Infortelecom

Noticias de reino unido

17-07-2018 | Fuente: abc.es
El Parlamento británico aprueba la ley de Aduanas para después del «brexit»
La Cámara de los Comunes del Reino Unido aprobó hoy por 318 votos a favor y 285 en contra el proyecto de ley de Aduanas, que sienta el marco legal para después del «brexit» o salida británica de la Unión Europea (UE). La cámara baja respaldó el texto tras un largo debate en el que se consideraron numerosas enmiendas, incluidas varias de diputados conservadores, que el Gobierno finalmente aceptó para evitar que bloquearan la ley y que fueron aprobadas por estrecho margen. Tras pasar este trámite, el proyecto de ley de Impuestos (para el comercio transfronterizo), conocido comúnmente como proyecto de ley de Aduanas, pasará a la Cámara de los Lores, que seguramente lo analizará al regreso del receso veraniego. La primera ministra, la conservadora Theresa May, negó que fuera una capitulación la aceptación de las enmiendas introducidas por sus colegas partidarios de un «brexit» duro -ruptura total con la UE-, y aseguró que «no cambiarán» su plan para la futura relación con los Veintisiete, acordado por el Gobierno el pasado 6 de julio en su residencia oficial campestre de Chequers. «No hubiera puesto todo el trabajo que puse para asegurar un acuerdo para que luego se modificara a través de esta legislación», declaró, en alusión a la larga y tensa reunión que mantuvo con sus ministros en la mansión del sureste inglés. Aunque no lo cambien del todo, las enmiendas al proyecto de ley limitarán el margen de maniobra del Ejecutivo en las negociaciones con Bruselas, o incluso podrían trabarlas, al imponer, por ejemplo, que el Reino Unido no pueda recaudar aranceles correspondientes a los Veintisiete si no hay un sistema recíproco en la Europa continental. También exigen descartar la creación de una frontera en el mar de Irlanda (para asegurar que Irlanda del Norte permanece en el régimen británico); que el Reino Unido quede fuera del sistema comunitario del impuesto sobre el valor añadido (IVA); y que se apruebe una nueva legislación si el Gobierno quiere establecer una unión aduanera con la UE. El pacto de Chequers sobre la futura relación comercial y aduanera con la UE, que actualmente analiza Bruselas, provocó la dimisión de dos ministros y otros siete cargos de menos rango, al proponer un mercado común de bienes y productos agrícolas entre el Reino Unido y la UE, con cierta armonización regulatoria y un territorio aduanero combinado. Las negociaciones del «brexit» se reanudaron este lunes en Bruselas, y está previsto que el próximo jueves el nuevo ministro británico para la salida de la UE, Dominic Raab, se reúna con el negociador jefe de la Comisión Europea, Michel Barnier. La respuesta de Bruselas al plan británico, contenido en un Libro Blanco, será determinante para la evolución del Gobierno de May, que sigue expuesto a las críticas por su estrategia.
16-07-2018 | Fuente: abc.es
Un frasco de perfume, el posible origen del Novichok que envenenó a la pareja británica
El Novichok, el agente nervioso que envenenó a una pareja inglesa en Amesbury, en el sur del Reino Unido, salió de un frasco de perfume, según ha afirmado el hermano de una víctima este lunes. Matthew Rowley ha declarado a la «BBC» que su hermano Charlie, que sigue hospitalizado, le dijo que cogió un bote de perfume antes de ser ingresado. Charlie Rowley entró en el hospital el 30 de junio en estado crítico, pero su salud ha mejorado un poco desde entonces. La Policía británica anunció el viernes haber encontrado un «pequeño bote» que contenía el veneno en el domicilio de Charlie Rowley, en Amesbury, donde los servicios de emergencia recogieron a este hombre de 45 años y a su esposa de 44, Dawn Sturgess. La mujer, madre de tres niños, no sobrevivió al envenenamiento. Los investigadores intentaron establecer «de dónde vino la botella y cómo llegó llegó al domicilio de Charlie». Las pruebas deben determinar si el veneno encontrado en la botella viene del mismo lote que contaminó a Serguéi y Yulia Skripal en marzo. Londres culpó a Moscú el envenenamiento del exagente doble y de su hija, aunque el Kremlin negó su implicación. El caso provocó una grave crisis diplomática y una ola de expulsión de diplomáticos. Uno de los hijos de Dawn Sturgess, Ewan Hope, ha pedido que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pregunte sobre este caso a su homólogo ruso, Vladímir Putin. «No apruebo la política de Donald Trump y no seré nunca uno de sus apoyos, pero me gustaría que hablar del caso de mamá con el presidente ruso», dijo el joven, de 19 años, a «Sunday Mirror». «Debemos lograr justicia para nuestra madre».
16-07-2018 | Fuente: abc.es
Una exministra británica pide un nuevo referéndum sobre el Brexit
La exministra de Educación británica Justine Greening ha pedido este lunes la celebración de un segundo referéndum sobre el Brexit y ha calificado el plan de Chequers de la primera ministra británica, Theresa May, como «una chapuza». En un artículo publicado hoy en el diario «The Times», Greening dice que el acuerdo sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea remitido la pasada semana por el Ejecutivo británico a Bruselas «contiene lo peor de ambos mundos». Para la exministra, que dimitió de su cargo el pasado enero, la decisión final debería ser «devuelta a la gente» y estar fuera de las manos de «políticos bloqueados». Greening considera que fuera de eso solo quedan tres opciones: el acuerdo de May, continuar en la Unión Europea o cortar con el bloque comunitario sin ningún acuerdo. El nuevo plebiscito que propone la política conservadora debería «ofrecer una primera y segunda votación de preferencia para que se pueda alcanzar un consenso». Asimismo, señala que «el estancamiento parlamentario arriesga un voto de desconfianza y, lo que es peor, un gobierno de Corbyn, lo que sería desastroso para la economía». Tanto la primera ministra como el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, han descartado que se vaya a realizar una segunda votación. Mientras tanto, agrupaciones como «People's vote» (El voto del pueblo) también exigen al Gobierno la oportunidad de votar en una consulta acerca de si aceptan o no el acuerdo sobre el Brexit que alcance la primera ministra con Bruselas. Entre los partidarios de la campaña se encuentran la parlamentaria conservadora Anna Soubry, la laborista Chuka Umunna, la del Partido Verde Caroline Lucas y la diputada del partido Liberal Demócrata Layla Moran. Justine Greening abandonó su cargo como responsable de la cartera de Educación a comienzos de este año, en una reestructuración del gabinete de May, después de rechazar ocupar el puesto de ministra de Trabajo y Pensiones. Tras reunirse con la primera ministra, Greening aseguró que continuar defendiendo la «movilidad social» en la educación estaba por encima de su «carrera ministerial».
15-07-2018 | Fuente: abc.es
Un encuentro histórico con más riesgos que oportunidades para Trump
El mes pasado, en plenas tensiones comerciales, Donald Trump evidenció su distanciamiento de sus socios estratégicos del G-7. Incendió el final de la cumbre en Canadá con su decisión de no firmar el acuerdo final, cuando ya estaba volando a la cita que le importaba: el encuentro histórico en Singapur con el dictador norcoreano Kim Jong-un. La situación esta semana es comparable: después de los roces en la cumbre de la OTAN en Bruselas y en su visita oficial a Reino Unido de la semana pasada, llega hoy a Helsinki para un encuentro con su homólogo ruso, Vladimir Putin, tan impredecible como arriesgado. La historicidad de una cumbre con Corea del Norte, algo que ningún presidente estadounidense había intentado en el pasado, era suficiente como para realzar la imagen de Trump, aunque del encuentro no saliera ningún acuerdo y la desnuclearización del régimen comunista esté tan lejos de hacerse realidad como hace un mes. Con Rusia, sin embargo, los desencuentros con EE.UU. son tantos que no es factible cerrar una cumbre con buenas palabras y que se considere un éxito. En realidad, Trump tiene más riesgo de aparentar que hace concesiones a Putin que de extraer compromisos de un tahúr de las intrigas internacionales, fabricado por la KGB de los años previos a la caída del Muro. Ayer, Trump buscaba anticiparse a la sensación en EE.UU. de que volverá de Finlandia con las manos vacías: «No importa lo bien que nos vaya en la cumbre, si me llegan a dar la gran ciudad de Moscú como compensación a todos los pecados cometidos por los rusos, se me criticará que no es suficiente, que también tendría que haber conseguido San Petersburgo», escribió en Twitter. La cumbre viene calentada por una noticia del pasado viernes: la imputación de doce miembros de la inteligencia rusa como parte de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre el supuesto complot entre la campaña de Trump. Los imputados «hackearon» al partido demócrata y a la campaña de su candidata, Hillary Clinton, para influir en las elecciones, según la fiscalía. Negación constantes Desde su llegada a la presidencia, Trump ha negado hasta la saciedad que hubiese complot con Moscú y ha evitado, contra la opinión consistente de la inteligencia estadounidense, reconocer abiertamente que Rusia interfiriera en las elecciones, lo que podría cuestionar la legitimidad de su victoria. Al contrario, ha preferido airear la posición de Moscú al respecto. El verano pasado, tras verse con Putin en la reunión del G-20 en Hamburgo, aseguró que su homólogo le aseguró que no hubo tal interferencia. Lo volvió a hacer a finales del mes pasado, en un mensaje en Twitter en el que insistía en que Rusia aseguraba que no tuvo nada que ver con esos esfuerzos. Pero la imputación de los agentes rusos le ha estallado en la antesala de su encuentro con Putin y no podrá evitar referirse al asunto. El mismo día en que se conoció la imputación, aseguró desde Londres que sacaría el tema con Putin. Pero este fin de semana ya trataba de enturbiar el asunto, con acusaciones en Twitter que el responsable de todo es su antecesor Barack Obama.
15-07-2018 | Fuente: elpais.com
Theresa May: ?Donald Trump me dijo que debería demandar a la UE?
El presidente de Estados Unidos aconsejó la medida durante su visita a Reino Unido como alternativa a la negociación del Brexit
15-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump aconsejó a May que demandara a la Unión Europea en lugar de negociar
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aconsejó a la primera ministra británica, Theresa May, que demandara a la Unión Europea (UE) en lugar de negociar los términos del «Brexit», según confesó hoy May en una entrevista en la cadena pública BBC. El jefe de la Casa Blanca contó al término de su reunión con la «premier» el pasado viernes en Chequers (sureste inglés) que le había dado un «consejo» de cara a la salida del Reino Unido de la Unión Europea que May había encontrado demasiado «brutal». Interrogada hoy por el periodista Andrew Marr sobre qué fue lo que le dijo Trump, la inquilina de Downing Street reveló que le dijo que demandara a la Unión Europea. Sin embargo, la política manifestó hoy que en la reunión Trump cambió de parecer y le dijo que no abandonara las negociaciones, que si lo hacía estaría «atascada». May reiteró la «especial relación» que une al Reino Unido y a Estados Unidos tras la visita del mandatario estadounidense, pese al rechazo que su presencia ha causado en el país, con multitudinarias manifestaciones de protesta en diversas ciudades. Asimismo, defendió de nuevo su propuesta sobre el «Brexit», que precipitó la semana pasada la dimisión de dos de sus principales ministros, y evitó pronunciarse sobre qué ocurrirá si Bruselas rechaza el acuerdo. «De momento no han dicho que no», indicó y aseguró que los Veintisiete quieren estudiar su propuesta, que «beneficia el interés nacional». A su juicio, su Libro Blanco del «Brexit» protege el empleo y asegura que no habrá necesidad de una frontera «dura» en Irlanda del Norte. Con todo, reconoció que se había visto obligada por Bruselas a introducir cambios en sus planes originales sobre el «Brexit», pero, aún así, éstos representan un «buen acuerdo para el Reino Unido». La jefa del Gobierno británico, insistió en sus 'líneas rojas' y recordó que no es negociable la salida de la unión aduanera, ni el fin del libre movimiento de personas, ni tampoco el fin de la jurisdicción del Tribunal de Justicia Europeo. Además, sentenció que, en su opinión, «que no haya acuerdo es mejor que un mal acuerdo» aunque, matizó que sigue pensando que lo mejor es «un trato que establezca una buena relación» con el bloque comunitario. La primera ministra hizo estas declaraciones el mismo día que el diario «Mail on Sunday» publicó un artículo en el que advirtió en la necesidad de respaldar su plan de salida de la Unión Europea, a riesgo de «terminar sin 'Brexit' en absoluto». «Este es un momento para ser práctico y pragmático, respaldando nuestro plan para sacar a Gran Bretaña de la Unión Europea el 29 de marzo del próximo año», afirmó.
15-07-2018 | Fuente: abc.es
Desaire de la familia real británica a Trump
El príncipe Carlos y el príncipe Guillermo «no estaban dispuesto» a reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante su visita al Reino Unido. Según aseguró «The Sunday Times», el sucesor a la corona británica y su primogénito «se negaron» a recibir al jefe de la Casa Blanca, quien, junto con su mujer Melania, tomó el té con la reina Isabel II el pasado viernes en el castillo de Windsor. «Es muy raro que la reina esté sola. Por lo general, está acompañada por alguien», señaló esa misma fuente, que calificó el comportamiento del primero y segundo en la línea de sucesión al trono del Reino Unido como «un desaire». El periódico recogió asimismo que, aunque el marido de la monarca, el príncipe Felipe, se retiró de la vida pública el pasado otoño, «va a lo que quiere ir» y, «si hubiera querido» acompañar a su esposa en su cita con los Trump «podría haberlo hecho». Tanto Downing Street como el palacio de Buckingham han insistido en que la presencia de Trump en el país no era una vista de Estado, sino un viaje de trabajo, y que los planes únicamente incluían que la monarca, de 92 años, saludara al presidente y la primera dama. «La familia más amplia no fue tan entusiasta con la visita como lo fueron cuando llegó Obama» En ese sentido, un funcionario del Gobierno británico manifestó a «The Sunday Times» que en la planificación del tiempo que pasaría Isabel II con el presidente éste se trató de «mantener al mínimo». «La familia más amplia no fue tan entusiasta con la visita como lo fueron cuando llegó Obama», agregó. Durante la visita de trabajo que realizaron en 2016 el expresidente de EE.UU., Barack Obama y su mujer, Michelle, no solo almorzaron en el castillo de Windsor con la reina y el príncipe Felipe, sino que también compartieron una cena privada en el palacio de Kensington con los duques de Cambridge y con el Príncipe Enrique. El jefe de la Casa Blanca y su mujer dieron por concluida su agenda oficial del viaje el pasado viernes, cuando se trasladaron a Escocia para pasar el fin de semana jugando al golf. La visita del matrimonio, que no ha estado exenta de polémica con manifestaciones de protesta a lo largo de todo el país, concluirá este domingo cuando se trasladen a Helsinki para que el lunes Trump se reúna con su homólogo ruso, Vladimir Putin.
15-07-2018 | Fuente: elpais.com
Theresa May: ?Donald Trump me dijo que debería demandar a la Unión Europea?
El presidente de Estados Unidos aconsejó la medida a la primera ministra británica durante su visita al Reino Unido como alternativa a la negociación del Brexit
13-07-2018 | Fuente: abc.es
EE.UU. imputa a doce espías rusos por «hackear» al partido demócrata en las elecciones que ganó Trump
La investigación del supuesto complot entre Rusia y la campaña de Trump en las elecciones de 2016, liderada por el fiscal especial Robert Mueller, sigue dando pasos. Hoy, se anunció una nueva ronda de imputaciones, que afectan a doce miembros de la inteligencia de Rusia. Se les acusa de «hackear» al partido demócrata y a la campaña de su entonces candidata, Hillary Clinton. El vice fiscal Rod Rosenstein fue el encargado de dar los detalles de los cargos de los que se les acusa, que incluyen la conspiración contra EE.UU., lavado de dinero y acceso ilegal a registros electorales. Los acusados ?hackearon? sistemas informáticos, plantaron virus en sus ordenadores, robaron información y diseminaron documentos «con la intención de interferir en las elecciones», detalló. Rosenstein, sin embargo, aclaró que la imputación no recoge «que la conspiración cambiara el recuento de votos o afectara al resultado de las elecciones». Eso será lo único del escrito de imputación que agradará a Donald Trump, al que la noticia sorprendió en pleno té con Isabel II de Inglaterra, en medio de una visita oficial a Reino Unido. El momento del anuncio de la imputación es todavía más importante porque se produce días antes de la cumbre entre el presidente de EE.UU. y su homólogo ruso, Vladimir Putin. Trump ha combatido desde el principio las sospechas de interferencia rusa en las elecciones, en un intento de que no se cuestiona la legitimidad de su victoria electoral. Sin embargo, desde la campaña de 2016, la inteligencia estadounidense apuntó a Rusia como probable fuente del ?hackeo? al partido demócrata. Trump ha insistido hasta la saciedad que no hubo complot y no ha admitido por completo la conclusión de la inteligencia de que Rusia interfirió en el proceso electoral. A preguntas de los periodistas, Trump aseguró hoy en Londres que tratará la interferencia electoral en su reunión con Putin de la semana que viene, pero admitió que no esperaba que su homólogo admitiera la participación de su Gobierno en la trama. Por el momento, la investigación de Mueller ha resultado en la imputación de 32 personas. De ellos, 26 son rusos y tres fueron colaboradores cercanos de Trump. Entre ellos, Paul Manafort, que fue su director de campaña, y que se encuentra en prisión a la espera de juicio.
13-07-2018 | Fuente: abc.es
Miles de personas protestan contra la visita de Trump al Reino Unido: «No es bienvenido»
Miles de personas salieron hoy a las calles de varias ciudades británicas para decirle a Donald Trump que «no era bienvenido» al Reino Unido. Las marchas se extendieron desde la pequeña localidad de Aylesbury, cercana a Chequers donde el mandatario estadounidense se reunía con Theresa May, hasta Manchester pasando por Glasgow (donde Trump ya se encuentra pasando el fin de semana junto a su esposa) y por supuesto Londres. En la capital británica se dio cita la más multitudinaria , convocada por la coalición Together Against Trump (Juntos contra Trump), y que se extendió desde primera hora de la tarde hasta última hora del día. Cruzando el centro de la ciudad, pasando por las concurridísimas Oxford Circus y Regent Street, y acabando en Trafalgar Square los londinenses coparon las calles con pancartas en las que se podía leer «No eres bienvenido», «Tirad a Trump a la basura» o «Racista, quédate en tu país» y que han hecho que, como el mismo Trump confirmó en su polémica entrevista al «The Sun», sus actos institucionales en esta visita de trabajo hayan sido fuera de la capital británica al «sentirse mal por las protestas desagradables que tendrán lugar durante mi estancia». El más llamativo de todos estos actos en contra del presidente estadounidense tuvo lugar a las puertas del Parlamento de Westminster donde por la mañana, y durante dos horas, se desplegó el globo gigante de 6 metros de tamaño, con la cara de un Trump anaranjado y enfadado con el cuerpo de un bebé en pañales. El inflable, que contó con el permiso del alcalde de Londres, Sadiq Khan, que afirmó que él no es «un censor», fue el gran protagonista de una jornada de protestas que los organizadores consideraron «todo un éxito».
1
...