Infortelecom

Noticias de siria

21-06-2018 | Fuente: abc.es
Estas son las fronteras más peligrosas del mundo
1- Irak- Irán Desde el río Shatt al-Arab hasta la frontera turca, unos 200 kilómetros de recorrido, separan a Irán de Iraq. Ambos países se disputan este territorio desde hace cientos de años. En 1980 Iraq acusó a Irán de ocupación ilegal y lanzamiento de misiles. Después de ocho años de conflicto que comenzaron en 1990 y un millón de vidas después, llegaron a una paz, que no significó la paz en la frontera. 2- Pakistán- Afganistán La línea que separa Pakistán de Afganistán es conocida como la línea Durand, de 2.400 kilómetros de largo y donde los talibanes y el gobierno de Afganistán llevan disputandose este territorio. En 2003, las fuerzas militares de ambos bandos protagonizaron un conflicto armado de cuatro años. El 5 de mayo de 2017 tropas afganas atacaron al poblado pakistaní de Chaman ante el cierre de la frontera por parte de Pakistán, la escaramuza dejó como saldo en total 10 civiles muertos y un centenar de heridos. Esta frontera es traspasada por los talibanes de forma constante, ya que tienen sus bases en ambos países. Atasco en Kojak, paso fronterizo ente Pakistán y Afganistán - EPA 3-Corea del Norte- Corea del Sur El fin de la guerra entre las dos Coreas no ha hecho que cesaran las hostilidades enter ambos, que estuvieron más de 60 años sin reconocerse la una a la otra. Cientos de personas han muerto a causa de estas tensas relaciones, incluyendo ciudadanos americanos. La Zona desmilitarizada de Corea (ZDC) es una franja de seguridad que protege el límite territorial de tregua entre ambas Coreas, establecida en 1953, mide 4 kilómetros de ancho y 238 kilómetros de longitud. La tensión en esta zona es muy alta, hasta el punto que si alguien intenta cruzar la línea podrá ser disparado. Frontera militarizada entre las dos Coreas - EFE 4-Estados Unidos- México La frontera entre México y Estados Unidos va desde California hasta Texas, un recorrido de más de 3.000 kilómetros. Esta es la frontera que más tránsito de personas tiene, unas 500.000 personas tratan de cruzar de forma ilegal, muriendo cientos de ellos cada año. El Paso-Juárez es una zona particularmente peligrosa debido al narcotráfico con el paso de drogas, armas y personas. Esta situación de enfrentamientos continuos entre bandas proboca cientos de muertos y convierte a esta zona en una de las más peligrosas del 5-Israel- Siria Para entender este conflicto hay que remontarse a principios del siglo XX, cuando Inglaterra dibujó las fronteras de ese territorio, dando a Francia Siria. Aunque llevan décadas de teórica paz, ambos países mantienen las rivalidades. Además, la guerra civil que lleva sufriendo Siria durante los últimos años incrementa la peligrosidad de esta frontera, especialmente la zona del Alto del Golán donde hay constancia de que decenas de personas han perdido la vida en los últimos años. Pero no solo la frontera con Israel es peligrosa, con la situación que vive Siria, hace que cualquier límite con este país sea peligrosa. Paso fronterizo entre Siria e Isreal - EFE 6- India- Pakistán Tres guerras, más de 120.000 muertos y la acumulación de armas nucleares han convertido a esta frontera en una de las más peligrosas del mundo. Esta frontera de casi 3.000 kilómetros es extremadamente peligrosa. La guerra entre ambos países ha estado siempre presente y han tenido una gran acumulación de armas. Es por ello que el lugar se encuentra en tensión y vigilancia constante y la hace una de las fronteras más inseguras del mundo. Además se han registrado disparos por parte de militares de ambos lados.
21-06-2018 | Fuente: elpais.com
España, Francia, Bélgica y Alemania crean un fichero judicial de yihadistas
El archivo contribuirá a organizar los expedientes para atender las peticiones de información sobre los retornados de Siria e Irak
21-06-2018 | Fuente: abc.es
El 67% de los ataques en Europa son de carácter nacionalista por solo un 16% de atentados yihadistas
El número de ataques yihadistas en Europa se duplicó en 2017, informó ayer la agencia policial Europol, advirtiendo contra la «agudeza del peligro» de actos menos sofisticados reivindicados por el autodenominado Estado Islámico. Pero del total de 205 ataques el pasado año, solo el 16% son de carácter yihadista, mientras que la mayor parte responden a motivaciones nacionalistas o separatistas (137 de 205). Reino Unido protagonizó el mayor número de ataques, con 107, seguido de Francia. Por su parte España, Finlandia y Suecia registraron atentados después de varios años de inactividad terrorista. Un total de 68 personas fallecieron en 2017 en atentados terroristas en la UE, frente a las 145 de 2016, pero se registraron 20 ataques yihadistas más, según el informe publicado este miércoles por Europol sobre la situación y tendencias del terrorismo, por lo que la amenaza en suelo europeo sigue siendo «alta» a pesar del debilitamiento del grupo terrorista Estado Islámico en Siria e Irak. La mayor parte de los ataques en 2017 fueron de carácter yihadista y se cobraron 62 víctimas mortales y 844 heridos. El responsable de antiterrorismo de Europol, Manuel Navarrete, ha explicado, según cita EFE, en la comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo, que la frecuencia de estas acciones aumentó respecto a 2016, pero con un menor nivel de sofisticación y preparación por lo que provocaron un menor número de muertos. Un 45% más que el año anterior En total, nueve Estados miembro reportaron 205 ataques terroristas entre los completados, fallidos y frustrado, un 45% más que el año anterior que acaba con la tendencia a la baja que se inició en 2014. Además, fueron arrestados 975 personas por delitos relacionados, frente a las 1.002 de 2016. Los últimos atentados en la UE responden a tres patrones: las matanzas indiscriminadas como el caso de Londres y Barcelona, los ataques contra símbolos del estilo de vida occidental, como en el concierto de Ariana Grande en Manchester, y contra figuras de autoridad como el gendarme francés asesinado en los Campos Elíseos de París. No obstante, el informe señala la caída del número de individuos que viajan a zonas de conflicto en Siria e Irak para unirse a grupos terroristas, por lo que el número de «combatientes extranjeros» que vuelven a la UE con intención de atentar se redujo también. En cuanto a los canales de reclutamiento, la propaganda en internet y las redes sociales siguen siendo esenciales tanto para captar nuevos adeptos, como para la radicalización y la búsqueda de financiación. Sin embargo, la capacidad para crear nuevos materiales de Estado Islámico se ha visto mermada por la pérdida de operativos en infraestructura. También al degradación de las estructuras de organización del grupo yihadista ha reducido su capacidad de atracción. No obstante, Europol insta a no bajar la guardia ya que muchos desencantados podrían unirse a otros grupos terroristas, como Al Qaida. «Necesitamos mantener nuestro ojo colectivo en el asunto y reforzar nuestros esfuerzos a nivel de la UE para negar a los terroristas los medios que necesitan para llevar a cabo ataques, incluidas armas, explosivos y financiación», ha declarado el comisario de Unión de la Seguridad, Julian King. Además de los atentados yihadistas, el informe remarca la incidencia aún de los ataques con tintes separatistas o etno-nacionalistas, especialmente en Irlanda del Norte, donde se registraron en 2017 un total de 88 incidentes de los 137 de la UE. Asimismo, alerta de la posible expansión de la violencia de extrema-derecha.
20-06-2018 | Fuente: elpais.com
España, Francia, Bélgica y Alemania crean un fichero judicial de yihadistas
El archivo contribuirá a organizar los expedientes para atender las peticiones de información sobre los retornados de Siria e Irak
20-06-2018 | Fuente: abc.es
Naciones Unidas denuncia crímenes de guerra y contra la humanidad en Siria
La ONU ha acusado este miércoles a las fuerzas sirias y a los grupos armados y organizaciones terroristas de haber cometido «crímenes de guerra y contra la Humanidad» durante el asedio y la reciente batalla final por el control de la región siria de Guta Oriental, antiguo feudo opositor en las afueras de Damasco. El asedio a Guta Oriental duró cinco años, de 2013 a 2018, y fue «el más largo de la historia moderna», ha recalcado la Comisión Internacional de Investigación de la ONU para Siria en su informe sobre los crímenes cometidos en esta región siria publicado hoy. El secretario general de la ONU, António Guterres, calificó en febrero pasado la situación en Guta Oriental de «infierno en la tierra». En el momento en el que Damasco declaró el fin de la ofensiva, el pasado 14 de abril, había unas 140.000 personas desplazadas. La Comisión de la ONU, creada por el Consejo de Derechos Humanos para investigar las violaciones de derechos humanos cometidas en Siria desde 2011, señala en su informe que «entre febrero y abril, la intensa campaña de las fuerzas progubernamentales para recuperar el control de Guta Oriental estuvo marcada por crímenes de guerra generalizados cometidos por todas las partes» enfrentadas. Por parte de los grupos armados y organizaciones terroristas se cometió ?mediante su respuesta bélica contra la ciudad de Damasco y Damasco Rural y sus ataques de represalia? el crimen de guerra de difundir terror entre la población civil y el del lanzamiento de ataques indiscriminados, sostiene la Comisión. «Durante todo el asedio, los grupos armados también de forma regular arrestaron arbitrariamente y torturaron a civiles en Duma (..), cometiendo el crimen de guerra del trato cruel, inhumano para la dignidad personal y el de la tortura», indica. En cuanto a las fuerzas progubernamentales, la Comisión afirma que «durante la operación militar la naturaleza de las armas empleadas, en áreas civiles densamente pobladas, aterrorizó a los residentes asediados». «Existe una base razonable para creer que las fuerzas progubernamentales cometieron el crimen de guerra de pretender difundir el terror entre la población civil asediada», indica. En opinión de la Comisión, las tropas del presidente sirio, Bachar al Asad, cometieron el «crimen de guerra de lanzar ataques indiscriminados» y «violaron el derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de las personas». Las tropas sirias dejaron además «diezmadas viviendas, mercados, hospitales» y centros médicos en bombardeos diseñados intencionadamente, algo que constituye el crimen de guerra de lanzar deliberadamente ataques contra objetos protegidos y de atacar a propósito personal médico. En general, las tácticas de las tropas sirias durante su campaña militar consistieron en «castigar a los habitantes y obligar a la población a rendirse colectivamente o morirse de hambre». En aquel momento al menos 265.000 sirios que aún permanecían en el enclave asediado se vieron afectados por estas prácticas. El Ejército sirio privó «deliberadamente de alimentos» a los civiles de Guta Oriental, al «denegarles ayuda humanitaria», «denegó evacuaciones médicas» y lanzó «ataques indiscriminados tanto con armas convencionales como con prohibidas contra áreas civiles». En este sentido, la Comisión considera que las fuerzas de Al Asad perpetraron un «crimen contra la humanidad» por haber cometido actos inhumanos contra la población, causándoles a los habitantes «un grave sufrimiento físico y mental». Los expertos de la Comisión de la ONU recibieron además evidencias del posible uso de armas químicas en tres ocasiones entre febrero y abril, si bien en dos, donde se sospecha que se empleó gas cloro ?en Al Shayfouniya y en un área entre Saqba y Hammouriyeh? «no fue posible obtener suficiente material probatorio». Sobre el presunto ataque químico efectuado contra Duma el 7 de abril, en el que fallecieron al menos 70 personas y tuvieron que ser atendidas 500 personas con síntomas de exposición a agentes químicos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Comisión resalta que «las pruebas disponibles son mayoritariamente congruentes con el uso de cloro». Los expertos añaden sin embargo que ello en sí mismo «no explica otros síntomas observados que son más congruentes con el uso de otro agente químico, lo más probable un gas nervioso». La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) debe aún presentar su informe al respecto, después de haber recogido material y datos en la localidad y enviado las muestras a sus laboratorios y a otros para dos análisis distintos. En respuesta a este ataque, EE.UU., el Reino Unido y Francia lanzaron ataques aéreos en Siria el 13 de abril contra una instalación militar cerca de Homs y un centro de investigación y desarrollo cercano a Damasco.
20-06-2018 | Fuente: abc.es
Estados Unidos se ha retirado este martes del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, un órgano muy criticado por el Gobierno de Donald Trump, en una decisión que fue calificada de «decepcionante, pero no sorprendente» desde la ONU. En una rueda de prensa sin preguntas en Washington, la embajadora de este país ante la ONU, Nikki Haley, ha anunciado que «Estados Unidos se retira oficialmente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU». La representante ha justificado esta decisión por las posturas en el organismo de países como China, Venezuela, Cuba o la República Democrática del Congo, ya que, a su juicio, «no respetan» los derechos humanos. Por este motivo y por el «prejuicio crónico» del Consejo contra Israel, de acuerdo con palabras de Haley, este órgano «no es digno de su nombre». Aun así, la embajadora, que ya amenazó el año pasado con retirar a Estados Unidos del Consejo con sede en Ginebra, explicó que durante los últimos meses ha tratado de resolver «de buena fe» los problemas de ese organismo reuniéndose con representantes de más de 125 países miembros. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, que también ha estado presente en esta declaración a los medios, ha aplaudido la figura de Haley como embajadora frente a la ONU y ha tildado al Consejo de órgano «hipócrita». «No dudamos de que su creación fue con buena fe, pero tenemos que ser honestos: el Consejo de Derechos Humanos de la ONU es un pobre defensor de los derechos humanos», ha apuntado Pompeo. La retirada de Washington es el último rechazo de Estados Unidos a sus compromisos multilaterales después de que en los últimos meses haya abandonado la Unesco, el Acuerdo Climático de París y el pacto nuclear con Irán. Sin embargo, Pompeo ha asegurado que el Ejecutivo de Trump no se opone a trabajar con instituciones multilaterales, aunque, ha advertido, «no será cómplice» del Consejo de Derechos Humanos. «Estados Unidos lidera el mundo en asistencia humanitaria; no tomará lecciones de hipócritas», ha añadido Pompeo. «Decepcionante, no sorprendente» Desde la ONU, las reacciones no se han hecho esperar y el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, ha calificado la decisión de «decepcionante, aunque no realmente sorprendente». «Dado el estado de los derechos humanos en el mundo actual, Estados Unidos debería estar dando un paso al frente, no un paso atrás», ha afirmado en un mensaje publicado en Twitter por su oficina. Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, «hubiera preferido que Estados Unidos permaneciera el Consejo de Derechos Humanos», ha subrayado su portavoz, Stéphane Dujarric. La Administración de Donald Trump ya había avisado el pasado año de que iba a tratar de impulsar reformas en el funcionamiento del Consejo y que, si no se aceptaban, no dudaría en retirarse. Entre otras cosas, Estados Unidos critica que ese organismo sirva de plataforma a países como China, Venezuela y Cuba, y denuncia que tiene un «sesgo» contra Israel. El Gobierno israelí, precisamente, no ha tardado en dar la bienvenida a la decisión de Washington y ha defendido que el Consejo es «enemigo de quienes realmente se preocupan por los derechos humanos». «Estados Unidos ha demostrado, una vez más, su compromiso con la verdad y la justicia y su negativa a permitir que el odio ciego contra Israel en instituciones internacionales continúe sin contestación», ha remarcado en un comunicado el embajador israelí ante la ONU, Danny Danon. Por su parte, la organización Human Rights Watch (HRW) ha lamentado la retirada de Estados Unidos del Consejo y ha destacado que supone dar la espalda a las víctimas de abusos en todo el mundo. «El presidente Trump ha decidido que 'Estados Unidos primero' significa ignorar en las Naciones Unidas el sufrimiento de civiles en Siria y de minorías étnicas en Birmania», ha dicho en un comunicado el director ejecutivo de HRW, Kenneth Roth. Este anuncio llega un día después de que la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos denunciara la separación de cientos de niños inmigrantes de sus padres en la frontera sur de Estados Unidos en los últimos meses. Los activistas de derechos humanos temen que una retirada de Estados Unidos afecte a los fondos del Consejo, dado que Washington hace aportaciones para que sus mecanismos de investigación y supervisión en el mundo puedan operar.
20-06-2018 | Fuente: abc.es
Navalni desafía a Putin con movilizaciones en el Mundial de fútbol
El líder de la oposición rusa, Alexéi Navalni, que salió de prisión el jueves 14, el día del comienzo del Mundial de fútbol, se ha incorporado de inmediato a la agenda política y se propone capitalizar el descontento general que ha generado en Rusia el proyecto de ley que el Gobierno presentó el pasado jueves al Parlamento para elevar la edad de jubilación. Navalni ha convocado manifestaciones en un veintena de ciudades rusas para el próximo 1 de julio en señal de repulsa contra las nuevas medidas, que incluyen la s ubida del IVA del 18% al 20%.«Seamos honestos, el aumento de la edad de jubilación (..) es un verdadero crimen», escribió ayer Navalni en su cuenta de Instagram. Dijo que «nos vamos a manifestar contra ello con todas nuestras fuerzas». Al mismo tiempo y puesto que durante la celebración del campeonato de fútbol se han prohibido las manifestaciones en las ciudades sedes, el dirigente opositor ha aclarado que las solicitudes de autorización para llevar a cabo las concentraciones se harán en otras localidades «en donde no se jueguen partidos». En cualquier caso, la convocatoria constituye un desafío claro al presidente Vladímir Putin, que ha hecho de la cita futbolera un evento más destinado a ensalzar su imagen. La edad para jubilarse se estableció en la desparecida URSS, en 1932, en los 55 años para las mujeres y 60 para los hombres. Ahora será de 63 y 65 años respectivamente, rompiendo así lo que el politólogo ruso, Vladislav Inozémtsev, llama «acuerdo tácito entre el pueblo y el poder». Inozémtsev recuerda que en septiembre de 2005, durante su cuarta «línea directa» televisiva, Putin declaró que «la edad de jubilación no se subirá mientras yo sea presidente». La idea del primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, es que la subida de la edad para jubilarse sea progresiva a partir del 1 de enero de 2019 y se culmine para las mujeres en 2034 y en 2028 para los hombres. Según su opinión, «esta medida nos permitirá destinar los fondos adicionales por las cotizaciones al Fondo de Pensiones para aumentar éstas con arreglo a la inflación». Pero este pasado fin de semana ya ha habido gente que ha salido a protestar en algunas zonas del país. Navalni se propone que el movimiento en contra de la elevación de la edad de jubilación se generalice en un momento en el que el malestar va en aumento a causa del empeoramiento del nivel de vida y la carestía. La subida del precio de la gasolina en un país productor de petróleo se percibe por parte de la población como algo inconcebible. Por si no fuera suficiente, Medvédev quiere subir el IVA del actual 18% al 20%. Todas estas impopulares medidas se adoptan poco más de un mes después de que Putin tomara posesión para un nuevo mandato de seis años y sin que de ellas hablara durante su campaña electoral. Nikolái Travkin, político liberal y antiguo diputado, señala que «la gente debe saber que apostar por la grandeza de Rusia, que incluye tener Crimea y tropas desplegadas en Siria, cuesta dinero y de algún sitio hay que sacarlo». El comunista Serguéi Udaltsov, del Frente de Izquierdas, también ha convocado a sus seguidores a una manifestación en Moscú el 4 de julio. Dice confiar en que se la autoricen, ya que ese día «no hay partidos en la capital rusa». Los liberales del partido Yábloko también piensan sacar a su gente a la calle el 3 de julio.
20-06-2018 | Fuente: abc.es
Los venezolanos, los que piden más asilo tras afganos, sirios e iraquíes
Los venezolanos llevan años abandonando su país empujados por una crisis humanitaria y política que no deja de agravarse, pese a los intentos del Gobierno de Nicolás Maduro de negar la evidencia. A la escasez de alimentos, de medicinas, de servicios básicos -con cortes constantes de luz y de agua- y a una inflación galopante, que este año podría alcanzar casi el 14.000%, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), se suma la violencia. Según el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), en 2017 se produjeron en su territorio un total de 26.616 asesinatos, lo que según el organismo le sitúa en «el segundo país más violento de la Tierra». Mientras, en el Índice de Transparencia de 2017 ocupa el puesto 169, de una lista de 180 países, lo que sitúa a Venezuela entre los más corruptos del mundo. Todos estos factores, y la falta de perspectiva de que la situación mejore, ha llevado a que se triplique el número de solicitudes de asilo presentadas por los venezolanos en 2017, que ascendieron a 111.600 peticiones,una cifra muy superior a las 34.200 de 2016 y las 10.200 de 2015, según el Informe Mundial de Tendencias de desplazamientos de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), presentado ayer en Ginebra. Este incremento convirtió a Venezuela el año pasado en el cuarto país con más demandas de protección de sus ciudadanos en el exterior, y en el primero si hablamos de un país que no está en guerra (le superan Afganistán, Siria e Irak). Peores cifras para 2018 La cifra de 2017, lejos de ser algo extraordinario, parece ser solo el aviso de que la situación puede empeorar. Así lo dejaba entrever ayer el alto comisionado de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi, durante una rueda de presa, en la que afirmó que los datos de 2018 no disminuirían, sino que «van a aumentar», informa Efe. ¿Pero dónde buscaron refugio estos miles de venezolanos? Entre los países que más solicitudes de asilo recibieron en 2017 de estos ciudadanos se encuentran Perú (33.100), seguido de Estados Unidos (29.900), Brasil (17.900), España (10.600), Panamá (4.400), México (4.000) y Costa Rica (3.200). Según el informe, desde comienzos de 2015 más de 166.000 venezolanos han pedido asilo, un 75% de ellos el año pasado. Acnur estima que en los últimos años más de un millón y medio de venezolanos han abandonado su país debido a la «compleja situación socioeconómica y política». Pero el asilo no es la única fórmula que utilizan los venezolanos para escapar de la crisis. El año pasado 345.600 fueron registrados bajo la categoría «otros grupos de preocupación», que también requieren de protección y asistencia cuando abandonan su país, en este caso por «el complicado entorno de seguridad, la pérdida de ingresos por la actual situación económica y la escasez de alimentos y medicinas». Según el informe, a principios de 2018 medio millón de venezolanos habían accedido a otras formas legales de acogida bajo legislaciones nacionales o regionales en Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Perú, Uruguay y Colombia, en los que habrían obtenido permisos temporales de residencia, visados humanitarios o de trabajo para inmigrantes. En el caso de este último país, una investigación publicada ayer por «El Nacional», y que ha sido elaborado por el Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos en Colombia (RAMV) a lo largo de los dos últimos meses, confirma que en la actualidad hay 442.462 venezolanos cesados en Colombia, de los que 232.776 llegaron este año. Del total de venezolanos residentes, 395.594 querrían establecerse en el país, a largo, medio o corto plazo; mientras que 38.214 preferirían volver a Venezuela; y un grupo muy reducido, formado por 8.654 personas, estarían en tránsito hacia otro país. «América Latina tiene una variedad de instrumentos institucionales para proteger a las personas que vienen a los países de la región, que quizás sea la mejor del mundo», afirmó Grandi. EE.UU., el mayor receptor En cuanto al resto de países que lideran la lista de peticiones de asilo en 2017, un dato a destacar es que por primera vez desde 2013, Siria, en guerra desde hace siete años, ha dejado de encabezarla, ya que fue superado por Afganistán, con 124.900 peticiones, por encima de las 117.100 solicitudes de Siria, o las 113.500 de Irak. El informe también subraya que por primera vez, desde 2012, Estados Unidos se convierte en el mayor receptor de solicitudes de asilo, con un total de 331.700 en 2017, lo que supone un 27% más que el año anterior, y casi el doble que en 2015. Algo que no deja de sorprender tras el endurecimiento de la política migratoria implantada por el presidente Donald Trump, que asumió su cargo el 20 de enero del año pasado. Casi la mitad de la solicitudes procedían de El Salvador, Guatemala y Honduras. En contraste, las peticiones de asilo para quedarse en Alemania descendieron un 73%, respecto a 2016, situándose en 198.300, muy por debajo de las 722.400 del año anterior. Según Acnur, en 2017, hubo un total de 1,9 millones de solicitudes de asilo en todo el mundo, para 162 países; una cifra ligeramente inferior a la de 2016, que se situó en 2,2 millones.
19-06-2018 | Fuente: abc.es
El «sonoro fracaso» de la UE en la reubicación de refugiados
Europa vuelve a vivir uno de sus momentos más tensos debido a la llegada de inmigrantes y refugiados a sus costas. Si en septiembre de 2015 el detonante fue la foto de Aylan, un niño de tres años, en una playa turca de Bodrum; ahora ha sido la decisión del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, de rechazar un barco con 629 refugiados la que ha reavivado un problema que ha puesto en jaque las políticas comunitarias y nacionales europeas en los últimos dos años. A pesar de los esfuerzos de Bruselas, plasmados en varios acuerdos, tanto en el seno de la UE como bilaterales -Turquía, Afganistán-, el problemas lejos de resolverse se ha enquistado. Su falta de operatividad se ha traducido en el incumplimiento del acuerdo de cuotas de reubicación de refugiados firmado en septiembre de 2015 por la UE. Ninguno de sus socios ha cubierto los objetivos, y algunos de ellos incluso se han negado a aceptar refugiados -el grupo de Visegrado-. El plazo para llevar este acuerdo, dos años, se cumplió hace casi nueve meses «con un sonoro fracaso». De los 160.000 refugiados prometidos, solo han sido reubicados algo más de 30.000, según denuncia la Comisión España de Ayuda al Refugiado (CEAR) en su informe anual, presentado ayer. El texto hace un repaso por la evolución de la crisis migratoria. Si bien es cierto que ha disminuido de manera importante la llegada de inmigrantes y refugiados a Europa, que ha pasado de recibir más de un millón en 2015 a 171.635 en 2017 -algo que estaría directamente vinculado con el acuerdo bilateral con Turquía-, la urgencia por acoger a miles de personas que huyen de la violencia de sus países persiste. Es un hecho, además, que el acuerdo con Ankara obligó a los refugiados a cambiar de ruta, adentrándose en territorios dominados por las mafias. Así, en 2017 «miles de personas quedaron atrapadas en países de tránsito donde no se respetan sus derechos humanos», apunta el informe; «otros miles fallecieron en el Mediterráneo, que sigue siendo la ruta migratoria más mortal del mundo». En total, 3.139 personas perecieron haciendo esta ruta. La ruta de los Balcanes Respecto a otras rutas, mientras CEAR subraya el «retroceso» de los países de Europa del Este en política migratoria y de asilo, cada vez más restrictiva, Cruz Roja alertaba ayer lunes del incremento del número inmigrantes que intentan pasar por los Balcanes. Así, en 2018 habrían llegado a Bosnia-Herzegovina, el país más contaminado de minas de Europa, y Croacia unos 5.600 inmigrantes, frente a los 754 que recibieron a lo largo de todo el año 2017. Si bien el informe hace referencia a la disminución de personas que solicitaron protección internacional en algún país de la UE el año pasado -704.625, frente a 1.259.2645, en 2016- también hace hincapié en el imparable incremento del número de desplazados forzosos en el mundo, que supera ya los 70 millones de personas. El país con más desplazados sigue siendo Siria, con más de doce millones de personas, la mitad de ellas fuera de su país. Salvini promete un censo de gitanos El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, anunció ayer su intención de hacer «un censo de los gitanos, los que son italianos desgraciadamente los debemos tener, a los irregulares los expulsaremos», dijo al canal TeleLombardia. «En el ministerio he pedido que me preparen un dossier sobre la cuestión de los gitanos en Italia, porque es el caos», declaró, subrayando que es necesario «un reconocimiento sobre los gitanos para saber quiénes, cómo y cuántos son». La propuesta ha suscitado la indignación de las asociaciones de gitanos: «El censo étnico está prohibido por ley en Italia».
19-06-2018 | Fuente: abc.es
El hecho de que precisamente un país como Alemania reafirmase la dignidad humana abriendo sus fronteras hace tres años a 1,4 millones de refugiados procedentes de Siria, Afganistán e Irak no debería suponer el final de una líder como Angela Merkel. Sin embargo, la contagiosa revuelta anti-inmigración que se extiende por Europa también llega al país que mayor generosidad ha demostrado durante este inquietante ciclo político jalonado por dilemas morales. La canciller ha descubierto que sus peores enemigos no son otros que sus correligionarios de Baviera, encabezados por su crítico ministro del Interior, Horst Seehofer. La mayor parte del éxodo de personas en busca de asilo en Alemania ha entrado precisamente por Baviera, que comparte una frontera con Austria de 800 kilómetros. Y aunque al inicio la bienvenida fue memorable, con el compromiso del gobierno de Múnich de garantizar una cama a cada emigrante, la buena voluntad se ha esfumado. Baviera ha sido también durante décadas un bastión electoral para los democratacristianos de la CSU. El problema es que la cómoda mayoría absoluta de los conservadores bávaros se encuentra ahora cuestionada de cara a las elecciones previstas en octubre. Sobre todo, con la creciente popularidad de Alternativa por Alemania que está forzando la radicalización de otros partidos y el abandono del principio de corresponsabilidad generado tras la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto, el grosero oportunismo de Trump ha llegado también hasta el aspecto más divisivo de la política alemana. El presidente tuiteó ayer que la tasa de criminalidad en Alemania se ha disparado por la inmigración. Un argumento falaz acompañado por un mensaje supremacista: «Gran error se ha cometido por toda Europa permitiendo la entrada de millones de gentes que de forma tan fuerte y violenta están cambiando su cultura». Esto lo dice un presidente que durante un periodo de seis semanas, que terminó el mes pasado, ha separado a 1.995 menores de sus padres cuando intentaban entrar sin papeles en territorio de EE.UU. Germany First no es una solución, es una receta para el desastre.
1
...