Infortelecom

Noticias de revueltas sociales

29-02-2016 | Fuente: abc.es
Argentina logra un acuerdo con los grandes acreedores y se queda a un paso de volver a los mercados
Después de quince años de litigio, el Gobierno de Argentina alcanzó un principio de acuerdo con los fondos de inversión para saldar su deuda impagada desde 2001. El anuncio lo realizó oficialmente Daniel Pollack, el mediador designado por el juez estadounidense Thomas Griesa para que ambas partes se pusieran de acuerdo y se cumpliera su sentencia. El fallo de Griesa obligaba al Estado a asumir sus obligaciones con buena parte de los acreedores que no aceptaron reestructurar su deuda ni en 2005 ni en 2010. La noticia supone que, a corto plazo, Argentina saldrá en términos absolutos de la suspensión de pagos que tan cara le ha salido. Aunque aún queda algunos flecos -de forma más que de fondo- Pollack, hombre riguroso y de confianza de Griesa, informó de que se llegó a un principio de acuerdo para abonar 6.653 millones de dólares con los fondos más duros, en alusión a Elliott Management, del magnate Paul Singer. «Me da un gran placer -detalla en el comunicado Pollack- anunciar que una batalla de quince años entre Argentina y Elliott Management está en el camino a ser resuelta». No obstante, añadió que «es un gran paso pero no es el paso final». En su comunicado, Daniel Pollack reconoce la buena predisposición del actual Gobierno y, en especial, del presidente Mauricio Macri, sobre el que destaca: «La corrección del camino que había tomado Argentina fue casi heroica». También reconoce que «inmediatamente, tras las elecciones presidenciales de noviembre, corrigió el rumbo negativo que había dado este litigio», observa. Aunque no menciona al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, con quien le resultó imposible mantener una negociación consistente, sus palabras son un tiro por elevación contra la anterior Administración. Antes de que se concrete el acuerdo el Congreso argentino deberá ratificarlo Pollack recuerda que el Congreso argentino deberá derogar una ley que impide mejorar a bonistas por fuera de los canjes de 2005 y 2010, y que ambas Cámaras deben aprobar el acuerdo. Califica a Paul Singer de «duro pero justo negociador». Entre una y otra oferta Argentina logró una adhesión de algo más del 92 por ciento, con quitas que superaron, en algunos casos, el 70 por ciento del valor nominal. Se estima que con este acuerdo, Argentina lograría finalmente una rebaja en torno al 25 por ciento de la cifra que reclamaban, con el respaldo del fallo judicial de Griesa, los llamados «fondos buitres». De este modo, se interpreta que en la próxima semana se podría dar por cerrado el caso ya que otros fondos de inversión y privados, conocidos como «holdouts», habían aceptado estas condiciones hace algunas semanas. Argentina cayó en suspensión de pagos en diciembre de 2001. Lo declaró el por entonces presidente Adolfo Rodríguez Saá después de que el país sufriera la mayor depresión de su historia y Fernando De La Rúa tuviera que dimitir en medio de graves revueltas sociales. Tras una secuencia de media docena de presidentes en diez días, Eduardo Duhalde fue elegido por la Asamblea Nacional (reunión de ambas Cámaras) en enero de 2002. En mayo de 2003 le sucedió Néstor Kirchner y a éste su esposa, Cristina Fernández de Kirchner, que gobernó entre el 10 de diciembre de 2007 y el 10 de diciembre del pasado año. En este tiempo la viuda de Kirchner mantuvo discursos, en ocasiones, contradictorios pero la tónica general fue presumir de que nunca pagaría la deuda y arremeter contra el juez Thomas Griesa, a cuyos tribunales se sometió el país voluntariamente. Naufragaron las negociaciones En agosto de 2014, con los intereses corriendo en su contra, el Gobierno de Fernández de Kirchner hizo una aproximación para alcanzar un acuerdo. Cuando el país lo daba por seguro, incluso un grupo de banqueros y empresarios se habían ofrecido a hacer aportaciones propias para ayudar a afrontar los pagos, las negociaciones naufragaron.
10-12-2015 | Fuente: abc.es
El Cuarteto para el Diálogo Nacional en Túnez recibe el Nobel de la Paz en Oslo
El Cuarteto para el Diálogo Nacional en Túnez recibe este jueves el Nobel de la Paz en Oslo por su labor en la construcción de una «democracia plural» en este país africano. En la ceremonia, que comenzará a las 13.00 hora local (12.00 GMT) en el Ayuntamiento de Oslo, estarán los líderes de las organizaciones que fundaron el Cuarteto en el verano de 2013: la Liga Tunecina de los Derechos Humanos (LTDH), la Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT), la patronal (UTICA) y la Asociación Nacional de Abogados. Estas organizaciones propiciaron un proceso político pacífico y alternativo cuando el proceso de democratización en Túnez, iniciado tras la denominada «revolución de los jazmines» de 2011, estaba en peligro después de varios asesinatos políticos y revueltas sociales, según destacó el fallo del Comité Nobel Noruego. El Cuarteto tunecino sucede en el palmarés del premio al indio Kailash Satyarthi y la paquistaní Malala Yousafzai, distinguidos el año pasado por su lucha por los derechos de los niños. Más seguridad Las autoridades noruegas han aumentado este año los controles de acceso al Ayuntamiento para evitar que se repita el incidente del año pasado, cuando Adán Cortés Sala, un universitario mexicano, burló la seguridad y se coló en el recinto sin tener entrada. Cuando Malala y Satyarthi acababan de recibir el premio, Cortés Sala subió al estrado con una bandera de México y permaneció unos segundos allí hasta que fue retirado por la seguridad. El joven pretendía llamar la atención sobre la situación en México y en particular sobre los 43 estudiantes desaparecidos en la ciudad mexicana de Iguala. Cuatro copias Por deseo expreso de los galardonados se entregarán cuatro copias en oro de la medalla del premio y no una como tenía previsto el Comité Nobel, que considera al Cuarteto como una sola organización. El coste de las réplicas y de las copias del diploma será asumido por los galardonados, ha informado el Comité Nobel. La medalla de este año estará fabricada por primera vez con oro procedente de una mina con certificación que garantiza que la extracción se ha llevado a cabo de forma respetuosa con la naturaleza y localizada en Iquira (Colombia), según la Casa de la Moneda Noruega. El programa se abrirá horas antes de la ceremonia en el Ayuntamiento de Oslo con un acto con cientos de niños en el Centro del Nobel de la Paz y continuará por la tarde con la tradicional procesión con antorchas hasta el hotel donde se encuentran hospedados los representantes del Cuarteto y la cena de gala. El Nobel de la Paz, el único que se otorga y entrega fuera de Suecia, está dotado con 8 millones de coronas suecas (855.000 euros, 954.000 dólares), al igual que el resto de los premios.
03-06-2014 | Fuente: marca.com
"Prefiero a Cesc en el Arsenal"
Santi Cazorla atendió a los medios junto a Juanfran. El asturiano, siempre con una sonrisa por delante, habló del futuro de Cesc y defendió su rendimiento. También negó cualquier tipo de preocupación con las revueltas sociales de Brasil. 
20-04-2014 | Fuente: abc.es
Los estudiantes reactivan las protestas en Caracas
Tras 65 días de revueltas sociales, el movimiento estudiantil no piensa apagar las protestas y tampoco quiere dialogar con el presidente Nicolás Maduro «hasta que no se enarbolen las banderas de la libertad y la democracia en Venezuela», afirma el estudiante tachirense Gerardo Carrero, coordinador nacional de "Jóvenes venezolanos".Carrero, de 25 años, alumno de Ciencias Penales y Criminalísticas de la Universidad Católica del Táchira, conversa con ABC en el campamento instalado frente a la sede de la ONU, filial PNUD, en la Avenida Francisco de Miranda en el este de Caracas mientras llega la m..
27-03-2014 | Fuente: elpais.com
Los panaderos convocan dos días de paros pero el Gobierno se niega a subir este producto subvencionado ante el temor a revueltas sociales
20-02-2014 | Fuente: marca.com
Jugar en tiempos revueltos
No se conoce drama que haya conseguido parar la organización de un partido de fútbol en los últimos tiempos. La tardía y curiosa sensibilidad de la UEFA permitirá a Dinamo de Kiev y Valencia disputar en terreno neutral la ida de su eliminatoria de 1/16 de final de la Europa League. Mientras, en Ucrania quien sabe si continuarán las revueltas sociales. Las imágenes del conflicto convierten el encuentro en un absurdo. La pelota rodará. 
21-09-2012 | Fuente: abc.es
2013 no será un año fácil en lo que a política exterior se refiere. La subida del precio de los alimentos y el aumento del desempleo juvenil en los países de Oriente Medio parece que puede provocar un aumento de las revueltas sociales a nivel global. Un grupo de científicos del centro de estudios de Nueva Inglaterra especializados en Teoría de Sistemas Complejos advierten que el hambre y la necesidad que traerán estos factores aumentará el riesgo de enfrentamientos en todo el mundo. La más preocupante es que no es la primera vez que lo pronostican, y anteriormente acertaron.Los vídeos y las vi..
30-01-2011 | Fuente: elpais.com
Zapatero apoya "una transición pacífica" para Túnez y Egipto
El presidente del Gobierno ha comenzado hoy su discurso en el acto de clausura de la convención autonómica del PSOE que se ha celebrado en Zaragoza para sentar las bases de su programa electoral para el próximo 22 de mayo con un mensaje dirigido a los países que están viviendo importantes revueltas sociales. Después de referirse a los países que "están viviendo momentos trascendentales", José Luis Rodríguez Zapatero ha apostado porque Túnez y Egipto puedan llevar a cabo "una transición pacífica".
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Manuel Valls, el futuro candidato de izquierda a la Presidencia de Francia que rechaza el socialismo
Corría abril de 1982, la izquierda francesa vivía sus años dorados y un joven «militante socialista», con pinta de adolescente, intervenía en un programa de la televisión para explicar el impacto del paro sobre la juventud. El jersey de rombos, la camisa y algunos lapsus, quizá fruto del nerviosismo, no permitían imaginar en él al futuro primer ministro. Manuel seguía siendo Manuel, y no Valls; seguía siendo, en definitiva, el hijo de un pintor catalán y una mujer suiza; el muchacho «reservado, autoritario y ambicioso» que «leía enormemente», según su hermana Giovanna; el admirador del socialista de centro Michel Rocard; y el estudiante de Historia al que nunca había tentado la revolución. Este lunes, más de tres décadas después, ese chico, ya convertido en Manuel Valls (Barcelona, 1962), anunciará su candidatura a la Presidencia de Francia en las elecciones que el país galo celebrará el próximo mayo. Valls lo tendrá difícil. La renuncia de François Hollande a la reelección apenas atenúa la crisis a la que se enfrentan los socialistas, desgastados tras cinco años a las riendas del país. Según los sondeos, la formación está abocada a no pasar a la segunda vuelta de los comicios presidenciales. Una encuesta reciente, de la empresa Elabe, afirma que será el candidato de Los Republicanos, el conservador François Fillon, quien obtendrá las llaves del Elíseo con un 66 por 100 de los votos. Marine Le Pen, la líder de extrema derecha, deberá conformarse con un 34 por 100. Una debacle, la de verse relegados al tercer puesto, que el primer ministro desea evitar a toda costa. «Ante la angustia, la duda y la decepción, ante la idea de que la izquierda no tiene ninguna posibilidad, quiero romper la mecánica que nos conducirá a la derrota», explicó hace una semana. Para lograrlo tendrá que enfrentarse a rivales externos, internos ?como el ex ministro de Economía Emmanuel Macron, que tratará de arrebatarle el voto de centroizquierda? y al desgaste provocado por sus años de gestión. Un «reformista» Inevitablemente ligado al conservadurismo, el pragmatismo y la afinidad por mantener el orden, ostentar el cargo de ministro de Interior siempre ha identificado a su titular con esos rasgos. Manuel Valls lo alcanzó en mayo de 2012, cuando el por entonces nuevo presidente, François Hollande, lo designó para el puesto. El joven político ya venía curtido de once años al frente de la alcaldía de Evry, una ciudad de la periferia parisiense con fama de conflictiva. Su nueva ocupación le quedaba como un guante. Con un perfil muy poco izquierdista, Valls siempre ha reivindicado a figuras políticas de centro, con un carácter moderado y poco apegadas a los cambios bruscos. En su despacho, cuentan, cuelga un retrato de Georges Clemenceau; un gesto que equivale a una declaración de intenciones: el que fuera dos veces primer ministro de la Tercera República Francesa consideraba que «la emancipación de los desheredados» debía resultar «de su propio esfuerzo». Una tarea a la que los políticos debían contribuir creando un medio social adecuado, y «cada vez más favorable». Nada, en definitiva, de alborotos o revueltas sociales. «La ideología ha conducido a desastres, pero la izquierda que defiendo guarda un ideal: la emancipación individual. Es pragmática, reformista y republicana», explicaba Valls en octubre de 2014. Avispado, el periodista que le entrevistaba captó el matiz, preguntándole si no debía ser también socialista. «Lo repito: pragmática, reformista y republicana», zanjó el sin embargo miembro del Partido Socialista. Sus declaraciones no resultaban sorprendentes, porque siempre había sido crítico con esa etiqueta política: en 2009, ya propuso cambiar el nombre de su formación, sustituyendo el término «partido» por el más abierto «movimiento», y desterrando para siempre el de «socialismo», un concepto que consideraba «desfasado» y propio «del siglo XIX», por otro que no especificó. El ministro estricto Valls no se aburrió en el cargo. Uno de los momentos más difíciles de su gestión llegó con el llamado «caso Diuedonné», así bautizado por el humorista Dieudonné M'bala M'bala, muy popular en Francia e inventor de un saludo, llamado la «quenelle», consistente en estirar el brazo derecho, recto, hacia abajo. Su parecido con el saludo nazi, unido a las bromas sobre el Holocausto hechas por el cómico y a su vinculación con el político negacionista Robert Faurisson, llevaron al ministro del Interior a emprender una batalla personal en su contra: «Hay que acabar con esta mecánica del odio. Dieudonné es antisemita y racista», afirmó en diciembre de 2013, cuando también expresó su deseo de prohibir sus espectáculos. Lo cierto es que en el pasado ya había mostrado sus sensibilidades por el tema. En 2011, en Estrasburgo, se declaró «ligado de forma eterna a la comunidad judía y a Israel». Como ministro del Interior, Valls también tuvo que hacer frente a la cuestión romaní. Los romaníes, poblaciones gitanas procedentes de la Europa del Este, comenzaron a sufrir deportaciones a sus países de origen durante la Presidencia de Nicolas Sarkozy. En septiembre de 2010, François Hollande criticó la decisión del conservador, que por entonces consideraba «inmoral e ilegal». Su llegada al poder cambió su punto de vista, cuando defendió, en septiembre de 2013, que «solo una minoría» de ellos buscaba la integración. Hollande cerraba así filas con su ministro del Interior, que ya había afirmado que los romaníes tenían «intención de regresar a Bulgaria y Rumanía». La lucha antiterrorista Con un aura de socialista conservador y de hombre de orden, Valls accedió al cargo de primer ministro en marzo de 2014. Desde ese puesto tuvo que lidiar con el que ha sido el principal desafío de su mandato: el terrorismo islamista. En enero de 2015, el asesinato de los dibujantes de la revista satírica «Charlie Hebdo» y el asalto a un supermercado kosher de París iniciaron la oleada de violencia que ha sacudido Francia durante los dos últimos años. Los atentados contra la capital en noviembre de 2015 y contra Niza en julio de 2016 ahondaron la espiral de inseguridad. «Debemos comprender que las primeras víctimas son los musulmanes», afirmó al respecto en septiembre de este año. Poco antes también había señalado que Francia «estaba en guerra contra el terrorismo». Valls, que gozó de la buena consideración de los ciudadanos franceses durante su etapa al frente del Ministerio del Interior, ha sufrido una caída en popularidad provocada por su desgaste como primer mininistro y por su cercanía al presidente François Hollande. Su lucha por conducir a los socialistas a una nueva victoria en las elecciones no será sencilla.