridos que salvaron la vida, familiares) y de catorce de los acusados presentes, otros seis serán juzgados pero estarán ausentes, por diversas razones. A partir del 10 de noviembre François Hollande, expresidente de Francia, y Bernard Cazeneuve, exministro del Interior, ofrecerán sus testimonios privilegiados. Entre mediados de noviembre y Navidad los investigadores franceses y belgas presentarán sus conclusiones policiales. El 13 de enero será interrogado Salah Abdeslam, el único vivo de los miembros de los comandos que consumaron las matanzas. Tras los interrogatorios de Salah Abdeslam comenzarán las intervenciones de los 300 abogados de las víctimas y partes civiles, durante dos o tres meses. Hacia el 24 o el 25 de mayo, a las pocas semanas de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el Tribunal debiera dictar su sentencia o anunciar la fecha de su decisión final. Uno de los procesos del siglo Se trata de uno de los grandes procesos judiciales del último siglo, no solo en Francia. Su instrucción tiene dimensiones nacionales, europeas e internacionales de una actualidad siempre inquietante. Las matanzas del 13 de noviembre de 2015 en París fueron concebidas y organizadas, entre Siria e Irak, por el ?califato? islámico de la época, también conocido como Daesh o Estado islámico de Irak y de Levante, variante de Al Qaida, siempre presente en Afganistán, Oriente Medio y el Sahel. Desde Siria e Irak, los hombres y demonios del yihadismo islámico encontraron cómplices en Bélgica y Francia, y fueron capaces de montar una de las más atroces matanzas del yihadismo en Europa. Tres comandos consumaron los baños de sangre y matanzas del Estadio de Francia, las terrazas del este de París y la sala de fiestas Bataclan. Esos autores materiales de los crímenes están dirigidos por Salah Abdeslam, gracias al apoyo de otros dos comandos de terroristas que cumplían tareas de cobertura directa de los autores de las matanzas. La conversión de Afganistán en un nuevo ?emirato? islámico, en competencia estratégica, real, presumida o ficticia, como otras familias y organizaciones islámicas, integristas, de Kabul al Mabreg, a las puertas de España y la Europa mediterránea, confiere al proceso que hoy se inicia en París una dimensión excepcional. El proceso permitirá reconstruir con relativa precisión el ?modus operandi? de los dirigentes y militantes de las diversas filiales de Daesh y Al Qaida, una de las grandes amenazas que pesan sobre la seguridad de Europa y todas las grandes democracias occidentales. «Toda tierra no sometida al islam está amenazada. No solo Europa. Es el conjunto del mundo no musulmán, occidental y liberal, en particular, el que está hoy amenazado por el islamismo», declaró a ABC, en su día, Rémi Brague, académico, historiador, filósofo, especialista reputado en filosofía medieval, musulmana, judía y cristiana.
20-08-2021 | Fuente: abc.es
Así es la bandera talibán que quieren imponer en Afganistán
Los talibanes se han hecho con Afganistán después de la huida del presidente con un grupo reducido de colaboradores para «evitar un baño de sangre» el pasado domingo 15 de agosto. La bandera del Emirato ya ondea en la capital, como lo ha ido haciendo en las diferentes ciudades conquistadas por los integristas religiosos. Así, aunque el país posee una bandera oficial desde el pasado año 2002 (cuya última versión data del 2013), la tricolor, negra, roja y verde, Afganistán vuelve al blanco y al negro con el regreso de los talibanes. La bandera de los fundamentalistas es muy sencilla. Consiste en un fondo blanco en el que puede leerse una inscripción en negro, la 'shashada', la profesión de la fe musulmana: «No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta». Esta frase es una declaración de fe en un único Dios y las enseñanzas de Mahoma. De hecho, su recitación se considera uno de los cinco pilares del islam, según la concepción suní. Representa la creencia en un solo Dios y la promesa de que solo se le adorará a él y únicamente se reconocerá a su mensajero, el único profeta reconocido, Mahoma, al que le fueron reveladas las escrituras sagradas del Corán. Así, el uso de esta máxima en la bandera busca promover la visión más primigenia, más pura del islam, remontándose a los tiempos del profeta. Esta bandera deriva de la enseña blanca de los muyahadin, un grupo extremista religioso que combatió contra la ocupación de las fuerzas soviéticas a finales de los 70 y principios de los 80. Cuando los talibanes conquistaron Kabul en 1996, sembrando el conocido por Amnistía Internacional como 'reinado del terror', se convirtió en la bandera nacional oficial del Emirato Islámico de Afganistán. No fue hasta el año 1997 cuando añadió la 'shashada', dando lugar a la bandera que hoy conocemos. Como vemos, la 'shashada' que puede leerse sobre el fondo blanco no es un símbolo de odio dentro de la religión musulmana, sino más bien todo lo contrario. De hecho, ciertas corrientesc consideran que quien pronuncia sinceramente y en voz alta ante los dos testigos requeridos por la tradición la 'shashada', puede considerarse musulmán. Así, esta frase acompaña a las personas que profesan la fe islámica durante toda su vida, siendo un símbolo de fe en Dios y no tiene nada que ver con el extremismo religioso o el yihadismo. Sin embargo, es cierto que la 'shashada' ha sido utilizada a lo largo de la historia por diferentes grupos integristas, como el Daesh, que empleó las palabras de esta máxima islámica en su bandera.
11-07-2021 | Fuente: elpais.com
Níger, la última trinchera del Sahel frente al terrorismo
Níger es el auténtico cruce de caminos del Sahel: país de tránsito de las rutas migratorias hacia Europa y uno de los escenarios principales de la lucha contra el avance del yihadismo. Tillabéri, en el oeste, se ha convertido en el epicentro de este combate. Allí, en las zonas rurales próximas a la frontera con Malí, el Gobierno intenta abrir un diálogo con las comunidades para recuperar el terreno perdido, pero el mal gobierno, la pobreza y las injusticias alimentan una violencia que amenaza con enfrentar a las comunidades entre sí.