Infortelecom

Noticias de relaciones exteriores

22-01-2020 | Fuente: abc.es
Sigue en directo la comparecencia de Guaidó y Borrell en Bruselas
El Alto Representante Exterior para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, ha recibido en Bruselas al presidente interino de Venezuela Juan Guaidó en la víspera de su participación en el Foro de Davos, razón que lo trajo a Europa. Al encuentro le acompañó el comisionado de Relaciones Exteriores, Julio Borges, con quien ha sostenido otros encuentros con altos representantes de la comunidad europea. A las 16.30 se espera que Borrell y Guaidó comparezcan juntos en rueda de prensa en la sede del Parlamento Europeo. Mientras tanto, el jefe del Parlamento venezolano está en una importante reunión con representantes de la UE, el G-7 y los embajadores pertenecientes al Grupo de Lima, según ha informado el Centro Nacional de Comunicaciones.
15-01-2020 | Fuente: abc.es
La UE da el primer paso para denunciar el pacto nuclear
«Nosotros, los Ministros de Asuntos Exteriores de Francia, Alemania y el Reino Unido, compartimos intereses de seguridad comunes fundamentales, junto con nuestros socios europeos. Uno de ellos es defender el régimen de no proliferación nuclear y garantizar que Irán nunca desarrolle un arma nuclear». Con esta frase, los tres países europeos empezaron el comunicado hecho público ayer en el que anunciaron formalmente la activación del mecanismo de disputa en el acuerdo nuclear con el país de los Ayatolás, conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA). Este proceso está contemplado en el acuerdo nuclear y abre la posibilidad de establecer sanciones como respuesta a los intentos iraníes de revertir partes del acuerdo. Para activar el mecanismo de disputa, que en la práctica es una denuncia de la violación del acuerdo por parte de Irán, los tres países europeos notificaron a la Unión Europea, que actúa como garante del trato. Según Josep Borrell, responsable de política exterior de la Unión Europea, el objetivo no es volver a imponer sanciones sino garantizar su cumplimiento. Los ministros de los tres países expresaron en el texto su «preocupación por la decisión de Estados Unidos de retirarse del JCPOA e imponer sanciones a Irán», y aclaran que desde el 2018 han trabajado para preservar el acuerdo cumpliendo «plenamente con sus compromisos», entre los que se incluye el «apoyo al comercio legítimo». Además, tras el anuncio de Irán de mayo de 2019 en el que dijo que dejaría de cumplir algunos de sus compromisos, reconocieron haber tratado de persuadir a Irán para que cambiara el rumbo. Sin embargo, las tensiones no han hecho sino aumentar desde el asesinato por parte de Estados Unidos de Qasem Soleimani, el general más poderoso de Irán en un ataque con aviones no tripulados el pasado día 3 de enero. Irán respondió con un ataque con misiles balísticos sobre dos bases militares de Estados Unidos en Irak. Al activar el mecanismo de disputa, «nuestros tres países no se están uniendo a una campaña para implementar la máxima presión contra Irán. Nuestra esperanza es que vuelva a cumplir plenamente con sus compromisos bajo el JCPOA», señala el documento. «No quiero un conflicto» Según Abbas Mousavi, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní, su país apoyará cualquier «acto de buena voluntad y esfuerzo constructivo» para salvar el acuerdo, pero rechazó lo que calificó como una acción «completamente pasiva» de los tres países. Por su parte, el primer ministro británico Boris Johnson aseguró ayer que no quiere una guerra. «Lo más importante es que las tensiones se calmen», dijo en su primera entrevista tras ganar las elecciones del pasado 12 de diciembre. Johnson respondió a las preguntas del periodista Dan Walker, del programa BBC Breakfast, mostrando un tono conciliador con respecto al conflicto iraní. Además de concederle al Gobierno persa el beneficio de la duda y felicitarse de que haya reconocido su responsabilidad y haber cometido «un terrible error» al derribar un avión civil ucraniano en el que murieron 176 personas, fue claro al afirmar que no quiere un conflicto militar y que por tanto «vamos a bajar la guardia». «He hablado con gente en la región y nadie quiere un conflicto militar, y permítame ser muy claro: yo tampoco quiero un conflicto militar entre nosotros, los Estados Unidos e Irán». A su vez, Johnson urgió a su homólogo estadounidense Donald Trump a sustituir el acuerdo nuclear negociado por el expresidente Barack Obama por su propio acuerdo. «El Presidente Trump es un gran creador de acuerdos. Trabajemos juntos para reemplazar el JCPOA y obtener el acuerdo Trump en su lugar», dijo el líder conservador. Según el pacto negociado en 2015, Irán acordó con China, Francia, Alemania, Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos restringir su programa nuclear, pero en 2018 Trump retiró el acuerdo. «Desde la perspectiva estadounidense, es un acuerdo defectuoso, además fue negociado por el presidente Obama. Desde su punto de vista, tiene muchos, muchos fallos», comentó Johnson. «Si vamos a deshacernos de él, reemplacémoslo con el acuerdo de Trump. Ese sería un gran camino a seguir», concluyó.
10-01-2020 | Fuente: abc.es
México concede asilo a cuatro diputados ecuatorianos alineados con Rafael Correa
El Gobierno de México ha concedido asilo diplomático a cuatro diputados ecuatorianos alineados con el expresidente Rafael Correa. Los asambleístas ?miembros de la organización Revolución Ciudadana, liderada por Correa? se encontraban en la Embajada de México en Quito desde octubre y partieron en un vuelo comercial para el país norteamericano durante la mañana del jueves, según un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador. Los diputados que han solicitado el asilo en México son Gabriela Rivadeneira, Carlos Viteri, Soledad Buendía y el asambleísta alterno Luis Fernando Molina, según informan medios locales. «El gobierno del presidente Lenin Moreno, esta semana se comunicó a la embajada de México que se brindarían las facilidades necesarias para que esos ciudadanos salgan del Ecuador», señala el comunicado. A mediados de octubre, los cuatro asambleístas solicitaron asilo en la embajada de México en Quito tras denunciar una presunta inactividad de las autoridades ecuatorianas para protegerles tras haber sido víctimas de supuestos delitos como amenazas de muerte, hostigamiento y persecución política. Estos supuestos crímenes habían sido denunciados ante la Fiscalía del Estado y la policía, pero las entidades no actuaron para darles protección, así que los políticos decidieron refugiarse en la embajada mexicana. Ecuador sufrió violentas protestas en octubre por parte de los movimientos indígenas para expresar su rechazo contra un decreto que eliminaba un subsidio a los combustibles. Asediado por las manifestaciones, el gobierno de Moreno finalmente decidió no eliminar el subsidió. La llegada a México de los cuatro diputados ecuatorianos supone un nuevo asilo concedido por el país mesoamericano a políticos afines al llamado «socialismo del siglo XXI en Latinoamérica», movimiento en el que se engloba Correa en Ecuador (2007-2017), Evo Morales en Bolivia (2006-2019) y el chavismo que gobierna ininterrumpidamente Venezuela desde 1999. En ese sentido, el gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador ya asiló a finales del año pasado a Evo Morales, quien actualmente se encuentra en Argentina como refugiado.
07-01-2020 | Fuente: abc.es
México y Argentina marcan distancias con Maduro tras el asalto al Parlamento
México y Argentina se han puesto del lado de los aliados de Juan Guaidó tras expresar ambos su rechazo al bloqueo orquestado el domingo por el chavismo para tratar de evitar que el político venezolano extendiera su mandato como presidente de la Asamblea Nacional. Así, el gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador y del argentino de Alberto Fernández fueron críticos con el régimen de Nicolás Maduro por impedir el acceso de diputados al parlamento venezolano. «El legítimo funcionamiento del Poder Legislativo es pilar inviolable de las democracias», indicó la Secretaría (Ministerio) de Relaciones Exteriores de México a través de su cuenta de Twitter. «Impedir por la fuerza el funcionamiento de la Asamblea Legislativa es condenarse al aislamiento internacional. La Asamblea debe elegir su presidente con total legitimidad», indico por su parte Felipe Solá, Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina también en redes sociales. Sin embargo, Argentina y México no firmaron el lunes un comunicado en bloque que publicó el Grupo de Lima, integrado por un grupo de países americanos -con el liderazgo de Chile, Colombia y Brasil- que surgió en 2017 como reacción a la quiebra constitucional por parte de Maduro tras la creación de la Asamblea Constituyente. «Los gobiernos de Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Venezuela, países del Grupo de Lima, condenan el uso de la fuerza por el régimen dictatorial de Nicolás Maduro para impedir que los diputados de la Asamblea Nacional puedan acceder libremente a la sesión», indicó el comunicado. La llegada de López Obrador a la presidencia de México en diciembre de 2018 supuso un giro de 180 grados de la política mexicana con respecto a Venezuela. Bajo la presidencia de Enrique Peña Nieto (2012-2018), el país mesoamericano se había convertido en uno de los más fervientes críticos contra el chavismo dentro de la Organización de Estados Americanos. Igualmente, el inicio del mandato presidencial de Alberto Fernández en diciembre de 2019 también ha supuesto un giro de Argentina con respecto a Venezuela. Mientras que Mauricio Macri fue uno de los primeros en reconocer a Guaidó como el presidente interino de Venezuela, Fernández aboga ahora por explorar una «una tercera posición».
04-01-2020 | Fuente: abc.es
Karen Longaric: «Los diplomáticos españoles actuarona espaldas de su propio Gobierno»
La canciller de Bolivia (ministra de Relaciones Exteriores), Karen Longaric, aclara que la expulsión puntual de los diplomáticos españoles, Cristina Borreguero (Encargada de Negocios) y Álvaro Fernández (Cónsul) significa la «pérdida de confianza de esas dos personas» pero «en ningún caso, tiene que ser extensible al Gobierno al que representan». En su despacho del Ministerio, en uno de los costados de la histórica Plaza Murillo, observa que no expulsaron también a los geos que protagonizaron el incidente, en la residencia de la exembajadora de México, el pasado 27 de diciembre, porque «desconocemos su identidad». La primera mujer en la historia de Bolivia en ocupar la Cartera de Exteriores, insiste en que las decisiones de su Gobierno se han ajustado en todo momento a la Convención de Viena. Catedrática de Derecho Internacional, se conoce al dedillo los artículos ?que cita? para justificar el derecho soberano de su país a «declarar personas non gratas» a los diplomáticos «que trataron de ingresar y circulaban por la ciudad con agentes con medio rostro cubierto, algo terminantemente prohibido». A todo esto, añade «el agravante de que se negaron a identificarse ante la policía» y un detalle facilitado por el informe oficial del Ministerio de Gobierno: «Tenían en el automóvil, maletines o mochilas con armas». Longaric considera que las relaciones entre Bolivia y España deben mantenerse en el marco de «la cordialidad» y confía que así sea pese a la reacción del Gobierno de expulsar a tres diplomáticos bolivianos como gesto reciproco al suyo. «Sí, definitivamente, me sorprendió, pero España está en su derecho, le ampara, como a nosotros, la Convenció de Viena y lo respetamos», comenta. La «sorpresa» la explica porque «la ministra de Asuntos Exteriores (en funciones), Margarita Robles, me mostró su disgusto. Me dijo que tanto el Ministerio como ella desconocían esos hechos que no habían sido autorizados ni tenían el aval del ministerio». Decisiones personales Después de aquella conversación con Robles y de analizar el informe oficial completo de los hechos, su Gobierno consideró que «tanto la encargada de negocios como el cónsul actuaron de manera unilateral, a espaldas de su propio Gobierno, con una decisión inconsulta y arbitraria. Se guiaron por decisiones personales. Se excedieron en sus funciones», insiste. Llegado ese punto, la presidenta Jeanine Áñez adoptó la decisión conocida porque, «corríamos el riesgo de que lo volvieran a hacer». A Longaric le sorprendió que la versión de Robles, «a quien considera honesta, franca y respeto muchísimo», fuera diferente a la que había mantenido, anteriormente, con el embajador Ramón Santos, en misión especial para el proceso de pacificación de Bolivia. Santos se encontraba en Madrid, «me dijo que los hechos estaban autorizados por el Ministerio de Asuntos Exteriores de España. También, que no le sorprendía que agentes especiales de operaciones (GEO), transitaran con el rostro cubierto y que era muy usual en cualquier país del mundo. Hice hincapié en que en países en estado de guerra podía ser pero Bolivia no estaba en esa situación». La ministra también recuerda un dato importante, su conversación el fatídico 27 de diciembre por la mañana con Cristina Borreguero. «Llamé a la ministra consejera porque había llamado pidiendo auxilio. Según ella, estaba detenida por la Policía en la residencia y le impedían salir. La llamé personalmente para ayudarla y saber qué estaba pasando. Ella ?reitera? estaba muy, muy nerviosa. Envié a uno de los viceministros, en vehículo con placa diplomática, para que la acompañara a su casa. La afirmación de que estaba detenida, como había sostenida, quedó desvirtuada. Era absolutamente falsa». «La ministra consejera (Cristina Borreguero) llamó, muy nerviosa, a la Cancillería pidiendo auxilio. Dijo que estaba detenida y la impedían salir de la residencia de la embajadora de México. Era absolutamente falso». Todo lo que rodea al incidente de la residencia de la embajadora, donde se refugian nueve altos cargo del Gobierno de Evo Morales, resulta insólito. Tanto como que, en rigor, observa, «el Gobierno español no ha expresado directamente con la Cancilleria o la Presidencia su rechazo a la expulsión de sus diplomáticos». Quien sí lo hizo fue la misión de la Unión Europea en La Paz que condenó la decisión boliviana de expulsar a los diplomáticos españoles. La ministra Longaric se reunió con los embajadores minutos antes de esta entrevista y, después de escucharla, «cambiaron su posición. Dijeron que les parecía que era un tema bilateral o trilateral por México, pero que ellos no tienen porqué objetar las medidas adoptadas por Bolivia». La duda sobre el trasfondo de aquella «visita de cortesía» sigue sin despejarse. «El Ministerio de Gobierno (al frente de Arturo Murillo) ?aclara la canciller? sostiene que el propósito de esos enmascarados al querer ingresar con los diplomáticos a la residencia de la embajadora de México era facilitar la huida de Quintana» (Juan Ramón, exministro de Evo Morales) y añade otro detalle que da fuerza a la hipótesis: «La renuencia de la ministra consejera a dar una explicación coherente cuando yo la llamé». Recuperar la normalidad Recuperar la normalidad con España, «es un deseo ferviente y auténtico. Hay que fortalecer los vínculos y evitar que estos problemas fisuren las relaciones bilaterales porque éstas, son mas importantes que la coyuntura puntual». El vicecanciller Gualberto Rodríguez fue «designado encargado de Negocios en Madrid. No designamos embajador ?aclara? porque estos nombramientos pasan por la Asamblea Legislativa que ahora está volcada en el proceso electoral. El próximo Gobierno, a elegir en mayo o junio, nombrará a todos los embajadores en el exterior». Al incidente con España Bolivia suma la tensa relación con México y Argentina donde está refugiado Evo Morales. En teoría, estos países no reconocen el Gobierno interino de Jeanine Áñez, pero la canciller matiza: «En Argentina tenemos encargado de negocios igual que en México y ambos han sido aceptados». Hasta en Venezuela tienen representación diplomática, pero «declaramos personan non grata a todos los funcionarios acreditados durante el anterior gobierno porque participaron activamente en los grupos de choque y desestabilizadores del mes de octubre. Pero, ?recalca? no hemos roto relaciones con Venezuela. Esa medida tendría otra trascendencia.» En ese contexto, observa, «si el Gobierno de México no quiere entregar a esas personas y Bolivia no les puede entregar el salvoconducto, porque están acusados de delitos muy graves como terrorismo y sedición, se quedarán por largo tiempo a vivir en la residencia de México». «Si el Gobierno de México no quiere entregar a esas personas y Bolivia no les puede entregar el salvoconducto, porque están acusados de delitos muy graves como terrorismo y sedición, se quedaran por largo tiempo a vivir en al residencia de México» Hay cierta reiteración a referirse al Gobierno de Bolivia como fruto de un golpe de Estado, «es absolutamente injusto, no con el Gobierno si no con el pueblo boliviano que en marchas pacificas le retiró a Evo Morales su confianza tras el fraude descarado de las elecciones y exigió su renuncia. El expresidente, al sentir ese peso moral tan fuerte sobre sus espaldas, dimitió. A partir de ahí surge un Gobierno emergente de una sucesión constitucional respaldada, inclusive por la Asamblea Legislativa donde la mayoría la tiene el MAS, el partido de Morales. Esa Asamblea Legislativa sigue funcionando, con la misma mayoría que tenía, sin ningún cambio y aprobó leyes tan importantes como la ley de convocatoria a elecciones. Esa es la realidad y la verdad».
04-01-2020 | Fuente: abc.es
Karen Longaric: «Los diplomáticos españoles actuaron a espaldas de su propio Gobierno»
La canciller de Bolivia (ministra de Relaciones Exteriores), Karen Longaric, aclara que la expulsión puntual de los diplomáticos españoles, Cristina Borreguero (Encargada de Negocios) y Álvaro Fernández (Cónsul) significa la «pérdida de confianza de esas dos personas» pero «en ningún caso, tiene que ser extensible al Gobierno al que representan». En su despacho del Ministerio, en uno de los costados de la histórica Plaza Murillo, observa que no expulsaron también a los geos que protagonizaron el incidente, en la residencia de la exembajadora de México, el pasado 27 de diciembre, porque «desconocemos su identidad». La primera mujer en la historia de Bolivia en ocupar la Cartera de Exteriores, insiste en que las decisiones de su Gobierno se han ajustado en todo momento a la Convención de Viena. Catedrática de Derecho Internacional, se conoce al dedillo los artículos ?que cita? para justificar el derecho soberano de su país a «declarar personas non gratas» a los diplomáticos «que trataron de ingresar y circulaban por la ciudad con agentes con medio rostro cubierto, algo terminantemente prohibido». A todo esto, añade «el agravante de que se negaron a identificarse ante la policía» y un detalle facilitado por el informe oficial del Ministerio de Gobierno: «Tenían en el automóvil, maletines o mochilas con armas». Longaric considera que las relaciones entre Bolivia y España deben mantenerse en el marco de «la cordialidad» y confía que así sea pese a la reacción del Gobierno de expulsar a tres diplomáticos bolivianos como gesto reciproco al suyo. «Sí, definitivamente, me sorprendió, pero España está en su derecho, le ampara, como a nosotros, la Convenció de Viena y lo respetamos», comenta. La «sorpresa» la explica porque «la ministra de Asuntos Exteriores (en funciones), Margarita Robles, me mostró su disgusto. Me dijo que tanto el Ministerio como ella desconocían esos hechos que no habían sido autorizados ni tenían el aval del ministerio». Decisiones personales Después de aquella conversación con Robles y de analizar el informe oficial completo de los hechos, su Gobierno consideró que «tanto la encargada de negocios como el cónsul actuaron de manera unilateral, a espaldas de su propio Gobierno, con una decisión inconsulta y arbitraria. Se guiaron por decisiones personales. Se excedieron en sus funciones», insiste. Llegado ese punto, la presidenta Jeanine Áñez adoptó la decisión conocida porque, «corríamos el riesgo de que lo volvieran a hacer». A Longaric le sorprendió que la versión de Robles, «a quien considera honesta, franca y respeto muchísimo», fuera diferente a la que había mantenido, anteriormente, con el embajador Ramón Santos, en misión especial para el proceso de pacificación de Bolivia. Santos se encontraba en Madrid, «me dijo que los hechos estaban autorizados por el Ministerio de Asuntos Exteriores de España. También, que no le sorprendía que agentes especiales de operaciones (GEO), transitaran con el rostro cubierto y que era muy usual en cualquier país del mundo. Hice hincapié en que en países en estado de guerra podía ser pero Bolivia no estaba en esa situación». La ministra también recuerda un dato importante, su conversación el fatídico 27 de diciembre por la mañana con Cristina Borreguero. «Llamé a la ministra consejera porque había llamado pidiendo auxilio. Según ella, estaba detenida por la Policía en la residencia y le impedían salir. La llamé personalmente para ayudarla y saber qué estaba pasando. Ella ?reitera? estaba muy, muy nerviosa. Envié a uno de los viceministros, en vehículo con placa diplomática, para que la acompañara a su casa. La afirmación de que estaba detenida, como había sostenida, quedó desvirtuada. Era absolutamente falsa». «La ministra consejera (Cristina Borreguero) llamó, muy nerviosa, a la Cancillería pidiendo auxilio. Dijo que estaba detenida y la impedían salir de la residencia de la embajadora de México. Era absolutamente falso». Todo lo que rodea al incidente de la residencia de la embajadora, donde se refugian nueve altos cargo del Gobierno de Evo Morales, resulta insólito. Tanto como que, en rigor, observa, «el Gobierno español no ha expresado directamente con la Cancilleria o la Presidencia su rechazo a la expulsión de sus diplomáticos». Quien sí lo hizo fue la misión de la Unión Europea en La Paz que condenó la decisión boliviana de expulsar a los diplomáticos españoles. La ministra Longaric se reunió con los embajadores minutos antes de esta entrevista y, después de escucharla, «cambiaron su posición. Dijeron que les parecía que era un tema bilateral o trilateral por México, pero que ellos no tienen porqué objetar las medidas adoptadas por Bolivia». La duda sobre el trasfondo de aquella «visita de cortesía» sigue sin despejarse. «El Ministerio de Gobierno (al frente de Arturo Murillo) ?aclara la canciller? sostiene que el propósito de esos enmascarados al querer ingresar con los diplomáticos a la residencia de la embajadora de México era facilitar la huida de Quintana» (Juan Ramón, exministro de Evo Morales) y añade otro detalle que da fuerza a la hipótesis: «La renuencia de la ministra consejera a dar una explicación coherente cuando yo la llamé». Recuperar la normalidad Recuperar la normalidad con España, «es un deseo ferviente y auténtico. Hay que fortalecer los vínculos y evitar que estos problemas fisuren las relaciones bilaterales porque éstas, son mas importantes que la coyuntura puntual». El vicecanciller Gualberto Rodríguez fue «designado encargado de Negocios en Madrid. No designamos embajador ?aclara? porque estos nombramientos pasan por la Asamblea Legislativa que ahora está volcada en el proceso electoral. El próximo Gobierno, a elegir en mayo o junio, nombrará a todos los embajadores en el exterior». Al incidente con España Bolivia suma la tensa relación con México y Argentina donde está refugiado Evo Morales. En teoría, estos países no reconocen el Gobierno interino de Jeanine Áñez, pero la canciller matiza: «En Argentina tenemos encargado de negocios igual que en México y ambos han sido aceptados». Hasta en Venezuela tienen representación diplomática, pero «declaramos personan non grata a todos los funcionarios acreditados durante el anterior gobierno porque participaron activamente en los grupos de choque y desestabilizadores del mes de octubre. Pero, ?recalca? no hemos roto relaciones con Venezuela. Esa medida tendría otra trascendencia.» En ese contexto, observa, «si el Gobierno de México no quiere entregar a esas personas y Bolivia no les puede entregar el salvoconducto, porque están acusados de delitos muy graves como terrorismo y sedición, se quedarán por largo tiempo a vivir en la residencia de México». «Si el Gobierno de México no quiere entregar a esas personas y Bolivia no les puede entregar el salvoconducto, porque están acusados de delitos muy graves como terrorismo y sedición, se quedaran por largo tiempo a vivir en al residencia de México» Hay cierta reiteración a referirse al Gobierno de Bolivia como fruto de un golpe de Estado, «es absolutamente injusto, no con el Gobierno si no con el pueblo boliviano que en marchas pacificas le retiró a Evo Morales su confianza tras el fraude descarado de las elecciones y exigió su renuncia. El expresidente, al sentir ese peso moral tan fuerte sobre sus espaldas, dimitió. A partir de ahí surge un Gobierno emergente de una sucesión constitucional respaldada, inclusive por la Asamblea Legislativa donde la mayoría la tiene el MAS, el partido de Morales. Esa Asamblea Legislativa sigue funcionando, con la misma mayoría que tenía, sin ningún cambio y aprobó leyes tan importantes como la ley de convocatoria a elecciones. Esa es la realidad y la verdad».
01-01-2020 | Fuente: abc.es
El silencio o la amenaza de hablar de los pesos pesados del Gobierno de Evo Morales
La carretera del aeropuerto de El Alto a La Paz está salpicada de pintadas impensables hace menos de tres meses. «Evo asesino», «Evo ladrón», «Narco dictador». La gente del MAS (Movimiento Al Socialismo) las habría borrado en un abrir y cerrar de ojos, si no fuera porque el partido ya no es lo que era y su futuro podría ser tan incierto como el de los exministros que no pudieron escapar de Bolivia y permanecen recluidos en la Embajada de México. Mientras Evo Morales disfruta de la hospitalidad argentina de Alberto y Cristina Fernández, sus siete exministros y dos altos cargos se desesperan en la Embajada de México. Rehenes de sí mismos, el grupo se ha convertido en un problema para todos. Para México, para España, para Bolivia y para aquellos políticos (quizás de España también) que tienen algo que ocultar. Un salvoconducto La idea de que los pesos pesados, del viejo régimen del socialismo siglo XXI, comiencen a filtrar «secretos» a cambio de inmunidad o sellen algún tipo de acuerdo con el Gobierno interino de Jeanine Áñez parece traer de cabeza a más de uno. Eso explicaría la obsesión de la exembajadora mexicana, María Teresa Mercado, por lograr un salvoconducto para «liberar», entre otros, al ex ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana. «No se les va a entregar», insistió la canciller Karen Longaric que demanda la entrega del prófugo acusado de sedición y terrorismo. La actual Administración le denegó «el salvoconducto» una y otra vez y condenó a Quintana a convivir con algunos de sus compañeros con los que las relaciones no parece que sean fáciles. El hombre al que se le atribuye hacer «el trabajo sucio» de Evo Morales, tiene fama de ser algo difícil. Exmilitar con estudios en la inefable Escuela de las Américas de Panamá, Quintana cambio el uniforme militar por la chaqueta de sociólogo y político. Con fama de escasos escrúpulos, acompañó el Gobierno de Evo Morales desde sus orígenes en el 2006. Los que le conocen bien dicen que hasta Morales le tiene cierto miedo porque sabe demasiado de él y de todos. Bajo el mismo techo de esa casa de la urbanización privada La Rinconada, comparte mesa, mantel y ansias de libertad con Quintana el ex ministro de Justicia Héctor Arce, otro que conoce al dedillo los renglones torcidos de los temas jurídicos de Evo Morales y la evolución y transacciones comerciales de Podemos en Bolivia. Éste, con Quintana, mantenía estrechas relaciones con el desembarco permanente de miembros de Podemos durante los catorce años de gobiernos consecutivos. Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero son los que venían con más frecuencia, pero Pablo Iglesias e Irene Montero también realizaron sus visitas «de cortesía» a La Paz. «La última vez que se les vió juntos fue en 2017», recuerda un periodista local. Entonces, acudieron a uno de los congresos de «Pensando el mundo desde Bolivia», una iniciativa del ex vicepresidente Álvaro García Linera, con quien la plana mayor de los actuales socios del PSOE de Pedro Sánchez se entendía a la perfección. Se trataba de seminarios internacionales con invitados alineados al pensamiento único de los vientos bolivarianos. Uno de los favoritos era Ernesto Laclau, referente de Cristina Kirchner y de Iñigo Errejón. Iñigo Errejón y Juan Carlos Monederoson los que venían con más frecuencia, pero Pablo Iglesias e Irene Montero también realizaron sus visitas «de cortesía» a La Paz. Javier Zavaleta, exministro de Defensa y otro de los hombres del poder resiste también con sus compañeros un confinamiento que va para largo, salvo que se produjera una operación de rescate con una estrategia de inteligencia más desarrollada de la que atribuye el Gobierno boliviano a los geo con Cristina Borreguero, la exconsejera de Negocios y el excónsul Álvaro Fernández, los tres expulsados por celebrar aquella reunión que Bolivia calificó de «clandestina» y España de «visita de cortesía». En plena escalada de tensión, la Unión Europea consideró satisfactorias las explicaciones de España sobre el incidente, condenó la expulsión de los diplomáticos españoles y pidió detalles de la versión sobre los sucesos del pasado viernes a Bolivia. El Gobierno de Áñez replicó que todo habia «sido debidamente explicado en el comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia», pero «de ser necesario» se ofreció a brindar «la información adicional que se le requiera.» El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, lo hizo en una reunión con representantes de, entre otros, las embajadas de Alemania, Dinamarca y Francia. La intervención de la Unión Europea, que también estaba desempeñando un papel importante en esta transición en Bolivia, parecería que surgió efecto. El último comunicado del Gobierno boliviano asegura que tiene interés en que las aguas vuelvan a su cauce aunque no se desdice de ninguna de sus acusaciones sobre el presunto operativo de fuga de los prófugos asilados en la Embajada de México, con la ayuda de los geo y los diplomáticos españoles. «El Gobierno constitucional de Bolivia -anunció- acreditará en la Embajada de Bolivia en Madrid a un alto representante diplomático» porque «Bolivia desea superar este ?impasse? a la brevedad y mantener estrechas relaciones con el Reino de España, en el marco del tradicional respeto y la amistad que siempre les han caracterizado». El último comunicado del Gobierno boliviano asegura que tiene interés en que las aguas vuelvan a su cauce aunque no se desdice de ninguna de sus acusaciones Otra demanda contra Evo A la espera de nuevos acontecimientos se suma otra demanda contra Evo Morales por usurpación de funciones. Libre y sin límites pese a estar como refugiado político, el expresidente inauguró vía telefónica un mercado como si tuviera estuviera en ejercicio del cargo. Por su parte, el nuevo Tribunal Supremo Electoral rechazó, por unanimidad, dos demandas que pretendían la proscripción de las siglas del MAS para las elecciones. Sin candidatos elegidos y con el movimiento dividido, el líder de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, insistió en que el desafío para Bolivia, en este «2020 para los que creemos en la democracia» es «derrotar al MAS en las urnas. ¡Así, no tendrá pretexto para reclamar el poder, ni el retorno!».
28-12-2019 | Fuente: abc.es
El PP pide la comparecencia de Margarita Robles en el Congreso por la crisis diplomática con Bolivia
PP y Vox han anunciado que solicitarán al Gobierno que comparezca en el Congreso de los Diputados para explicar hechos ocurridos durante la visita de la encargada de negocios «ad interim» de España, Cristina Borreguero, a la Embajadora de México en Bolivia. El vicesecretario de Participación del PP, Jaime de Olano, ha anunciado este sábado que el PP solicitará la comparecencia de la ministra de Exteriores en funciones, Margarita Robles, en el Congreso para que «explique el incidente de Bolivia con diplomáticos españoles» ante la denuncia de la Canciller boliviana. Por su parte, el líder de Vox, Santiago Abascal, ha asegurado a través de su cuenta de Twitter que exigirán «respuestas» en el Parlamento, tras calificar el incidente de «gravísimo». Abascal ha escrito que «lo que ha pasado en La Paz es gravísimo. A la espera de más detalles todo indica que Zapatero nos ha metido ya en el Foro de Sao Paulo. ¿Trataba la embajada de España de ayudar a huir a asesinos y narcos cómplices de Morales? Exigiremos respuestas en el parlamento».<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Lo que ha pasado en La Paz es gravísimo. A la espera de más detalles todo indica que Zapatero nos ha metido ya en el Foro de Sao Paulo. ¿Trataba la embajada de España de ayudar a huir a asesinos y narcos cómplices de Morales?<br>Exigiremos respuestas en el parlamento. <a href="https://t.co/VfYYSrkIrh">pic.twitter.com/VfYYSrkIrh</a></p>&mdash; Santiago Abascal (@Santi_ABASCAL) <a href="https://twitter.com/Santi_ABASCAL/status/1210890989386313728?ref_src=twsrc%5Etfw">December 28, 2019</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Todas estas reacciones por parte de la oposición se ha producido, tras las declaraciones de la ministra de Relaciones Exteriores de Bolivia, Karen Longaric, quien ha anunciado que denunciará a su par por el «atropello a la soberanía» de su país tras un incidente en la legación de México. Longaric ha asegurado que «personas que han sido identificadas como funcionarios de la Embajada de España en Bolivia, acompañadas por personas con el rostro cubierto», habrían intentado «ingresar de forma subrepticia y clandestina a la residencia diplomática de México en La Paz». Ante estos acontecimientos el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Unión Europea y la Cooperación de España ha decidido abrir una investigación sobre los hechos ocurridos.
23-12-2019 | Fuente: abc.es
Bolivia entra en el Grupo de Lima para ayudar a resolver crisis en Venezuela
El Gobierno interino de Bolivia confirmó este domingo la entrada del país en el Grupo de Lima con el fin de contribuir a hallar una solución pacífica y constitucional a la crisis en Venezuela. Con su ingreso en el Grupo de Lima, «Bolivia contribuirá a lograr una solución pacífica, democrática y constitucional a la crisis en Venezuela, que debe ser guiada por el pueblo venezolano», señala un escueto comunicado difundido por el Ministerio de Relaciones Exteriores del país. El Grupo de Lima es una alianza de países latinoamericanos que desconoce al Gobierno de Nicolás Maduro y apoya como presidente interino al líder opositor Juan Guaidó. Este grupo fue creado en la capital peruana en agosto de 2017 con el propósito de encontrar salidas a la crisis en Venezuela. El anterior Gobierno de Evo Morales, aliado político de Maduro, fue crítico con el Grupo de Lima, por lo que la decisión del Ejecutivo interino de Jeanine Áñez supone un nuevo giro en la política exterior boliviana. El Gobierno transitorio, que el pasado 12 de diciembre cumplió un mes en el poder, ha tomado medidas como la ruptura de relaciones con el Ejecutivo de Maduro, con el argumento de que venezolanos vinculados con su embajada en La Paz estaban «atentando contra la seguridad interna» durante la reciente crisis en Bolivia. La Cancillería boliviana también anunció la semana pasada que una comisión formada conjuntamente por la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) analizará más de 200 solicitudes de refugio presenadas en los últimos años en Bolivia por venezolanos que dejaron su país por razones políticas. Las solicitudes, que no fueron atendidas por el Gobierno anterior, serán analizadas una por una y ACNUR cubrirá los gastos económicos que requiera la permanencia de quienes reciban el estatus de refugiado, según ha informado el Ministerio de Exteriores boliviano. Además, en noviembre el Ejecutivo transitorio de Bolivia decidió la salida del país de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y anunció que se analiza también la retirada de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).
16-12-2019 | Fuente: abc.es
Asesinan a un empresario millonario británico frente a un hotel de lujo en Buenos Aires
Un hombre británico fue asesinado y su hijo resultó herido en la puerta del hotel de lujo Faena en el barrio porteño de Puerto Madero, en Buenos Aires, el pasado sábado, según ha informado CNN. El británico asesinado era un empresario millonario de 50 años identificado como Matthew Gibbard. Había viajado a Buenos Aires junto a Suzane -su esposa- y su familia, a pasar las vacaciones navideñas en Argentina. El medio local «Clarín» supo que Gibbard era el director de la empresa TingtDene, que ofrece residencias para las personas mayores de 45 años y está distribuida en todo el Reino Unido. Pero su base está en Wellingborough, en Northamptonshire, en el norte de Gran Bretaña. Stefan Joshua Zone (28), el hijastro de Michael trabajaba como productor digital de la empresa financiera británica JP Morgan. El joven fue trasladado en las últimas horas a la clínica Zabala porque había recibido un balazo en un muslo y, de acuerdo a las fuentes, ya se encuentra fuera de peligro.<iframe src="https://api.vodgc.net/player/v2/embed/playerId/PQYJ7P1510330862/contentId/858623?autoplay=no&playlist_ids=858789,858631,858625,858572,858531,852606,851887,847302,846855" frameborder="0" allowfullscreen width="650" height="390" scrolling="no"></iframe> Al llegar a la puerta del Hotel Faena es que los delincuentes desplegaron la emboscada. Según las cámaras de seguridad, se movilizaban en moto y tenían un coche de apoyo. Al intentar hacerse del equipaje de los turistas ingleses, Gibbard y Zone habrían intentado resistir al ataque, lo que derivó en los disparos contra ambos. El millonario de 50 años murió en lugar y su hijastro debió ser derivado de urgencia a un hospital. Las autoridades están utilizando reconocimiento facial para buscar a los sospechosos. «Estamos apoyando a la familia de dos hombres británicos después de un incidente en Buenos Aires y estamos en contacto con las autoridades locales allí», dijo a CNN un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Commonwealth. El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que más de 111.000 ciudadanos británicos visitaron Argentina en 2018, y que la mayoría de las visitas al país fueron sin problemas. Su consejo de viaje advierte a los turistas del riesgo de robos callejeros, robos por distracción, robo de bolsos y carteristas, y aconseja a los turistas que entreguen efectivo y objetos de valor sin resistencia en caso de ser robados.
1
...