Infortelecom

Noticias de rusia

21-01-2022 | Fuente: as.com
Casado: "Es de admirar la reacción que tuvo el equipo
Agustín Casado analizó el importante triunfo de España ante Rusia que acerca a los Hispanos a las semifinales del Europeo de balonmano.
21-01-2022 | Fuente: as.com
"¡No apto para corazones delicados!": los 25'' de infarto en el final del España-Rusia
Los colegiados, tras consultar el VAR, señalaron siete metros a favor de Rusia pero el balón se estrelló en la madera y los Hispanos se llevaron la victoria.
21-01-2022 | Fuente: marca.com
España avista las semifinales tras una remontada agónica ante Rusia
Remontó cuatro goles y la victoria se decidió en un penalti fallado por Rusia con el tiempo agotado  Leer
21-01-2022 | Fuente: as.com
España también gana sin brillo
España le dio la vuelta al marcador en la segunda parte cuando caía por 4 goles. Rusia falló un siete metros con el tiempo cumplido.
21-01-2022 | Fuente: abc.es
La verdad que estremece a Putin: el origen común de Ucrania y Rusia hace dos milenios
Pues no, la historia de Rusia no fue alumbrada en la Moscú de las cúpulas de bulbo ni en en las costas de San Petesburgo. El origen más remoto del país que rige hoy Vladimir Putin se halla en la misma tierra donde se cuece a fuego lento el siguiente conflicto internacional: Ucrania. Los historiadores coinciden en que fue allí donde diversas tribus eslavas, finesas y bálticas formaron el germen de lo que, en el siglo XIX d.C., fue llamado la Rus de Kiev. De ella bebieron en los siglos posteriores los pueblos que podrían enfrentarse hoy a base de fusil y carro de combate. Aunque en la actualidad todavía genera controversia la idea de que el origen de ambos pueblos fue común ?algunos lo consideran una aberración? historiadores como Paul Bushkovitch la suscriben. En sus obras, el catedrático es partidario de que este estado nacido en el siglo IX fue el antecesor de unos y otros y hasta tiene clara su etimología: «Rus era el nombre que sus habitantes se habían dado a sí mismos, y Kiev su capital». Por su parte, el también catedrático Carlos Junquera Rubio corrobora en 'Las raíces que dieron vida a Rusia' que, para estos dos países, la Rus ocupa un lugar análogo al que en el pasado de España y Portugal suponen la Hispania romana o el Reino Visigodo. Rusia antes que Rusia La Rus de Kiev existió como estado único hasta el siglo XII. Antes, sin embargo, esta confederación de tribus medievales prosperó hasta convertirse en una potencia a nivel comercial. Pronto llegaron hasta Costantinopla, Estambul y la capital del Imperio Bizantino. Según narra la 'Crónica Néstor' ?la fuente más antigua que habla de este período? llegó a establecer con Bizancio un acuerdo entre iguales. Y eso solo en principio, ya que también terminaron por adoptar su religión: el cristianismo ortodoxo. El Velikii Knyaz Vladimir I fue quien inició la conversión en el 988; al parecer, para aunar bajo su cetro el poder político y religioso. Pero toda historia llega a su fin y, tres siglos después, la llegada de los mongoles hizo que la Rus de Kiev se desintegrara en una serie de principados autónomos gobernados por una única dinastía: la Rurikida. De ella emanaron, cual afluentes, una infinidad de Rus o pequeños estados. Entre ellos, el de Vladimir, el de Galitzia-Volynia, la República de Nóvgorod o el de Polotsk. Este último, considerado el antecesor de la futura Bielorrusia. Diferentes sobre el papel y los mapas, en realidad todos contaban con una misma religión, lengua y cultura. Junquera, de hecho, sostiene que al calor de estos nuevos pueblos empezaron a forjarse las naciones actuales del este de Europa. La presencia mongola se extendió durante trescientos años de vasallaje y destrucción. Aunque de forma diferente entre los territorios que hoy corresponderían a Ucrania y Rusia. Mientras que los primeros fueron reducidos a cenizas y padecieron una severa despoblación, los segundos escaparon de la debacle y pudieron sobrevivir a golpe de pagar tributos. Lo hicieron gracias al olfato político de príncipes como Alexander Nevski, que solo ansiaban que llegara el momento en que pudieran devolver el golpe al invasor. La venganza arribó en el siglo XV, cuando Nóvgorod y Moscú hicieron que se tambaleara el poder y se alzaron como potencias en la región. Así nació la futura Rusia. Nace Ucrania Mientras aquella primera Rusia luchaba su particular guerra, otro tanto hacía la futura Ucrania. Su origen más cercano se halla siglos después de la desintegración de la Rus de Kiev. En 1648, una alianza formada por cosacos, tártaros y campesinos logró expulsar a los invasores que se habían establecido en los territorios que hoy componen el país. Fundaron un estado independiente, pero tuvo una vida efímera. Poco después, la zona acabó dividida entre los dos grandes imperios de la región: el ruso y el astrohúngaro. Su estatus no cambió a grandes rasgos hasta el siglo XX, cuando la zona se repartía entre la Unión Soviética y Polonia. A partir de aquí comienzan unos años turbios y agitados. Tras la caída del zarismo, los sóviets invadieron parte de los territorios de Ucrania en la primavera de 1918. Hasta 1920, el país fue un hervidero de tensiones entre los partidarios de la revolución comunista y aquellos que optaban por el nacionalismo. Ganaron los primeros y, en 1922, la región se convirtió en una de las fundadoras de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. La llegada de la Segunda Guerra Mundial y el avance sobre Polonia permitió a Iósif Stalin sumar a su particular imperio rojo la Ucrania Occidental ?formada por Checoeslovaquia, Polonia y Rumania? y hasta ampliar sus fronteras. Huelga decir que Ucrania no fue el ojito derecho del dictador comunista. Más bien lo contrario. Desde que ascendiera al poder, las políticas económicas de Stalin se llevaron por delante a unos cuatro millones de ucranianos por culpa del famoso Holodomor y las limpiezas étnicas. Amén de la lucha contra lengua local. Y de aquellos polvos estos lodos. Tras el colapso de la Unión Soviética, Ucrania se independizó en 1991. Aunque eso no le ha granjeado tranquilidad, pues desde entonces el país se ha dividido entre aquellos que apoyan abrazar a Rusia y los que apuestan por reorientar su política hacia Occidente.
21-01-2022 | Fuente: abc.es
Blinken emplaza a Rusia a retirar las tropas a cambio de frenar la respuesta de la OTAN
El secretario norteamericano Antony Blinken ha rechazado la reivindicación esencial de Rusia, incómoda por el hecho de que la OTAN pueda extenderse más hacia su territorio tras su reunión con el ministro de Exteriores ruso Sergéi Lavrov, en Ginebra. «Las puertas de la OTAN seguirán abiertas», ha dicho al tiempo que señala que «estamos dispuestos a estudiar nuestras comunes preocupaciones para garantizar la seguridad y a escuchar a Moscú, pero no estamos dispuestos a retractarnos de los principios fundamentales». Esta afirmación deja poco margen al proceso diplomático, pero Blinken insiste en que sí hay puntos de acuerdo posibles «por ejemplo en materia de control de armas, de mayor transparencia de las actividades militares y de medición de riesgos». Por lo demás, Blinken asegura haber atendido a las preocupaciones rusas y a la declaración de Lavrov de que «Rusia no tiene ninguna intención de invadir Ucrania», pero ha respondido que «si quieren convencer al mundo de que no quieren invadir Ucrania, una buena forma sería comenzar a retirar tropas, dar pasos de desescalada». El jefe de la diplomacia norteamericana rechaza la tesis de «amenazas fantasmas» de Lavrov y afirma que «nosotros no nos movemos por sentimientos sino por datos y por la historia: Rusia sigue desplegando tropas, ahora mismo Putin tiene la capacidad de atacar Ucrania desde varios puntos cardinales. Hemos visto planes para desestabilizar Ucrania ya su gobierno. Rusia invadió ya Ucrania en 2014 y forzó un cambio fronterizo, se hizo con el poder de Crimea. Todo eso son datos. Ahora Moscú puede elegir entre dos caminos, el del diálogo o el del conflicto, y nosotros estamos preparados para ambos». Además ha reivindicado la importancia del criterio de sus aliados y ha dejado claro que EE.UU. no negociará por su cuenta. «Le he dejado muy claro hoy esto a Lavrov: ?nada sobre Ucrania sin Ucrania, nada sobre la OTAN sin la OTAN y nada sobre Europa sin Europa?».
21-01-2022 | Fuente: abc.es
Quién es quién en la crisis de Ucrania
La tensión entre Ucrania y Rusia se remonta a hace tres décadas, cuando el primero de ellos se independizó tras la caída de la Unión Soviética. Ahora mismo la relación está en su peor momento desde la conquista de la península de Crimea hace ocho años. La presión crece entre ambos países, porque aunque nadie esté amenazando la seguridad de Rusia, en el Kremlin no ha gustado la intención de Ucrania de acercarse a la Unión Europea y más concretamente a la OTAN , pese a las reticencias de esta organización. Putin presiona en la frontera con la exrepública soviética, motivado también por el temor a que Kiev intente recuperar Crimea o el poder en la región de Donbás. La OTAN busca reunir toda la colaboración posible para estar preparados ante el más que probable ataque de las fuerzas rusas, y tanto Estados Unidos como la Comisión Europea ya ha avisado de posibles sanciones, tanto económicas y financieras como políticas.
21-01-2022 | Fuente: abc.es
Rusia prepara un anteproyecto de ley para reconocer las repúblicas rebeldes de Donetsk y Lugansk
Como hiciera Rusia en agosto de 2008, cuando reconoció la independencia de los territorios rebeldes georgianos de Abjasia y Osetia del Sur, la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso) se está planteando hacer lo mismo con las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk en Ucrania. Estos dos enclaves separatistas son la causa de la actual tensión entre Moscú y Occidente, en donde se apoya a Kiev. El presidente de la Duma, Viacheslav Volodin, dijo hoy que «vemos al presidente -de Ucrania- Volodímir Zelenski ignorando los acuerdos de Minsk. La OTAN quiere ocupar Ucrania y tanto lo uno como lo otro puede llevar a una tragedia. No debemos permitirlo». Según su opinión, «hay que buscar soluciones para garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos y compatriotas en la República Popular de Donetsk y en la República Popular de Lugansk». Rusia ha entregado ya casi 100.000 pasaportes a ciudadanos del este de Ucrania. Así que Volodin explicó a la prensa que «estamos hablando de una iniciativa presentada por los diputados del Partido Comunista de la Federación Rusa, encabezados por Gennadi Ziugánov», consistente en aprobar la petición de que el presidente Vladímir Putin reconozca a Donetsk y Lugansk como estados independientes. El jefe del Legislativo ruso aseguró que «Serguéi Mirónov ya ha declarado que su grupo parlamentario, Rusia Justa, está dispuesto a apoyar el proyecto de ley y también, de forma más amplia, el Partido Liberal Democrático» (LDPR) del ultranacionalista Vladímir Zhirinovski. El partido del Kremlin, Rusia Unida, al que pertenece Volodin, no se ha pronunciado todavía, pero hará lo que diga Putin, del que depende en última instancia que progrese o no la propuesta. En cualquier caso, el hecho de que se plantee hoy la cuestión, cuando los ministros de Exteriores de Rusia y Estados Unidos se reúnen en Ginebra para seguir buscando la forma de desescalar la tensa situación en torno Ucrania, indica que se trata de un instrumento de presión más de Moscú como lo son también las maniobras navales anunciadas ayer por el Ministerio de Defensa ruso y que se llevarán a cabo en medio mundo. Rusia Unida detenta la mayoría absoluta en la Duma y con el apoyo de los otros grupos parlamentarios presentes en el hemiciclo se lograría un apoyo aplastante a la moció n. El presidente de la Cámara afirmó que «los diputados de Rusia Unida, que se han pronunciado repetidamente sobre este tema, también están preocupados por la vida de los ciudadanos y compatriotas rusos que viven en el territorio de Donetsk y Lugansk. Estamos ante un asunto muy serio y responsable». A este respecto, Volodin señaló que «se celebrarán consultas con los portavoces de las distintas facciones parlamentarias la semana que viene para discutir la iniciativa y luego, sobre la base de los resultados que se obtengan, se llevará al Consejo de la Duma Estatal». Después de que Georgia intentará recuperar por la fuerza Osetia del Sur, en agosto de 2008, envió tropas a la zona, venció a las fuerzas georgianas y reconoció la independencia de ese enclave y también de Abjasia. A continuación, ya como estados independientes, concluyó con ellos sendos acuerdos de «cooperación militar», lo que permitió el despliegue del Ejército ruso en sus respectivos territorios. De facto, Osetia del Sur y Abjasia son actualmente protectorados rusos, en donde Georgia no tiene nada que hacer. Exactamente lo mismo podría suceder con Donetsk y Lugansk, si no se alcanza un acuerdo entre Rusia, Ucrania y Occidente o si la OTAN no lo impide, algo que se adivina muy poco probable.
21-01-2022 | Fuente: abc.es
Rusia da una semana de plazo a EE.UU. para que satisfaga por escrito sus demandas sobre Ucrania
Tras la conversación con su homólogo estadounidense, el ministro de Exteriores ruso ha informado que espera en el plazo de una semana una respuesta por escrito a su oferta, por parte de Washington, y que ha obtenido la promesa del secretario de Estado Anthony Blinken de que «se centrarán en la parte esencial de la propuesta». Sin develar cuál es el contenido de dicha oferta, Lavrov ha asegurado que «no hay ninguna amenaza sobre Ucrania» y se ha burlado de «amenazas imaginarias», añadiendo que Rusia sí que sufre una «amenaza real, con suministro de armamento e instructores militares». «Hoy solo hemos hablado de preocupaciones, no de los hechos que justifican esas preocupaciones», ha insistido, «habría mucho que hablar sobre eso». Lavrov se ha referido en tono despectivo a la UE. «Es un giro bastante interesante el que estamos viendo en Europa. No está claro qué pretenden, quizá recordarle al resto del mundo que existen, y ni siquiera están en estas conversaciones», ha dicho, dando a entender que su único interlocutor válido en esta crisis es Washington. Sobre la posibilidad de que se produzca una nueva reunión entre Rusia y EE.UU. al más alto nivel, el ministro de Exteriores ruso ha ofrecido que «el presidente Putin siempre está dispuesto a verse y hablar con el presidente Biden, pero esos encuentros tienen que ser muy seriamente preparados, de manera que esperaremos a ver la respuesta por escrito y entonces decidiremos sobre una posible próxima cumbre».
21-01-2022 | Fuente: abc.es
Qué está pasando en Ucrania
En los últimos meses Moscú ha vuelto a desatar una gran crisis en Europa del Este al concentrar unos 100.000 soldados junto a las fronteras ucranianas. Y aunque en un princio la idea de que el presidente Putin pretendiera realmente invadir el país vecino resultaba bastante descabellada, los últimos movimientos de Rusia han puesto sobre aviso a la exrepública soviética y a la OTAN de una posible invasión. Rusia se niega a aceptar el acercamiento de Ucrania a la OTAN y a la Unión Europea, ya que considera a este país como parte de su espacio de influencia y de la identidad rusa. El origen del conflicto En noviembre del año 2013, el presidente ucraniano Victor Yanukóvich, suspende la firma de un acurdo de asociación con la Unión Europea debido a las presiones del gobierno ruso, que ofrecía a cambio de esa ruptura con el organismo europeo importantes contrapartidas económicas. Esto desemboca en importantes protestas contra el Gobierno, las cuales continúan hasta el mes de febrero, cuando las fuerzas de seguridad del Estado acaban con la vida de unos 100 manifestantes. La muerte de estas personas lleva al pueblo ucraniano a una gran indignación, que fuerza la huida de Yanukóvich del país. Al mismo tiempo, en la capital de la península de Crimea, Simferópol, militantes prorrusos comienzan a enfrentarse a partidarios de la unidad de Ucrania. Rusia por su parte infiltra en el territorio a militares rusos para forzar la anexión de la exrepública soviética. El 16 de marzo se celebra un referéndum en Crimea para decidir si la península sigue siendo un territorio ucraniano o acaba pasando al control ruso. Vence la anexión a Rusia con más del 97 % de los votos en medio de acusaciones de fraude. El 18 de marzo Putin firma la incorporación de Crimea a su territorio, hecho que la comunidad internacional no reconoce. En ese momento la OTAN deja de colaborar con Moscú y la UE impone sanciones al Kremlim. En los meses de abril y mayo, los acontecimientos ocurridos en Crimea comienzan a replicarse en la región del Donbáss, cuando grupos separatistas de Donetsk y Lugansk autoproclaman sendas 'repúblicas populares' y piden fromar parte de los territorios de Rusia. Así, el este de Ucrania se convierte en el escenario de la última guerra europea, que enfrenta a separatistas prorrusos, con apoyo del ejército de Moscú, y al Ejército ucraniano. El 5 de septiembre de 2015, Ucrania, Rusia y los separatistas firman un acuerdo en Minsk para poner fin a la guerra y entra en vigor un alto al fuego que a penas dura una semana. Finalmente, el 10 de diciembre de 2019, Putin y el presidente ucraniano Volodímir Zelenski acuerdan en París retomar el proceso de paz en Ucrania y en julio de 2020 Kiev y los separatistas del Donbass acuerdan recuperar la tregua. 2021 y 2022 A finales de marzo de 2021, el presidente ucraniano aprueba la decisión tomada en el Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania (SNBO) para poner en práctica una estrategia que permita reforzar el potencial militar del país de cara a un eventual ingreso en la OTAN y con el objetivo declarado de recuperar Crimea y el control sobre el territorio rebelde de Donbass. Rusia comienza entonces a trasladar tropas a sus fronteras con Ucrania y a la península de Crimea. El 23 de agosto 46 Estados y organizaciones, entre ellas la OTAN, finam en Kiev la Plataforma de Crimea, en la que Occidente exige a Rusia la devolución de la península a Ucrania. En diciembre Rusia sigue enviando tropas a la frontera, y la UE amenzaza con imponer «sanciones brutales» si acaba invadiendo Ucrania. En enero de 2022, EE.UU. cree que Rusia planea operaciones de ?bandera falsa? en Ucrania, como actos de sabotaje o ataques violentos, para crear pretextos que justifiquen una posible invasión del país vecino. «Rusia ha predispuesto un grupo de operativos para llevar a cabo lo que denominamos como operación de ?bandera falsa?, diseñada para que parezca un ataque contra ellos o contra personas de habla rusa en Ucrania y que será una excusa para entrar en el país», aseguraba el portavoz principal del Pentágono, John Kirby. Tan solo un día antes de estas declaraciones, durante la madrugada del jueves 13 al viernes 14 de enero, un ciberataque masivo colapsó los portales gubernamentales de Ucrania con mensajes de amenaza: «Tengan miedo y espérense lo peor».
1
...