Infortelecom

Noticias de sociedad

01-01-1970 | Fuente: abc.es
La Asamblea venezolana activa el proceso para destituir a los magistrados del Supremo
La Asamblea Nacional venezolana, de mayoría opositora, acordó en el pleno celebrado este miércoles activar formalmente el procedimiento para destituir a los siete magistrados de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo que la semana pasada intentaron quitarle todos los poderes al Parlamento. Muchos de los diputados se presentaron en el Legislativo a las 5 de la mañana, como es el caso de Juan Requesens, a quien tuvieron que ponerle numerosos puntos de sutura en la frente por los golpes que le propinaron en la marcha opositora del martes. A pesar de las lesiones que muchos sufrieron en los choques con las fuerzas de seguridad, los diputados lograron cumplir con su agenda. En primer lugar debatieron sobre la ruptura del orden constitucional ?admitida incluso por la fiscal general, Luisa Ortega Díaz? y la situación de «golpe de Estado continuado contra la democracia» desde hace 15 meses. A pesar de las nuevas sentencias de la Sala Constitucional, que restituían las competencias del Parlamento, la oposición considera que no le exime del delito cometido. El expresidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, señaló que los magistrados «no pueden modificar las sentencias anteriores ya emitidas», por las que deben ser penalizados. El debate se centró en estudiar el procedimiento formal que se aplicará para destituir a los magistrados, que tiene dos fases. El primero es que del delito debe ser denunciado por dos pronunciamientos del llamado Poder Moral. Ya se pronunció fiscal Ortega y falta el Defensor del Pueblo, Tareck William Saab. La segunda parte de la destitución corresponde a la Asamblea Nacional. Una vez agotados los plazos reglamentarios de 5 y 10 días y, si faltase otro pronunciamiento del poder público, entonces la Asamblea recurrirá a la sociedad civil. En este caso, unas 105 organizaciones civiles solicitarán la destitución de los magistrados. Nueva marcha este jueves Los diputados además acordaron declararse en lucha permanente y con los ciudadanos en la calle «hasta que se restituya el orden constitucional». El combate a lo que llaman «golpe de Estado continuado» incluye la exigencia de liberar a los presos políticos y la apertura de un canal humanitario que permita la distrubución de alimentos y medicinas. Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, convocó una nueva marcha para este jueves.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Macri se enfrenta a la primera huelga general de su mandato
Un año y cuatro meses tardó la CGT (Central General del Trabajo) en convocar la primera huelga general contra el Gobierno de Mauricio Macri. El momento coincide con el eco de una formidable manifestación a favor del Ejecutivo (el pasado sábado) y el anunció de un amnistía fiscal que supuso una recaudación sin precedentes: 116.800 millones de dólares. Omar Viviani, uno de «los gordos», como se conoce a los pesos pesados que llevan décadas instalados en alguno de los históricos sindicatos, propuso «dar vuelta» (volcar) a los taxis que no adhieran al paro de hoy jueves. Cuando el titular del Sindicato de Peones de Taxis se dio cuenta de lo que había dicho intentó dar marcha atrás y se justificó: «Se me saltó la cadena» (expresión similar a «se me fue la olla o la pinza»). Las declaraciones de Viviani reflejan el clima de tensión que hay dentro de la CGT frente aun paro que parece poco oportuno y cuya grado de adhesión no responde al habitual. Gerónimo «Momo» Venegas, sindicalista que representa a los peones rurales (UATRE) y afín al Gobierno, anunció que decenas de gremios no secundarán la huelga. Entre otros, los del sector petrolero, gastronómicos de Buenos Aires y trabajadores del caucho o del vidrio. No obstante, la adhesión de las principales organizaciones sindicales del transporte, sumada a la mayoría de los gremios más importantes garantizan el virtual éxito de la jornada de huelga en Argentina. «El Momo», como se conoce popularmente a Benegas le regaló los oídos al oficialismo al observar, «habría que hacer una marcha para que metan presos a todos los kirchneristas» en alusión a la oposición y los escándalos de corrupción del anterior Gobierno. José Ibarra, titular de la Federaciób Nacional de Conductores, enfrentado a Viviani, salió al pasó de la medida. «Consideramos que éste es un paro político, por eso no adherimos», declaró. Su decisión no impedirá que la mayor parte del transporte público no funcione aunque, animoso, añadió: «Queremos decirle a la sociedad que garantizamos transporte ese día (por hoy jueves)». El Gobierno salió en tromba a censurar una huelga que el presidente, Mauricio Macri, estimó que costará unos 15.000 millones de pesos (en torno a los mil millones de dólares) en pérdidas. La mayoría de los ministros desfilaron por radios, televisiones y medios de comunicación en un intento de ganarle el pulso a la CGT. Jorge Triaca, titular de Trabajo, consideró el paro, «un error de diagnóstico». Rogelio Frigerio, titular de Interior observó, «no hay hoja de ruta para el día después del paro, porque no hay consignas claras de por qué se está parando» y calificó de «incomprensible» la convocatoria. El ministro de Economía, Nicolás Dujovne, reconoció, «estamos atravesando los meses más duros en términos de inflación del año porque se produjo el aumento de los precios regulados, la electricidad, subieron los peajes» pero, añadió, «a lo largo del año la inflación va a bajar muy marcadamente». En cuanto a la huelga, directamente, la califico de «gimnasia pre electoral de cara alas elecciones». El paro se produce en un clima de peleas internas del sindicalismo, con el kirhcnerismo en pie de guerra y con sus principales figuras, con Cristina Fernández y su familia a la cabeza, en desfile permanente por los tribunales federales. En ese marco las redes sociales sentarán un precedente en la historia de las huelgas de Argentina. Por primera vez se instalaron #hastag en contra de la medida, particulares se organizan y ofrecen para llevar a ciudadanos a sus puestos de trabajo, se incentiva el uso de la bicicleta y se castiga, como nunca antes, a un sindicalismo algo disperso y atribulado.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Apagón nacional contra el presidente Zuma
El pasado lunes la tierra tembló en Johannesburgo a causa de un terremoto con epicentro en Botwana (6.8 en la escala de Richter), el cual se dejó sentir en algunas áreas de Sudáfrica. El mismo día, otro terremoto, éste de índole política y centrado en la persona del presidente Jacob Zuma, sacudió el país con mayor fuerza. El máximo dirigente sudafricano, salpicado por numerosos escándalos relacionados con la corrupción, se enfrenta a otra rebelión, con la particularidad de que ésta aglutina también a sus aliados habituales. El martes el Congreso de Sindicatos Sudafricanos (COSATU), principal sindicato del país y socio clave del gobierno del Congreso Nacional Africano (ANC), lanzó una petición de renuncia contra el presidente tras un polémico cambio de gabinete del ejecutivo que sumió el país en la más absoluta incertidumbre política y económica. La posibilidad de que Zuma no termine su mandato cobra fuerza, algo impensable hace apenas unos días. En paralelo, distintas iniciativas y movimientos sociales están pidiendo también la dimisión inmediata de Zuma, que finaliza su segundo y último mandato en 2019. El origen de las protestas En una nueva exhibición de poder, el presidente Jacob Zuma acometió una nueva reestructuración ministerial, reorganizando diez carteras (de las 35 existentes) y destituyendo de manera fulminante a cinco ministros y cuatro viceministros, entre los cuales se encuentra el ministro de Finanzas, Pravin Gordhan y el de turismo Derek Hanekom, ambos con un gran peso específico en el ejecutivo. Gorhdan, que ocupó la dicha cartera de 2009 a 2014 y de 2015 a 2017, había frenado algunos de los proyectos más costosos impulsados por Zuma. Mientras que Hanekom pidió que el presidente fuera apartado del gobierno el año pasado. El Partido Comunista Sudafricano (SACP por sus siglas en inglés), socio de la alianza del ANC, confirmó el jueves pasado que Zuma planeaba despedir a Gordhan y a su diputado Mcebisi Jonas basándose en un "informe de inteligencia", en el cual supuestamente se reportaba que éstos iban a utilizar el viaje previsto a Reino Unido y EE.UU. para impulsar un cambio en el gobierno. Según el informe, Gordhan, Jonas y el director general del Tesoro, Lungisa Fuzile, habían mantenido "reuniones secretas" para iniciar la operación ?Check Mate" (Jaque Mate) y para transmitir a los inversores que estaban unidos contra Zuma y contra la corrupción. La sustitución de Gordhan por el exministro de Asuntos Internos, Malusi Gigaba, así como el nombramiento de nuevos viceministros afines a Zuma no ha gustado nada a sus socios de gobierno y ha provocado una crisis interna en el partido. Reacciones políticas El vicepresidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, calificó de "inaceptable" la destitución de Gordhan y aboga por un cambio. En la misma línea se posicionó el secretario general de la confederación sindical Bheki Ntshalintshali, quien declaró que a Zuma le ha llegado el momento de "dimitir? debido a que ya no confían en su capacidad de liderazgo. Ntshalintshali considera que la polémica remodelación se debe a cuestiones de ?lealtad política y no de mérito?. Otro de los pesos pesado del ANC, Kgalema Motlanthe, vicepresidente del partido y expresidente de Sudáfrica entre septiembre de 2008 y mayo de 2009 también es partidario de que Zuma dimita. Zuma, por su parte, se defendió alegando que estos cambios son necesarios para dar un nuevo impulso al Gobierno. Consecuentas económicas Estos cambios agravan la inestabilidad política y ponen en peligro el crecimiento económico, ya de por sí débil. Los mercados castigaron rápidamente esta tesitura. El lunes, la calificación crediticia soberana de Sudáfrica fue rebajada a categoría especulativa (BB+) por la agencia Standard & Poor's y el rand sudafricano perdió un 7% de su valor frente al dólar desde el viernes. El rand es la divisa con peor comportamiento frente al dólar desde el pasado 27 de marzo, cuando Zuma exigió que Gordhan fuera retirado de un encuentro con inversores en Londres, justo antes de ser destituido. Protestas y movimientos sociales Los sudafricanos tienen una largo historial de protestas y manifestaciones. En los últimos días éstas se están endureciendo en las principales ciudades del país. Detrás de las iniciativas en contra de Zuma está un sector de la sociedad activa y participativa que se quiere desvincular de cualquier afiliación política. Este grupo, autodenominado como "ciudadanos corrientes preocupados de esta nación", impulsó el pasado lunes 3 de abril un movimiento llamado Black Monday en el que llamó a todos los sudafricanos a vestirse de negro para protestar por las últimas "acciones irracionales" del presidente. La polémica reorganización del gabinete ha sido el detonante. Este colectivo pide la movilización de sus conciudadanos para ?salvar al país y el legado de Nelson Mandela, Ahmed Kathrada y los líderes que lucharon por la liberación". Estos movimientos sociales han hecho un llamamiento para que el país se paralice el próximo día 7 de Abril: piden que no se acuda a trabajar, que cierren los comercios, que todo el mundo salga a la calle y que se bloqueen las carreteras como protesta por la política corrupta de Zuma. La campaña, bajo los lemas #ZumaMustFall (Zuma debe caer) y #SouthAfricaMustRise (Sudáfrica debe levantarse), se ha hecho viral a través de las redes, especialmente durante el pasado fin de semana. La reacción del gobierno no se ha hecho esperar, condenando la desobediencia civil y alertando de las posibles consecuencias de este parón para su frágil economía. Según el portavoz Donald Liphoko, las protestas ilegales no fortalecen la democracia y avisa de que si se produce cualquier tipo de violencia, todo el peso de la ley recaerá sobre los culpables. Un discurso en la misma línea que el de la policía, que está en alerta máxima. Por su parte, los principales partidos de la oposición, liderados por Alianza Democrática (DA), han organizado manifestaciones para presionar al ejecutivo y han impulsado una moción de confianza que será discutida en el Parlamento el próximo 18 de abril. Futuro incierto No es la primera crisis de este tipo a la que Zuma se enfrenta. El año pasado sobrevivió a varias mociones de este tipo gracias a una cómoda mayoría de su partido en el Parlamento (249 diputados sobre 400). Sin embargo con la deserción del COSATU, aliado histórico del ANC desde su llegada al poder con el fin del 'apartheid' en 1994, su liderazgo ha sido puesto en cuestión y se tambalea seriamente. A finales de año se debe elegir al sucesor de Zuma para las elecciones generales previstas para 2019.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un registro de asociaciones civiles cubanas rompe desde España la censura castrista
La Asociación Jurídica Cubana (AJC), no reconocida legalmente en su país, acaba de estrenar un nuevo registro de asociaciones de la sociedad civil de la isla, impulsado desde Madrid por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, que busca sortear la censura y las trabas para la creación y funcionamiento de organizaciones no vinculadas al aparato del Estado. [Entra aquí para acceder al Registro de Asociaciones de la Sociedad Civil] La iniciativa pretende «dar visibilidad» a la sociedad civil cubana y que las asociaciones, «durante mucho tiempo vilipendiadas por el régimen cubano» y tachadas de «organizaciones fantasma», tengan un lugar donde estar y donde se las pueda buscar, ha explicado este miércoles en la presentación de la Asociación el director del Observatorio, Alejandro González Raga. Se trata también de «homologar» a estas asociaciones con otras organizaciones a nivel internacional, algo que espera que les dé «legitimidad», aunque no «legalidad» en su país, ha apuntado. «El registro da visibilidad a asociaciones mucho tiempo vilipendiadas»Alejandro González Raga, director del Observatorio Cubano de Derechos Humanos Para inscribirse, las asociaciones deben rellenar un formulario, sin que exista ninguna censura ni condiciones políticas, explican sus promotores. Únicamente se exigirán requisitos formales y un carácter cívico y no violento y se llevará a cabo un proceso de verificación de la existencia real de la organización en cuestión. Otras organizaciones como las Damas de Blanco, Unpacu, Somos Más, Proyecto Arco Iris, Plataforma Femenina o Convivencia Cuba, están dispuestas también a inscribirse, indica González Raga. Una integrante de la organización disidente Damas de Blanco, detenida durante la visita de Barack Obama a Cuba en marzo de 2016- Afp El fundador de la AJC, Wilfredo Vallín, confía en que su inscripción en el recién creado Registro de Asociaciones de la Sociedad Civil Cubana permita que «mucha más gente acuda» a su entidad, dedicada al asesoramiento a los ciudadanos en asuntos legales, y «poder ayudar a muchos más cubanos». En la actualidad, conforme a la ley vigente, todas las asociaciones que se creen en la isla deben estar vinculadas a algún órgano estatal y sus miembros deben dar cuenta de sus actividades a las autoridades. Cualquier asociación de la sociedad civil que vaya en contra de la línea marcada por el Estado es «rechazada de plano», ha explicado el ex juez del Tribunal Supremo de Cuba y vicepresidente de la AJC, Calixto Gammalame. La odisea de crear una asociación civil Wilfredo Vallín ha detallado los obstáculos planteados por el régimen a lo largo de diez años para la creación y funcionamiento de la Asociación Jurídica Cubana, que no está autorizada, aunque sí «un poco tolerada». Según Vallín, él y las tres mujeres que impulsaron el nacimiento de la AJC solicitaron en 2008 su inscripción en el registro oficial de asociaciones, sin que recibieran respuesta alguna. «Espero que este registro permita que acuda más gente a nosotros y podamos ayudar a muchos más cubanos»Wilfredo Vallín, presidente de la Asociación Jurídica Cubana Después de meses, ya con nuevos miembros incorporados a la iniciativa, lo volvieron a intentar con el mismo resultado. Acudieron por dos veces a la ministra de Justicia, María Esther Reus, pero tampoco contestó, a pesar de la obligación de respuesta estipulada en la legislación cubana. Denunciaron entonces a la propia ministra ante los tribunales y, después de un trasiego judicial de dos años, el Supremo denegó la autorización arguyendo que la asociación duplicaba las funciones de otras organizaciones. Se refería a los llamados bufetes colectivos, que son las oficinas de abogados a las que todo cubano debe acudir para su representación ante los tribunales y que, como señala Vallín, están vinculados con el Estado. En el fallo del Supremo no se citaba la ley de asociaciones, que era a la que la AJC se acogía para su creación, explica. Además, los bufetes colectivos tiene ánimo de lucro, mientras que su asociación presta un servicio gratuito. «En Cuba no hay independencia judicial, sino que hay un solo poder»Calixto Gammalame No obstante, sus miembros decidieron trabajar sin la autorización legal y empezaron a organizar seminarios sobre Derecho Procesal Penal. Después de cuatro sesiones, se presentó la policía política para impedir que continuaran con ellas. Cambiaron de lugar, pero las trabas continuaron, de modo que decidieron grabar los seminarios y difundirlos en discos. A la vista del éxito de esta fórmula, el régimen autorizó que volvieran a dar los cursos presenciales y desde entonces se mantienen en esa situación de limbo legal. El ex juez Gammalame aseguró que en Cuba «no hay independencia» de la Justicia, sino que «hay un solo poder», razón por la cual él dejó de ejercer. Por otra parte, el ex preso político Jorge Olivera, también presente en el acto de presentación del nuevo registro de asociaciones, ha denunciado el «deterioro de la situación interna», con un aumento del número de presos políticos y flagrantes violaciones de los derechos de los ciudadanos, con actuaciones sistemáticas de «vandalismo» por parte de la Policía, que efectúa registros en los domicilios «sin dar explicaciones de estas arbitrariedades». «La situación no se puede sostener, pero será muy difícil lograr una transición pacífica»Jorge Olivera, escritor, periodista y ex preso político cubano Olivera, escritor y periodista independiente que disfruta en Estados Unidos de una beca del programa para académicos y autores en riesgo de la Universidad de Harvard, advierte de que en Cuba, aunque no se estén dando grandes masacres y torturas que atraigan el foco informativo mundial, hay una represión «científica y psicológica» y hay que «poner al mundo al corriente de la dictadura cubana». Con todo, Olivera prevé «cambios a medio y largo plazo», porque considera que la actual situación «no se puede sostener» en el tiempo. Advierte, sin embargo, de que será «muy difícil lograr la transición pacífica» y teme haya una «huida hacia adelante» por parte del régimen, lo que considera «muy peligroso», ya que «la violencia genera violencia» y puede desembocar en «una espiral incontrolable».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un año de cárcel para un DJ que mezcló «techno» y la llamada a la oración musulmana en Túnez
Lo que comenzó como un festival de música más en la turística localidad tunecina de Hammamet ha acabado con el cierre de la discoteca y la condena a un año para el DJ que pinchó una mezcla en la que intercalaba ritmos «techno» con notas de la llamada a la oración de los musulmanes. Un tribunal de justicia tunecino ha condenado este jueves al DJ británico Dax J a un año de prisión por sendos cargos de «exhibicionismo y violación de la decencia y moral pública», según han señalado fuentes judiciales a medios locales. Un puñado de vídeos de la actuación del británico, considerado una de las jóvenes promesas de la música «techno» y que tomaba parte del Festival Orbit en Túnez, han encendido la polémica en el país norteafricano, de mayoría musulmana pero considerado el más laico de los países árabes. Durante su actuación el pasado 1 de abril, Dax J pinchó la canción «'Adhan / Call to a Prayer», que durante 20 segundos mezcla tonos del 'adhan -la llamada a la oración que los altavoces de las mezquitas repiten cinco veces al día-, y que le ha valido, además de críticas por su «falta de sensibilidad», decenas de amenazas, algunas de muerte, que le han forzado a cerrar sus perfiles en redes sociales, Twitter y Facebook. Dax J, que abandonó el país al poco de finalizar su actuación, ha sido condenado «en ausencia», según ha señalado el fiscal Ylyes Miladi. Los vídeos se han difundido masivamente hasta llegar a las autoridades locales, que decidieron emprender una investigación que acabó con el arresto del propietario y el cierre del club «El Guitone», donde se celebró el evento en la provincia de Nabeul, según han apuntado desde la organización del festival. «Tras confirmar los hechos, hemos decidido cerrar el club nocturno hasta próximas noticias», declaró entonces el gobernador de Nabeul, Mnaouar Ouertani. «No permitiremos ataques contra los sentimientos religiosos ni lo sagrado», añadió. Pese a las reiteradas disculpas del pinchadiscos, que publicó un comunicado insistiendo en que «no era su intención molestar u ofender a nadie»; la polémica ha llegado hasta El Ministerio de Asuntos Religiosos, que aseveró a través de un comunicado que «burlarse de los sentimientos de los tunecinos y sus principios religiosos es algo absolutamente inaceptable». A través de su perfil de Facebook, la organización del Festival Orbit también se ha disculpado: «Dax J es inglés y ha pinchado música recientemente en Europa, por lo que no se percató de que (la mezcla) podría ofender a una audiencia de un país musulmán como el nuestro». «Dax J no tenía intención de ofender o provocar su ira. (..) El sonido de la llamada a la oración le inspiró musicalmente, y pensó que los tonos podría gustar al público», ha insistido la organización, intentando calmar los ánimos y las críticas de decenas de tunecinos y musulmanes de otros países que se han acercado a la red social para mostrar su enojo por lo que han considerado «una falta de respeto» por parte del artista y la organización del festival. Aprovechando la polémica, el presidente del Consejo Nacional de imanes (religioso que dirige el rezo en la mezquita), Chihebeddine Telliche, insistió este jueves en la clausura de los locales nocturnos que ofrezcan bebidas alcohólicas. «El islam es la religión del Estado y el pueblo de Túnez, y lo sagrado es una línea roja que no se puede cruzar», ha mantenido el representante de la comunidad de imanes, quien además ha pedido la intervención del Estado para prohibir «conceptos ajenos» a la fe musulmana como el alcohol, pero también grupos civiles pro-derechos homosexuales. Túnez, considerado el único «éxito» de la llamada Primavera Árabe, se debate entre la apertura política a los partidos islamistas y su identidad más laica, que ha caracterizado al Gobierno del país en las últimas décadas. Sin embargo, los problemas económicos, el desempleo y la falta de turismo están poniendo a prueba la tolerancia de la sociedad tunecina, que se enfrenta además al radicalismo y el regreso de miles de sus jóvenes que se unieron a Daesh en Irak y Siria.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
May reitera a Tusk que no negociará la soberanía de Gibraltar
Theresa May y el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, se han reunido este jueves durante dos horas en el Número 10 de Downing Street, en una r eunión calificada de «buena y amistosa» por fuentes comunitarias. Ambos buscaban rebajar tensiones tras los roces en el inicio del Brexit, marcado por la controversia sobre Gibraltar y porque Bruselas rechazó la pretensión británica de negociar a la par la salida de la UE y un nuevo acuerdo comercial con Europa. Durante la entrevista, la primera ministra reiteró su posición de que no negociará sobre la soberanía de Gibraltar contra los deseos de los gibraltareños. El Gobierno británico ha dado un gran giro en su tono respecto al Brexit, porque sabe que sus cartas para la partida de los próximos dos años son mucho más débiles que las de los 27. Las bravatas nacionalistas de corte brexiter de la premier a comienzos de año, que castigaron a la divisa británica, han sido sustituidas por un tono pragmático y un lenguaje afectuoso. Así, May reiteró que el Reino Unido «desea mantener una sociedad profunda y especial con la UE», con una nueva forma de acuerdo que «funcione para los británicos y también para la Unión Europea». También garantizó que en los dos años en que todavía formará parte del club europeo su país será un socio «completo y comprometido». Tusk y May acordaron verse de manera regular y trabajar juntos para rebajar la tensión. El representante comunitario admite que habrá «confrontación por momentos». Preguntado sobre si su conversación con la primera ministra había sido exitosa, Tusk respondió: «Como siempre». Los portavoces del Número 10 han explicado que May le recordó a Tusk que «el Reino Unido buscará el mejor acuerdo posible para Gibraltar en el contexto de la salida del país de la UE y no habrá negociación sobre la soberanía de Gibraltar sin el consentimiento de su gente». Sin embargo dejar la UE castigará a Gibraltar, como prueba que fue el territorio británico donde más se votó por la permanencia en el referéndum (95%). En ese sentido, el europeísta Nick Clegg, el portavoz del Partido Liberal Demócrata para el Brexit, explicó en una conferencia en Barcelona que «es inevitable que el Gobierno español diga que una vez que el Reino Unido y Gibraltar salgan de la UE va a tener que cambiar el estatus atípico fiscal y legal que tiene Gibraltar». El político inglés considera sin embargo que en el tema de la soberanía España «no tiene nada que hacer». Clegg, casado con una brillante abogada vallisoletana y con tres hijos de nombres españoles, se negó a opinar sobre el desafío separatista catalán, por considerarlo un tema de la política local.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«El camión arrolló un cochecito con el niño dentro»
La que parecía iba a ser una tarde tranquila más en Drottninggatan, una de las vías comerciales más importantes de Estocolmo, se convirtió este viernes, en pocos minutos, en un caos y en un infierno para las numerosas personas que transitaban por esta calle peatonal. Un camión robado a un repartidor embestía a una multitud, causado cuatro muertos y quince heridos. Numerosos testimonios de quienes fueron testigos del atentado circulan relatan en primera persona su dramática experiencia. Es el caso de Glen Foran: «Me di vuelta y vi un gran camión que venía hacia mí. Salté hacia un lado. No parecía que estuviera fuera de control, sino que trataba de embestir a la gente», declaró a Reuters este turista australiano que se encontraba en la calle Drottninggatan, en el momento del atentado, que causó la muerte de al menos cuatro personas. «Arrolló a la gente, fue terrible. Impactó contra un cochecito con un niño dentro, y lo destrozó», asegura. «La policía tardó en llegar al lugar. Aunque desde su punto de vista debió de ser rápido a mí me pareció una eternidad». Su hermano, asesinado en un atentado en Kabul Faisal Khan Para Faisal Khan, el horror del terrorismo no es nuevo. Su sombra le persigue desde hace más de tres años. Nacido en Kabul, pero con residencia en Suecia desde 2004, el 21 de marzo de 2014 la tragedia golpeó a su familia. Un atentado terrorista en la capital afgana acaba con la vida de su hermano, Sardar Ahmad, un conocido periodista, y de su esposa e hijos. Este viernes, en Estocolmo, había comprado «una docena de rosas para llevar al cementerio y recordar a mi cuñada el día de su cumpleaños, cuando fui testigo del atentado», relata en primera persona en la web sueca «The local». «Mientras caminaba por Drottninggatan oí un ruido fuerte seguido de hombres y mujeres gritando. La tragedia había atacado de nuevo, de una forma diferente y en un lugar diferente, pero con exactamente las mismas consecuencias: la muerte y el miedo», relata. Faisal Khan sabe que probablemente el terrorista será musulmán como él, «pero somos completamente diferentes en cómo valoramos la vida humana». Consciente de que los terroristas utilizan estos atentados para enviar «un mensaje de horror y de odio» a la sociedad, cree que «no hay que ceder ante el miedo». Annevi Petersson Annevi Petersson estaba en Estocolmo para celebrar su cumpleaños en un spa. Se encontraba en una tienda cuando escuchó gritos en el exterior. «Oí ruído y gritos afuera», indica a la BBC. Al salir del centro comercial se encontró con «un perro muerto y su dueño gritando», y a una mujer con un pie amputado «Había sangre por todas partes, había cuerpos en el suelo». También fue testigo de gente atendiendo a sus seres queridos y otros que huían por las calles cercanas». Un abuelo que iba a recoger a su nieto «Sentí unos ruidos difíciles de identificar, como de objetos pesados que caían, mucha gente que se para y un camión, mitad en la acera, mitad en la calle», explica a Efe Edison Lucas Gutiérrez, un abuelo uruguayo de 64 años que se dirigía a buscar a su nieto a la capital sueca cuando vivió el impacto del atentado, en el que murieron cuatro personas. «Lo que alcancé a ver desde la esquina fueron dos cuerpos sobre la calle»«Lo que alcancé a ver desde la esquina fueron dos cuerpos sobre la calle», relata tratando de reconstruir la escena captada por sus ojos, en la que domina la imagen de «ese camión y esos gritos». Casi de inmediato lo relacionó con lo que «ya ha pasado en otros lugares», en referencia al atentado de Niza (Francia) el pasado julio, donde murieron 84 personas por la embestida de otro camión, o también el ataque contra un mercadillo navideño en la capital alemana el pasado mes de diciembre, que se saldó con 12 víctimas mortales. «Estamos buscando un lugar donde quedarnos a pasar la noche», señala este abuelo que vive en una población al sur de Estocolmo y que, tras recoger a su nieto, se encontró con una situación de «caos desacostumbrado» para la tranquila capital escandinava.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al Sisi decreta el estado de emergencia y despliega al Ejército tras los atentados contra coptos en Egipto
«Tengo gran confianza en que el presidente (Abdelfatah) Al Sisi se hará cargo de la situación apropiadamente», declaró ayer por la tarde el presidente estadounidense Donald Trump a través de Twitter, horas después de conocerse el doble atentado contra dos iglesias en Egipto, que se cobraron las vidas de al menos 45 personas. Se trata del peor atentado contra la minoría cristiana en Egipto, y su presidente Abdelfatah Al Sisi ha respondido decretando el estado de emergencia en todo el país y desplegando el Ejército en instalaciones vitales. En un discurso televisado a última hora de ayer Al Sisi ordenó la instauración del estado de excepción en todo el país durante tres meses para «proteger nuestro país y prevenir (nuevos ataques)». El estado de emergencia entrará en vigor una vez aprobado por el Parlamento y firmado por el juez, y dará poderes más ejecutivos al gobierno de Al Sisi, como el de juzgar civiles en cortes militares de emergencia. Los atentados fueron reivindicados por Daesh, grupo terrorista que cuenta con una filial egipcia que se hace fuerte en la península del Sinaí, pese a la intensa campaña militar para acabar con la insurgencia. Estos atentados de Daesh se habrían producido como respuesta al «éxito» del Ejército egipcio en la península. «Los terroristas han intentado atacar todos los elementos del Estado egipcio, incluyendo el Ejército, la Policía, los jueces. Pero vosotros, pueblo egipcio, habéis hecho un gran trabajo en enfrentar a este terrorismo fascista», señaló, haciendo hincapié en la unidad egipcia ante el terrorismo, que ataca «a cristianos y a musulmanes» por igual. Priorizar la lucha contra el terrorismo Según han señalado analistas consultados por este periódico, Al Sisi utilizará estos atentados para insistir en priorizar la lucha contra el terrorismo de su gobierno frente a otras denuncias de violaciones de derechos humanos. En una reciente visita a Washington, Sisi se vendió a sí mismo como el contenedor del terrorismo en Egipto, intentando recabar -con apoyo de un, al menos en apariencia pública, dispuesto Trump- apoyos militares y económicos en esta lucha contra el terrorismo. Activistas sospechan que la imposición del estado de emergencia en todo el país (la provincia Norte del Sinaí lleva en estado de excepción prorrogado de forma continua desde 2013) puede ofrecer a Al Sisi y las Fuerzas de Seguridad un marco legal para apretar un poco más a la ahogada sociedad civil, que ya ha sido víctima en los últimos tres años. Paralelamente, el Ejército se desplegó ayer en diversas instalaciones vitales posibles objetivos de los terroristas. Fuerzas policiales se desplegaron ayer también en las calles adyacentes a iglesias de zonas en el interior del país, en la provincia de Minya, con la intención de atajar la creciente tensión sectaria en una zona en la que se han registrado numerosos enfrentamientos entre cristianos y musulmanes en los últimos años. Como en el atentado contra la iglesia copta de San Pedro y San Pablo en el Cairo el pasado diciembre, algunos coptos indignados culpan a la falta de seguridad, algo negado por fuentes del Ministerio de Defensa. Sin embargo, en un movimiento con apenas precedentes, el ministro egipcio de Interior, Magdi Abdelgafar, destituyó ayer de sus cargos a los jefes de Seguridad y de Investigación Criminal de la provincia de Al Garbiya, cuya capital es Tanta. La Semana Santa copta comienza bañada en sangre, tras sendas explosiones en Tanta y Alejandría, que se cobraron al menos 45 vidas -entre feligreses, diáconos y oficiales de policía- y que han dejado más de un centenar de heridos. Daesh reivindicó rápidamente el ataque, llevado a cabo supuestamente por dos terroristas suicidas de nacionalidad egipcia. Uno de ellos se hizo explotar en el interior de la iglesia provincial de Tanta, mientras que el segundo no logró entrar en la emblemática catedral de San Marcos de Alejandría, donde el patriarca de la Iglesia Ortodoxa copta tenía programada la celebración de la Misa del Domingo de Ramos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La policía venezolana utiliza bombas lacrimógenas caducadas contra la oposición
Las fuerzas de seguridad venezolanas impidieron hoy que la quinta marcha de la oposición convocada en estos diez últimos días pudiera acceder al centro de Caracas. La Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) cerraron los accesos al municipio Libertador, donde se encuentran las sedes de las principales instituciones del país. La concentración fue desviada a la autopista Francisco Fajardo, donde los esperaban piquetes antidisturbios de las fuerzas de seguridad que les cerraron el paso con bombas lacrimógenas tanto más peligrosas por cuanto estaban caducadas. El diputado Jorge Millán declaró a ABC: «Hemos presentado los cartuchos de bombas lacrimógenas compradas en Brasil que estaban caducadas desde 2015. Es un crimen lanzarlas contra los manifestantes porque son muy peligrosas». Elecciones locales Maduro ha intentado aplacar a la oposición con el anuncio de eventuales elecciones locales en el futuro. Pero Millán aseguró que se trata de un engaño que no lleva a ninguna parte. «Maduro sigue impidiendo el referéndum revocatorio, las elecciones presidenciales y generales. No ha devuelto las facultades a la Asamblea Nacional, ni ha liberado a los presos políticos ni ha abierto el canal humanitario para la distribución de alimentos y medicinas». Millán, jefe de la bancada de Primero Justicia en el parlamento, aseguró que el anuncio de Maduro no resuelve la ruptura del orden constitucional que sigue tan vigente como el malestar de la sociedad por la falta de comida y medicinas. Ismael León, diputado de Voluntad Popular, dijo a ABC que las elecciones regionales «no son una solución a la crisis, porque el secuestro de los poderes continúa. Necesitamos elecciones presidenciales». En tanto que Mitzy Capriles, esposa del exalcalde Antonio Ledezma, aseguró que el régimen tiene miedo a su esposo porque «tiene liderazgo en la base social que ha perdido el chavismo.. Y por eso lo tienen preso».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Mueren una anciana y un joven en las últimas protestas en Venezuela
La oposición venezolana no ceja en sus protestas contra el régimen chavista, que a su vez no da tregua a la represión. Al menos tres personas han muerto y más de 200 han resultado heridas en las manifestaciones de la última semana, principalmente por las bombas lacrimógenas y perdigones lanzados por la Guardia Nacional y la Policía Bolivariana. Además, al menos 281 manifestantes opositores han sido detenidos estos días, según confirmó Alfredo Romero, director de la ONG Foro Penal Venezolano. En Valencia, Daniel Queliz, de 20 años y estudiante de Derecho en la Universidad Arturo Michelena, perdió la vida el lunes por la noche mientras participaba en una protesta en Los Caobos, al sur de esta ciudad del estado de Carabobo. «Salimos de la residencia donde vivimos, en una urbanización privada, a protestar por la situación del país. Al lado hay un módulo de la Policía de Carabobo y empezaron a reprimirnos, primero dispararon perdigones y luego balas», explicó Jonathan Arias, primo de la víctima, al diario digital «El Estímulo». Queliz es el segundo joven muerto durante las protestas, tras el asesinato de Jairo Ortiz, estudiante de ingeniería de sistemas de 19 años, que perdió la vida el pasado 6 de abril en el municipio Carrizal (estado Miranda). A estas dos muertes violentas se suma la de una anciana de 87 años, que pereció por asfixia en su casa de Caracas tras soportar una lluvia de bombas lacrimógenas lanzada por los cuerpos represivos durante la protesta del lunes, según informaron sus vecinos por las redes sociales. Ricarda de Lourdes González vivía en las Colinas de Bello Monte, una zona que fue castigada con el lanzamiento de 18 bombas lacrimógenas. La diputada opositora Delsa Solórzano, agredida con gas lacrimógeno, dijo que no había visto represión tan brutalEl régimen de Nicolás Maduro ha endurecido la represión desde que el pasado 2 de abril comenzó esta nueva oleada de marchas y manifestaciones convocadas por la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, para reclamar elecciones generales y el restablecimiento del orden constitucional. La diputada opositora Delsa Solórzano, agredida con un proyectil de gas lacrimógeno en el pecho, manifestó que no había visto una represión tan brutal como la del pasado lunes. En este contexto de violenta represión, el diputado Juan Miguel Matheus recordó el artículo 68 de la Constitución, que «garantiza el derecho a la protesta pacífica y prohíbe expresamente el uso de armas de fuego y sustancias tóxicas en el control de manifestaciones pacíficas». A su juicio, «la represión que hemos sufrido en los últimos días es inconstitucional y revela el rostro más autocrático y violento de Nicolás Maduro». Precisamente este martes, la directiva de la Asamblea Nacional, presidida por Julio Borges, se presentó en la sede de la Guardia Nacional Bolivariana (policía militarizada) en Caracas para exigir el fin de la represión. Destitución de los jueces del Supremo El Parlamento, por otro lado, ha comenzado la recogida de firmas en todas las plazas de Venezuela para alcanzar el 2% de electores requerido para destituir a los siete magistrados de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo que intentaron quitar todos sus poderes a la Asamblea. Aunque tres días después el Supremo restableció parcialmente las funciones parlamentarias y la inmunidad de los diputados, la situación de ruptura constitucional continúa y se ha agravado con la represión ordenada por Maduro. La Asamblea también se comprometió este martes con la sociedad civil a continuar la lucha y las protestas en la calle hasta lograr el pleno restablecimiento del hilo constitucional, que pasa por la convocatoria de elecciones generales, la liberación de los presos políticos, la apertura del canal humanitario para acceder a los alimentos y medicinas, y la devolución plena de las competencias del Parlamento.