Infortelecom

Noticias de union europea

22-04-2022 | Fuente: elmundo.es
España enviará a Ucrania 29 forenses y 10 especialistas en autopsias para investigar crímenes de guerra
A través del Ministerio de Justicia colaborará con el Gobierno ucraniano, con la Fiscalía de la Corte Penal Internacional y con la Unión Europea en trabajo de campo 
21-04-2022 | Fuente: as.com
Primer paso de la Unión Europea para tener un cargador universal para todos los móviles
La Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor ha respaldado, con 43 votos a favor y dos en contra, impulsar la iniciativa de unificar los cargadores.
21-04-2022 | Fuente: abc.es
Macron gana a Le Pen en un debate marcado por las acusaciones de «dependencia» de Putin de la extrema derecha
Prensa escrita, radios y telvisiones estiman que Emmanuel Macron ganó a Marine Le Pen el gran debate nacional previo a la segunda vuelta presidencial, el domingo, cuando la prensa europea de referencia destaca las acusaciones de «dependencia financiera» de Putin de la candidata de extrema derecha. Según una encuesta propia de Le Figaro, más del 60% de los lectores del matutino conservador estimaban la mañana del jueves que Macron había ganado a Le Pen, que solo habría ganado por un 39 de sus lectores. Una ventaja de más de 20 puntos, doce horas después del debate retransmitido por todas las cadenas de radio y tv. Según el sondeo de BFMTV, primera cadena de información permanente, privada, Macron ganó a Le Pen por 59%, frente al 20%. Una ventaja semejante de 20 puntos. RTL, primera cadena de radio, generalista, repite las mismas cifras. El semanario L?Express presenta el debate con este titular a toda página: «Macron juzgado más convincente que Le Pen». El matutino financiero L?Opinion estima que Macron fue el ganador «claramente». En la portada de Liberation, una foto de Le Pen es presentada con este titular: «No convence nunca». Le Monde titula: «Nueva cita fallida para Marine Le Pen, asfixiada por un Macron ofensivo». Un duelo de dimensiones continentales Desde hace días, la prensa europea de referencia política y financiera había insistido en la dimensión continental del duelo entre el presidente saliente y la candidata conservadora, que propone « desmantelar» la Unión Europea (UE) , sustituida por una Alianza de Naciones Soberanas que debería tener, a su modo de ver, «relaciones privilegiadas» con Rusia. En ese terreno, Financial Times, resume el debate con este titular: «Emmanuel Macron acusa a Marine Le Pen de dependencia de Vladimir Putin». Desde esa misma perspectiva, la Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ), presenta el debate con este titular: «Le Pen: "No deberíamos hacernos el harakiri para castigar a Rusia». Südetusche Zeitung prefiere insistir en el 'detalle' internacional más sensible del debate: «Macron acusa a Le Pen de depender de Putin».
20-04-2022 | Fuente: abc.es
Grecia confisca un petrolero ruso con 19 tripulantes a bordo por las sanciones tras la invasión de Ucrania
Grecia se ha apoderado de un petrolero ruso con 19 tripulantes a bordo en virtud de las sanciones a Ucrania impuestas por la Unión Europea, informó Reuters. La guardia costera griega anunció este martes que había detenido a Pegas, un petrolero de bandera rusa, cerca de la ciudad de Karystos. «Ha sido incautado como parte de las sanciones de la UE», dijo un funcionario del Ministerio de Transporte Marítimo griego. Con exenciones limitadas, a principios de abril, la UE prohibió la entrada de buques rusos a los puertos del bloque. Antes de ser confiscado, Pegas había sufrido una avería mecánica y estaba siendo arrastrado por remolcadores a la península griega del Peloponeso, donde su carga se iba a trasladar a otro barco, según la Agencia de Noticias de Atenas. Sin embargo, durante este viaje, el petrolero se vio obligado a amarrar cerca de Karystos debido al mar embravecido, donde luego fue incautado por las autoridades portuarias griegas. Pegas había partido de Marmara Ere?lisi, una ciudad en Turquía, y navegó durante cinco días hasta llegar a Karystos, según la web de seguimiento de embarcaciones Marine Traffic. El petrolero fue construido en 2003, tiene 249 metros de largo y está valorado en 15,9 millones de dólares. La embajada rusa en Atenas, la capital griega, dijo en Twitter que estaba investigando el caso y que estaba en contacto con las autoridades griegas. Un portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. dijo que Estados Unidos acogió con beneplácito los esfuerzos de Grecia para implementar las sanciones «iniciadas en respuesta a la invasión brutal y no provocada de Ucrania por parte de Rusia». «Estamos al tanto de los informes de que el petrolero está cargado con crudo iraní», agregó el portavoz, sin tomar posición sobre la veracidad de dichos informes. El grupo de defensa estadounidense United Against Nuclear Iran (UANI), que monitorea el tráfico de petroleros relacionados con Irán a través del seguimiento de barcos y satélites, dijo que Pegas cargó alrededor de 700,000 barriles de petróleo crudo de la isla Sirri de Irán el 19 de agosto de 2021. Posteriormente, trató de descargar la carga en un puerto turco antes de dirigirse a Grecia, según mostró la UANI en su análisis. Un oficial de la guardia costera griega dijo que la carga de petróleo del barco no había sido confiscada. No estaba claro quién fue el fletador de la carga, pero el buque fue administrado por Transmorflot, con sede en Rusia.
20-04-2022 | Fuente: abc.es
El plan de austeridad energética de Italia para no depender de Rusia
El Gobierno de Mario Draghi revolucionará algo el verano y el invierno de los italianos, pues tendrán un poco menos fresco en el estío y menos calor en invierno. Con ello se pretende ahorrar unos 4.000 millones de metros cúbicos de gas y depender menos de Rusia, país del que se importan 30.000 millones de metros cúbicos de gas al año, el 40 % del consumo en Italia. El plan de ahorro energético se denomina 'Operación termostato', entrará en vigor el uno de mayo y durará hasta el 31 de marzo del 2023. De momento, se limita a las administraciones públicas y escuelas, pero el plan de austeridad se podría extender a particulares y alumbrado público. El objetivo del Gobierno italiano es prepararse para la hipótesis de que Europa adopte la línea más dura en las sanciones contra Rusia: El embargo de gas. Italia tiene reservas hasta octubre, pero el Ejecutivo no quiere correr ningún riesgo después del otoño. Para no tener problemas en invierno, Draghi ha decidido limitar el consumo a partir de ahora. Además, para no depender del gas ruso, el primer ministro italiano está estableciendo acuerdos para el suministro de gas con otros países, muy particularmente con Argelia. Plan de austeridad En las oficinas de los ministerios, entes locales y escuelas, la temperatura del aire acondicionado no podrá ser inferior a 27 grados, con un margen de dos grados. Es decir, en verano ninguna oficina pública puede tener una temperatura inferior a 25 grados. En invierno, el termostato de las máquinas de aire acondicionado o radiadores no podrá subir la temperatura en las oficinas públicas y escuelas por encima de los 19 grados. Hasta ahora, el límite estaba fijado en 20 grados. Aunque también en este caso hay dos grados de tolerancia, por lo que el máximo posible será de 21 grados. Queda abierta, por ahora, la cuestión de los controles de las temperaturas y la posibilidad de extender las normas también a los particulares. Fuera de la operación de ahorro energético permanecerán los hospitales, residencias de ancianos y clínicas. Ya se han fijado las multas, entre 500 y 3.000 euros, para quienes no cumplan con la ley. En principio, los controles estarán a cargo de los inspectores de trabajo en las oficinas públicas. «Al salir, apaga la luz» En las oficinas, el 57% del consumo energético viene dado por la climatización. Según algunas estimaciones, cada grado menos permite ahorrar entre un 5% y un 10% del consumo. El porcentaje de ahorro depende de la zona climática (10 % para la más fría, como en Lombardía, al norte de Italia; 5 % para la más cálida, como Sicilia). Obviamente, también depende del aislamiento térmico del edificio. Para el ministro de las Administraciones Públicas, Renato Brunetta, la «operación termostato» es una señal positiva. «Me recuerda -ha dicho el ministro- a mi madre que me decía: 'cuando salgas de la habitación, apaga la luz'. Tengo la intención de colocar paneles solares en los techos de un millón de edificios públicos, especialmente en las escuelas. No solucionaría la dependencia del gas ruso, pero tendría un enorme valor educativo». La medida es apoyada por los partidos. Angela Masi, diputada del Movimiento 5 Estrellas, explica: «Es justo que la Administración Pública dé el ejemplo, reduzca el despilfarro y sensibilice a la ciudadanía para racionalizar el consumo. Esta es una manera fácil de ayudar a reducir las necesidades de gas». Draghi: «La paz vale sacrificios» El ahorro energético no se limitará seguramente solo al aire acondicionado y calefacción en los edificios públicos. El gobierno de Draghi también está pensando en medidas para viviendas particulares y la reducción del alumbrado público en los municipios. Esto significaría menos farolas encendidas en las calles. En efecto, el Ejecutivo está evaluando la inclusión de una regla para limitar la cantidad de farolas encendidas y las horas de iluminación. Siguiendo la misma lógica, el encendido de la luz en las áreas comunes de edificios privados podría reducirse. Desde luego, si el ahorro no mejora con las primeras medidas que se inician en mayo, el gobierno pediría la colaboración de los ciudadanos y extendería la «operación termostato» a particulares y alumbrado público. De hecho, el primer ministro, Mario Draghi, ya la ha pedido. El pasado 6 de abril, Draghi llegó a decir en una rueda de prensa que hoy la Unión Europea debería preguntarse si el precio del gas se puede canjear por paz, y luego hizo esta pregunta provocadora que difícilmente olvidarán los italianos: «¿Qué preferimos? ¿Paz, o estar tranquilos con el aire acondicionado encendido todo el verano?». La sentencia de Draghi sobre el dilema entre la paz y el aire acondicionado causó cierta polémica. Por eso, el primer ministro se vio obligado a dar una explicación a los italianos: «Quería enviar dos mensajes que creo que son importantes. El primero, simbólico: la paz vale sacrificios. La segunda, más factual: el sacrificio, en este caso, es contenido, igual a unos grados de temperatura más o menos. La paz es el valor más importante, independientemente del sacrificio, pero en este caso el sacrificio también es pequeño», dijo Draghi al Corriere, el pasado domingo, en la primera y única entrevista que ha concedido desde el 13 de febrero de 2021, fecha en que asumió la jefatura del Gobierno de unidad nacional por encargo del presidente Mattarella.
18-04-2022 | Fuente: abc.es
Zelenski anuncia el inicio de la ofensiva rusa en el este de Ucrania
El Ejército ruso ya ha comenzado la llamada ?Batalla del Donbass?, según el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski. El mandatario ucraniano ha afirmado este lunes en un mensaje en su canal de Telegram que altos funcionarios han confirmado que Moscú ha comenzado una nueva ofensiva en la mayor parte del flanco este de Ucrania. «Ahora podemos decir que las fuerzas rusas han comenzado la batalla de Donbass, para la que se han preparado durante mucho tiempo». afirmó. Horas antes, el coronel Oleksandr Motuzyanyk, portavoz del Ministerio de Defensa de Ucrania, había apuntado: «Rusia está cerca de completar la reagrupación de sus tropas para la invasión de la región oriental. Además, han incrementado en más del 50 por ciento sus ataques aéreos, que están provocando graves daños en las infraestructuras. Pero el enemigo aún no ha logrado apoderarse de Mariúpol, donde se está viviendo una grave crisis humanitaria». Así explicó la difícil situación por la que pasan sus tropas en la región del Donbass, el principal objetivo actual de Vladímir Putin. «Están tratando de cercar Járkov, donde los enfrentamientos son intensos», añadió, asegurando que sus soldados han logrado liberar algunos pueblos, aunque se negó a detallar cuáles. En el otro extremo, Sloviansk podría caer en manos de los rusos en cualquier momento. Aterrar a la población Pero la estrategia de Moscú no se centra exclusivamente en esta zona rusoparlante. Aunque sus militares se han retirado del resto del país, continúa aterrando a la población de las grandes ciudades con sus misiles. Incluso en lugares muy distantes, como Leópolis. Allí, a menos de cien kilómetros de la frontera con Polonia, cuatro misiles provocaron por la mañana la muerte de al menos siete civiles y heridas a otros once, de los cuales dos están en situación crítica y uno es un niño. Según la información proporcionada por las autoridades ucranianas, tres proyectiles destruyeron almacenes que su ejército ya no utiliza y el último alcanzó un coche en cuyo interior resultaron muertos sus cuatro ocupantes. «Ha sido un ataque salvaje contra una gasolinera de uso exclusivamente civil», recriminó el gobernador de Leópolis, Maksym Kozytskyy. Ocho viviendas y una escuela sufrieron daños en la ciudad, la más importante del oeste de Ucrania. Rusia, sin embargo, aseguró que golpeó cientos de objetivos militares durante la noche, entre los que se encuentran dieciséis infraestructuras militares del este. Su Ministerio de Defensa confirmó la información de Motuzyanyk al detallar que su fuerza aérea atacó ciento ocho posiciones del enemigo ucraniano. Y Moscú confía en salir pronto victorioso del asedio a Mariúpol, un enclave estratégico que conecta la península de Crimea, anexionada en 2014, con el Donbass, donde los independentistas son numerosos. Contestando a la pregunta de este diario, el portavoz de Defensa de Kiev reconoció lo que muchos soldados denuncian sobre el terreno: el armamento escasea. Aunque no detalló cuál es la situación concreta «porque es información confidencial», tras agradecer el apoyo de los países que han ayudado a Ucrania con sistemas de guerra -entre ellos España- y recordar que «Ucrania no solo lucha por su territorio, sino por toda Europa», dio algunas pistas a la hora de enumerar lo que le gustaría recibir de las potencias occidentales: «Vehículos blindados, sistemas antiaéreos y de artillería, y equipos de guerra electrónica». En cualquier caso, los soldados ucranianos con los que ha podido hablar este periodista añaden que sus compañeros en el frente también están sufriendo problemas de abastecimiento, un mal que afecta también a sus enemigos. Aunque la ciudadanía ayuda con todo lo que puede, cocinando para ellos y ofreciéndoles alojamiento si lo necesitan, la situación en las zonas en las que se libran los combates más intensos es desesperada. Y la misma sensación tienen los familiares de los militares ucranianos apresados por las fuerzas rusas. «Una amiga lleva desde el pasado día 10 sin noticias de su hermano, que estaba luchando en Mariúpol. Su nombre ha aparecido en las listas de los prisioneros capturados por los rusos, pero no hay más información. Suponemos que querrán intercambiarlo, pero tememos por su vida», cuenta Nadia Mazun, residente en Kiev. «Qué diferencia con el trato que reciben los rusos en Ucrania. A los prisioneros incluso les dejan llamar a sus familiares. Hemos escuchado las grabaciones de sus llamadas, mientras que otras de madres rusas hablando con sus hijos en el frente demostraban que no les importa que violen a mujeres ucranianas», denuncia indignada. Sin duda, la propaganda es un camino de doble sentido. Más retornados Como también lo es el viaje que hacen los refugiados. No en vano, por primera vez, el pasado domingo el número de ucranianos que entraron en Polonia fue inferior al de quienes salieron. Concretamente, 17.300 personas accedieron por ese país a la Unión Europea, mientras que 19.300 regresaron a Ucrania. Se certifica así una tendencia que es evidente en la estación de tren de la localidad fronteriza de Przemysl, donde cada día se reduce el flujo de refugiados mientras aumenta el de retornados. No obstante, el Alto Comisariado para Naciones Unidas todavía cuantifica en 4,9 millones el número de ucranianos que han huido del país desde que la invasión ordenada por el Kremlin comenzó el pasado 24 de febrero. El 80 por ciento ha buscado cobijo en la UE, y más de la mitad ha llegado a través de Polonia.
18-04-2022 | Fuente: abc.es
«La batalla del Donbass ha comenzado»
El Ejército ruso ya ha comenzado la llamada ?Batalla del Donbass?, según el presidente de Ucrania , Volodímir Zelenski . El mandatario ucraniano ha afirmado este lunes en un mensaje en su canal de Telegram que altos funcionarios han confirmado que Moscú ha comenzado una nueva ofensiva en la mayor parte del flanco este de Ucrania. «Ahora podemos decir que las fuerzas rusas han comenzado la batalla de Donbass, para la que se han preparado durante mucho tiempo». afirmó. Horas antes, el coronel Oleksandr Motuzyanyk, portavoz del Ministerio de Defensa de Ucrania, había apuntado: «Rusia está cerca de completar la reagrupación de sus tropas para la invasión de la región oriental. Además, han incrementado en más del 50 por ciento sus ataques aéreos, que están provocando graves daños en las infraestructuras. Pero el enemigo aún no ha logrado apoderarse de Mariúpol, donde se está viviendo una grave crisis humanitaria». Así explicó la difícil situación por la que pasan sus tropas en la región del Donbass, el principal objetivo actual de Vladímir Putin. «Están tratando de cercar Járkov, donde los enfrentamientos son intensos», añadió, asegurando que sus soldados han logrado liberar algunos pueblos, aunque se negó a detallar cuáles. En el otro extremo, Sloviansk podría caer en manos de los rusos en cualquier momento. Aterrar a la población Pero la estrategia de Moscú no se centra exclusivamente en esta zona rusoparlante. Aunque sus militares se han retirado del resto del país, continúa aterrando a la población de las grandes ciudades con sus misiles. Incluso en lugares muy distantes, como Leópolis. Allí, a menos de cien kilómetros de la frontera con Polonia, cuatro misiles provocaron por la mañana la muerte de al menos siete civiles y heridas a otros once, de los cuales dos están en situación crítica y uno es un niño. Según la información proporcionada por las autoridades ucranianas, tres proyectiles destruyeron almacenes que su ejército ya no utiliza y el último alcanzó un coche en cuyo interior resultaron muertos sus cuatro ocupantes. «Ha sido un ataque salvaje contra una gasolinera de uso exclusivamente civil», recriminó el gobernador de Leópolis, Maksym Kozytskyy. Ocho viviendas y una escuela sufrieron daños en la ciudad, la más importante del oeste de Ucrania. Rusia, sin embargo, aseguró que golpeó cientos de objetivos militares durante la noche, entre los que se encuentran dieciséis infraestructuras militares del este. Su Ministerio de Defensa confirmó la información de Motuzyanyk al detallar que su fuerza aérea atacó ciento ocho posiciones del enemigo ucraniano . Y Moscú confía en salir pronto victorioso del asedio a Mariúpol, un enclave estratégico que conecta la península de Crimea, anexionada en 2014, con el Donbass, donde los independentistas son numerosos. Contestando a la pregunta de este diario, el portavoz de Defensa de Kiev reconoció lo que muchos soldados denuncian sobre el terreno: el armamento escasea. Aunque no detalló cuál es la situación concreta «porque es información confidencial», tras agradecer el apoyo de los países que han ayudado a Ucrania con sistemas de guerra -entre ellos España- y recordar que «Ucrania no solo lucha por su territorio, sino por toda Europa», dio algunas pistas a la hora de enumerar lo que le gustaría recibir de las potencias occidentales: «Vehículos blindados, sistemas antiaéreos y de artillería, y equipos de guerra electrónica». En cualquier caso, los soldados ucranianos con los que ha podido hablar este periodista añaden que sus compañeros en el frente también están sufriendo problemas de abastecimiento, un mal que afecta también a sus enemigos. Aunque la ciudadanía ayuda con todo lo que puede, cocinando para ellos y ofreciéndoles alojamiento si lo necesitan, la situación en las zonas en las que se libran los combates más intensos es desesperada. Y la misma sensación tienen los familiares de los militares ucranianos apresados por las fuerzas rusas. «Una amiga lleva desde el pasado día 10 sin noticias de su hermano, que estaba luchando en Mariúpol. Su nombre ha aparecido en las listas de los prisioneros capturados por los rusos, pero no hay más información. Suponemos que querrán intercambiarlo, pero tememos por su vida», cuenta Nadia Mazun, residente en Kiev. «Qué diferencia con el trato que reciben los rusos en Ucrania. A los prisioneros incluso les dejan llamar a sus familiares. Hemos escuchado las grabaciones de sus llamadas, mientras que otras de madres rusas hablando con sus hijos en el frente demostraban que no les importa que violen a mujeres ucranianas», denuncia indignada. Sin duda, la propaganda es un camino de doble sentido. Más retornados Como también lo es el viaje que hacen los refugiados. No en vano, por primera vez, el pasado domingo el número de ucranianos que entraron en Polonia fue inferior al de quienes salieron. Concretamente, 17.300 personas accedieron por ese país a la Unión Europea, mientras que 19.300 regresaron a Ucrania. Se certifica así una tendencia que es evidente en la estación de tren de la localidad fronteriza de Przemysl, donde cada día se reduce el flujo de refugiados mientras aumenta el de retornados. No obstante, el Alto Comisariado para Naciones Unidas todavía cuantifica en 4,9 millones el número de ucranianos que han huido del país desde que la invasión ordenada por el Kremlin comenzó el pasado 24 de febrero. El 80 por ciento ha buscado cobijo en la UE, y más de la mitad ha llegado a través de Polonia.
18-04-2022 | Fuente: abc.es
Ucrania concluye el primer trámite para entrar en la UE
Las autoridades ucranianas han entregado hoy las respuestas al cuestionario formal que inicia formalmente su proceso de adhesión a la Unión Europea. El trámite entra todavía en un escalón muy preliminar de una larga lista de decisiones posteriores, pero envía un mensaje político muy claro de apoyo a este país, sometido a una invasión por parte de Rusia. El cuestionario fue entregado a los miembros de la delegación de la UE en Kiev que acaba de ser reabierta, según indicó Ihor Zhovkva, subjefe de la oficina del presidente Volodimir Zelenski. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, había entregado el cuestionario formal a Zelenski y durante su visita a Kiev hace diez días junto al Alto Representante Josep Borrell. La presidenta Von der Leyen había prometido la tramitación más rápida posible de la candidatura de Ucrania para formar parte de la UE en un futuro. El cuestionario incluye una lista de requerimientos para que las autoridades ucranianas indiquen cuáles son sus instituciones y sus características así como sus políticas concretas, para determinar si se cumplen las condiciones mínimas para poder aproximarse a la Unión. En este caso se da por sentado que la mayoría de las respuestas se componen exclusivamente de promesas orientadas a un futuro en el que el país haya vuelto a la normalidad, dado que el grueso de su aparato administrativo está o destruido o dedicado exclusivamente a la defensa del país. Aún con todo, la Comisión tendría que emitir una recomendación teniendo en cuenta si las respuestas permiten pensar que existe una capacidad potencial del cumplimiento por parte de Ucrania con los criterios necesarios para iniciar las negociaciones. El portavoz ucraniano dijo en una emisora de radio que ahora «esperamos que la recomendación de la Comisión sea positiva, y luego la pelota estará del lado de los estados miembros de la UE». Según Kiev, el proceso podría ir tan rápido como para que los líderes de los países miembros aceptasen otorgar a Ucrania la condición de país candidato en la reunión ordinaria del Consejo Europeo de finales de junio. De confirmarse, sería el país que ha logrado atravesar estos pasos preliminares con más rapidez. Solo para obtener el cuestionario y el análisis de las respuestas otros países han tardado años. Una vez reconocido como país candidato se iniciarán las negociaciones formales sobre los 35 capítulos en los que está descrito el proceso legal, cada uno de los cuales ha de cerrarse separadamente con los compromisos y los ajustes concretos de la ley ucraniana al derecho europeo en todos los sectores, desde el comercio a la cultura. Una vez reconocido como país candidato, sin embargo, Ucrania podría recibir fondos europeos para ayudar en su modernización, a cambio de alinear su política exterior con la de la UE.
17-04-2022 | Fuente: abc.es
La rusofobia, otra arista afiliada de la guerra
La semana pasada, una mujer paseaba por el puerto malagueño de Fuengirola, empujando un carrito de bebé y hablando con su hijo de tres años en su lengua materna. Otra mujer, ucraniana, de mediana edad, con gafas de sol y gorra calada, escuchó las palabras en ruso y corrió a increparla. Los insultos («¡perra rusa!», entre otros) terminaron con una patada. El vídeo se propagó por las redes sociales. También el de dos hombres borrachos que, en una avenida de Málaga, gritaron a varias personas rusas. Apenas son dos ejemplos; grabados, a diferencia de otros casos. Dos reacciones que revelan una más de las afiladas aristas de la guerra en Ucrania y que sufren, como siempre, los ciudadanos de a pie. La invasión del Kremlin ha despertado un sentimiento grabado a fuego durante la Guerra Fría, el ?zeitgeist? que marcó a la sociedad estadounidense, en especial, y a Occidente, en general, a lo largo de la segunda mitad del sigo XX. El ataque de Vladimir Putin ha rescatado la rusofobia, más allá de la esfera geopolítica y diplomática, y la ha inoculado en el clima civil. Algunos ciudadanos rusos afincados durante años en España han sufrido insultos, incluso agresiones, otros soportan el veto a su lengua materna y muchos el ambiente hostil por pertenecer al país que ha desatado una guerra a las puertas de la Unión Europea. «Estamos viendo casos de despidos basados en la nacionalidad rusa, presión de ciertas universidades españolas para que los rusos regresen a su país.. Nos llegan muchas informaciones de cualquier tipo de altercados», desgrana por teléfono Oleg Goubarev, un abogado de San Petersburgo que vive desde hace 22 años en España. Este ruso de 46 años, que ingresó en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid en 2004, puede «contar por decenas» las solicitudes de este tipo de situaciones que han llegado a sus manos en el último mes y medio. «Pero no todos tienen reproche penal», añade. El muro de Facebook del propio Goubarev guarda una lista de amenazas e improperios que prefiere no borrar «para que la gente sea consciente». «Personalmente, yo he recibido un tratamiento muy malo, incluidas las amenazas en redes sociales», asegura, «cualquier persona que intenta hablar de rusofobia se encuentra a mucha gente que empieza a odiar». Aversión en base a la nacionalidad que pertenece a las «líneas rojas que están en la Constitución y que no se pueden cruzar bajo ningún pretexto», a los delitos de odio. El juicio del caso de Fuengirola, «uno de los más indicativos», se celebró el pasado martes y la sentencia se emitirá en los próximos días. «Esperaremos y veremos la reacción de la Justicia española». Veronika Efremova, vecina desde hace 7 años de un pueblecito castellanomanchego, nunca ha recibido frías miradas ni vivido situaciones incómodas. Sin embargo, sus cuentas bancarias están sometidas al mismo escrutinio que las de un oligarca ruso. Efremova (40 años) y su marido eran periodistas en Moscú hasta que la creciente censura y la anexión de Crimea los forzaron a partir a España, donde gestionaron visados de autónomos, regentaron un hotelito, ahora un negocio de reciclaje creativo, y tuvieron a dos de sus tres hijos. De cuando en cuando, el padre de ella, profesor de Física y Matemáticas en México, les enviaba dinero. La ayuda cesó con la invasión. «Hace tres semanas me bloquearon la cuenta y me pidieron que presentara papeles», relata Efremova, «hace siete años que tengo una cuenta en un banco español, donde he recibido una hipoteca, ¿y me piden papeles?». Entregó la declaración de la renta, la documentación como autónoma, los distintos pagos, las cuentas de su padre.. y el banco respondió: «Todo bien, pero cada ingreso vamos a verificarlo. Y tu padre no puede enviarte dinero, por la situación en la que estamos». Para Efremova, es «absurdo»: «¿Un padre ruso no puede pasar dinero a sus hijos y nietos rusos? ¿?A priori? por ser rusa soy una criminal? No podemos ser culpables de lo que haga Putin». Una comunidad dividida Al norte de la capital, la guerra ha sacudido a la mayor comunidad ortodoxa de Madrid, al amparo de las cúpulas doradas que coronan la catedral rusa de Santa María Magdalena. Aunque el deán del templo, Andréy Kórdochkin, insiste en un hecho: «La iglesia rusa no es la iglesia del Estado de Rusia, está separada del Estado, y acoge a muchos fieles más allá de la federación». Tres cuartos de sus adeptos son ucranianos, como dos de sus cuatro sacerdotes, mientras que el resto pertenecen a Rusia, Moldavia, Bulgaria, Serbia.. Y, sin embargo, la rusofobia ha traspasado sus muros de nieve y oro. «Hemos tenido pérdidas de ambas partes: ucranianos que nos han abandonado por ser la iglesia rusa y rusos que no están de acuerdo con mi posición antiguerra», reconoce Kórdochkin. El sacerdote, nacido en San Petersburgo y casado con una mujer de ascendencia ucraniana, sabe de casos que le confían amigos y conocidos. Una familia de diplomáticos rusos le confesó que los niños estaban teniendo «problemas en el colegio» con sus compañeros de clase. Hay rusos que comparten piso con ucranianos y viven bajo «presión», en un «ambiente muy agresivo». El rechazo a Rusia se extiende a los negocios. El pasado 1 de marzo, la Central de Visados Rusos, una oficina madrileña que tramita permisos para viajar al país, amaneció con pintadas en los cristales: «Asesinos, fuera». En el corazón de la ciudad el restaurante ruso más antiguo de Madrid, Las Noches de Moscú, ha perdido clientela. «Ha bajado más o menos un 50%», calculaba el dueño, Nordin Akian, en declaraciones a Telemadrid. En el local trabajan españoles, marroquíes y ucranianos, que han aguantado llamadas, críticas y ataques en su página web. Y ni siquiera son rusos.
17-04-2022 | Fuente: abc.es
La rusofobia, otra arista afilada de la guerra
La semana pasada, una mujer paseaba por el puerto malagueño de Fuengirola, empujando un carrito de bebé y hablando con su hijo de tres años en su lengua materna. Otra mujer, ucraniana, de mediana edad, con gafas de sol y gorra calada, escuchó las palabras en ruso y corrió a increparla. Los insultos («¡perra rusa!», entre otros) terminaron con una patada. El vídeo se propagó por las redes sociales. También el de dos hombres borrachos que, en una avenida de Málaga, gritaron a varias personas rusas. Apenas son dos ejemplos; grabados, a diferencia de otros casos. Dos reacciones que revelan una más de las afiladas aristas de la guerra en Ucrania y que sufren, como siempre, los ciudadanos de a pie. La invasión del Kremlin ha despertado un sentimiento grabado a fuego durante la Guerra Fría, el ?zeitgeist? que marcó a la sociedad estadounidense, en especial, y a Occidente, en general, a lo largo de la segunda mitad del sigo XX. El ataque de Vladimir Putin ha rescatado la rusofobia, más allá de la esfera geopolítica y diplomática, y la ha inoculado en el clima civil. Algunos ciudadanos rusos afincados durante años en España han sufrido insultos, incluso agresiones, otros soportan el veto a su lengua materna y muchos el ambiente hostil por pertenecer al país que ha desatado una guerra a las puertas de la Unión Europea. «Estamos viendo casos de despidos basados en la nacionalidad rusa, presión de ciertas universidades españolas para que los rusos regresen a su país.. Nos llegan muchas informaciones de cualquier tipo de altercados», desgrana por teléfono Oleg Goubarev, un abogado de San Petersburgo que vive desde hace 22 años en España. Este ruso de 46 años, que ingresó en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid en 2004, puede «contar por decenas» las solicitudes de este tipo de situaciones que han llegado a sus manos en el último mes y medio. «Pero no todos tienen reproche penal», añade. El muro de Facebook del propio Goubarev guarda una lista de amenazas e improperios que prefiere no borrar «para que la gente sea consciente». «Personalmente, yo he recibido un tratamiento muy malo, incluidas las amenazas en redes sociales», asegura, «cualquier persona que intenta hablar de rusofobia se encuentra a mucha gente que empieza a odiar». Aversión en base a la nacionalidad que pertenece a las «líneas rojas que están en la Constitución y que no se pueden cruzar bajo ningún pretexto», a los delitos de odio. El juicio del caso de Fuengirola, «uno de los más indicativos», se celebró el pasado martes y la sentencia se emitirá en los próximos días. «Esperaremos y veremos la reacción de la Justicia española». Veronika Efremova, vecina desde hace 7 años de un pueblecito castellanomanchego, nunca ha recibido frías miradas ni vivido situaciones incómodas. Sin embargo, sus cuentas bancarias están sometidas al mismo escrutinio que las de un oligarca ruso. Efremova (40 años) y su marido eran periodistas en Moscú hasta que la creciente censura y la anexión de Crimea los forzaron a partir a España, donde gestionaron visados de autónomos, regentaron un hotelito, ahora un negocio de reciclaje creativo, y tuvieron a dos de sus tres hijos. De cuando en cuando, el padre de ella, profesor de Física y Matemáticas en México, les enviaba dinero. La ayuda cesó con la invasión. «Hace tres semanas me bloquearon la cuenta y me pidieron que presentara papeles», relata Efremova, «hace siete años que tengo una cuenta en un banco español, donde he recibido una hipoteca, ¿y me piden papeles?». Entregó la declaración de la renta, la documentación como autónoma, los distintos pagos, las cuentas de su padre.. y el banco respondió: «Todo bien, pero cada ingreso vamos a verificarlo. Y tu padre no puede enviarte dinero, por la situación en la que estamos». Para Efremova, es «absurdo»: «¿Un padre ruso no puede pasar dinero a sus hijos y nietos rusos? ¿?A priori? por ser rusa soy una criminal? No podemos ser culpables de lo que haga Putin». Una comunidad dividida Al norte de la capital, la guerra ha sacudido a la mayor comunidad ortodoxa de Madrid, al amparo de las cúpulas doradas que coronan la catedral rusa de Santa María Magdalena. Aunque el deán del templo, Andréy Kórdochkin, insiste en un hecho: «La iglesia rusa no es la iglesia del Estado de Rusia, está separada del Estado, y acoge a muchos fieles más allá de la federación». Tres cuartos de sus adeptos son ucranianos, como dos de sus cuatro sacerdotes, mientras que el resto pertenecen a Rusia, Moldavia, Bulgaria, Serbia.. Y, sin embargo, la rusofobia ha traspasado sus muros de nieve y oro. «Hemos tenido pérdidas de ambas partes: ucranianos que nos han abandonado por ser la iglesia rusa y rusos que no están de acuerdo con mi posición antiguerra», reconoce Kórdochkin. El sacerdote, nacido en San Petersburgo y casado con una mujer de ascendencia ucraniana, sabe de casos que le confían amigos y conocidos. Una familia de diplomáticos rusos le confesó que los niños estaban teniendo «problemas en el colegio» con sus compañeros de clase. Hay rusos que comparten piso con ucranianos y viven bajo «presión», en un «ambiente muy agresivo». El rechazo a Rusia se extiende a los negocios. El pasado 1 de marzo, la Central de Visados Rusos, una oficina madrileña que tramita permisos para viajar al país, amaneció con pintadas en los cristales: «Asesinos, fuera». En el corazón de la ciudad el restaurante ruso más antiguo de Madrid, Las Noches de Moscú, ha perdido clientela. «Ha bajado más o menos un 50%», calculaba el dueño, Nordin Akian, en declaraciones a Telemadrid. En el local trabajan españoles, marroquíes y ucranianos, que han aguantado llamadas, críticas y ataques en su página web. Y ni siquiera son rusos.