Infortelecom

Noticias de ultraderecha

18-05-2022 | Fuente: elmundo.es
Piden tres años de prisión por gritar "muerte a los judíos" en la manifestación de ultraderecha del 12 de octubre en Barcelona
La Fiscalía de Barcelona considera que cometió un delito de antisemitismo. 
01-05-2022 | Fuente: elmundo.es
La huella frustrada de Vox en la legislatura andaluza del cambio
Los consejeros del partido liberal Javier Imbroda y Rocío Ruiz se convirtieron en la diana de la ultraderecha cuando se resistieron a asumir algunas de sus condiciones 
25-04-2022 | Fuente: abc.es
De Le Pen a Le Pen: así ha evolucionado la ultraderecha en Francia
Los resultados de las elecciones presidenciales en Francia han dejado varias lecturas. Algunas ya transmitidas por Emmanuelle Macron en su discurso a los pies de la Torre Eiffel en los Campos de Marte durante la noche electoral, consciente de que muchos de los votos conseguidos durante la jornada electoral para renovar en el cargo los consiguió no por ser la opción preferida de los votantes, sino por el cordón sanitario a la ultraderecha de Marine Le Pen, que ha conseguido su mejor resultado en unas elecciones en el país galo. Marine Le Pen se quedó cinco millones y medio de votos y a 17 puntos porcentuales de Macron, que alcanzó la victoria gracias al 58,5% de los votos frente al 41,5% de la lider ultraderechista. Sin embargo, ha superado con creces sus mejores resultados en unas elecciones presidenciales y ha movilizado a los electores ante la posibilidad de un gobierno de Agrupación Nacional. Fundador del Frente Nacional (FN) en 1972, fue su padre, Jean Marie Le Pen, quien marcó los primeros pasos de lo que es hoy la Agrupación Nacional de Le Pen hija. Tras tres elecciones presidenciales (1974, 1988 y 1995), el líder de una ultraderecha racista y homófoba sin disimulo, dio la sorpresa en 2002 colándose en la segunda vuelta con el 16,86%. La reacción ante este inesperado resultado fue la creación de un frente que parara los pies a un líder que en su historial contaba con varias condenas por negar el Holocausto nazi y explotar en sus programas el sentimiento xenófobo. Jacques Chirac, que en la primera vuelta no había llegado ni al 20% de los votos, consiguió aglutinar el voto de los electores de izquierdas, centro y derecha moderada alcanzando un 82% del apoyo. Le Pen volvió a presentarse una vez más, en 2007, pero apenas logró sumar un 10%. Su hija, heredera en el cargo, tomó las riendas del partido en 2011, solo meses antes de los comicios, para comenzar su carrera cuya meta era el Elíseo. En las primeras elecciones con ella al frente el partido consiguió un 17,90% de los sufragios, mejorando así los resultados cosechados por su padre, pero sin conseguir meterse en la segunda. Lavado de imagen Desde entonces, Le Pen se centró en lavar la imagen del partido con la idea de ampliar su base electoral. El resultado lo vio en 2017, solo dos años después de expulsar a su propio padre de la formación que él mismo fundó por afirmar públicamente que las cámaras de gas no fueron más que un «detalle de la Historia». En esas elecciones se midió con Emmanuelle Macron, con quien compitió por primera vez en una segunda vuelta que acabó con la victoria del líder centrista. En 2018, solo un año más tarde, dentro de la estrategia de lavado de imagen, el partido aprobó el cambio de nombre y pasó a llamarse Agrupación Nacional en contra de la opinión de su fundador, que en una carta abierta publicada en su página web criticó lo que consideraba «una traición» y «un vergonzoso intento de borrar su identidad» que supone «el golpe más duro sufrido por el partido desde su fundación». Con el nuevo nombre y la nueva imagen corporativa y una estrategia en la que ha conseguido que se hable más de su amor por los gatos que del extremismo de su partido, Marine Le Pen ha hecho temblar la política francesa logrando no solo meterse en la segunda vuelta de las presidenciales de este fin de semana sino superar el 40% de los sufragios y convertirse en una amenaza para las elecciones legislativas, que tendrán lugar el próximo 12 de junio y en las que peleará por una mayoría en la Asamblea.
18-04-2022 | Fuente: elmundo.es
Sánchez da por amortizado a Podemos: "O gobierna el PSOE con el espacio de Yolanda Díaz o la ultraderecha"
Ante el ascenso del PP en los sondeos, cree que "vamos a fórmulas de coalición", pero tras el creciente distanciamiento con sus socios, mira hacia el proyecto aún por definir de su vicepresidenta segunda 
12-04-2022 | Fuente: abc.es
Marine Le Pen se propone desmontar la V República para «revitalizar» la democracia francesa
Marine Le Pen ha presentado a primera hora de la tarde su programa para «revitalizar» la democracia francesa, desmantelando la matriz institucional del régimen de la V República, al mismo tiempo que pedía el voto de los electores de extrema izquierda y rechazaba su «unión» con la ultraderecha de su rival y su sobrina, Éric Zemmour Marion y Marechal Le Pen. La candidata de extrema derecha a la Presidencia de la República ya había presentado su programa global hace semanas, pero ha deseado insistir detalladamente en su dimensión institucional, con tres medidas básicas: cambiar los modelos de escrutinio nacional y regional; instaurar el referéndum de «iniciativa popular», modificar la duración del mandato presidencial. La IV República entró en crisis, en 1956-57, víctima de un modelo de representación proporcional, que daba el poder a los partidos minoritarios. Aquel régimen entró en crisis y el general De Gaulle fundó la V República, entre 1958 y 1965, con dos matrices básicas: un modelo electoral mayoritario, a dos vueltas, que quita casi todo poder parlamentario a las minorías, para formar mayorías de gobierno fuertes; y la elección del presidente y jefe del Estado a través del sufragio universal. Reformar la Constitución Marine Le Pen se propone reformar la Constitución, para «revitalizar» el modelo institucional, desmontándolo, volviendo parcialmente al modelo de representación proporcional que precipitó el cambio de República en 1958. Anunciando el modelo de elección proporcional en las regiones de Francia, Marine Le Pen se «aproxima» vagamente al modelo español, dando el poder regional a las coaliciones formadas a través de la representación proporcional. Tras varias reformas del mandato presidencial, los presidentes de Francia son elegidos por cinco años. Y la elección presidencial está acompañada, meses más tarde, de elecciones generales/legislativas, que suelen aumentar el poder legislativo del jefe del Estado. Marine Le Pen propone reformar la constitución en ese punto, aumentando de cinco a siete años el mandato presidencial. En un terreno más inmediato, la candidata de extrema derecha confirmó dos decisiones políticas inmediatas. Molesta con Mélenchon Marine Le Pen afirmó en su rueda de prensa que Jean-Luc Mélenchon, candidato de La Francia Insumisa (LFI, extrema izquierda populista), había «traicionado» a sus electores, pidiendo el voto de la segunda vuelta para Emmanuel Macron. Le Pen respondió de este modo: «Mélenchon ha traicionado a sus electores, que podrán votarme para combatir y destronar a Macron». Éric Zemmour, candidato desafortunado de ultra derecha, y Marion Marechal Le Pen, su aliada táctica, habían pedido el voto para Marine en la segunda vuelta, que ha respondido con un anuncio sorprendente: «Cuando yo se presidenta, ni Zemmour ni Marion estarán en mi gobierno». Anuncio de una guerra sorda entre las extremas derechas.
12-04-2022 | Fuente: elmundo.es
Así (no) se frena a la derecha radical europea
Sólo tres países de la UE aplican el "cordón sanitario", sin lograr pese a ello frenar a la ultraderecha 
11-04-2022 | Fuente: abc.es
Quién ganará las elecciones francesas, Macron o Le Pen
Tras la primera jornada de votaciones en Francia, Emmanuel Macron y Marine Le Pen serán los candidatos que se disputarán el próximo 24 de abril ser el próximo presidente de Francia. Una segunda vuelta que será muy reñida y, aunque, Macron es el candidato favorito, Le Pen se le acerca poco a poco, según las últimas encuestas, por lo que podría dar el 'sorpasso'. El candidato favorito de los franceses es Emmanuel Macron. El actual presidente francés ganó en las elecciones de 2017 a Marine Le Pen con una diferencia del 32%, el 66% de los votos frente al 34% que obtuvo Le Pen, sin embargo, en este 2022 no parece ser que la diferencia sea tan abrumadora, ya que las encuestas previas prometen una votación muy reñida. En las últimas semanas se han ido realizando encuestas desde diferentes organismos que han tenido resultados dispares. Así, una encuesta realizada por Ifop-Fiducial da la victoria a Emmanuel Macron con el 51% de los votos y dejando a Marine Le Pen con el 49%. Por otro lado, la encuesta de OpinionWay y Kea Partners para el diario Les Echos y Radio Classique también daban como ganador a Macron pero con el 53% frente a 47% que obtendría Marine Le Pen. El 'sorpasso' de Marine Le Pen No obstante, también hay sondeos que dan la victoria a Le Pen. Ese es el caso de la encuesta de Atlas Político que indica que la candidata de la ultraderecha ganaría las elecciones de Francia con un 50,5% de los votos y dejando a Emmanuel Macron con el 49,5% de los votos. De momento, todo está en el aire, y la derecha más clásica y la izquierda se han unido para pedir el voto para el actual presidente francés. Así, Mélenchon (extrema izquierda), Jadot (ecologista), Roussel (comunista), Hidalgo (socialista) y Pécresse, (conservadora) se apresuraron ayer a pedir el voto para Macron en la segunda y decisiva vuelta.
11-04-2022 | Fuente: abc.es
Cómo funcionan las elecciones de Francia y otras claves para entender quién podría ganar: Macron o Le Pen
Francia está de elecciones. El país vecino acudió este domingo a la llamada de las urnas para votar cuál será su próximo presidente de la República. Tras el escrutinio de los votos, Emmanuel Macron y Marine Le Pen se enfrentarán en una segunda vuelta que se decidirá el próximo 24 de abril. Una segunda ronda que en España puede resultar chocante, puesto que nuestro sistema de votación es diferente y en la misma jornada electoral se conoce al candidato ganador. Así, que es interesante ahondar un poco más en el sistema electoral francés. Sistema político francés Lo primero que hay que indicar es que Francia sigue un modelo político semipresidencialista, es decir, que el presidente de la República se elige mediante sufragio universal directo y, como jefe del Estado y del poder ejecutivo, goza de amplias prerrogativas. ¿Quién puede votar en las elecciones francesas? En Francia pueden ejercer su derecho al voto, todas los franceses que tengan al menos 18 años, cumplidos con fecha límite el día anterior a la primera vuelta del escrutinio. Estos ciudadanos deben disfrutar de todos sus derechos civiles y políticos y tendrán que estar inscritos en las listas electorales. La inscripción en las listas tiene como fecha límite el sexto viernes que precede la víspera de la elección, es decir, este 2022 ese plazo fue el 4 de marzo. No obstante, hay algunas excepciones que aglutinan a personas que hayan cumplido los 18 años en las últimas semanas de campaña, que estén en proceso de tener la nacionalidad francesa, el derecho de voto recuperado, etc. que contarán hasta el décimo día antes de la primera ronda de la elección para poder realizar su inscripción. Procedimiento en las elecciones francesas Las elecciones presidenciales en Francia se resuelven en dos vueltas, sin embargo, podría ocurrir que en la primera ronda ya saliera elegido el presidente, para ello sería necesario que contara con la mayoría absoluta, es decir necesitaría más del 50 por ciento de los votos. En caso contrario, los dos candidatos que tengan más votados pasarán de ronda y esa segunda vuelta tendrá lugar dos semanas después. De ahí, que el duelo entre Emmanuel Macron y Marine Le Pen, los dos máximos aspirantes, se vaya a decidir el próximo 24 de abril. En esta segunda ronda de votos, el presidente de la República será el candidato con más votos. El ganador de las elecciones francesas Y con el presidente de la República elegido, tan solo, faltará que asuma el cargo. Fecha que está ya fijada en el calendario y que será el 13 de mayo. Los candidatos a las elecciones francesas En estas elecciones francesas de 2022, los dos principales candidatos son Emmanuel Macron y Marine Le Pen, que han sido los que han pasado a la segunda vuelta. Sin embargo, en la primera ronda han sido más aspirantes los que han participado. En total han sido doce candidatos, de los que cinco son de partidos de izquierdas y los siete restantes van desde formaciones de centro hasta la extrema derecha. Emmanuel Macron. El gran favorito y actual presidente francés representa a 'La República en Marcha'. En su programa Macron ensalza la defensa de la soberanía francesa y europea y aboga por aumentar el el gasto militar y también pretende incrementar la inversión en energía nuclear y de tipo medioambiental como la eólica y la solar. El punto más polémico de su programa es el que tiene que ver con la jubilación, ya que quiere pasar de 62 a 65 años la edad de los franceses para poder jubilarse. Marine Le Pen, por otra parte, es la líder del Frente Nacional, partido de la ultraderecha y del que su padre, Jean-Marie Le Pen, fue el fundador. Con su programa, Le Pen pretende recoger el voto de las clases populares, que se sienten abandonadas por la izquierda. Para ello, ha afirmado que subvencionará a las empresas que contraten a jóvenes, va a revisar las pensiones y, al contrario que Macron, bajará la edad de jubilación hasta los 60 años, para todos aquellos que comenzaran a cotizar entre los 17 y 20 años; mientras que la edad se fijará en 62 años para las personas que empezaran a trabajar a partir de 21 años.
10-04-2022 | Fuente: abc.es
Macron gana con el 28% de los votos frente al 24% de Le Pen, que le disputará la Presidencia en la segunda vuelta
Según las primeras estimaciones oficiosas de todos los medios de información nacionales, Emmanuel Macron ganó la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, con el 28,10 o el 28,50 % de los votos, seguido de Marine Le Pen, que habría conseguido entre el 23,30 y 24,20 %. Esa previsión anunciada por 'Le Monde', 'Le Figaro', BFMTV, France Télévisions, RTL, 'Le Parisien', Europe 1, entre otros grandes medios, coincide aritméticamente con todas las previsiones de la recta final de la campaña. Solo Macron y Le Pen pasarán a la segunda y decisiva vuelta, el 24 de este mismo mes de abril. A las dos horas cortas de conocerse los resultados provisionales, Emmanuel Macron comentó los resultados ante millares de sus simpatizantes, entusiastas, haciendo un primer análisis ecuménico, agradeciendo su apoyo, para la segunda vuelta, a sus rivales de extrema izquierda, comunistas, ecologistas, socialistas y conservadores: Tras liderar los primeros resultados, Macron ha mostrado su rechazo a las extremas derechas «que amenazan nuestra sociedad, amenazan nuestra cultura, con proposiciones catastróficas y amenazantes» «Antes de nada, la democracia es algo cívico e importante. Debo comenzar por agradecer profundamente las reacciones de Jean-Luc Mélenchon, Yannick Jadot, Fabien Roussel, Anne Hidalgo y Valérie Pécresse, pidiendo votar a mi favor para impedir el triunfo de la extrema derecha». Históricamente, se llamaba 'frente republicano' al voto unido de los partidos dispuestos a impedir el triunfo de la extrema derecha. Sin utilizar ese lenguaje, Macron resucitó ese frente, con mucho brío. Afirmando su agradecimientos a sus adversarios de izquierda y derecha, Macron se presentó él mismo como un adversario total contra las extremas derechas, «que amenazan nuestra sociedad, amenazan nuestra cultura, con proposiciones catastróficas y amenazantes». Proyecto de unión nacional Macron continuó defendiendo su proyecto de unión nacional, donde caben conservadores, centristas, liberales, independientes y socialdemócratas: «Juntos, unidos en una ambición común, podemos defender nuestra soberanía y prosperidad. Ese proyecto es el único que puede impedir el aislamiento, los desastres y el empobrecimiento de los extremistas». Entre estrepitosos gritos de «¡Macron presidente, Macron presidente!», el presidente pidió la defensa de una Francia y una Europa soberanas, en defensa de la prosperidad y libertad compartidas, solidarias con la Alianza Atlántica. Visiblemente encantada, por su parte, con el resultado de la primera vuelta, Marine Le Pen comenzó por hacer un balance ecuménico, con el que lanzó automáticamente la campaña de la segunda vuelta, pidiendo el voto para los electores populistas de extrema derecha y extrema izquierda, presentándose como la «única» capaz de vencer a Emmanuel Macron, «presidente nefasto y autoritario». «Invito a todos los que no han votado a Macron en la primera vuelta que apoyen mi candidatura, para salvar a Francia de la decadencia que ha precipitado el presidente saliente», ha dicho Le Pen esta noche «Invito a todos los que no han votado a Macron en la primera vuelta que apoyen mi candidatura, para salvar a Francia de la decadencia que ha precipitado el presidente saliente», lanzó a gritos la candidata de entre derecha, agregando: «Todos los que no votaron Macron pueden contribuir a la salvación de Francia. De ellos depende el puesto de Francia en el mundo. Ellos podrán salvar Francia de la catástrofe. Yo les daré mejores salarios. Yo prometo asegurar la independencia nacional. Yo controlaré la inmigración y la seguridad para todos. Yo soy la única salvadora posible de todas las fracturas sociales, territoriales e institucionales que nos amenazan». Tras la victoria de Macron y Le Pen, en la primera vuelta, el paisaje político tradicional quedó gravemente cuarteado, fraccionado. Hundimiento de los grandes partidos Según las estimaciones de la prensa francesa los resultados de la primera vuelta confirmarían el hundimiento histórico de los grandes partidos de izquierda y derecha, la emergencia de una Francia insumisa, con estos resultados provisionales: Jean-Luc Mélenchon, extrema izquierda populista, quedaría en tercer lugar con el 20 o el 20,5% de los votos. Un triunfo personal importante para un candidato anticapitalista, antieuropeo, anti-OTAN, históricamente próximo a Vladímir Putin. Éric Zemmour, ultraderecha, habría obtenido un 7,10 y un 7,20% de los votos. El gran rival de Le Pen pierde su batalla personal por el control de la futura extrema derecha. Valérie Pécresse, candidata de Los Republicanos (derecha tradicional), apenas consigue un 5 y 5,10%. El peor resultado en la historia de la derecha de los padres fundadores de la V República. Yannich Jadot, ecologista, consigue un 4,40%. Mal resultado para un partido muy dividido. Fabien Roussel, candidato del PCF, obtendría un 2,40 y un 2,70% de votos, en la línea del hundimiento histórico del comunismo francés. Anne Hidalgo, alcaldesa de París, candidata socialista, apenas consigue el 1,90 y un 2,10%, confirmando el hundimiento histórico del PS. Tragedia personal y tragedia política de gran calado. Esos resultados confirman una transformación muy profunda del paisaje político francés, con un carácter excepcional, la campaña presidencial más atípica de la historia de la V República, el régimen fundado por el general de Gaulle entre 1958 y 1965. Nunca se había celebrado elecciones cuando se producía el intento de invasión militar de un estado libre en Europa. Nunca se habían celebrado elecciones tras una pandemia mundial inconclusa. Nunca se habían celebrado elecciones tras dos años de agitación social muy dura, la crisis de los 'chalecos amarillos' (de izquierda y derecha), dejando al descubierto un profunda angustia social nunca sofocada, hasta hoy. La segunda vuelta de estas elecciones, dentro de quince días, deberá elegir entre Macron y Le Pen, el partidario de una sociedad abierta contra la candidata ultra nacionalista.
10-04-2022 | Fuente: abc.es
Macron contra Le Pen, sociedad abierta contra búnker ultranacionalista
Francia deberá elegir, en la segunda y decisiva vuelta de la elección presidencial, el próximo 24 de abril, entre dos modelos de sociedad enfrentados: la sociedad abierta a Europa y la mundialización regulada que defiende Emmanuel Macron, y el búnker ultranacionalista, hostil a Europa, proponiendo la construcción de fronteras culturales, sociales, diplomáticas, jurídicas, institucionales y económicas, que defiende Marine Le Pen. En escorzo, esos proyectos también tienen visiones enfrentadas sobre la guerra en Ucrania. Aliado fiel de Washington y la Unión Europea, Macron defiende una Francia activa y solidaria con Ucrania, la UE y la OTAN. Le Pen defiende una Francia «nacional» que «no debe someterse al imperialismo de los EE.UU.». Posición que hace el juego a Vladimir Putin. Para ganar en el duelo final, los dos grandes rivales deben volver a conquistar a todos los electores que los apoyaron en la primera vuelta, esperando ganarse a los electores de otras sensibilidades dispuestos a apoyar su proyecto final. La campaña de Macron, durante los próximos quince días será un arco iris de proposiciones llamadas a intentar ganar los votos de todos los electores moderados de todas las familias políticas e independientes. Macron ha prometido crear un nuevo «espacio político» en el que tendrán cabida conservadores tradicionales, conservadores moderados, centristas, liberales reformistas, socialdemócratas. En su día, Macron avanzó un proyecto político destinado a conquistar esa sociedad francesa abierta a Europa y la mundialización regulada: «Invertir 50.000 millones de euros anuales, durante un quinquenio, en la independencia y soberanía nacional, bajar los impuestos a las familias y las empresas en 15.000 millones de euros, y consolidar la unidad nacional trabajando más y reforzando la solidaridad«. Programa de Macron Tras esa matriz, el programa de Macron es una variante francesa (intervencionista) del liberalismo económico anglosajón y se dirige a muy distintos electorados con promesas de «inversiones masivas« en estos sectores: -Defensa, industria, energía. Francia es el tercer exportador mundial de armas; y el primer exportador de centrales nucleares. Apoyando esas industrias estratégicas, el presidente saliente espera crear empleo y riqueza, confiando buena parte del consumo energético en la energía nuclear, creando nuevas centrales. -Agricultura. En Francia se suicida un agricultor cada tres días. Macron promete apoyar con subvenciones nacionales y europeas otro sector estratégico, con una base electoral muy conservadora. -Cultura e información. Macron dijo, en su día, que la lengua francesa es la columna vertebral de la nación. Prometiendo ayudas e inversiones para el cine, apoyando la expansión internacional de la cultura francesa (libros, arte, música, arquitectura, etcétera), el presidente cuida y acaricia a un electorado que en otro tiempo tenía tentaciones izquierdistas, para transformarse, hoy, en electorado «radical chic». En el proyecto de Macron, esa defensa a ultranza de la soberanía nacional se apoya en una defensa compartida de la soberanía europea: «Francia es fuerte en una Europa fuerte». Programa de Le Pen Marine Le Pen, por su parte, está en los antípodas de esos proyectos, defendiendo posiciones ultranacionalistas y antieuropeas en todos los terrenos de la vida social, cultural, económica y europea. En el programa de la candidata de ultraderecha, la «preferencia nacional» debe prevalecer sobre el mercado interior europeo. Proyecto temible para las importaciones y exportaciones, con un costo social y económico en una sociedad abierta. Marine Le Pen desea reducir la aportación francesa al presupuesto común de la UE. Proyecto que podría amenazar las subvenciones francesas a la agricultura nacional. La candidata de extrema derecha desea replantear las relaciones de Francia con Alemania. Proyecto que podría crear turbulencias en los proyectos económicos comunes (Airbus) y crear tensiones inflamables para el funcionamiento mismo de la Unión Europea (UE). La candidata de extrema derecha promete subir el salario mínimo y proteger sectores en crisis recurriendo al déficit y la deuda pública, que han alcanzado cotas alarmantes. Tendencias Los resultados de la primera vuelta confirman la tendencia de todas las estimaciones. Macron puede ganar a Le Pen la segunda con un resultado final muy justo: 51 contra 49. Pronóstico muy ambiguo, cuando los sondeos de opinión tienen un margen de error del 1 o el 2%. El presidente saliente y la candidata de extrema derecha tienen quince días para intentar convencer a los indecisos de todos los bandos. Previsiblemente, Macron volverá a denunciar las «mentiras» y «catástrofes» del proyecto de su rival. Le Pen, por su parte, volverá a denunciar el «inmovilismo» y la «sumisión» de su rival a la «tiranía de la burocracia apátrida» de la UE, presentada como una amenaza para la libertad de Francia. El voto final será decisivo para Francia y muy importante para Europa.
1
...