Infortelecom

Noticias de presidente brasil

06-09-2019 | Fuente: abc.es
El ministro de Economía de Brasil insulta a la esposa de Macron: «Es realmente fea»
El ministro brasileño de Economía, Paulo Guedes, se disculpó este jueves por unas declaraciones que dijo haber hecho en tono de broma en las que describió como «realmente fea» a Brigitte Macron, la esposa del presidente francés, Emmanuel Macron. Guedes, uno de los principales miembros del Gabinete del presidente Jair Bolsonaro, hizo su «broma» al comentar el incidente provocado por el jefe del Estado brasileño al referirse a la primera dama de Francia igualmente de forma despectiva. «El ministro Paulo Guedes pide disculpas por la broma hecha hoy en un acto público, cuando mencionó a la primera dama francesa Brigitte Macron», señala un comunicado divulgado por su despacho para intentar superar la polémica generada por sus declaraciones. «La intención del ministro era mostrar que asuntos importantes y urgentes para el país no tienen el espacio que deberían tener en el debate público. No hubo intención de proferir ofensas personales», agrega la nota. En su declaración en un seminario sobre privatizaciones en la ciudad de Fortaleza, Guedes dijo que la mujer de Macron «es realmente fea» al alegar que, pese a que Brasil ha logrado algunos avances económicos en los últimos meses, el país sólo debate las polémicas como la generada por Bolsonaro en su disputa con su homólogo francés. «Yo veo progreso en varios frentes, pero nada de eso es destacado. La única preocupación es si insultaron a (la ex presidenta chilena Michele) Bachelet, si insultaron a la esposa de Macron, si la llamaron de fea», alegó el ministro. «Macron dijo que estamos quemando la selva brasileña y el presidente (Bolsonaro) replicó y dijo que la mujer del francés es fea y que por eso él está diciendo esas cosas. Muy bien, es algo divertido. No hay ningún problema. Todo es verdad. El presidente dijo realmente eso y es realmente verdad, la mujer es realmente fea», agregó. Tras unos segundos de risas y aplausos entre los empresarios que asistían al seminario, el ministro se retractó y dijo que «no existe mujer fea sino mujer observada desde el ángulo equivocado». La semana pasada el propio Bolsonaro negó haber insultado a Brigitte Macron al ser cuestionado sobre un comentario que publicó en Facebook sobre la primera dama francesa. El gobernante brasileño comentó una publicación en Facebook en la que uno de sus seguidores afirmó que su actual disputa verbal con Macron obedece a la «envidia» del francés por la belleza y la juventud de la esposa del brasileño. El internauta colocó juntas una fotografía de Bolsonaro y de su joven esposa, 27 años menor que él, y otra del gobernante francés junto a Brigitte Macron, 24 años mayor que el dirigente galo. «No lo humilles. Ja, ja, ja», comentó Bolsonaro en la publicación. Interrogado sobre su intención con ese comentario, el presidente brasileño dijo que sólo quiso pedir al autor de la publicación que «no dijera bobadas». La disputa verbal entre los dos mandatarios comenzó por el significativo aumento de los incendios forestales que destruyen parte de la Amazonía este año, que Macron atribuyó a las cuestionadas políticas ambientales de Bolsonaro.
04-09-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro, a Bachelet: «Si no fuera por Pinochet, Chile sería hoy una Cuba»
«Si no fuera por Pinochet (..), hoy Chile sería una Cuba». Así se manifestó este lunes el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en una durísima crítica lanzada contra la alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, a quien acusó de defender a «vagabundos» y atacó incluso por el lado personal. «Señora Michelle Bachelet: Si no fuera por el personal de (Augusto) Pinochet, que derrotó a la izquierda en 1973, entre ellos a su padre, hoy Chile sería una Cuba», dijo Bolsonaro en respuesta a declaraciones de la expresidenta chilena, quien criticó la violencia policial y la situación de los derechos humanos en Brasil. «Nos acusa de que no estamos castigando a los policías que matan gente en Brasil», pero «está defendiendo los derechos humanos de los vagabundos», afirmó el líder de la ultraderecha brasileña en declaraciones ofrecidas a periodistas a las puertas del Palacio de la Alvorada, residencia oficial de la Presidencia. Según Bolsonaro, «lo único» que tiene en común con Bachelet es el nombre Michelle, el mismo de su esposa, pero por lo demás sólo puede expresar sus «pésames» a la expresidenta de Chile. «Perdió la pelea con la agenda ambiental, igual que (Emmanuel) Macron, y ahora viene con la agenda de los derechos humanos», dijo Bolsonaro, en alusión al embate verbal que mantuvo con el presidente galo a causa de sus críticas por los incendios desatados en la Amazonía y la falta de compromiso de Brasil con el medioambiente. En el mismo tono beligerante, el presidente brasileño agregó que «parece que la gente que no tiene nada que hacer, como Michelle Bachelet, va para la silla de derechos humanos de la ONU». Respuesta a la alta comisionada Las declaraciones de Bolsonaro fueron una respuesta a algunas críticas que Bachelet hizo a Brasil este mismo miércoles, durante la presentación de un balance de su gestión como alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, cargo que ocupa desde hace un año. «Entre enero y junio de 2019, sólo en Río de Janeiro y Sao Paulo, se nos ha informado de 1.291 personas asesinadas por la policía, un aumento del 12 al 17% comparado con el mismo periodo del año pasado», detalló Bachelet en relación a Brasil en ese balance, presentado en Ginebra. Agregó además que la mayoría de las víctimas fueron habitantes de las favelas y afrodescendientes, todo en un contexto de «un marcado aumento de la violencia policial» y de «discursos que legitiman las ejecuciones extrajudiciales y la ausencia de rendición de cuentas». Ese es precisamente el discurso de Bolsonaro, quien suele decir que «bandido bueno es bandido muerto» y afirma que si un policía mata a un delincuente, cualquier sea la circunstancia, debería recibir una «condecoración» en vez de ser investigado. La polémica con la funcionaria de la ONU ocurre en vísperas de una visita a Brasil del canciller chileno, Teodoro Ribera, quien será recibido este jueves por su homólogo brasileño, Ernesto Araújo, y reafirmará las excelentes relaciones entre los presidentes Jair Bolsonaro y Sebastián Piñera, adversario político de Bachelet.
02-09-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro vuelve al quirófano, mientras su popularidad sigue cayendo
El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, confirmó la cuarta cirugía, esta vez, para ser operado de una hernia relacionada al atentado que sufrió hace un año durante la campaña presidencial, cuando fue apuñalado en el abdomen en medio de un comicio, en la ciudad de Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais. Serán diez días de hospital, fuera de la escena política, en un momento en que su popularidad y credibilidad siguen cayendo. En una cirugía en que los médicos no ven grandes riesgos, comparados a los que ya enfrentó, el excapitán del Ejército, informó en su cuenta Twitter la determinación de los cirujanos que lo dejará en recuperación por diez días, a partir del próximo sábado cuando será sometido al procedimiento. La fecha, que coincide con las celebraciones de la independencia nacional, también marca el primer año de la puñalada. «Es común que se desarrolle una hernia donde se ha realizado una cirugía abdominal», explicó el doctor, Leandro Echenique, uno de los médicos de Bolsonaro. La operación será realizada en el Hospital Israelita Albert Einstein, uno de los centros de referencia en Brasil, donde ya realizó dos intervenciones, sin contar la primera, que le salvó la vida, en un hospital público de Juiz de Fora. Bolsonaro, de 64 años, fue sometido en setiembre a dos cirugías, una en Juiz de Fora, y otra en São Paulo, a una cirugía de reconstrucción intestinal, que lo obligó a cargar durante meses, incluso durante su investidura presidencial, una bolsa de colostomía, que fue retirada en la tercera intervención, en enero. El autor de la puñalada, el mesero y albañil, Adélio Bispo de Oliveira, fue absuelto en junio después que un juez corroboró que tenía problemas mentales, determinando su internación psiquiátrica. La decisión fue cuestionada por Bolsonaro, que insiste en haber sido víctima de un atentado encomendado. Popularidad en declive Una encuesta Datafolha, del diario Folha de São Paulo, concluyó que la desaprobación al presidente aumentó al 38% en agosto, desde el 33% en julio, mientras que la aprobación cayó del 33% al 29%, resultado también de su mala gestión en la solución de los incendios amazónicos. La desaprobación rápida de Bolsonaro, tras sólo ocho meses de Gobierno, es la más veloz en la historia democrática brasileña, de un presidente en un primer mandato, incluso peor que Fernando Collor (1990-92) y Dilma Rousseff (2009-16), que fueron destituidos de sus cargos por el Congreso. La desaprobación de Bolsonaro aumentó principalmente en la región nordeste, donde los que consideran su Gobierno malo o muy malo subieron al 52% en agosto desde el 41% de julio. La caída coincide con declaraciones ofensivas del presidente con los habitantes de esa área, que es la más pobre del país. La presión internacional con los incendios amazónicos también dañaron su imagen. Un 51% de los encuestados consideraron mala o muy mala su conducción del caso, así como la decisión de nombrar a su hijo, Eduardo, como embajador de Brasil en Washington, principal puesto diplomático. Bolsonaro también perdió apoyo entre los más ricos y entre quienes tienen más estudios. Ya un 44% de los brasileños declaró que «nunca» confía en lo que dice el presidente, y sólo un 19% de los encuestados confía «siempre».
30-08-2019 | Fuente: abc.es
El hijo de Bolsonaro visita hoy la Casa Blanca para abordar los incendios en la Amazonia
Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente brasileño Jair Bolsonaro, visitará hoy la Casa Blanca junto al canciller de Brasil, Ernesto Araújo, y es probable que ambos se reúnan con el presidente estadounidense, Donald Trump, para hablar, entre otros temas, de los incendios en la Amazonia. Según explicaron hoy fuentes de la Casa Blanca y del Gobierno brasileño, Bolsonaro y Araújo tienen este viernes por la tarde una reunión en la sede presidencial estadounidense con «altos funcionarios» norteamericanos. Después de ese encuentro, es «probable» que ambos se trasladen al Despacho Oval para reunirse con Trump y con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, de acuerdo con las fuentes brasileñas. La fuente de la Casa Blanca dijo que no podía «garantizar» que Trump fuera a recibir a la delegación brasileña, pero no descartó esa posibilidad y confirmó que los incendios en la Amazonia estarían entre los temas de la agenda. En un momento de fuertes críticas al Gobierno de Bolsonaro por su gestión de los fuegos en el pulmón verde del planeta, Trump ha alabado en varias ocasiones la actuación del presidente brasileño, que se ha convertido en uno de sus aliados más cercanos. Después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, criticara duramente a Bolsonaro por su respuesta a los incendios en una disputa que derivó incluso al plano personal, Trump recurrió a Twitter para defender al líder sudamericano. «He podido conocer bien al presidente @jairbolsonaro en nuestros contactos con Brasil. Está trabajando muy duro en los incendios de la Amazonia, y en todos los sentidos está haciendo un gran trabajo para el pueblo de Brasil, y eso no es fácil. ¡Él y su país tienen el apoyo completo de los EE.UU.!», afirmó Trump. Bolsonaro agradeció este jueves a Trump la «defensa que hizo de Brasil» durante la cita del G-7 en Francia, que entre otros puntos analizó los incendios desatados en la Amazonía. La Casa Blanca aclaró este miércoles que no estuvo de acuerdo con la iniciativa del G-7 de ofrecer 20 millones de dólares para reforzar el combate al fuego en los países amazónicos, por considerar que «no incluyó consultas» con el presidente brasileño. El hijo de Bolsonaro aspira a convertirse en el próximo embajador de Brasil en Estados Unidos, un cargo para el que su padre le designó el pasado julio en un gesto que generó una fuerte polémica en su país, donde muchos consideran el nombramiento como un acto de nepotismo.
29-08-2019 | Fuente: elpais.com
Bolsonaro decreta dos meses de suspensión de quemas para frenar los incendios en la Amazonia
La creciente presión internacional ha empujado al presidente brasileño a tomar medidas
29-08-2019 | Fuente: abc.es
El ministro de Justicia de EE.UU. pagará 30.000 dólares por una fiesta en el Hotel Trump
Cuando Donald Trump llegó a la presidencia, prometió separar sus negocios de la administración pública. Tarea complicada, sobre todo porque la gigantesca empresa inmobiliaria sigue en manos de la familia y se ha convertido en un imán para un nutrido grupo de funcionarios, diplomáticos, amigos y arribistas que buscan congraciarse con el presidente visitando alguno de sus lujosos hoteles. El último, su propio ministro de justicia, que hará su fiesta navideña en el Hotel Trump Internacional de Washington. Tampoco es que su caso sea excepcional: el propio presidente quiere que el próximo G-7 sea en un resort de su propiedad en Miami. La fiesta navideña que suele organizar el actual fiscal general (ministro de Justicia) William Barr tendrá lugar el 8 de diciembre en el hotel Trump de Washington. El precio, según la factura que ha obtenido el diario The Washington Post, es de 30.000 dólares (27.000 euros) por una fiesta para 200 personas con bufé y barra libres. El gobierno ha explicado que el ministro pidió primero un presupuesto a otros hoteles de cinco estrellas, como el Willard o el Mayflower, pero que los salones de estos estaban ya reservados en esas fechas. En el hotel que Trump regenta en Washington desde 2016 ?antes fue la sede histórica de las oficinas centrales del servicio de correos? hay un constante trasiego de altos funcionarios, norteamericanos y extranjeros. Es una norma no escrita en Washington que quien quiere llevarse bien con el presidente debe, de vez en cuando, organizar algún evento allí. Presentaciones de libros, pases de películas, cócteles? cualquier excusa es buena para dejarse ver en el hotel Trump Internacional. Lo han hecho hasta los hijos del presidente brasileño, Jair Bolsonaro. Según un reciente informe de la organización no gubernamental Crew, «el hotel Trump de Washington es el mayor beneficiario del gasto político registrado. En dos años y medio ha ingresado al menos 2?4 millones en gasto de índole política que puede ser identificado». Según un detallado recuento de este grupo, ha habido 193 eventos en esas instalaciones, pagados por altos funcionarios y asesores en el gobierno estadounidense. Altos funcionarios como húespedes Los diplomáticos extranjeros también han tomado nota. La embajada de Kuwait celebró su fiesta nacional en febrero en el hotel Trump. Se han alojado en este altos funcionarios que han visitado Washington de Turquía, Yemen, Arabia Saudí, Oman, Irak, Sudán, Yemen y Libia. Es más, han mantenido reuniones en él el presidente y primer ministro de Rumanía y el vicepresidente de Nigeria. Desde que el presidente entró en la Casa Blanca han visitado hoteles de su propiedad 111 funcionarios procedentes 57 países extranjeros, según el informe de Crew. A diferencia de sus predecesores, el presidente Trump no cobra salario por hacer su trabajo. Mientras esté en la Casa Blanca la empresa familiar la gestionarán sus hijos Eric y Donald Jr. Lo que sí hace el gobierno es pagar los viajes del presidente y del abultado séquito que suele desplazarse con él. Y según una estimación de Crew, Trump ha pasado un tercio de su presidencia en sus hoteles, principalmente en los resorts de Mar-a-Lago en Florida y Bedminster en Nueva Jersey. A principios de año, The Washington Post reveló que según varios informes internos de la empresa familiar, estos hoteles, campos de golf y complejos residenciales están sufriendo un notable descenso de facturación desde que Trump se estrenó en la presidencia. El más afectado, según esa investigación, el el campo de golf Trump en Doral, un complejo de lujo de 643 habitaciones y 300 hectáreas dentro de la zona metropolitana de Miami. El G-7 de 2020, en territorio de Trump Y precisamente allí quiere organizar el presidente la próxima reunión del G-7, o al menos dijo que lo está considerando durante la cumbre del fin de semana pasado en Biarritz: «Es un lugar maravilloso. Es un área muy, muy exitosa de Florida. Está, muy importante, a solo cinco minutos del aeropuerto. El aeropuerto está justo al lado. Es un gran aeropuerto internacional, uno de los más grandes del mundo? En Doral tenemos una serie de magníficos edificios; los llamamos bungalows. Cada uno tiene de 50 a 70 habitaciones muy lujosas con magníficas vistas. Tenemos increíbles salas de conferencias, increíbles restaurantes». Después las autoridades municipales de Doral confirmaron que no era un farol, y que la Casa Blanca les había advertido hace dos meses de que es una de las ubicaciones que están estudiando, finalista junto a otra docena de hoteles. Es probable que no sea el lugar seleccionado, sobre todo por los problemas de seguridad que entraña organizar una cumbre con los siete jefes de gobierno más poderosos del mundo dentro de Miami. De todos modos, el presidente se ha marcado un gran tanto de relaciones públicas: todo el mundo está habland de su resort en Doral. Es cierto que los demócratas y algunos medios han hurgado en la hemeroteca y han encontrado reclamaciones por chinches y cucarachas en ese hotel entre los años 2015 y 2016. El presidente, como suele, ha denunciado que no son más que noticias falsas («fake news»).
28-08-2019 | Fuente: abc.es
Macron teme la insignificancia de Europa ante la pujanza de China y EE.UU.
Veinticuatro horas después del fin de la cumbre del G-7, en Biarritz, Emmanuel Macron ha hecho un melancólico balance del puesto de Europa, Francia y el resto de los aliados europeos en la nueva geografía del poder mundial: «Estamos asistiendo al fin de la hegemonía occidental en el mundo. Sabemos que las civilizaciones desaparecen. Europa desaparecerá. El mundo se estructura hoy en torno a dos grandes polos, EE.UU. y China». Antiguo banquero de negocios, presidente en la gran tradición del reformismo autoritario nacional (Luis XIV, Napoleón, de Gaulle, Giscard), Macron pronunció el martes un discurso solemne ante los 200 representantes diplomáticos de Francia en cinco continentes, inaugurando la vigésimo séptima conferencia de los embajadores, un foro concebido para matizar la doctrina diplomática nacional de los doce meses siguientes. Macron presentó en el G-7 sus «ejercicios prácticos». Ante la élite diplomática nacional, el presidente de la República presentó la matriz cultural y diplomática de su acción, teórica pero eminentemente práctica. «Matriz cultural» Ante los embajadores de Francia, Macron hizo suya una legendaria cita de Paul Valery, uno de los grandes poetas franceses del siglo XX: «Las civilizaciones son mortales. Las civilizaciones desaparecen», afirmó el presidente, agregando, sombrío: «Europa desaparecerá». Preámbulo para sentar la premisa doctrinal básica de la diplomacia macroniana: «El mundo se está estructurando en dos grandes polos, en torno a los EE.UU. y China. Nosotros tenemos la alternativa de intentar afirmar nuestra identidad o elegir entre dos dominadores». Macron «traduce» al lenguaje diplomático una síntesis relativamente piadosa de las penúltimas conclusiones de varios «think thanks» trasatlánticos, convencidos de que Europa ha comenzado a perder su soberanía monetaria y tecnológica, víctima de la supremacía técnica de las empresas norteamericanas y chinas, «acompañadas» de las políticas fiscales y arancelarias de Washington y Pekín, amenazantes para la soberanía de todos los Estados europeos. ¿Qué hacer? Macron lanzó esta consigna diplomática nacional: «No hay otra estrategia que la adaptación y la audacia. Para ser libres de poder afirmar, defender o decidir nuestro propio futuro, debemos pesar y tomar parte en el juego diplomático mundial. Yo solo creo en una cosa, la estrategia de la audacia y los riesgos asumidos». Desde la óptica macroniana, el «inmovilismo» es un riesgo mortal, para Francia y para toda Europa, por esta razón: «Nosotros somos los únicos para quienes el inmovilismo puede ser mortal. Los otros pueden o no adoptar una estrategia multilateral, unilateral o bilateral. Nosotros no. Nosotros, franceses y europeos, debemos salir de nuestros automatismos, ser audaces, tomar iniciativas, intentar ?tomar? las instancias internacionales». A juicio de Macron «debemos afirmar nuestros valores de manera firme, para intentar evitar el eclipse de Europa, ante la ascensión e influencia mundial de China y los EE.UU. Debemos elegir entre ser aliados minoritarios, de una u otra potencia, o asumir nuestro propio puesto». No solo Washington y Pekín iluminan el riesgo del eclipse histórico de Europa. Hay otras grandes potencias emergentes que también pudieran acelerar el «ocaso europeo». «India es otra gran potencia emergente», subrayó Macron, evitando citar a otro gigante temible: Brasil. Potencia emergente con la que Emmanuel Macron ha entrado en crisis grave. Él mismo comenzó calificando de «embustero» al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, que respondió en unos términos groseros. En Biarritz, Donald Trump se negó a participar en las negociaciones, orquestadas por Macron, para combatir el cambio climático y la crisis ecológica en la Amazonia. Veinticuatro horas más tarde, el presidente de los EE.UU. se ha apresurado a dar un nuevo «espaldarazo» a su aliado y amigo, Jair Bolsonaro, elogiando su «lucha» contra la crisis amazónica. En Biarritz, Macron dio pruebas de la audacia e «imaginación» que aconseja al cuerpo diplomático francés. Pero Trump no se privó de apoyar calurosamente a Boris Johnson, invitándolo a consumar un Brexit duro, contra la línea de flotación diplomática de Francia, Alemania y los restos aliados miembros de la UE. Veinticuatro horas después, otros grandes actores internacionales han tomado posiciones de cierta crueldad. Trump ya había advertido que se entrevistaría con el presidente de Irán «cuando estuviesen reunidas las circunstancias oportunas». Desde Teherán, el presidente iraní, Hasan Rohaní, ha «exigido» la eliminación de las sanciones norteamericanas antes de reunirse hipotéticamente con Donald Trump.
27-08-2019 | Fuente: abc.es
Las claves de la crisis entre Francia y Brasil por la Amazonia
¿Por qué ha estallado esta crisis entre Macron y Bolsonaro? La tensión comenzó en julio, cuando Bolsonaro plantó al canciller francés, Jean-Yves Le Drian, en una reunión en su palacio, para ir a cortarse el cabello en el mismo horario, dejándose filmar en vivo. La diplomacia francesa tomó mal el desplante. Y ahora, Bolsonaro reaccionó mal a la iniciativa de Macron de llevar el tema de Amazonia al G-7. ¿Insultó Bolsonaro a la mujer de Macron? Sí. Bolsonaro comentó una publicación de Facebook: «No lo humilles, hombre. Jajajaja», respondiendo a la pregunta: «¿Ahora entienden por qué Macron persigue a Bolsonaro?», en una foto que favorecía a Bolsonaro y su mujer, Michele e insinuaba la diferencia de edad entre Macron y Brigitte. ¿Por qué arde la Amazonia, es la primera vez que ocurre esto? No. Todos los años invasores de tierras queman áreas y derriban árboles para avanzar sobre la Amazonia y liberar tierras a explotación agropecuaria. Los crímenes ocurren todos los años y aumentan por falta de recursos para fiscalización. Por ser un hábitat húmedo, la Amazonia no se incendia naturalmente, necesita de una fuente de ignición, generalmente humana. ¿Por qué este año se habla tanto de este asunto? Acaso son los peores incendios en la historia de la Amazonia? Este es el peor año en dos décadas, según datos oficiales, con cerca de 80 mil brotes de fuego desde enero. Se atribuye el empeoramiento de la situación a Bolsonaro ya que cortó fondos de control ambiental y despidió a científicos que lo cuestionaron. Estimula, además plantaciones, ganadería y minería en la región como proyecto de desarrollo. ¿Ha actuado correctamente el presidente brasileño a la hora de atajar los incendios? No. Bolsonaro sólo reaccionó e inició una estrategia para enfrentar el fuego después de la presión internacional encabezada por Macron en el G-7. El 23 de agosto, 13 días después que los primeros incendios criminales fueron difundidos, Bolsonaro hizo un discurso y planeó las acciones, que sólo comenzaron el lunes. No pisó en la Amazonía desde que comenzó la crisis. ¿Por qué rechaza la ayuda económica del G-7? ¿Por qué Noruega ha retirado la ayuda a Brasil? Bolsonaro dice que el país no tiene recursos para controlar el fuego, pero rechazó la ayuda del G-7 porque lo considera un tema de su soberanía. El brasileño cuestiona cuáles son los intereses internacionales sobre la Amazonia. Noruega y Alemania suspendieron los recursos porque Brasil estaba quebrando el acuerdo de reducción a la deforestación. Ha recuperado Bolsonaro el plan de la dictadura militar para la explotación de la Amazonia? Sí. El excapitán del ejército y cercado por militares, Bolsonaro, ha sacado de archivos un antiguo plan de la dictadura para desarrollar la Amazonia con hidroeléctricas, carreteras y líneas de tren. El plan de infraestructura es llamado Plan Barón de Rio Branco en homenaje a diplomático del siglo XIX que negoció las fronteras de Brasil con los vecinos. ¿Cómo ha afectado este asunto la imagen de Bolsonaro? Una encuesta publicada el lunes reveló que el índice de aprobación de Bolsonaro cayó de 57,5% en febrero a 41% en agosto, mientras la desaprobación subió del 28,2% al 53,7%.
27-08-2019 | Fuente: abc.es
Brasil rechaza la ayuda de 20 millones del G-7 para combatir los incendios en el Amazonas
Siguiendo con la retórica anti-Macron que ha mantenido estos días, Brasil se opuso en la noche de este lunes a la ayuda de emergencia de 20 millones de dólares propuesta por los países del G-7 y recalcó que los incendios en el Amazonas están «bajo control». Fue Onyx Lorenzoni, jefe de Gabinete del presidente brasileño Jair Bolsonaro, quien formalizó el rechazo de la ayuda y dijo que «agradecemos la oferta, pero esos medios pueden ser más útiles si se destinan a la reforestación en Europa». «¿Macron no puede siquiera evitar un incendio predecible en una iglesia que es parte del Patrimonio de la Humanidad y pretende darnos lecciones para nuestro país?», añadió, en referencia al devastador incendio que asoló la catedral de Notre-Dame el pasado abril. Horas antes, Bolsonaro había dado visos de su rechazo al fondo de ayuda al tuitear: «No podemos aceptar que el presidente Macron lance ataques sueltos y gratuitos contra el Amazonas o disimule sus intenciones sobre la idea de forjar una alianza para salvar la región, como si fuera una colonia». «El respeto a la soberanía de cualquier país es lo mínimo que se puede esperar en un mundo civilizado», agregó, como colofón al intercambio de ataques que ambos líderes han mantenido en los últimos días. Las siete democracias más industrializadas del mundo prometieron en Biarritz un plan de 20 millones de dólares para enviar bombarderos aéreos adicionales para combatir los múltiples fuegos originados en los últimos días. Además, el G-7 acordó otro fondo de «al menos 30 millones de dólares» destinado a la reforestación, el cual debería concretarse durante la Asamblea General de la ONU a finales de septiembre.
27-08-2019 | Fuente: abc.es
Macron alardea de una cumbre del G-7 con muy pocos resultados concretos
Tras tres días de intensos debates, en Biarritz, los representantes del G-7, Donald Trump (EE. UU.), Emmanuel Macron (Francia), Angela Merkel (Alemania), Boris Johnson (Reino Unido), Shinzo Abe (Japón), Justin Trudeau (Canadá), Giuseppe Conte (Italia) y Donald Tusk (UE), consiguieron salir vivos del campo de minas de las grandes crisis y divisiones internacionales sin conseguir avanzar soluciones concretas a ninguno de los incendios que amenazan el nuevo desorden económico, comercial, militar y diplomático mundial. Durante tres días, estos fueron los grandes temas de discusión: Guerras comerciales y crisis del comercio mundial, víctima de las tensiones chino-americanas; tensiones internacionales consecuencia de la crisis nuclear con Irán; Brexit duro, y tensiones trasatlánticas; puesto de Rusia en la nueva sociedad internacional; lucha global contra las desigualdades; y cambio climático y crisis ecológica en Amazonia. Los siete grandes líderes occidentales dieron por concluidos sus debates con un breve comunicado de treinta líneas, resumiendo los trabajos de manera ecuménica y telegráfica. Comercio mundial: «Estamos apegados a la estabilidad económica mundial. Nos comprometemos a encontrar un acuerdo para simplificar las reglas internacionales»; Irán: «Compartimos los mismos principios. Teherán no puede tener el arma nuclear, nunca. Debemos favorecer la estabilidad regional»; Ucrania: «Alemania y Francia organizará una nueva cumbre, con Rusia»: Libia: «Apoyamos los trabajos de Naciones Unidas y la Unión Africana»; Hong Kong: «Hacemos un llamamiento a evitar la violencia». Ninguna mención a medio ambiente o Amazonia. Emmanuel Macron y Donald Trump hicieron su propio y voluntarioso balance de la cumbre de Biarritz en una rueda de prensa mundial, en nombre de todos los participantes, insistiendo en los «avances» y «acuerdos» conseguidos, sin ocultar completamente la fragilidad volátil de tales propósitos. Cumbre con Irán El presidente francés decidió comenzar anunciando su proposición personal de celebrar una cumbre entre Donald Trump y Hasán Rohaní, presidente de la República Islámica de Irán, a partir de estos principios: «Estamos de acuerdo en dos puntos, que Irán debe respetar los acuerdos internacionales y que Irán no debe tener jamás el arma nuclear». A lo que Trump respondió: «Estaré dispuesto a reunirme con el presidente de Irán cuando las circunstancias lo permitan. De momento, Irán debe respetar las reglas de juego y tener cuidado; de lo contrario, será necesario utilizar la fuerza de manera muy violenta». Se presta a Emmanuel Macron un trabajo de «intermediario», intentando favorecer una posible negociación directa y multilateral, entre Irán, EE. UU. y el resto de la comunidad internacional. Trump no desmiente, incluso sugiere que pudiera «negociarse» alguna forma de «ayuda» indirecta (créditos asegurados por el petróleo iraní), pero hace este análisis de fondo: «Irán no es hoy el país que era cuando yo llegué a la Casa Blanca, cuando Teherán apoyaba muchas acciones terroristas. Irán puede ser un gran país, pero tiene unos programas económicos graves y no tendrá nunca el arma nuclear. Si los iraníes se comportan correctamente podría reunirme con Rohaní». En el terreno de las tensiones comerciales mundiales, Macron y Trump hicieron un balance «positivo» de la cumbre, sin poder precisar ningún acuerdo concreto. Trump estima que Pekín está dispuesto a negociar y rebajar la tensión, como consecuencia de sus presiones arancelarias, de alcance mundial. No está claro cómo pueden evolucionar unas tensiones desastrosas para Europa. En su rueda de prensa conjunta, el presidente norteamericano y su homólogo francés evitaron evocar el tema inflamable del Brexit duro, apoyado calurosamente por Trump. El domingo, Boris Johnson, primer ministro británico, había declarado que el Reino Unido no pagaría los 43.000 millones de euros, «o buena parte de esa cantidad», para consumar un Brexit duro, sin acuerdo. Antes que terminase la cumbre de Biarritz, la Comisión Europea (CE) recordó oficialmente que «el Reino Unido deberá pagar la factura del Brexit, para iniciar una nueva relación de pleno derecho». Se trata de una crisis de inmenso calado, jurídico, institucional, que el G-7 ha preferido eludir, para evitar el enfrentamiento directo con Donald Trump, que apoya de manera muy enérgica un Brexit duro. Reintegrar a Rusia En un balance de la cumbre, la pareja Trump-Macron evitó evocar el debate de fondo sobre el puesto de la Rusia de Putin en la nueva sociedad internacional. Ambos son partidarios de «reintegrar» al dirigente ruso en los chalaneos del G-7. Pero la UE es hostil y no oculta su inquietud ante la gesticulación marcial permanente de Putin. Organizador personal de la cumbre de Biarritz, Macron deseó introducir un gran debate de fondo: combatir colectivamente las desigualdades en la nueva escena mundial. Con ese fin fueron invitados países de varios continentes: Australia, Chile, la India, Burkina Faso, Egipto, Senegal, Rwanda, Sudáfrica y España. Tan inmenso debate planetario fue parcialmente eclipsado con una larga serie de proyectos, ideas y negociaciones. Quedó como elemento positivo, quizá, el inicio de un diálogo más intenso entre Europa y África, con muchas promesas de ayudas y cooperación, cuando China ya ocupa un puesto creciente en el despegue económico del continente africano. Novedad significativa en la historia del G-7: los grandes debates consagrados al medio ambiente, el cambio económico y la crisis global de Amazonia? Emmanuel Macron comenzó provocando una crisis diplomática grave con Brasil. El presidente francés inició los trabajos de la cumbre de Biarritz anunciando que Francia no aceptará los acuerdos comerciales entre la UE y Mercosur, calificando al presidente brasileño de «embustero»? Siguieron veinticuatro horas de tensiones. Angela Merkel recentró la crisis, rechazando la ruptura sugerida por Macron. Pero el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, respondió con brutalidad, lanzando chistes y bromas de la más baja estofa sobre Brigitte Macron, la esposa del presidente francés, que respondió «esperando» que los brasileños «tengan pronto un presidente más digno». Sin zanjar esa crisis diplomática grave, el G-7 terminó anunciando una ayuda de 20 millones de dólares para combatir la crisis ecológica en Amazonia. El presidente brasileño se apresuró a rechazar tal ayuda, sencillamente irrisoria. A título personal, Leonardo di Caprio había anunciado que su fundación personal, «Earth Alliance», hará una donación de 5 millones de dólares, una cifra apenas cuatro veces inferior a la promesa de las siete grandes potencias occidentales.
1
...