Infortelecom

Noticias de protestas sociales

23-10-2020 | Fuente: abc.es
Hariri vuelve a ser designado primer ministro libanés un año después de su dimisión
Después de un año de fuertes protestas sociales para exigir cambios en el sistema y de una explosión que dejó doscientos muertos y destrozó medio Beirut, los partidos libaneses volvieron a respaldar a Saad Hariri como nuevo primer ministro. El mismo líder que tuvo que dejar el poder ante la ira de las calles el pasado octubre, regresa en un contexto político y económico más complicado que el que le obligó a marcharse, con la moneda hundida y la inflación y el desempleo disparados. «Trabajaré para formar un gobierno lo antes posible porque se nos acaba el tiempo, y esta es la única y última oportunidad para el país», declaró Hariri a los medios tras conocer su designación. La urgencia se basa en la necesidad de poner en marcha las reformas financieras exigidas por la comunidad internacional para ayudar al país a salir de la crisis, y su plan pasa por buscar ministros de un perfil técnico, no político, capaces de llevar adelante los cambios. El líder de la comunidad suní libanesa obtuvo el voto de 65 de los 120 diputados, y, a sus 50 años, si logra formar gobierno, afrontará su cuarto mandato al frente del Ejecutivo desde que diera el salto a la política en 2009, tras el asesinato de su padre. «Digo a los libaneses, que están desesperados por la dureza de la situación, que me comprometo a trabajar para frenar el colapso que amenaza a nuestra economía, sociedad y seguridad», fue el primer mensaje de Hariri a una población resignada a ver siempre las mismas caras. Esa resignación se convirtió en impotencia entre los activistas que se alzaron en octubre de 2019 y que ven a Hariri como «el clímax de la contrarrevolución. Representa todo contra lo que nos levantamos: es un pilar del sistema, un multimillonario vinculado a los bancos y los intereses extranjeros y un símbolo de la ineficiencia y la corrupción», según las declaraciones de Nizar Hassan, miembro del grupo independiente Li Haqqi, a la cadena Al Jazeera. La calle respondió con indiferencia, no hubo movilizaciones de protesta. Silencio e impotencia ante una situación gatopardiana en la que nada cambia pese a la grave situación que sufre el país. Fracasos de Diab y Abib En el sistema sectario que rige en Líbano desde el final de la guerra civil, el presidente del país es un cristiano; el jefe del Parlamento, un musulmán chií, y el primer ministro debe ser musulmán suní. Desde el mismo día de su dimisión, el nombre de Hariri estaba sobre la mesa, pero en estos doce meses Líbano ha conocido otro primer ministro, Hassan Diab , y un candidato como Mustafa Adib, ex embajador en Alemania, que fue incapaz de formar gobierno. Diab presentó su dimisión tras la brutal explosión en el puerto del 4 de agosto. Llegó al poder con la promesa de cambios y de acabar con la corrupción, y terminó abandonado el cargo ante el shock causado por la explosión. Tanto él, como el presidente, Michel Aoun , sabían que en el almacén 12 del puerto se guardaban 2.700 toneladas de nitrato de amonio, pero no hicieron nada para llevar esa mercancía a un lugar seguro.
22-10-2020 | Fuente: abc.es
Los sondeos prevén el apoyo a una nueva Constitución en Chile, con participación ciudadana
Miles de pequeños actos a lo largo de Chile cerraron este jueves la campaña electoral para el plebiscito del domingo próximo, cuando casi quince millones de electores concurrirán a las urnas para decidir el destino de la Constitución vigente desde hace 40 años, cuando fue promulgada por el régimen dictatorial de Augusto Pinochet. Las manifestaciones más vistosas, masivas y extendidas geográficamente fueron las que apoyan la opción «Apruebo», en la que se agrupa toda la oposición al Gobierno de Sebastián Piñera, y parte de los ministros integrantes del gabinete del gobernante, así como sectores de todos los partidos oficialistas, incluidos parlamentarios y alcaldes, como el más probable candidato de las derechas, Joaquín Lavín. La oposición a Piñera es un amplio arco de partidos que gobernaron la transición con presidentes como los demócratas cristianos Patricio Aylwin y Eduardo Frei, y los socialdemócratas Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, al que se han sumado el Partido Comunista y el izquierdista Frente Amplio. Pero es una oposición dividida que durante esta campaña se organizó en cuatro comandos, que solo acordaron tener veedores (apoderados) en las casi 45.000 mesas de votación a la lo largo del país. Hubo solo un acto unificado: este jueves todos los comandos por el «Apruebo» realizaron un «banderazo» frente al palacio presidencial de La Moneda. La derecha, dividida La derecha gobernante, en tanto, se dividió la misma noche del 15 de noviembre del año pasado, cuando un sector intentó una férrea defensa de la Constitución vigente, mientras se imponía en los hechos el sector que «entregó» la Carta Magna de Pinochet como medio para aplacar las protestas sociales y la violencia en las calles que comenzaron masivamente días antes, el 18 de octubre, con la quema del metro de Santiago, saqueos y barricadas en todo el país. Los partidarios del «Rechazo» se han refugiado en los sectores acomodados de Santiago y han sido muy pocos los registros de sus salidas a las calles en las ciudades de regiones. Todas las encuestas de opinión coinciden en que los partidarios de mantener la actual Constitución sufrirán una fuerte derrota, las diferencias están sobre el porcentaje de ventaja que obtendrá la opción «Apruebo». Los sondeos también dan ventaja a la opción «Convención Constitucional» sobre la «Convención Mixta», la primera es paritaria e integrada por delegados elegidos por la ciudadanía, mientras la segunda incluye a la mitad de los parlamentarios en ejercicio. Cualquiera que sea el resultado, el proceso en sí es inédito. Por primera vez en su historia, Chile tendrá una Constitución que será redactada con participación ciudadana; con dos plebiscitos, uno de «entrada» (este domingo) que consulta por el cambio, y uno de «salida» que ratificará la nueva carta elaborada por un cuerpo constituyente paritario, inédito en el mundo, previsto para 2022. Las medidas sanitarias para la votación serán estrictas, cada elector deberá portar mascarilla, un bolígrafo de tinta azul y alcohol. Las personas mayores de 65 años tendrán horario diferenciado y el proceso durará doce horas, dos más que en elecciones anteriores. El número de locales de votación ?cuya seguridad estará a cargo de militares- creció un 25 por ciento, hasta llegar a 2.750 con el objetivo de dispersar a los votantes y facilitar la distancia física. Las cifras de contagio no bajan de los mil casos diarios. En este plebiscito también podrán votar 360.000 extranjeros habilitados, mientras en el exterior podrán votar unos 60.000 chilenos que previamente se han inscrito en los consulados de Chile en sus respectivos países de residencia.
13-09-2020 | Fuente: abc.es
Líbano: El ocaso de la antigua Suiza de Oriente Medio
«Esto es peor que la guerra», es la frase que más repite Gaby Jammal a la hora de analizar la situación que vive Líbano un mes después de la brutal explosión en el puerto de Beirut, que mató a 192 personas y arrasó media ciudad, y a falta de unas semanas para el primer aniversario de la «revolución del 17 de octubre», la oleada de protestas sociales anticorrupción que recorrió todo el país. Veterano de la guerra civil, Jammal forma parte de la ONG Combatientes por la Paz en la que decenas de exmilicianos de distintas facciones, que pelearon entre ellos durante la guerra civil, se han unido para que nuca se repita la lucha armada entre libaneses. «Durante la guerra no había seguridad, pero la calidad de vida era mejor que hoy, que vivimos en paz. Podías encontrar vida normal lejos de la línea del frente, pero ahora nada es normal», sentencia Jammal, quien alerta de la situación de «locura en la que nos encontramos muchos libaneses que hemos visto cómo en los treinta años de paz nuestros políticos han destrozado el país, ¿qué nos han hecho?». Líbano despierta poco a poco de la pesadilla del 4 de agosto, cuando reventaron 2.700 toneladas de nitrato almacenadas de manera incomprensible en el puerto, aunque esta semana un nuevo mega incendio en el almacén donde la Cruz Roja Internacional guardaba cerca del puerto la ayuda humanitaria volvió a despertar de nuevo los fantasmas del desastre. La explosión de agosto fue la guinda final de una crisis económica y política que se destapó en octubre cuando los libaneses se echaron a las calles para protestar por la subida de los precios y contra la corrupción endémica de un sistema basado en el reparto de poder por sectas, un sistema implantado hace treinta años para poner fina a la guerra civil. El malestar se agravó con el confinamiento impuesto para frenar la expansión del coronavirus y todo saltó por los aires con la catástrofe del puerto. En un país que durante sus años de esplendor fue bautizado como «la Suiza de Oriente Medio», se estima que hoy el 50 por ciento de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. El valor de la lira ha caído un 80 por ciento desde octubre y el sueldo medio de un funcionario no llega al equivalente a los 500 dólares. Los precios, que llevaban meses subiendo debido a la enorme inflación, se han disparado tras la explosión y por ello «el coste de los materiales básicos necesarios para reconstruir hogares y negocios esta fuera del alcance de miles de personas que ya estaban luchando por sobrevivir antes de la explosión. Si bien el salario mínimo es poco menos de 380 euros al mes, el coste de reemplazar una ventana ahora es de casi 422 euros y una puerta de hasta 844 euros», señaló Bachir Ayoub, portavoz de Oxfam en el Líbano. «La crisis nos une a todos, seamos de la confesión o el partido que seamos. La libra libanesa se ha hundido, los precios se han disparado y la gente no tiene para comer, ¿cómo va a tener para reparar sus viviendas?», se pregunta Jammal con amargura. Este excombatiente podría optar por emigrar, como lo están haciendo los miles de libaneses que colapsan el aeropuerto internacional Rafik Hariri cada día, pero ha decidido quedarse porque «de estas ruinas nacerá un Líbano nuevo y quiero trabajar para conseguirlo». La importancia de la reconstrucción Carmen Gea opina como Jammal y se queda. La vida de esta profesora de Administración Pública la Universidad Americana dio un giro radical el 4 de agosto y desde entonces compagina la tarea docente con su labor de activista en Khaddit Beirut. Esta iniciativa social nació 24 horas después del desastre y Gea considera que «estos primeros seis meses son clave porque debemos ser capaces de liderar nosotros la reconstrucción, no podemos permitir que las organizaciones y empresas vinculadas al sistema sectario corrupto que nos gobierna sean las responsables de los proyectos porque eso hará más difícil cualquier cambio en el futuro». El grupo se ha enfocado en ofrecer cobertura médica a las víctimas, garantizar la educación, apoyar al pequeño negocio y cuidar el medio ambiente y vigila la llegada de la ayuda internacional para intentar evitar que caiga en manos equivocadas. «Apoyar al Estado no es malo, pero hay que exigir responsabilidad, somos conscientes de que no se puede reconstruir una ciudad solo con activistas, las instituciones son fundamentales, pero las que tenemos deben cambiar mucho y para eso es importante la presión internacional», piensa Gea. Sin dinero y sin electricidad Como el resto de libaneses, esta profesora ha visto cómo su sueldo en moneda nacional ha ido menguando con la subida del dólar y «ya no llego a final de mes y eso que soy soltera y no tengo hijos, ¡no entiendo cómo pueden sobrevivir las familias!» A los problemas financieros se suman los energéticos ya que los cortes de luz son permanentes y no hay dinero para comprar combustible para los generadores. El panorama puede complicarse aun más sin el Banco Central ejecuta su plan de retirar los subsidios a la gasolina y medicamentos. Según los datos de Acción Contra el Hambre (ACH), el precio de la cesta de la compra alcanzó en agosto un precio récord, con una subida de 336 por ciento respecto a agosto del pasado año. «Además de la necesidad apremiante de cubrir las necesidades básicas en términos de alimentos, agua y saneamiento y refugio para quienes se han visto afectados por la explosión, estamos viendo cómo muchas personas han perdido su empleo y no pueden comprar alimentos cada vez más caros, lo que va a tener un efecto a corto y medio plazo, sobre todo en términos de seguridad alimentaria», explica Aurélie du Châtelet, coordinadora de ACH en Líbano.
14-08-2020 | Fuente: abc.es
Una ley fija el 18 de octubre como fecha tope para las elecciones en Bolivia
El Parlamento y el Gobierno interino de Bolivia se pusieron por una vez de acuerdo este jueves para aprobar una ley que respalde el 18 de octubre como fecha tope para las elecciones, en un intento de acabar con doce días de protestas sociales que piden que sean en septiembre como estaba antes previsto. La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, promulgó la ley poco después de que la aprobara la Asamblea Legislativa, cuando en ocasiones anteriores se había negado a sancionar normas que emanan de un Parlamento de mayoría del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales. Áñez compareció acompañada de representantes de Naciones Unidas, la Unión Europea y la Iglesia católica, entre otros, para mostrarse respaldada en lo que calificó de «segunda pacificación» en Bolivia tras las crisis que atravesó el país el año pasado a raíz de los fallidos comicios de octubre. Manifestantes al grito de «guerra civil» La mandataria transitoria dijo que esta vez militares y policías no intervinieron para acallar las protestas, pese a los «gritos perdidos» de manifestantes coreando «guerra civil». «Ahora sí, guerra civil», fue un grito que ya se escuchó en noviembre pasado en el país, durante la crisis que entonces provocó al menos 36 muertes violentas, muchas por disparos en operativos militares y policiales aún bajo investigación judicial según denuncian entidades de derechos humanos de dentro y fuera del país. La presidenta interina comentó en el acto de promulgación en el palacio de Gobierno en La Paz que la ley «confirma» el 18 de octubre como fecha de la votación, pero el texto dice que los comicios pueden ser «hasta» ese día como máximo y el órgano electoral es en Bolivia el que decide sobre la jornada electoral. La ley sale precisamente de un acuerdo entre el Tribunal Supremo Electoral y el Parlamento, con ese mismo espíritu de dar un margen para la fecha y contribuir con ello a acabar con la crispación. Una similar rapidez que Legislativo y Ejecutivo interino para firmar el texto legal tuvieron los principales convocantes de las movilizaciones para responder que la ley no es suficiente. Ya no solo piden que se respete la anterior fecha electoral del 6 septiembre, sino además reclaman que renuncie Áñez. El secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, advirtió de que esta organización y el Pacto de Unidad, principales convocantes, no se dan por vencidos. Las elecciones generales estaban previstas para el pasado 3 de mayo, pero se pospusieron por la pandemia de la Covid-19, primero a septiembre y luego a octubre. Doce días de protestas Las protestas comenzaron hace doce días tras anunciar el órgano electoral ese nuevo aplazamiento y tanto el Ejecutivo transitorio como los manifestantes se culpan mutuamente de los problemas de suministros médicos y de alimentos que sufre el país. Al menos cuarenta enfermos murieron por falta de oxígeno medicinal, denuncia el Gobierno transitorio, mientras quienes protestan aseguran que permiten el paso de transportes para el sistema de salud, conscientes de la situación en el país por la Covid-19. En medio de unos y otros, un grupo de avicultores botó pollos muertos y estrelló huevos en el piso en la plaza principal de la ciudad de Cochabamba, para llamar la atención de las pérdidas millonarias que sufren al no poder vender la producción mientras en otras partes del país escasean alimentos o suben de precio. Las elecciones para elegir presidente, vicepresidente, diputados y senadores están pendientes desde la anulación de las celebradas en octubre pasado, en las que Morales fue declarado vencedor entre denuncias de fraude a su favor, aún bajo investigación judicial. El entonces mandatario anunció su renuncia denunciando que era forzado por un golpe de Estado en medio de presiones de militares y policías, entre otras, para privarlo de su cuarta victoria electoral consecutiva y sacarlo del poder tras casi catorce años al frente del país. Respaldo de la UE: «Contribuye a la pacificación» La Unión Europea ha aplaudido este viernes la ratificación en Bolivia de la ley que fija las elecciones presidenciales para el próximo 18 de octubre, asegurando que «contribuye a la pacificación del país». Así lo ha expresado en una nota conjunta la delegación de la UE en Bolivia junto a Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal boliviana, informa Ep. «Recibimos con beneplácito la grata noticia de la aprobación de la Ley que refrenda la fecha del 18 de octubre como el plazo final para la realización de las elecciones generales 2020», reza el comunicado, que insiste en que ahora se dan las condiciones «para que todos los sectores retomen el camino de la convivencia pacífica, respetuosa y exenta de violencia».
11-08-2020 | Fuente: abc.es
Cristianos y musulmanes se unen en el dolor y la reconstrucción de Beirut
El reloj volvió a pararse en Beirut a las 6 de la tarde y 8 minutos. Una semana después de la explosión, a la hora exacta en la que las 2.700 toneladas de nitrato de amonio saltaron por los aires, la capital del Líbano guardó silencio en recuerdo de los 171 muertos, según la última cifra oficial del ministerio de Salud. La gente se concentró mirando al puerto, la zona cero de una catástrofe que arrasó media ciudad. En el cielo, el sonido de las campanas de las iglesias se fundió con la llamada a la oración desde las mezquitas. Cristianos y musulmanes, juntos en la desgracia y en la obligación de seguir adelante para reconstruir Beirut. El ejército de jóvenes que lleva una semana limpiando las calles por la mañana y protestando por la tarde, marchó en silencio en dirección al puerto y se podían leer pancartas con frases como: «En mi país quienes merecen vivir mueren a manos de quienes merecen la muerte». Terminado el homenaje a las víctimas, la Plaza de los Mártires se convirtió un día más en el epicentro de la movilización. Las protestas que arrancaron en octubre y tuvieron un paréntesis a causa del coronavirus, han vuelto con fuerza tras la explosión para reclamar que se haga justicia. Las movilizaciones, que fueron violentas durante el fin de semana, lograron la caída del gobierno el lunes, pero es suficiente. «Esto no termina con la dimisión del gobierno. Quedan Aoun (presidente), Berri (portavoz del parlamento) y todo el sistema», rezaba el mensaje difundido por los manifestantes del movimiento «17 de Octubre» en las redes sociales, en esta fecha comenzaron las movilizaciones sociales para reclamar un sistema no sectario, que sustituya al vigente desde hace 30 años. La inestabilidad en las calles se ha trasladado a una clase política donde nadie quiere asumir responsabilidades. La agencia Reuters tuvo acceso a un documento que prueba que tanto el exprimer ministro, Hasán Diab, como Michel Aoun estaban al tanto de la extrema peligrosidad del material almacenado en el puerto. La seguridad les alertó el 20 de julio, por medio de una carta, de la necesidad de llevar el nitrato de amonio a un lugar seguro porque «si explota puede destruir Beirut», revelaron a la agencia fuentes que tuvieron acceso al documento. El presidente confirmó que le llegó esa información sobre el Almacén 12 del puerto y aseguró que ordenó al Consejo Superior de Defensa «hacer lo necesario». Nadie hizo nada. Tras la dimisión en bloque del gobierno, la pelota está en el tejado de Aoun, que debe consultar al Parlamento sobre quién será el próximo primer ministro, una figura que debe contar con el respaldo de la Cámara y que, con el actual sistema de cuotas, debe ser un musulmán suní. Hasta el momento son tres los nombres que suenan con fuerza en la prensa local, el del exprimer ministro Saad Hariri, que dejó su puesto en octubre debido a las protestas sociales, el juez del Tribunal Penal Internacional, Nawaf Salam, y el economista Mohamed Baasari. Llegada de trigo La inseguridad alimentaria es uno de los temas que más preocupa a las organizaciones humanitarias que trabajan sobre el terreno, sobre todo tras la destrucción de un puerto por el que entraba el 80 por ciento de los alimentos consumidos en el país y del silo, cuyo esqueleto es uno de los símbolos de la catástrofe sufrida por la ciudad. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) anunció que suministrará a Líbano grano y harina de trigo necesarios para un periodo de tres meses. La grave crisis económica en la que está sumido el país había disparado la inflación y el precio de algunos bienes básicos ya se había incrementado más de un 90 por ciento en el último año.
06-08-2020 | Fuente: abc.es
Los préstamos de China «regresan» a una América Latina asediada por el Covid-19
Los créditos de China a Latinoamérica habían disminuido drásticamente en los últimos cinco años, pero la emergencia de la pandemia está creando una nueva dependencia de la región hacia la potencia asiática. Ecuador, uno de los países con peor situación financiera, ya en crisis antes de la llegada del virus, ha negociado con Pekín un crédito de 2.400 millones de euros, a pesar de que el presidente Lenín Moreno se había negado a basar el gasto en el fácil dinero llegado desde China, que era la política de su predecesor, Rafael Correa. A finales de julio, el Gobierno chino anunció créditos por valor de 1.000 millones a la región para el acceso a vacunas y medicamentos «made in China». Una de sus vacunas la está probando en Brasil, que inicialmente se había distanciado de China con la llegada de Jair Bolsonaro al poder. Las farmacéuticas chinas ganarán terreno Las empresas chinas no solo habrán tendido miles de kilómetros de carreteras en Latinoamérica, embolsándose «de vuelta» los propios créditos chinos, sino que ahora además darán un salto cualitativo y podrán entrar en el mercado más sofisticado de los productos farmacéuticos, desplazando a las multinacionales occidentales, algunas de ellas estadounidenses. Ese es el objetivo del crédito de 1.000 millones anunciado por las autoridades de Pekín en la reunión celebrada a finales de julio entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y China. El crédito dará a acceso a las vacunas y medicamentos que China está desarrollando para hacer frente al Covid-19. Una de las vacunas, del laboratorio chino Sinovac Biotech, se está probando en miles de personas en Brasil, el segundo país del mundo después de Estados Unidos más afectado por la pandemia. La vacuna Coronavac está en fase 3, que es la última antes de la homologación. Aunque en Brasil también se está probando la vacuna que desarrolla la Universidad de Oxford y la farmacéutica británica AstraZeneca, la autorización dada a la empresa china contrasta con la promesa que hizo Bolsonaro al llegar a la presidencia de limitar su relación con China. Las necesidades comerciales de Brasil han llevado a mantener los vínculos, que en el último año se han estrechado, con una visita de Bolsonaro a Pekín y la celebración en Brasilia de la cumbre de los BRICS. Nuevos créditos a Ecuador Desde 2005 China ha concedido a Latinoamérica créditos oficiales por valor de 137.000 millones de dólares, otorgados básicamente por el Banco de Desarrollo Chino y por el Banco de Importaciones y Exportaciones de China. Desde 2015, año en que concedió un total de 21.500 millones, China ha ido reduciendo sus préstamos a los países de la región: 10.600 millones en 2016, 6.200 en 2017, 2.100 en 2018 y 1.100 en 2019. En 2020 vuelve a haber un aumento: solo el negociado ya con Ecuador supone 2.400 millones de dólares. Uno de los problemas que sufre Ecuador es su elevada deuda, cercana al 50% del PIB, generada por años de elevado gasto público, en parte con fin electoralista, durante las presidencias de Rafael Correa. Mientras el petróleo tuvo altos precios, no hubo dificultad para afrontar tanto el gasto y como el pago por el vencimiento de bonos, pero tras la caída del precio del crudo en 2014 el cuadro financiero ecuatoriano se descompuso. Moreno quiso entonces aplicar una política de recortes, pactada con el Fondo Monetario Internacional a cambio de ayuda de ese organismo, pero protestas sociales en 2019 y la pandemia de 2020 han dejado al Gobierno de Quito sin margen. Préstamos más transparentes La crisis por el coronavirus ha obligado a Moreno a renegociar el plan acordado con el FM el año pasado, por valor de 4.200 millones de dólares, en unos nuevos términos que serán anunciados las próximas semanas. Al mismo tiempo, ha tenido que recurrir a China, pues esta le presta con un interés del 6%, frente a 40% que tendría que pagar si el país saliera al mercado a buscar crédito, algo que no ha hecho en lo que va de año (de hecho, en los últimos meses ha tenido que suspender el pago de intereses y esta semana ha acordado una renegociación de los bonos de deuda externa) Los últimos préstamos chinos negociados por Correa supusieron para Ecuador 7.000 millones de dólares en 2015 y 2.200 millones en 2016, concedidos a cambio de petróleo a futuro. Moreno no quiso utilizar esa vía, pero cuando a finales de 2018 su situación financiera se complicó pidió únicamente 969 millones. Ahora, con el agua al cuello ha llamado a la puerta china con más insistencia. A diferencia de lo que ocurría con Correa, la nueva deuda con China la asume directamente el Gobierno, en lugar de hacerlo la petrolera estatal Pedroecuador. Ello permitirá una mayor transparencia en su tramitación.
04-08-2020 | Fuente: abc.es
Al menos 50 muertos y 2.750 heridos tras una explosión en el puerto de Beirut
El suelo de Beirut tembló con la enorme explosión que sacudió el puerto de la ciudad a media tarde. Al menos 50 personas perdieron la vida y 2.750 resultaron heridas y colapsaron los hospitales de una capital libanesa en estado de shock. El Gobernador de la ciudad informó en un primer momento a los medios locales de que un almacén pirotécnico sufrió un incendio y después explotó, pero con el paso de las horas quedó claro que no se trataba de simples fuegos artificiales. El ministerio de Interior dio más detalles sobre lo ocurrido y señaló que en el almacén donde comenzó el incendio se guardaba material «altamente inflamable, incluido nitrato sódico» que fue confiscado «hace años» a un barco y permanecía retenido. GALERÍA Vea la galería completa (21 imágenes) La brutal explosión causó un enorme hongo de humo y un temblor como un terremoto que provocó graves desperfectos en todas las zonas próximas al puerto, una auténtica zona cero que se extendió a los barrios de Ashrafiye, Gemayze y Mar Mekhayel. Las escenas recordaban a las de los años en los que la violencia era la reina en Beirut. Destrucción y ambulancias volando con las sirenas a todo volumen para atender a los heridos. Los hospitales pidieron a los libaneses que acudieran a donar sangre y los servicios de rescate se multiplicaban por los bloques de viviendas destruidos para intentar rescatar a los vecinos. Al caer la noche, la saturación en los centros médicos obligó a las ambulancias a llevar a las víctimas a hospitales fuera de Beirut. Ante la gravedad de la situación, la Presidencia ordeno el despliegue del Ejército para «tratar las consecuencias de la gran explosión» y «realizar patrullas en las zonas del desastre para mantener la seguridad». El presidente, Michelle Aoun, también realizó un llamamiento a la población no afectada para que abriera las puertas y acogiera a quienes perdieron sus casas y pidió al ministerio de Salud ofrecer tratamiento gratuito a los heridos. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Footage from the massive explosion in Beirut Port, Lebanon <a href="https://t.co/bdvzrS05Qf">pic.twitter.com/bdvzrS05Qf</a></p>&mdash; Beirut Today (@bey_today) <a href="https://twitter.com/bey_today/status/1290670725129371648?ref_src=twsrc%5Etfw">August 4, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Israel e Hizbolá Los informativos del vecino Israel abrieron con esta noticia. El ministro de Defensa de Israel, Gaby Ashkenazi, declaró a la televisión nacional que ellos no tenían nada que ver con lo ocurrido y apuntó a que «probablemente es un accidente». También desde el partido milicia chií de Hizbolá negaron cualquier implicación con lo sucedido. La fuerte tensión entre los dos enemigos hizo que en un primer momento se encendieran las alarmas sobre el origen de la explosión. La semana pasada se produjo un incidente en la Línea Azul que divide Líbano e Israel y desde entonces las tropas están en alerta máxima. Israel acusó a milicianos enemigos de penetrar 20 metros en su territorio para atacar una de sus posiciones, Hizbolá lo negó. Medios como la cadena BBC también recordaron que el suceso se produjo en un momento delicado para el país, justo antes de conocer el veredicto del juicio sobre el asesinato del ex primer ministro, Rafik Hariri, en 2005. Se espera que el tribunal de la ONU emita el viernes su veredicto sobre los cuatro sospechosos de tomar parte en el atentado con coche bomba. Un hombre con el rostro ensangrentado tras la explosión en Beirut - AFP Protestas y crisis Líbano sufre fuertes protestas sociales desde hace meses y la situación económica es muy delicada, con la moneda nacional en caída libre respecto al dólar. La pérdida del puerto supondrá un problema más para unas autoridades incapaces de hacer frente a la crisis ya que es la principal puerta de entrada al país. El humo se expande desde el lugar donde se ha procudido la explosión en Beirut - AFP Las movilizaciones, pacíficas e independientes de partidos y sectas, comenzaron el 17 de octubre tras el anuncio del Gobierno de su intención de aplicar una tasa a las llamadas por servicios de mensajería en internet como WhatsApp, medida que se vio obligado a retirar tras comprobar el enfado general. Esta fue la chispa que dos semanas después derribó al Ejecutivo de Saad Hariri. Desde entonces el país vive sumido en la inestabilidad política permanente.
04-08-2020 | Fuente: abc.es
Una brutal explosión sacude Beirut poco antes del veredicto sobre Hariri
El suelo de Beirut tembló con la enorme explosión que sacudió el puerto de la ciudad a media tarde de ayer. Decenas de personas -al menos 100, según informa AFP- perdieron la vida y, de momento, unas 4.000 resultaron heridas y colapsaron los hospitales de una capital libanesa en estado de shock. GALERÍA Vea la galería completa (21 imágenes) El gobernador de la ciudad informó en un primer momento que un almacén pirotécnico sufrió un incendio y después explotó, pero con el paso de las horas quedó claro que no se trataba de simples fuegos artificiales. Así, el primer ministro libanés, Hassan Diab, reveló en una reunión con el presidente de la república, Michelle Aoun, que un cargamento de nitrato de amonio de 2.750 toneladas sin custodiar fue el origen de la explosión. Este depósito fue confiscado en 2014 a un barco y permanecía retenido. Hassan Diab, prometió abrir una investigación para aclarar el motivo por el que ese material llevaba tanto tiempo en esa zona y «castigar a los culpables». <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Footage from the massive explosion in Beirut Port, Lebanon <a href="https://t.co/bdvzrS05Qf">pic.twitter.com/bdvzrS05Qf</a></p>&mdash; Beirut Today (@bey_today) <a href="https://twitter.com/bey_today/status/1290670725129371648?ref_src=twsrc%5Etfw">August 4, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Horas después, el presidente Donald Trump aseguró en una rueda de prensa en la Casa Blanca que la explosión que las autoridades locales atribuyeron al depósito del nitrato de amonio fue en realidad un «ataque». «Me he reunido con algunos de nuestros grandes generales y ellos parecen sentir que lo fue (un ataque); no fue un suceso tipo explosión industrial», advirtió el presidente estadounidense. «Esto parece que fue, según ellos (los generales), lo sabrán mejor que yo, pero parece que piensan que fue un ataque, fue algún tipo de bomba», concluyó Trump. Al cierre de esta edición, sus palabras no habían tenido respuesta por parte de las autoridades de Líbano. La brutal explosión causó un enorme hongo de humo naranja y gris y un temblor como un terremoto que provocó graves desperfectos en todas las zonas próximas al puerto, una auténtica zona cero que se extendió a los barrios de Ashrafiye, Gemayze y Mar Mekhayel. Un hombre con el rostro ensangrentado tras la explosión en Beirut - AFP Las escenas recordaban a las de los años en los que la violencia era la reina en Beirut. Destrucción y ambulancias volando con las sirenas a todo volumen para atender a los heridos. Los hospitales pidieron a los libaneses que acudieran a donar sangre y los servicios de rescate se multiplicaban por los bloques de viviendas destruidos para intentar rescatar a los vecinos. Al caer la noche, la saturación en los centros médicos obligó a las ambulancias a llevar a las víctimas a hospitales fuera de Beirut. En los hospitales se concentró todo el dolor y ansiedad de muchos familiares que no podían localizar a sus seres queridos. El humo se expande desde el lugar donde se ha procudido la explosión en Beirut - AFP Ante la gravedad de la situación, la Presidencia ordeno el despliegue del Ejército para «tratar las consecuencias de la gran explosión» y «realizar patrullas en las zonas del desastre para mantener la seguridad». El presidente, Michelle Aoun, también realizó un llamamiento a la población no afectada para que abriera las puertas y acogiera a quienes perdieron sus casas y pidió al ministerio de Salud ofrecer tratamiento gratuito a los heridos. El dirigente libanés lanzó por último un mensaje a «los países amigos» para que les ayuden en estos momentos tan delicados, sub rayó la palabra «amigos» tras conocer que Israel se había ofrecido para cooperar en la atención a las víctimas. Israel y Hizbolá Los informativos del vecino Israel abrieron con esta noticia. El ministro de Defensa, Gaby Ashkenazi, declaró que ellos no tenían nada que ver con lo ocurrido y apuntó a que «probablemente es un accidente». También desde el partido milicia chií de Hizbolá negaron cualquier implicación con lo sucedido. La fuerte tensión entre los dos enemigos hizo que en un primer momento se encendieran las alarmas sobre el origen de la explosión. La semana pasada se produjo un incidente en la Línea Azul que divide Líbano e Israel y desde entonces las tropas están en alerta máxima. Israel acusó a milicianos enemigos de penetrar 20 metros en su territorio para atacar una de sus posiciones, Hizbolá lo negó. El suceso se produjo en un momento delicado para el país, justo antes de conocer el veredicto del juicio sobre el asesinato del ex primer ministro, Rafik Hariri, en 2005. Se espera que el Tribunal Especial para Líbano, con sede en Holanda, emita el viernes su veredicto sobre los cuatro sospechosos de tomar parte en el atentado con coche bomba, todos miembros de Hizbolá. Este atentado se produjo muy cerca de esta nueva explosión y junto a Hariri fallecieron otras 21 personas. Líbano sufre fuertes protestas sociales desde hace meses y la situación económica es muy delicada, con la moneda nacional en caída libre respecto al dólar, una hiperinflación sin precedentes y despidos masivos. Los cortes de electricidad son también diarios. La pérdida del puerto supondrá un problema más para unas autoridades incapaces de hacer frente a la crisis ya que es la principal puerta de entrada al país.
22-04-2020 | Fuente: abc.es
Hong Kong realiza la mayor remodelación del Gobierno desde el inicio de las protestas
La jefa del Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, ha sustituido a los responsables de cinco ministerios parapara las carteras de Tecnología, Servicios Financieros, Interior, Asuntos de la China continental y para la Administración Pública, en la mayor remodelación del Gabinete llevada a cabo desde que comenzaron las protestas sociales hace un año. Entre los sustituidos está Patrick Nip, hasta ayer ministro de Asuntos Constitucionales y de la China continental y que ocupará ahora el cargo de jefe del funcionariado. Los cambios, sin embargo, no guardarían relación con las manifestaciones originadas a raíz de la polémica ley de extradición y la propia Lam ha querido desmarcar la reforma de cualquier polémica política, ciñéndola en cambio al brote de coronavirus y a los trabajos posteriores de recuperación. Lam ha establecido como objetivos prioritarios para los dos años que le restan de mandato «hacer todo lo posible para controlar la pandemia, proteger el empleo, apoyar a las empresas y aliviar el sufrimiento de la población», entre otros, según el diario 'South China Morning Post'. Así, ha defendido que ya ha comenzado a definir «las estrategias para reflotar Hong Kong tras la pandemia», que suma ya en el territorio más de un millar de casos y al menos cuatro fallecidos.
24-02-2020 | Fuente: elpais.com
Las protestas sociales empañan el arranque del Festival de Viña del Mar en Chile
Manifestantes protagonizan graves incidentes en las afueras de la Quinta Vergara, escenario del evento de música latina
1