Infortelecom

Noticias de problemas demograficos

23-09-2017 | Fuente: abc.es
Hungría y Polonia se constituyen como la oposición europea a Merkel
Coincidiendo con el cierre de la campaña electoral alemana y a solo 500 kilómetros de Berlín, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ha proclamado este viernes un discurso contra las políticas europeas de Angela Merkel. Arropado por el gobierno polaco, junto con el que compone lo más parecido que hay en Bruselas a una oposición a la visión de la canciller alemana, calificó como «inquisitorial» el proceso que ha abierto la Comisión Europea a Polonia, por unas reformas judiciales que las autoridades europeas consideran un riesgo para el Estado de derecho. «La UE no puede permitirse iniciar un proceso sobre el Estado de derecho o amenazar con ello a cualquier país miembro. ¿Quiénes se han creído?», se ha preguntado, asegurando que «Hungría nunca lo aceptará y nunca lo apoyará. Siempre será solidaria con los países a los que les pase lo mismo», ha asegurado. Orbán, al que la prensa alemana ha apodado el «Trump europeo» ha defendido este viernes en Varsovia que Hungría y Polonia son «los últimos guardianes de los tratados europeos vigentes» y que no permitirán que los burócratas europeos interfieran en las políticas nacionales. En la rueda de prensa que ha seguido a su reunión con la primera ministra polaca, Beata Szydlo, prometió un frente común con Polonia y sugirió que países como Alemania se están sirviendo de Bruselas para violentar la soberanía de los países miembros, «que es precisamente la base de la UE». Szydlo, por su parte, ha agradecido la solidaridad húngara y ha recalcado la gran sintonía que había reflejado el encuentro entre Varsovia y Budapest en las actuales cuestiones claves para la UE. Con respecto al debate sobre los refugiados, Orban ha reiterado su negativa a acoger emigrantes y ha expuesto su teoría geopolítica particular, en la que que diferencia dos tipos de países: los «países de inmigración» o «países excoloniales» y «los que no quieren ser países de inmigración». Estos segundos, entre los que se encuentran Polonia y Hungría, son los que «quieren resolver sus problemas demográficos con políticas de familia, así como sus problemas de empleo con políticas de familia y políticas económicas, pero que no quieren dar espacio a la inmigración». «No criticamos a esos países pero exigimos que respeten nuestra decisión de que no queremos ser como ellos y no queremos una población mixta», ha sentenciado, argumentando que en los países con inmigrantes «el elemento cristiano pierde influencia». Orbán mostró cierto cinismo cuando le preguntaron en una entrevista en la radio polaca por su pronóstico para las elecciones alemanas de mañana domingo y dijo que «rezamos una silenciosa oración por que el gobierno de la canciller Merkel se prolongue en el tiempo porque, dadas las opciones, esa es la posición que puede tomar Hungría». El principal contrincante electoral de Merkel, el socialdemócrata Martin Schulz, propuso cuando todavía ocupaba un alto cargo en Bruselas castigar a Hungría con sanciones económicas si se reafirmaba en su negativa a recibir refugiados, una idea que ha seguido defendiendo en la campaña electoral. «¿De qué me están hablando? El dinero europeo es nuestro dinero. Contribuimos al presupuesto europeo y hemos abierto nuestras fronteras a las empresas europeas. Formamos parte de Europa. ¿Nos vamos a castigar a nosotros mismos?», dijo acerca de esa posibilidad de sanciones, dejando claro que hay un frente contra Merkel en la UE y que ese frente no teme alzar la voz en un momento clave de la campaña alemana.
17-10-2016 | Fuente: abc.es
El movimiento xenófobo alemán Pegida cumple dos años
«No lo hacemos por nosotros, lo hacemos por nuestros hijos y por nuestros nietos», explica Harald, un jubilado de Dresde que asiste a la manifestación conmemorativa del segundo aniversario del movimiento xenófobo Pegida (Patriotas Alemanes contra la Islamización de Occidente). Yo estoy aquí desde el inicio. Entonces nos miraban como a unos racistas, como a unos nazis, pero hoy muchos alemanes están de acuerdo con lo que decimos, ya se nota en las urnas y todavía se notará dentro muy, muy poco», sentencia con tono amenazante. Entre las aproximadamente 7.000 personas que asisten a la manifestación hay también muchos jóvenes. El movimiento se considera confirmado con el ascenso en los resultados electoras de su partido político de referencia, Alternativa para Alemania (AfD), pero no alcanza el nivel de asistencia de sus mejores momentos, hace aproximadamente un año, cuando las manifestaciones de cada lunes de Pegida llegaban a reunir a más de 25.000 personas. «Hay gente que no sale ahora a la calle porque considera que esa etapa de agitación ha pasado, que ahora ya no es necesario porque nuestra protesta ya ha llegado a las urnas, porque ya hay un partido con el que no podemos sentir identificados, pero yo creo que no, yo creo que hasta las próximas elecciones generales debemos insistir, debemos seguir luchando», explica Fritz, un aprendiz de mecánica industrial y que porta una pancarta en la que puede leerse «Un pueblo. Una victoria». La concentración transcurre bajo un fuerte dispositivo policial para impedir enfrentamientos debido a que distintas marchas convocadas por grupos izquierdistas tratan bloquear el paso a los seguidores de Pegida. La Policía de Sajonia ha recibido apoyo de otros estados federados para completar el número de agentes que velan por la seguridad en Dresde hoy y mañana, puesto que hay previstos actos de celebración durante dos días. «Tenemos mucho que celebrar. En solo dos años hemos logrado un éxito increíble», jalea una jubilada tras escuchas las palabras que desde la tribuna de oradores, ante el imponente edificio de la Semperoper, han pronunciado los invitados a la fiesta de aniversario. Entre ellos estaban el redactor jefe de la revista de extrema derecha «Compact», Jürgen Elsässer, y el presidente del partido afín y también de extrema derecha «Die Freiheit» (La libertad), Michael Stürzenberger. En sus discursos se ha pedido un referendum sobre la presencia de extranjeros en Alemania y se han gritado consignas pidiendo la dimisión de Angela Merkel. «Nosotros somos Alemania» y «Traidores al pueblo» son las frases más coreadas y algunos de los oradores se han dirigido abiertamente a la Policía reprochando que se vigile la manifestación. «Nosotros no somos los criminales, son los refugiados a los que tienen que vigilar porque vienen aquí a poner bombas», se quejaba, agitada, una mujer, en referencia al tema que ha estado presente como fondo de la manifestación, la detención el pasado fin de semana y posterior suicidio de un refugiado sirio de 22 años acusado de planear un atentado con explosivos en un aeropuerto de Berlín para gloria de Estado Islámico. «Si no se hubiese suicidado, tendrían que haberlo matado en la cárcel», zanjaba un hombre de mediana edad que evita identificarse. «Nos ocultan lo que realmente pasa y los medios de comunicación son cómplices de eso», añade su acompañante, asintiendo a las teorías de conspiración que se ciernen sobre los comentarios en corrillos acerca del suicidio de Jaber Al Bakr. «Es irónico que sean nuestros líderes los que temen por su seguridad», decía, en referencia al fundador del movimiento, Lutz Bachmann, que desde hace varios meses y junto a su mujer se ha trasladado a vivir en Tenerife porque asegura que no puede soportar la «presión social» y las «amenazas». Las sombras de la reunificación «No cuenten solamente esto, por favor», suplicaba junto a la estación central de Dresde una joven universitaria cuando la manifestación ya se disolvía, «Dresde es mucho más, aquí hay gente que detesta ese movimiento, que no entiende nada, que no comprende cómo ha podido prender ese odio aquí y que no tiene nada en contra de los extranjeros que vienen a Alemania buscando una vida mejor, tienen que hablar también de eso». La respuesta a por qué en Sajonia, por qué en el este de Alemania es donde Pegida obtiene un seguimiento completamente ajeno al resto del territorio alemán, está relacionado con el lado más oscuro de la reunificación alemana. La cifra de actos de violencia ultraderechista ha aumentado «dramáticamente», reconoce la delegada del gobierno Iris Gleicke, el racismo y la intolerancia suponen una amenaza «muy grave» y están relacionados con una tasa de paro que es el doble que en el resto de país, dice, sugiriendo que el desarrollo económico de la región no satisface las expectativas de lo mucho que la democracia prometía a esta parte de la población alemana. Los Länder orientales en los que Pegida ha enraizado en los dos últimos años y que hasta 1989 pertenecieron a la RDA, la Alemania comunista, cuentan en su curriculum con solamente 15 años de vida en democracia, sufren severos problemas demográficos de envejecimiento y despoblación y apenas hay grandes empresas que tengan su sede en estos estados federados.
31-01-2015 | Fuente: abc.es
Corea del Norte impone el servicio militar obligatorio a mujeres de entre 17 y 20 años
Corea del Norte obligará desde este año a cumplir el servicio militar a todas las mujeres de entre 17 y 20 años, según han informado fuentes oficiales bajo el anonimato al diario Daily HK, para compensar la escasez de efectivos masculinos derivada de los graves problemas demográficos que atraviesa el país. Hasta ahora, las mujeres tenían la opción voluntaria de alistarse, pero las fuentes del medio indican que el cambio demográfico derivado del histórico periodo de hambruna que atravesó el país durante la década de 1990 ha forzado a las autoridades a imponer esta medida.«Comenzamos a recibir ó..
28-11-2012 | Fuente: abc.es
El Gobierno chino se plantea cambios a su política del hijo único ante el envejecimiento de la población y otros problemas demográficos, según publica el diario oficial chino China Daily, que cita a un alto asesor sobre el asunto. De acuerdo con Zhang Wei-qing, director del Comité de Población de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, y exministro de la Comisión para la Planificación Familiar, estas instituciones han presentado al Gobierno informes y planes de acción sobre un cambio de política natalicia.Una de las áreas en las que se podrían implantar cambios, según Zhang, son l..
1