Infortelecom

Noticias de violencia

22-02-2018 | Fuente: as.com
Los Mavericks contratan a dos investigadores privados tras el escándalo publicado ayer
Los casos de acoso sexual y violencia doméstica destapados ayer por Sports Illustrated han obligado a los Mavericks a tomar cartas en el asunto.
22-02-2018 | Fuente: elpais.com
El deterioro de los derechos humanos en América Latina se intensifica
La violencia, la impunidad o la discriminación de las minorías se agravaron en la región según Amnistía Internacional
22-02-2018 | Fuente: abc.es
El discurso del odio provoca una «nueva era de activismo social», según Amnistía Internacional
En 2017 se han vivido las consecuencias terribles del discurso del miedo y del odio, «que ha pasado de la retórica a la realidad», y que han sido fomentados por los gobiernos perjudicando los derechos humanos. Este es el principal mensaje del último Informe Anual sobre la situación de los derechos humanos en el mundo, realizado por Aministía Internacional y que acaba de ser presentado. El informe, que analiza la situación en 159 países y que por primera vez ha sido presentado en Washington, la capital política de EE.UU., hace un especial hincapié en el papel que en este discurso del odio ha jugado su actual presidente, Donald Trump, que asumió el cargo el 20 de enero de 2017. «La clara medida de odio que adoptó el gobierno de Estados Unidos en enero, cuando prohibió la entrada de las personas procedentes de varios países de mayoría musulmana, preparó el terreno para un año en el que quienes ejercían el liderazgo llevaron la política del odio hasta sus últimas y más peligrosas consecuencias», señaló Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional. Pero no ha sido EE.UU. el único país en fomentar el odio. «Es posible que las políticas de Donald Trump marcaran el principio de un nueva era de regresión en materia de derechos humanos, pero no fueron las únicas. Desde Australia hasta Hungría se puede observar que quienes ejercen el liderazgo llevan mucho tiempo tratando a las personas refugiadas como problemas que hay que apartar, no como seres humanos con derechos, que merecen nuestra compasión», indicó Salil Shetty. En el último año hemos asistido al recorte de derechos en países como Francia, donde las medidas antiterroristas «han restringido los derechos de los ciudadanos»; o Rusia, donde han sido despenalizados delitos de violencia contra la mujer; o también otro ejemplo de retroceso es Polonía, cuyo gobierno ha restringido la defensa de los derechos humanos a través del control de su sistema judicial. Resurgimiento de los movimientos de protesta El segundo mensaje del informe es más positivo: la reacción a ese discurso del odio ha sido el «resurgimiento de los movimientos de protesta. La gente corriente clama justicia», indicó, en la presentación española del informe, la presidenta de AI, Arancha Vicario. «Se está produciendo una nueva era de activismo social». Es la respuesta a la falta de compromiso de los gobiernos con la defensa de los derechos humanos. «Ahora se ciernen sobre los asuntos del mundo los fantasmas del odio y el miedo, y son pocos los gobiernos que salen en defensa de los derechos humanos en estos tiempos de inquietud. En cambio, vemos a líderes como Al Sisi, Duterte, Maduro, Putin, Trump y Xi que menoscaban sin piedad los derechos de millones de personas», afirmó Salil Shetty desde Washington. Un activismo que a su vez ha sido contestado con un incremento de la represión por parte de los gobiernos y grupos de poder, como expuso en Madrid la activista guatemalteca, Yolanda Oquelí, que se ha enfrentado a las multinacionales en su país para defender el medio ambiengte y la tierra, poniendo en riesgo su vida, por lo que actualmente vive asilada en España. «Alzar la voz se ha vuelto peligroso», sentenció Shetty durante la presentación. Así lo atestiguan las cifras. El año pasado, 312 activistas fueron asesinados, frente a los 281 de 2016; mientras que en lo referente a la libertad de expresión, 262 periodistas resultaron encarcelados en 2017, principalmente en países como Turquía, China y Egipto. Si hablamos de periodistas asesinados, México lidera la lista con 11 profesionales muertos en el último año. Libertad de expresión La libertad de expresión es uno de las tres tendencias que ayer destacó el director de Amnistía Internacional en España, Esteban Beltrán, para quien es el «campo de batalla decisivo para la defensa de los derechos humanos». Un campo minado por las restricciones a las organizaciones, por las «fake news» y por el encarcelamiento de periodistas. «Hablar claro se ha vuelto peligroso». En el caso de las ONG, su labor se ha visto entorpecida por leyes que dificultan su financiación, como la ley aprobada por el gobierno de Viktor Orban en Hungría; o por las privaciones de libertad, como ha sufrido personal de la propia AI, como ha sido el caso de su presidente y su directora en Turquía. También se refirió a la mayor censura que los gobiernos han ejercido a través del bloqueo de redes sociales y de páginas en internet, práctica habitual en China, gracias a la aprobación de una ley sobre ciberseguridad; o Tailandia. Apocalipsis de la austeridad La segunda tendencia la calificó Beltrán como «apocalipsis de la austeridad» que provoca un recorte en los derechos humanos, en el acceso a la salud, a la educación y a la vivienda. Y citó el caso del Reino Unido, donde el año pasado «murieron 120.000 personas por los recortes en los servicios sociales». «El futuro es desalentador», sentenció Beltrán ha afirmado. «Si prosiguen las políticas de austeridad, se prevé que (..) en los próximos tres años la austeridad golpeará a más de dos tercios de los países del mundo, y se producirá la pérdida de 2,4 millones de puestos de trabajo». Durante la presentación también se denunció el estado de «Apartheid» que sufren los rohingya, que ha provocado la huida de 700.000 personas a Bangladesh; así como la «débil respuesta» a los crímenes de guerra y lesa humanidad que se sufren países como Siria, que está a punto de entrar en su octavo año de guerra; o Yemen, inmerso en otra guerra civil agravada por el bloqueo económico. Frente a los peores ejemplos, también se expuso la existencia de «victorias importantes» logradas el año pasado, como el matrimonio igualitario logrado en Taiwán o el bloqueo por parte de la Justicia de órdenes ejecutivas «discriminatorias» firmadas por el presidente Trump en EE.UU. Venezuela, agravamiento de la crisis Según el informe anual de Aministía Internacinal, Venezuela país se enfrentó en 2017 a una de las peores crisis de derechos humanos de su historia reciente, con una situación política caótica y un agravamiento de la crisis de suministro de alimentos y material médico que están llevando a miles de personas a protestar. Los medios de comunicación se enfrentan a amenazas de cierre, lo que compromete la libertad de expresión. Las fuerzas de seguridad hicieron uso excesivo de la fuerza para dispersar protestas. Hubo detenciones arbitrarias de personas que se pronunciaban contra el gobierno, y denuncias de tortura y violencia sexual contra manifestantes.
21-02-2018 | Fuente: as.com
La UE y la UEFA acuerdan atender el amaño de partidos, el dopaje y la violencia en el fútbol
El acuerdo permitirá reforzar la cooperación entre ambas instituciones, que ya suscribieron un primer acuerdo entre 2014 y 2017.
21-02-2018 | Fuente: abc.es
El infierno de Guta: un nuevo Alepo en la guerra siria
Como alertaron el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y el enviado de la ONU a Siria, Staffan de Mistura, Guta se ha convertido en un nuevo Alepo, la segunda ciudad de Siria que volvió a manos del Gobierno en diciembre pasado tras meses de cerco y combates. Desde el domingo, según el recuento de fuentes opositoras, ya han fallecido más de 250 personas a causa de unos bombardeos que, como recoge el diario sirio «Al Watan», no son más que una «fase previa» a la auténtica ofensiva en la que el Ejército sirio y sus fuerzas aliadas iniciarán la incursión terrestre al último bastión opositor que queda en el cinturón rural de Damasco. El régimen sirio repite estrategia y también lo hacen los grupos armados de la oposición que desde 2012 controlan las ciudades y pueblos que forman Guta, entre ellos el brazo sirio de Al Qaida. Estos grupos se han hecho fuertes en estas poblaciones cercadas por el Ejército desde hace seis años en las que podrían quedar unos 400.000 civiles, según los datos de la ONU. El impacto de la artillería y de la aviación en las zonas civiles es demoledor y se repiten las mismas imágenes que llegaban de los barrios orientales de Alepo, bajo el fuego de Siria y Rusia, o de la ciudad vieja de Mosul, durante los ataques de Estados Unidos contra el grupo yihadista Daesh. En nombre de la guerra contra el terror, argumento que defienden los Gobiernos de Damasco y Moscú para justificar los bombardeos, no hay líneas rojas y en los últimos cuatro días seis hospitales de Guta han sido atacados, según Naciones Unidas. Bombardeos «inaceptables» El coordinador de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU para Siria, Panos Moumtzis, calificó de «inaceptables» los bombardeos sobre hospitales, entre ellos una maternidad. En una entrevista telefónica concedida a la cadena BBC, el doctor Bassam, vinculado a uno de los centros médicos atacados, calificó la situación de «catastrófica» y lamentó el abandono por parte de la comunidad internacional, que como en Alepo no es capaz de obtener una pausa humanitaria que permita ayudar a los civiles. «No tenemos nada, ni comida, ni medicina, ni refugio, ni nada», lamentó este médico que aseguró que el ritmo de explosiones en los momentos de mayor violencia «llega las 10 o 20 por minuto».
21-02-2018 | Fuente: abc.es
El Senado brasileño da luz verde a la intervención militar en la seguridad de Río de Janeiro
El Senado de Brasil aprobó la pasada madrugada, con 55 votos a favor, 13 en contra y una abstención, el decreto del Gobierno que determinó una intervención federal en la seguridad pública de Río de Janeiro, que pasa a manos del Ejército hasta finales de 2018. Con la aprobación en pleno del Congreso Nacional, ya que la Cámara Baja también lo había hecho la víspera por amplia mayoría (340 votos a favor y 72 en contra), la disposición decretada el viernes pasado por el presidente de Brasil, Michel Temer, queda oficializada y desde ya entra en vigor. Galería de imágenes Vea la galería completa (20 imágenes) La intervención cede a los militares el control para acabar con la ola de violencia que desangra a ese estado desde hace meses y que el año pasado causó 6.731 muertes, entre las que se cuentan las de más de 100 policías y diez niños alcanzados por las llamadas "balas perdidas". Tras el primer megaoperativo militar, que comenzó el lunes, los episodios de violencia se repitieron este martes en Río: fue asesinado un sargento del Ejército víctima de un intento de asalto, y en otra acción conjunta, fueron detenidos al menos once presuntos delincuentes en una favela de la zona norte. Una medida excepcional El senador Eduardo Lopes, del conservador Partido Republicano Brasileño (PRB) y que fue relator del decreto de intervención, defendió la medida y reconoció que la intervención es un acto excepcional que «no puede ser banalizado». Según él, la aprobación del decreto permitirá que se garanticen derechos constitucionales como vida, libertad, seguridad y propiedad. «Sabemos que esta no es (una problemática) exclusiva de Río de Janeiro. Hay altos índices de violencia en otros estados, pero sin duda la situación de Río repercute mucho más, tanto en el país como internacionalmente», enfatizó. El relator también defendió un reajuste de recursos para que el proyecto de intervención federal tenga eficacia. «Si existe un estado de excepción, entonces tenemos que dar todo el empeño y sacrificio necesario para realizar este trabajo», dijo el parlamentario al referirse a la necesidad de ajustar el presupuesto y otorgar más recursos para la medida. La solicitud del relator se unió a la de la diputada Laura Carneiro, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y relatora del proyecto en la Cámara de Diputados, quien pidió que el Gobierno central transfiera recursos para que el proyecto pueda alcanzar sus objetivos. Esta petición fue compartida por los senadores Magno Malta, del Partido de la República (PR), y Lasier Martins, del Partido Democrático de los Trabajadores (PDT), quienes se mostraron a favor del proyecto pero dejaron ver su preocupación por los recursos limitados para sostener la intervención. La votación en el Senado comenzó tres horas después de lo programado y aunque fue ágil, estuvo marcada por el rechazo de la oposición a la medida. PT: «No es función de las Fuerzas Armadas» La presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), senadora Gleisi Hoffmann, dijo que la intervención no fue planificada, ya que «no es papel de las Fuerzas Armadas ejercer funciones de policía». Por su parte, el también senador del PT Humberto Costa reconoció la gravedad del problema de seguridad pública, no solo en Río de Janeiro, sino también en otros estados y culpó de esto al presidente Temer, por su falta de acción en esta materia. «El Gobierno debió utilizar el factor sorpresa para enfrentar a los bandidos», dijo Costa, para quien la propuesta debería contemplar a todos los estados y no ser «apenas una acción de marketing». El senador Lindbergh Farias, también del (PT), criticó los mandatos colectivos de búsqueda y aprehensión que supuestamente serán utilizados durante la vigencia del decreto en Río, que para algunos juristas son inconstitucionales. Sobre el tema, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Torquato Jardim, afirmó que los mandatos no serán colectivos, sino que traerán nombres y direcciones de los blancos, conforme prevé la Constitución. No obstante, explicó que esas solicitudes deberán contener varios nombres y múltiples direcciones, debido a la singularidad de las zonas de conflicto, lo que no deja muy clara la diferencia entre estos mandatos y los colectivos. Desde el mismo momento en que fue decretada la medida, esta fue cuestionada por organizaciones humanitarias y analistas que evidenciaron su preocupación por una intervención federal que dará poder al Ejército sobre la seguridad del estado de Río de Janeiro. La decisión de Temer «va en la dirección equivocada, porque parece indicar una estrategia militarizada frente a los gravísimos problemas de seguridad pública de Río», dijo a Efe César Muñoz, portavoz de HRW Brasil.
21-02-2018 | Fuente: elpais.com
Suiza avanza que rechazará la extradición de Anna Gabriel
El Gobierno federal suizo avisa de que no es posible extraditar a ciudadanos por razones políticas si no hay violencia
21-02-2018 | Fuente: elpais.com
Viaje a través de la violencia y vitalidad del arte colombiano
La colección del Banco de la República aterriza en Madrid por Arco
20-02-2018 | Fuente: abc.es
Mueren 106 personas por ataques contra un feudo opositor a las afueras de Damasco
Al menos 106 personas murieron este martes por ataques contra Guta Oriental, el principal feudo opositor de las afueras de Damasco, en el tercer día de escalada de los bombardeos y disparos de artillería, que pueden ser preludio de una ofensiva gubernamental siria. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, entre los 106 fallecidos hay al menos 19 menores, que perdieron la vida por los ataques de la aviación siria y rusa, así como por el fuego de artillería de las tropas gubernamentales. Las zonas de Guta Oriental que fueron blanco de los ataques son Al Nashabie, Otaya, Arbín, Zamalka, Mesraba, Hamuriya y Al Ashari. En Hamuriya, el hospital Dar Shifa quedó fuera de servicio tras ser objetivo de tres barriles de explosivos lanzados por helicópteros, indicó la ONG, que en este caso no informó de víctimas. Desde hace dos días al menos 250 personas han perecido por los ataques en Guta Oriental: 17 civiles murieron el domingo y 127 ayer, que se suman a las víctimas mortales de hoy, de acuerdo al Observatorio. El lunes, el mayor número de bajas desde 2015 Los 127 fallecidos del lunes suponen el mayor número de bajas en Guta Oriental en un día desde 2015. Además, al menos 1.200 personas han resultado heridas por este aumento de las hostilidades. La Sociedad Médica Siria Americana (SAMS) denunció en un comunicado que desde ayer ha habido siete ataques contra hospitales en Guta Oriental, donde tres trabajadores sanitarios han muerto, dos de ellos miembros de SAMS. La ONU calcula que unas 400.000 personas residen atrapadas por el asedio en Guta Oriental, cercada por las fuerzas gubernamentales sirias. En declaraciones telefónicas a Efe, el portavoz de la Legión de la Misericordia, Waiel Olwan, cuyo grupo es una de las facciones que operan en Guta Oriental, indicó que las tropas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, se están movilizando para iniciar una ofensiva en la región. «No podemos decir que la incursión terrestre haya comenzado, porque los grupos movilizados por el régimen desde Hama e Idleb (norte de Siria) continúan concentrados en la zona del aeropuerto militar de Al Dumair», al norte de Damasco, precisó Olwan, quien afirmó que sí hay intensos bombardeos. Destacó que en las últimas horas ha habido combates aislados entre las facciones y las fuerzas gubernamentales que asedian Guta, pero no con esos efectivos de refuerzo llegados desde el norte del país. El Observatorio ha señalado que si las tropas fieles al Gobierno sirio iniciaran un ataque en Guta Oriental estaría liderado por el general Suheil Hasan, alias «El Tigre», que en el pasado comandó las operaciones militares en las urbes de Alepo y de Deir al Zur, que se saldaron con la victoria del ejército. Ataques contra el centro y periferia de Damasco Por otro lado, la agencia de noticias oficial siria, SANA, informó de la muerte de siete personas y heridas a otras 35 por el impacto de cohetes lanzados por «grupos armados» desde Guta Oriental contra el centro de Damasco y su periferia. La agencia, que citó a una fuente de la jefatura de Policía, dijo que los proyectiles cayeron en los alrededores de la plaza de Tahrir y de los Omeyas, así como en el distrito de los Abasíes. Asimismo, varios cohetes disparados contra Yaramana, en el extrarradio damasceno y bajo control gubernamental, causaron un fallecido y seis heridos. Después de estos ataques, el ejército sirio tuvo como blanco los lugares desde donde se lanzaron los proyectiles en Guta Oriental, donde destruyó las lanzaderas de cohetes y fortificaciones de los atacantes, apuntó SANA. La escalada de violencia en Guta Oriental ha suscitado inquietud en organizaciones internacionales como Amnistía Internacional (AI), que describió este martes los ataques en esa región como crímenes de guerra. «El Gobierno sirio, con el respaldo de Rusia, está atacando de forma intencionada a su propio pueblo en Guta Oriental», denunció la investigadora de AI sobre Siria, Diana Semaan, en un comunicado. Semaan aseguró que «la gente (en Guta Oriental) no solo ha estado sufriendo un asedio cruel en los últimos seis años, sino que ahora está atrapada por los ataques diarios que los están matando y mutilando deliberadamente y que constituyen crímenes de guerra flagrantes».
20-02-2018 | Fuente: abc.es
Historia alemana de dos musulmanes
La manifestación del sábado en Berlín estaba anunciada y era legal. Convocada por mujeres contra la violencia sexual y por una mayor seguridad. Pocos pueden estar en desacuerdo con estos lemas porque la seguridad en las ciudades de Alemania ha colapsado. Sobre todo para las mujeres. Ya no se ven mujeres solas por la noche en el metro o en trenes. Hasta en pueblos en los que no se cerraban las casas ya no están cómodas las mujeres si han de salir después de anochecer. Los medios apenas hablan de ello. Salvo si no hay más remedio en algún suceso concreto, no dicen que los agresores son extranjeros. Y lo son en su inmensa mayoría. Mucho menos informan si son, como muchas veces son, refugiados llegados después de que Angela Merkel abriera las fronteras en septiembre de 2015. La manifestación sumaba algo más de mil mujeres cuando le salieron al paso decenas de jóvenes con atuendos negros de la «antifa» de extrema izquierda. Acompañados por unos políticos, dirigentes de Los Verdes y de Die Linke, para sabotear la manifestación de «mujeres fascistas». Según ellos, la protesta contra las agresiones sexuales aludía a sus autores inmigrantes. Luego era una «manifestación xenófoba e islamófoba. La ultraizquierda ganó. La Policía no protegió a la manifestación autorizada de mujeres frente al sabotaje de la violenta contramanifestación porque en esta había parlamentarios. Hay más razones. Convocaba la manifestación Leila Bilge, una inmigrante kurda y musulmana combativa. Si fuera de izquierdas o islamista estaría a diario en todas las televisiones y galas oficiales. Pero Leila Bilge es miembro de Alternativa por Alemania (AfD), un partido derechista que ha pasado a ocupar todo el espacio político que ha abandonado la CDU de Angela Merkel, en su deriva a la izquierda. Merkel, la izquierda y casi todos los medios tachan de «nazis», «ultraderechistas» y «xenófobos» a los militantes del AfD. Incluso a la kurda y musulmana Leila Bilge u otros inmigrantes de este partido. Que es legal. Que es de derechas. Que es democrático en funcionamiento, estatutos y objetivos. Que tiene 93 escaños en el Bundestag. Y que es desde ayer, según los sondeos, el segundo partido de Alemania, ya por encima del histórico SPD. La Policía y los medios ayudan a la «ultraizquierda» y atacan a la «ultraderecha». Pero la terca realidad es que las alemanas temen por su seguridad. No van a manifestaciones con la AfD. Muchas por miedo a ser tachadas de nazis. Pero ejercen su voto secreto. Como en septiembre. Como en los sondeos que ya han hecho del AfD el segundo partido de Alemania. Mientras la musulmana Bilge que exige legalidad y seguridad es agredida impunemente por izquierdistas en presencia de la Policía, otro musulmán, el sirio Ahmad A. ante las cámaras de SpiegelTV se declara feliz de estar en Alemania. Con sus dos mujeres y sus siete hijos está cómodo en la casa que le han dado. Pero advierte de que tendrán que ampliarla si trae otras dos mujeres hasta las cuatro que le permite su ley. ¿Bigamia, poligamia? Dice que a él no le afectan las leyes alemanas, solo la sharía. Tendrá los hijos que diga Alá, «veinte o más», dice con desenfado. Es refugiado pese a no cumplir las condiciones. Llegado por muchos países sin guerra. Estuvo en Grecia, Francia y Dinamarca. Pero quería Alemania. No buscaba seguridad. Esa la habría tenido en esos países. Quería las subvenciones. Ah, y dice que no piensa aprender alemán ni trabajar, que prefiere quedarse con los niños. Que con el dinero que recibe por ellos no lo necesita. Mientras, los trabajadores alemanes sufren dramáticos recortes en prestaciones y los servicios municipales se deterioran sin parar. Pregunten los sesudos analistas que cómo es posible el cada vez mayor éxito del AfD.
1
...