Infortelecom

Noticias de sociedad

01-01-1970 | Fuente: abc.es
La Venezuela que el PSOE no ve
Con un goteo constante desde que comenzaron las protestas en la calle el pasado 1 de abril, la lista de abusos y arbitrariedades por parte de las autoridades policiales venezolanas no para de crecer. El director del Foro Penal Venezolano, Alfredo Romero, informó ayer de que desde el primero de abril han sido detenidas 5.326 personas como consecuencia de las marchas ciudadanas contra el régimen, de las que 1.048 siguen arrestadas «por el mero hecho de protestar o expresar su oposición al Gobierno». Un total de 655 civiles fueron presentados ante tribunales militares, dijo Romero, que calculó en 676 el número de presos políticos actualmente encarcelados en Venezuela. Entre ellos hay cuatro españoles: Andrea González, de 31 años, Yon Goicochea, de 32, Danny Abreu, de 33, e Ignacio Porras, de 46, que permanecen en los sótanos de la policía secreta, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Las protestas contra el presidente Maduro, casi diarias en las principales ciudades venezolanas desde el 1 de abril, han dejado 126 muertos y más de 2.000 heridos, en su mayoría como consecuencia de la represión de las fuerzas policiales y la acción de los paramilitares chavistas, los denominados «colectivos». La lucha de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) aún no ha terminado, pese a que la oleada de protestas se ha desinflado tras cuatro meses de manifestaciones pacíficas reprimidas de la manera más cruenta. Sí es evidente, en cambio, que el régimen se ha debilitado especialmente en el plano internacional. La persecución de Maduro también se extiende a los alcaldes opositores, 13 de los cuales viven hoy en el exilio o la cárcel, entre ellos, Antonio Ledezma, Ramón Muchacho, David Smolansky y Gustavo Marcano. Pero pese a que el panorama habla por sí solo, el portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE, Óscar Puente, criticó ayer la importancia que la prensa española está concediendo a Venezuela. En unas declaraciones a Europa Press, recogidas por los medios venezolanos, el también alcalde de Valladolid consideró que la crisis venezolana «está sobredimensionada» en España al ocupar «portada tras portada» en los medios. El portavoz afirmó que la situación en el país sudamericano «es responsabilidad colectiva de los venezolanos», y no solo del presidente Maduro, porque «una sociedad no llega a esta situación solo por un Gobierno, sino por múltiples razones». Puente señaló que la importancia que España concede a Venezuela se «exagera» en los medios solo por la relación entre el régimen chavista con Podemos «y no porque la crisis interese a los españoles».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«La dieta Maduro nos trajo aquí»
Un poco antes del mediodía una fila de hombres, mujeres, niños y ancianos espera a que abran la puerta de un comedor administrado por la diósesis de Cúcuta, a unos metros de la frontera con Venezuela. Diariamente, unos 2.500 venezolanos acuden a este centro que desde hace dos meses se ha convertido en un punto de referencia obligado para todos los venezolanos que llegan a la ciudad. Lo han bautizado como Casa de paso la Divina Providencia. El recinto está ubicado junto a la parroquia católica San Pedro Apóstol, en La Parada, y tiene una superficie de más de 1.500 metros cuadrados. Son muchas las personas en fila, bajo un sol abrumador y una polvoreda que se levanta por la brisa. El tema de conversación: la política. Nunca falta alguien que, con la simpatía que caracteriza a los venezolanos a pesar de las tragedias, no diga: «Estamos aquí por la dieta de Maduro». En tan solo dos meses han llegado a repartir más de 70.000 almuerzos. Las caras que muestran los beneficiados son diversas y sus historias también. Algunos vienen solo a realizar las compras del día: arroz, aceite, azúcar y retornan. Otros son aquellos que viven en las calles o en algún rincón del norte de Santander y saben que allí tienen un vaso de agua fresca, un café, un plato de comida caliente. Moisés González es un joven de dieciocho años. Vivía en uno de los barrios más violentos de Caracas, la Cota 905. Ahora sobrevive en las calles de Cúcuta en la economía informal. Espera pacientemente su turno. «Esto para nosotros es de gran ayuda. Aquí la comida es buena. Yo vengo de pasar mucha hambre y estoy agradecido», dice el joven. «Esto es demasiado grande» Esta obra ha sido posible gracias a la ayuda de movimientos apostólicos, comunidades parroquiales y universidades. Son muchas las manos que revuelven las ollas y cocinan a leña para tantas personas durante horas. «Nosotros estamos atendiendo alimentación, pero también estamos repartiendo medicinas y mucha ayuda espiritual», dice monseñor Víctor Manuel Ochoa, obispo de Cúcuta, quien reflexiona sobre la situación venezolana. «La iglesia trata de ayudar, pero esto es un fenómeno muy grande. El Papa Francisco ya habló pidiendo democracia y dialogo». Hace cuatro décadas llegaron a Cúcuta muchos deportados en masa. Eran tiempos duros donde todo aquel que era obligado a cruzar la frontera quería un cobijo, tener una cama con la que afrontar las noches del norte de Colombia y un plato de comida caliente para volver a comenzar una vida. Esta ciudad fronteriza ha sido la entrada y salida para generaciones enteras de migrantes que huyen de la pobreza y la violencia . La red del Centro Scalabrini o Casa del Migrante fue fundada en los años 70. Fue el lugar de recepción de miles de colombianos y otros emigrantes de Sudamérica que venían deportados desde Venezuela por encontrarse de forma irregular en ese país. La Iglesia Católica de Cuúcuta afrontó ese problema creando el Centro de Migraciones, en el barrio Pescadero. La economía venezolana se mantiene sumida en una profunda crisis lo que hace que muchos de sus ciudadanos asuman el riesgo de emigrar. Actualmente existen alrededor de 150.000 venezolanos que ya cumplieron los 90 días permitidos sin visado, según estadísticas de Migración Colombia. Para la sociedad cucuteña es una señal de alarma que las autoridades deben atender.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La situación en Venezuela no es grave, es cierto: es atroz y perversa
Respetables señores: Ciertos hechos resisten las interpretaciones. Por su extrema naturaleza, se imponen, no solo ante sus víctimas, sino también para todos aquellos que, a más de 7 mil kilómetros de distancia, los observan y se refieren a ellos. Me explico. Que un francotirador levante un arma costosísima, en un país donde hay niños y ancianos que mueren de hambre, y su bala atraviese el cráneo de un joven que protesta, es una afirmación, en todos sus extremos, irrebatible: el francotirador fue filmado disparando, los niños y ancianos enterrados, el joven desangrándose fue recogido del pavimento por otros jóvenes, trasladado en una motocicleta a un centro de salud: cuando lo ingresaron al centro de salud había perdido la vida. Datos todos verificables. Me pregunto, no sin desconcierto, hasta dónde puede avanzar la interpretación de estas realidades. Me pregunto, si el privilegio de analizar ciertas realidades, específicamente las que se establecen entre la violencia desproporcionada y las víctimas indefensas, tiene límites. Si interpretar ciertos hechos puede ser un ejercicio que vuelva la espalda a los hechos de los que habla. Con el permiso del lector, destallaré algunos terribles hechos venezolanos, que han tenido lugar entre el 1 de abril a esta fecha: personas que han sido detenidas en las protestas, desarmadas, han sido colgadas por los pies, por las manos, o por las cuatro extremidades, hasta durante 48 horas seguidas. Sus gritos, lo testimonian algunos de los propios carceleros, escapan cualquier intento de adjetivarlos. Hay jóvenes que, encerrados con grupos de torturadores, han sido obligados a comer alimentos mezclados con gusanos y excrementos: la pasta, los excrementos y los gusanos son hechos. También los culatazos en la nuca, en la oreja y en la espalda, a quienes se negaban a ingerir esos desechos. Hay presos a los que se han aplicado descargas eléctricas en sus genitales: las quemaduras y el dolor no han sanado. A otros le han introducido un tubo metálico por el ano. Un hombre murió hace dos semanas a causa de los golpes que recibió en su cráneo. En el informe que presentó ante la Corte Penal Internacional una oenegé dedicada a los derechos humanos, el Instituto Casla -no un gobierno de otro país, no un partido político- se demuestra, dada la repetición de los hechos, que existen patrones para reprimir y torturar. Patrones: conductas que se repiten de modo deliberado. Métodos persistentes para matar y para infligir dolor de modo sistemático. En la página web de la oenegé Foro Penal Venezolano, en el informe correspondiente al 31 de julio contiene este balance: entre el 1 de abril y el 31 de julio, es decir, cuatro meses, han muerto 133 personas, han sido heridas más de 4 mil, y han sido detenidas en procedimientos violatorios de la ley, más de 5 mil personas. Señores del PSOE: podría extenderme por páginas y páginas organizando hechos que documentan la expansión del hambre, la enfermedad, la corrupción, las evidencias que permiten calificar al de Venezuela como un narco Estado. Estudios elaborados por rigurosos centros académicos señalan que el venezolano ha perdido un poco más de 7 kilos promedio, entre enero de 2016 y junio de 2017. ¿Quiénes han documentado estos hechos? Las víctimas, sus familiares y testigos directos. Los periodistas -que incluyen a corresponsales de medios de comunicación españoles-, los padres y madres de las víctimas, médicos y paramédicos de centros de salud, religiosos y religiosas de distintas órdenes, activistas de un centenar de oenegés, ciudadanos que con sus teléfonos móviles o cámaras fotográficas han registrado la acción letal de la dictadura de Nicolás Maduro en contra de la sociedad indefensa. Estos hechos -realidades netas en forma de cadáveres, cuerpos heridos, personas traumatizadas, más de 600 presos políticos, familiares en estado de duelo, niños y adultos que todos los días se agolpan en basureros para encontrar qué comer-, me parece, resisten y se imponen a las interpretaciones, como ya dije. De tan radicales y evidentes, de tan brutales e infamantes, no se les puede negar: de hecho, ni siquiera el gobierno de Maduro intenta desmentirlos. Pero ante ellos, las actitudes pueden ser diversas. Mientras los hechos siguen allí -indestructibles, indeformables, tozudos-, se puede mirar a otro lado; se puede hacer silencio; se les puede comentar con cinismo; se puede sugerir o acusar a las víctimas del castigo recibido; se les puede comparar de forma inadecuada; se puede decir que la responsabilidad es, a partes iguales, entre el que dispara y el que pierde la vida con un disparo en la frente. Lo esencial es esto: l os hechos de Venezuela interrogan, esencialmente, en lo político-moral. No cambia el sufrimiento el que se le minimice, se lo relativice o se lo niegue. Por el contrario, añade más sufrimiento a quienes ya sufren. La situación de Venezuela no es grave, es cierto: es mucho peor que eso. Es atroz y perversa. Constituye la negación de los derechos esenciales del ser humano. Cuando una sociedad vive bajo un estatuto de violencia desproporcionada por parte del Estado, la solidaridad y la palabra de apoyo se constituyen en bien inapreciable. Le pido al PSOE, el partido que tantos vínculos tuvo con Venezuela, y que tanto y desinteresado apoyo recibió de los demócratas, que no olviden que, ahora mismo, la dictadura persigue con ferocidad y saña, a los venezolanos que luchan por sus libertades. Miguel Henrique Otero
01-01-1970 | Fuente: abc.es
De los fusiles a los lápices, exguerrilleros de las FARC afrontan nuevo reto
A sus 46 años, Luis, un exguerrillero de las FARC que se vinculó a ese grupo cuando era adolescente, sabe que ahora que entregó su arma la lucha que se avecina no es a sangre y fuego contra la Fuerza Pública colombiana sino con inteligencia y dedicación para dejar de ser analfabeto. Luis, quien prefiere no revelar su verdadero nombre porque siente miedo, nunca ha ido a la escuela. Nació «en algún lugar de Córdoba», un departamento en el norte de Colombia en donde reside su familia, a la que dejó atrás cuando tenía 17 años para vincularse a la guerrilla y a la que todavía no ha contactado para decirle que está vivo porque teme que la guerra quiera tomar venganza. La pobreza hizo que estudiar fuera una utopía y lo llevó a alzarse en armas. «No fue fácil. Se equivoca la gente que piensa que nosotros combatimos por gusto. En realidad nadie quiere morir de un balazo, aguantar hambre y tener siempre miedo a que haya un bombardeo, pero es que a veces las opciones se reducen a estar así o a no tener nada», dijo Luis a Efe. Aunque de mirada dura y piel curtida por el sol que soportó durante las interminables caminatas cuando aún el conflicto entre las FARC y el Gobierno colombiano estaba en su apogeo, este hombre se desmorona un poco cuando asegura que le duele que la sociedad crea que los hoy excombatientes no tienen sentimientos. «Yo tengo familia y la amo y me gustaría decirles que vinieran y que mis camaradas los vieran y supieran que no estoy solo, pero a pesar de que ya se firmó la paz todavía no hay condiciones de seguridad para hacer eso», sostuvo. Por ello, prefiere esperar y que cuando por fin se produzca el tan anhelado reencuentro sus allegados se lleven la sorpresa de que Luis aprendió a leer y a escribir porque esa, indicó, es su «siguiente batalla». «Desde que nos desmovilizamos he tenido tiempo para pensar que lo primero que tengo que hacer es validar la primaria, luego el bachillerato y finalmente ir a la universidad, porque me gustaría ser un ingeniero de sistemas», manifestó. La actitud de Luis cambia cuando habla del futuro y poco a poco la rudeza le da espacio a las sonrisas y la ilusión. Pero, la tristeza vuelve al recordar que no son solo los exguerrilleros quienes se vieron en la necesidad de hacer parte de la lucha. «Pienso que los soldados son nuestros hermanos y, aunque no parezca, yo sentía dolor de tener que enfrentarlos porque muchos de ellos son pobres como yo, analfabetos como yo, y les tocó unirse al Ejército para poder tener algo en la vida», analizó Luis. Por ello, ahora que ya se completó el desarme de las FARC y que las 26 zonas veredales transitorias de normalización (ZVTN) en las que los guerrilleros se desmovilizaron se van a transformar en «Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación», este excombatiente considera que pronto podrá cumplir su sueño de estudiar. Lo mismo opina Albeiro Sánchez, otro «camarada» del frente 59 de las FARC presente en Pondores, un pequeño poblado del sur del departamento de La Guajira, en la frontera con Venezuela, de donde el miércoles salió el último contenedor con arsenal entregado por el movimiento insurgente. La meta que se puso Albeiro es la de ser agrónomo y poder asentarse en algún lugar de Colombia en donde pueda trabajar la tierra. «Después de estar nueve años en la guerrilla quiero convertirme en alguien que sea productivo para la sociedad. Creo que todos los excombatientes tenemos que pagar esa deuda y a su vez el Estado debe ofrecernos las oportunidades que antes nos negó y que fueron el motivo de toda esta confrontación», criticó. Así, Luis, Albeiro y los otros 7.000 guerrilleros de las FARC que se acogieron al acuerdo de paz que se firmó en noviembre pasado saben que si bien ayer empuñaron un arma para sobrevivir hoy deben tomar con firmeza un lápiz y un cuaderno para ganarle la guerra al analfabetismo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Lluvia de críticas al PSOE por su visión sobre Venezuela con el hashtag #VenezuelaNoExagera
Las declaraciones del portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE y alcalde de Valladolid, Óscar Puente, sobre Venezuela no han gustado a buena parte de la sociedad. Puente, uno de los mayores apoyos de Pedro Sánchez, aseguró recientemente en una entrevista a Europa Press que la crisis por la que pasa Venezuela es «responsabilidad colectiva de los venezolanos», no solo del presidente Nicolás Maduro, porque «una sociedad no llega a esta situación solo por un Gobierno sino por múltiples razones». Muchos usuarios de Twitter se han manifestado contra estas declaraciones con el hashtag #VenezuelaNoExagera. «Esto es lo que Óscar Puente llama una exageración», respondía un usuario al tuit de la ex fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, que fue destituida por el gobierno de Nicolás Maduro por mostrarse en desacuerdo con sus políticas, en el que aseguraba que el Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) se encontraba en su vivienda. Esto es lo que @oscar_puente_ llama una "exageración" . #PSOE #VenezuelaNOexagera https://t.co/hSMjOjUd8D? Josep Pou Tarres (@poujosepTar) 16 de agosto de 2017En este momento el Sebin allana mi vivienda como parte de la venganza de este Gobierno por luchar contra el totalitarismo que existe en Vzla? Luisa Ortega Díaz (@lortegadiaz) 16 de agosto de 2017Las críticas, además, han ido hacia la nueva Ejecutiva del PSOE, puesto que algunos usuarios han considerado que desde que Pedro Sánchez venció las primarias a la secretaría general, su partido se está inclinando hacia la ideología de Podemos. #VenezuelaNoExagera Lo de los incompetentes que ahora gobiernan el PSOE vendiéndose a Podemos es de nivel repugnante? Daniel Ortiz (@danielortizguer) 16 de agosto de 2017#VenezuelaNoExagera yo si fuera votante del Psoe estaría vomitando? Tomas F. Terrados (@TomasFTerrados) 16 de agosto de 2017También algunos comentarios piden que, en lugar de decir que la situación de Venezuela se está exagerando, se trabaje para ayudar a solucionar la crisis. «Españoles: En vez de desmentir lo de Venezuela, defiendan su país!», reclama una usuaria. Españoles: En vez de desmentir lo de Venezuela, defiendan su país! #VenezuelaNoExagera? Gleo (@gmpl1) 17 de agosto de 2017Supongo q decir q 25 mil personas mueren al año aprox por violencia dígase asesinatos de cualquier tipo es exagerar #VenezuelaNoExagera? laura oviol (@lauraoviol) 17 de agosto de 2017
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las banderas de las instituciones de la UE en Bruselas ondean a media asta por Barcelona
Las banderas de las instituciones de la Unión Europea en Bruselas ondean a media asta este viernes en recuerdo y solidaridad con las víctimas del atentado terrorista de La Rambla de Barcelona, en el que han muerto 13 personas. En el caso del Parlamento Europeo, las banderas europea y española han sido izadas a media asta, según ha explicado en el presidente del la Eurocámara, Antonio Tajani, en su cuenta oficial de Twitter. «La bandera de España y de la Unión Europea a media asta en la sede del Parlamento Europeo. Europa de luto junto a España», ha escrito el político italiano. También ondean la media asta las banderas de la UE instaladas en la entrada de la sede de la institución en Bruselas. «Nuestras banderas a media asta por el terrible y cobarde atentado. Todos con las familias y víctimas. Con Barcelona y España», ha indicado la institución en la misma red social. Tanto Tajani como el jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker y el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, expresaron este jueves por la tarde sus condolencias y su apoyo a los familiares de las víctimas y a los heridos, así como al conjunto de la sociedad española. El presidente de la Eurocámara ha mantenido una conversación este viernes con el rey Felipe VI y se ha comprometido a acelerar el trabajo de la comisión parlamentaria contra el terrorismo, ha explicado también en Twitter.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump abre la puerta a un posible pacto político con los talibanes en Afganistán
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha dirigido este lunes a la nación para detallar su nueva estrategia militar en Afganistán, que responde a la presión de altos rangos de Ejército así como de su propio partido. En su mensaje, el presidente republicano ha confirmado que Estados Unidos enviará tropas adicionales al país, pero ha abogado por no matizar el número exacto de tropas adicionales a desplegar para «no dar información relevante al enemigo» sobre los movimientos de las fuerzas estadounidenses en Afganistán. Aunque el dirigente no ha hecho referencia al número de efectivos a desplegar, ha dejado la puerta abierta al aumento de tropas en el país, una cuestión que constituía la principal demanda por parte de los comandantes estadounidenses en el país. Un número que, según ha recogido la cadena Fox News, fuentes cercanas a la Administración cifran en 4.000 efectivos adicionales. El dirigente estadounidense, que ha asegurado compartir la frustración del pueblo estadounidense tras 16 años de guerra en Afganistán, ha manifestado que el «tiempo para construir países a imagen y semejanza de Estados Unidos ha terminado». En este sentido, Trump ha asegurado que la reformulación del Estado depende, en exclusiva, al pueblo afgano. «En último término, depende del pueblo de Afganistán tomar las riendas de su futuro, gobernar su sociedad y lograr una paz duradera. Somos un socio y un amigo, pero no dictaremos al pueblo afgano cómo vivir o cómo gobernar su compleja sociedad», ha aseverado. «No vamos a volver a construir naciones. Vamos a matar terroristas». «En Afganistán y Pakistán los intereses de Estados Unidos están claros. Debemos parar a los terroristas y evitar que las armas nucleares acaben en manos de estos y sean utilizadas en cualquier parte del mundo», ha aseverado. Asimismo, Trump ha informado de que dará al Ejército nueva autoridad para poder acabar con las organizaciones terroristas que crean «caos y violencia» en Afganistán y lograr que los milicianos «no tengan lugar alguno en el que esconderse», según ha recogido la cadena de televisión CNN. «Mi primer impulso fue el de retirar las tropas del país. Sin embargo, una retirada crearía un vacío que sería rápidamente ocupado por los milicianos», ha explicado. «No es un cheque en blanco» «Necesitamos que se resuelvan los problemas y al final ganaremos. Son criminales, depredadores, perdedores. Lograremos que no crucen nuestras fronteras y los venceremos», ha aseverado Trump, que ha señalado que no indicará «cuándo se producirá el ataque». Además, ha advertido al Gobierno afgano que su apoyo «no es un cheque en blanco», y que espera ver «reformas» y resultados «reales». «Estados Unidos trabajará con el Gobierno afgano siempre que veamos determinación y avances. Pero nuestro compromiso no es ilimitado, y nuestro apoyo no es un cheque en blanco. El pueblo estadounidense espera ver reformas reales y resultados reales», ha dicho Trump en un discurso desde la base militar de Fort Myer (Virginia). Un posible acuerdo con los talibanes Además, Donald Trump se ha mostrado abierto a la posibilidad de un acuerdo político con los talibanes que resuelva la larga guerra en Afganistán. Incluso su secretario de Estado, Rex Tillerson, ha afirmado apoyar las conversaciones entre ese grupo y el Gobierno afgano «sin condiciones previas». «Algún día, después de un esfuerzo militar eficaz, q uizá será posible tener un acuerdo político que incluya elementos de los talibanes en Afganistán», ha dicho Trump. «Pero nadie sabe si eso ocurrirá, o cuándo», ha matizado. En un comunicado después del discurso, Tillerson ha señalado que Estados Unidos está «preparado para apoyar conversaciones de paz entre el Gobierno afgano y los talibanes sin condiciones previas». Pese a que la OTAN dio por cerrada en 2015 su misión de combate en Afganistán, los insurgentes talibanes han ganado terreno en Afganistán desde 2015 y ahora controlan el 40 % del país, según un informe de este mes del Inspector Especial para Afganistán (SIGAR) de EEUU.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La excepción marroquí frente a Daesh
España ha gozado desde el 11-M del aplauso y la admiración de sus países vecinos por su lucha antiterrorista. En los últimos 13 años, la Policía ha arrestado a más de 700 sospechosos de pertenecer a grupos yihadistas según el Ministerio de Interior, y para ello ha contado con la colaboración fundamental de Marruecos en el control y contención del terrorismo yihadista como vía de entrada a Europa desde el Magreb. Pero la «excepción española» acabó el pasado jueves con los atentados de Barcelona y Cambrils cometidos por una célula compuesta por jóvenes marroquíes o de origen marroquí. Pese a que el «yihadismo marroquí» también ha supuesto una grave amenaza en otros países como Francia o Bélgica, tan solo horas después otro joven del país magrebí apuñaló a varias personas en la localidad finlandesa de Turku, el reino alauí en cambio ha logrado hasta el momento repeler los ataques de Daesh. Marruecos ha sido una de las principales fuentes magrebíes de combatientes extranjeros para el Estado Islámico y otros grupos yihadistas en la región con entre 1.200 y 1.500 combatientes en Siria e Irak, según un estudio de la empresa estadounidense especializada en servicios de inteligencia Stratfor, aunque en general los marroquíes no han asumido altos cargos en la organización como yihadistas de otras nacionalidades. Este no es un fenómeno nuevo. Los marroquíes han dejado su país para luchar contra la yihad en conflictos tan diversos como las guerras en Afganistán, Bosnia, Chechenia e Irak. A principios de los años noventa, los combatientes que regresaron de Afganistán fundaron una milicia yihadista llamada el Grupo Combatiente Islámico Marroquí, que pretendía establecer un gobierno islámico en Marruecos. Pero el número de marroquíes que fueron a luchar en Siria entre 2011 y 2016 supera el total de combatientes salidos del reino alauí en las dos décadas precedentes desde que tuviera lugar la primera oleada yihadista por la guerra en Afganistán frente a la invasión soviética en los años ochenta, subraya un estudio del pasado julio del think tank International Crisis Group. Instituto para formar imanes El pasado domingo, la Policía marroquí detuvo en Uxda, a unos 15 kilómetros de la frontera argelina, a un individuo que podría ser el enlace de Moussa Oukabir, abatido en Cambrils y de quien se cree que cuatro días antes de los atentados viajó a Marruecos. El reino alauí sufrió su particular 11-M en 2003, cuando cinco atentados suicidas golpearon de forma simultánea lugares frecuentados por europeos en Casablanca matando a 41 personas. Desde entonces, solo el atentado en Marrakech en 2011, que causó la muerte de 17 personas, ha sorteado la estrategia antiterrorista del reino alauí, en la que las fuerzas de seguridad marroquíes han resultado clave en la contención del yihadismo en su territorio. Para ello, la agencia de inteligencia del país, la Policía nacional, la Policía paramilitar y la Oficina Central de Investigaciones Judiciales han trabajado estrechamente con sus homólogos estadounidenses y europeos, incide el informe de Stratfor. «Marruecos es un socio clave en nuestros esfuerzos por garantizar la seguridad y combatir el terrorismo», dijo el ex ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, durante una conferencia de prensa en el país magrebí en febrero de 2015. Para mejorar su eficiencia en la lucha antiterrorista, Marruecos lanzó en 2015 su propia versión del FBI, la Oficina Central de Investigación Judicial (BCJI), y desde su creación ha desarticulado 40 células terroristas y arrestado a casi 600 personas. La estrategia antiterrorista marroquí se apoya en unos ubicuos y reforzados servicios secretos y Policía. «La estrategia multidimensional se basa en aumentar nuestra seguridad a través del refuerzo de los contingentes en la lucha contra el terror y la adopción de una ley especial antiterrorista», declaró a finales de 2016 el director del BCIJ, Abdelhak el Jiyam, en una entrevista a «The Arab Weekly». La agencia monitorea la red para interceptar grupúsculos que emplean las redes sociales para el reclutamiento de nuevos terroristas y sigue «muy de cerca» las trayectorias de los retornados mientras controla sus fronteras. En los últimos quince años, se han producido más de 2.500 arrestos de presuntos terroristas. Organizaciones como Human Rights Watch han denunciado violaciones de los derechos humanos en algunas de las detenciones. Con una tasa de población joven del 30%, cada vez más vulnerables a la pobreza, el desarraigo y la ideología radical de grupos como Daesh o Al Qaida propagada por la red, la monarquía marroquí se ha enfocado también en la prevención religiosa. En 2015, el reino alauí inauguró en Rabat el Instituto Mohammed VI para la formación de Imanes y Predicadores, como parte de una estrategia dirigida a contener el extremismo islámico. Predicadores organizados por el gobierno visitan a miles de presos condenados por lazos yihadistas, en un intento de facilitar su reinserción en la sociedad. La Ley marroquí de Lucha contra el Terror se reforzó en 2011, y en 2015 prohibió por ley que ciudadanos del país intentaran viajar a Siria o Irak para unirse al autodenominado Estado Islámico. En la Túnez posrevolucionaria, el Gobierno tunecino de la Troika liderado por los islamistas de Ennahda toleró el reclutamiento de Ansar al Sharia, grupo que posteriormente fue clasificado como terrorista. Cerca de 5.000 tunecinos se habrían unido a Daesh y otros grupos yihadistas, según Naciones Unidas. Indulto a terroristas del atentado en Casablanca En los últimos años ha habido varias redes yihadistas desmanteladas en España. Un informe del Real Instituto Elcano del pasado año, en el que elaboraba una radiografía del yihadismo en nuestro país, arrojaba datos como que hasta cuatro de cada diez yihadistas (41,1%) tienen nacionalidad marroquí, solo superados por los que cuentan con la nacionalidad española. Ayoub el Khazzani, de origen marroquí pero residente de Algeciras y que trató de atentar en el tren Thalys en verano de 2015, estaba ya fichado por la Policía española como traficante de drogas y yihadista. El contraterrorismo español depende en gran medida de la cooperación con sus homólogos marroquíes, que se han infiltrado con éxito en las comunidades inmigrantes de toda Europa a través de una importante red de informantes y además ha ejercido de gendarme en los últimos años ante la inmigración subsahariana, con unos métodos denunciados por grupos de Derechos Humanos. «Lo sorprendente es que no se haya producido un ataque como este en Marruecos», dijo un analista de International Crisis Group a «The New York Times». La propaganda yihadista ha situado también a Marruecos en su punto de mira. Encabezada por Adnan Abu Walid Sahraoui, la filial de Daesh en el Sahel emitió en mayo de 2016 un mensaje de audio pidiendo ataques allí contra la misión de las Naciones Unidas en el Sáhara Occidental y turistas occidentales en Marruecos, según «Al Jazeera». En un reportaje del portal magrebí «Le Desk», un especialista iraquí sobre Daesh alerta de la presencia de células durmientes en el país que podrían estar esperando su oportunidad. En Marruecos, según este mismo artículo, estas células que han funcionado de forma autónoma estos años trabajando para facilitar viajes de entrada al país de yihadistas del extranjero mediante pasaportes falsos. Así y todo, estas amenazas no han sido obstáculo para que el rey Mohamed VI quien, con motivo del 64º aniversario de la llamada Revolución del Rey y del Pueblo el pasado domingo, indultó a 13 condenados por terrorismo -de un total de 415 de presos agraciados por esta medida-, entre los que se encontraban, según la prensa local, varios yihadistas acusados de participar en los ataques de Casablanca.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un año después del terremoto en el centro de Italia, sigue la emergencia
La historia italiana de los terremotos, muy numerosos al ser un país situado en el margen de convergencia de dos grandes placas tectónicas ?la euroasiática y la africana-, es una eternidad de promesas incumplidas. El 24 de agosto 2016 un violento seísmo afectó a cuatro regiones (Marche, Abruzzo, Umbria y Lazio). del centro de Italia y asoló algunos municipios, especialmente Amatrice, ciudad símbolo de la devastación; Accumoli y Arquata del Tronto, causando 299 muertos. Al cumplirse el primer aniversario, sigue la emergencia. La imagen de desolación y destrucción se mantiene por doquier. Así, en los 62 municipios situados en la zona más afectada por el terremoto, solo el 8 por 100 de las ruinas de las casas destruidas ha sido retirado. Es una labor complicada, dificultada por la burocracia y vínculos medioambientales, porque se ha de encontrar el lugar adecuado donde arrojar o hacer desaparecer miles de toneladas de material derrumbado. Solo en la región de las Marcas se acumularon 840.000 toneladas de escombros, pero se han recogido solo 65.000. Lentitud en la reconstrucción La lentitud de la reconstrucción se refleja en la acogida que se da a los ciudadanos afectados. De las 3.827 casas prefabricadas de madera prometidas por el gobierno a los miles de evacuados, se han entregado poco más de 500. La burocracia, un mal endémico en Italia, se impone también casi con la misma fuerza de un terremoto, a pesar de la emergencia: Hasta 11 diversos pasos han tenido que ser aprobados por las administraciones municipales, regionales y nacionales para decidir dónde colocar las casas prefabricadas. Para colmo, se trata de frágiles alojamientos que no satisfacen a sus nuevos inquilinos: «No queríamos una villa con piscina, sino al menos un techo digno. Muchos de nosotros tenemos más de 60 años, han perdido hijos, maridos, nietos, hermanos y hermanas. No pretendíamos nada del otro mundo, sino la dignidad», afirma con cierta rabia una señora de Amatrice. Otros son más desafortunados, porque un núcleo familiar de cada seis vive en caravanas o en albergues a centenares de kilómetros del propio pueblo. La situación de emergencia decretada tras el terremoto se ha prorrogado al menos otros siete meses, hasta el 28 de febrero 2018. Esto significa admitir que gran parte de las personas afectadas no tendrá ni siquiera las prometidas casas prefabricadas para el invierno próximo, lo que significa un gasto extraordinario, un derroche, para las regiones. Las Marcas, por ejemplo, que tiene 30.000 evacuados, ha pagado hasta ahora 70 millones para alojarlos, más otros 40 millones para pagar las cuentas de los hoteles. El propio presidente de la República, Sergio Mattarella, al visitar algunos municipios afectados, reconoció que, para salir de la emergencia, «se debe actuar con más rapidez». Algunos se aprovechan del terremoto El desastre del seísmo ha sido ocasión para que otros municipios intenten aprovecharse también de los millones que llueven con destino a la reconstrucción. Se lamenta así el alcalde de Camerino, Gianluca Pasqui: «Nuestro pueblo ha sido destruido. Pero oigo a colegas lamentarse de una grieta en la pared?». Ha ocurrido así en todos los terremotos en Italia. Por ejemplo, en un devastador seísmo del 23 de noviembre 1980 en la región de Irpinia, en Campania, los municipios gravemente afectados fueron 36 en el elenco inicial, pero acabaron siendo 687, mientras las casas destruidas pasaron de las 28.274 iniciales a 352.605. Es decir, muchos ejercieron presiones y con las oportunas influencias se aprovecharon para recibir ayudas, a pesar de que sus daños eran mínimos. Con el terremoto del pasado año no se ha llegado a tanto, aunque también la lista de los municipios que piden fondos y ayudas se ha alargado creando conflictos delicados sobre las prioridades. En la zona roja del terremoto se incluyeron al principio 62 municipios, y luego fue alargándose hasta «solo» 131. Se trata de un capítulo, el llamado clientelismo, muy enraizado en la cultura italiana. El alcalde de Amatrice, Sergio Pirozzi, lo reconoce así: «Venimos de una sociedad de clientes». De esta forma se hace difícil evitar conflictos y ser rigurosos en las prioridades. A pesar de las enormes dificultades, entre la devastación surgen personas llenas de coraje que vuelven a dar vida a los municipios destruidos. Por ejemplo, Assunta Masari, 53 años, ha abierto hace una semana una floristería en el nuevo centro comercial de Amatrice, para vender plantas y flores. Ilegalidad y especulación Capítulo aparte merece la acusación a los responsables de las construcciones. La investigación abierta por los magistrados tras el terremoto ha establecido que muchas casas habían sido construidas de forma abusiva, fuera de la legalidad, con escasos y malos materiales para ahorrar. El abuso y la especulación, como ha puesto de relieve también el terremoto del pasado lunes en la bella isla de Ischia, han constituido la norma en buena parte del territorio. Italia ignora las lecciones de terremotos pasados. No siempre la naturaleza es culpable de los desastres. Si se hubiera evitado la especulación y las casas se hubieran construido sin violar las leyes y con normas antisísmicas, se habrían ahorrado muchas víctimas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las empresas españolas del primo de Diosdado Cabello
Las revelaciones realizadas por la exfiscal Luisa Ortega este miércoles, acusando a Diosdado Cabello de haber recibido 100 millones de dólares en concepto de sobornos de la empresa brasileña Odebrecht a través de «una empresa española» llamada TSE Arietis, han abierto la caja de Pandora. Por una parte, al comprobarse que la chavista disidente está dispuesta a sacar todas las armas -y pruebas- que ha ido recopilando a lo largo de sus años al servicio primero del Gobierno de Hugo Chávez y después de Nicolás Maduro para demostrar la presunta corrupción del gobierno chavistaa; y por otra al conocerse el imperio empresarial de la familia Cabello, que se extiende a nuestro país. En las acusaciones realizadas por Ortega esta semana desde Brasil, la exfiscal destituida por Maduro, quien ha pedido a la Interpol que la detenga -actualmente se encuentra exiliada en Colombia-, se refiere como cómplices de la presunta trama de corrupción a los primos del número dos del presidente venezolano, Luis Alfredo Campos Cabello y Jerson Jesús Campos Cabello, que aparecen como propietarios de TSE Arietis. Esta empresa española, según subrayó Ortega, fue creada en 2007 y tiene como principal actividad el manejo y transporte de materiales y desechos peligrosos de la industria petrolera. La sociedad habría suscrito contratos con el Consorcio Línea II, la hidrológica Aguas de Monagas y Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en Morichal, El Furrial, PetroMonagas, PetroDelta y PetroIndependencia. Información promocional de la empresa TSE ArietisSegún información de la web de TSE Arietis, que permaneció caída este miércoles, la empresa tiene dos sedes en Venezuela: una en Caracas y otra en el estado de Monagas. Sin embargo, también tendría al menos una sede en EE.UU., en Florida, en la ciudad de Doral, que estaría dirigida por Luis Alfredo Campos, según informa la web de investigación Caraota Digital. La cuenta de Twitter (@Tsearietis) que permaneció inactiva tras conocerse las declaraciones de Ortega y volvió a funcionar a mediodía de ayer, presenta a la sociedad como «especialistas en transporte de carga pesada, extrapesada, sobredimensionada, civil y fluidos de perforación. Bajo estrictas normas de calidad internacional». Tse Arietis formaría parte del consorcio Arietis Group. A dicho consorcio pertenecerían empresas como Agroser Arietis, dedicada a «diseñar, manufacturar, instalar y mantener todo tipo de infraestructuras metálicas», o la sociedad Inversiones, Oportunidades y Negocios, C.A., dedicada a la «gestión de bienes muebles e inmuebles». Tres empresas en Madrid Sin embargo, con el nombre de TSE Arietis, que ayer se convirtió en Trending Topic, no aparece en el registro mercatil español ninguna empresa radicada en Madrid, ciudad donde la situó la exfiscal Ortega, pero sí existen otras tres en las que uno de los primos de Diosdado Cabello, Luis Alfredo, aparece como administrador único o presidente. Las tres empresas en cuestión serían: Bengoechea, Inversiones y Patrimonios, S.L, Depósito y Stockage JJ, S.L, e Inversiones, Oportunidades y Negocios, S.L. (mismo nombre de una de las sociedades pertenecientes al consorcio Arietis Group). La primera, Bengoechea, Inversiones y Patrimonios, S.L., fue constituida, con Luis Alfredo Campos Cabello como administrador único, en mayo de 2011 con la actividad de «compra, venta, promoción e inversión de todo tipo de bienes muebles». Seis meses después, ampliaría su actividad al de «asesoria, económica y financiera, para el desarrollo y ejecución de proyectos de ingeniera y obras públicas. Intermediación en el diseño, desarrollo y ejecución de proyectos de ingeniería, obras públicas y vivienda», según el registro mercantil. En septiembre de 2011, se constituyó la empresa Depósito y Stockage JJ. S.L., en la que Luis Alfredo aparece como consejero delegado y presidente. Su objeto social es el «almacenaje y depósito de mercancias, maquinaria, vehículos y de toda clase de mobiliario y objetos». En octubre de 2012, con Luis Alfredo como administrador único, se constituyó la empresa Inversiones, Opotunidades y Negocios, S.L., que había empezado a operar un mes antes, en septiembre. Su objeto social: «el comercio al por menor de combustible para la automoción en establecimientos especiale de servicio», según el registro mercantil. Tras varias ampliaciones de capital, en noviembre de 2016, se amplia su actividad, a la «prestación de servicios especializados en el área de producción de hidrocarburos y gas, a nivel nacional e internacional, ejecución y supervisión de actividades relacionadas con el mantenimiento de pozos de petroleo y gas, etc». En resumen, la familia Cabello dispone en Madrid de al menos tres empresas constituidas, en los últimos seis años, en sectores muy relevantes y que suelen mover grandes cantidades de dinero: el inmobiliario, el petroleo y el transporte. A la sombra de Diosdado Cabello En cuanto a la biografía de Luis Alfredo Campos, fue jefe de despacho de la Gobernación de Miranda, cuando su primo, Diosdado Cabello, llevaba las riendas del ejecutivo regional. Es, además, hermano de quien fuera el superintendente de Bienes Públicos, Ramón Rafael Campos Cabello, señalado por malversación por el exprocurador de Miranda, Rafael Guzmán, aunque la demanda fue sobreseída por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). La exfiscal Luis Ortega aseguró este miércoles que enviaría toda la documentación y las pruebas de sus acusaciones contra Cabello y Maduro a los gobiernos de Colombia, Estados Unidos y España.