Infortelecom

Noticias de tiroteos

15-03-2019 | Fuente: elpais.com
Al menos 49 muertos en un atentado contra dos mezquitas en Nueva Zelanda
Tres sospechosos han sido detenidos tras los tiroteos. Hay al menos 20 personas heridas de gravedad
15-03-2019 | Fuente: abc.es
Todo lo que sabemos del atentado terrorista contra dos mezquitas en Nueva Zelanda
La Policía de Nueva Zelanda ha elevado de forma provisional a 49 los muertos en el atentado contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch (48 en los templos y uno en el hospital), en el que también han resultado heridas 41 personas, hasta una veintena de gravedad. Esta es la información esencial de los atentados que se sabe hasta el momento. ¿Cuándo y dónde ha ocurrido? Pasadas las 1:30 horas de la mañana en España (primera hora de la tarde en Nueva Zelanda, 13:30), varios asaltantes han atacado dos mezquitas de la ciudad de Christchurch, la tercera más grande del país en población tras Auckland y Wellington. El atentado ha coincidido con el viernes, día de rezo para los musulmanes. Las dos mezquitas atacadas son: ? Masjid Al Noor: las informaciones señalan que 41 personas habrían muerto en el ataque a este templo, situado al oeste de la ciudad. ? Linwood Masjid: Siete personas habrían fallecido en esta mezquita al este de Christchurch. Los atacantes La Policía de Nueva Zelanda ha arrestado por el suceso a tres hombres y una mujer. Uno de los hombres será puesto a disposición judicial mañana acusado de asesinato. Además, uno de los tiradores «es un extremista de derechas australiano», ha asegurado el primer ministro de Australia, Scott Morrison, que añadía que «los tiroteos que se han registrado en las mezquitas de Christchurch son obra de un terrorista radical, violento y de derechas ». Ninguno de los detenidos estaba fichado por la policía. Para hacer el mayor daño posible, habían colocado varios artefactos explosivos en sus vehículos, que los agentes han conseguido desactivar. 17 minutos de masacre en Facebook Live Uno de los terroristas difundía en un vídeo a través de las plataformas Facebook Live y Twitter los momentos previos al atentado, mostrando las armas, y el inicio de estos en una de las mezquitas. La secuencia del tiroteo, emitida en directo, es, cuando menos, aterradora. 17 minutos de una masacre que demuestra la falta de control de este tipo de servicios. Reacciones El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha manifestado a través de Twitter su conmoción por los «terribles ataques» en Christchurch: «Nuestra rotunda condena a la violencia y la sinrazón de los fanatismos y los extremismos que quieren quebrar nuestras sociedades». El presidente del PP, Pablo Casado, ha condenado los ataques, subrayando que son «una nueva muestra de que el odio y la intolerancia son una sinrazón que no conoce límites». Casado también ha expresado su solidaridad con las víctimas y sus familias, así como sus deseos de recuperación de los heridos. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha condenado también la «terrible masacre»: «no hay palabras para expresar toda la repulsa que merece esta atrocidad. Descansen en paz y ojalá se recuperen cuanto antes los heridos». El Centro Cultural Islámico de Madrid ha condenado «enérgicamente» el «horrible ataque» a dos mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda, advirtiendo que «no favorecen los esfuerzos que se realizan en pro de la convivencia y tolerancia». Teléfono de emergencia El Gobierno ha facilitado a través de redes sociales el teléfono de emergencia de la Embajada de España en Nueva Zelanda (+6421836725), si bien hasta el momento no hay constancia de que haya españoles entre las víctimas.
15-03-2019 | Fuente: abc.es
Malestar policial por la difusión de las imágenes del atentado en Nueva Zelanda
Un atentado perpetrado en Nueva Zelanda ha dejado al menos 49 muertos en varios tiroteos registrados en dos mezquitas en la ciudad de Christchurt, situada al sur de la isla. Durante el ataque, uno de los tiradores retransmitió en vivo a través de Facebook cómo entra en la mezquita y comienza a matar a toda persona con la que se cruza. Varios medios de comunicación han publicado las imágenes y esto ha avivado un controvertido debate. La Policía de Nueva Zelanda ha pedido que no se difunda el vídeo y Facebook ha colaborado eliminando las cuentas que poseía el asaltante. Sin embargo, varios medios se han aventurado a compartir estas imágenes creando un malestar policial generalizado. Al parecer, Sky News Australia transmitió repetidamente imágenes del tirador en la mezquita y Ten Daily insertó las imágenes en su sitio web y en las publicaciones de las redes sociales, según informa «The Guardian». El vídeo de Ten Daily permaneció en línea durante varias horas, pero finalmente fue retirado, junto con todos los fotogramas. Sky, por su parte, continuó mostrando extractos. Mientras, la Policía de Nueva Zelanda y las plataformas de medios sociales se apresuraban a eliminar el vídeo de los tiroteos de Christchurch. Desde su cuenta de Twitter han difundido un mensaje para evitar que se sigan propagando las imágenes. «La Policía sabe que hay imágenes extremadamente angustiantes en relación con el incidente en Christchurch que circula en línea. Recomendamos encarecidamente que el enlace no se comparta. Estamos trabajando para que se eliminen todas las imágenes». Police are aware there is extremely distressing footage relating to the incident in Christchurch circulating online. We would strongly urge that the link not be shared. We are working to have any footage removed.? New Zealand Police (@nzpolice) 15 de marzo de 2019
15-03-2019 | Fuente: abc.es
Un atentado en Nueva Zelanda deja al menos 49 muertos tras el tiroteo en dos mezquitas
El horror golpea a Nueva Zelanda, un país donde, afortunadamente para sus habitantes, casi nunca pasa nada. Rompiendo en mil pedazos esa anodina tranquilidad, un ataque coordinado contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch ha dejado, de momento, 49 muertos y 48 heridos, de los que muchos están graves, según informan las agencias internacionales. Para hacer aún más espeluznante este salvaje atentado, uno de los atacantes ha difundido el ataque a través de Facebook Live. Ataviado con un traje negro que parece ser ropa de asalto y armado con fúsiles automáticos, en un vídeo colgado en internet aparece llegando con su coche a una de las mezquitas y disparando contra todo lo que se mueve, que a esa hora estaba llena para el rezo del viernes, el más importante para la religión musulmana. Se calcula que en una de las mezquitas había entre 300 y 500 personas, incluidos varios jugadores del equipo de criquet de Bangladés, que mañana tenía previsto disputar un encuentro contra del de Nueva Zelanda. Tal y como se aprecia en las imágenes, el atacante lleva escritos en las armas numerosos nombres que parecen hacer referencia a luchas históricas contra los musulmanes. Además, en las redes sociales circula un manifiesto de los atacantes con comentarios despectivos sobre esta religión y los inmigrantes musulmanes que llegan al país. Junto la mezquita de Al Noor, el otro edificio atacado es el Centro Islámico Lindwood. «Este tipo de violencia e ideología extrema no tiene ningún sentido en Nueva Zelanda. Esto no es lo que somos», ha lamentado de inmediato la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern. Tras afirmar que se trata de «un acto de violencia extraordinario y sin precedentes», ha calificado esta triste jornada como «uno de los días más negros de la historia de Nueva Zelanda». Por su parte, el jefe de la Policía, Mike Bush, ha anunciado la detención de una mujer y tres hombres, uno de los cuales será puesto a disposición judicial mañana acusado de asesinato. Uno de los asaltantes ya ha sido identificado como Brenton Tarrant, un australiano del Estado de Nueva Gales del Sur, según indicó una fuente policial de ese país a la televisión TVNZ. «Hay cuatro personas bajo custodia. No nos consta que haya más pero no podemos asumir que no haya más», indicó el mando policial. Al parecer, ninguno de los detenidos estaba fichado. Para hacer el mayor daño posible, habían colocado además varios artefactos explosivos en sus vehículos, que la Policía ha conseguido desactivar. Ante la alarma generada, el Gobierno ha decretado el estado de máxima alerta y la Policía ha cerrado la ciudad de Christchurch, recomendando a sus vecinos permanecer en sus casas por si hay más atacantes sueltos. Las mezquitas y escuelas de todo el país han sido clausuradas hasta nueva orden entre el pánico generalizado, ya que el ataque ha sido una gran sorpresa en este apacible archipiélago por sus bajísimos índices de delincuencia. Situada en la isla sur de Nueva Zelanda, los únicos titulares que había acaparado la ciudad de Christchurch en los últimos años se debían a los terremotos que sufrió entre 2010 y 2012, destacando uno que dejó 185 muertos el 22 de febrero de 2011. Desde Australia, el primer ministro Scott Morrison se ha solidarizado con sus vecinos: «Estamos horrorizados, consternados, indignados y condenamos este ataque cometido hoy por un terrorista, un violento extremista de derechas». Galería de imágenes Vea la galería completa (18 imágenes) La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, ha afirmado que el asalto fue «un acto de violencia extraordinario y sin precedentes», en lo que calificó como «uno de los días más negros de Nueva Zelanda». «Este tipo de violencia no tiene ningún sentido en Nueva Zelanda. Esto no es lo que somos», dijo en rueda de prensa. Imágenes del atentado en Nueva Zelanda divulgadas por la televisión mostraron a un hombre detenido al lado de un todoterreno blanco que fue embestido por un coche de la policía. Los agentes mantienen acordonada gran parte de Christchurch, donde miles de estudiantes han quedado confinados en las escuelas hasta que se haya garantizado la seguridad en las calles. Uno de los tiroteos del atentado en Christchurch (Nueva Zelanda), fue retransmitido en directo a través de las redes sociales por uno de los asaltantes, que aparece con ropa militar dentro del centro de culto disparando a bocajarro a varias personas con un arma automática de la que cambió el cargador al menos dos veces.
15-03-2019 | Fuente: abc.es
Atentado en Nueva Zelanda: al menos 49 muertos tras el tiroteo en dos mezquitas
El horror golpea a Nueva Zelanda, un país donde, afortunadamente para sus habitantes, casi nunca pasa nada. Rompiendo en mil pedazos esa anodina tranquilidad, un ataque coordinado contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch ha dejado, de momento, 49 muertos y 48 heridos, de los que muchos están graves, según informan las agencias internacionales. Para hacer aún más espeluznante este salvaje atentado, uno de los atacantes ha difundido el ataque a través de Facebook Live. Ataviado con un traje negro que parece ser ropa de asalto y armado con fúsiles automáticos, en un vídeo colgado en internet aparece llegando con su coche a una de las mezquitas y disparando contra todo lo que se mueve, que a esa hora estaba llena para el rezo del viernes, el más importante para la religión musulmana. Se calcula que en una de las mezquitas había entre 300 y 500 personas, incluidos varios jugadores del equipo de criquet de Bangladés, que mañana tenía previsto disputar un encuentro contra del de Nueva Zelanda. Tal y como se aprecia en las imágenes, el atacante lleva escritos en las armas numerosos nombres que parecen hacer referencia a luchas históricas contra los musulmanes. Además, en las redes sociales circula un manifiesto de los atacantes con comentarios despectivos sobre esta religión y los inmigrantes musulmanes que llegan al país. Junto la mezquita de Al Noor, el otro edificio atacado es el Centro Islámico Lindwood. «Este tipo de violencia e ideología extrema no tiene ningún sentido en Nueva Zelanda. Esto no es lo que somos», ha lamentado de inmediato la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern. Tras afirmar que se trata de «un acto de violencia extraordinario y sin precedentes», ha calificado esta triste jornada como «uno de los días más negros de la historia de Nueva Zelanda». Por su parte, el jefe de la Policía, Mike Bush, ha anunciado la detención de una mujer y tres hombres, uno de los cuales será puesto a disposición judicial mañana acusado de asesinato. Uno de los asaltantes ya ha sido identificado como Brenton Tarrant, un australiano del Estado de Nueva Gales del Sur, según indicó una fuente policial de ese país a la televisión TVNZ. «Hay cuatro personas bajo custodia. No nos consta que haya más pero no podemos asumir que no haya más», indicó el mando policial. Al parecer, ninguno de los detenidos estaba fichado. Para hacer el mayor daño posible, habían colocado además varios artefactos explosivos en sus vehículos, que la Policía ha conseguido desactivar. Ante la alarma generada, el Gobierno ha decretado el estado de máxima alerta y la Policía ha cerrado la ciudad de Christchurch, recomendando a sus vecinos permanecer en sus casas por si hay más atacantes sueltos. Las mezquitas y escuelas de todo el país han sido clausuradas hasta nueva orden entre el pánico generalizado, ya que el ataque ha sido una gran sorpresa en este apacible archipiélago por sus bajísimos índices de delincuencia. Situada en la isla sur de Nueva Zelanda, los únicos titulares que había acaparado la ciudad de Christchurch en los últimos años se debían a los terremotos que sufrió entre 2010 y 2012, destacando uno que dejó 185 muertos el 22 de febrero de 2011. Desde Australia, el primer ministro Scott Morrison se ha solidarizado con sus vecinos: «Estamos horrorizados, consternados, indignados y condenamos este ataque cometido hoy por un terrorista, un violento extremista de derechas». Galería de imágenes Vea la galería completa (18 imágenes) La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, ha afirmado que el asalto fue «un acto de violencia extraordinario y sin precedentes», en lo que calificó como «uno de los días más negros de Nueva Zelanda». «Este tipo de violencia no tiene ningún sentido en Nueva Zelanda. Esto no es lo que somos», dijo en rueda de prensa. Imágenes del atentado en Nueva Zelanda divulgadas por la televisión mostraron a un hombre detenido al lado de un todoterreno blanco que fue embestido por un coche de la policía. Los agentes mantienen acordonada gran parte de Christchurch, donde miles de estudiantes han quedado confinados en las escuelas hasta que se haya garantizado la seguridad en las calles. Uno de los tiroteos del atentado en Christchurch (Nueva Zelanda), fue retransmitido en directo a través de las redes sociales por uno de los asaltantes, que aparece con ropa militar dentro del centro de culto disparando a bocajarro a varias personas con un arma automática de la que cambió el cargador al menos dos veces.
15-03-2019 | Fuente: elpais.com
Al menos 40 muertos en dos atentados contra dos mezquitas en Nueva Zelanda
Cuatro sospechosos han sido detenidos tras los tiroteos. Hay al menos 20 personas heridas de gravedad
15-03-2019 | Fuente: abc.es
Uno de los autores del atentado de Nueva Zelanda es un extremista australiano
Uno de los tiradores que han matado este viernes a 40 personas en en el doble atentado de Nueva Zelanda es un extremista de derechas australiano, según ha asegurado el primer ministro de Australia, Scott Morrison. Los tiroteos que se han registrado en las mezquitas de Christchurch (Nueva Zeladna), son obra de un «terrorista radical, violento y de derechas», indicó Morrison horas después del ataque, asegurando que la investigación estaba en manos de las autoridades del país vecino. Sin aportar detalles acerca de su identidad, Morrison sí confirmó que se trataba de un ciudadano australiano. Los servicios de inteligencia están estudiando posibles vínculos del atentado en Nueva Zelanda con Australia, según comentó el primer ministro. «No somos solo aliados, no somos solo socios, somos una familia», dijo. La Policía de Nueva Zelanda ha arrestado por el suceso a tres hombres y una mujer, aunque ninguno de ellos estaba fichado por las autoridades.
15-03-2019 | Fuente: abc.es
Un atentado en Nueva Zelanda deja al menos 40 muertos tras el tiroteo en dos mezquitas
Al menos 40 personas han muerto y otras 20 han resultado heridas tras el atentado en Nueva Zelanda. Al menos dos tiroteos se registraron este viernes en el interior de dos mezquitas de la localidad de Christchurch, en Nueva Zelanda. La primera ministra del país, Jacinda Ardern, ha confirmado que 30 personas fallecieron en el ataque a la mezquita de Al Noor y otras diez perdieron la vida en Lindwood. Tras el ataque terrorista en Nueva Zelanda, se han practicado cuatro detenciones, tres hombres y una mujer, según han informado fuentes policiales. Las autoridades de Nueva Zelanda no tenían fichado a ninguno de los cuatro detenidos en el ataque a las dos mezquitas de Christchurch , ha dicho Jacinda Ardern. «Hay cuatro personas bajo custodia. No nos consta que haya más implicadas pero no podemos asumir que no haya más», ha expresado en rueda de prensa el jefe de la policía, Mike Bush, que evitó precisar inicialmente el número de víctimas. El informante señaló a los detenidos se les encontraron artefactos explosivos en sus vehículos, y alertó sobre la posibilidad de que el incidente no esté limitado a la ciudad. La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, ha afirmado que el asalto fue «un acto de violencia extraordinario y sin precedentes», en lo que calificó como «uno de los días más negros de Nueva Zelanda». «Este tipo de violencia no tiene ningún sentido en Nueva Zelanda. Esto no es lo que somos», dijo en rueda de prensa. Imágenes del atentado en Nueva Zelanda divulgadas por la televisión mostraron a un hombre detenido al lado de un todoterreno blanco que fue embestido por un coche de la policía. Los agentes mantienen acordonada gran parte de Christchurch, donde miles de estudiantes han quedado confinados en las escuelas hasta que se haya garantizado la seguridad en las calles. Uno de los tiroteos del atentado en Christchurch (Nueva Zelanda), fue retransmitido en directo a través de las redes sociales por uno de los asaltantes, que aparece con ropa militar dentro del centro de culto disparando a bocajarro a varias personas con un arma automática de la que cambió el cargador al menos dos veces. En las redes sociales también circula un manifiesto de los atacantes que incluiría calificativos peyorativos contra los musulmanes. «Es claramente un supremacista blanco que ha planeado esto durante dos años», dijo un analista en seguridad a la emisora Radio New Zeland. Varios testigos indicaron que en el interior de una de las mezquitas había entre 300 y 500 personas, incluidos varios miembros del equipo de cricket de Bangladesh, que mañana tenía previsto disputar un encuentro contra el de Nueva Zelanda.
14-02-2019 | Fuente: abc.es
Casi 1.200 menores murieron por armas de fuego en EE.UU. desde la masacre de Parkland de hace un año
El día de San Valentín de 2018 Estados Unidos quedó conmocionado por una nueva masacre por armas de fuego, esta vez en un instituto del sur de Florida. El joven Nikolas Cruz, un antiguo alumno que había sido expulsado del Marjory Stoneman Douglas de la localidad de Parkland, entró en el centro con un fusil de asalto AR-15 y arrebató la vida a 17 personas, 14 de ellos estudiantes. Padres y alumnos reclamaron cambios legales para frenar las muertes por armas de fuego en el país. Se organizó una gran marcha y otras movilizaciones multitudinarias para reclamar medidas y se discutieron propuestas tanto en Florida como a nivel nacional. Donald Trump llegó a plantear que los profesores fueran a clase armados para poder reaccionar a situaciones similares a la de Parkland. Sin embargo, la sangría no ha cesado. De hecho, solo 94 días después murieron ocho estudiantes y dos profesores a manos de un hombre armado que irrumpió en un instituto de Santa Fe, en Texas. Cerca de 1.200 menores han muerto por armas de fuego en Estados Unidos en el año transcurrido desde aquel fatídico 14 de febrero hasta hoy, según la recopilación recogida en la web «Since Parkland» (Desde Parkland), una iniciativa de la organización sin ánimo de lucro The Trace (El rastreo), en colaboración con el periódico «The Miami Herald» y el grupo de medios McClatchy. En esa cifra se incluyen desde las matanzas en institutos a suicidios, pasando por tiroteos indiscriminados desde vehículos, disputas por celos o meros accidentes con armas. Incluso, el pasado verano se produjo un tiroteo en una competición de videojuegos en Jacksonville, en el noreste de Florida, en el que uno de los jugadores mató a otros dos. Esos 1.200 muertos, señala la propia web, equivale a que se produjera una masacre como la de Florida cada cinco días y serviría para llenar tres Boeing 777. No obstante, apunta que el número es seguramente mayor, ya que ninguna agencia gubernamental lleva a cabo un recuento en tiempo real y la financiación de estudios está restringido por ley. Pero, más allá de los números, detrás de cada una de esas muertes hay una historia. En «Since Parkland» se recogen los perfiles de las víctimas, investigadas y escritas por un equipo de 200 periodistas. Vidas truncadas Calvin Harvey, un estudiante de 16 años de un instituto de Macon, en Georgia, fue asesinado por el conductor de un coche que realizó múltiples disparos según pasaba por un picnic. Once meses antes, su primo también fue asesinato a tiros. La abuela de ambos se encargó de enterrarlos. En Wichita (Kansas), Tyran Carter, de 17 años, murió en el patio de la casa de un amigo de varios disparos. Jace Alexander, de tan solo dos años, murió mientras jugueteaba con una pistola Sig Sauer en una cama en Fresno (California). En el caso de Paxton Edwards, un pequeño rubito de tres años que vivía en una modesta casa de Delaware, su muerte no fue accidental. Murió tras ser disparado por su propio padre, que también mató a tiros a su hermana Brinley, de cuatro años, y a su hermano de Jacob, de seis, y a su madre, además de a sí mismo. Así, hasta casi 1.200 vidas cortadas en seco por armas de fuego.
09-11-2018 | Fuente: abc.es
Otra matanza deja doce muertos en una fiesta universitaria en California
Ya habían pasado las once y media de la noche del miércoles en un bar de Thousand Oaks, cerca de Los Ángeles, y la gente hacía «line dancing», el estilo de bailar música «country» en línea que fue brevemente popular en España con un éxito del mexicano Coyote Dax. La coreografía del baile la rompió el sonido de los disparos. Como en otros episodios similares de esta lacra estadounidense, algunos creyeron que eran petardos. Pero fue un ex militar, Ian David Long, que disparaba a todo lo que se ponía por delante. En pocos minutos, los suelos del Borderline Bar and Grill, un bar de temática «country», estaban cubiertos de cadáveres y de sangre. Long acabó con la vida de doce personas y después, según apuntan los indicios, se quitó la suya con un último disparo. Todavía no se conoce la identidad de la mayoría de las víctimas, pero lo más probable es que sean gente joven, estudiantes. Como cada miércoles, el local celebraba su «Noche country universitaria», que se alarga hasta la madrugada. Hay varias universidades en la zona y estas fiestas son un reclamo para atraer a grupos grandes de jóvenes. Al menos se celebraban dos cumpleaños esa noche. Uno de ellos, el de Teylor Whittler, una chica que cumplía 21 años, la edad legal para el consumo de alcohol en EE.UU. «Fue una conmoción, puro pánico», dijo a las televisiones después de conseguir huir del ataque. «Actuaba como si supiera exactamente qué tenía que hacer», añadió sobre el atacante. «Te quiero, luego te llamo», dijo a su mujer Ron Helus, sargento de la policía del Condado de Ventura. En medio de una de sus habituales conversaciones con su esposa durante su patrulla nocturna, recibió un aviso de un incidente en un bar de Thousand Oaks. Tardó pocos minutos en acudir al lugar, donde también llegó un agente de la policía de autopistas. Se enfrentaron a tiros con Long en medio de la matanza. Helus fue una de las víctimas de Long, con mucha más experiencia en un campo de batalla que el policía, después de haber sido tirador del cuerpo de Marines en Afganistán. El agente, de 29 años, tenía un hijo y pensaba retirarse el año que viene. En un giro paradójico, Helus tenía también una empresa en la que daba formación sobre seguridad en el uso de armas legales y era instructor de tiro en su departamento de policía. Las autoridades han descartado que el tiroteo tenga cualquier relación con el terrorismo. Parece, sin embargo, una matanza premeditada. Según los testigos, Long iba vestido completamente de negro y disparó al empleado de seguridad fuera del local, sin mediar palabra. Dentro del bar, lanzó bombas de humo y se concentró en disparar primero a los empleados del local, en la barra. Una sola pistola El shérif del condado de Ventura, Geoff Dean, explicó ayer que no tenían información sobre el posible motivo del ataque, que se realizó con una sola arma: una pistola Glock del calibre 0.45, adquirida de forma legal. El arma tiene capacidad para diez balas, pero Long iba pertrechado con cargadores. El cambio de cargador fue lo que permitió a muchos de los más de cien jóvenes que estaban en el local salvar sus vidas. Entre ellos, a Matt Wennerstrom, un joven de 20 años habitual de este local, que ayudó a otros a escapar de la tragedia. Cuando escuchó los tiros y vio al atacante, una figura de negro, alta, disparando con precisión, animó a la gente a su alrededor a protegerse detrás de la mesa de billar del bar, donde se formó una montaña de cuerpos que trataban de quedar fuera de las balas. Paró el estruendo de los disparos, y Wennerstrom entendió que el atacante estaría recargando su arma. Junto con otro joven, lanzaron taburetes del bar contra las ventanas, para abrir una vía de salida. Tiraron los cristales y ayudaron a sacar a una treintena de personas. «Los taburetes atraviesan ventanas, funciona», dijo a las televisiones fuera del bar, con una mancha de sangre en su camiseta. La tragedia de ayer es un episodio más del problema sistémico que EE.UU. tiene con las armas. Es imposible olvidarse de la de la sinagoga de Pittsburgh del mes pasado o de la del instituto de Parkland, en Florida, en enero. Pero en lo que va de año son casi 300 tiroteos con múltiples fallecidos en el país, lo que hace que sea posible la historia de Brendan Kelly: ayer sobrevivió al tiroteo en California y hace un año salió con vida del festival de música de Las Vegas sobre el que cayó una lluvia de balas desde un hotel que mató a 58 personas. Ambos tenían el «country», el más americano de los sonidos, de música de fondo. El atacante, un ex marine con problemas mentales El autor de la matanza fue identificado como Ian David Long, un ex miembro del cuerpo de Marines de EE.UU., de 28 años y residente de Newbury Park, una localidad vecina a Thousand Oaks. Long había protagonizado en el pasado incidentes de poca gravedad en los que tuvo que intervenir la policía: un accidente de tráfico y una agresión que sufrió en un bar en 2015. Pero sus vecinos conocían su comportamiento errático y agresivo en su hogar, que compartía con su madre. El episodio más relevante para entender la tragedia de ayer ocurrió en abril, cuando la policía acudió a su domicilio por avisos de un altercado. «Estaba iracundo, actuaba de forma irracional», explicó ayer el shérif del condado de Ventura, Geoff Dean. Al lugar acudió personal de salud mental, pero no consideraron que tuviera que ser forzado a internamiento psiquiátrico. Sus vecinos aseguraban ayer que sufría estrés postraumático después de su paso por el frente en Afganistán, donde sirvió como artillero.
1
...