Infortelecom

Noticias de ucrania

27-01-2020 | Fuente: abc.es
Una nueva filtración le complica a la defensa de Trump su estrategia en el impeachment
John Bolton, considerado uno de los halcones más radicales del ala derecha del Partido Republicano, se ha convertido de forma completamente inesperada en un aliado de los demócratas en la fase final del juicio político contra el presidente de Estados Unidos. En unos fragmentos de un libro de memorias que publicará en septiembre, que han sido filtrados a la prensa norteamericana, Bolton revela que Donald Trump le admitió que había ordenado congelar unas ayudas millonarias a Ucrania a cambio de que el gobierno de ese país investigara al demócrata Joe Biden. Si fuera así, Trump habría cometido un delito de abuso de poder y los senadores, que le juzgan, tendrían pruebas suficientes para destituirlo. La fiscalía, que ejerce un grupo de diputados demócratas, ha pedido a Bolton que testifique en el juicio del impeachment que se celebra en el Senado. Las revelaciones del libro de Bolton estropearon este lunes la estrategia de los abogados de Trump de centrar sus alegatos en Biden, que fue vicepresidente entre 2009 y 2017, y los negocios supuestamente corruptos de un hijo suyo en Ucrania. Bolton fue consejero de Seguridad Nacional de Trump entre abril de 2017 y septiembre de 2018, cuando fue despedido tras una serie de agrias polémicas internas sobre política exterior hacia Ucrania, Venezuela, Afganistán y Corea del Norte, entre otros países. Desde su salida, Bolton ha rehusado hacer declaraciones sobre su despido y se ha centrado en escribir sus memorias, un borrador de las cuales envió a la Casa Blanca el 30 de diciembre para que esta autorizara su publicación. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">The Democrat controlled House never even asked John Bolton to testify. It is up to them, not up to the Senate!</p>&mdash; Donald J. Trump (@realDonaldTrump) <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1221764212873224193?ref_src=twsrc%5Etfw">January 27, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Varios fragmentos de esas memorias fueron publicados por medios estadounidenses en la noche del domingo, horas antes de que la defensa de Trump retomara sus alegatos tras un día de descanso en el Capitolio. En cuanto supieron que Bolton admite el delito del que acusan al presidente, los fiscales pidieron a los senadores que llamen al consejero despedido a testificar en el juicio político, que en principio puede acabar esta semana. «Es necesario que se sepa la verdad en el juicio que se celebra en el Senado, y el señor Bolton puede ofrecer información vital», dijeron los demócratas, «no podemos esperar hasta que el libro sea publicado». Dos senadores republicanos, los centristas Mitt Romney y Susan Collins, dijeron este lunes que ahora se decantan por llamar a más testigos y pedir más pruebas en la siguiente fase del impeachment, lo que podría demorar el veredicto. Preguntado por la prensa en la Casa Blanca sobre si ha leído el libro de Bolton, el presidente dijo este lunes que no. En la red social Twitter, Trump sí ha dicho abiertamente que se opone a que Bolton testifique. «Los demócratas no le llamaron a testificar en la Cámara de Representantes, pero ahora quieren que testifique en el Senado. Las cosas no funcionan así», escribió este lunes el presidente. La Cámara llamó a una decena de testigos entre los que no estaba Bolton en su investigación de Trump, al que reprobó en diciembre. Tras reprobarlo, los demócratas abrieron juicio político en el Senado. Abogado estrella El de este lunes debía haber sido un día para que Trump se reivindicara, con los primeros alegatos de su abogado estrella: Kenneth Starr, el fiscal que investigó a Bill Clinton en los años 90 y cuyos hallazgos abrieron el impeachment contra aquel presidente, que finalmente fue exonerado por el Senado. «Que un presidente sea polémico no justifica su destitución», dijo este lunes durante su intervención Starr, quien advirtió en contra de abusar del impeachment para corregir los resultados de las elecciones. De todos los compañeros de viaje que podían hallar los demócratas en su intento de destituir a Trump, Bolton es uno de los más antinaturales. Fue embajador de George Bush hijo ante la ONU cuando la Casa Blanca defendió la existencia de armas de destrucción masiva en Irak, motivo para invadir aquel país. Sus posiciones políticas están en la derecha del Partido Republicano, y son una fiel representación del ideario neoconservador. En una ocasión dijo que a la ONU no le pasaría nada si su sede en Nueva York perdiera 10 de las 38 plantas que tiene.
27-01-2020 | Fuente: abc.es
Un avión iraní aterriza por error en medio de una autopista
Un avión de la aerolínea iraní Caspian con 142 personas a bordo aterrizó este lunes en mitad de una autopista en la ciudad de Mahshahr, en el suroeste de Irán, sin causar víctimas pese a que el incidente fue aparatoso. El avión, un Boeing MD que cubría la línea Teherán-Mahshahr, chocó contra las vallas metálicas del aeropuerto y entró en la autopista colindante, pero no se incendió. Ninguno de los 135 pasajeros y los siete tripulantes resultó herido, así como tampoco los ciudadanos que conducían en ese momento por la carretera, según la Organización de la Aviación Civil de Irán. Los equipos de emergencia y de bomberos se trasladaron al lugar del incidente y las autoridades desviaron el tráfico hacia otras carreteras.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr"><a href="https://twitter.com/hashtag/Caspian?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#Caspian</a> Airlines plane emergency landing off the airport runway somewhere in the city of <a href="https://twitter.com/hashtag/Mahshahr?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#Mahshahr</a> <a href="https://twitter.com/hashtag/Iran?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#Iran</a> <a href="https://twitter.com/hashtag/%D9%85%D8%A7%D9%87%D8%B4%D9%87%D8%B1?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#??????</a> <a href="https://t.co/xah9TXt2xX">pic.twitter.com/xah9TXt2xX</a></p>&mdash; Mehrdad Torabi (@mehrdadt1987) <a href="https://twitter.com/mehrdadt1987/status/1221656683459596290?ref_src=twsrc%5Etfw">January 27, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Equipo de expertos Los vídeos difundidos en redes sociales muestran el aparato cruzado en la autopista y a los pasajeros descendiendo de él, mientras que varios coches permanecen parados. Para investigar las causas del incidente del vuelo 6936 se ha desplazado a Mahshahr, en la provincia de Juzestán, un equipo de expertos de Teherán. El director de los aeropuertos de Juzestán, Mohamad Reza Rezaei, adelantó a la agencia oficial IRNA que el piloto se retrasó a la hora de aterrizar y que debido a esa demora el avión acabó en la autopista. Este incidente se produce el mismo mes en que las Fuerzas Armadas iraníes derribaran por error un avión ucraniano con 176 personas a bordo al sur de Teherán. Este derribo, negado en un principio por Teherán y que causó la muerte de todos los ocupantes del aparato, ha provocado una gran controversia tanto en Irán como en el extranjero.
27-01-2020 | Fuente: elpais.com
Bolton afirma que Trump usó las ayudas militares para presionar a Ucrania, según ?The New York Times?
El manuscrito del libro del exconsejero de Seguridad señala que el presidente ligó la entrega del dinero a que Kiev anunciase investigaciones contra los demócratas, elemento central del 'impeachment'
27-01-2020 | Fuente: abc.es
Gestapo, la maquinaria nazi que abasteció de inocentes a los campos de exterminio
«Durante los primeros días de enero de 1945, comenzaban gritando los apellidos en las celdas. Eramos 40 personas. Al principio, pensé que la intención era enviarles a otra prisión o a campos de trabajo, pero desde nuestra celda podíamos escuchar como les quitaban los objetos. Una chica lloraba porque lequitaron un anillo. Entonces comprendimos que no iban a los campos, sino que los iban a matar. Un compañero de celda, que llevaba allí un tiempo, nos contó que dos veces al mes algunos prisioneros eran ejecutados. Y era verdad. Eran ejecutados por resistirse al nazismo, por haber escapado de los campos, las chicas eran ejecutadas por las mismas razones..». Este es el testimonio de Askold Kurow (Moscú, 1926), el único prisionero en la casa EL-BE que logró escapar, de los cientos que fueron detenidos, torturados o asesinados. Kurow estuvo allí el tiempo suficiente para relatar años después el terror que se vivía en ese edificio, que entre diciembre de 1935 y abril de 1945 fue la sede del cuartel general de la Gestapo, la policía secreta de la Alemania nazi, en Colonia. La Gestapo fue fundada por decreto el 26 de abril de 1933 por Hermann Göring (y disuelta el 7 de mayo de 1945 por el general Eisenhower) y tenía como objetivo aplastar, utilizando cualquier medio a su alcance, «todas las tendencias peligrosas para el Estado». En esa categoría se incluía a judíos, gitanos, comunistas, homosexuales, y todos aquellos con una conducta antisocial que supusiese un peligro para el nacionalsocialismo. Centro de documentación del nacionalsocialismo La expansión de oficinas de la Gestapo fue rápida por las principales ciudades de la Alemania nazi. Una de ellas se implantó en Colonia. Un edificio que, a pesar de los duros bombardeos que sufrió la ciudad, y que arrasaron buena parte de ella, permaneció en pie casi intacto. Hoy es testigo y testimonio de las atrocidades que se cometieron entre sus paredes. Se ha convertido en un centro de documentación del nacionalsocialismo y en un museo, que recorre su historia desde sus comienzos hasta el final de la IIGuerra Mundial. También se pueden visitar la prisión, convertido en lugar conmemorativo. La casa EL-DE, construida por el empresario Leopoldo Dahmen en 1935, fue alquilada por la Gestapo antes de que incluso fuera terminada, por lo que pudo acondicionarla a su gusto. En los pisos superiores situó las oficinas, mientras que en el sótano fueron ubicadas diez celdas para los detenidos, una sala de interrogatorio, otra para los guardias y un búnker, al que solo tenían acceso los oficiales y trabajadores. También constaba de un patio interior donde tuvieron lugar centenares de ejecuciones ?por ahorcamiento o fusilamiento?. Clausurada tras la entrada de los americanos, el 6 de marzo de 1945, durante años la casa EL-DE se convirtió en sede de la administración de la ciudad ?registro civil, oficina de pensiones?. No fue hasta finales de 1979, que un joven, Sammy Maedge, impactado por la serie «Holocausto» y el jucio de Kurt Lischka, denunció públicamente el uso que se había hecho del edificio. A esto se sumó el trabajo de recopilación realizado por el profesor Kurt Holl y el fotógrafo Gernot Huber que se encerraron durante todo un día en el sótano para fotografíar lo que había en sus paredes, testimonio de lo que había sucedido allí durante 10 años. La restauración de las inscripciones fueron realizadas entre 1980 y 1981. En total se contabilizaron 1.800 (600 de ellas en cirílico, escritas por rusos y ucranianos; y otras 230 en francés, polaco y neerlandés), realizadas con lápiz, tornillos, pintalabios o las propias uñas. Aunque debieron ser muchas más pues las celdas fueron repintadas por la Gestapo en 1943, por lo que se perdieron las anteriores. En diciembre de 1981 la prisión fue abierta al público. La casa EL-DE inicialmente albergaba una prisión de investigación, en la que los presos solo debían pasar unas pocas horas, pero algunos detenidos llegaron a estar encerrados allí hasta varios meses, como demuestran algunas de las inscripciones. Centenares de ejecuciones Situada en el centro de la ciudad, a escasos metros del tribunal de Justicia, donde años después serían juzgados algunos de los oficiales de la Gestapo, desde la calle era posible escuchar los gritos de los presos que eran torturados, y hasta ella llegaba el hedor ante la falta de higiene y las malas condiciones de ventilación de las celdas hacinadas. De apenas cinco metros cuadrados, estaban destinadas a albergar a una o dos personas, pero en ocasiones llegaron a estar ocupadas por 33 personas, como señala una inscripción en francés en una de las celdas. En ellas también debían hacer sus necesidades en un cubo. En otra sala, tenían lugar lo que los oficiales de la Gestapo llamaban «interrogatorios endurecidos». Algunos prisioneros eran enviados después a otras prisiones, campos de reeducación o de trabajos forzosos habilitados cerca de Colonia. Otros eran deportados al campo de concentración de Auschwitz. Muchos ?la cifra no ha podido ser precisada? no salían con vida. A finales de 1944 se recrudeció el trato a los prisioneros, y a la Gestapo se le dio vía libre desde Berlín para ejecutar sin recibir autorización previo. Esto incrementó el número de asesinatos. A principios de marzo de 1945 realizaron las últimas ejecuciones, y ante la entrada inminente de las tropas americanas, abandonaron los cuerpos en el patio, que fueron encontrados meses después. «Desde la ventana trasera yo podía ver el patio interior de la policía secreta [la Gestapo]. A principios de diciembre [de 1944] o comienzos de enero [1945] con frecuencia escucha gritos y disparos. Yo quería ver lo que sucedía allí y una vez me asomé por la ventana. Vi como tres personas colgaban de la horca. Eran tres hombres civiles, según deduje por sus ropas. Y había un grupo de oficiales rodeándoles, con las espaldas vueltas hacia mí». Este es el testimonio que ofreció un vecino del edificio EL-DE durante un juicio contra la Gestapo.
27-01-2020 | Fuente: abc.es
Los republicanos buscan un impeachment exprés que podría acabar en días
La tónica del impeachment o juicio político a Donald Trump quedó patente este sábado, tras la primera intervención del equipo legal del presidente de EE.UU. Después de tres días de presentación de argumentos de la acusación por parte de siete diputados demócratas de la Cámara de Representantes, un total de 24 horas de disección de una avalancha de pruebas contra el presidente, a los abogados de Trump les bastaron dos horas de argumentos preliminares para que muchos senadores republicanos salieran a la palestra para insistir en una posición adoptada antes del inicio del juicio: no hay caso. Los abogados del presidente «han hecho trizas en dos horas» los argumentos demócratas, reaccionaron muchos de ellos, en una muestra más de que las posibilidades de que el impeachmenten el Senado, de mayoría republicana, acabe con la salida de Trump de la Casa Blanca son virtualmente nulas. Este ambiente podría conducir a un juicio expedito, en el que la victoria de Trump podría decidirse en cuestión de días. Algunos, como el senador republicano John Barrasso, apuntó a que se le podría dar carpetazo este mismo viernes. «La cuestión va a ser ?¿Habéis escuchado suficiente para tomar una decisión o necesitáis testigos??. Si la gente dice ?Estamos listos para votar?, entonces votaremos», aseguró este fin de semana a «Politico». Testigos clave La cuestión clave es si la acusación demócrata encuentra apoyos suficientes entre los senadores republicanos moderados para desarrollar lo que ellos consideran un «juicio justo», es decir, con la intervención de testigos clave, con conocimiento directo de los hechos por los que se juzga a Trump: la congelación de ayuda militar a Ucrania para conseguir que su Gobierno investigara a un rival político del presidente ?Joe Biden, el candidato demócrata favorito para oponerse a su reelección el próximo otoño? y la obstrucción a las investigaciones del Congreso sobre estos hechos. Los demócratas quieren que figuras como John Bolton ?entonces asesor de seguridad nacional? y Mick Mulvaney ?jefe de Gabinete interino de Trump? comparezcan en el juicio. Moderados republicanos como Susan Collins o Rob Portman han mostrado su incomodidad con la posibilidad de un juicio con prisas, como favorecen muchos de sus compañeros de bancada, incluido el líder de la mayoría, Mitch McConnell. Si se suman un total de cuatro defecciones de moderados, los demócratas conseguirían forzar la comparecencia de testigos, ya que para las decisiones de procedimiento solo es necesaria una mayoría de 51 votos y los republicanos tienen 53 de los 100 senadores. El ambiente entre los demócratas no es muy optimista al respecto. «Nuestro equipo tiene la sensación de que hemos hecho todo lo posible y vamos a perder en cualquier caso», aseguró a «Axios» una fuente demócrata. «Podría ser que consiguiéramos un testigo, pero es más posible que no. E incluso si lo hacemos, dará igual», añadió. La agenda de hoy Está previsto que hoy la defensa de Trump prosiga con la presentación de argumentos iniciales, lo que podría alargarse hasta mañana. Después, los senadores de ambos partidos podrán presentar preguntas a la acusación demócrata y al equipo legal de Trump, en un proceso que está marcado con un máximo de 16 horas y que McConnell podría dejar en una sola jornada maratoniana. Después, llegarán las votaciones sobre si permitir la presencia de nuevos testigos y pruebas. Si la decisión es contraria a las exigencias demócratas, el resultado para Trump será inmejorable: un impeachment rápido, sin el espectáculo de que testifiquen sus altos cargos y sin grietas en la bancada republicana. Una nueva victoria tras la desestimación de su responsabilidad en la trama rusa y que solo mejoraría sus posibilidades de reelección en noviembre. Una nueva grabación La contradicción en el impeachment es que, mientras crecen las posibilidades de que Trump salga indemne, aparecen nuevos documentos que vinculan a Trump con personajes clave en las presiones a Ucrania. Una grabación revelada este fin de semana recoge a Trump en una cena con donantes del partido republicano exigiendo la salida de la entonces embajadora en Ucrania, Marie Yovanovitch. Es un vídeo con audio ?aunque durante buena parte de él no se ve más que la cámara apuntando al techo? difundido por el abogado de Lev Parnas, un socio de Rudy Giuliani ?abogado personal de Trump? que estaba en la primera línea de las presiones a Ucrania para que se investigara a Biden y a su hijo, Hunter. El vídeo se grabó con el teléfono de Igor Fruman -otro socio de Giuliani envuelto en el asunto- durante una cena con financiados del partido en abril de 2018. En ella se escucha a Parnas protestar por la labor de Yovanovitch, a la que acusa de ser contraria a Trump y de decir que acabará en un impeachment por su conducta. «Echadla», se escucha a Trump decir varias veces, dirigiéndose a uno de sus asistentes. Trump ha negado en varias ocasiones conocer a Fruman y a Parnas ?imputados por la justicia de EE.UU. por un caso de financiación electoral con fondos extranjeros?, y este último se ha dedicado en los últimos días a verter información contra Trump para conseguir que el Senado acepte la comparecencia de nuevos testigos en el juicio al presidente.
26-01-2020 | Fuente: elpais.com
Una grabación destapa conversaciones de Trump con donantes sobre Ucrania
El presidente habla con los empresarios ucranios que decía desconocer, pide el despido de la embajadora Yovanovitch y aborda asuntos como Rusia, China o el muro de México
26-01-2020 | Fuente: abc.es
Concluida la presentación del caso contra Donald Trump, es difícil encontrar una acusación peor fundada y que demuestre con mayor certeza la politización de la Justicia que la izquierda intenta hacer en Estados Unidos igual que lo procura en España. La acusación presentada en el Senado por los demócratas de la Cámara de Representantes sostiene que lo que hizo Trump justifica su destitución porque sus actos, aunque no fueran casos de corrupción ni fueran ilegales, los ejecutó desde la Presidencia para beneficiar su reelección este año. Grande. ¿Conoce usted algún presidente en el mundo enfrentado a un proceso de reelección que no haya tomado decisiones políticas que puedan favorecer el que vuelva a ser reelegido? O sea, que Donald Trump debe ser destituido porque buscó un quid pro quo con Ucrania para que investigase casos de corrupción de la familia Biden a cambio de darles ayuda militar contra Rusia. Y ¿se acuerdan de aquel micrófono abierto que pilló a Barack Obama en Seúl en marzo de 2012 diciendo al entonces presidente ruso Dimitri Medvedev que le dijera a su jefe, Vladimir Putin, que «en todos estos asuntos, pero especialmente en defensa anti misiles, podemos llegar a un acuerdo, pero es importante que me dé un poco de espacio (?) Ésta es mi última reelección. Después de ser elegido tendré más flexibilidad». Así que Obama estaba pactando que Putin no le dificultara su reelección contra Mitt Romney a cambio de decisiones que afectaban a la seguridad nacional de los Estados Unidos. Pero ningún demócrata creyó que aquello ameritara un impeachment, claro. Y, por cierto, ni siquiera el candidato republicano Romney lo pensó tampoco. Creyó que los norteamericanos debían juzgar a Obama en las urnas. Que es lo que los demócratas quieren evitar ahora porque temen que vuelva a ganar. Parece evidente que el que un presidente haga cosas legales para favorecer su reelección no puede ser causa de un proceso de destitución, porque todos los presidentes pasados de los Estados Unidos lo hicieron y nadie se le ocurrió promover un impeachment. Tenemos también al líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, denunciando el bloqueo del proceso por los republicanos del Senado al impedir la comparecencia de los colaboradores de Trump ante el comité de investigación. Hace falta ser hipócritas. En 2014 Barack Obama negó al Congreso el testimonio de sus colaboradores en un caso de tráfico de armas aduciendo que «los asesores más próximos al presidente tienen inmunidad absoluta frente a la demanda de que declaren ante procesos en el Congreso». Le faltó aclarar que se refería a los asesores del presidente Obama. Los de los demás presidentes no tienen ninguna inmunidad, según los demócratas. Vivimos un momento de mucha gravedad para la democracia en Occidente: en Europa y en el hemisferio americano. La izquierda norteamericana describe a Trump como una amenaza a «nuestra democracia» como la mayoría de la izquierda europea lo hace con sus rivales ideológicos. Como ha explicado muy bien Daniel Henninger («A Most Progressive Trump Impeachment» WSJ. 23-01-2020) «para la izquierda, la frase ?nuestra democracia? es sinónimo de su noción mística de algo llamado la ?voluntad del pueblo?. En este modelo político, que es popular en América del Sur, cuando algo ?un rival o una idea? interfiere el camino de la voluntad del pueblo, la solución es suprimirlo, sustituirlo o prohibirlo. Competir con él o ello es considerado una pérdida de tiempo». La izquierda está demostrando una voluntad muy antidemocrática en muchas partes del mundo. En Estados Unidos, la senadora Elizabeth Warren, candidata demócrata, ya ha dicho que si gana iniciará una investigación abierta contra su predecesor y todos los norteamericanos que han trabajado para él. Porque para esta izquierda, la única democracia que vale es la democracia en la que gobiernan ellos. En Estados Unidos como en España.
26-01-2020 | Fuente: abc.es
El Congreso de EE.UU. se aburre durante el «impeachment»
Son días extraños en el Capitolio. Todo, incluidas las primarias para las elecciones de noviembre, ha quedado paralizado por el tercer juicio político a un presidente de la historia. Y se le nota a la mayoría de senadores que no están cómodos en el papel de tribunal. Dados a sentenciosos discursos y acostumbrados a ser escuchados sin interrupción, ahora deben permanecer en silencio durante los largos seis días en que la fiscalía y la defensa, que comenzó su turno ayer, detallan sus alegaciones en contra y a favor de Donald Trump. El viernes, un día singular en este proceso, la fiscalía, que ejerce un grupo de demócratas, acusó directamente al presidente de ser ni más ni menos que una marioneta del Kremlin. Se trata de una acusación extraordinaria, que proferida contra un republicano hace apenas una década hubiera incendiado Washington. Aun así, el viernes, en el momento en que el diputado demócrata Adam Schiff, que lidera a los fiscales, le daba la enhorabuena a Rusia por una soberbia infiltración en la Casa Blanca, uno de los senadores dormitaba ante sus notas; otros dos jugaban con esos pequeños trompos planos y de colores que los niños popularizaron hace unos tres años, y un cuarto sorbía un vaso de leche, única bebida, junto al agua, permitida dentro de la sala, porque hace años un senador defendió que era buena para tratar su úlcera. En el cajón de un pupitre, en el flanco derecho de la sala, los senadores tienen caramelos a su disposición. De pocas cosas más disponen, pues dentro de esta sala están prohibidos los teléfonos, las tabletas y los ordenadores, sean de mesa o portátiles. Y, claro, los senadores se aburren. Porque este juicio, celebrado con gran pompa, es, sobre todo, anticlimático. No hay pruebas nuevas o testigos sorpresa. Todo lo que la fiscalía ha detallado en su largo turno de tres días ya se sabía porque lo expuso antes con detalle no en una sino en varias comisiones de la Cámara de Representantes, en unas vistas retransmitidas hasta la extenuación por televisión y redes sociales. Las partes sin embargo, no adolecen de energía. El viernes mismo uno de los fiscales, el también diputado Jerrold Nadler, llamó al presidente «dictador». Ni por esas. Nadie puede acusar a la acusación y a la defensa de falta de esfuerzo. Durante el debate del miércoles para pactar las reglas que gobiernan este juicio, en una vista que duró hasta las dos de la madrugada, se cruzaron unos reproches tan agrios, que el miércoles, en la apertura de la primera vista, les cayó una reprimenda del circunspecto presidente del Tribunal Supremo, que desde un púlpito elevado vela por que el juicio al menos parezca equitativo. «Debo recordarles a las partes que se hallan ante la cámara legislativa más prestigiosa del mundo. Y una de las razones por las que se ha ganado ese título es porque sus miembros evitan dirigirse de un modo, y empleando un lenguaje, que no se ajuste a las normas más básicas de civismo», dijo el magistrado John Roberts. De ahí la artificiosa singularidad de todo este proceso. Las normas son muy estrictas. Tanto, que si los senadores quieren hacer preguntas, las deben entregar por escrito. Los plazos son férreos. Las dos partes en liza están agotando hasta la extenuación las 24 horas de las que disponen, repartidas en bloques de tres días. Las vistas se alargan porque los fiscales y abogados no quieren dejarse nada fuera. Pero todos ellos saben que el veredicto está ya cantado. En el hemiciclo hay 45 demócratas, dos independientes y 53 republicanos. Entre estos últimos, muchos admiten abiertamente que no son neutrales: están juzgando a un presidente de su partido, muy popular entre las bases, en año electoral. De los 33 escaños del Senado que se renuevan en noviembre, 23 los ocupan republicanos. Ya lo dijo el líder de ese partido del Senado, Mitch McConnel, antes de que comenzara este juicio: «No se me puede pedir que sea imparcial». El tedio de muchos senadores lo manifestó claramente uno de los pocos republicanos que se ha permitido ser tímidamente crítico con el presidente por sus presiones sobre Ucrania, que son lo que ha abierto este proceso de impeachment. En uno de los pocos descansos que se les permiten, Mitt Romney, candidato perdedor a la presidencia en 2012, fue sorprendido en un momento de honestidad por un micro furtivo: «Nos quedan seis horas, y nadie está viendo esto, Dios mío». Era viernes, habían pasado ya las cinco de la tarde, ya era de noche en Washington y la fiscalía aún tenía ocho horas por delante. El desliz de Romney evidencia que en la era Trump mandan los índices de audiencia, también en algo tan grave como un juicio para destituir a un presidente. De hecho el mismo Trump lo admitió. Molesto por que el estreno de su equipo de abogados llegara en sábado, el presidente lamentó en la red social Twitter: «Nos han relegado a una franja que en televisión se conoce como el valle de la muerte». Su abogado, Jack Sekulow, le respondió después: «El sábado enseñaremos el trailer, y el lunes estrenaremos la película». Justo cuando Romney cometía esa indiscreción, en la Casa Blanca, la asesora de Trump Kellyanne Conway pasaba por la sala de prensa, veía una retransmisión del juicio en una de las pantallas y se preguntaba en voz alta: «¿Hay alguien que todavía esté viendo esto?». El presidente contraprogramó. El viernes se convirtió en el primer inquilino de la Casa Blanca en dirigirse a una multitudinaria marcha pro-vida que cada año desciende sobre Washington. Por la tarde invitó a su residencia a 170 alcaldes de todo el país con los que habló de programas de inversión económica. En ninguno de esos dos actos habló del impeachment. Versado en el arte de amasar audiencias Trump sabe que no hay nada mejor para su supervivencia que una nación completamente aburrida por un juicio de veredicto previsible.
25-01-2020 | Fuente: elpais.com
Los abogados de Trump defienden las maniobras sobre Ucrania y acusan a los demócratas de interferencia electoral
Los letrados de la Casa Blanca advierten contra la destitución del mandatario: "Les están pidiendo algo muy peligroso"
25-01-2020 | Fuente: as.com
Muguruza resurge con un partidazo ante Svitolina
Garbiñe Muguruza volvió a dominar a la ucraniana Elina Svitolina en un Grand Slam, como el año pasado en Roland Garros, y en octavos se medirá a Bertens o Diyas.
1
...