Infortelecom

Noticias de referendum

28-07-2018 | Fuente: abc.es
Una mayoría de británicos pide ya otro referéndum sobre el Brexit
Con la negociación sobre el Brexit en su punto álgido, los ciudadanos británicos cada vez más se inclinan por la celebración de un segundo referéndum para decidir si salir o no de la Unión Europea. De hecho, quienes apuestan por una nueva votación superan ya a quienes la rechazan. Así lo revela una encuesta divulgada por el periódico «The Times», que asegura que un 42% de la población apoyaría ese segundo plebiscito, frente al 40% que lo desaprueba. La encuesta, realizada por YouGov, confirma por primera vez desde que los británicos votaron sí al Brexit en junio de 2016 que los partidarios de ese nuevo referéndum superan a los contrarios. El caos parlamentario, la división en el Gobierno de Theresa May, la ira entre los «brexiters» y, también, el rechazo por parte de Bruselas a los planes propuestos por Londres habrían contribuido a que el dato se revierta con respecto a anteriores encuestas, aunque, según el nuevo estudio, en estos dos años los votantes no han cambiado apenas de opinión acerca de si el Reino Unido debe permanecer en la UE. El 45% votaría que el país permaneciera en la Unión, mientras que el 42% escogería marcharse, con el 9% de indecisos (el 4% restante asegura que no iría a las urnas). Lo que cada vez está más claro es que los británicos desaprueban el plan presentado hace un par de semanas en el llamado Libro Blanco del Brexit, en el que la primera ministra, Theresa May, recoge su nueva propuesta a Bruselas para la salida de la UE. A un 72% de los británicos no le gusta el planteamiento y no confía en la habilidad de la primera ministra, Theresa May, para alcanzar un buen acuerdo, según una encuesta de Ipsos MORI publicada por «The Standard». La «premier» intenta dividir a los europeos Un revés en las encuestas que se suma al que ha sufrido desde Bruselas esta misma semana, en la que se han retomado esas conversaciones. El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, advertía de que el plan aduanero presentado por el Gobierno británico tiene sus lagunas y, aunque se mostraba positivo, la propuesta no parece gustar del todo en Bruselas, ya que ve como el plan de Londres afectaría y pondría en peligro la unión aduanera, algo que los negociadores europeos no quieren ver modificado. En la última reunión que mantenían Barnier y el ministro para el Brexit, el recién desplazado por Theresa May como líder negociador del bando británico, Dominic Raab, se podía apreciar un ambiente más distendido y, según un portavoz de Downing Street, las conversaciones habían sido «muy constructivas». A partir del mes que viene, cuando se retomen de nuevo las negociaciones, los encuentros entre ambas partes se celebrarán semanalmente, confirmaba Raab. Mientras, May viajaba este viernes a Austria para tratar de acercar posturas con el canciller austríaco, Sebastian Kurz. Allí se reunirá también con el primer ministro checo, Andrej Babis. Ambos han sido críticos en materia de inmigración con la UE y la «premier» pretende, según apunta parte de la prensa británica, poder utilizar las divisiones internas dentro del bloque para impulsar un enfoque más flexible desde Bruselas. Al tiempo, buscaría que eso le ayude a rebajar la tensión que mantiene en su propio Ejecutivo y entre las filas de su partido, ahora completamente dividido. Tras estos encuentros, la primera ministra británica comenzará sus vacaciones de verano junto a su marido Philip May, con Italia y Suiza como destinos, como el año pasado. Aunque se coja tres semanas libres, Theresa May seguirá, según Downing Street, en contacto y trabajando durante el verano con buena parte de sus ministros con el objetivo de dar un impulso a las negociaciones, ahora que estas entran en su fase más crítica.
21-07-2018 | Fuente: abc.es
«El plan de Bruselas para la frontera irlandesa no es viable»
Era su primera visita a Irlanda del Norte tras el referéndum del Brexit en 2016 Theresa May volvió a dejar claro que esta región no se mantendrá ni en la unión aduanera ni en el mercado único tras la salida de Reino Unido de la UE. En un discurso pronunciado en el puerto de Belfast en el segundo día de viaje oficial a la región, la primera ministra británica defendió nuevo su plan, recogido en el Libro Blanco, pidió a Bruselas «que evolucione» en su postura para así poder alcanzar un acuerdo que beneficie a ambas partes y evitar así la vuelta a una frontera dura. Es algo en lo que coinciden, quizá en una de las pocas cosas en la que están de acuerdo: no debe haber controles fronterizos entre las dos Irlandas para no caer en los problemas del pasado. Por eso May señalaba ayer que ahora la pelota está en el tejado de Bruselas que tiene la responsabilidad de «responder» a la propuesta que ya le ha hecho llegar y que está bastante suavizada desde los planes iniciales que se manejaban en Gran Bretaña. A pesar de eso, las intenciones de May siguen estando muy claras y pasan por sacar a todo el país, Irlanda del Norte incluida, tanto del mercado único como de la unión aduanera «mientras negociamos la salida de la UE, mi prioridad absoluta es proteger y reforzar nuestra valiosa unión, asegurando que el acuerdo que logremos es bueno para todas las partes del Reino Unido». La premier tiene además la presión de su principal socio de Gobierno, cuyo apoyo es imprescindible para tener mayoría absoluta en el Parlamento, los unionistas norirlandeses del DUP que también están en contra de esa frontera dura pero no permitirán, según palabras de su líder Arlene Foster, que esta región «quede marginada y con un estatus diferente al del resto de Reino Unido». Algo que colocaría, según May, la futura frontera en el Mar de Irlanda y dejaría a esta región fuera del mercado interno británico, poniendo en peligro la «integridad territorial de todo el país». Mientras, desde el otro lado de la frontera, el Gobierno irlandés continúa presionando a su homólogo británico para que presente cuanto antes una solución «viable» y «legalmente operativa» para que no existan controles fronterizos y se mantenga todo tal y como está en este momento, o al menos cambie lo mínimo posible. El gran problema de Theresa May sigue estando en su propia casa. Atada de pies y manos por sus propios compañeros conservadores, ha tenido que ir haciendo concesiones tanto al bando más euroescéptico como al proeuropeo para que ninguno de ellos vetase una propuesta que, esperan, convenza a Bruselas y flexibilice su postura ante Reino Unido. Encallados Nadie contaba en un principio con que la cuestión de la frontera, que se extiende a lo largo de 500 kilómetros se convirtiese en uno de los mayores obstáculos en las negociaciones entre ambas partes y la situación, que debería haberse solucionado en el mes de mayo, parece aún totalmente encallada. Esta ha sido en gran medida invisible desde que se retiraron los puestos de control del Ejército tras el acuerdo de paz alcanzado en el año 1998, que puso fin a tres décadas de violencia entre la mayoría probritánica y una minoría nacionalista irlandesa muy activa. La presencia de la banda terrorista IRA provocó un conflicto en el que murieron más de 3.600 personas.
20-07-2018 | Fuente: elpais.com
Beckham en su laberinto de Miami
El plan del inglés de tener un equipo en la ciudad de Florida lleva trabado desde 2014 y ahora afronta un nuevo obstáculo: un referéndum popular
20-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump invita a Putin a la Casa Blanca en otoño
Acabado el de fútbol, Rusia está liando la mundial en Estados Unidos, aunque en este caso los rusos parezcan meros espectadores de la histeria que ha generado en el país el papel de Donald Trump en Helsinki. En una semana muy rusa, con la digestión de la cita con Putin, las diversas rectificaciones sobre lo dicho o no en Finlandia y la detención en Washington DC de Maria Butina, una supuesta agente al servicio del Kremlin, la intención de Trump de invitar a Putin a la Casa Blanca este próximo otoño es la última sorpresa que nos ha deparado la gran matrioska de sobresaltos. La noticia la comunicó a través de Twitter su portavoz, Sarah Huckabee Sanders, que dio a conocer la indicación de Trump a su asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, para que invite a Vladimir Putin a la Casa Blanca. De concretarse, sería la primera ocasión en que accede a ella desde el 16 de septiembre 2005, fecha en la que se reunió con George W. Bush. Ejemplo de la perpetuidad de algunos temas, en aquel encuentro quedó patente su desacuerdo sobre cómo afrontar las aspiraciones nucleares de Irán. Su sucesor, Barack Obama, no lo recibió en la Casa Blanca en sus ocho años de mandato. La que sería segunda cumbre en un solo año entre Donald Trump y Vladimir Putin, ha sido recibida en Estados Unidos con el estupor y la indignación que se ha impuesto en el ambiente político y mediático toda esta semana. Dan Coats, Director Nacional de Inteligencia, se enteró de la invitación a Putin por una periodista a la que, incrédulo, entre risas y suspiros, hizo que le repitiera la información. El tiempo que Putin y Trump pasaron a solas en Helsinki, sin mayor compañía que la de sus intérpretes, ha despertado más preguntas que (la falta de) certezas despejadas durante la ya famosa fueda de prensa del lunes. ¿Qué se dijeron? ¿De qué hablaron? ¿Se acordó algo de lo que no se ha informado? En el estamento militar y en el cuerpo diplomático hay malestar por la falta de detalles concretos. Desde el Congreso hay voces que piden que testifique la intérprete estadounidense, Marina Gross, algo que violaría los códigos éticos que requiere la profesión. Solo Trump podría darle permiso. Más allá de lo que expresaron en la rueda de prensa, nada específico ha trascendido de su cara a cara. La agencia Bloomberg asegura que Putin le ofreció a Trump resolver el conflicto de Ucrania mediante un referéndum y que Putin habría aceptado no hacerlo público para dar tiempo a que el presidente estadounidense reflexione sobre la idea. La que ya sabemos que ha rechazado Donald Trump es la de permitir que Rusia interrogue a varios ciudadanos norteamericanos a cambio de que la investigación que lleva a cabo el fiscal especial Robert Mueller pueda interrogar a los doce militares rusos imputados la semana pasada por sabotaje de las elecciones de 2016. El lunes a Trump le parecía «una oferta increíble».
19-07-2018 | Fuente: elpais.com
Beckham en su laberinto de Miami
El plan del inglés de tener un equipo en la ciudad de Florida lleva trabado desde 2014 y ahora afronta un nuevo obstáculo: un referéndum popular
18-07-2018 | Fuente: abc.es
Los cubanos no creen que el Gobierno vaya a reconocer la propiedad privada
El régimen de La Habana podría reconocer en la Constitución «el papel del mercado y de nuevas formas de propiedad, entre ellas la privada», según publicaron el pasado fin de semana medios estatales en la Isla, en un avance del anteproyecto sobre las reformas constitucionales que se prepara bajo la dirección del general Raúl Castro. Analistas consultados opinaron que este posible reconocimiento al sector privado dentro de la Carta Magna es contradictorio con las últimas medidas del régimen, entre las que se incluye la cancelación de licencias para aquellos taxistas privados que no acaten los términos impuestos por la Resolución 175/2018 del Ministerio de Transporte (Mitrans). Félix Miyares, taxista privado del recorrido Habana Vieja-Santiago de las Vegas advierte que la Constitución podrá reconocer el papel del sector privado «pero las prohibiciones y restricciones contradicen a ese reconocimiento». «Suspenderán la licencia si no respetas la tarifa que fijará el Estado, si cancelas el contrato con el operador, si empleas indebidamente el combustible asignado, si operas en una ruta no autorizada o si reduces el recorrido», abunda Miyares, quien además coincide en que por primera vez el régimen ha utilizado el término «sector privado» en vez de «trabajo por cuenta propia». Cuando en los próximos 21, 22 y 23 de julio el borrador de la nueva Constitución se someta a votación en el pleno de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), al menos media docena de actividades privadas -bares, restaurantes, cafeterías, arrendamiento de viviendas y habitaciones para extranjeros, servicios constructivos y taxistas- estarían sometidas a la obligación de abrir y operar cuentas bancarias donde depositar los ingresos que generen. «No podemos olvidar que la Conceptualización del Modelo Económico y Social de Desarrollo Socialista (documento rector de la política económica del país) prohíbe la acumulación de propiedades y la concentración de riquezas», recuerda Daymara Mederos, dueña de un hostal en Centro Habana. «Con ese documento en vigencia, ¿hasta dónde nos protege ser simplemente reconocidos en la letra de la Constitución?», inquiere Mederos. Entre las regulaciones que recientemente las autoridades del régimen anunciarían como parte del «perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia y su sistema de control», sobresale la obligatoriedad de administrar un solo negocio. A partir de la primera quincena del próximo mes de diciembre, los titulares que desempeñaban más de una actividad privada deberán elegir con cuál se quedan. De ser refrendada la nueva Constitución por la ANPP -órgano que nunca rechaza una propuesta del régimen- se presume que esta debería ser sometida luego a referéndum para su ratificación por parte de la ciudadanía. ¿Quién pone el capital? Según estadísticas oficiales publicadas el pasado mes de mayo, la cifra de trabajadores privados ascendió a 591.456, que representan el 13% de la fuerza laboral en la isla, y de los cuales alrededor de un 32% son jóvenes. En este sentido Maritza Cedeño, exmaestra que actualmente regenta un salón de peluquería y una cafetería en la localidad de Playa, indaga sobre si «la voz de los cuentapropistas será tenida en cuenta por el gobierno en caso de que se haga una consulta popular en toda regla». «Somos una parte significativa en las aportaciones a la economía como finalmente reconoció el Estado meses atrás; sin embargo, estar incluidos en la Constitución no se traduce, en la realidad, en que sean respetados nuestros derechos y garantías fundamentales como trabajadores privados», señala Cedeño en referencia directa a que las nuevas medidas contra el sector privado incluirán el aumento de los impuestos a más de cuarenta actividades privadas. Las «nuevas formas de propiedad» que se estarían reconociendo como parte de las reformas constitucionales, no especifican si el capital foráneo para la inversión en el sector privado -fundamentalmente el proveniente de remesas familiares y de la diáspora- quedará amparado bajo la nueva Constitución. Esta inquietud es compartida por José Ernesto Bouzo, dueño de un bar-restaurante en la zona turística de Guanabo. «El gobierno sabe que el monto de la inversión de muchos negocios privados es imposible que haya sido acumulado por un cubano de la isla, teniendo en cuenta las precarias condiciones de los salarios». Según el Decreto-Ley 317, el Banco Central de Cuba -asistido por los ministerios de Interior, Justicia y la Fiscalía General- tiene la prerrogativa de exigir información sobre el verdadero dueño, controlador del negocio o el beneficiario final, además de exigir el origen del capital y cuál será su destino.
18-07-2018 | Fuente: abc.es
Cuba planea acercarse al capitalismo
El Gobierno de Cuba reconocerá de manera oficial la propiedad privada bajo su nueva Constitución, una medida que ha sido rechazada durante años por la clase gobernante cubana al considerarlo parte del sistema capitalista, en una serie de reformas constitucionales que también implicarán la creación del puesto de primer ministro, según ha informado el diario estatal «Granma». Las últimas reformas económicas llevadas a cabo por el expresidente cubano Raúl Castro, que tenían como objetivo mejorar la economía del país y lograr que el sistema socialista cubano fuera más sostenible. Como consecuencia, desde 2010, miles de cubanos se han vuelto autónomos y han creado sus propios negocios, lo que ha supuesto un impulso para la situación financiera del país. «Granma» ha publicado este sábado un resumen de las reformas que se introducirán en el nuevo borrador constitucional, bajo el cual la Carta Magna cubana pasará de tener 137 artículos a 224. A pesar de que el periódico cubano ha asegurado que la reforma constitucional implicará un reconocimiento oficial por parte del Gobierno de la propiedad privada, también ha reafirmado que el Estado continuará siendo el pilar central de la economía del país caribeño. De acuerdo con el diario cubano, la comisión gubernamental encargada de reformar la Constitución presentará el borrador ante la Asamblea Nacional durante la reunión convocada para la próxima semana. A continuación se convocará un referéndum para asegurar su aprobación por parte de la población a finales de año. La comisión está liderada por Castro, que continúa siendo el líder del Partido Comunista. El actual presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, que también forma parte de la comisión, anunciará la composición de su Consejo de Ministros durante la Asamblea Nacional. Además de introducir la posición de primer ministro, inexistente hasta la fecha, la nueva Constitución limita la duración del presidente a diez años divididos en dos mandatos de cinco.
16-07-2018 | Fuente: abc.es
Putin y Trump no firman ningún acuerdo, pero se muestran encantados el uno con el otro
En su primera cumbre bilateral, los presidentes de Rusia y Estados Unidos, Vladímir Putin y Donald Trump, escenificaron sintonía y mostraron su intención de continuar los contactos más adelante. La cumbre de este lunes «no ha sido más que el primer paso», anunció Trump. El tema recurrente durante la rueda de prensa que ofrecieron al final de las conversaciones fue el de la injerencia de Moscú en las elecciones en las que fue elegido Trump. No hubo ninguna declaración conjunta ni se firmaron acuerdos. Refiriéndose a las informaciones recibidas de las agencias de inteligencia, el jefe de la Casa Blanca dijo: «Me han dicho que creen que fue Rusia. Pero yo no veo ninguna razón por la que podría serlo». Trump subrayó al respecto que Putin «lo ha negado de forma contundente y categórica» e insinuó que cree lo que dice. Según sus palabras, la investigación sobre la presunta injerencia rusa «es un desastre (..) nos ha mantenido separados» a Rusia y Estados Unidos. «No hubo conspiración y todo el mundo lo sabe (..) fue una campaña limpia", aseguró el presidente norteamericano en relación con la forma en que trató de conseguir la Presidencia. Reconoció que durante las cuatro horas que ayer estuvo reunido con Putin hablaron largo y tendido del asunto de las injerencias. Riesgo político El jefe del Kremlin, por su parte, aseguró al respecto que «debo repetir lo que he dicho ya muchas veces, Rusia nunca ha interferido y no hay intención de interferir en los asuntos internos estadounidenses, entre ellos en los procesos electorales». Insistió en que «vimos cómo durante su campaña electoral expresó el deseo de establecer unas buenas relaciones con Rusia y eso nos hizo que en Rusia despertase simpatías (..) claro que queríamos que Trump ganara las elecciones, pero eso es algo normal». Nada más empezar la comparecencia ante la prensa, Putin afirmó que su encuentro con Trump «ha sido sincero, productivo, exitoso y útil». Al mismo tiempo, hizo mención a la existencia de discrepancias. «Claro, aun quedan muchos problemas y no hemos podido despejar todos los obstáculos. No era posible hacer esto en un primer encuentro (..) pero, pese a los desacuerdos, hay cosas que nos unen y en ellas hay que trabajar», agregó. Para Trump, «nuestra relación ha cambiado en las últimas cuatro horas, realmente lo creo. Hoy ha sido solo el comienzo de una proceso largo, pero hemos dado el primer paso para conseguir un mundo mejor». A su juicio, «no puedo tomar decisiones sobre política exterior en un intento inútil para complacer a los demócratas y a los medios de comunicación», recalcó Trump en un intento de hacer frente a las críticas que le hacen dentro de su país por el acercamiento al presidente ruso. «Prefiero asumir un riesgo político en aras de la paz que arriesgar la paz en aras de la política», aseguró. A una pregunta sobre si el Kremlin dispone de información comprometedora sobre Trump para condicionar su política bajo amenaza de difundirla, Putin respondió, en relación con el viaje que su homólogo estadounidense realizó a la capital rusa para asistir al concurso de Miss Universo, en 2013, que «ni siquiera supe que estaba en Moscú. Se imaginan ustedes las cantidad de empresarios estadounidenses que acuden, por ejemplo, al Foro Económico de San Petersburgo, ¿y voy a conocer a todos ellos y saber sus nombres?». Buen competidor Una de las cuestiones por las que en Estados Unidos hay quien no aprueba el deseo de Trump de aproximación a Rusia ha sido la imputación de 12 agentes de la inteligencia militar rusa por hackear los correos del Partido Demócrata y de su candidata a los pasados comicios, Hillary Clinton. Y el primer mandatario norteamericano desveló a los periodistas que Putin le ha ofrecido que el fiscal especial, Robert Mueller, se traslade a Rusia para interrogarlos. Según Trump, «es una sugerencia increíble». Putin dijo al respecto que Mueller podría enviar una solicitud oficial a Moscú y eso le permitiría reunirse con los 12 acusados. El presidente ruso explicó que ello posible gracias a los acuerdos existentes entre Moscú y Washington de cooperación en el ámbito de la lucha contra la delincuencia y el crimen. Pero el jefe del Estado ruso advirtió que tales iniciativas deben hacerse en un marco de «reciprocidad». Habló de que la Justicia rusa también debe tener la posibilidad de interrogar a Bill Browder, de Hermitage Capital, al que acusa de no haber pagado impuestos en Rusia y de haber ganado el dinero de forma "ilegal". Washington tiene en vigor sanciones por el caso del abogado Serguéi Magnitski, al servicio de Browder y muerto mientras estaba en prisión preventiva a causa del mal trato que sufrió. En otra pregunta sobre por qué Trump llamó su homólogo ruso «competidor», éste contestó que «sí es un buen competidor y es un halago decirlo». El contexto tenía que ver con los reproches que el presidente norteamericano le ha hecho a la canciller alemana, Angela Merkel, que, según él, por un lado pide la ayuda de la OTAN ante Rusia mientras, por otro, la refuerza financieramente adquiriendo gas ruso. Trump arremetió hace unos días contra el proyecto de Putin de poner en servicio el gaseoducto North Stream-2, pero ayer ambos obviaron el asunto durante la conferencia de prensa hablando solo de «competición». En la cumbre hablaron también de Irán, del programa nuclear, en lo que los dos países mantienen posturas contrapuestas, y de la salida de la fuerzas iraníes de Siria como exige Israel. El secretario del Estado norteamericano, Mike Pompeo, dijo con anterioridad que en la solución para Siria «la pelota está en el tejado de Rusia» y ayer, bromeando, Putin le entregó en plena rueda de prensa un balón del Mundial de Fútbol recién clausurado. «En lo que se refiere a que la pelota de Siria está en nuestro tejado. Señor Presidente, usted acaba de decir que hemos organizado exitosamente el Mundial de fútbol. Así que quiero entregarle esta pelota. Ahora, la pelota está de su lado». El jefe de la Casa Blanca le tiró el balón a Melania y aseguró que será un buen regalo para su hijo pequeño. Salió a colación el conflicto en Ucrania, para lo que Putin pidió a Trump que influya en Kiev para que «cumplan los acuerdos de Minsk». En cuanto a Crimea, el presidente ruso reiteró que es un asunto cerrado. Dijo que Trump se opone y mantiene su postura, pero «habla de la ilegalidad de la reintegración de Crimea a Rusia. Nosotros tenemos otro punto de vista. Consideramos que se hizo un referéndum, de acuerdo a las leyes internacionales». Poco antes de que aparecieran Trump y Putin ante la prensa, un periodista fue expulsado por los servicios de seguridad por mostrar un cartel en el que ponía : «Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares». El reportero fue sacado por la fuerza hasta ponerle en la calle, fuera del Palacio Presidencial. El Tratado para la Prohibición de Armas Nucleares fue adoptado el 7 de julio de 2017 por más de dos tercios de los 193 miembros de la ONU. Pero no ha entrado aún en vigor al no haber sido firmado por todos los países, hasta ahora los han hecho solamente 57. Entre los no firmantes se encuentra EEUU.