Infortelecom

Noticias de theresa may

16-07-2018 | Fuente: abc.es
Una exministra británica pide un nuevo referéndum sobre el Brexit
La exministra de Educación británica Justine Greening ha pedido este lunes la celebración de un segundo referéndum sobre el Brexit y ha calificado el plan de Chequers de la primera ministra británica, Theresa May, como «una chapuza». En un artículo publicado hoy en el diario «The Times», Greening dice que el acuerdo sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea remitido la pasada semana por el Ejecutivo británico a Bruselas «contiene lo peor de ambos mundos». Para la exministra, que dimitió de su cargo el pasado enero, la decisión final debería ser «devuelta a la gente» y estar fuera de las manos de «políticos bloqueados». Greening considera que fuera de eso solo quedan tres opciones: el acuerdo de May, continuar en la Unión Europea o cortar con el bloque comunitario sin ningún acuerdo. El nuevo plebiscito que propone la política conservadora debería «ofrecer una primera y segunda votación de preferencia para que se pueda alcanzar un consenso». Asimismo, señala que «el estancamiento parlamentario arriesga un voto de desconfianza y, lo que es peor, un gobierno de Corbyn, lo que sería desastroso para la economía». Tanto la primera ministra como el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, han descartado que se vaya a realizar una segunda votación. Mientras tanto, agrupaciones como «People's vote» (El voto del pueblo) también exigen al Gobierno la oportunidad de votar en una consulta acerca de si aceptan o no el acuerdo sobre el Brexit que alcance la primera ministra con Bruselas. Entre los partidarios de la campaña se encuentran la parlamentaria conservadora Anna Soubry, la laborista Chuka Umunna, la del Partido Verde Caroline Lucas y la diputada del partido Liberal Demócrata Layla Moran. Justine Greening abandonó su cargo como responsable de la cartera de Educación a comienzos de este año, en una reestructuración del gabinete de May, después de rechazar ocupar el puesto de ministra de Trabajo y Pensiones. Tras reunirse con la primera ministra, Greening aseguró que continuar defendiendo la «movilidad social» en la educación estaba por encima de su «carrera ministerial».
15-07-2018 | Fuente: elpais.com
Theresa May: ?Donald Trump me dijo que debería demandar a la UE?
El presidente de Estados Unidos aconsejó la medida durante su visita a Reino Unido como alternativa a la negociación del Brexit
15-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump aconsejó a May que demandara a la Unión Europea en lugar de negociar
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aconsejó a la primera ministra británica, Theresa May, que demandara a la Unión Europea (UE) en lugar de negociar los términos del «Brexit», según confesó hoy May en una entrevista en la cadena pública BBC. El jefe de la Casa Blanca contó al término de su reunión con la «premier» el pasado viernes en Chequers (sureste inglés) que le había dado un «consejo» de cara a la salida del Reino Unido de la Unión Europea que May había encontrado demasiado «brutal». Interrogada hoy por el periodista Andrew Marr sobre qué fue lo que le dijo Trump, la inquilina de Downing Street reveló que le dijo que demandara a la Unión Europea. Sin embargo, la política manifestó hoy que en la reunión Trump cambió de parecer y le dijo que no abandonara las negociaciones, que si lo hacía estaría «atascada». May reiteró la «especial relación» que une al Reino Unido y a Estados Unidos tras la visita del mandatario estadounidense, pese al rechazo que su presencia ha causado en el país, con multitudinarias manifestaciones de protesta en diversas ciudades. Asimismo, defendió de nuevo su propuesta sobre el «Brexit», que precipitó la semana pasada la dimisión de dos de sus principales ministros, y evitó pronunciarse sobre qué ocurrirá si Bruselas rechaza el acuerdo. «De momento no han dicho que no», indicó y aseguró que los Veintisiete quieren estudiar su propuesta, que «beneficia el interés nacional». A su juicio, su Libro Blanco del «Brexit» protege el empleo y asegura que no habrá necesidad de una frontera «dura» en Irlanda del Norte. Con todo, reconoció que se había visto obligada por Bruselas a introducir cambios en sus planes originales sobre el «Brexit», pero, aún así, éstos representan un «buen acuerdo para el Reino Unido». La jefa del Gobierno británico, insistió en sus 'líneas rojas' y recordó que no es negociable la salida de la unión aduanera, ni el fin del libre movimiento de personas, ni tampoco el fin de la jurisdicción del Tribunal de Justicia Europeo. Además, sentenció que, en su opinión, «que no haya acuerdo es mejor que un mal acuerdo» aunque, matizó que sigue pensando que lo mejor es «un trato que establezca una buena relación» con el bloque comunitario. La primera ministra hizo estas declaraciones el mismo día que el diario «Mail on Sunday» publicó un artículo en el que advirtió en la necesidad de respaldar su plan de salida de la Unión Europea, a riesgo de «terminar sin 'Brexit' en absoluto». «Este es un momento para ser práctico y pragmático, respaldando nuestro plan para sacar a Gran Bretaña de la Unión Europea el 29 de marzo del próximo año», afirmó.
15-07-2018 | Fuente: elpais.com
Theresa May: ?Donald Trump me dijo que debería demandar a la Unión Europea?
El presidente de Estados Unidos aconsejó la medida a la primera ministra británica durante su visita al Reino Unido como alternativa a la negociación del Brexit
13-07-2018 | Fuente: abc.es
Miles de personas protestan contra la visita de Trump al Reino Unido: «No es bienvenido»
Miles de personas salieron hoy a las calles de varias ciudades británicas para decirle a Donald Trump que «no era bienvenido» al Reino Unido. Las marchas se extendieron desde la pequeña localidad de Aylesbury, cercana a Chequers donde el mandatario estadounidense se reunía con Theresa May, hasta Manchester pasando por Glasgow (donde Trump ya se encuentra pasando el fin de semana junto a su esposa) y por supuesto Londres. En la capital británica se dio cita la más multitudinaria , convocada por la coalición Together Against Trump (Juntos contra Trump), y que se extendió desde primera hora de la tarde hasta última hora del día. Cruzando el centro de la ciudad, pasando por las concurridísimas Oxford Circus y Regent Street, y acabando en Trafalgar Square los londinenses coparon las calles con pancartas en las que se podía leer «No eres bienvenido», «Tirad a Trump a la basura» o «Racista, quédate en tu país» y que han hecho que, como el mismo Trump confirmó en su polémica entrevista al «The Sun», sus actos institucionales en esta visita de trabajo hayan sido fuera de la capital británica al «sentirse mal por las protestas desagradables que tendrán lugar durante mi estancia». El más llamativo de todos estos actos en contra del presidente estadounidense tuvo lugar a las puertas del Parlamento de Westminster donde por la mañana, y durante dos horas, se desplegó el globo gigante de 6 metros de tamaño, con la cara de un Trump anaranjado y enfadado con el cuerpo de un bebé en pañales. El inflable, que contó con el permiso del alcalde de Londres, Sadiq Khan, que afirmó que él no es «un censor», fue el gran protagonista de una jornada de protestas que los organizadores consideraron «todo un éxito».
13-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump califica de «fakes news» sus críticas al plan Brexit de May
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dicho este viernes que para su Gobierno «estará bien» lo que haga el Ejecutivo británico en relación al Brexit, tras haber criticado previamente su estrategia. En una rueda de prensa con la primera ministra británica, Theresa May, Trump ha asegurado que «lo único importante» es que los dos países «puedan comerciar» después de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, prevista para el 29 de marzo de 2019. Trump ha dicho que una entrevista publicada este viernes por «The Sun», en la que critica la estrategia de May con Bruselas, es una «noticia falsa», porque, ha argumentado, no incluye los comentarios favorables que también hace sobre ella. En esa entrevista, que ha causado estupor en el Reino Unido, Trump afirma que el plan de Brexit de May, que propone crear un mercado común de bienes con la UE, seguramente «matará» toda posibilidad de un acuerdo comercial con su país, puesto que en esas circunstancias Washington tendría que negociar con Bruselas. El presidente estadounidense ha matizado su postura en la rueda de prensa posterior a una reunión bilateral con May en la residencia oficial de la jefa del Gobierno en Chequers, el acto político más importante de su primera visita oficial al Reino Unido. Trump ha dicho que en los últimos días sus relaciones con May han progresado «rápido y bien», y ha alabado la histórica relación especial entre los dos países, «un vínculo como no hay otro" e «indispensable para la causa de la libertad, la justicia y la paz». El presidente de Estados Unidos ha afirmado que él y May coincidieron en la necesidad de frenar el desarrollo de armas nucleares por parte de Irán, en estrechar la cooperación en defensa y «en la importancia de controlar la inmigración para detener el terrorismo». Trump ha agradecido a su anfitriona el trato dispensado durante esta visita y se ha mostrado encantado especialmente con la cena de anoche en la mansión de Blenheim, donde nació el primer ministro Winston Churchil, por quien profesa gran admiración. Antes de acceder al podio, Trump y May han avanzado juntos por los jardines de Chequers y puso verse como él le tomaba en ocasiones la mano. Esta es la primera rueda de prensa que ambos líderes mantienen juntos desde la visita de May a Washington en enero de 2017, cuando invitó a Trump a realizar una visita de Estado al Reino Unido, que de momento ha sido pospuesta por la oposición que suscita en este país. La visita oficial -con menos honores- de Trump y su esposa, Melania, ha sido acogida con numerosas protestas en todo el Reino Unido y especialmente en Londres, ciudad que la pareja ha tratado de evitar a toda costa para eludir el rechazo de la población.
13-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump califica de «fake news» sus críticas al plan Brexit de May
Tras el ataque y la humillación a la que había sometido a su anfitriona, Donald Trump reculó. El presidente estadounidense incendió su visita de trabajo a Reino Unido con una entrevista publicada hoy en el tabloide «The Sun» llena de críticas directas a Theresa May. A las pocas horas, echó la culpa de sus palabras a la prensa, al grito de su ya célebre frase utilizada como excusa para casi todo: «Fake news», noticias falsas. En su comparecencia conjunta, Trump alabó hoy a May en varias ocasiones y aseguró que era «toda una profesional» y «una mujer excelente» antes de admitir que le pidió disculpas porque «no se incluyeron muchas cosas buenas que dije sobre ella» en las páginas que dieron la vuelta al mundo en pocas horas. Ambos mandatarios limaron asperezas, por tanto, después de que Trump torpedease esta cumbre bilateral asegurando que la propuesta británica para el Brexit «matará» la posibilidad del futuro acuerdo comercial con su país. Retractándose de esta postura, el mandatario estadounidense señalaba que lo que consiga el Ejecutivo de May en este sentido «le parecerá bien», y que lo importante es que los dos países «puedan comerciar sin cortapisas» tras la salida de Reino Unido de la UE el año que viene. Al ser preguntado sobre qué consejos dio a May y que esta habría rechazado, Trump señaló que solamente le trasladó sus sugerencias, que no quiso revelar. Unas sugerencias que «todavía puede llevar a cabo». Obligados a entenderse Los dos líderes dejaron claro que el desliz de Trump no ha puesto en peligro los fuertes lazos existentes y que, de hecho, la relación entre ambos países «nunca ha sido más fuerte». Para la primera ministra es casi obligatorio firmar un acuerdo beneficioso con Estados Unidos tras el Brexit para así no perder a su principal socio -descontando a la propia UE- una vez se encuentre fuera del club comunitario. Mientras May reiteraba en varias ocasiones que su país se irá de la Unión Europea y que será posible el acuerdo que pedía Trump, este admitía que el Brexit es una empresa «dificil» con el que su homóloga está «haciendo un trabajo fantástico». Tras agradecer a su anfitriona el trato que le ha dispensado en esta visita de trabajo, Trump reconocía también que las relaciones con la «premier» se han fortalecido durante su primera visita al Reino Unido como presidente. Sí se mantuvo en sus trece en lo referente al exministro de Exteriores, Boris Johnson, del que confirmó que «sería un buen primer ministro», para, a renglón seguido, volver a alagar a su homóloga asegurando que «estos días he podido comprobar lo fantástica que es y que la prefiero mucho más como amiga que como enemiga». Trump dejó hasta un comentario que nadie esperaba al afirmar que se había sentido avergonzado por haber dejado «de lado» a los asistentes a la cena de jueves celebrada en la casa donde nació Winston Churchill, ya que en esa ocasión su conversación se centró exclusivamente en la propia Theresa May. Contra la inmigración Durante el almuerzo de trabajo que ambos mantuvieron en la residencia campestre de Chequers antes de la rueda de prensa, varios asuntos estuvieron sobre la mesa además del Brexit y la relación entre ambos países. Trump y May hablaron de Irán, de Corea del Norte e, incluso, de Rusia y su presidente Valdimir Putin, con quien Trump se reunirá el lunes en Helsinki y con el que May mantiene abierta una crisis diplomática por el envenenamiento del exespía Sergei Skripal y de su hija en suelo británico. Además, ambos reiteraron su intención de reforzar aún más la cooperación en materia de defensa y en «controlar la inmigración para detener el terrorismo». Algo sobre lo que Donald Trump ha insistido de forma vehemente en varias ocasiones. El presidente cerró su segundo día en el Reino Unido acudiendo al castillo de Windsor para tomar el té con la reina Isabel II antes de partir hacia Escocia, donde pasará el fin de semana en uno de los campos de golf, el complejo Turnberry, que el presidente posee en esta región donde nació su madre.
13-07-2018 | Fuente: elpais.com
La visita de Donald Trump a Reino Unido, en imágenes
El presidente de EE.UU, Donald Trump, ha visitado Reino Unido en el marco de las negociaciones para alcanzar un acuerdo comercial transatlántico. Una visita no exenta de polémica, en la que ha criticado la estrategia de Theresa May de un Brexit blando y ha elogiado a su principal rival político, Boris Johnson, horas antes de reunirse con la primera ministra
13-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump, en su visita a May: «Boris Johnson sería un gran primer ministro, tiene lo que se necesita»
El presidente Donald Trump criticó directamente la estrategia para el Brexit de la primera ministra Theresa May, diciendo que probablemente había matado toda esperanza de un acuerdo comercial británico-estadounidense y que no había seguido su consejo sobre cómo negociar con la Unión Europea. En una entrevista publicada apenas unas horas antes de que almorzara con May y tomara el té con la reina Isabel, Trump reprendió los «muy desafortunados» resultados de la negociación del primer ministro Brexit. «Si hacen tal acuerdo, negociaríamos con la Unión Europea y no con el Reino Unido», dijo Trump al periódico sensacionalista The Sun, por lo que May planeó aprovechar su visita oficial al Reino Unido para avanzar en las discusiones sobre la conclusión de un acuerdo de libre comercio con Washington una vez que su país abandone la UE a fines de marzo de 2019. Publicación el Libro Blanco El Gobierno de Theresa May publicó este jueves el esperado Libro Blanco en el que plantea la relación que Reino Unido desea mantener con la Unión Europea tras el Brexit, que se basa en que haya cierta movilidad de personas a cambio de facilitar el trámite para algunos productos aduaneros. «Si hacen un trato así, estaríamos lidiando con la Unión Europea en lugar de tratar con Reino Unido, por lo que probablemente mate el trato», ha señalado Trump en la entrevista. «Si lo hacen, entonces su acuerdo comercial con Estados Unidos probablemente no se hará», ha aseverado el mandatario, que además considera que May ha ido «al revés» y que los resultados han sido «muy desafortunados». El magnate neoyorquino ha señalado que Estados Unidos tiene suficientes dificultades con la Unión Europea porque no han tratado al país «de manera justa en el comercio». Trump ha recalcado que la primera ministra británica hizo caso omiso a los consejos que le ofreció para el plan del Brexit y ha asegurado que «los acuerdos que llevan mucho tiempo nunca son buenos». En cuanto a la dimisión del exministro de Asuntos Exteriores británico Boris Johnson, el presidente de Estados Unidos ha afirmado que «le entristeció mucho ver que dejaba el gobierno» y que espera que vuelva en algún momento. «Creo que podría ser un gran primer ministro. Creo que tiene lo que se necesita», ha destacado, refiriéndose a Johnson, a quien considera «un tipo muy talentoso».
13-07-2018 | Fuente: abc.es
Theresa May detalla su propuesta de Brexit a Bruselas
Han tenido que pasar dos años desde el referéndum del Brexit para que el Gobierno británico detallase el plan definitivo con la UE para acordar su salida del bloque comunitario en marzo del año que viene. En el documento, el más extenso hasta la fecha (100 páginas) y titulado «Libro Blanco del Brexit», Reino Unido le propone a Bruselas un acuerdo que se sostiene en cuatro pilares básicos: un mercado común de bienes, un acuerdo laxo en servicios, máxima cooperación posible en materia de defensa y facilidades para la movilidad de los ciudadanos. May lo ha catalogado como una «propuesta integral, ambiciosa y que logra el equilibro necesario entre derechos y obligaciones». Sin embargo, como era de esperar, desde el bando «brexiter» consideran inadmisible seguir bajo el reglamento común, lo que les situaría como «vasallos de Europa» y confirmándose, a su juicio, el «Brexit in name only» (Brexit solo en el nombre). Las reacciones no se han hecho esperar: los laboristas lo catalogan como «inviable», según el portavoz laborista Keir Starmer, y desde las propias filas «tories», el diputado brexiter por bandera, Jacob Rees-Mogg, se refiere al acuerdo como el «mayor vasallaje desde que el rey Juan I rindió tributo a Felipe II de Francia en Goulet en 1200». Mercado común de bienes En el documento no se menciona el término unión aduanera, de cuyo sistema la «premier» dijo que el país abandonaría, pero sí se propone «un área de libre comercio para bienes», con equivalencia normativa y un «dispositivo facilitado de aduanas». Y esta fórmula se parece mucho a una unión aduanera. El Libro Blando del Brexit cataloga el conjunto de la propuesta como un «acuerdo de asociación», pese a que May fue tajante en el pasado asegurando que en ningún caso Reino Unido sería «miembro asociado de la UE». Unas palabras que finalmente no podrá cumplir por la necesidad de evitar la imposición de controles fronterizos que se acabarían instalando en una vuelta a lo que sería una frontera dura con Irlanda, algo inadmisible para Bruselas. Pero la «premier» sigue cediendo e incluso se compromete a respetar las actuales normas comunitarias sobre subsidios estatales, a fin de asegurar una competencia «justa» y evitar el proteccionismo económico. Los intercambios comerciales seguirían efectuándose bajo las normas europeas que Londres tendría que seguir respetando, algo que los más euroescépticos de los «tories» han denunciado como intolerable. Los servicios, excluidos Esa zona de libre comercio los excluye y, por tanto, al 80% de la economía británica y la mayor parte de los intercambios entre ambas partes. Sin un acuerdo preferente para la mayor actividad económica entre Reino Unido y la UE, se queda fuera también el sector financiero y lo que eso implica: la City. El gigante financiero de Londres queda en el limbo a expensas de lo que suceda en las negociaciones futuras, pero lo que parece es que se aleja del viejo continente. «Es un verdadero golpe al sector financiero británico y al sector de servicios profesionales asociados», ha dicho Catherine McGuinness, líder administrativa de la City. Resolución de conflictos El texto habla de la creación de un «comité conjunto» que tendría en cuenta al Tribunal de Justicia Europeo. No estar bajo la supervisión de órganos europeos ha sido otra de esas líneas rojas que May ha tenido que cruzar. Incluso, el Ejecutivo ha pedido permanecer en diversas agencias o programas comunitarios como la Agencia Europea de Seguridad Aérea, la Agencia Europea del Medicamento, Europol, Eurojust y el programa de intercambio Erasmus, entre otras. Para continuar en todas ellas, Reino Unido deberá seguir abonando su parte como cualquier otro país miembro. Inmigración Aunque recupera el control de sus fronteras y se necesitará permiso para poder trabajar en Gran Bretaña, el Gobierno se compromete a permitir que los ciudadanos accedan sin visado en vacaciones, viajes de negocios ypara estudiar. Además, el Ejecutivo también quiere seguir permaneciendo en el plan de salud de la UE y establecer disposiciones específicas de seguridad social para asegurarse de que los británicos que vivan y se jubilan en cualquier país miembro puedan beneficiarse de los derechos de pensión y atención médica.