Infortelecom

Noticias de theresa may

06-07-2018 | Fuente: abc.es
Theresa May acuerda con su gobierno una propuesta para suavizar el Brexit
Theresa May y sus ministros han cerrado esta noche un acuerdo para salvar sus diferencias sobre el Brexit y plantear de forma unida una propuesta a Bruselas para cuando se consume su salida del club europeo. La fórmula de consenso, según anunció la oficina de la primera ministra británica en un comunicado, es crear un «área de libre comercio» entre Reino Unido y la UE para «bienes industriales y productos agrícolas». Tras verse atrapada entre los miembros de su gobierno que piden una salida de la UE lo más blanda posible, dejando las cosas parecidas a como están ahora, y los partidarios de romper con Europa, May ha buscado contarreloj una tercera vía que satisfaga a ambos bandos. Por eso este viernes se encerró todo el día desde las 9.00 de la mañana con su Ejecutivo al completo en su residencia campestre de Chequers, una mansión del siglo XVI en la campiña inglesa, con el «deber» de alcanzar un acuerdo, según avanzó ella misma antes de la reunión. Tratando de que todos remen en una sola dirección y evitar distracciones, los 22 ministros británicos del gabinete tuvieron incluso que entregar a la entrada sus teléfonos. Esta vez la oferta que May les puso sobre la mesa y que presentará a la UE se puede considerar una solución intermedia, con la que Reino Unido accedería al mercado único en lo que a bienes se refiere, en una especie de acuerdo aduanero post-Brexit que le permitiría la libertad de establecer sus propias tarifas sobre los productos que lleguen al país. Esto solucionaría el problema más inmediato: el temor a la vuelta de una frontera dura en Irlanda. Para ello se utilizarían los avances de la tecnología, que determinarían hacia donde se dirigen esos bienes y, por tanto, donde se deberían pagar aranceles, si en Reino Unido o la UE. Plan para diciembre de 2020 Esta propuesta mantendría al país alineado con las regulaciones de Bruselas en algunos sectores, como el industrial o el agrícola. Los detalles de cómo funcionaría el plan en la práctica aún no se han publicado, pero desde Downing Street se confía en que todo estaría dispuesto para cuando acabe el periodo de transición, en diciembre de 2020. El único problema: que no existe aún esa tecnología a la que el Gobierno se aferra, o al menos aún no ha sido probada. El guiño para el sector «brexiter» estaría en no incluir en el acuerdo la libertad de movimientos, recuperando así el control fronterizo que tanto reclaman. May tiene previsto presentar su nuevo planteamiento a Bruselas en el llamado «Libro blanco del Brexit», en un día aún sin especificar de la próxima semana. Sin embargo, la propuesta no parece convencer a los partidarios de romper con Europa. Estos, liderados por el ministro de Exteriores, Boris Johnson, quieren un nuevo acuerdo comercial con la UE parecido al que esta tiene con Canadá y que evite así el «alineamiento regulatorio» con Bruselas que propone la primera ministra intentando suavizar el Brexit. Johnson reúne a los suyos El bando de Johnson llegó preparado a la cita en Chequers tras haber hecho piña el jueves con una reunión en el Ministerio de Exteriores. Hasta siete miembros del Ejecutivo, entre los que se encontraban el ministro para el Brexit, David Davis; el de Medio Ambiente, Michael Gove, y el de Comercio Interior, Liam Fox, formaron parte del encuentro. Mientras, Bruselas volvía a apremiar la semana pasada a Londres para que «ponga las cartas sobre la mesa», dado que apenas quedan tres meses para que el acuerdo tenga que estar finalizado. Una presión que se une a la que el sector empresarial británico ha ejercido en las últimas semanas hacia Downing Street, con empresas tan importantes como Jaguar Land Rover, Airbus y BMW, poniendo en duda sus futuras inversiones y su permanencia en Reino Unido si el gobierno de May no clarifica cuanto antes cómo va a ser la futura relación con la UE.
06-07-2018 | Fuente: elpais.com
Dos años para parir dos ratones
Theresa May ha tardado dos años en cocinar sus propuestas para una futura relación del Reino Unido con la UE tras romper ?si llega a romper? con ella
06-07-2018 | Fuente: abc.es
¿Cómo se intoxicaron los dos británicos con el agente nervioso Novichok?
Son varias las hipótesis que la policía británica tiene con respecto al objeto contaminado con el agente nervioso Novichok con el que resultaron envenedados los dos ciudadanos británicos. Los agentes confirmaron el jueves que Charlie Rowley, de 45 años, y Dawn Sturgess, de 44, se intoxicaron al manipular un objeto contaminado con Novichok, la misma sustancia con la que fueron atacados el exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia el pasado mes de marzo. Más de un centenar de detectives de la unidad antiterrorista de la policía británica y agentes de la policía local de Wiltshire trabajan en las pesquisas, que ahora se centran en encontrar el objeto contaminado, una búsqueda que, según algunos expertos, podría alargarse durante semanas o meses. El periódico «The Times» ha desvelado que una de las hipótesis con las que trabajan los investigadores es que la paraje tendría problemas con las drogas y se contaminó con una jeringuilla. Además, se sospecha que ese instrumento podría haber sido empleado por los autores del envenenamiento de los Skripal. Otra de las teorías que estaría barajando la policía, según los medios británicos, es que los afectados encontraron por casualidad el recipiente que se uso para transportar el agente en el ataque al exespía. Sin embargo, por el momento no han podido confirmar si el agente nervioso con el que han estado en contacto pertenece al mismo «lote» que aquel que envenenó a los Skripal. Este viernes, varios agentes ataviados con trajes protectores han entrado al hostal de Salisbury, donde la mujer y sus tres hijos residen. También han examinado el piso del hombre, situado a las afueras de Amesbury, donde se encontraron indispuestos el pasado sábado. La pareja cumple este viernes su sexto día ingresada en estado crítico en el mismo hospital en el que estuvieron los Skripal, después de resultar envenenados con esa misma sustancia. El Novichok es un agente nervioso de fabricación rusa que, según han revelado este viernes expertos del Gobierno británico a la cadena pública BBC, resulta tan tóxico que es capaz de traspasar la piel y no necesita ser ingerido para producir efectos. Tras entrar en contacto con la sustancia, que bloquea en minutos los mensajes de los nervios a los músculos, Skripal permaneció en el hospital durante dos meses y medio, mientras que su hija Yulia recibió el alta el 10 de abril, poco más de un mes después del ataque. Por su parte, Rowley y Sturges continúan en estado crítico y recibiendo tratamiento, sin que el hospital haya adelantado nada sobre su recuperación. Además, el centro sanitario ha asegurado que opera «con normalidad» y ha instado a los pacientes a acudir a sus citas médicas. El Gobierno británico ha vuelto a señalar a Rusia como posible culpable del incidente, como ya hiciera en el caso de los Skripal, mientras que Moscú continúa negando cualquier de implicación. El ministro del Interior británico, Sajid Javid, instó el jueves a Moscú a dar explicaciones sobre lo ocurrido, mientras que la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, pidió a las autoridades británicas que no incurran en «juegos políticos sucios» al relacionar ambos casos. La portavoz señaló que desde que tuvo lugar el envenenamiento del exespía y su hija en la localidad de Salisbury, también en el sur de Inglaterra y muy cerca de Amesbury, donde se ha producido la nueva intoxicación, Rusia ha ofrecido su colaboración. El envenenamiento del exespía ruso y su hija desató una guerra diplomática entre ambos países, que ahora se ha visto reverdecida por este nuevo caso. El Gobierno de la primera ministra británica, Theresa May, decidió expulsar como respuesta a la agresión a 23 diplomáticos rusos, mientras que Moscú hizo lo propio como respuesta.
06-07-2018 | Fuente: abc.es
El arte de sobrevivir
Los rumores sobre la muerte política de Angela Merkel se han exagerado considerablemente. La canciller gestiona estos días una de las peores crisis de su carrera, a pesar de que la inmigración ha bajado a los niveles previos a 2015. Pero la alarma de muchos votantes es enorme ante el reto de la integración social y el miedo a nuevos flujos descontrolados. Merkel ha arrancado del último Consejo Europeo suficientes medidas para frenar la embestida de su ministro del Interior, dispuesto a enterrar la coalición CDU-CSU. El desafío siguiente es tejer con Italia y Austria un consenso sobre las nuevas zonas de tránsito en frontera. La inmigración, convertida ya en el mayor desafío que encara el proyecto europeo, divide aún más que la moneda común en sus peores momentos. Sin embargo, la trayectoria política de Merkel demuestra que se crece ante las crisis. Prefiere los pequeños pasos a las grandes estrategias, algo que encaja muy bien con los tiempos que corren. La capacidad de supervivencia de la canciller alemana es legendaria. Su estilo de poder incremental y científico no emociona, pero es un liderazgo más eficaz para el presente europeo que el tono jupiterino y dramático de Emmanuel Macron. Una de las razones que explican la longevidad de Merkel en la vida pública es la tendencia de tantos a infravalorarla. La otra superviviente de la política europea es Theresa May, aunque este fin de semana su gobierno pueda saltar por los aires. La primera ministra comparte austeridad, valores morales y pragmatismo con la líder alemana. Su empeño es aún más imposible que el de Merkel, hacer que el Brexit sea beneficioso para su país. David Davies, ministro para la salida de la UE, critica ya abiertamente la tercera vía que impulsa May, un delicado equilibrio para lograr una unión aduanera con Bruselas y preparar el terreno a un acuerdo limitado sobre servicios. Ante la enésima rebelión a bordo, Theresa May puede esperar buenas palabras pero no el socorro de Merkel: el Brexit es uno de los pocos asuntos que une hoy a todos los socios europeos.
05-07-2018 | Fuente: abc.es
Merkel solo ve «seguro» el vínculo de la seguridad con Londres tras el Brexit
La canciller alemana, Angela Merkel, se ha mostrado este jueves convencida de que tras el Brexit las relaciones del Reino Unido con la UE seguirán siendo estrechas en el ámbito de la política de seguridad, pero ha evitado posicionarse sobre todas las demás áreas de cooperación, a la espera de que Londres avance su posición. Merkel ha realizado estas declaraciones en una comparecencia en Berlín junto a la primera ministra británica, Theresa May, con la que se ha reunido de seguido para debatir sobre la salida de Reino Unido de la UE y la relación futura de Londres con los otros 27 socios del bloque. «Yo quiero que en el futuro el Reino Unido y Alemania se mantengan estrechamente unidos. En asuntos como la política exterior de seguridad es seguro que va a ser así. En otros ámbitos debemos aún ver cuáles son las expectativas británicas», ha asegurado Merkel. La canciller ha añadido que las negociaciones han entrado en una «fase decisiva» y que «el tiempo apremia», porque para octubre debe acordarse el «marco político». Merkel ha señalado que es importante ver cómo se posiciona el Gobierno británico en estos asuntos y May, que ha intervenido después de la canciller, ha avanzado que mañana tiene previsto reunirse con su gabinete para dibujar «el camino hacia adelante», así como la «velocidad e intensidad» de las negociaciones con la UE.
04-07-2018 | Fuente: abc.es
Dos personas en estado crítico tras ser expuestas al gas novichok, el mismo que intoxicó a Skripal
Una pareja británica, un hombre de 45 años -Charlie Rowley- y una mujer de 44 -Dawn Sturgess-, se hallan ingresados en estado crítico tras haber sido expuestos en la ciudad de Wiltshire a gas novichok. Se trata de la misma sustancia altamente tóxica con la que fueron envenenados el exespía ruso Sergéi Skripal y su hija Yulia el pasado 4 de marzo en la localidad de Salisbury. Se da la circunstancia de que ambas ciudades se hallan separadas apenas por 12 kilómetros. Esto hace suponer a las autoridades antiterroristas, como primera hipótesis de trabajo, que se trate de una exposición accidental a este agente nervioso, toda vez que la investigación no apunta por el momento a que la pareja afectada pudiera ser objetivo de ningún atentado. Sus perfiles así lo indican. La Policía y el personal sanitario que atiende a las dos personas, el mismo equipo que ya trató a los Skripal, encontraron similitudes entre ambos sucesos. La autoridades del condado de Wiltshire, al que pertenecen los dos municipios, enviaron la sustancia tóxica para su análisis al laboratorio para armas químicas de Porton Down, donde fue identificado en marzo el gas que envenenó a los Skripal. La identificación fue positiva: en este caso se trata también de gas novichok. La Policía investiga ahora si en ambos casos procede de un mismo lote. Los servicios de emergencia fueron alertados el pasado sábado de que la pareja se encontraba mal en su domicilio de Wiltshire, donde fueron hallados desplomados en el suelo. «No parece ser un delito» El comisionado adjunto de la Policía Metropolitana, Neil Basu, confirmó que «nadie más» ha presentado los mismos síntomas, si bien se mantiene acordonada la zona del suceso, donde ha asumido la investigación la Unidad de Terrorismo del Reino Unido, junto con la Policía de Wiltshire. El agente insistió en que no parece que se haya cometido «un delito» intencionado, aunque matizó que la investigación sobre lo ocurrido permanece abierta a todas las hipótesis. El comité de emergencias antiterrorista Cobra se reunió ayer para analizar la situación, aunque sin la presencia de ningún ministro, y desde el Gobierno aseguraron que el caso está siendo tratado «con la mayor seriedad». Un portavoz del Ejecutivo de la primera ministra, Theresa May, afirmó que el incidente es «grave» y se está abordando «con la máxima seriedad». El exespía Sergéi Skripal, de 67 años, y su hija Yulia, de 33, fueron envenenados con el agente nervioso novichok en un ataque que, según el Gobierno británico, fue orquestado por Rusia. El episodio supuso una grave crisis diplomática entre Londres y Moscú, con llamadas a consultas de los embajadores y expulsiones de personal diplomático por ambos lados. Los Skripal permanecieron durante semanas en el hospital Salisbury District -antes de recibir el alta, el 10 de abril ella, y el 18 de mayo él-, el mismo en el que ahora se encuentran ingresados en estado crítico el hombre y la mujer afectados en Wiltshire.
04-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump hostiga a los aliados de la OTAN para que gasten más
Donald Trump ha enviado cartas a varios aliados de la OTAN en vísperas de la cumbre de la organización, para reprocharles que no aumenten más rapidamente su gasto militar. Entre otros, la carta la han recibido la canciller alemana, Angela Merkel; el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, o el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. Hecho inédito en este campo, la administración norteamericana ha incluido en la lista a la Gran Bretaña de Theresa May, que ha sido históricamente el más sólido aliado de los norteamericanos, aunque en este caso la misiva va firmada por el secretario de Defensa Jim Mattis. La misiva la han recibido también, al menos, los gobiernos de Noruega, Bélgica, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal. La cumbre de la OTAN tendrá lugar en Bruselas los próximos 11 y 12 de julio, un año después de otra reunión similar en la que Trump ya tuvo ese discurso como eje central, para afear a casi todos los países -muchos de ellos recién salidos de la crisis- que no hubieran cumplido el compromiso de aumentar sus gastos de defensa hasta el 2% del PIB. En el caso del Reino Unido, el país supera ese porcentaje pero Trump considera que no es suficiente ni está a la altura de lo que esperan de este país. La Administración Trump amenaza a Gran Bretaña con sustituirla por Francia en el primer lugar de la lista de sus amigos en Europa. Un gasto bien utilizado En el caso de España, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha tenido la ocasión de comentar este caso durante la visita a Madrid del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, diciendo que la contribución de un país a la seguridad «no puede medirse únicamente con un porcentaje de gasto», sino que también consiste en la «disponibilidad de capacidades militares y la voluntad de utilizarlas en favor de la paz y seguridad internacionales». Versión que ya defendía su antecesor, Mariano Rajoy. El ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha contestado por su parte que España «es el único país de la UE que ha participado en todas las misiones, gastamos menos de lo que dice la OTAN pero lo utilizamos muy bien». Es muy probable que la cumbre de la OTAN acabe otra vez centrada en esta obsesión de Trump por la contribución militar de los europeos, por delante de los planes de renovar la organización que se van a poner sobre la mesa. El año pasado, la reunión fue desagradable para los europeos. EE.UU. ha sido siempre el «accionista mayoritario» en la OTAN. Por las dimensiones del país y su papel dominante en la escena mundial, la Alianza ha bailado siempre al son de la música que elegía Washington. Muchos presidentes norteamericanos se han quejado recientemente -Barack Obama incluido- de la falta de movilización militar en Europa, pero ninguno había hecho de ello su única obsesión como es el caso de Trump. Como efecto colateral de esta situación y del Brexit, la construcción de una defensa europea se ha visto políticamente propulsada.
26-06-2018 | Fuente: abc.es
Isabel II firma la salida del Reino Unido de la Unión Europea
La Monarca británica, Isabel II, dio hoy su consentimiento a la legislación del Gobierno de Theresa May para la salida del país de la Unión Europea, poniendo así fin a meses de debate sobre las enmiendas que debían ser introducidas en el paquete de leyes conocido como Brexit. El "speaker" de la Cámara de los Comunes, John Bercow, ha confirmado que la ley para la salida de la UE, que fue debatida y votada en las dos cámaras del Parlamento la semana pasada, fue firmada por la Reina, anuncio que ha sido seguido por las aclamaciones de satisfacción por parte de los parlamentarios conservadores. "Tengo que notificar a la Cámara que, tal como prevé el Acta de Consentimiento Real de 1967, Su Majestad ha concedido su asentimiento a la siguiente legislación..Ley de Salida de la Unión Europea de 2018", ha anunciado Bercow en una sesión de los Comunes.
24-06-2018 | Fuente: abc.es
Reino Unido sigue partido en dos en el segundo aniversario de la votación del Brexit
Cerca de 100.000 simpatizantes de la Unión Europea marcharon ayer por el centro de Londres para exigir al Gobierno británico que convoque un nuevo referéndum sobre el acuerdo final del Brexit. Dos años después de la histórica votación, en la que el líder ?brexiter? Nigel Farage declaró «el día de la independencia» de Inglaterra, los manifestantes llenaron las principales arterias de la capital ondeando banderas británicas, irlandesas, europeas y todo tipo de pancartas coloridas para pedir un nuevo «Voto del pueblo». Las últimas encuestas no distan demasiado de aquel 52-48 por ciento a favor del Brexit de hace dos años ni de la brecha generacional que marcó aquella histórica votación. Según la agencia encuestadora británica Survation, seguir en la UE ganaría con un 52% en unas hipotéticas elecciones, aunque hace un mes la diferencia era aún más ínfima. Reino Unido está partido en dos, especialmente si se tiene en cuenta la edad de los votantes. En 2016, los mayores de 50 años, favorable en su mayoría al divorcio con Bruselas, decidieron el futuro de toda una generación que sí voto por seguir en la UE. Ahora -con datos de Survation-, si los menores de 50 años optan masivamente por el «Remain» (los jóvenes de entre 18 y 24 años, con hasta un 82%), los que peinan canas prefieren seguir fuera de la UE, en porcentajes que no bajan del 59% a partir de los 55 años. Setecientos treinta días después y a pesar de que pocos saben realmente qué significará el Brexit a partir del próximo 29 de marzo, no ha habido un claro cambio de opinión entre los británicos. May pide unidad «Unidad» puede que sea la palabra más utilizada por Theresa May en los últimos meses. A la primera ministra británica se le ha encargado llevar a puerto una de las empresas más complicadas de la historia de Reino Unido. Lo que seguro que ni ella misma se imaginaba es la dificultad máxima que se está encontrando en un camino repleto de baches y piedras que está dejando división en todos los estratos de la sociedad. La «premier» británica pide unidad constantemente porque la salida de Reino Unido de la UE no solo está resquebrajando a la ciudadanía sino a su propio Gobierno, su partido (el conservador) y en, general, la política británica. Theresa May fue elegida por su perfil de gestora y política eficiente, pero se ha encontrado una oposición tan férrea en cualquiera de sus decisiones que lleva ya demasiado tiempo viviendo como una equilibrista. No es casualidad que, como ha revelado una encuesta de «The Times» de hace un par de semanas, casi dos tercios de los británicos (66%) desaprueben su gestión del proceso. Dos de sus ministros, abanderados del Brexit duro, David Davis y Boris Johnson volvían a echar piedras sobre el tejado de May. El designado para dirigir el Brexit, Davis, amenazó a principios de junio con dimitir si la «premier» no accedía a sus propuestas, aunque esta crisis amainó finalmente no descarta otras mientras la negociación con la UE y la política interna británica sigan con las actuales turbulencias. Por su parte, el siempre excéntrico titular de Exteriores volvía a salirse de tono durante unas declaraciones privadas filtradas en las que pedía a May más «agallas» para acometer el proceso de salida de la UE y suspiraba porque fuera alguien como Trump quien liderase un proyecto así. A su vez en el Parlamento volvía recientemente a sufrir la amenaza (con dimisión incluida de su secretario de Estado de Justicia, Stephen Lee) de una rebelión interna por parte de los más proeuropeos de su partido, que exigen el «voto significativo» de los diputados de la Cámara de los Comunes sobre el acuerdo final al que se llegue con Bruselas. May los apaciguó con concesiones que finalmente, según estos rebeldes, no ha llevado a cabo. «Desde mi punto de vista, es inaceptable. No está en sintonía con los procedimientos habituales de la Cámara de los Comunes y niega por completo el objetivo de la enmienda, que era dar a los parlamentarios la capacidad de poder opinar», asegura Dominic Grieve, la punta de lanza del grupo proeuropeo «tory» y líder de los que buscan el Brexit más blando posible. Por tanto, la amenaza sigue vigente y podría ocasionarle problemas en un futuro a la primera ministra, que, por si fuera poco, tiene que mirar también al otro bando dentro de su partido, el de los más brexiters, que amenazan con tumbar sus políticas si Reino Unido mantiene alguno de los lazos actuales con el club comunitario como, por ejemplo, la unión aduanera. El único consuelo que le debe quedar a May es que su principal rival, el Partido Laborista, se encuentra en la misma situación. Su líder, Jeremy Corbyn ha sido criticado infinidad de veces por no tomar una posición clara con el Brexit. Su buen resultado en las elecciones generales del año pasado salvó su puesto, pero la indecisión y deriva laborista en este tema le han provocado innumerables rebeliones internas.
23-06-2018 | Fuente: elpais.com
Miles de personas exigen en Londres votar sobre los términos del Brexit
Los manifestantes solicitan poder pronunciarse sobre el acuerdo que alcance la primera ministra, Theresa May, con Bruselas