Infortelecom

Noticias de religion

17-05-2018 | Fuente: abc.es
Más de 300 imanes extranjeros desembarcan en Francia para predicar durante el Ramadán
Trescientos imanes marroquíes, argelinos y turcos, esencialmente, «desembarcan» en Francia este jueves, para «asegurar» y «mejorar» los servicios religiosos musulmanes durante las cuatro semanas que durará el ramadán, el mes esencial de la piedad islámica, cuando los fieles practican el ayuno diario, respetando un prolijo calendario de oraciones colectivas y privadas. En Francia, el ramadán comienza este jueves día 17 y termina el 15 de junio. Desde hace años, el Estado francés, ha aceptado la llegada temporal de imanes extranjeros, con el fin de «asegurar» y «mejorar» los servicios religiosos islámicos. Entre 5 y 6 millones de franceses son confesionalmente musulmanes, en un país de 67 millones de ciudadanos. Los atentados yihadistas de los últimos tres años, perpetrados casi siempre al grito de «¡Alá es grande.!», han dado al «desembarco» de imanes extranjero una dimensión particular. Jeannette Bougrab, nacida en el seno de una familia argelina, ex ministra de la juventud y los deportes de Nicolas Sarkozy, ha lanzado una primera y severa advertencia: «Organizar la instalación temporal en Francia de imanes extranjeros es una herejía cívica». «Innecesario» Temporalmente exilada, por razones personales y laborales, Bougrab ha desenterrado un problema de imprevisible calado social, cultural, político y diplomático. El matutino conservador «Le Figaro» ha publicado un sondeo significativo: entre el 60 y el 80 % de los franceses no consideran necesaria la instalación temporal en Francia de imanes extranjeros, venidos a predicar en un contexto de tensiones multiculturales muy vivas. El «desembarco» de imanes extranjeros, llegados a Francia para «ayudar» a la jerarquía religiosa musulmana, durante el ramadán, es una práctica aceptada y reglamentada durante las presidencias de François Mitterrand, Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y François Hollande. Sarkozy creó el 2003, siendo ministro del Interior, la institución Consejo Superior de los Musulmanes de Francia (CSMF), ligado a la Gran Mezquita de París. Se trataba, entonces, de crear un «marco de diálogo e integración». El CSMF nunca funcionó con una eficacia concluyente, para terminar convirtiéndose en una institución muy dividida, que no inspira confianza a nadie ni es capaz de imponer alguna forma de «disciplina común» a los musulmanes franceses, muy divididos entre diversas formas antagónicas de entender su religión. Ministros del interior de muy diversa sensibilidad, como Charles Pasqua, conservador, o Manuel Valls, socialista moderado, defendieron en su día, el «desembarco» de imanes durante el ramadán, justificando la visita por razones de orden público. Los atentados yihadistas de los últimos tres años, la matanza del viernes pasado, dan al «desembarco» que comenzó hace días y culminará este jueves una dimensión particular. Prefectos, gendarmes, unidades anti terroristas, fuerzas de seguridad del Estado, han sido movilizadas. Las embajadas de Francia en Marruecos, Argelia, Turquía y otros países musulmanes, han estudiado uno a uno el «dossier» de todos los imanes que van a predicar en Francia durante las próximas cuatro semanas. El ministerio del Interior reconoce el comienzo de ?un periodo delicado?.
13-05-2018 | Fuente: elpais.com
Un ex alto cargo franquista publica un ?compendio ateo? contra el catolicismo
Jesús Aparicio Bernal intenta desmontar en 'No te lo creas' "las fábulas que han sido pilares de la religión"
10-03-2018 | Fuente: abc.es
La condenada a muerte por blasfemia en Pakistán aprende a leer con la Biblia
El Tribunal Supremo de Pakistán convocará en breve una sesión para dar su última palabra sobre un caso muy especial: la liberación o condena a muerte de una madre católica de cinco hijos, acusada de blasfemia contra el islam. El caso de Asia Bibi, que lleva nueve años en la cárcel, provoca pasiones en Pakistán y ha generado un movimiento general de organizaciones de derechos humanos y católicas en su defensa. El Vaticano la considera en cierto modo un icono de la persecución de los cristianos en el mundo. A finales de febrero, el Coliseo de Roma -escenario del martirio de multitud de cristianos- se encendió de rojo en un acto en favor de los perseguidos por su religión, que tuvo como invitados especiales al marido y las hijas de Asia Bibi. «No hay nada contra ella y el Supremo lo sabe, confiamos en que en muy poco tiempo Asia Bibi salga libre», comenta a ABC el portavoz de la familia, Joseph Nadeem, un católico paquistaní que encabeza una fundación educativa en Lahore donde estudian las dos hijas de la encarcelada. Nadeem confirma que esperan la convocatoria de la audiencia en el máximo tribunal de Pakistán para finales de este mes, y una sentencia «absolutoria» rápida. El Tribunal Supremo no entra a valorar la polémica «ley de la blasfemia» -que condena con la muerte cualquier injuria contra el islam-, producto de la presión de los grupos ultrarreligiosos en la primera potencia musulmana del mundo, pero hace dos años ordenó reabrir el caso de Asia Bibi por falta de pruebas. Para entonces, ya pesaba sobre la mujer cristiana una pena de muerte, confirmada por un tribunal de apelación. Pakistán se prepara para vivir días intensos, con protestas, sentadas y manifestaciones violentas en el país convocadas por los líderes islamistas. El «caso Asia Bibi» ha provocado ya dos magnicidios: el del gobernador musulmán del Punjab Salman Taseer, que salió en defensa de la cristiana, y el del ministro de Minorías Bhatti, único miembro cristiano del Gobierno paquistaní. Ambos fueron asesinados por fanáticos islamistas. El asesino de Taseer -su propio guardaespaldas- fue detenido y ejecutado en la horca, una sentencia que provocó en su día revueltas violentas en todo Pakistán. Los líderes islamistas exigen ahora que Bibi siga la misma suerte y sea colgada. Asia Bibi permanece en la prisión de mujeres de Multan aislada y al parecer ajena a la efervescencia política que levanta su caso. «Está débil físicamente, pero vive en un estado de emoción espiritual y está dispuesta a dar la vida por su fe», señala Joseph Nadeem, que la visita periódicamente. Asia -una campesina pobre y analfabeta, nos recuerda Nadeem- «ha aprendido a leer con la Biblia, gracias a la ayuda de una funcionaria cristiana de la prisión, y dedica al libro sagrado buena parte de la jornada». Desde hace nueve años, la historia de la mujer detenida por un presunto «delito de blasfemia» simboliza la suerte de los 2,5 millones de cristianos de Pakistán, la mitad de ellos católicos, en un país que desde hace tiempo mantiene una imparable deriva fundamentalista. Asia Bibi, perteneciente a la familia más pobre de su pueblo, a 40 kilómetros de Lahore, decidió en 2009 trabajar en el campo para obtener más recursos para sus hijos. Tras una de aquellas jornadas extenuantes, bebió agua de la misma vasija que sus compañeras musulmanas, algo que los cristianos tienen prohibido en la ley islámica. Como reparación, sus amigas animaron a Asia a convertirse al islam, cosa que ella rechazó de plano. Una de ellas contó lo ocurrido al imán del pueblo, esposo de una de las jornaleras, que denunció a la cristiana con el falso testimonio de que había insultado al profeta Mahoma. Asia Bibi fue encarcelada, y ese día comenzó su peripecia ante los tribunales y de prisión en prisión. La audiencia que está a punto de convocar el Tribunal Supremo no contará, según su portavoz, con la presencia de Asia Bibi por miedo a las protestas de los musulmanes fanáticos. Las autoridades civiles han previsto que, de ser absuelta, abandone de inmediato Pakistán con el resto de su familia.
07-03-2018 | Fuente: abc.es
Karl Marx regresa a Alemania
Con nocturnidad y alevosía. El camión de carga especial con la estatua de dimensiones gigantescas de Karl Marx con la que China ha querido obsequiar a Tréveris, la ciudad natal del pensador y filósofo germano, entraba en Alemania siguiendo una ruta secreta y tratando de burlar a los fotógrafos, casi como Lady Dy. Y no es precisamente fácil de ocultar. Se trata de una estatua bronce de más de cuatrometros de altura que ha generado una gran controversia entre los vecinos de la localidad en los últimos meses. Nadie la había pedido. Pekín hizo pública su intención de enviar la obra a la patria chica de quien está considerado el padre del comunismo, con motivo del segundo centenario de su nacimiento, que se cumplirá en mayo de este año, y las autoridades locales se vieron envueltas en una situación diplomática que les quedaba grande y atrapadas en sus deseos de celebrar por todo lo algo el aniversario de uno de sus conciudadanos más célebres. Así es como la estatua está firmada por el artista chino Wu Weishan está ya en la ciudad y será colocada en una plaza cercana a la Porta Nigra, una monumental puerta construida en la época del Imperio romano y calificada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1986. El estado federado de Renania-Palatinado, la Fundación Friedrich Ebert y la ciudad de Treveris han programado a partir de mayo tres grandes exposiciones y cerca de 600 actos, desde congresos para presentaciones musicales, acerca de una de las personalidades más controvertidas y más influyentes de los últimos dos siglos. «Karl Marx es con seguridad el economista y pensador social que más influencia cuyos escritos más influencia han tenido en la historia», ha defendido la primera ministra de Renania Palatinado, Malu Dreyer, «me alegro de que con motivo de sus 200 años la región, la ciudad, el obispado y muchos otros organismos le rindan tributo al hijo más grande de Treveris». Con estas palabras, Dreyer creía que finalmente reconciliaba la figura de Marx con la profundamente católica ciudad que vio nacer al autor de El Capital. «Fue necesario que acabará la guerra fría para que la ciudad encontrara un camino para confrontarse normalmente con Marx», explicaba, pero por si acaso ha hecho llegar la estatua sin periodistas de por medio y los habitantes de Tréveris no pueden verla todavía sino en una simulación realizada en un ordenador. En el acalorado debate en el que lleva sumida la ciudad desde hace cerca de un año, hay dos bandos muy marcados. Por una parte, los miembros del Gobierno local, socialdemócrata, que defienden que el monumento constituye todo un éxito porque ha servido para abrir una reflexión sobre las relaciones que la ciudad quiere mantener con China y con la figura de Karl Marx. Por otra parte, quienes se posicionaron claramente en contra de la estatua, como líderes del partido liberal FDP que señalaron que la gran cuestión era deliberar si Tréveris quería aceptar un regalo de un «régimen déspota, cruel y sanguinario». «Se trata de un regalo envenenado, un caballo de Troya ideológico», han denunciado desde el partido ecopacifista de Los Verdes. «¿Acaso les hemos enviado nosotros como regalo una estatua de bronce de cuatro metros de altura del Papa Francisco? ¿Qué harían con ella si nos atreviésemos a enviarla?», se preguntaba una de las manifestantes el pasado fin de semana, portando una pancarta en la que podía leerse: «Marx go home China». «¡Con lo que nos costó derribar esas gigantescas estatuas después de la caída del Muro de Berlín! ¡No había quien arrancase esos pies de bronce! Por eso ahora no entiendo qué es lo que estamos haciendo», añadía un anciano en la misma manifestación, en declaraciones a los periodistas. Lo cierto es que no es la primera vez que Alemania recibe un obsequio polémico y provocador por parte del gigante asiático. En 2014, la ciudad de Wuppertal fue agasajada con una figura de gran tamaño de Friedrich Engels, compañero de Marx. Hoy en día, esta estatua también de cuatro metros de altura se ha convertido en el principal reclamo para los turistas y el debate ha perdido vigor en la ciudad. Marx, justifica Beatrix Bouvier, la comisaria del programa conmemorativo, «sigue siendo un tema controvertido porque tuvo una influencia que fue más allá de su vida y todavía muchos se confrontan con él preguntándose si tenía o tenía razón Eso tiene que ver con la fuerza de su lenguaje, cercano al de la biblia. Luego vino el hecho de que el movimiento obrero necesitaba creer en algo y se encontró con la obra de Marx«. Sus palabras, en lugar de apaciguar, alimentan la polémica. «¿Pero a quién se rinde homenaje? ¿Al filósofo, al revolucionario, al agitador?», se pregunta Zoran Arbutina, analista de Deutsche Welle, «La religión fue para Marx el opio para el pueblo, lo que no evitó que sus seguidores lo adoraran como un santo. Después de su muerte, crearon una secta alternativa y dogmática que llamaron marxismo y en su nombre se han cometido algunos de los peores crímenes en la historia de la humanidad: genocidio, persecuciones y deportaciones indiscriminadas. Al mismo tiempo, se han cometido crímenes similares para luchar contra los crímenes cometidos en nombre de las ideas de Marx», reflexiona, «sus apologistas afirman que Marx fue instrumentalizado por dictadores y déspotas, sus críticos ven la dictadura ya establecida en los fundamentos de su pensamiento, no en vano soñó con una «dictadura del proletariado. Lo más probable es que no fuera ni profeta ni demonio, sino una superficie de proyección en la que todos pintan la imagen que más les conviene. En la historia de los movimientos comunistas y socialistas las ideas libertarias y opresoras han ido, a menudo, a la par. Tanto que apenas se percibe la transición de unas a otras».
02-03-2018 | Fuente: abc.es
«Guerra eterna» entre la Policía y los jóvenes de los suburbios en Francia
Era febrero de 2017, apenas un par de meses de las elecciones que ganó el liberal Emmanuel Macron a la ultraderechista Marine Le Pen. Entonces, un estallido de rabia sacudió Aulnay-sous-Bois, en los suburbios parisinos, tras la presunta violación sufrida por un joven negro de 21 años llamado Théo en un rifirrafe con la policía francesa. Meses antes murió el joven Adama Traoré durante su detención cuando intentaba escapar del control de los agentes también en la región parisina. Los brotes violentos en los suburbios han llevado a amalgamar toda una realidad compleja en una sola palabra: «banlieue» (suburbio). Si París tiene la cara pobre y la cara rica, la propia banlieue, también. En Aulnay-sous-Bois conviven dos mundos que no terminan de encontrarse: el norte degradado y el sur de las casas pintorescas y un acogedor ambiente de pueblo. En el centro de la población situada al norte de París, los vecinos dicen haber vivido el el «Affaire Théo» muy de lejos y no muy atentos. Para Lamence Madzou, mediador del Ayuntamiento de Aulnay para la juventud, el estallido de violencia se debió a la situación sensible de los barrios, a la chispa que encendió la mecha de la rabia, pero también producto de rumores y muy poca información. «Es la Justicia la que debe juzgar lo que pasó. No creo que la policía sea racista en un barrio como este, solo tratan de que estemos seguros». Hace unas semanas, la cadena Europe 1 publicó la grabación de videovigilancia en la que aparece Théo forcejeando con agentes de la brigada especializada de Aulnay que presuntamente han perdido el control de la situación. El vídeo muestra los golpes que recibe Theo L., que parece recibir una estocada de la porra de un policía mientras se resiste a ser esposado. El joven acusa a la policía de haberle golpeado e introducido «voluntariamente» la porra por el ano, denunciándolo como un «acto de tortura». El oficial implicado reconoció el golpe, pero negó cualquier intencionalidad. Como parte de la investigación, dos expertos policiales también concluyeron que la acción parecía «proporcional» y «justificada». «No está todavía demasiado claro qué ha pasado realmente con Théo, pero con estas situaciones nos damos cuenta de que los que venimos de los barrios populares podemos ser parados tres, cuatro y hasta cinco veces por un policía que nos pide identificación. A su vez, en estos barrios hay una desconfianza y violencia creciente hacia la policía, quienes en su mayoría tratan de su trabajo pero que quizá les falta pedagogía», comenta Samir Akacha, activista de Coexister, un movimiento juvenil que promueve el diálogo interreligioso en Francia. Nacido en Argelia, Akacha -de visita en Madrid para participar en una mesa redonda de la Casa Árabe organizada por la fundación «Centro Persona y Justicia»-, emigró a los siete años a Francia con sus padres en plena guerra civil argelina para instalarse primero en Perpiñán y más tarde en los suburbios de Marsella, con varios de sus barrios entre los más pobres del país. Desde su experiencia en Coexister, este joven argelino de 30 años fomenta el acercamiento y el diálogo entre las distintas comunidades de Francia en pleno repunte de racismo, islamofobia y judeofobia. «Los franceses salidos de barrios populares se sienten como si vivieran en un mundo completamente distinto a la población del centro de las ciudades. En mi escuela en el norte de Marsella no encontré apenas diversidad de religión ni de historias personales. No había acceso a toda riqueza de Francia. La mayoría eran árabes y negros, que no representan a la mayoría de la ciudad. Me di cuenta de que hay una suerte de segregación: la política de la ciudad ha consistido en llevar a gente a unos barrios o a otros y eso ha creado problemas estructurales de delincuencia, desconfianza y racismo. La solución no es que los judíos de Francia sigan la llamada de Netanyahu para mudarse a Israel, sino luchar por que todos, sin distinción de religión o procedencia, se sientan también franceses». El escritor y editorialista francés Eric Hazan escribe en su ensayo «París en tensión» (La Fabrique, 2011) que las revueltas de 2005 provocaron, entre otras cosas, que volviese a surgir una antigua pregunta: ¿cómo acabar con la escisión entre París y sus barrios periféricos? Al contrario del «Gran Londres», París se ha desarrollado en capas concéntricas, como una cebolla, al ritmo de sus sucesivas murallas. Ahora París «es una ciudad material y administrativamente cerrada sobre sí misma que trata de abrirse, como siempre ha sucedido en su historia, cuando la última muralla construida constituía un corsé demasiado apretado. ¿Cómo hacer para no crear en la periferia lo que tanto nos ha costado expulsar del centro?», se cuestiona. Nicolas Sarkozy quería conectar el centro de París y sus suburbios. Si François Mitterrand es el presidente de la pirámide del Louvre, Sarkozy quería su Gran París como gran obra arquitectónica: «No es tiempo para embellecer el centro de las ciudades, sino para reconectar el corazón de las ciudades y suburbios», comentaba su entorno en 2009. El presidente de centro-derecha trató de renovar los bloques de edificios de los suburbios y entendía que la arquitectura podía resolver parte de los problemas. «En Marsella hay barrios que están muy mal comunicados con una sola línea de bus que no es muy regular. La gente desarrolla un cierto miedo a ciertas zonas de ciudad porque no es fácil ir allí y así resulta difícil crear una identidad de ciudad. Tampoco ayuda que solo haya noticias negativas cobre la 'banlieue': quema de coches, robos y mucha violencia. Nunca una buena noticia», asegura el activista de Coexister. Nunca ha habido tantas oportunidades para los muchachos de la 'banlieue' en la educación superior, dice en la web «L?Étudiant» Fabien Truong, profesor de un instituto de Sena-Saint Denis, en la 'banlieue' parisina, pero tampoco nunca se había desconfiado tanto de ellos. «Los habitantes de los barrios populares sufren especialmente el Estado de emergencia. Un amigo tenía hace unos días una entrevista de trabajo en el centro de París. Me dice: "Llegué tarde". Y yo: "¿Por qué llegas tarde a algo tan importante?". ?He tenido siete controles de policía?, me respondió. Si te controlan siete veces es que hay un problema, él solo iba a una entrevista de trabajo», cuenta este diario Claire Carroué, doctoranda en Estudios Urbanos por la Universidad París-Nanterre. Un estudio realizado por el Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) apuntaba en 2009 -cinco años antes de la ola de atentados yihadistas en Francia- que un hombre negro tenía 11,5 veces más probabilidades que un hombre blanco de sufrir un control policial y los árabes, siete veces más. «Desgraciadamente la policía, como otros empleos, ha pasado a ser permeable de ciertas teorías de extrema derecha, se sabe hoy que cerca del 50% de la policía nacional prefiere votar a Le Pen antes que a otro partido o abstenerse. Hay una extrema-derechizacion de ciertos colectivos de la V República que es muy peligrosa», afirma Akacha. Una encuesta del Instituto sociológico IFOP realizada el pasado abril, fecha de las últimas elecciones, apuntaba que la mitad de los gendarmes de Francia prefería como presidente a Marine Le Pen, la líder que más defendió a la Policía en el caso Théo: «Pseudo "Caso Theo": estamos esperando las disculpas de las asociaciones, los medios y la política de izquierda para lo que parece ser un baile de máscaras, un gran #FakeNews para ensuciar a la policía francesa. ¡Una vergüenza!», tuiteó hace un mes, en el primer aniversario de este incidente. Según el código penal francés, una penetración no consentida es suficiente para calificar el acto como violación, lo que daría la razón a Théo frente a las acusaciones de «Fake News» de la líder del FN. Sin embargo, la jurisprudencia insiste en que debía haber una intencionalidad sexual para considerarse una violación. Sobre el terreno, la Policía denuncia la violencia creciente de la población de los suburbios. En Nochevieja y los primeros días del año, varios policías fueron atacados en la «banlieue» parisina en horas de servicio.
01-03-2018 | Fuente: abc.es
Tajani acepta su candidatura en el partido de Berlusconi en las elecciones
El actual presidente del Parlamento Europeo (PE), Antonio Tajani, ha anunciado este jueves que ha aceptado presentarse como candidato a las elecciones generales de Italia del próximo domingo por el partido del ex primer ministro Silvio Berlusconi. «Agradezco al presidente Berlusconi por acto de estima hacia mi. Le he transmitido esta tarde mi disponibilidad para servir Italia. Ahora la decisión compete a nuestros ciudadanos y al presidente de la República», ha señalado Tajani en su perfil de Twitter. También lo ha confirmado en su canal de televisión, Mediaset, el propio ex Cavaliere, inhabilitado políticamente hasta 2019 y que ha apostado por su correligionario Tajani para la candidatura a los comicios del 4 de marzo por su partido, «Forza Italia». Berlusconi ha opinado que «es una gran pena quitar a Tajani de allí», del Parlamento Europeo, pero «en este momento los intereses de los italianos prevalecen sobre los intereses de Europa» y el país necesita a alguien que pueda representarle ante las instituciones comunitarias. «En Europa todos me han pedido que no me lleve a Tajani porque es el mejor presidente del PE que ha habido», ha referido. El ex primer ministro conservador comparte coalición con las ultraderechistas Liga Norte (LN) de Matteo Salvini y Hermanos de Italia de Giorgia Meloni y han acordado que, en caso de ganar las elecciones, el partido más votado decidirá quien es el primer ministro. Preguntado por la posibilidad de que su FI sea adelantada por la LN y Salvini reclame para sí el cargo de primer ministro, ha dicho que «hay un pacto». «No lo sé, aunque es tan grande el rol que Tajani puede desempeñar como presidente del Gobierno. Pero si Salvini es primero y quiere hacerlo él (ser primer ministro) de todos modos lo aceptamos porque tenemos un pacto de coalición», ha indicado. Perfil de Tajani Tajani (Roma, 1953), uno de los fundadores de la FI con la que Berlusconi entró en política en 1994, participó este jueves en Roma en un foro universitario sobre la Unión Europea y no aclaró su futuro político, aunque era un secreto a voces pues Berlusconi ya lo había dejado caer en numerosas ocasiones. Durante su alocución, consideró que Italia debe estar «más presente» en una UE que transcurre al ritmo de Alemania y Francia por lo que instó al gobierno que salga de las elecciones del domingo a proponer una estrategia con ese objetivo. De acuerdo a los últimos sondeos, publicados el pasado 16 de febrero, la coalición de derechas se situaría a la cabeza pero sin alcanzar la mayoría necesaria para gobernar, seguida por el Movimiento Cinco Estrellas en solitario y por la coalición de izquierdas liderada por el Partido Demócrata de Matteo Renzi. Esta tarde de jueves la derecha llevó a cabo un acto conjunto y mañana sus respectivos partidos tendrán cierres de campaña por separado.
01-03-2018 | Fuente: abc.es
Ruanda prohíbe todo acto religioso durante la conmemoración del genocidio de 1994
Ruanda ha prohibido este jueves la celebración de misas y sermones, así como cualquier actividad religiosa, durante los actos de conmemoración este año del genocidio de 1994, en el que murieron al menos 800.000 personas en cien días. Lo que ha justificado en el respeto a la pluralidad religiosa de las víctimas. El asesor de la Comisión Nacional para la lucha contra el Genocidio (CNLG) Bideri Diogene ha explicado a la prensa que se han adoptado nuevas líneas para los eventos del vigésimo cuarto aniversario del genocidio que tendrán lugar en el país africano durante una semana a partir del próximo 7 de abril. Bideri ha afirmado que «los asistentes a las conmemoraciones pertenecen a diferentes afiliaciones religiosas. Las víctimas a las que recordamos en esta época también profesaban diferentes religiones y, por eso, las nuevas directrices intentan tratar por igual a todos» El responsable gubernamental también ha resaltado que las misas y los sermones no estarán autorizados dentro de las actividades conmemorativas, como ha pasado otros años. A pesar de que Ruanda es un país de mayoría cristiana, hay variedad de cultos, incluido el Islam. Genocidio El conflicto de Ruanda estalló el 6 de abril de 1994 tras el asesinato del entonces presidente ruandés, Juvénal Habyarimana, que murió junto al de Burundi, Cyprien Ntaryamira, después de que el avión en el que viajaban fuera derribado, aunque existían indicios claros de la situación que se estaba gestando desde meses antes. La matanza que siguió -el Gobierno ruandés acusó a los rebeldes tutsis del Frente Patriótico Ruandés (RPF) del asesinato- terminaría con la vida 800.000 tutsis y hutus moderados en poco más de tres meses. Desde entonces, muchos responsables del genocidio han huido a lugares como Europa, Canadá o Estados Unidos por temor a ser juzgados en Ruanda, donde alegan no recibir un juicio justo.
26-02-2018 | Fuente: abc.es
Los tres flagrantes abusos contra las filipinas en el mundo árabe
Muy pocos refugiados sirios o iraquíes optan por emigrar a los vecinos y ricos países árabes del Golfo, y los últimos casos de explotación de mano de obra extranjera ilustran muy bien el porqué. Filipinas -uno de los países exportadores netos de chóferes y empleadas de hogar a las petromonarquías- acaba de prohibir a sus nacionales viajar a Kuwait, tras la aparición del cadáver de una de sus nacionales en el congelador de la casa de sus patronos. Las autoridades del emirato han prometido aclarar el caso, que se repite sistemáticamente desde hace años en todos los países del Golfo, en particular en Arabia Saudí y Kuwait, donde trabajan más de un millón de empleadas del hogar filipinas en condiciones -según organizaciones como Human Rights Watch­ de auténtica «esclavitud moderna». El régimen legal que la articula se denomina «kafala» o sistema de patrocinio, al que deben acogerse todos los trabajadores extranjeros procedentes de países pobres asiáticos. La primera peculiaridad del sistema es el vasallaje que establece el contrato, en el que la agencia laboral actúa como intermediaria. El patrón árabe -saudí, kuwaití o emiratí- requisa el pasaporte del empleado, y a veces también su teléfono móvil, para asegurar que no podrá cambiar de empleo ni regresar a su país sin su permiso mientras dure el contrato. Lógicamente, esta condición de la «kafala» incluye también la inexistencia del derecho a vacaciones. Rothna Begum, de «Human Rights Watch», explica en un reportaje de investigación realizado por «The Guardian» que en muchos domicilios del mundo árabe «las empleadas filipinas no tienen ningún estatus legal: han sido simplemente compradas». Esta mentalidad explica la impunidad que rodea todos los posibles abusos, físicos y psicológicos, a que se ven sometidos con frecuencia por parte de los empleadores. No obtienen apoyo por parte de sus embajadas ni de la agencia de empleo mientras dure el contrato, y si deciden huir saben que les espera la cárcel. A la explotación laboral, y a veces física, se suma la persecución general contra las minorías religiosas. Arabia Saudí es, en este punto, especialmente celoso. Los trabajadores filipinos, en su mayoría católicos, tienen prohibido de modo terminante practicar su religión; no es infrecuente que el chivatazo de alguien conduzca a la policía religiosa saudí a los apartamentos de filipinas, y todas acaben en la cárcel o en un avión de retorno a las islas.
22-02-2018 | Fuente: elpais.com
El Congreso insta al Gobierno a sacar la Religión del sistema educativo
En una proposición no de ley la Cámara pide derogar los Acuerdos con la Santa Sede y con otras religiones para garantizar una escuela laica
21-02-2018 | Fuente: abc.es
Muere a los 99 años Billy Graham, el «reverendo de los presidentes de Estados Unidos»
El «televangelista» Billy Graham, conocido como el «pastor de los presidentes» y de Estados Unidos, falleció hoy a los 99 años de edad, informaron los medios locales. El líder religioso murió esta mañana en su casa de Montreat (Carolina del Norte), aunque no se precisaron las causas, según los medios, que citan como fuente a Mark DeMoss, un portavoz familiar. Graham, quien en 2005 dejó el liderazgo de su Asociación Evangelista a su hijo Franklyn, marcó con su carisma la evolución de la religión evangélica en EEUU en las últimas seis décadas. Tras los atentados del 11 septiembre de 2001, Graham fue el encargado de ofrecer el discurso principal en la Catedral de Washington en el llamado «Día Nacional de Oración y Recuerdo». Conocido por sus programas de televisión religiosos en Estados Unidos, Graham obtuvo el apelativo de «reverendo de los presidentes», por haber cultivado amistad con todos los inquilinos de la Casa Blanca desde Harry Truman (1944-1953), sin importar que fueran demócratas o republicanos. Billy Graham, con el presidente Obama, en febrero de este año - REUTERS El llamado «televangelista» tuvo una estrecha relación con Richard Nixon (1969-1974), George H.W. Bush (1989-1993) e influyó en el cambio de vida y costumbres de su hijo George W. Bush (2001-2009). «Reconforta el alma», dijo este último sobre sus conversaciones con el pastor evangélico en 2002. Autor de innumerables discursos, columnas en diarios estadounidenses y de 24 libros, incluida una biografía, el reverendo ha sido una voz influyente en la sociedad de Estados Unidos y ha sabido aprovechar la revolución tecnológica de las últimas décadas para llevar su mensaje a una amplia audiencia internacional. Se calcula que en sus giras por todo el mundo, que incluyen varias por Latinoamérica, se ha dirigido a decenas de millones de personas.
1
...