Infortelecom

Noticias de terrorismo islamista

05-03-2019 | Fuente: abc.es
Las semillas del terrorismo siguen dando frutos amenazantes en toda Europa
En Europa, ningún Estado europeo está a salvo contra el terrorismo, que se ha cobrado 1.115 muertes y millares de heridos en los últimos veinte años: las amenazas interiores y exteriores siguen siendo altas. Presentando la última edición, en francés, del Libro blanco y negro del terrorismo en Europa, la eurodiputada Maite Pagazurtundúa ha declarado: «El odio y el fanatismo son la matriz común de todos los terrorismos. Y esas semillas siguen dando frutos inquietantes dentro y fuera de Europa». Libro blanco y negro del terrorismo en Europa es una iniciativa personal de Maite Pagazaurtundúa, que ha presentado su última edición, francesa, acompañada de Elisabeth Pelsez, delegada interministerial de ayuda a las víctimas del terrorismo, y Guillaume Denoix de Saint Marc, director general y portavoz de la Asociación francesa de víctimas del terrorismo. Elisabeth Pelsez estima que España fue pionera en el terreno crucial de la lucha contra el terrorismo y la ayuda a las víctimas, comentando: «Ese trabajo de fondo, que ahora culmina con obras como este Libro blanco y negro del terrorismo en Europa, es algo esencial. Nuestras sociedades necesitan de un trabajo de memoria, recuerdo, no solo homenaje, permanente. Debemos seguir siendo vigilantes. A través del recuerdo a las víctimas, individuales y colectivas, fortalecemos nuestros principios morales». Guillaume Denoix de Saint Marc, por su parte, concede un valor esencial a la colaboración hispano - francesa contra el terrorismo: «Fue pionera, en su género. Y, en cierta medida, sigue siendo un ejemplo a seguir, cuando las amenazas terroristas siguen estando bien presentes contra nuestras sociedades». ¿Qué tienen en común los diversos terrorismos que han ensangrentado Europa durante las últimas décadas, del terrorismo de la banda terrorista ETA al terrorismo islamista? Maite Pagazurtundua responde de este modo: «La matriz común es el fanatismo, el odio. Se trata de semillas endemoniadas. Que siguen estando presentes dentro y fuera de nuestras sociedades. De ahí la imprescindible vigilancia, el indispensable trabajo de recuerdo, memoria, estudio, para defender los principios y la matriz de nuestras sociedades libres». Iniciativa española y europea de Maite Pagazurtundua, el Libro Blanco y Negro del terrorismo en Europa es un compendio único en su género y una herramienta de trabajo. Compila más de 28.000 datos sobre víctimas y terroristas, analiza los diferentes tipos de ataques y violencias terroristas, estudia los diferentes tipos de armas y financiación. Esta última edición del Libro Blanco y Negro del terrorismo en Europa servirá, así mismo, de documento de trabajo para el próximo Congreso Internacional de Asociaciones de Víctimas del Terrorismo, que debe celebrarse en Niza, próximamente.
13-02-2019 | Fuente: abc.es
La policía alemana detiene a dos torturadores del régimen de Assad
Dos sirios, antiguos miembros de los servicios secretos de Bashar el Asad, han sido detenidos en Alemania y acusados de presuntos crímenes contra la humanidad, según ha informado la Fiscalía General. Los sospechosos, arrestados en Berlín y Renania-Palatinado, son Anwar R., de 56 años, y Eyad A., de 42 años. El primero está acusado de haber participado en «torturas y abusos físicos» entre abril del 2011 y septiembre del 2012, cuando era responsable de una prisión de la Dirección General de Seguridad (DGS) en la región de Damasco. Eyad A., por su parte, es sospechoso de haber trabajado para los servicios de inteligencia sirios y de haber torturado a al menos 2.000 personas entre julio del 2011 y enero del 2012, además de dos asesinatos. Estas detenciones están relacionadas con otra llevada a cabo por la policía francesa en París de otro empleado o funcionario de la DGS siria a raíz de la investigación César, abierta en septiembre del 2015 y que toma el nombre del fotógrafo militar que desertó y huyó de Siria con unas 55.000 fotografías tomadas en morgues y prisiones sirias. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, al menos 60.000 personas murieron víctima de torturas en las cárceles sirias, por las que habrían pasado hasta medio millón de detenidos, y estas detenciones se presentan como la primera oportunidad de llevar ante la Justicia a responsables de aquellos crímenes. «La tarea de Eyad A. era localizar y encarcelar a desertores, manifestantes y otros sospechosos mediante controles personales», informa la Fiscalía, señalando que este hombre pasó al menos un mes en esta función en un control de carreteras a las afueras de Damasco. Cada día, unos cien detenidos eran llevados a la prisión que dirigía Anwar R. El escrito del fiscal recuerda que «el régimen sirio reprimió, al menos desde abril del 2011, de forma general y con violencia brutal, las actividades de la oposición crítica con el Gobierno», acciones en la que «los servicios secretos sirios tuvieron un papel esencial». Ambos detenidos abandonaron Siria en el 2012, tres años antes de la oleada de refugiados hacia Alemania, como docenas de antiguos funcionarios sirios que están siendo investigados por las autoridades alemanas y entre los que pueden llegar a identificarse a más responsables. Estas detenciones pueden además cumplir un papel ejemplarizante, en la medida en que las autoridades alemanas están convencidas del peligro de que vuelva a resurgir el grupo yihadista Daesh en Siria tras la retirada de las tropas estadounidenses. Así lo ha declarado el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas. «Aún no sabemos cómo se puede evitar el vacío que quedará en Siria tras la retirada de las tropas estadounidenses para que no estallen nuevamente los viejos conflictos y que Estado Islámico no logre hacer pie nuevamente», ha dicho antes de asistir a una conferencia contra el terrorismo islamista en Washington, insistiendo en que el peligro que supone Estado Islámico en Siria e Irak aún está ?lejos de ser desterrado?. La policía alemana rastrea las redes sociales en busca de funcionarios sirios en suelo alemán, llegados al país como refugiados y que podrían volver a Siria y continuar con sus actividades represivas una vez que las tropas estadounidenses hayan abandonado el país y se dé una situación más propicia.
01-02-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. amenaza a Maduro con encerrarlo en «Guantánamo» si no acepta una transición
El consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, ha advertido a Nicolás Maduro de que si no acepta la transición democrática en Venezuela y se retira voluntariamente pronto, acabará en el penal de la base naval de Guantánamo, donde quedan unos 55 detenidos acusados de terrorismo islamista. Según dijo este viernes Bolton en una entrevista en el programa de radio de Hugh Hewitt: «A Maduro le deseo un retiro largo y tranquilo en una bonita playa lejos de Venezuela. Y cuanto antes aproveche esa oportunidad, más probable será que pueda tener un retiro agradable y tranquilo en una playa bonita en lugar de estar en otra zona playera como la de Guantánamo». La cárcel de la base naval de Guantánamo, abierta en 2002 por la Administración de George W. Bush, se halla en la isla de Cuba, dentro de un recinto alquilado por EE.UU. en 1903. Desde que los comunistas tomaran el poder en Cuba han tratado de rescindir el contrato, pero han sido incapaces. Denuncias de torturas y trato inhumano Las organizaciones humanitarias han denunciado torturas y trato inhumano en esa cárcel, por la que han pasado 772 acusados de terrorismo, traídos en su mayoría de Afganistán. Entre ellos se encuentra el responsable del plan para atacar Nueva York y Washington el 11-S, Khaled Sheikh Mohammed. Bolton, quien el lunes anunció una dura ronda de sanciones sobre el petróleo venezolano con una libreta bajo el brazo en la que se leía «5.000 soldados a Colombia», dijo este viernes que su prioridad es «una transición pacífica en Venezuela». Preguntado si el Pentágono tiene planes inmediatos de enviar tropas a la frontera de Venezuela, Bolton ha respondido, tajante: «no».
27-09-2018 | Fuente: elpais.com
Una mirada a la trastienda del yihadismo gana el Anagrama de ensayo
El argentino Dardo Scavino medita sobre causas y efectos del terrorismo islamista en ?El sueño de los mártires?
26-09-2018 | Fuente: elpais.com
Una mirada a la trastienda del yihadismo gana el Anagrama de ensayo
El argentino Dardo Scavino medita sobre causas y efectos del terrorismo islamista
04-08-2018 | Fuente: elpais.com
Cadena perpetua para una joven británica de 18 años por yihadismo
Safaa Boular, que se radicalizó al comenzar una relación virtual con un miembro de ISIS, es la mujer más joven condenada por terrorismo islamista en Reino Unido
03-08-2018 | Fuente: elpais.com
Cadena perpetua para una joven británica de 18 años por yihadismo
Safaa Boular, que se radicalizó al comenzar una relación virtual con un miembro de ISIS, es la mujer más joven condenada por terrorismo islamista en Reino Unido
25-07-2018 | Fuente: abc.es
Alemania advierte del aumento de acciones violentas de la ultraizquierda
Dos sin techo han sido quemados mientras dormían junto a una estación de metro de Berlín esta misma semana. Desconocidos los rociaron con un líquido inflamable al que prendieron fuego y solamente los dependientes de un puesto de comida rápida, al percatarse del incendio, acudieron a sofocarlo. Se trata de uno más en la serie de ataques incendiarios, aparentemente de motivación racista, que tiene lugar en Alemania, un número en la estadística que retrata la elevada violencia de motivación política o ideológica en el país. «El informe muestra que nos tenemos que proteger de extremistas de diferentes ámbitos», concluyó este martes el ministro de Interior alemán, Horst Seehofer, durante la presentación del estudio. Los extremismos de derecha, de izquierda y de corte islamista siguen siendo fuente de un importante número de delitos en Alemania y, por ejemplo, el número de personas dispuestas a cometer un acto violento con motivación política se elevó el año pasado a un nivel récord, según el informe elaborado por los servicios secretos internos de 2017 publicado este martes en Berlín. «En ninguno de los extremos tenemos las cosas bajo control», reconoció el ministro, «nuestras fuerzas de seguridad vigilan con detenimiento a personas potencialmente peligrosas con el objetivo de reconocer amenazas, pero nada está totalmente asegurado». Incremento de salafistas En el citado informe, la inteligencia alemana interna reseña el aumento de miembros que registró el salafismo en el país entre 2016 y 2017, pasando de unos 9.700 a cerca de 11.000. Además, las autoridades precisaron que la cifra de islamistas que podrían perpetrar un ataque violento en Alemania se incrementó hasta 774 personas, el mayor valor jamás registrado. En relación a los extremistas de izquierda, los servicios secretos también reportaron un nuevo máximo. En total, en 2017 las autoridades detectaron en el país 9.000 radicales de izquierda susceptibles de cometer un ataque con violencia. Además, el año pasado se incrementaron hasta los 1.648 los actos violentos cometidos por miembros de la extrema izquierda, un 37% más que el año anterior. En cuanto a extremistas de derecha, el informe revela que los actos violentos cometidos por personas de este círculo cayó desde los 1.600 en 2016 hasta los 1.054 durante el pasado año. No obstante, el número de integrantes de grupos de extrema derecha «sigue siendo alto», recalcó el ministro. En total, se estima que en Alemania la extrema derecha de tendencias neonazis está integrado por unas 24.000 personas, de las que unas 12.700 están consideradas especialmente peligrosas. El director de la Oficina Federal de Protección de la Constitución, Hans Georg Maassen, que acompañaba a Seehofer en la presentación, subrayó por su parte que el mayor peligro de los mencionados en el informe es el terrorismo islamista de baja intensidad, los ataques individuales y prácticamente aleatorios «contra los que las fuerzas de seguridad, a pesar de los muchos esfuerzos y por las características de ese tipo de delitos, no pueden hacer todo lo que quisieran». Maasen mencionó también los ciberataques como la nueva forma de delito de los extremistas políticos y como mayor peligro potencial para Alemania y para otras democracias similares. Los ataques a albergues de refugiados, sin embargo, registran un claro descenso de casi el 5%. Maasen dijo que probablemente esa bajada se debe al descenso del número de refugiados que llegaron a Alemania, mientras que Seehofer matizó que es un fenómeno aislado en el que no se puede ver una tendencia y recordó que el potencial de violencia de los movimientos de ultraderecha sigue siendo alto.
30-05-2018 | Fuente: abc.es
De «camello» belga a terrorista suicida islamista
Dos mujeres policías y un civil murieron y otros cuatro agentes resultaron heridos, uno de ellos de gravedad, por el ataque ocurrido este martes en la ciudad belga de Lieja a manos de un delincuente que al parecer se había convertido recientemente a la facción más violenta y radical del islam y que fue a su vez abatido en la operación. El ministro federal del Interior, Jan Jambon, dijo, sin embargo, que las características de este atentado «no son evidentes» y por ello el organismo encargado de decidir el nivel de alerta antiterrorista no modificó la situación en el país. El jefe de la policía de Lieja, Christian Beaupère, indicó en una rueda de prensa en la tarde del martes que, según su información, «es evidente que el objetivo del asaltante era atacar a la policía, ya que se había escondido detrás de las agentes» a las que luego asesinó. El delincuente «quería atacar al Estado belga» aseguró. La prensa local ha difundido un vídeo en el que el atacante puede ser visto gritando «Alá es Grande», el grito característico del terrorismo islamista, pero en todo lo demás la actuación del asesino no se corresponde con los gestos y los símbolos habituales de los yihadistas que podrían considerarse como clásicos. El atacante, un belga de 36 años llamado Benjamin Herman, era un delincuente habitual que disfrutaba de un permiso penuitenciario y que habría reaccionado con violencia contra las dos policías a las que primero atacó por la espalda con un cuchillo y después remató a tiros con sus propias armas. Las dos agentes de policía muertas eran de origen inmigrante. Soraya Belkacemi, de 53 años, era viuda de un policía. Lucila García, de 45, acababa de casarse hace un mes con un comisario. Ambas patrullaban este martes por la mañana por la céntrica Avenida de los Agustinos cuando se cruzaron con su asesino, de quien se sospecha que el lunes por la noche, justo después de salir de la prisión, había matado a martillazos a un vagabundo en Rochefort, su ciudad de origen. Una vez que había acabado con la vida de las dos agentes, también disparó contra un joven de 22 años que pasaba con su coche y que probablemente se quedó helado ante la escena del crimen. Cyril Vangriecken, que así se llamaba, estaba a punto de terminar sus estudios de profesor. Después, el asesino se refugió en una escuela cercana, el centro «Léonie de Waha», e intentó tomar rehenes. Pero para entonces ya había llegado la unidad de asalto de la policía de Lieja que rodeó el perímetro. Herman los recibió a tiros e hirió a cuatro de ellos. Uno de los agentes recibió un impacto de bala en la arteria femoral y según los informes médicos se encontraba en estado grave. El cuarto, por suerte, no tenía más que un rasguño. Los otros dos, heridas de bala en las piernas. En todo caso, ante la contumacia del criminal, los policías acabaron con él en el acto. «Viveros de terroristas» El diario «La Libre Belgique» se apresuró a publicar un editorial denunciando que las prisiones belgas se han convertido «en un vivero de terroristas» pero el ministro de Justicia, Koen Geens, ha precisado que el autor de los hechos estaba detenido desde 2003 para cumplir pena hasta 2020 y que ya había sido autorizado a salir de la prisión durante algunos días en 13 ocasiones anteriores. No se trataba de que lo hubieran dejado en libertad bajo fianza, sino que son una especie de «vacaciones penitenciarias» utilizadas para preparar su reinserción futura. En 13 permisos había regresado sin novedad, el decimocuarto ha sido el último. El ministro del Interior por su parte, dijo que el criminal debía volver este mismo martes a prisión y que la decisión de autorizarle a salir «no se ha tomado a la ligera», por lo que consideraba inadecuado hablar de un error por parte de la administración penitenciaria y los servicios de seguridad. Sin embargo, según la prensa belga, el personaje en cuestión había sido considerado como potencialmente peligroso desde el año pasado y tenía una ficha especial en los servicios de seguridad del Estado, lo que indicaría que este tipo de medidas penitenciarias debería hacer sido más vigilada. También se cita en la prensa a un antiguo compañero de celda que asegura que Benjamin Herman se había convertido al islam radical y que había un corán y una alfombra de oración entre sus pertenencias. Pero, por otro lado, ni el asesinato del vagabundo que se le atribuye ni el hecho de atacar a mujeres (aunque sean policías) encaja con el comportamiento de los yihadistas encuadrados en las corrientes más frecuentes del terrorismo islámico. Si fuera cualquier otro país europeo, el debate no habría tenido lugar. Pero los belgas viven a veces traumatizados por sus propios -y frecuentes- errores en la administración penitenciaria y por su delicado equilibrio sociológico entre una inmigración musulmana no siempre bien integrada y los efectos de haber ignorado durante décadas los problemas que se han ido gestando y que les han estallado ahora. Los fantasmas de los atentados de Bruselas, la reputación de barrios como Molembeek o la pesadilla de la sucesión de errores trágicos para las vícticimas del asesino pedófilo Marc Doutroux pesan mucho sobre la política belga. Las cárceles no funcionan bien, los funcionarios de prisiones hacen frecuentes huelgas que han llamado la atención del tribunal europeo de derechos humanos y la política en realidad está prisionera de la amenaza de los nacionalistas flamencos. La realidad de la amenaza yihadista es el peor horizonte para los belgas.
17-05-2018 | Fuente: abc.es
Así es Manuel Valls, el posible candidato a la alcaldía de Barcelona del que Macron no se fía
Corría abril de 1982, la izquierda francesa vivía sus años dorados y un joven «militante socialista», con pinta de adolescente, intervenía en un programa de la televisión para explicar el impacto del paro sobre la juventud. El jersey de rombos, la camisa y algunos lapsus, quizá fruto del nerviosismo, no permitían imaginar en él al futuro primer ministro. Manuel seguía siendo Manuel, y no Valls; seguía siendo, en definitiva, el hijo de un pintor catalán y una mujer suiza; el muchacho «reservado, autoritario y ambicioso» que «leía enormemente», según su hermana Giovanna; el admirador del socialista de centro Michel Rocard; y el estudiante de Historia al que nunca había tentado la revolución. Ahora, pasando de puntillas por la política francesa y barajando la idea de presentarse a la alcaldía de Barcelona con Ciudadanos, el político, según ha informado el semanario satírico «Le Canard Enchaînée», se enfrenta a un duro golpe: la desconfianza de Macron. «No me fío de Valls. Lo creo capaz de cualquier mala jugada», habría afirmado el inquilino del Elíseo. Tras abandonar las filas del Partido Socialista, Valls se unió a las de «La República en Marcha», el partido de Macron, en junio del año pasado. «Deseo estar en la mayoría, es una forma de coherencia. Apoyé a Emmanuel Macron antes de la primera vuelta, me costó caro», afirmó el ex primer ministro entonces. «Me quiero sentar en el corazón de esa mayoría por coherencia, una parte de mi vida política termina, dejo el Partido Socialista o el Partido Socialista me deja», añadió. Lo cierto es que, desde su juventud, el ex primer ministro había sido crítico con la formación en la que militaba. Un «reformista» Inevitablemente ligado al conservadurismo, el pragmatismo y el gusto por mantener el orden, ostentar el cargo de ministro de Interior siempre ha identificado a su titular con esos rasgos. Manuel Valls lo alcanzó en mayo de 2012, cuando el por entonces nuevo presidente, François Hollande, lo designó para el puesto. El joven político ya venía curtido de once años al frente de la alcaldía de Evry, una ciudad de la periferia parisiense con fama de conflictiva. Su nueva ocupación le quedaba como un guante. Con un perfil muy poco izquierdista, Valls siempre ha reivindicado a figuras políticas de centro, con un carácter moderado y poco apegadas a los cambios bruscos. En su despacho, cuentan, cuelga un retrato de Georges Clemenceau, un gesto que equivale a una declaración de intenciones: el que fuera dos veces primer ministro de la Tercera República Francesa consideraba que «la emancipación de los desheredados» debía resultar «de su propio esfuerzo». Una tarea a la que los políticos debían contribuir creando un medio social adecuado, y «cada vez más favorable». Nada, en definitiva, de alborotos o revueltas sociales. «La ideología ha conducido a desastres, pero la izquierda que defiendo guarda un ideal: la emancipación individual. Es pragmática, reformista y republicana», explicaba Valls en octubre de 2014. Avispado, el periodista que le entrevistaba captó el matiz, preguntándole si no debía ser también socialista. «Lo repito: pragmática, reformista y republicana», zanjó el sin embargo miembro del Partido Socialista. Sus declaraciones no resultaban sorprendentes, porque siempre había sido crítico con esa etiqueta política: en 2009, ya propuso cambiar el nombre de su formación, sustituyendo el término «partido» por el más abierto «movimiento», y desterrando para siempre el de «socialismo», un concepto que consideraba «desfasado» y propio «del siglo XIX», por otro que no especificó. Ministro estricto Valls no se aburrió en el cargo. Uno de los momentos más difíciles de su gestión llegó con el llamado «caso Diuedonné», así bautizado por el humorista Dieudonné M'bala M'bala, muy popular en Francia e inventor de un saludo, llamado la «quenelle», consistente en estirar el brazo derecho, recto, hacia abajo. Su parecido con el saludo nazi, unido a las bromas sobre el Holocausto hechas por el cómico y a su vinculación con el político negacionista Robert Faurisson, llevaron al ministro del Interior a emprender una batalla personal en su contra: «Hay que acabar con esta mecánica del odio. Dieudonné es antisemita y racista», afirmó en diciembre de 2013, cuando también expresó su deseo de prohibir sus espectáculos. Lo cierto es que en el pasado ya había mostrado sus sensibilidades por el tema. En 2011, en Estrasburgo, se declaró «ligado de forma eterna a la comunidad judía y a Israel». Como ministro del Interior, Valls también tuvo que hacer frente a la cuestión romaní. Los romaníes, poblaciones gitanas procedentes de la Europa del Este, comenzaron a sufrir deportaciones a sus países de origen durante la Presidencia de Nicolas Sarkozy. En septiembre de 2010, François Hollande criticó la decisión del conservador, que por entonces consideraba «inmoral e ilegal». Su llegada al poder cambió su punto de vista, cuando defendió, en septiembre de 2013, que «solo una minoría» de ellos buscaba la integración. Hollande cerraba así filas con su ministro del Interior, que ya había afirmado que los romaníes tenían «intención de regresar a Bulgaria y Rumanía». La lucha antiterrorista Con un aura de socialista conservador y de hombre de orden, Valls accedió al cargo de primer ministro en marzo de 2014. Desde ese puesto tuvo que lidiar con el que ha sido el principal desafío de su mandato: el terrorismo islamista. En enero de 2015, el asesinato de los dibujantes de la revista satírica «Charlie Hebdo» y el asalto a un supermercado kosher de París iniciaron la oleada de violencia que ha sacudido Francia durante los dos últimos años. Los atentados contra la capital en noviembre de 2015 y contra Niza en julio de 2016 ahondaron la espiral de inseguridad. «Debemos comprender que las primeras víctimas son los musulmanes», afirmó al respecto en septiembre de este año. Poco antes también había señalado que Francia «estaba en guerra contra el terrorismo». Valls, que gozó de la buena consideración de los ciudadanos franceses durante su etapa al frente del Ministerio del Interior, sufrió una grave una caída en popularidad provocada por su desgaste como primer mininistro y por su cercanía al presidente François Hollande.