Infortelecom

Noticias de politica social

07-08-2018 | Fuente: elpais.com
?Perseguir el dinero es más importante que detener capos?
El hombre fuerte de López Obrador en materia de seguridad apuesta por la política social y perseguir el dinero de los carteles para pacificar el México más violento desde la Revolución
18-07-2018 | Fuente: abc.es
Los ultras alemanes son ya el segundo partido más votado en las encuestas
Los desacuerdos y las profundas desavenencias entre la CDU de Merkel y la CSU de Baviera, que desde el final de la II Guerra Mundial concurren juntas a las elecciones en Alemania, están creando desorientación y repulsa entre sus votantes, al tiempo que elevan en las encuestas al partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD). Según el último sondeo Insa, si se celebrasen elecciones este domingo, AfD sería el segundo partido más votado, con el 17,5% y por delante de los socialdemócratas del SPD. Desde el 19 de junio, fecha en que el ministro de Interior Horst Seehofer comenzó a amenazar con romper la coalición de gobierno por sus diferencias de criterio con Merkel en materia de refugiados, el bloque CDU/CSU ha perdido un 4% de los apoyos, aunque los que más siguen perdiendo son el SPD y Los Verdes, cuyo carácter de partido con opción a formar parte del gobierno se reduce dramáticamente y que son los objetivos a los que AfD está dispuesto a dirigir sus bombardeos durante los próximos meses. «La Agenda 2010 ha sido un desastre par Alemania», clama en diversas entrevistas uno de los líders del partido, Jürgen Pohl, en referencia a las reformas que impulsó el excanciller socialdemócrata Gernhard Schröder, que ayudaron al país a permanecer a flote durante la crisis financiera al precio de renunciar al estad de bienestar. «Los niños pobres de hoy son los jubilados miserables de mañana», repite su colega en la directiva de AfD Björn Jöcke, que este discurso reivindicativo de política social, que bien podría defender cualquier partido de izquierda, será la tónica de ahora en adelante, una estrategia destinada a ganar espacio en los Bundesländer orientales, el territorio de la antigua RDA, y que ya está dando sus primeros resultados en las encuestas. Ambos han elaborado un documento con «un nuevo concepto para revalorizar las pensiones» que quieren presentar próximamente en Berlín en el que al parecer se establecen diferencias entre los ciudadanos con nacionalidad alemana y los ciudadanos a secas. Los miembros más liberales de la directiva de AfD no están muy de acuerdo con el papel sobre pensiones porque calculan que tendría un aumento de gastos de 125.000 millones de euros al año. A la espera de que el documento sea sometido a votación interna, su mera filtración ha supuesto ha servido para inflar el apoyo demoscópico, que en algunos sondeos regionales llega incluso al 24%. «AfD se está beneficiando además de un proceso de erosión que afecta a todos los grandes partidos políticos europeos y que está alimentando a los partidos pequeños», añade el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Passau, Heinrich Oberreuter, «los grandes partidos ofrecen programas muy amplios que quedan desdibujadoa para la opinión pública, que de alguna manera encuentra en estos partidos, los que apenas llevan una docena de puntos en sus agendas, una representación que perciben como más personalizada y acorde con sus intereses. Se están beneficiando de tomar como asuntos estrella temas que los grandes partidos apenas si toman en serio». Las primeras y muy relevantes elecciones que tendrán lugar en Alemania serán las regionales de Baviera en octubre. Según el instituto GMS, AfD se disputará allí el puesto de segundo partido más votado con Los Verdes, ambos rondando el 14%, mientras que la CSU seguirá en el primer lugar con alrededor del 40% de los votos. No se espera que el SPD supere el 12%. «Nuestro modelo, tanto a escala federal como en los Bundesländer es Austria», ha reconocido la presidenta del AfD Alice Weidel, «la coalición formada por el Partido Popular de Austria ÖVP y el Partido Liberal FPÖ, que está haciendo un trabajo excepcional tanto en lo que respecta a la velocidad con la que han reformado el gobierno como a la puesta en práctica de los acuerdos de coalición». «Las personas y los nombres hacen que sea imposible por ahora en Alemania», lamenta, «pero a largo plazo no lo descarto».
18-06-2018 | Fuente: elpais.com
Nueva política social
El pacto salarial y los retoques en la reforma laboral afianzarán la economía
17-06-2018 | Fuente: abc.es
Dos mujeres compiten por la vicepresidencia por mérito propio
Los dos candidatos a la presidencia de Colombia, Iván Duque, del partido de derecha Centro Democrático, y Gustavo Petro, líder del movimiento de izquierda Colombia Humana, han coincidido en estas tres últimas semanas, tras la primera vuelta del pasado 27 de mayo, en ajustar sus promesas de campaña pateándolas más hacia el centro de la cancha donde quedaron sin juego 4,5 millones de electores que veían en Sergio Fajardo una tercera opción. Ese electorado es el trofeo que ambos persiguen, que en el caso de Duque le reforzaría la diferencia de 12 puntos que podría sacar de ventaja, mientras que no serían suficientes para que Petro sea el próximo residente en la Casa de Nariño. Pero llevamos una semana sin encuestas públicas, solo especulaciones que hablan de una diferencia menor al 10%, dato que expertos consideran estrategia para mover a los votantes. La mayoría de la clase política tradicional está con Duque, mientras las figuras alternativas y grupos de centro izquierda han preferido la opción Petro. El voto en blanco se calcula entre el 12% y 10%. Las mujeres y el presidente Las fórmulas vicepresidenciales juegan a la par de los candidatos. Ninguna está como simple invitada. Tanto Marta Lucía Ramírez, la fórmula de Duque, como Ángela María Robledo, la llave de Petro, aspiran a ocupar la vicepresidencia de Colombia con méritos propios. Aunque en orillas ideológicas muy distintas, ambas traen a la mesa experiencia en el sector público y en el Congreso, además de un electorado propio. En el caso de Ramírez es de casi dos millones de votos logrados como presidenciable en 2014. Por su parte, Ángela María Robledo ha llegado dos veces a la Cámara de Representantes (2010 y 2014) con su electorado de Bogotá, ciudad clave hoy y a la que conoce bien como exdirectora de Bienestar Social, cargo alineado con la ruta profesional de esta psicóloga con maestría en Política Social, quien antes fue decana de Psicología e investigadora de la jesuita Universidad Javeriana, la misma de la que se graduó Ramírez como Abogada con especialización en Derecho Comercial. Son el perfil de la mujer profesional colombiana, trabajadora, con metas claras y hecha a pulso. Y es precisamente por el trabajo realizado que el electorado las apoya, aunque nadie desconoce que ser mujeres influyó para ser parte de la ecuación. De igual forma, los candidatos han dicho que la mitad de su gabinete estaría conformado por mujeres. Sin embargo, ¿pesa el voto femenino en estas elecciones que por primera llevará a una mujer al cargo de la Vicepresidencia de la República? Para Juan Fernando Londoño, director del Centro de Análisis Político, «no mucho. En Colombia la situación es similar a la de otros países: las mujeres votan por quien más les gusta independientemente del género». Para Carlos Suárez, director de Estrategia & Poder, «pesarán factores como su procedencia política, trabajo con las bases y hoja de vida, como sucede con Ramírez en el Partido Conservador, que tiene además un espacio de la opinión electoral sin connotación de género. Lo mismo pasa con Robledo: su carrera política y posiciones de izquierda a favor de temas de género, inclusión, equidad para la mujer y defensa de los menores son su fortaleza para conquistar votos». Esa experiencia es la que también reciben los dos candidatos. En el caso de Duque, con poca trayectoria en el sector público, Ramírez aporta un amplio conocimiento: ha sido viceministra y ministra de Comercio Exterior, de Defensa, senadora y embajadora, entre otros. Además de su paso por el sector privado como presidenta de gremios y del sector bancario, litigante y docente. De llegar a la vicepresidencia, hará énfasis en temas de lucha contra la corrupción y en asuntos de desarrollo económico. Sabe que una buena gestión en temas de transparencia la acercará a la presidencia en el 2022. Robledo tiene reconocida capacidad de gestión y ha dicho que su labor será la de coordinación, elemento fundamental para el poder del Ejecutivo. Esa sola tarea bien lograda, además de ubicarla en un punto estratégico y poderoso, dará contenido a un cargo cuyo fin es reemplazar al presidente ante una falta temporal o absoluta, pero no cuenta con responsabilidades ni recursos propios, a menos que le sean delegados específicamente.
17-06-2018 | Fuente: abc.es
«Hay que modificar los Acuerdos de Paz para que existan verdad y reparación»
Hoy 36 millones de colombianos están llamados a las urnas para elegir quien será su próximo presidente. Entre los dos candidatos elegibles destaca Iván Duque, del partido Centro Democrático, al que todas las encuestas dan como favorito. Este joven abogado de 41 años, padre de familia y al que sus amigos definen como un «bacán» por su risa fácil y su incorruptible amistad hacia sus seres queridos, se ha posicionado como un vendaval de aire fresco en el resbaladizo albero de la política colombiana. Su programa rompe de lleno con el discurso de la exaltación de la lucha de clases que hasta la fecha ha reinado en el ADN del país. Sus contundentes mensajes contra la corrupción y el caciquismo político, su voluntad de construir una paz duradera y justa, y sus propuestas económicas en las que conviven tanto la defensa de la libertad económica como la de una responsabilidad social, han logrado inspirar a una gran mayoría de la sociedad colombiana hastiada del inmovilismo y la demagogia política reinante en el país. Doctor Duque, sus oponentes políticos aseguran que su gobierno estará marcado por su relación y proximidad con el expresidente Álvaro Uribe Vélez.. Yo por el presidente Uribe tengo aprecio, amistad y admiración. Es una persona que valoro y respeto pero yo voy a ser el presidente de Colombia y espero que él desde el congreso nos ayude a liderar la bancada del centro democrático para sacar adelante las reformas que necesita Colombia. «Colombia debe retirarse de Unasur, creado para proteger la dictadura de Venezuela» Uno de los grandes problemas que sufre Colombia es la corrupción y el caciquismo político, ¿usted pretende combatirlo?, ¿qué medidas tomará si es elegido presidente para acabar con estas lacras? Lo primero será quitar a los caciques políticos el control de las entidades del Estado. Muchos de ellos durante los últimos años se han apoderado de entidades del gobierno y las han convertido en la caja menor de sus movimientos o de sus aspiraciones electorales. Tenemos que arrebatárselas para que las entidades del estados sean técnicas y estén siempre al servicio del ciudadano. Tenemos que apoderar a la ciudadanía para que denuncien a los corruptos y que estos sepan que toda la sociedad les está mirando. A su vez como gobierno tendremos que sacar adelante la extinción del dominio express, para que los condenados por corrupción respondan frente a la pena impuesta hasta con el último peso de su patrimonio y endurecer las penas para que no haya casa por cárcel ni reducción de penas para los corruptos. Esas son una de las propuestas más drásticas que tomaremos. Sus oponentes políticos han manifestado públicamente que usted quiere hacer trizas los acuerdos de paz firmados en La Habana entre el gobierno del presidente Santos y la guerrilla de las FARC-EP. Para mí la Paz es un anhelo de todos los colombianos, todos queremos la paz. El peor error que se cometió en los últimos años fue cuando el gobierno pretendió dividir a los colombianos entre los amigos y los enemigos de la paz con el propósito reeleccionista del año 2014. Eso fue una gran factura. Yo quiero unir a los colombianos entorno a una paz duradera y a una paz justa. Y esa paz justa requiere no hacer trizas los acuerdos, pero si hacer todas las modificaciones que se requieran para que exista verdad, reparación y el cumplimiento de penas proporcionales. Eso me parece vital. Por otro lado quiero garantizar todo su tránsito a la reconciliación, a la protección y el acceso a proyectos productivos, a la base guerrillera que se ha desmovilizado, desarmado y reinsertado. Pero a su vez necesitamos que los máximos responsables de crímenes de lesa humanidad digan la verdad, reparen a las víctimas y cumplan sus penas. Si es elegido presidente, ¿cuáles serían los pilares de su política económica para los próximos 4 años? Primero, simplificar el sistema tributario; segundo, bajar las tarifas de impuestos a los generadores de empleo, es decir a las micro, pequeñas y medianas empresas; tercero, reducir la evasión fiscal en los impuestos de renta e IVA en un 50% en los próximos cuatro años de tal manera que podamos bajar impuestos, aumentar la inversión y mejorar los salarios de los ciudadanos colombianos. Lo otro que necesitamos es eliminar muchos de los trámites burocráticos innecesarios para que haya un mejor clima de inversión. Necesitamos en vez de tener tantas ventanillas donde acudir para cumplir con los trámites con el Estado, tener solo una ventanilla digital de comercio y emprendimiento donde el empresario mediante el acceso a una sola plataforma se pueda conectar con el Estado para cumplir todos sus trámites. Y por último creo que necesitamos una gran agenda de reconversión industrial y diversificación exportadora. Esos serían mis ejes centrales de mi agenda económica. «Garantizo el paso a la reconciliación, a la protección y al acceso a proyectos productivos a la guerrilla que se ha desmovilizado» Colombia es un país con un serio problema a nivel de infraestructuras. ¿Qué plantea usted para solucionar este problema endémico y modernizar el país y lograr un mayor desarrollo social? Existe una infraestructura vial y proyectos que están en ejecución. Lo primero es tener un buen plan para acabar con las obras que están en curso. Por otro lado, hay que dimensionar nuevos proyectos para los próximos 20 o 30 años. Necesitamos buscar más proyectos que se puedan financiar a través de los mercados de capital y dentro de estos poner en marcha un muy ambicioso plan de infraestructura social y rural. En el ámbito social hablamos de acueductos y alcantarillado rurales, vías terciarias, más aulas escolares para tener una jornada completa de 7 horas y una red hospitalaria mejor dotada y con mayor densidad en el territorio nacional. En lo que corresponde en el sector rural sería una mayor inversión en distritos de riego, reservorios de agua, centros de acopio para facilitar la producción agrícola con miras a la exportación y al consumo nacional. Colombia tiene un gran potencial turístico aún por explotar. ¿Qué plantea usted para este sector? Nuestro sector turístico requiere una mayor inversión en infraestructura aeroportuaria, en la infraestructura vial pero sobretodo tener una especie de ecosistema propicio para el turismo. Es decir, una mayor capacitación técnica, incentivos tributarios para la construcción de hoteles y una mayor especialización en las cinco o seis variedades de turismo donde debemos consolidarnos. Tenemos que marcarnos la meta para que en los próximos 4 años superemos el umbral de los seis, siete millones de turistas año, lo cual dejaría muchos recursos para el país y un gran detonante de empleo Su país es rico en recursos minerales estratégicos. ¿Se plantea una nueva regulación en la distribución de la regalías que beneficien más a las comunidades locales de los lugares donde se explotan estos recursos estratégicos? Nosotros deberíamos de ser un país con una aparato productivo mucho más diversificado. El petróleo representa más del 50% de las exportaciones, más del 40% de la inversión extranjera en ID y tenemos reservas para menos de 7 años. Tenemos que diversificar nuestra economía, despetrolizarla. Yo quiero un país que tenga otras fuentes de crecimiento vía el desarrollo agropecuario, la «economía naranja» donde está la industria cultural y creativa, hacer un gran énfasis en el sector de servicios donde también esté el turismo. ¿ Para qué?, para que nuestro PIB este mucho más diversificado. Sin duda las industrias extractivas son muy importantes para Colombia. Y en este sentido necesitamos primero una mayor transparencia en la aplicación de estándares sociales y ambientales. Necesitamos que haya una reforma de las regalías para que los recursos puedan llegar a las regiones vía pagos anticipados de regalías o obras por regalías para que las empresas respondan a los anhelos de las comunidades lo cual que me parece vital. Pero desde luego el otro gran reto que tenemos es las energías renovables. Colombia tiene hoy cerca de 16.600 megas de capacidad instalada y las energías renovables instaladas, por lo menos la eólica y la voltaica, son menos de 50 megas. Mi meta es tener una base de 150 megas , es decir triplicar lo que tenemos hoy. Pero sin duda mi meta aspiracional es dejar asentadas las bases para llegar a 1.500 megas en los próximos ocho años. «Quitaré a los caciques políticos el control de las entidades del Estado» En Colombia existe una gran brecha social. ¿ Qué políticas sociales propone para acabar con ella? Si queremos hacer una gran agenda social necesitamos emprendimiento. La mejor política social para mi es un empleo digno y estable. Y, ¿ quién genera un empleo digno y estable?: las empresas micro, pequeñas medianas y grandes. Y ¿ por qué no lo están haciendo? Porque están axfisiadas con impuestos y por tramites burocráticos. Por tanto, poder bajar tarifas y simplificar trámites es una forma de estimular el emprendimiento y al estimular el emprendimiento lo que buscamos es que se generé un mayor interés en contratar y renumerar mejor. También en materia de agenda social es clave a nivel de educación garantizar la alimentación de los niños más vulnerables y que tengamos una red de preescolares que esté por lo menos en el 90% de los municipios de Colombia. Por otro lado implementar que en los últimos tres años del bachillerato demos a los alumnos formación para el empleo para que se graduen tanto con el título de bachiller como el de técnico. Y por último tenemos también como objetivo avanzar hacia la educación universitaria gratuita para los estratos 1 y 2 que son los sectores más vulnerables de la población , con una educación presencial y virtual. En material de salud, lo que nosotros queremos es que las empresas de salud no solo se les pague por número de afiliados porque muchas terminan abusando. Por eso, lo que yo propongo es tan sencillo como que no solo le paguemos a estas empresas por el número de afiliados sino que también por la calidad del servicio ofrecido acreditado por los usuarios y esa acreditación de los usuarios es la que nos puede determinar cuales son las EPS que deberían ser cerradas por su servicio ineficiente y cuales se deberían quedar en el sistema. Como gobierno, ¿cuál será su política frente a la dictadura Venezolana y cual será el papel de Colombia como país en Latinoamérica y en el mundo? Hace un año yo denuncié a Nicolas Maduro ante la Corte Penal Internacional con 70 firmas de senadores colombianos y 50 parlamentarios de Chile. Lo hicimos con la plena convicción de que era lo correcto porque es como cuando uno tiene un vecino que toda la noche golpea a su mujer y a sus hijos y uno escucha sus llantos, el deber no es guardar las buenas formas ni los modales para saludar al vecino el otro día como si no pasara nada, si no que hay un imperativo moral categórico que es denunciar. Yo como presidente seguiré con en esa misma actitud. Colombia debe retirarse de Unasur, un organismo creado para proteger esa dictadura, debemos fortalecer el sistema interamericano y tenemos que participar en todas las agendas diplomáticas internacionales que tengan como objetivo quitar peso y legitimidad a esa dictadura. Debemos seguir presionando para que en Venezuela se de un tránsito a unas elecciones libres. ¿Qué seguridad jurídica ofrecería su gobierno a la inversión extranjera? La que más se pueda. Que se cumplan las reglas de juego, que haya un sistema tributario transparente, que tengamos estabilidad regulatoria, que tengamos unas normas precisas sobre las actividades económicas y que no se esté regulando por la via de las decisiones judiciales. Y por último, que haya por supuesto un gran estabilidad en la contratación.
16-06-2018 | Fuente: abc.es
Acusan a Macron de gastarse 500.000 euros en una vajilla nueva para el Palacio del Elíseo
El desgaste ha quitado lustre a la vajilla con la que se agasaja a los invitados en los banquetes presidenciales franceses, pero su renovación le ha pasado factura al Elíseo, obligado a justificar, en plena época de recortes, un gasto que algunos medios elevan al medio millón de euros. La reputada manufactura de Sèvres, encargada desde 1848 de los servicios de mesa del palacio, tiene en sus manos la elaboración de los 1.200 nuevos platos, 900 lisos y otros 300 de pan, cuyo coste el Estado sitúa en 50.000 euros. Ese cálculo, denunció esta semana el satírico «Le Canard Enchaîné», es la cantidad destinada a pagar a los 30 artistas y diseñadores que participaron en el concurso público, cuyo ganador, Evariste Richter, fue escogido por la primera dama, Brigitte Macron. La casa Sèvres tiene encargado fabricar unas 1.200 piezas. Si el plato más barato cuesta 400 euros, nadie se cree el presupuesto publicado por el Estado francés Pero a razón de 400 euros los platos más sencillos, y de más de 500 aquellos con diseño contemporáneo, la cuenta final no cuadra con las pretensiones presidenciales y ha desatado una polémica no acallada por la compañía, que alega que ese es el precio habitual de mercado. Sèvres fue creada en 1740 bajo el reinado de Luis XV y desarrollada con el impulso de la marquesa de Pompadour, favorita del monarca y mecenas de las artes francesas. La idea, según recuerda el semanario «Le Point», era apoyar la porcelana gala frente a la competencia de la alemana de Sajonia, y desde entonces sus creaciones se han convertido en símbolo del saber vivir francés y han estado presentes en las mesas de todos los regímenes políticos, de la monarquía a la República. Por eso, donde unos ven despilfarro del erario público, otros consideran que se trata de un apoyo a una industria del lujo. El nuevo servicio sustituirá a los dos actualmente utilizados, uno encargado por el último presidente de la IV República, René Coty, bautizado Capraire, y otro solicitado por Jacques Chirac, llamado Constellation. Su sucesor, Bleu Élysée (Azul Elíseo), tiene una connotación implícitamente monárquica, porque el azul de Sèvres era el color característico de las porcelanas suministradas en la época a la familia real. Tardará años en estrenarse El pedido del matrimonio Macron ha acaparado la atención pública en un momento particularmente inoportuno. Justo después de acusar este martes a Italia de «cinismo» en la gestión del barco humanitario Aquarius, que el país se negó acoger en sus puertos, Macron denunció en un discurso sobre política social que el Estado dedica un «dineral de locos» a subsidios que no son eficaces. Sèvres ha hecho vajillas para noblezas de todo el mundoEste último gasto, no obstante, no aparecerá directamente en las cuentas del Elíseo: las producciones de la manufactura de Sèvres, rebautizada Cité de la céramique-Sèvres et Limoges en 2009, se le ofrecen gratuitamente. Pero su presupuesto recae de forma parcial en el erario público, dado que Sèvres está financiado en un 60 % por el Estado, con unas subvenciones que en 2017 llegaron a los 4,39 millones de euros y este año a los 4,44. Ese giro en las cuentas también le ha valido críticas, dado que las reglas de transparencia lanzadas por los expresidentes Nicolas Sarkozy y François Hollande impiden al Elíseo que otras instituciones se hagan cargo de sus gastos. La vajilla en cuestión, de momento, no se estrenará hasta dentro de unos años, los que tarde en completarse el proceso de fabricación, si bien se espera que un primer lote pueda ser entregado de aquí a finales de 2018.
13-06-2018 | Fuente: abc.es
Macron, sobre las reformas: «Las ayudas sociales cuestan una pasta gansa»
Se trata de una iniciativa muy fuera de lo común, en dos frentes: una fórmula de «choque» que ha sido concebida para «presentar» las posibles reformas por venir; y, al mismo tiempo, esa comunicación política, más «agresiva», pretende «replantear» problemas de fondo sobre el funcionamiento del modelo social francés. Hasta ahora, Macron ha lanzado reformas previstas y clásicas: mercado electoral, sistema nacional de ferrocarriles, entre otras. Sin oposición política digna de ese nombre, Macron está ganando a los sindicatos en todos los terrenos. Anunciando que «las ayudas sociales cuestan una pasta gansa», Macron lanza una ofensiva quizá más audaz, sin desvelar, de momento, el contenido exacto de las posibles reformas. El presidente ha preferido lanzar un tema de reflexión de inmenso calado: el costo económico del modelo social, y, en particular, el costo de las ayudas sociales más o menos directas. Dirigiéndose a su ministros, directamente, para mejor dirigirse a la opinión pública, indirectamente, Macron explica de este modo su visión sobre el modelo social francés: «Comenzaré por constatar la realidad: gastamos mucho dinero, una pasta gansa; se favorece la irresponsabilidad? Nuestra política social debe funcionar mejor, debemos hacer algo más que prevenir, con el fin de gastar menos y mejor, responsabilizando a todos los actores». Esa debiera ser la matriz del proyecto social macroniano: gastar menos, gastar mejor, exigir responsabilidad a todos los actores, beneficiarios de las ayudas sociales, gestores públicos, ante la mirada deseablemente atenta de los contribuyentes. A su manera, en cierta medida, se trata de un proyecto teórico de «revolución» ¿liberal? ¿conservadora? ¿reformista? Macron se guarda muy mucho de dar ningún «color» ideológico a sus proyectos, utilizando un lenguaje crudo y popular, que no deja de suscitar polémica entre los profesionales de la política, el análisis y el periodismo. Desde las izquierdas, se pone el grito en el cielo, anunciando un «desmantelamiento» de derechos sociales. Sin embargo, Macron todavía no ha precisado el alcance concreto de sus posible reformas, cuando llegue el momento. Desde la derecha tradicional, se escucha un ruidoso silencio? es difícil criticar unas reflexiones de corte clásico, popular, presumiblemente conservador. La República En Marcha (LREM), el partido de Macron, y su grupo parlamentario, intentan «comprender» los proyectos, maniobras y comunicación política presidencial. Para algunos diputados macronianos, el presidente está haciendo una política económica y social de corte conservador en el fondo, maquillada publicitariamente con una comunicación más moderna y agresiva. Para otros, se trata de una «revolución» que es necesario apoyar, esperando que los resultados esperados terminen por llegar, en su momento.
13-06-2018 | Fuente: abc.es
Doce comunidades y 200 municipios se ofrecen a acoger a los inmigrantes del barco Aquarius
El ofrecimiento del Gobierno para que el barco Aquarius recale en un puerto español ha desatado una carrera entre las autoridades de comunidades autónomas y municipios por mostrarse solidario y acoger a los desventurados migrantes. Sin distinción de colores políticos, han mostrado su disposición a recibir a los integrantes del pasaje desde el presidente extremeño, el socialista Guillermo Fernández Vara, al de la Generalatitat de Cataluña, el independentista Quim Torra, pasando por la Xunta de Galicia, del popular Alberto Núñez Feijóo. En total, al menos una docena de gobiernos autónomos se han sumado a esta ola de brazos abiertos. El País Vasco, Galicia, Baleares, Aragón, Castilla-La Manca, Navarra, Cantabria y La Rioja, además de la propia Comunidad Valenciana -donde se prevé que desembarquen los más de 600 rescatados por la organización humanitaria Sos Méditerranée-, son otras de las que han expresado su disposición a recibir a los pasajeros del Aquarius. Desde la Iglesia a los boy scouts A nivel local, unos 200 municipios han mostrado su disposición a acoger inmigrantes. Las alcaldesas de las dos principales ciudades españolas, la madrileña Manuela Carmena y la barcelonesa, Ada Colau, figuran en la lista, junto con Joan Ribó, regidor de Valencia, en cuyo puerto se prevé que atraque el Aquarius. De la Iglesia a boy scoutsRibó destacó ayer el ofrecimiento de los valencianos de a pie. «Tengo desde la Iglesia hasta los boy scouts», asegura el alcalde. El grado de ayuda varía según los casos. El presidente de la Generalitat catalana se ofrece a acoger a la totalidad del pasaje, ya que, según dice, su comunidad está preparada para recibir hasta 1.800 refugiados, mientras que el Gobierno vasco aceptaría a un 10% de los rescatados en aguas de Libia y Aragón asegura que ya tiene organizado un operativo para hacerse cargo de cuantas personas indique el Gobierno. Núñez Feijóo, por su parte, activó «a primerísima hora de la mañana» los mecanismos de coordinación con el Gobierno central para colocar a Galicia como comunidad de acogida de los migrantes, en palabras de su conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela, informa Efe. La Junta de Castilla y León se ha dirigido a la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, para mostrar que esa es «una tierra de acogida, de solidaridad y abierta» a los refugiados, sobre todo a los menores no acompañados.
06-03-2018 | Fuente: elpais.com
Bruselas alerta del alto nivel de desigualdad y pobreza en España pese a la recuperación
Bruselas critica la temporalidad y una política social "inconsistente", con menor poder de redistribución que en el resto de la UE.
04-02-2018 | Fuente: abc.es
La gran coalición alemana encalla por falta de acuerdo en el seguro médico
No fue necesario que los negociadores agotasen el plazo, que terminaba a las doce de anoche, para reconocer que todavía quedaba mucho por hablar. El bávaro Horst Seehofer llegó a primera hora anunciando que tenía que tomar el tren de las 16:05 de vuelta a Múnich y nadie quería repetir la nochecita toledana con la que terminaron las conversaciones de sondeo, dos horas consecutivas de negociación, por lo que a primera hora de la tarde decidieron utilizar los dos días de plazo extra previstos en la hoja de ruta, una especie de plan B para contar con algo más de margen. La canciller alemana, Angela Merkel, y el líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Martin Schulz, presentaron como importantes avances los acuerdos parciales ya cerrados y admitieron que la gran coalición había encallado en el complicado asunto de los seguros médicos, tema del que seguirán hablando a partir de las diez de la mañana de este lunes. Los conservadores rechazan sustituir el actual sistema dividido en seguros públicos y privados por un «seguro ciudadano», propuesta del SPD que unificaría los dos modelos y que mejoraría la posición de los seguros públicos, cambiando por ejemplo las normas de facturación de los médicos, que ganan más tratando a pacientes en la sanidad privada y a menudo los favorecen. La jornada había comenzado con falta de acuerdo en tres objetivos en política social que los socialdemócratas consideraban clave para el pacto: acabar con los contratos temporales injustificados, garantizar la igualdad de trato en los seguros sanitarios privados y públicos y mejorar la política de vivienda. El último de estos puntos quedó cerrado a media tarde, con medidas para frenar la subida de los alquileres, nuevas ayudas para familias con hijos y un paquete de 2.000 millones de euros públicos para la construcción de viviendas. Estos puntos se sumaban a otros que van dando ya forma bastante definida a un acuerdo que incluye también medidas política municipal y cultural y para impulsar la digitalización. A juicio de Martin Schulz, el retraso no debe entenderse como una falta de buena voluntad y la presión del tiempo no debe entorpecer las conversaciones, ya que «el objetivo n es ganar una carrera sino proporcionar a Alemania un gobierno estable y ello exige un acuerdo fuerte y consensuado sobre bases estables». «Hemos trabajado bien hasta ahora, pero todavía quedan puntos importantes que tienen que ser aclarados», admitió Merkel, que destilaba cierta satisfacción por los acuerdos logrados a lo largo de la semana. La dirección socialdemócrata ha subrayado avances como el acuerdo para la estabilidad de las pensiones, las mejoras en la atención a la dependencia, o las inversiones de hasta 11.000 millones de euros en educación, que considera tantos a su favor en el pulso entre negociadores. Inmigración La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y su ala bávara de la Unión Socialcristiana (CSU) se anotan por su parte un compromiso en el área migratoria, punto conflictivo en el que los socialdemócratas reconocieron que fueron incapaces de imponer todas sus posiciones. Los tres partidos se han fijado como meta que la llegada de nuevos solicitantes de asilo al país no supere una horquilla de entre 180.000 y 220.000 personas al año, una concesión a los conservadores bávaros, que reclamaban un tope para la acogida. El derecho a la reagrupación familiar para las personas que cuentan con algún tipo de protección en el país pero no con el estatus de refugiados, que ahora está suspendido, será reactivado el próximo mes de agosto, pero limitado a 1.000 personas al mes. En cuanto al capítulo medioambiental y de política energética, que quedó cerrado el viernes, la gran coalición renuncia definitivamente a las metas de emisiones de 2020 y acuerda fijar en una ley los compromisos climáticos del Acuerdo de París para 2030, un acuerdo que el SPD presentó como triunfo propio. Ante la fachada de la Casa Willy Brandt, la sede del SPD en Berlín, en la que transcurrieron ayer las negociaciones, se manifestaron grupos ecologistas, como Greenpeace, protestando por lo que consideran un retroceso en los objetivos.Sobre lo que los negociadores mantienen un total hermetismo es el reparto de las carteras ministeriales. En círculos del Partido Socialdemócrata se pone en duda incluso que Martin Schulz vaya a ocupar el tradicional puesto de vicecanciller y se da por seguro que apenas terminen las negociaciones aumentará la presión sobre su permanencia en la presidencia del partido. Antes de abrir de par en par la puerta de la sucesión, el SPD tiene sin embargo que ocuparse de que los 443.000 militantes de base ratifiquen en votación el pacto que cierren los negociadores, y no va a resultar nada fácil. Aunque la negociación no se ha prolongado durante toda esta noche, los equipos técnicos sí han permanecido en vela trabajando en los puntos que todavía quedan pendientes y llegar a un acuerdo definitivo. El SPD quiere gastar hasta 2021 los 2.000 millones de euros pactados para la construcción de viviendas sociales, pero los conservadores exigen separar de ahí una suma específica. Además, deben acordar los puntos de reforma del seguro médico, uno de los más generosos del mundo y que el SPD espera todavía mejorar más para poder presentarse ante sus bases como directiva capaz de mantener el Estado de bienestar en Alemania.
1
...