Infortelecom

Noticias de politica

21-01-2022 | Fuente: abc.es
La verdad que estremece a Putin: el origen común de Ucrania y Rusia hace dos milenios
Pues no, la historia de Rusia no fue alumbrada en la Moscú de las cúpulas de bulbo ni en en las costas de San Petesburgo. El origen más remoto del país que rige hoy Vladimir Putin se halla en la misma tierra donde se cuece a fuego lento el siguiente conflicto internacional: Ucrania. Los historiadores coinciden en que fue allí donde diversas tribus eslavas, finesas y bálticas formaron el germen de lo que, en el siglo XIX d.C., fue llamado la Rus de Kiev. De ella bebieron en los siglos posteriores los pueblos que podrían enfrentarse hoy a base de fusil y carro de combate. Aunque en la actualidad todavía genera controversia la idea de que el origen de ambos pueblos fue común ?algunos lo consideran una aberración? historiadores como Paul Bushkovitch la suscriben. En sus obras, el catedrático es partidario de que este estado nacido en el siglo IX fue el antecesor de unos y otros y hasta tiene clara su etimología: «Rus era el nombre que sus habitantes se habían dado a sí mismos, y Kiev su capital». Por su parte, el también catedrático Carlos Junquera Rubio corrobora en 'Las raíces que dieron vida a Rusia' que, para estos dos países, la Rus ocupa un lugar análogo al que en el pasado de España y Portugal suponen la Hispania romana o el Reino Visigodo. Rusia antes que Rusia La Rus de Kiev existió como estado único hasta el siglo XII. Antes, sin embargo, esta confederación de tribus medievales prosperó hasta convertirse en una potencia a nivel comercial. Pronto llegaron hasta Costantinopla, Estambul y la capital del Imperio Bizantino. Según narra la 'Crónica Néstor' ?la fuente más antigua que habla de este período? llegó a establecer con Bizancio un acuerdo entre iguales. Y eso solo en principio, ya que también terminaron por adoptar su religión: el cristianismo ortodoxo. El Velikii Knyaz Vladimir I fue quien inició la conversión en el 988; al parecer, para aunar bajo su cetro el poder político y religioso. Pero toda historia llega a su fin y, tres siglos después, la llegada de los mongoles hizo que la Rus de Kiev se desintegrara en una serie de principados autónomos gobernados por una única dinastía: la Rurikida. De ella emanaron, cual afluentes, una infinidad de Rus o pequeños estados. Entre ellos, el de Vladimir, el de Galitzia-Volynia, la República de Nóvgorod o el de Polotsk. Este último, considerado el antecesor de la futura Bielorrusia. Diferentes sobre el papel y los mapas, en realidad todos contaban con una misma religión, lengua y cultura. Junquera, de hecho, sostiene que al calor de estos nuevos pueblos empezaron a forjarse las naciones actuales del este de Europa. La presencia mongola se extendió durante trescientos años de vasallaje y destrucción. Aunque de forma diferente entre los territorios que hoy corresponderían a Ucrania y Rusia. Mientras que los primeros fueron reducidos a cenizas y padecieron una severa despoblación, los segundos escaparon de la debacle y pudieron sobrevivir a golpe de pagar tributos. Lo hicieron gracias al olfato político de príncipes como Alexander Nevski, que solo ansiaban que llegara el momento en que pudieran devolver el golpe al invasor. La venganza arribó en el siglo XV, cuando Nóvgorod y Moscú hicieron que se tambaleara el poder y se alzaron como potencias en la región. Así nació la futura Rusia. Nace Ucrania Mientras aquella primera Rusia luchaba su particular guerra, otro tanto hacía la futura Ucrania. Su origen más cercano se halla siglos después de la desintegración de la Rus de Kiev. En 1648, una alianza formada por cosacos, tártaros y campesinos logró expulsar a los invasores que se habían establecido en los territorios que hoy componen el país. Fundaron un estado independiente, pero tuvo una vida efímera. Poco después, la zona acabó dividida entre los dos grandes imperios de la región: el ruso y el astrohúngaro. Su estatus no cambió a grandes rasgos hasta el siglo XX, cuando la zona se repartía entre la Unión Soviética y Polonia. A partir de aquí comienzan unos años turbios y agitados. Tras la caída del zarismo, los sóviets invadieron parte de los territorios de Ucrania en la primavera de 1918. Hasta 1920, el país fue un hervidero de tensiones entre los partidarios de la revolución comunista y aquellos que optaban por el nacionalismo. Ganaron los primeros y, en 1922, la región se convirtió en una de las fundadoras de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. La llegada de la Segunda Guerra Mundial y el avance sobre Polonia permitió a Iósif Stalin sumar a su particular imperio rojo la Ucrania Occidental ?formada por Checoeslovaquia, Polonia y Rumania? y hasta ampliar sus fronteras. Huelga decir que Ucrania no fue el ojito derecho del dictador comunista. Más bien lo contrario. Desde que ascendiera al poder, las políticas económicas de Stalin se llevaron por delante a unos cuatro millones de ucranianos por culpa del famoso Holodomor y las limpiezas étnicas. Amén de la lucha contra lengua local. Y de aquellos polvos estos lodos. Tras el colapso de la Unión Soviética, Ucrania se independizó en 1991. Aunque eso no le ha granjeado tranquilidad, pues desde entonces el país se ha dividido entre aquellos que apoyan abrazar a Rusia y los que apuestan por reorientar su política hacia Occidente.
21-01-2022 | Fuente: abc.es
Quién es quién en la crisis de Ucrania
La tensión entre Ucrania y Rusia se remonta a hace tres décadas, cuando el primero de ellos se independizó tras la caída de la Unión Soviética. Ahora mismo la relación está en su peor momento desde la conquista de la península de Crimea hace ocho años. La presión crece entre ambos países, porque aunque nadie esté amenazando la seguridad de Rusia, en el Kremlin no ha gustado la intención de Ucrania de acercarse a la Unión Europea y más concretamente a la OTAN , pese a las reticencias de esta organización. Putin presiona en la frontera con la exrepública soviética, motivado también por el temor a que Kiev intente recuperar Crimea o el poder en la región de Donbás. La OTAN busca reunir toda la colaboración posible para estar preparados ante el más que probable ataque de las fuerzas rusas, y tanto Estados Unidos como la Comisión Europea ya ha avisado de posibles sanciones, tanto económicas y financieras como políticas.
21-01-2022 | Fuente: abc.es
Ucrania pide expulsar a Rusia de la red internacional bancaria para frenar a Putin
Solo unas horas antes de la decisiva reunión que tendrá lugar hoy en Ginebra entre el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, y su homólogo ruso, Sergey Lavrov, el embajador de Ucrania en Alemania exige que Rusia sea retirada del sistema de pagos Swift. «Los ucranianos están pidiendo al gobierno semáforo de Olaf Scholz que deje de lado todas las deliberaciones y separe a Rusia del sistema de pagos internacionales Swift», ha dicho Andriy Melnyk en una entrevista a los periódicos del grupo de medios Funke. Esta dura medida punitiva debe, en su opinión, «permanecer en la caja de herramientas de las sanciones como elemento disuasorio eficaz contra Putin». Swift es un grupo cooperativo fundado en 1973 en Bruselas que ayudó a establecer un lenguaje común para las transacciones financieras, un sistema seguro de proceso de datos compartidos y una red de telecomunicaciones mundial que se ha convertido en una infraestructura de finanzas imprescindible para los pagos interbancarios, inversiones, transferencias, comercio exterior y gestión de cheques. Este sistema procesa más de 10 millones de operaciones diarias entre unas 8.000 instituciones financieras localizadas en más de 200 países, durante las 24 horas del día y los 7 días de la semana. Salir de Swift significa quedar excluido del mundo financiero y del comercio global. Si los bancos rusos ya no pudiesen utilizar la red de comunicación bancaria internacional Swift, esto tendría consecuencias de gran alcance para su negocio, fuera ya de los flujos internacionales de dinero. Paralizar el nuevo gasoducto Aunque el gobieno alemán no se ha pronunciado sobre la posibilidad de este tipo de sanción, de las declaraciones de la ministra germana de Exteriores, Annalena Baerbock, se deduce que estaría más abierto a esta opción que a otras que Ucrania ha planteado anteriormente. «Exigimos a Moscú pasos urgentes y significativos de desescalada en la frontera», ha dicho Baerbock, «de lo contrario, Rusia pagará un precio muy alto en términos económicos, financieros y estratégicos». Baerbock también ha reconocido que la paralización definitiva del gasoducto Nord Stream II, cuya construcción ha finalizado y está listo para duplicar las entregas de gas ruso a Europa, a través del Báltico y hasta la costa norte de Alemania, sigue siendo una opción. Su respuesta es, sin embargo, tajante y negativa a la petición del gobierno de Kiev de suministro de armas. El embajador de Ucrania en Alemania, Andrei Melnyk, ha pedido reiteradamente a Baerbock que solicite a las autoridades la llegada de armas para defenderse de Rusia y ha descrito la «frustración» entre la población ucraniana por la reticencia de Alemania a este tipo de colaboración. «El pueblo de Ucrania está muy decepcionado. Ahora es el momento de la verdad para descubrir quién es un verdadero amigo», ha declarado el embajador. Aunque Melnyk reconoció que la nueva coalición de Alemania ha acordado una política restrictiva de exportación de armas, que no permite el envío de armamento a áreas en crisis, ha argumentado que «este documento político no es una Biblia y el mundo se encuentra actualmente ante el mayor peligro de una gran guerra en el centro de Europa desde 1945». Varios miembros del gobierno alemán, incluido el copresidente de Los Verdes y ministro de Economía y Clima, Robert Habeck, además del líder de la conservadora CDU, Friedrich Merz, han indicado su apoyo para considerar el suministro de armas a Kiev. Sin embargo, Baerbock se mantiene firme en su negativa y se limita a repetir que «una nueva escalada militar no traería más seguridad a Ucrania».
20-01-2022 | Fuente: abc.es
Johnson presiona e intimida a los diputados ?tories? rebeldes
La telenovela por capítulos en la que se ha convertido la política en el Reino Unido en las últimas semanas debido a las revelaciones del llamado ?partygate?, tuvo este jueves un nuevo episodio lleno de intriga, con severas acusaciones contra el Gobierno de Boris Johnson por supuestamente intimidar a los diputados rebeldes de las filas del partido. William Wragg, presidente del comité de administración pública y asuntos constitucionales, denunció que varios conservadores que se oponen al primer ministro y que quieren que deje el cargo tras conocerse que en Downing Street se celebraban fiestas mientras la población estaba obligada a confinarse para evitar la propagación del Covid-19, habían sido objeto de «presiones e intimidación». Además, según Wragg, algunos trabajadores de.. Ver Más
20-01-2022 | Fuente: abc.es
Cuatro claves para entender el conflicto entre Rusia y Ucrania
El actual conflicto ruso-ucraniano, que parece abocado a cobrar una escala mayor que la que generó la conquista militar en 2014 de la península de Crimea y la guerra civil en Donbass, no es el resultado ni de las ambiciones territoriales del presidente ruso, Vladimir Putin, ni de la presunta torpeza del dirigente ucraniano, Volodimir Zelenski, que ha acelerado desde su llegada al poder sus relaciones con Occidente. Sus orígenes son muy anteriores. Terror estalinista La hostilidad entre Moscú y Kiev comenzó con la independencia de Ucrania en 1991, tras el colapso de la Unión Soviética. Sus raíces se sitúan, no obstante, en las décadas anteriores, en las que el totalitarismo comunista llevó a cabo desde Moscú campañas de limpieza étnica (el este y el sur de Ucrania fueron repoblados con rusos), y persiguió la lengua original y el culto religioso en ucraniano. Viento del este, viento del oeste Al menos tres cuartas partes del pueblo ucraniano (42 millones) aspiran a integrarse en las instituciones democráticas europeas y en la OTAN. Rusia, en cambio, mantiene una posición distinta. La clase política e intelectual rusa sigue sin digerir la independencia de Ucrania -y menos aún su intención democrática de alejarse del ámbito eslavo- porque desde el Medievo considera a Kiev como la cuna tanto de la cultura rusa como de la religión ortodoxa. Figuras nada sospechosas como Gorbachov o Solzhenitsyn (hijos de madre ucraniana y padre ruso) consideraban clave poner todos los medios, menos la fuerza, para evitar el divorcio entre Rusia y Ucrania. Crear una zona tampón Los primeros años de independencia de la República de Ucrania mantuvieron la buena relación con el Kremlin, donde aún se debatía entre varias opciones: el regreso al pasado comunista, el liberalismo, o un régimen de Estado neozarista, que finalmente parece haber impuesto el presidente Putin. El exjefe de espías y nacionalista a ultranza sabe que -en las actuales circunstancias- una ocupación del territorio de Ucrania es inviable (el país es algo mayor que España, 600.000 kilómetros cuadrados), pero ha trazado una estrategia para impedir que el régimen de Kiev entre en el club de la Unión Europea y la Alianza Atlántica. Kiev cava sus trincheras El Gobierno ucraniano del presidente Zelenski (actor, comediante, guionista, productor, director de cine, y presidente desde 2019, reza su perfil en la red), el más proeuropeo de todos los que ha tenido el país, lleva más de dos años ahondando en las relaciones con Occidente, y tocando sin éxito a la puerta de Bruselas. Ucrania cuenta desde 2016 con un amplio acuerdo de librecomercio con la UE. Dos años antes selló pactos con la OTAN para modernizar su ejército. En contacto estrecho con la Alianza -aunque esta mantiene el 'dilata' a su ingreso, para no molestar a Moscú-, Ucrania ha desarrollado el tercer ejército más grande de Europa, después de Rusia y Francia, con 255.000 uniformados.
20-01-2022 | Fuente: as.com
¿Qué pasa en Rusia y Ucrania? Lo que sabemos del conflicto
Moscú y Kiev arrastran tensiones políticas desde hace nueve años por las disputas de las zonas fronterizas de Donetsk, Lugansk y Crimea.
20-01-2022 | Fuente: elmundo.es
El último acto de Francisco Toscano, el irreductible alcalde de Dos Hermanas que apadrinó a ZP y a Pedro Sánchez
Tras 39 años de mayorías absolutas y muchas veces a contracorriente del 'oficialismo', deja este viernes la Alcaldía nazarena y la vida política activa 
20-01-2022 | Fuente: abc.es
Macron propone que Europa ofrezca a Rusia un pacto de seguridad global
El presidente francés, Emmanuel Macron, comprobó este miércoles que tal vez no ha sido buena idea insistir en mantener el turno de Francia para ejercer por primera vez la presidencia del semestre en un periodo electoral. Primero con el debate en el pleno solemne del Parlamento, en el que se colaron los asuntos más punzantes de la política nacional, y después en su encontronazo con la prensa por no aceptar preguntas, probablemente bajo la sospecha de que también acabaría acaparada por la campaña electoral. Este ambiente deslució en parte su anuncio más potente en el que adelantó que se propone intentar que la UE ofrezca un plan de seguridad continental que pueda ser aceptado por Moscú, coincidiendo con el debate sobre la doctrina de seguridad europea, la ?brújula estratégica? que prepara el Alto Representante, Josep Borell. Macron dio a entender que puede ser la base de la propuesta para una nueva arquitectura de seguridad en Europa que la UE va a ofrecer a Rusia para acabar con las tensiones en la frontera oriental. En su discurso ante el pleno del Parlamento Europeo que marca el inicio del semestre de presidencia, Macron propuso mantener el diálogo con Rusia, basado en el llamado «formato Normandía», y elaborar esta nueva proposición para pactar con Moscú unas nuevas reglas de seguridad. La particularidad de esta propuesta de Macron es que intenta poner a Europa en primer plano, en vez de dejar que siga dependiendo de los pasos que dé la diplomacia norteamericana en sus contactos directos con Moscú, pero también que ignora la posición de Ucrania, que queda excluida de este proceso que propone el presidente francés, salvo por lo que respecta a la fórmula del «formato Normandía» en el que figura junto a Francia, Alemania y Rusia. «Creo ?dijo Macron- que nuestra credibilidad frente a Rusia radica principalmente en entablar un diálogo exigente. Y lo vemos en el diálogo que Estados Unidos y Rusia están llevando a cabo actualmente. Creo que es bueno que haya coordinación entre Europa y EE.UU., pero es vital que Europa tenga su propio diálogo con Rusia» en el que no se debe excluir el tema crucial del suministro de energía. Consultar a la OTAN En todo caso, la propuesta que ha de elaborar la UE, esté o no basada en el documento conocido como ?brújula estratégica? que se prevé que sea aprobado en el Consejo Europeo de marzo, debería ser después al menos «consultada con nuestros aliados de la OTAN», pero al final «negociado con Rusia» para crear un espacio de estabilidad continental. El presidente francés dijo también que está a favor de renovar los compromisos que se establecieron hace 30 años con la Rusia surgida entonces de la desaparición de la Unión Soviética para buscar «una solución política para Ucrania», incluyendo medidas que aumenten la transparencia en materia de armas nucleares, convencionales y maniobras militares. Hasta ahora, la UE se ha limitado a amenazar con consecuencias económicas y diplomáticas de dimensiones incalculables en caso de que se produzca una nueva incursión militar en Ucrania, pero no todos los países tienen las mismas referencias a la hora de decidir cuándo deberían empezar a aplicarse, porque el grado de percepción de las amenazas no es igual en Polonia, Alemania, Italia o España, sobre todo ahora que los actos hostiles pueden adoptar formas inéditas. El presidente francés recordó que hasta ahora «hemos visto movimientos migratorios manipulados. Hemos visto ataques cibernéticos. Hemos visto aumentos en los precios del gas. Y en este frente necesitamos construir juntos una resiliencia colectiva. La seguridad de nuestro continente requiere un replanteamiento estratégico, un rearme estratégico de Europa como espacio de equilibrio y paz. Y en particular en lo que respecta al diálogo con Rusia». Pero primero, lo que se necesita es poner de acuerdo a los países miembros para establecer ese diseño de la doctrina estratégica europea, que es algo que no está claro en todos sus ángulos. Macron insistió en que ahora mismo «necesitamos este diálogo colectivo para establecer nuestros propios requisitos y asegurarnos de que se respeten, y debemos estar en condiciones de hacer que eso se cumpla».
19-01-2022 | Fuente: abc.es
La Fiscalía de Berlín abre una investigación a toda la cúpula de Los Verdes por prevaricación
En 2020 el Comité Ejecutivo Federal del partido alemán Los Verdes se otorgó un ?bono coronavirus? que fue añadido como paga extraordinaria a sus emolumentos y que ahora está teniendo consecuencias inesperadas. La Fiscalía de Berlín ha confirmado la apertura de expedientes de investigación por «sospecha inicial de prevaricación» a todos los miembros de la directiva de esta formación política, que forma parte del Gobierno de coalición del socialdemócrata Olaf Scholz. El asunto de los controvertidos pagos especiales ya surgió durante la campaña electoral, cuando la candidata y hoy ministra alemana de Exteriores Annalena Baerbock se vio obligada a reconocer que había «olvidado» comunicar al Bundestag esa remuneración, como exige el reglamento parlamentario, junto a otros tres bonos en concepto de ?Navidad? que tampoco habían sido declarados. En total, en su caso, eran unos 25.000 euros cuyo ingreso no había notificado «por error», según declaró. Finalmente la Fiscalía considera que existe «la sospecha inicial de prevaricación después de varias denuncias de particulares», según ha explicado ahora el portavoz de la Fiscalía de Berlín, Martin Steltner. Los pagos ascendieron a 1.500 euros por persona en concepto de compensación por los gastos y molestias ocasionados por la necesidad de trabajar desde casa, en una situación de confinamiento en la que más del 30% de todos los empleados de Alemania permanecían teletrabajando sin que ni ellos ni las empresas recibiesen suplemento alguno como contraprestación. Posteriormente se supo que los auditores internos del partido se habían opuesto a los pagos y así lo habían hecho saber a la directiva, que a pesar de ello los aprobó. «No deberíamos haber hecho eso», admitió Baerbock en campaña electoral, cuando se hizo público el episodio que, sin embargo, no tuvo entonces consecuencias jurídicas. Un portavoz de Los Verdes también ha confirmado las investigaciones en curso. «Se trata de la participación de los miembros de la junta ejecutiva federal en las decisiones sobre el pago de los llamados ?bonos coronavirus?, que como ya se sabe se pagaron a todos los empleados de la oficina de la sede federal de Berlín y a los miembros de la ejecutiva federal en 2020». Según justifica el portavoz de los Verdes, la junta tenía derecho a tomar las decisiones pertinentes «desde el punto de vista de todos los implicados». Posteriormente y a raíz del escándalo que ocupó las portadas durante la campaña electoral «todos los pagos habían sido devuelto». «Los miembros de la junta en cuestión y la oficina federal están cooperando plenamente con la oficina del fiscal para aclarar el asunto de forma rápida y completa», asegura el partido. Entre los investigados están la propia Baerbock, y el ministro de Economía y Clima, Robert Habeck, ambos copresidentes del partido verde y que pertenecen a la junta ejecutiva federal de seis miembros, junto a los vicepresidentes federales Jamila Schäfer y Ricarda Lang, el gerente federal Michael Kellner y el tesorero Marc Urbatsch. Dado que todos excepto Urbatsch también son miembros del Bundestag, el Parlamento debió ser informado antes de que pudiera iniciarse la investigación, lo que habría sucedido en diciembre según fuentes periodísticas. La fiscalía inició formalmente la investigación penal el pasado 6 de enero. Exigente con los demás De entre todos los investigados, solamente se conocen los detalles de lo cobrado por Baerbock, que como copresidenta de Los Verdes no recibe un salario del partido independientemente de lo que venía cobrando como diputada del Bundestag y ahora, además, como ministra. «Todos los pagos especiales que la Oficina Federal del partido paga a la señora Baerbock son reportados por el departamento de contabilidad a las instituciones pertinentes de Seguridad Social y Hacienda», explican fuentes del partido, que relatan también que los pagos fueron anotados en los libros contables verdes como «libres de impuestos», pero que después del escándalo de campaña fueron presentados por Baerbock a su asesor fiscal para ser incluidos en la declaración de la renta de 2020 «con el fin de pagar los impuestos correspondientes sobre la renta». Su anterior omisión resultaba especialmente delicada para un partido que exige la divulgación detallada de los ingresos auxiliares de los funcionarios electos. Otros verdes han mostrado mayor cuidado reportando los ?bonos de Navidad? al Bundestag desde su introducción en la tradición contable en 2011.
1
...