Infortelecom

Noticias de virologia

14-05-2020 | Fuente: as.com
El hermano de Javier Tebas, cerca de conseguir una vacuna para la Covid-19
El hermano del presidente de la Liga es investigador jefe de virología y enfermedades infecciosas en la Universidad de Pensilvania. Analizó la situación en la SER.
14-05-2020 | Fuente: abc.es
Una organización científica de Nueva York, víctima de sus lazos con Wuhan
EcoHealth es una organización científica sin ánimo de lucro, con sede en Nueva York, dedicada, entre otros temas, al estudio de la transmisión de virus entre animales y humanos con el potencial de provocar pandemias. Recibía fondos federales de Estados Unidos para tratar de identificar virus en murciélagos ?como se sospecha que ha podido pasar con la enfermedad Covid-19? en Asia. Este mes, los Institutos Nacionales de Salud (NIH) han suspendido la subvención de 3,4 millones de dólares durante seis años, después de que EcoHealth se viera envuelta en un embrollo político y mediático relacionado con el coronavirus. El Instituto de Virología de Wuhan , la ciudad china donde comenzó la pandemia de coronavirus, es una de las cuatro entidades con las que colaboró EcoHealth y EE.UU. ha acusado a sus laboratorios de estar detrás del virus. Acusaciones de Trump a China La Administración Trump asegura tener pruebas abundantes ?aunque por el momento no las han mostrado? de que se originó allí. El consenso científico es que el virus es de origen natural y la posibilidad de un accidente en el laboratorio de Wuhan no se ha demostrado. La subvención solo suponía 100.000 dólares al año para esta organización científica neoyorquina, pero fue suficiente para que los medios afines a Trump lo retrataran como un uso maligno del dinero de los contribuyentes. «Estoy muy preocupado por dónde nos deja esto», ha dicho al diario «USA Today» Peter Daszak, director de EcoHealth. «Cuando pasemos este Covid-19, ¿qué pasará con el Covid-20? ¿O con el Covid-21? Nuestra subvención estaba diseñada específicamente para localizar esos virus e impedir que afectaran a Estados Unidos».
06-05-2020 | Fuente: as.com
¿El verano ayudará?¿Habrá segunda ola y si es que sí cuándo será? Una eminencia en virología despeja dudas
Margarital del Val, viróloga e inmunóloga del CSIC, estuvo en la Cadena SER contestando varias de las dudas que más nos asaltan estos días.
04-05-2020 | Fuente: abc.es
La inteligencia británica advirtió al Gobierno de que el coronavirus era más peligroso de lo que decía China
El Servicio de Inteligencia Secreto de Reino Unido, conocido como MI6, había informado al Gobierno de que el coronavirus era mucho más peligroso de lo que decía China, según ha revelado el diario The Telegraph. El periódico, que cita a un alto funcionario como fuente, asegura que la inteligencia le pidió desde el principio de la crisis al Ejecutivo de Boris Johnson «que no creyera las afirmaciones de Pekín» y que tratara la información «con escepticismo», ya que las agencias de inteligencia sabían lo que estaba sucediendo «realmente» en el gigante asiático. La misma fuente explicó que tenían dudas sobre el origen del brote, que China ubica en un mercado de animales vivos de Wuhan, y centraron su atención en el Instituto de Virología de la ciudad. La posibilidad de que el virus se haya escapado de un laboratorio del Instituto empezó siendo una teoría de la conspiración, pero más fuentes alrededor del mundo han apuntado a esa posibilidad, a la que ahora se suma el MI6. «La idea de que Reino Unido hubiera tomado las cifras chinas al pie de la letra es francamente ridícula», afirmó la fuente, que añadió: «Si los chinos mienten, el papel de la inteligencia es saber cuáles podrían ser las cifras reales». Más presión sobre Johnson Esta revelación podría reforzar aún más las críticas a la gestión del primer ministro, Boris Johnson, a quien la oposición laborista y otras voces acusan de no haberse tomado en serio la amenaza del coronavirus al inicio del brote y de haber impuesto tarde las medidas de distanciamiento social y de confinamiento a la población, lo que provocó un aumento de los contagios. El Covid-19 se ha cobrado hasta el momento la vida de 28.446 personas en la nación. Las informaciones del MI6 podrían además aumentar las tensiones con China, a la que otros países también acusan de haber transmitido información incompleta, e incluso The Telegraph asegura que un informe de inteligencia de la alianza de seguridad Five Eyes, de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, acusa a Pekín de mentir y cita evidencias de que el virus se transmitió a los humanos a través de un laboratorio de Wuhan. Asimismo, señala que el régimen chino persiguió a quienes intentaron dar a conocer lo que estaba pasando como parte del encubrimiento de los hechos y ha intentado frenar los esfuerzos de otros países para desarrollar una vacuna. Una parte del documento fue publicado en el Saturday Telegraph de Australia. Xiong Jun, un funcionario de la Embajada de China en Londres, declaró que «el jefe del Instituto de Virología de Wuhan dijo en una entrevista que el instituto se rige por un conjunto de estrictas normas de gestión» y agregó que «a medida que se extiende la pandemia, la comunidad internacional debería cooperar en la lucha contra el virus. Esta es la única forma de derrotar al Covid-19. Los rumores y las calumnias solo dañarán la solidaridad internacional».
04-05-2020 | Fuente: abc.es
Wuhan, el trágico símbolo de la transferencia de tecnología francesa a un país comunista
Las sospechas fundadas o publicitarias que pesan sobre el laboratorio de virología P4, en la ciudad china de Wuhan (11 millones de habitantes), como posible centro «propagador» del Covid-19, plantean el inmenso problema histórico del descontrol de las transferencias de tecnología estratégica al gobierno comunista chino. Los presidentes Jacques Chirac (1995 - 2007), Nicolas Sarkozy (2007 - 2012) y François Hollande (2012 - 2017) trabaron con Pékin unas relaciones «privilegiadas» esperando obtener unos resultados comerciales y diplomáticos «especiales», que Emmanuel Macron confirmó de manera espectacular, desde 2017. China es uno de los grandes mercados del lujo francés. La aeronáutica (Airbus, tecnología militar no estratégica) ocupa un primer o segundo puesto en la balanza comercial. El laboratorio P4 del Instituto de virología de Wuhan, construido parcialmente con tecnología francesa, se ha convertido en un modelo inquietante. Las sospechas fundadas o publicitarias que pesan sobre el laboratorio P4 recuerdan los bien reales riesgos potenciales de la transferencia de tecnología estratégica a un gobierno y Estado comunista, que lleva incumpliendo desde hace veinte años todas las promesas de «colaboración» y «cooperación» con el Estado, los gobiernos, los técnicos y científicos que hicieron posible la creación de un laboratorio tan célebre como inquietante, quizá. Comenzó con Chirac La transferencia de tecnología francesa de carácter médico y sanitario, relacionada con el coronavirus, comenzó durante los primeros años 2000, siendo presidente Jacques Chirac. El 2003, China sufrió una gran crisis, la ya «lejana» crisis del síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés), que el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CCPE), define de este modo: «Es una enfermedad respiratoria viral causada por un coronavirus, llamado coronavirus asociado al SRAS (SARS-CoV)». El presidente Chirac se apresuró a prestar socorro humanitario y tecnológico. Surgió entonces la primera idea de crear el laboratorio de virología de Wuhan, con tres pilares: cooperación de Estado, cooperación técnica y cooperación científica. Chirac y el presidente chino de la época, Jiang Zemin, «asociaron» a sus «amigos» científicos de varias instituciones sanitarias francesas (Instituto Pasteur, laboratorios públicos y privados) con sus colegas chinos. Ambas partes hicieron elogios de «amistad personal» Sarkozy, Hollande y sus respectivos gobiernos continuaron aquel inicio de una «gran amistad», que culminó con la apertura del laboratorio P4 del Instituto de virología de Wuhan, el 2015. Año tras año, presidente tras presidente, gobierno tras gobierno? Francia ha esperado «confirmar» sus esperanzas iniciales: la transferencia de tecnología (francesa) debía estar acompañada de «cooperación» científica, médica, sanitaria. Esperanza fallida, jamás cumplida. Sin cooperación china El Instituto Pasteur y los laboratorios públicos y privados terminaron por advertir que el poder político chino, bajo control del omnímodo PC, se apropiaba de la tecnología «importada», pero no comunicaba ni respetaba los acuerdos de «información» y «cooperación». Peor: terminó por «descubrirse» que los científicos chinos, sometidos al más estricto control burocrático del poder comunista, trabajaban en terrenos (virus y vacunas) que ocultaban sistemáticamente a los colegas franceses que les habían transferido conocimientos, técnicas e investigaciones sensibles. Conocida esa experiencia, Emmanuel Macron prolongó con el presidente Xi Jinping las «relaciones privilegiadas» franco - chinas. A los pocos días de iniciarse el confinamiento de Francia, el 17 de marzo pasado, el presidente francés todavía presentó como un gran triunfo diplomático su diálogo personal con el presidente chino y la convocatoria de una reunión de urgencia del G20, con un resultado práctico por descubrir, cuando han seguido «goteando» los riesgos de transferencia de tecnologías estratégicas al gobierno comunista chino.
04-05-2020 | Fuente: abc.es
Alemania se suma al Reino Unido, EE.UU. y Francia y pide la verdad sobre el origen del coronavirus a China
Ha matado ya a unas 250.000 personas en todo el mundo y seguimos sin saber cuán es la fuente del SARS-CoV-2, el coronavirus (CoV) que causa la COVID-19. La versión del países de origen, China, es que tiene un origen animal y no es un virus creado en laboratorio. El gobierno chino baraja una única hipótesis, según la cual el virus tiene su reserva natural en los murciélagos y desde ellos ha pasado a los seres humanos. Esta versión ha sido respaldada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según la cual «todas las pruebas disponibles» apuntan a un origen animal como fuente de la pandemia global del coronavirus, aunque, dado el «contacto limitado» de los humanos con los murciélagos, sospecha que ha habido algún otro animal, posiblemente doméstico, que ha servido de paso «intermedio». La OMS se escuda en un «amplio consenso científico». Pero uno de los países más afectados por la enfermedad ha puesto abiertamente en duda esta teoría. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sugerido que cuenta con información confidencial que apoya otra tesis y el secretario de Estado, Mike Pompeo, ha declarado que «hay pruebas enormes de que el Instituto de Virología de Wuhan es donde empezó todo». Ahora Alemania se suma a esa desconfianza. El ministro de Asuntos Exteriores alemán, el socialdemócrata Heiko Maas, ha exigido públicamente a China una «clarificación del origen» del nuevo coronavirus. «El mundo entero quiere que se aclare el origen exacto del virus», se ha quejado en una entrevista con el grupo Funke en la que ha retado a China a demostrar «lo transparente que quiere ser con el virus». Hace estas declaraciones después de que se haya conocido un informe de la alianza de agencias de inteligencia «Five Eyes», compuesta por Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia, que asegura que Beijing ocultó información. El documento de investigación de 15 páginas afirma que ante el «peligro de otros países» el gobierno chino encubrió la noticia del virus silenciando o «haciendo desaparecer» a los médicos que hablaron, destruyendo las pruebas del virus en los laboratorios y negándose a proporcionar muestras vivas a los científicos internacionales que estaban trabajando en una vacuna. El informe denuncia también «la negación mortal de la transmisión entre seres humanos» y el «blanqueo de los puestos del mercado de la fauna silvestre». De hecho, revela que China tenía «pruebas de transmisión entre humanos desde principios de diciembre», pero siguió negando que pudiera propagarse de esta manera hasta el 20 de enero. Además, afirma que la información sobre los portadores asintomáticos de la de la enfermedad fue «mantenida en silencio» por el estado chino. La Organización Mundial de la Salud aceptó esas afirmaciones de Beijing sin poner reparos incluso después de que Taiwán y Hong Kong expresasen serias dudas al respecto. Según se desprende de esta investigación de inteligencia, en la que el ministro alemán Maas basa su reivindicación al gobierno de Beijing, mientras el régimen chino minimizaba la amenaza del virus en la escena mundial, se esforzaba en secreto por hacer desaparecer todo rastro de la epidemia. Según el memorando de los servicios secretos, el 3 de enero la Comisión Nacional de Salud de China ordenó que se destruyeran las muestras de virus y emitió una «orden de no publicación» sobre todo lo relacionado con la enfermedad. Dudas sobre su origen El informe también afirma haber encontrado pruebas de que el virus se originó en el Instituto de Virología de Wuhan, cerca del mercado húmedo del que China dice que proviene. Según el trabajo, los investigadores chinos de virus relacionados con los murciélagos estudiaron una muestra que tenía una coincidencia genética del 96% con el Covid-19 ya en 2013 y este «arriesgado» experimento descubrió en 2015 que la enfermedad era transmisible de los murciélagos a los humanos. El Alto Representante de la UE para Polítia Exterior, Josep Borrell, también ha reconocido que los países europeos «hemos sido un poco ingenuos en el pasado» con el país asiático y ha afirmado que «la visión actual de los hechos y sobre el origen del virus ha cambiado y es más realista». Borrell ha advertido que «China tiene objetivos parcialmente convergents con la UE, por lo que debe encontrar un equilibrio de intereses», sobre todo teniendo en cuenta que es un «competidor económico» que asume una ambición de dominación tecnológica» y también «un rival sistémico que pretende promover un modelo alternativo de gobernanza». Borrell ha admitido además, en una videoconferencia con eurodiputados, que China ha tratado de influir en las autoridades europeas para que «sea rebajado el tono» de los informes críticos con la gestión del gobierno de Xi Jinping. Borrell ha recomendado «estudiar de forma independiente lo que ha ocurrido y el origen del virus, dejando de lado el campo de batalla entre China y EE.UU.».
03-05-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. dice tener «pruebas enormes» del origen del coronavirus en laboratorio, pero no las muestra
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, realizó este domingo la acusación más contundente contra China hasta el momento sobre el origen de la pandemia de coronavirus. En una entrevista con la cadena televisiva ABC, el jefe de la diplomacia estadounidense fue preguntado si tenía evidencias de que el virus salió del Instituto de Virología de Wuhan, la ciudad china donde se registró el primer brote, como ha especulado la Administración Trump. «Hay pruebas enormes de que ahí es donde empezó», contestó Pompeo, que recordó que China «tiene un historial de infectar al mundo y tiene un historial de manejar laboratorios con bajos estándares. No es la primera vez que tenemos al mundo expuesto a virus como resultado de fallos en un laboratorio chino». Pompeo ahondaba así en las declaraciones de la semana pasada de Donald Trump, al que se le preguntó si había visto pruebas que le dieran «un alto grado de seguridad» sobre el origen del virus en el laboratorio chino. «Si, las he visto», respondió el presidente de EE.UU., que rehusó detallar su respuesta. Preguntado sobre si el virus había sido creado por el hombre o modificado genéticamente, Pompeo aseguró que «los grandes expertos hasta ahora piensan que ha sido creado por el hombre», aunque el consenso de los científicos es que es de origen animal. Cuando se le recordó que la Oficina del Director Nacional de Inteligencia (DNI, en sus siglas en inglés) asegura que el consenso es que no es de origen humano ni por una modificación genética, Pompeo corrigió sus palabras y dijo que estaba «de acuerdo» con ese análisis. Pompeo conoce bien el paño de las pesquisas de la inteligencia de EE.UU. Fue director de la CIA y ha sido una de los figuras más agresivas contra China en EE.UU. Esta misma semana, el DNI emitió un comunicado público en el que aseguraba que no había llegado a ninguna determinación sobre el origen del coronavirus y que continuaría con un «examen riguroso» para determinar si la epidemia «comenzó por el contacto con animales infectados o si fue el resultado de un accidente en un laboratorio de Wuhan» (un accidente en un laboratorio con un animal infectado). Desinformación y ocultación Pompeo se posicionó con fuerza en la segunda opción y fue más allá: culpó directamente de la pandemia a Pekín. «Esta es una crisis enorme creada por el hecho de que el Partido Comunista de China ha vuelto a las andadas, al tipo de desinformación y ocultación que hacen los regímenes autoritarios», dijo. «El Partido Comunista de China tuvo la oportunidad de prevenir esta calamidad que le ha caído al mundo», reiteró Pompeo, que añadió que si los científicos implicados en el brote hubiera trabajado en EE.UU. «se hubiera apagado esto». ¿China propagó el virus de forma intencionada? «No tengo nada que decir sobre eso», se limitó a decir Pompeo, que protestó por la negativa de China a permitir la entrada de científicos de EE.UU. o de la Organización Mundial de la Salud a los laboratorios de Wuhan. La Administración Trump combate las críticas sobre su reacción tardía, tibia y descoordinada a la epidemia de coronavirus, y ha señalado a la OMS, a la Administración Obama o a la falta de preparación de los gobernadores de los estados como responsables de que EE.UU. sea el país más afectado del mundo, con más de 1,1 millones de contagios y casi 67.000 muertos. Al comienzo de la crisis, Trump alabó la «transparencia» de China en su reacción a la epidemia, pero en las últimas semanas su Gobierno ha avivado sus críticas a Pekín y las palabras de Pompeo el tono de EE.UU. sobre la responsabilidad de la crisis.
30-04-2020 | Fuente: abc.es
China rechaza una investigación internacional «politizada» sobre el origen del coronavirus
China rechaza «resueltamente» aceptar una investigación sobre el origen del coronavirus porque considera que estaría «politizada» y «presumiría la culpabilidad» del gigante asiático, afirmó el vicemenistro chino de Asuntos Exteriores Le Yucheng, según un comunicado publicado hoy por ese departamento. «Apoyamos el intercambio entre científicos pero nos oponemos a que se siente a China en el banquillo de los acusados sin ninguna prueba y con presunción de culpabilidad», aseveró Le en una entrevista con la televisión estadounidense NBC, recogida en la nota de Exteriores. El diplomático indicó que no hay una «base» para llevar a cabo una investigación internacional y que ésta «solo contribuiría a estigmatizar a China». Desde hace semanas, Pekín y Washington han intercambiado acusaciones sobre el origen del virus, y en una reciente entrevista con la cadena Fox, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, afirmó que el Ejecutivo chino «sabía del virus antes de que se decidieran a dar información al público». En respuesta, Le aseguró que «algunos políticos han politizado la pandemia», y que deben «luchar juntos» en lugar de culparse los unos a los otros. También defendió que las medidas que tomó China para controlar el brote fueron «abiertas, transparentes y responsables», y que el país «no ocultó ni retrasó ninguna información». «Debemos ser tratados con justicia» Además, Le Yucheng señaló que «hay que confiar en los expertos que han asegurado que el coronavirus proviene de la naturaleza» y, citando al director del Instituto de Virología de Wuhan, aseguró que es «imposible» que el virus surgiera allí, como han sugerido algunos políticos estadounidenses. Le recordó que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), «hasta la fecha se desconoce la fuente del SARS-CoV-2» pero todos los datos disponibles sugieren que tiene un origen animal y, por tanto, no sería un virus creado en un laboratorio. «China no ha causado la pandemia, es un desastre natural que también hemos sufrido. Somos una víctima del virus, no un cómplice. Además, China ha contribuido a combatir la pandemia. Culpar a China o pedirle a China una compensación es una farsa», afirmó. Según Le, China pagó un «precio muy alto» y «se sacrificó» para ganar tiempo: «Hemos pasado por un periodo muy difícil, pero hemos contenido el brote y ganado experiencia. Por eso, debemos ser tratados con justicia», dijo. También reiteró que China informó a la OMS sobre el virus el pasado 3 de enero y que el día 12 de ese mes anunció la secuencia de su genoma, «proporcionando importante información para el diagnóstico y el tratamiento, y para la investigación de una vacuna». «Y el 23 de enero se cerró la ciudad china de Wuhan, algo sin precedentes. Gobiernos como el de EE.UU. debían tener muy clara la gravedad del virus. ¿Por qué íbamos a sellar la ciudad si no?», se preguntó. Sobre si el Gobierno chino tardó demasiado en revelar la información disponible sobre el brote, o por casos como el de Li Wenliang, el doctor reprendido en diciembre tras alertar de que en el hospital donde trabajaba había un grupo de enfermos con síntomas de una neumonía similar a la del SARS ?que azotó a China en 2003? Le se limitó a decir que la respuesta de China fue «rápida». Mientras que el Gobierno de EE.UU. insinúa que se originó en un laboratorio, algunas autoridades chinas han promovido la teoría de que soldados estadounidenses introdujeron la enfermedad durante su participación en los Juegos Mundiales Militares de Wuhan el pasado octubre. El alto funcionario respaldó a los diplomáticos chinos que, según él, han defendido al país ya que tenían todo el derecho a expresar su indignación: «Trabajan muy duro y lo que les llegaba de los políticos de EE.UU. era abusivo, envilecía a China. No es aceptable, debían expresar su enfado», comentó. «Oímos comentarios muy negativos contra China, pero mucha gente también pide que los dos países se opongan a una nueva guerra fría. Podemos cooperar, debemos tener fe», añadió. Por último, Le también defendió el desempeño «profesional, pragmático y eficiente» de la OMS, y consideró que es irracional que EE.UU. haya decidido congelar su aportación al organismo en lugar de concentrar sus esfuerzos en combatir la pandemia.
29-04-2020 | Fuente: as.com
El hermano de Tebas, virólogo en EE UU y asesor de LaLiga
Pablo Tebas Medrano es el investigador jefe de virología y enfermedades infecciosas de la Universidad de Pensilvania. El New York Times destaca el plan de la LFP contra el COVID-19
26-04-2020 | Fuente: abc.es
Salvini se hunde en las encuestas por el desastre de la Liga en la gestión de la epidemia en Lombardía
El coronavirus ha obscurecido políticamente a Matteo Salvini. Una encuesta Ipsos indica que la Liga tiene el 25,4% de consenso, 4 puntos por encima de la segunda fuerza política, el Partido Democrático. En marzo su consenso era superior al 31 %. La gestión de la epidemia en Lombardía, cuyo presidente Attilio Fontana, es de la cuerda de Salvini y sigue sus orientaciones, ha sido un completo desastre. Con 10 millones de habitantes, la región más rica de Italia, con la mejor estructura sanitaria, es la que cuenta con el mayor número de muertos por el coronavirus: Más de 13.000, la mitad de todo el país. Durante la emergencia sanitaria, el exministro del Interior un día decía una cosa y al siguiente la contraría. Así, el 13 de marzo pedía con urgencia el «cierre de fronteras y del espacio de Schengen». Un mes después solicitaba que se reabriera la Lombardía, frente a la oposición de los técnicos y expertos, que incluso hoy dudan de que se deban reanudar las actividades productivas el próximo 4 de mayo, como tiene previsto decretar el Gobierno para todo el país. La confusión de Matteo Salvini ha sido total durante la pandemia. Se explica así que el exministro del Interior haya perdido, en el plano personal, una decena de puntos en las encuestas en pocos meses. El «salvinismo» no levanta cabeza desde finales de agosto del pasado año, cuando pretendía hacerse con todo el poder y provocó una crisis política que se cerró con un rotundo fracaso personal. Con los italianos encerrados en sus casas a causa de la cuarentena decretada por el gobierno, ni campañas electorales en marcha, Matteo Salvini se ha apagado, a pesar de que detrás tiene a la «bestia», una impresionante maquina de propaganda con expertos digitales para cubrirle la vida pública y privada con infinidad de mensajes en las redes sociales. Se acabó el recreo El que fue brazo derecho de Salvini en el gobierno, Giacarlo Giorgetti, un líder apreciado por las clases medias y pequeños empresarios del norte de Italia que votan a la Liga, dice en estos días en que parece imparable la caída en las encuestas: «Antes o después sonará la campanilla para dar la señal de que el recreo ha terminado para todos». Esa campana es la emergencia sanitaria, económica y social, la inquietud de los empresarios, el drama de los trabajadores, la reconstrucción del país? Pero con el Covid-19, un político como Salvini, que casi exclusivamente emplea eslóganes para exponer sus argumentos, se ha quedado sin un discurso apropiado para las urgencias del momento. No es de extrañar que muchos seguidores de la Liga pongan hoy su mirada en el presidente del Véneto, Luca Zaia, que está demostrando gran pragmatismo. Con la ayuda del que es hoy uno de los mejores virólogos de Italia, Andrea Crisanti, profesor de Epidemiología y Virología en la universidad de Padua, Zaia ha salvado el Véneto. Muchos ven en Luca Zaia el líder natural de la Liga, si la pandemia termina por dar la puntilla política a Salvini. Por el momento, el líder de la Liga en solo un mes ha perdido 8 puntos de consenso popular, obteniendo 31 puntos, a gran distancia del primer ministro, Giuseppe Conte (66), cinco puntos más con respecto al mes de marzo. Mientras, la popularidad del gobierno se mantiene alta (58). La encuesta de Ipsos, publicada por el «Corriere», indica que a la opinión publica no le agradan las polémicas políticas en tiempo de una tragedia como la del coronavirus. Hoy prevalece el deseo de que no se creen obstáculos al gobierno, para conseguir cuanto antes la salida de la emergencia sanitaria. Pero, como apunta el análisis de la encuesta, «la crisis económica podría archivar rápidamente la estación de la concordia y del sentido de la responsabilidad, haciendo prevalecer los particularismos».