Infortelecom

Noticias de urss

05-10-2021 | Fuente: elmundo.es
Karl Schlögel: "La vida cotidiana en la URSS era un estado de emergencia psicológica permanente"
El alemán Karl Schlögel reconstruye el imperio de la antigua URSS a través de la vida de las cosas y el día a día de los rusos en 'El siglo soviético' 
05-10-2021 | Fuente: elmundo.es
Karl Schlögel: "La vida cotidiana en la URSS era un estado de emergencia psicológico permanente"
El alemán Karl Schlögel reconstruye el imperio de la antigua URSS a través de la vida de las cosas y el día a día de los rusos en 'El siglo soviético' 
28-09-2021 | Fuente: as.com
?Jugar en el Sheriff era como una película de los sesenta de la URSS?
Futbolistas y entrenadores españoles que pasaron por el Sheriff, rival del Madrid, cuentan su experiencia en este equipo fundado por un exagente del KGB en una región moldava que es un limbo político en Europa.
25-09-2021 | Fuente: abc.es
Liberados los dos canadienses detenidos en China tras la vuelta de la vicepresidenta de Huawei
Como en los tiempos de la extinta Unión Soviética, también hay canje de prisioneros en la 'Nueva Guerra Fría' que libran Estados Unidos y China y que, en este caso, ha salpicado a Canadá. Justo después de que Meng Wanzhou, hija del fundador de Huawei, partiera de Vancouver tras alcanzar un acuerdo que evitaba su extradición al tribunal de Nueva York que la reclamaba, Pekín liberaba a dos canadienses que tenía encarcelados por espionaje. Tal y como anunció este sábado el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, «el avión que transporta a Michael Kovrig y Michel Spavor ha salido ya del espacio aéreo chino y están volviendo a casa». Después de casi tres años de saga judicial y diplomática, se consuma así la segunda parte del trato entre EE.UU., China y Canadá para liberar a la vicepresidenta de Huawei. A cambio de reconocer su responsabilidad proporcionando información falsa para que su compañía sorteara las sanciones estadounidenses contra Irán, Meng evitó la extradición para ser juzgada en Nueva York y los cargos contra ella serán sobreseídos en diciembre del próximo año. Tras el acuerdo, despegaba en la tarde del viernes del aeropuerto de Vancouver en un vuelo no programado de Air China rumbo a Shenzhen, donde la compañía tiene su sede. Horas después, otro avión sacaba de China a los 'Michaels', como se conoce a los dos canadienses procesados por espionaje. Detenidos en diciembre de 2018, justo después del arresto en Vancouver de Meng Wanzhou, su caso ha sido visto siempre como una dura represalia por parte de Pekín. Mientras la ejecutiva de Huawei ha vivido en libertad condicional en una de sus mansiones en Vancouver, Spavor y Kovrig han pasado todo este tiempo en prisión y sin apenas contacto con su familia ni con los diplomáticos de su país. En un oscuro proceso, ambos fueron juzgados por espionaje a puerta cerrada y sin que se hicieran públicas las pruebas en su contra. Solo después de la condena a once años de cárcel a Michael Spavor, un empresario que hacía negocios con Corea del Norte y tenía relación con Kim Jong-un, los medios oficiales chinos publicaron que había enviado fotos de aviones militares a Michael Kovrig, exdiplomático y analista político que vivía en Pekín. En medio de esta crisis, otro canadiense que ya había sido condenado a 15 años de prisión por tráfico de drogas, Robert Schellenberg, fue sentenciado a pena de muerte al repetirse su juicio al aparecer nuevos testimonios en su contra. Una coincidencia que Canadá y el resto de países occidentales denunciaron como «diplomacia de los rehenes» por la opacidad y falta de garantías del sistema judicial chino. Con este trato, el presidente de EE.UU., Joe Biden, tiene un gesto con Xi Jinping para mejorar sus relaciones tras el turbulento mandato de Trump, quien no ocultaba que la detención de Meng Wanzhou le servía para negociar en la guerra comercial con China. Como en los tiempos de la desaparecida URSS, también hay canje de prisioneros en la 'Nueva Guerra Fría'.
31-08-2021 | Fuente: abc.es
El emirato ante su gran batalla: gobernar Afganistán
Empieza la nueva era del emirato islámico de Afganistán después de dos décadas de ocupación estadounidense. Los talibanes esperaron con paciencia al día 31, pero no concedieron un segundo de más al enemigo. Cuando el último C17 del aeropuerto internacional de Kabul a las 23.59 del lunes, el cielo de la capital se llenó de disparos, aunque esta vez fueron de alegría. Por la mañana llegó el turno de recorrer el aeropuerto, el último punto en el que los estadounidenses se afanaron en una caótica evacuación que deja a miles y miles de colaboradores en tierra. El portavoz talibán, Zabihulá Muyahid, declaró la «victoria definitiva» y definió a Afganistán como «una nación libre y soberana» que tiene ahora «total independencia». Muyahid recordó también que «nuestra nación ha sufrido guerras e invasiones y la gente no tiene más tolerancia», pero de cara al futuro quiso mostrar la cara más diplomática del movimiento y dijo que desean «una relación buena y diplomática» con Washington. Ese tono dialogante cambió para lanzar una advertencia «a quien vea a Afganistán con malos ojos» porque, según el portavoz islamista, «correrá la misma suerte que los estadounidenses». La entrada al aeropuerto fue un todo un acontecimiento al que se sumaron los mandos políticos y religiosos del grupo. Escoltados por la unidad de élite ?Badri? recorrieron la zona militar e inspecciones los aviones y vehículos dejados por el enemigo. Cuando la URSS se retiró en 1989 dejó atrás un mar de chatarra aun visible en valles y desiertos del país, Estados Unidos ha dejado todo un arsenal en manos de los islamistas, la mayor parte pertenecía al desaparecido Ejército afgano. Los responsables talibanes recordaron una vez a los afganos que deseen salir del país que «no frenaremos la salida de nadie, sin importar que haya colaborado con los extranjeros», pero para ello deben poner en marcha de nuevo un aeropuerto que, desde el adiós de Estados Unidos, permaneció en silencio. Desde la OTAN, el secretario general, Jens Stoltenberg, declaró que «es esencial mantenerlo abierto tanto para la llegada de ayuda humanitaria como para garantizar la salida seguro de aquellos que no lo han logrado estos días». La decisión final ahora no depende del Pentágono, está en manos del Emirato. «Unidad nacional» El aeródromo, que conserva el nombre del expresidente Hamid Karzai, se ha convertido en el símbolo de la retirada para los derrotados y en el de la reconquista para los vencedores. Dos décadas después los talibanes retoman el poder y son mucho más fuertes que en los noventa, cuando se enfrentaban a una feroz oposición interna por parte de la Alianza del Norte, hoy solo resiste el pequeño valle del Panshir. La gran batalla que tienen ahora los islamistas es empezar a gobernar y Muyahid hizo un llamamiento a los afganos a «superar las diferencias internas y estar unidos». Esa llamada a la unidad nacional debería plasmarse también en el nuevo gobierno que, según el ministro de Exteriores de Pakistán, Shah Mahmud Qureshi, será de «consenso» y se formará «en los próximos días». Qureshi recibió en Islamabad a su homólogo alemán, Heiko Maas, y de nuevo quedó claro que el vecino Pakistán es un país clave para entender la situación en territorio afgano, no en vano este fue el santuario de los líderes talibanes durante veinte años y aquí se encuentra una de las shuras más importantes del grupo, la de Quetta. Ese carácter inclusivo se lo podría dar la entrada en el juego político del Emirato de figuras del anterior sistema como Karzai o Abdulá Abdulá, jefe negociador que además podría servir de puente para tratar de resolver la crisis en el Panjshir porque fue uno de lo lugartenientes del mítico Ahmad Sha Masud. Más fuertes que en los 90 Talibanes y Estados Unidos cumplieron lo acordado en Doha en febrero de 2020 y cada uno obtuvo su premio. Los talibanes tienen el poder y los estadounidenses se han podido retirar sin sufrir el acoso talibán, al contrario, la coordinación con los islamistas ha sido clave para hacer frente a la amenaza de braz local del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en los últimos días de la caótica evacuación. Es una incógnita saber cómo será la relación futura, pero países como Turquía, Rusia, China o India ya han comenzado sus contactos con el Emirato. «Hay que ser cautos, pero por lo visto hasta ahora no estamos ante los talibanes de los noventa. Aquellos solo querían pelear, estos se sentaron a negociar en Doha y han respetado sus acuerdos con Estados Unidos hasta el final. Son mucho más fuertes que antes, si logran la estabilidad interna y cierta complicidad regional, el país no volverá a convertirse en un santuario de terroristas», opina el analista paquistaní Humayoun Khan, uno de los rostros más mediáticos en el país en los temas relacionados con el vecino Afganistán. En las calles de Islamabad se mezcla la incredulidad por la velocidad con la que se han desarrollado los hechos en el país vecino con el orgullo que no ocultan los movimientos islamistas que admiran la estrategia talibán y les consideran unos héroes tras derrotar a la mayor potencia militar del mundo. Los paquistaníes ya acogen a 3 millones de refugiados afganos y en cuanto se abran los pasos fronterizos se espera la llegada de miles de personas.
06-08-2021 | Fuente: as.com
El final más polémico de la historia de los Juegos
Múnich 1972 trajo un partido de película. En plena 'Guerra Fría', la URSS derrotó a Estados Unidos. Unos hablan de milagro, otros de 'robo del siglo'.
06-08-2021 | Fuente: elmundo.es
Cuando García Márquez viajó a la URSS: "Un mundo nuevo en el que todo es anticuado y revenido"
"Yo no quería conocer una Unión Soviética peinada para recibir una visita", escribió García Márquez. En 1957 descubrió un 'mundo nuevo' donde todo parecía "revenido" 
04-08-2021 | Fuente: abc.es
De Comaneci a Tsimanouskaya: deportistas que huyeron de su país aprovechando el deporte
El lamentable caso de la atleta bielorrusa Krystsina Tsimanouskaya que denunció el pasado domingo que el Gobierno de Alexander Lukashenko la obligaba a abandonar Japón contra su voluntad nos recuerda que el deporte ha sido una vía de escape poderosa para muchos atletas que viven bajo férreas dictaduras. Tras quedar eliminada de los Juegos Olimpícos 2020, la velocista, de 24 años, criticó por redes sociales a su equipo de atletismo y al Comité Olímpico Bielorruso, presidido por Viktor Lukashenko, hijo del dictador. Ante el revuelo montado en la Villa Olímpica, Polonia la acogió en su Embajada y le otorgó un visado con el que podrá viajar al país, que ya le ha ofrecido asilo político. La joven abordó esta mañana un vuelo a la ciudad de Viena para continuar su viaje a Varsovia, destino final donde se encontrará con su marido que huyó a Ucrania. Tsimanouskaya fue una de las más de 2.000 figuras del deporte de Bielorrusia que firmaron una carta abierta pidiendo nuevas elecciones y la liberación de los presos políticos. Pero Tsimanouskaya no ha sido la única. En estos Juegos Olímpicos, el venezolano Eldric Sella, que participó en el Equipo Olímpico de atletas Refugiados, se le negó la entrada a Trinidad y Tobago, país donde residía desde 2018 por tener el pasaporte vencido. Ahora, tramita su asilo político en Canadá. «Notifico que hemos solicitado formalmente a (el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) Acnur que active protocolos de reasentamiento humanitario para que nuestro compatriota el boxeador olímpico Eldric Sella (24 años) sea recibido en Canadá», informaba de esta manera el opositor venezolano Orlando Viera-Blanco, embajador de Juan Guaidó en el país norteamericano. Durante los JJ. OO. de Atlanta, es Estados Unidos, en 1996, tres deportistas cubanos desertaron de la delegación, que se presentó a la competición con 170 atletas. Dos boxeadores y el jugador de béisbol, Rolando Arrojo, huyeron de la dictadura de Fidel Castro y pidieron asilo en EE.UU. Castro, en respuesta, acusó a Estados Unidos de tratar de desmoralizar a su equipo. «A lo largo de la Revolución hemos tenido Judas en todos los sectores, y entre ellos en el sector atlético, que es donde más le duele al pueblo», dijo Fidel Castro tras conocer la noticia. Una situación similar se vivió en el 2007, cuando tres deportistas cubanos asistieron a los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro y terminaron pidieron asilo político. En el 2012, cinco jugadores cubanos de baloncesto aprovecharon un torneo en Puerto Rico para pedir asilo en la embajada de EE.UU. Según el portal El Observador de Uruguay, «el país que más deportistas desertores ha tenido en los últimos años» es Cuba. Durante los Panamericanos de Toronto (2015), se reportaron al menos 28 deportistas que hicieron lo mismo. Propaganda comunista Tras su participación en la olimpiadas en Montreal en 1976, su fama y su reconocimiento mundial hizo que la exgimnasta rumana, Nadia Comaneci, consagrada con el «10 perfecto» se planteara huir del régimen comunista de Nicolae Ceausescu que a su regreso la utilizó como instrumento político. Pero no fue hasta noviembre de 1989 cuando huyó de Rumanía por la frontera hasta Hungría, continuó a Austria y terminó solicitando asilo político en Estados Unidos. La admiración que despertó sirvió como propaganda del régimen comunista, del que sufrió una dura condena en forma de un estricto control. Según la Deutsche Welle, el primer caso de deserción sucedió en los Juegos Olímpicos de Londres 1948. Entonces, la entrenadora del equipo femenino de gimnasia de Checoslovaquia se rehusó a regresar a su país, acusando que allí no había libertad luego que se convirtiera en un satélite de la entonces Unión Soviética. Luego, en 1956, en los Juegos Olímpicos de Melbourne, casi la mitad del equipo húngaro -compuesto por cien personas- desertó luego que los soviéticos aplastaran manifestaciones en el país. Siguiendo esa misma línea, en las Olimpiadas de Moscú 1980, «cinco miembros de la delegación de Afganistán desertaron» luego de que la URSS invadiera su país. The New York Times recuerda algunas cifras: en los Juegos Olímpicos Londres 2012, «82 atletas y oficiales» pidieron asilo al Reino Unido. De igual forma, aprovechando el Mundial de Fútbol Brasil 2014, 200 personas de Ghana pidieron refugio.
04-08-2021 | Fuente: abc.es
De Comaneci a Tsimanouskaya: deportistas que huyeron de su país aprovechando los Juegos
El lamentable caso de la atleta bielorrusa Krystsina Tsimanouskaya que denunció el pasado domingo que el Gobierno de Alexander Lukashenko la obligaba a abandonar Japón contra su voluntad nos recuerda que el deporte ha sido una vía de escape poderosa para muchos atletas que viven bajo férreas dictaduras. Tras quedar eliminada de los Juegos Olimpícos 2020, la velocista, de 24 años, criticó por redes sociales a su equipo de atletismo y al Comité Olímpico Bielorruso, presidido por Viktor Lukashenko, hijo del dictador. Ante el revuelo montado en la Villa Olímpica, Polonia la acogió en su Embajada y le otorgó un visado con el que podrá viajar al país, que ya le ha ofrecido asilo político. La joven abordó esta mañana un vuelo a la ciudad de Viena para continuar su viaje a Varsovia, destino final donde se encontrará con su marido que huyó a Ucrania. Tsimanouskaya fue una de las más de 2.000 figuras del deporte de Bielorrusia que firmaron una carta abierta pidiendo nuevas elecciones y la liberación de los presos políticos. Pero Tsimanouskaya no ha sido la única. En estos Juegos Olímpicos, al venezolano Eldric Sella, que participó en el Equipo Olímpico de atletas Refugiados, se le negó la entrada a Trinidad y Tobago, país donde residía desde 2018 por tener el pasaporte vencido. Ahora, tramita su asilo político en Canadá. «Notifico que hemos solicitado formalmente a (el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) Acnur que active protocolos de reasentamiento humanitario para que nuestro compatriota el boxeador olímpico Eldric Sella (24 años) sea recibido en Canadá», informaba de esta manera el opositor venezolano Orlando Viera-Blanco, embajador de Juan Guaidó en el país norteamericano. Durante los JJ. OO. de Atlanta, en Estados Unidos, en 1996, tres deportistas cubanos desertaron de la delegación, que se presentó a la competición con 170 atletas. Dos boxeadores y el jugador de béisbol, Rolando Arrojo, huyeron de la dictadura de Fidel Castro y pidieron asilo en EE.UU. Castro, en respuesta, acusó a Estados Unidos de tratar de desmoralizar a su equipo. «A lo largo de la Revolución hemos tenido Judas en todos los sectores, y entre ellos en el sector atlético, que es donde más le duele al pueblo», dijo Fidel Castro tras conocer la noticia. Una situación similar se vivió en el 2007, cuando tres deportistas cubanos asistieron a los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro y terminaron pidiendo asilo político. En el 2012, cinco jugadores cubanos de baloncesto aprovecharon un torneo en Puerto Rico para pedir asilo en la embajada de EE.UU. Según el portal 'El Observador de Uruguay', «el país que más deportistas desertores ha tenido en los últimos años» es Cuba. Durante los Panamericanos de Toronto (2015), se reportaron al menos 28 deportistas que hicieron lo mismo. Propaganda comunista Tras su participación en la olimpiadas en Montreal en 1976, su fama y su reconocimiento mundial hizo que la exgimnasta rumana, Nadia Comaneci, consagrada con el «10 perfecto» se planteara huir del régimen comunista de Nicolae Ceausescu que a su regreso la utilizó como instrumento político. Pero no fue hasta noviembre de 1989 cuando huyó de Rumanía por la frontera hasta Hungría, continuó a Austria y terminó solicitando asilo político en Estados Unidos. La admiración que despertó sirvió como propaganda del régimen comunista, del que sufrió una dura condena en forma de un estricto control. Según la Deutsche Welle, el primer caso de deserción sucedió en los Juegos Olímpicos de Londres 1948. Entonces, la entrenadora del equipo femenino de gimnasia de Checoslovaquia se rehusó a regresar a su país, acusando que allí no había libertad después de que se convirtiera en un satélite de la entonces Unión Soviética. Luego, en 1956, en los Juegos Olímpicos de Melbourne, casi la mitad del equipo húngaro ?compuesto por cien personas? desertó cuando los soviéticos aplastaron manifestaciones en el país. Siguiendo esa misma línea, en las Olimpiadas de Moscú 1980, «cinco miembros de la delegación de Afganistán desertaron» luego de que la URSS invadiera su país. The New York Times recuerda algunas cifras: en los Juegos Olímpicos Londres 2012, «82 atletas y oficiales» pidieron asilo al Reino Unido. De igual forma, aprovechando el Mundial de Fútbol Brasil 2014, 200 personas de Ghana pidieron refugio.
26-07-2021 | Fuente: as.com
URSS, CEI, Rusia... y ahora ROC: los rusos recuperan el oro
El equipo liderado por Nikita Nagorny ganó la competición colectiva en el Ariake Arena ante Japón. Ganaron por 103 centésimas.
...
10
...