Infortelecom

Noticias de relaciones exteriores

23-10-2021 | Fuente: abc.es
Biden retrasa la desclasificación de los documentos del asesinato de John F. Kennedy
La Casa Blanca vuelve a dar carpetazo a la desclasificación de documentos secretos relacionados con la muerte del que fuera presidente de EE.UU., John Fitzgerald Kennedy, asesinado en 1963. En una directiva compartida en la noche del viernes, Joe Biden dictaminó que buena parte de los documentos que estaban previstos para su revelación el próximo diciembre no sean publicados hasta finales de 2022. Este diciembre habrá una «desclasificación interina», pero la mayoría de documentos, incluidos los más sensibles, no verán la luz hasta el año que viene, al menos. «El aplazamiento continuado es necesario para la protección frente a daños identificables a la defensa militar, operaciones de inteligencia, fuerzas de seguridad o el manejo de las relaciones exteriores con tal gravedad que compensa el interés público para su desclasificación inmediata», escribió Biden en su directiva. Cientos de miles de documentos relacionados con el asesinato de JFK han sido revelados en las últimas décadas, aunque solo se pueden consultar de forma física en la sede de la Administración Nacional de Archivos y Registros (NARA, en sus siglas en inglés), en Maryland. En 1992, el Congreso firmó una ley sobre los documentos relacionados con el asesinato de JFK que establecía que en un plazo de 25 años el Gobierno debería desclasificar todos sus registros e información al respecto. Es decir, debían salir a la luz en 2017, con Donald Trump en La Casa Blanca. Trump decidió entonces retrasarlos un año, hasta 2018. Aquel año, de nuevo, decidió aplazarlo hasta 2021, después del fin de su primer mandato, apoyándose en las dos circunstancias que la ley de 1992 para ello -daño a la seguridad nacional y con una gravedad que supera la del interés público- y que también utiliza ahora Biden para dar otra patada hacia delante. El actual presidente también se justifica ahora en que, según el NARA, «por desgracia, la pandemia ha tenido un impacto significativo en las agencias» y ha retrasado el proceso de revisión de los documentos. Kennedy murió en 1963 durante una visita a Dallas, cuando recibió disparos mientras iba en un coche descapotable junto a su mujer, Jackie Kennedy, y otras autoridades. La muerte del principal sospechoso del asesinato, Lee Harvey Oswald, mientras estaba bajo custodia policial, y el secretismo en la investigación del magnicidio dieron lugar a innumerables teorías conspirativas, desde la participación de la CIA o la responsabilidad de la mafia italiana o de exiliados cubanos. El nuevo retraso insufla un nuevo aire a sus defensores.
20-10-2021 | Fuente: abc.es
Vacaciones para Bielsa
La memoria no me falla cuando recuerdo a Rafael Bielsa, por entonces Ministro de Relaciones Exteriores de Néstor Kirchner, negar que Cuba fuera una dictadura (el escándalo por esa entrevista con ABC fue formidable). Tampoco olvido anécdotas delirantes, contadas por él mismo en otros medios, como su despertar con olor a mandarina e interpretar que ese perfume pertenecía a una aparición de la Virgen María. El colmo del surrealismo de Bielsa, en aquellos años, fue enterarnos de que su amuleto era una ?sopapa? (desatascador de retretes con mango de madera) con la que viajaba por el mundo. Hermano de Marcelo, el entrenador de fútbol apodado ?el loco?, el actual embajador de Argentina en Chile se ha superado a sí mismo y.. Ver Más
16-10-2021 | Fuente: abc.es
En busca de un nuevo comienzo tras el divorcio de la era Trump
Josep Borrell ha tratado de hacer un esfuerzo por mejorar unas relaciones con Estados Unidos que en la anterior Administración fueron manifiestamente malas, sobre todo por las constantes desavenencias con respecto a América Latina, en especial Cuba y Venezuela. Con una clara voluntad de darle al botón de 'reset', en este primer viaje a Washington con la Administración Biden, Borrell hasta se tomó el tiempo de visitar dos de los grandes monumentos a la independencia y la libertad de esta nación, el dedicado a Lincoln y el cementerio de Arlington, donde yacen los restos de los caídos en combate. «Impresionante visita al cementerio de Arlington y al Lincoln Memorial, que nos cuentan mucho sobre la historia de EE.UU. Y provocan que uno reflexione sobre la importancia de nuestros valores compartidos de libertad y democracia», dijo Borrell en la red social Twitter. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Impressive visit of the Arlington Cemetery and Lincoln Memorial, which tell us so much about US history.<br><br>And make one reflect on the importance of our shared values of freedom and democracy. <a href="https://t.co/kxdXcYuadj">pic.twitter.com/kxdXcYuadj</a></p>&mdash; Josep Borrell Fontelles (@JosepBorrellF) <a href="https://twitter.com/JosepBorrellF/status/1448999244703178752?ref_src=twsrc%5Etfw">October 15, 2021</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> En la conversación que tuvo con la prensa el viernes, para hacer balance del viaje, Borrell admitió que «en materia de relaciones exteriores hemos dado ya por superados los desencuentros de los últimos días, hemos compartido el análisis sobre el mundo cada vez más multipolar en que vivimos y en el que Europa aspira a ser un polo, y la importancia que tiene la relación con China, pues la confrontación entre China y EE.UU. marcará este siglo». Borrell admitió que «en materia de relaciones exteriores hemos dado ya por superados los desencuentros de los últimos días, hemos compartido el análisis sobre el mundo cada vez más multipolar en que vivimos y en el que Europa aspira a ser un polo» El mensaje estaba claro: las cosas han cambiado tras la era de Donald Trump. La última visita de Borrell, como ministro de Exteriores español, antes de ascender a Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, no estuvo exenta de polémica. Fue en abril de 2019, durante una reunión ministerial de la OTAN. El entonces jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, sacó a colación el tema de la injerencia de Rusia en Venezuela, pero Borrell se negó a tratarlo en su turno de intervención. Borrell justificó después su silencio con que «Venezuela no es un problema de la OTAN». «Algunos países han sacado el tema de Venezuela cuando se ha hablado de Rusia como una presencia asertiva, y de la presencia de tropas rusas en Venezuela, pero son apenas unos centenares», añadió. «La OTAN no está en Venezuela y este no es un 'chat' para hablar sobre los problemas del mundo», dijo a la prensa el ministro. En esta nueva visita, sí trató Borrell el asunto de la OTAN, tras los años en que Trump acusaba a sus socios europeos de ser morosos y no invertir lo suficiente en Defensa. Según dijo el alto representante en su conversación con la prensa, ha percibido un cambio en Washington. «Si Europa avanza en sus capacidades militares conjuntas, eso no divide a los europeos, y además eso no debilita a la OTAN, la refuerza, la hace más fuerte. Y es lo que a fin de cuentas reconoce el presidente Biden con el presidente Macron, es la gran novedad. Una capacidad militar europea complementaria a la OTAN, pero nadie discute que no sea complementaria, evidentemente, pero complementario es algo diferente, somos complementarios, somos distintos y nos complementamos, eso se reconoce por primera vez por un presidente americano y sobre esa base trabajamos», dijo. Esa conversación a la que Borrell se refiere, entre Biden y el francés Emmanuel Macron, se produjo después de las airadas protestas en París al nuevo acuerdo de cooperación estratégica entre EE.UU., Reino Unido, Australia, llamado Aukus. Este ha hecho a Francia perder la oportunidad de venderle 56.000 millones de euros en submarinos a Australia, por una envolvente estadounidense. Borrell dijo ayer que esas tensiones han pasado ya y que las relaciones trasatlánticas entran a partir de ahora en una nueva fase.
12-10-2021 | Fuente: abc.es
Alexander Schallenberg promete una «estrecha colaboración» con Kurz
Minutos después de jurar el cargo de canciller de Austria en el Hofburg de Viena, Alexander Schallenberg pronunció su primer discurso al frente del gobierno y ofreció dos líneas programáticas esenciales. Para promover el respeto y la confianza mutuos entre los dos partidos de la coalición de gobierno, los conservadores del Partido Popular Austriaco (ÖVP) y Los Verdes, prometió «rellenar las trincheras». Además anunció abiertamente que mantendrá una «cooperación muy estrecha» con su predecesor, Sebastian Kurz, e insistió en que las acusaciones en su contra son «erróneas». Unas horas antes, el ya excanciller pero líder del ÖVP, Sebastián Kurz, había enfatizado que él no será «un canciller en la sombra». En una declaración escrita, Kurz respondió así a las críticas de la oposición, que cuenta con que continúe marcando la dirección del gobierno. «En cualquier caso, en mi papel de presidente del partido, apoyaré el trabajo del gobierno federal porque es lo mejor para la gente de nuestro país», concluyó, asegurando una vez más que «refutaré todas las acusaciones que se han hecho en mi contra». Kurz agradeció a su sucesor, Schallenberg, por su disposición a asumir la responsabilidad, «porque este paso garantizará la estabilidad del país». «Ese era mi objetivo en esta difícil situación de los últimos día», declaró, y se manifestó «convencido de que funcionará bien». Pero las palabras de Schallenberg dejaron claro que Kurz será el miembro ausente del gobierno de coalición, al asegurar que «cualquier cosa que no sea una estrecha cooperación con Kurz sería absurdo en términos de política democrática». Schallenberg definió como un honor para él el hecho de ser investido como Canciller Federal, «incluso si es un honor que nunca esperé y nunca deseé». Austria necesita ahora «responsabilidad y estabilidad», insistió, porque «el pueblo merece que la política funcione y no discuta». Reconoció además que los acontecimientos de los últimos días «realmente no fueron un ejemplo». El presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, recordó a Schallenberg y al vicecanciller y líder de Los Verdes Werner Kogler, que también estuvo presente en la toma de posesión, su responsabilidad de continuar los proyectos del gobierno verde-turquesa y de restaurar la confianza de la ciudadanía en la política. «Por mi parte, confío en que los socios de la coalición logren crear una base estable para una cooperación intergubernamental estable», dijo, y señaló que «las palabras por sí solas no serán suficientes para restaurar la confianza». Schallenberg sabe por su experiencia diplomática cómo llevar «las posiciones más contradictorias a un denominador común» sugirió, y se mostró convencido de que esta habilidad será «de gran utilidad» para Schallenberg como canciller. El vicecanciller Kogler, por su parte, declaró en un primer comunicado que la cooperación con Schallenberg había comenzado «muy bien», con varias llamadas telefónicas y una reunión, y que nombrar a Michael Linhart como ministro de Relaciones Exteriores fue «muy apropiado». Kogler se refirió a los muchos proyectos «que ahora podrían abordarse» y habló de una «buena cooperación» que suscitó muestras de irritación por parte de la oposición. Continuidad a medias «Todavía estoy un poco aturdido en estos minutos», ironizó el líder de la extrema derecha del FPÖ, Herbert Kickl, en referencia a que el nuevo canciller asegurase en su primer discurso que las acusaciones contra Kurz sean falsas. Esto, según Kickl, apunta a una campaña del ÖVP contra el poder judicial austríaco. «Yo lo veo de otra manera», refutó Kickl, «creo que la coalición verde turquesa, específicamente el ÖVP, lo que ha hecho en los últimos días no es un nuevo comienzo, sino darle a la República una pastilla sedante para seguir con más de lo mismo». «Si el vicecanciller Kogler quisiera limpieza, habría tenido que exigir el fin de la coalición, pero eso es exactamente lo que no hizo , sino que abrió una vía de escape para el ÖVP». «El FPÖ no seguirá el juego», amenazó, y anunció una moción de censura contra todo el gobierno que tendrá lugar en el pleno parlamentario extraordinario de hoy. El vicepresidente del Partido Socialdemócrata (SPÖ), Jörg Leichtfried, también desveló que su grupo parlamentario tiene previsto presentar una moción de censura contra el ministro de Finanzas, Gernot Blümel (ÖVP), en la sesión del Consejo Nacional. Aunque la apariencia es de completa continuidad, en los cargos de confianza del gobierno sí han comenzado a rodar cabezas. El hasta ahora portavoz e investigado en el caso de corrupción que ha llevado a la dimisión de Kurz, Gerald Fleischmann, ya no ocupa en su oficina y oficina y oficialmente está de vacaciones. Desde Bruselas, los presidentes de la Comisión y del Consejo felicitaron ayer a Schallenberg, muy conocido en la capital europea porque de 200 a 2005 dirigió el departamento jurídico de la Representación Permanente de Austria y guarda allí desde entonces muy buenos contactos. Es considerado un gran defensor de la relación con EE.UU., posición que mantuvo durante la presidencia de Trump, también un amigo declarado de Israel, de hecho llegó a izar en mayo pasado la bandera de este país en el Ministerio de Exteriores de Austria, tras el lanzamiento de cohetes por parte de Hamas, y es un estricto contrario a las cuotas de reparto de inmigrantes en el seno de la UE.
11-10-2021 | Fuente: abc.es
El nuevo canciller de Austria, un pro norteamericano sin fisuras
Alexander Schallenberg, que jura hoy su cargo como nuevo canciller de Austria, proviene de una antigua familia noble austriaca que lleva el nombre del castillo de Schallenberg en la Alta Austria, cuyo escudo de armas familiar muestra un león coronado. Él, sin embargo, se ha descrito a sí mismo en una entrevista como «plebeyo desde mi nacimiento». Es hijo del exdiplomático y secretario general del Ministerio de Relaciones Exteriores Wolfgang Schallenberg. Debido a que Schallenberg Senior se desempeñó como embajador, pasó su infancia y juventud en los respectivos lugares donde trabajó su padre: nació en Suiza, luego en India, España y Francia. Disfrutó de una educación académica de élite en la Facultad de Derecho de la Universidad de Assas de París y en el Colegio de Europa en Brujas. No era miembro del Partido Popular Austriaco (ÖVP) cuando fue nombrado por primera vez Ministro de Relaciones Exteriores, en el gabinete de Bierlein, ni cuando fue confirmado en su cargo ministerial en el segundo gabinete Kurz, en enero de 2020. Pero poco después se unió a un partido en el que si sitúa en su zona más conservadora en lo que respecta a la inmigración. «Soy un hombre de convicciones muy firmes en política migratoria», ha descrito, «estoy convencido de que cualquier distribución de refugiados en Europa solo resultará en más flujos de refugiados». En septiembre de 2020, Schallenberg subrayó la postura de Austria de no aceptar a una sola persona del campamento de Moria. «Creo que tenemos que desmotivar este debate, tenemos que racionalizarlo. Cada vez que un barco llega a las costas de Europa o hay un incidente en un campamento o una emergencia, surge un clamor inmediato de distribución. Esa no puede ser la solución, por favor», defendió en la televisión pública austriaca. Más tarde lamentó su elección de palabras, pero se mantiene firme en su postura al respecto: «Soy claramente un creyente y el populismo, por favor, no lo es en absoluto», rebate los argumentos procedentes de organizaciones cristianas. Es considerado un proestadounidense recalcitrante y no se apartó ni un paso de esta posición durante la presidencia de Donald Trump. En el programa de gobierno de 2020 fijó en la redacción un capítulo sobre «Ampliación de la alianza estratégica con los Estados Unidos de América». También es un amigo declarado de Israel. Cuando ordenó izar la bandera israelí en el Ministerio de Relaciones Exteriores, en mayo de este año, bajo la impresión del lanzamiento de cohetes contra Israel por parte de Hamas, hubo de soportar críticas a las que ni siquiera contestó. Después de estudiar derecho, Alexander Schallenberg comenzó su carrera profesional en 1997 en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Viena. De 2000 a 2005 dirigió el departamento jurídico de la Representación Permanente de Austria en Bruselas, estableciendo así estrechos vínculos con la prensa destacada en la capital europea. A día de hoy, mantiene una buena relación con los medios. Se le considera sociable y afable. En 2006, Schallenberg regresó a Viena y se desempeñó como portavoz de prensa de los ministros de Relaciones Exteriores de la ÖVP Ursula Plassnik y Michael Spindelegger durante muchos años. En 2013, Sebastian Kurz lo nombró jefe de la unidad de personal para la planificación estratégica de la política exterior y siguió ejerciendo de portavoz hasta que le fue encomendado el Ministerio de Exteriores. Fue desde este cargo desde donde profundizó una relación de confianza con Sebastian Kurz. Nadie duda sobre la continuidad de esa relación personal y la oposición teme que Kurz siga susurrando consejos de táctica política a sus oídos. Sin redes sociales Schallenberg fue el responsable de la redacción del capítulo sobre Europa y política exterior, por parte del ÖVP, durante las negociaciones para formar coalición de gobierno con el FPÖ en 2017. En ese gobierno, el cargo ministerial fue otorgado a Karin Kneissl, dado que la cartera correspondía al FPÖ. Y volvió a dirigir la negociación con Los Verdes para la actual coalición después de que Kurz rompiese con la extrema derecha. Ahora, su designación como Canciller cuenta con el apoyo unánime del partido, pero se convierte en canciller federal, como lo fuera en su día el socialdemócrata (SPÖ) Christian Kern, sin haber ganado, ni siquiera haber participado nunca, en unas elecciones. Hoy tiene 52 años. Está divorciado y es padre de cuatro hijos. Schallenberg cerró sus cuentas de redes sociales hace años porque encontró este tipo de «comunicación de confrontación inútil» y la terminó unilateralmente. Su designación como canciller ha caído para casi todos como una sorpresa y en sus primeras declaraciones se ha limitado a decir que «tenemos mucho por hacer». Dirigirá un gobierno en el que participan los Verdes, a kilómetros de distancia del ÖVP en cuestiones migratorias. Y después de los recientes incidentes en torno a la persona de su amigo Kurz, es probable que el ánimo entre los socios de la coalición se haya enfriado aún más. Schallenberg dejó claro en una entrevista televisiva a finales de septiembre: «Estos son dos partidos muy diferentes que forman una coalición. Esto no es una historia de amor. A veces hay una crisis. Pero la cooperación en realidad funciona muy bien y todavía tenemos mucho por hacer en los próximos años».
09-10-2021 | Fuente: abc.es
Dimite el canciller de Austria, Sebastian Kurz, tras las acusaciones por corrupción
«Mi país es más importante para mí que yo», dijo el canciller austriaco Sebastian Kurz en una rueda de prensa convocada este sábado con apenas media hora de antelación. «Quiero dejar espacio para evitar el caos y garantizar la estabilidad», anunció su dimisión, después de que el socio menor con el que gobierna en coalición, Los Verdes, le hubiesen retirado su apoyo y hubiesen solicitado su sustitución al frente del gobierno por algún otro miembro «impecable» del Partido Popular Austriaco (ÖVP). Alexander Schallenberg, hasta ahora ministro de Relaciones Exteriores, será su sucesor. El resto de los ministros seguirán en sus carteras. Después de que el partido cerrase filas en torno a Kurz y defendiese la inocencia de su líder respecto a las acusaciones de corrupción, Los Verdes habían logrado la convocatoria de un pleno extraordinario del parlamento, el próximo martes, para votar una moción de censura que ahora queda en el aire. Una vez cumplida la exigencia de sustituir a Kurz, no tendrían por qué cumplir su amenaza, sobre todo porque para ello deben de recabar el apoyo del partido de extrema derecha FPÖ, que había hecho pública su intención de hacerlo pagar muy caro. «Ha habido cargos criminales en mi contra en los últimos días. Están equivocados. Lo podré aclarar, estoy profundamente convencido de eso», insistió Kurz, quien parecía sereno y tranquilo. Está experimentando, dijo, lo que muchos otros políticos han experimentado anteriormente. «Sería bueno si la presunción de inocencia también se aplica aquí», sugirió, aunque admitió por primera vez que «escribí mensajes en el calor del momento que no reformularía ahora». «Solo soy una persona con errores», se disculpó. Kurz explicó que el objetivo de su renuncia es terminar con la crisis de gobierno y la situación de estancamiento institucional, así como evitar el caos en Austria. Agradeció el ciudadano que ha recibido en los últimos días y celebró que Schallenberg tiene «muchas habilidades diplomáticas que se necesitan en este preciso momento». Seguirá en política Sebastian Kurz, otros nueve sospechosos y tres organizaciones están siendo investigados por el uso de dinero público destinado a la compra de espacios publicitarios en el periódico 'Österreich' a cambio, según sospechan los fiscales, de que fueran publicadas informaciones favorables. En ese momento Kurz ocupaba el cargo de ministro de Exteriores y todavía no ha sido formulada ninguna acusación formal, aunque la Fiscalía Económica y de Corrupción (WKSTA) afirma que cuenta con indicios de abuso de confianza, soborno y corrupción. Kurz, en todo caso, sigue declarándose inocente. Su dimisión como canciller de Austria no significa una retirada completa de la política. Seguirá siendo el jefe del ÖVP y se trasladará al parlamento como líder del grupo parlamentario, advirtió este sábado. En las últimas 48 horas, Los Verdes han estado manteniendo contactos con el resto de partidos con presencia parlamentaria, en busca de una coalición alternativa que tendría que contar necesariamente con el FPÖ. El ÖVP también ha mantenido por su parte contactos para buscar un nuevo socio de gobierno. Todavía no está claro si Los Verdes continuarán en el gobierno o si el ÖVP está preparando un movimiento hacia el FPÖ, con el que ya compartió coalición anteriormente. Lo único claro es que, con su movimiento, Kurz se ha asegurado de que el ÖVP siga siendo la fuerza dominante en el gobierno y las muestras de apoyo y agradecimiento de los suyos no se han hecho esperar. El gobernador de Estiria, Hermann Schützenhöfer, expresó su «respeto» en una primera reacción a la dimisión. «Sebastian Kurz fue un excelente Canciller Federal de Austria. La exitosa lucha contra la epidemia, la recuperación económica y su enfoque en la investigación siguen siendo su mérito particular. Su decisión personal de despejar el camino al frente del gobierno federal me ha ganado un gran respeto», dijo. Desde el Partido Socialdemócrata (SPÖ), sin embargo, se calificó este paso como «una farsa para mantener el poder».
09-10-2021 | Fuente: abc.es
EE.UU. y México aprueban un nuevo marco sobre seguridad tras años de errores
Tal y como vislumbraban ambas administraciones días antes del encuentro, la celebración en Ciudad de México del Diálogo de Alto Nivel de Seguridad (DANS) entre México y Estados ha erradicado la Iniciativa Mérida, firmada en 2008 por los presidentes George Bush y Felipe Calderón, que se centraba en luchar contra el crimen organizado, sobre todo en las conflictivas zonas de la frontera. Una iniciativa que llegó a desembolsar 3.000 millones de dólares en el segundo mandato de Bush. Dando paso a otro tipo de alianza denominada nuevo Entendimiento Bicentenario, también llamado Marco Bicentenario México-Estados Unidos para la seguridad, la salud pública y las comunidades seguras, entre los dos países norteamericanos que comparten una frontera de 3.169 kilómetros con unas exportaciones por valor de 262.811 millones de dólares sólo en los seis primeros meses del año. Entrará en vigor al inicio de 2022, cuando se cumplen 200 años de las relaciones bilaterales entre ambas naciones, que ha contado con la presencia del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y su ministro de Asuntos Exteriores, Marcelo Ebrard que se reunieron en Palacio Nacional y la Secretaría de Relaciones Exteriores sin Biden pero, con altos cargos de la Administración estadounidense que abarcó desde el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, al encargado de la seguridad nacional, Alejandro Mayorkas, y al secretario de Estado, Antony Blinken que ha definido la nueva alianza como «holística e integral». Delincuencia transfronteriza La rúbrica en materia de seguridad se centra en atajar las «causas profundas» de la delincuencia transfronteriza, tratar el consumo de estupefacientes como un problema de salud pública y otorgar seguridad jurídica a la Justicia. Las o peraciones contra el crimen organizado se centrarán en acciones conjuntas como el bloqueo de cuentas bancarias, un ejemplo de lo ocurrido el pasado 6 de octubre al Cártel Jalisco. Esta nueva etapa pretende «la prevención de delitos transfronterizos, perseguir las mafias y crear comunidades más seguras con mejores servicios de salud». Además, se intentará acabar con «el tráfico de drogas, armas, personas, fauna y flora silvestre, así como la trata de personas», sentencia el acuerdo. Sin un presupuesto sobre la mesa, el ministro de Asuntos Exteriores mexicano ha constatado el cambio de estrategia que anteriormente estaba centrada en el apresamiento de los «capos de los cárteles». «Se entendía que eso era suficiente, pero ahora se busca una estrategia común más compleja que eso», manifestó la autoridad política. El cambio de actitud en la lucha contra las drogas va a suponer «prevenir el consumo» mejorando los tratamientos a drogodependientes y esquivar el encarcelamiento en casos de abuso de sustancias. López Obrador resumió la firma con la lucha a las bases de la violencia y sus causas apoyando a comunidades rurales y fronterizas para disminuir la violencia con una transformación de fondo. Se guardará el respeto a la soberanía de ambos países y la gestión de crisis migratorias para evitar grandes flujos migratorios como los 10000 migrantes haitianos que acamparon bajo el puente que conecta Del Río (Texas) con México, a mediados de septiembre. Récord de asesinatos El país mesoamericano afronta los acuerdos con récord de asesinatos, tal y como manifestaba el diputado Jorge Triana del Partido de Acción Nacional: «Mientras López Obrador juega al béisbol, agasaja dictadores, organiza rifas, exige disculpas por hechos de hace 500 años, México rebasa los 100.000 homicidios violentos en menos de tres años de Gobierno. La cifra se acerca a la que se acumuló durante los 6 años de Calderón», concluyó. Según, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía durante la Administración de Calderón se registraron un total de 122.448 homicidios dolosos. El país mesoamericano afrontaba en 2018 una tasa de homicidios de 29,07 (por cien mil habitantes) y en 2007, cuando se firmó la Iniciativa Mérida, era de 8,1 mientras Estados Unidos contabilizó 52.623 muertes por sobredosis en 2015, sin embargo en 2020 aumentó a 51.434.
22-09-2021 | Fuente: abc.es
El ministro de Salud de Brasil da positivo en Covid-19 después de reunirse con Boris Johnson en Nueva York
El ministro de Salud de Brasil, Marcelo Queiroga, ha dado positivo por Covid-19 mientras se encuentra en Nueva York con la delegación brasileña que acude a la Asamblea General de la ONU. El Ministerio de Salud ha informado en la noche de este martes del positivo de su titular, que ahora tendrá que permanecer 14 días en cuarentena en la ciudad estadounidense. El ministro ha dado positivo en Covid-19 después de reunirse con Boris Johnson. En este vídeo se ve como el británico, que no llevaba mascarilla, le da la mano a Queiroga, que además se sentó cerca de Johnson y de la secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss, este lunes durante la reunión con el presidente brasileño en el marco de la ONU.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Brazilian Health Minister - who tested positive for Covid - was staying at the same hotel as President Biden in NYC.<br><br>He went to the UN today to watch President Bolsonaro?s speech.<br><br>Here, he shakes hands with Prime Minister Boris Jonhson- who met Biden today at the White House. <a href="https://t.co/CSxdBuTIfY">pic.twitter.com/CSxdBuTIfY</a></p>&mdash; Raquel Krähenbühl (@Rkrahenbuhl) <a href="https://twitter.com/Rkrahenbuhl/status/1440487692819578885?ref_src=twsrc%5Etfw">September 22, 2021</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Asimismo, la cartera brasileña ha indicado que Queiroga se encuentra bien y que se ha realizado pruebas al resto de la comitiva, sin anotar ningún otro positivo, según recoge el medio brasileño G1. En su estancia en Nueva York para acudir a la 76º Asamblea General de la ONU, el ministro de Salud ha acudido este martes a la primera sesión, en la que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha dado un discurso en el que ha criticado el pasaporte Covid y ha defendido tratamientos no probados. Queiroga se queda pero Bolsonaro se va Posteriormente, en los preparativos para su retorno a Brasil, Queiroga se ha hecho la prueba que ha resultado positiva, tras lo que el mismo presidente le ha informado que tenía que quedarse a cumplir la cuarentena en Nueva York, mientras él ha vuelto al país sudamericano, recoge UOL. El positivo de Queiroga es el segundo en la comitiva de viaje de Bolsonaro a Estados Unidos. El otro caso diagnosticado es el de un miembro del equipo ceremonial del presidente que no estuvo en contacto con las autoridades y permanece en cuarentena en el país norteamericano. A diferencia de Bolsonaro, que no ha recibido la vacuna contra la Covid-19, Queiroga sí ha sido inoculado con las dos dosis correspondientes, en concreto de CoronaVac. El mandatario brasileño ha sido la excepción entre los líderes mundiales asistentes a la Asamblea General por no haber recibido la vacuna contra la Covid-19, e incluso ha provocado controversia en Nueva York, pues las autoridades de la ciudad exigen presentar un certificado de vacunación para acceder a espacios cerrados como restaurantes, cines o teatros. Así, a diferencia del resto de delegaciones, se ha visto a Bolsonaro y su comitiva comer pizza en las calles de la ciudad.
21-09-2021 | Fuente: abc.es
Portazo de París a Londres en protesta por el acuerdo Aukus
«Todas las relaciones bilaterales pasan por períodos de tensión». Así lo consideró este lunes el secretario de Estado británico de Exteriores, James Cleverly, al comentar en un programa de la cadena BBC la noticia de que el encuentro previsto entre los ministros de Defensa de Reino Unido y Francia esta semana fue cancelado por el país galo, en medio de la creciente tensión entre ambos países después de que Australia rompiera un importante y multimillonario contrato de compra de doce submarinos franceses convencionales para decantarse por otros, de origen estadounidense, de propulsión nuclear, lo que lo convertirá en la séptima nación del mundo en operar submarinos de este tipo, junto a Estados Unidos, que cuenta con 68; Rusia, con 29; China, con 12; Reino Unido, con 11; Francia, con 8 e India, con uno. La decisión australiana de romper el acuerdo, que fue firmado en el 2016, llegó tras la firma de la alianza estratégica militar conocida como Aukus entre ese país, Estados Unidos y Reino Unido, anunciada la semana pasada y que no sentó nada bien en París. Cleverly, sin embargo, se mostró convencido de que «en última instancia, nuestra relación con Francia perdurará», aunque al otro lado del Canal de la Mancha las declaraciones de los últimos días han sido mucho menos conciliadoras: «Queremos explicaciones» sobre lo que «parece ser una importante ruptura de confianza», declaró el domingo Gabriel Attal, portavoz del Gobierno francés. Más duro fue el ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, que describió el acuerdo como una «puñalada por la espalda» y dijo que supone «un comportamiento inaceptable entre aliados y socios», mientras que el presidente francés, Emmanuel Macron, tomó la drástica decisión de retirar a sus embajadores franceses en Washington y Canberra como señal de protesta. Así, el ministro de Defensa británico, Ben Wallace, y su homóloga francesa, Florence Parly, no se verán las caras esta semana, tal y como estaba previsto, aunque la puerta parece no estar cerrada del todo, ya que según Peter Ricketts, un exdiplomático británico que ejerció como embajador en Francia y que iba a ser el encargado de presidir las dos jornadas de conversaciones entre ambos, el encuentro fue «pospuesto para una fecha posterior». Un amor indestructibele El ministro Wallace señaló durante una intervención ante los parlamentarios en la Cámara de los Comunes que no hay «absolutamente ninguna intención de menospreciar, molestar o abrir una brecha entre nosotros y Francia», mientras que, durante un vuelo a Nueva York, donde participará en la Asamblea General de la ONU, el primer ministro británico Boris Johnson salió a la palestra para intentar calmar los ánimos, diciendo que Londres y París tienen «una relación muy amistosa» y de «gran importancia», y añadió que «nuestro amor por Francia es indestructible». El ?premier? matizó además que el Aukus, que provocó fuertes reacciones además de en Francia, en otros países de la Unión Europea, no es un acuerdo que pretenda ser excluyente y dio un mensaje de tranquilidad: «No es algo de lo que nadie deba preocuparse y, en particular, nuestros amigos franceses», aseveró. Esta escalada de tensión supone el primer desafío diplomático en su recién estrenado cargo como ministra de Asuntos Exteriores del Reino Unido para Liz Truss, que la semana pasada asumió en sustitución de Dominic Raab, devaluado tras su pobre gestión de la crisis de Afganistán tras al toma del poder por parte de los talibanes y la posterior evacuación de miles de personas del país asiático. Truss manifestó, en un artículo publicado en el ?Sunday Telegraph?, que Reino Unido está mirando por la defensa de sus intereses y, en una velada referencia a China, a cuya influencia el Aukus pretende precisamente ponerle freno, remarcó la necesidad de «desafiar las prácticas injustas y los actos malignos». Para China, este trato demuestra que las tres potencias tienen «una mentalidad de Guerra Fría». «El hecho de que por primera vez en la historia de las relaciones entre Estados Unidos y Francia estemos convocando a nuestro embajador para consultas es un acto político serio, que muestra la magnitud de la crisis que existe ahora entre nuestros países», dijo el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le Drian, quien apuntó que no hay «ninguna necesidad» de llamar a su embajador en el Reino Unido, ya que «en todo esto, Gran Bretaña es un poco como la tercera rueda». Interés nacional El primer ministro australiano, Scott Morrison, rechazó de plano las acusaciones de que Australia y Estados Unidos le mintieran a Francia, y fue tajante al afirmar: «No me arrepiento de la decisión de anteponer el interés nacional de Australia». Y así, mientras en la prensa francesa se habla de nuevas represalias por parte del gobierno de Macron, que incluso podrían salpicar a la OTAN, las tres potencias defienden la urgencia de su pacto, que les permitirá además compartir conocimientos en inteligencia artificial y tecnología submarina, en lo que suponen una serie de «profundos cambios estratégicos», en palabras del asesor de seguridad nacional del Reino Unido, Stephen Lovegrove. Así lo expresó también el primer ministro Boris Johnson, quien dijo estar «decidido a defender el derecho internacional».
20-09-2021 | Fuente: abc.es
Cancelado el encuentro de los ministros de Defensa de Francia y Reino Unido ante la polémica del Aukus
«Todas las relaciones bilaterales pasan por períodos de tensión». Así lo consideró este lunes el secretario de Estado británico de Exteriores, James Cleverly, al comentar en un programa de la BBC la noticia de que el encuentro previsto entre los ministros de Defensa de Reino Unido y Francia se canceló, en medio de la creciente tensión entre ambos países después de que Australia rompiera un contrato de compra de submarinos franceses convencionales para decantarse por los estadounidenses de propulsión nuclear. «Queremos explicaciones» La decisión australiana llegó tras la firma de la alianza conocida como Aukus entre ese país, Estados Unidos y Reino Unido, que no sentó nada bien en París. Cleverly, sin embargo, se mostró convencido de que «en última instancia, nuestra relación con Francia perdurará». Pero al otro lado del Canal de la Mancha las declaraciones son menos conciliadoras: «Queremos explicaciones» sobre lo que «parece ser una importante ruptura de confianza», declaró el domingo Gabriel Attal, portavoz del gobierno francés. Más duro fue el ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, que describió el acuerdo como una «puñalada por la espalda» y dijo que supone «un comportamiento inaceptable entre aliados y socios», mientras que el presidente francés, Emmanuel Macron, ordenó la retirada de los embajadores franceses en Washington y Canberra. Un amor «indestructible» «Nuestro amor por Francia es indestructible», dijo por su parte el primer ministro británico Boris Johnson, que salió a la palestra para calmar los ánimos, añadiendo que Londres y París tienen «una relación muy amistosa» y de «gran importancia», y matizó que el Aukus no es un acuerdo que pretenda ser excluyente. «No es algo de lo que nadie deba preocuparse y, en particular, nuestros amigos franceses», aseveró.
1
...