Infortelecom

Noticias de politica social

04-02-2018 | Fuente: abc.es
La gran coalición alemana encalla por falta de acuerdo en el seguro médico
No fue necesario que los negociadores agotasen el plazo, que terminaba a las doce de anoche, para reconocer que todavía quedaba mucho por hablar. El bávaro Horst Seehofer llegó a primera hora anunciando que tenía que tomar el tren de las 16:05 de vuelta a Múnich y nadie quería repetir la nochecita toledana con la que terminaron las conversaciones de sondeo, dos horas consecutivas de negociación, por lo que a primera hora de la tarde decidieron utilizar los dos días de plazo extra previstos en la hoja de ruta, una especie de plan B para contar con algo más de margen. La canciller alemana, Angela Merkel, y el líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Martin Schulz, presentaron como importantes avances los acuerdos parciales ya cerrados y admitieron que la gran coalición había encallado en el complicado asunto de los seguros médicos, tema del que seguirán hablando a partir de las diez de la mañana de este lunes. Los conservadores rechazan sustituir el actual sistema dividido en seguros públicos y privados por un «seguro ciudadano», propuesta del SPD que unificaría los dos modelos y que mejoraría la posición de los seguros públicos, cambiando por ejemplo las normas de facturación de los médicos, que ganan más tratando a pacientes en la sanidad privada y a menudo los favorecen. La jornada había comenzado con falta de acuerdo en tres objetivos en política social que los socialdemócratas consideraban clave para el pacto: acabar con los contratos temporales injustificados, garantizar la igualdad de trato en los seguros sanitarios privados y públicos y mejorar la política de vivienda. El último de estos puntos quedó cerrado a media tarde, con medidas para frenar la subida de los alquileres, nuevas ayudas para familias con hijos y un paquete de 2.000 millones de euros públicos para la construcción de viviendas. Estos puntos se sumaban a otros que van dando ya forma bastante definida a un acuerdo que incluye también medidas política municipal y cultural y para impulsar la digitalización. A juicio de Martin Schulz, el retraso no debe entenderse como una falta de buena voluntad y la presión del tiempo no debe entorpecer las conversaciones, ya que «el objetivo n es ganar una carrera sino proporcionar a Alemania un gobierno estable y ello exige un acuerdo fuerte y consensuado sobre bases estables». «Hemos trabajado bien hasta ahora, pero todavía quedan puntos importantes que tienen que ser aclarados», admitió Merkel, que destilaba cierta satisfacción por los acuerdos logrados a lo largo de la semana. La dirección socialdemócrata ha subrayado avances como el acuerdo para la estabilidad de las pensiones, las mejoras en la atención a la dependencia, o las inversiones de hasta 11.000 millones de euros en educación, que considera tantos a su favor en el pulso entre negociadores. Inmigración La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y su ala bávara de la Unión Socialcristiana (CSU) se anotan por su parte un compromiso en el área migratoria, punto conflictivo en el que los socialdemócratas reconocieron que fueron incapaces de imponer todas sus posiciones. Los tres partidos se han fijado como meta que la llegada de nuevos solicitantes de asilo al país no supere una horquilla de entre 180.000 y 220.000 personas al año, una concesión a los conservadores bávaros, que reclamaban un tope para la acogida. El derecho a la reagrupación familiar para las personas que cuentan con algún tipo de protección en el país pero no con el estatus de refugiados, que ahora está suspendido, será reactivado el próximo mes de agosto, pero limitado a 1.000 personas al mes. En cuanto al capítulo medioambiental y de política energética, que quedó cerrado el viernes, la gran coalición renuncia definitivamente a las metas de emisiones de 2020 y acuerda fijar en una ley los compromisos climáticos del Acuerdo de París para 2030, un acuerdo que el SPD presentó como triunfo propio. Ante la fachada de la Casa Willy Brandt, la sede del SPD en Berlín, en la que transcurrieron ayer las negociaciones, se manifestaron grupos ecologistas, como Greenpeace, protestando por lo que consideran un retroceso en los objetivos.Sobre lo que los negociadores mantienen un total hermetismo es el reparto de las carteras ministeriales. En círculos del Partido Socialdemócrata se pone en duda incluso que Martin Schulz vaya a ocupar el tradicional puesto de vicecanciller y se da por seguro que apenas terminen las negociaciones aumentará la presión sobre su permanencia en la presidencia del partido. Antes de abrir de par en par la puerta de la sucesión, el SPD tiene sin embargo que ocuparse de que los 443.000 militantes de base ratifiquen en votación el pacto que cierren los negociadores, y no va a resultar nada fácil. Aunque la negociación no se ha prolongado durante toda esta noche, los equipos técnicos sí han permanecido en vela trabajando en los puntos que todavía quedan pendientes y llegar a un acuerdo definitivo. El SPD quiere gastar hasta 2021 los 2.000 millones de euros pactados para la construcción de viviendas sociales, pero los conservadores exigen separar de ahí una suma específica. Además, deben acordar los puntos de reforma del seguro médico, uno de los más generosos del mundo y que el SPD espera todavía mejorar más para poder presentarse ante sus bases como directiva capaz de mantener el Estado de bienestar en Alemania.
04-02-2018 | Fuente: abc.es
Merkel y Schulz no logran cerrar el acuerdo de gobierno y seguirán negociando este lunes
La canciller alemana, Angela Merkel, y el líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Martin Schulz, exprimieron este domingo los plazos fijados para alcanzar un pacto de gobierno y, tras varios acuerdos parciales, decidieron pasar al tiempo de descuento para intentar superar las últimas discrepancias mañana lunes. Según el calendario fijado por ambas partes, las reuniones debían concluir este domingo, más de cuatro meses después de las elecciones, pero se habían previsto dos posibles días extras y Schulz dejó hoy claro que se iban a tomar todo el tiempo necesario en esta fase final. «Hemos trabajado bien hasta ahora, pero todavía quedan puntos importantes que tienen que ser aclarados», admitió Merkel a su llegada a la sede del SPD, donde se dieron cita los equipos negociadores. La canciller, que aspira a un cuarto mandato, aseguró que afrontaba la fase final con «buena voluntad», pero también consciente de que quedaba por delante «difíciles negociaciones». Schulz confirmó al inicio de la jornada la falta de acuerdo para lograr tres objetivos clave en política social: acabar con los contratos temporales injustificados, garantizar la igualdad de trato en los seguros sanitarios y mejorar la política de vivienda. Acuerdos sobre vivienda y ayudas familiares El último punto se cerró a media tarde con medidas para frenar la subida de los alquileres, ayudas para familias con hijos y 2.000 millones de euros públicos para la construcción de viviendas, consenso que se unió a acuerdos en política municipal y cultural e inversiones millonarias para impulsar la digitalización. Poco antes de las 19.30 horas (18.30 GMT) el secretario general del SPD, Lars Klingbeil, confirmó que las conversaciones continuarían el lunes. Schulz, que se vio forzado al diálogo con Merkel después de que la canciller fracasara en su intento de aliarse con liberales y verdes, recalcó que inició las negociaciones «sin líneas rojas», pero decidido a lograr un acuerdo con políticas «rojas», de marcado acento socialdemócrata. A su juicio, la presión del tiempo no debe entorpecer las conversaciones, ya que el objetivo es proporcionar a Alemania un gobierno estable y ello exige un acuerdo «fuerte» y consensuado sobre bases «estables». Schulz necesita un buen pacto para convencer a su partido, que hace dos semanas avaló por estrecho margen (56%) el inicio de las negociaciones con los conservadores y donde diversos sectores, como sus juventudes, siguen rechazando de plano que se reedite la gran coalición tras el fracaso electoral de septiembre. El acuerdo final se someterá además al voto de los alrededor de 440.000 militantes socialdemócratas, una consulta vinculante que deberá superarse antes de formalizar el nuevo gobierno. A lo largo de la semana la dirección socialdemócrata ha subrayado los avances logrados en las sucesivas reuniones, como el acuerdo para la estabilidad de las pensiones, las mejoras en la atención a la dependencia, o las inversiones de hasta 11.000 millones de euros en educación. La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, su ala bávara de la Unión Socialcristiana (CSU) y el SPD alcanzaron también un compromiso en el área migratoria, punto conflicto en el que los socialdemócratas reconocieron que fueron incapaces de imponer todas sus posiciones. Los tres partidos se han fijado como meta que la llegada de nuevos solicitantes de asilo al país no supere una horquilla de entre 180.000 y 220.000 personas al año, acuerdo que se ha interpretado como una concesión a los conservadores bávaros, que reclamaban un tope para la acogida. El derecho a la reagrupación familiar para las personas que cuentan con algún tipo de protección en el país pero no con el estatus de refugiados, que ahora está suspendido, se reactivará en agosto, pero limitada a 1.000 personas al mes. El paquete medioambiental y de política energética se cerró el viernes con el pacto de fijar en una ley los compromisos climáticos del Acuerdo de París para 2030, un acuerdo que el SPD presentó como un avance. Sin embargo, grupos ecologistas, como Greenpeace, protestaron este domingo ante su sede al considerar que, de facto, supone olvidar el compromiso de Alemania de alcanzar los objetivos de reducción de emisiones en 2020.
19-12-2017 | Fuente: elpais.com
La secesión no es una política social
Defender que la independencia de Cataluña serviría para aumentar el gasto público en el estado de bienestar es una fantasía
26-11-2017 | Fuente: elpais.com
La competencia como política social
La falta de competencia en algunos sectores provoca que el precio de determinados bienes y servicios sean más elevados
01-09-2017 | Fuente: elpais.com
Las grandes empresas deberán informar de sus medidas de igualdad
La nueva ley de información no financiera obligará a las compañías de más de 500 trabajadores a explicar su política social y medioambiental
07-07-2017 | Fuente: abc.es
Podemos equipara «todas las violencias» en Venezuela
Condena unánime de la política española al asalto al Parlamento de Venezuela y el ataque a varios de sus diputados. El Gobierno volvió a pedir ayer una solución democrática, negociada y pacífica, e instó a las autoridades venezolanas a garantizar la seguridad e independencia del Poder Legislativo de ese país, a través de un comunicado emitido por Asuntos Exteriores. Desde el PP, el vicesecretario de Política Social, Javier Maroto, avisó de que «estamos expectantes pero también activados porque Venezuela se parece más a un régimen dictatorial que a la democracia que conocimos». Por su parte, los distintos grupos de la oposición también reprocharon los actos. La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, advirtió de que su partido «va a estar siempre contra cualquier justificación o manifestación de la violencia, y muchísimo más cuando se ejerce contra representantes de la soberanía nacional». El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, consideró que «con un tirano no se puede negociar» y exigió más firmeza a la comunidad internacional. Incluso Podemos se sumó a la condena. El secretario de la formación, Pablo Iglesias, manifestó este jueves en Cádiz su rechazo al asalto que circunscribió al contexto de violencia que sufre el país. «Hemos visto, creo, que son siete manifestantes chavistas quemados vivos por manifestantes de la oposición; hemos visto un asalto al Parlamento que tampoco nos gusta; y vimos disparos desde un helicóptero el otro día. La situación es preocupante», aseguró, al tiempo que reiteró su apuesta «por el diálogo y respeto constitucional». La portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, aseguró que desde su partido condenan «todas las violencias» y aprovechó la situación para recordar actos de violencia que se le atribuyen a la oposición. «Recorre un escalofrío el cuerpo cuando vemos cómo, después de decir una persona destacada de la oposición que a los jueces les podría ocurrir algo después de ratificar una sentencia, esas personas terminaran asesinadas». Condena institucional A pesar de esta coincidencia general, la declaración de una condena institucional por parte del Congreso se encuentra en el aire. El PP está decidido a impulsar un texto y buscar el consenso del resto de los grupos para que pueda ser leído al inicio del Pleno del próximo martes. Habrán pasado cuatro días desde los hechos, pero es el máximo reproche que la Cámara Baja puede realizar ante un suceso internacional. Para que salga adelante, el PP necesita conseguir el apoyo unánime del resto de los grupos parlamentarios, ya que la firma de todos los portavoces debe acompañar al texto antes de pide elevarlo a la presidenta del Congreso. El respaldo del PSOE y Cs se da por descontado en el PP, pero no así el de la formación morada, que este jueves evitó pronunciarse sobre su postura ante una declaración. No en vano, el contenido de una declaración institucional va más allá de la mera condena de un acto puntual. Incluye conclusiones sobre la situación política general y ahí es donde parece difícil que Podemos pueda sumarse. Las conversaciones comenzarán de manera firme el lunes. Iglesias ya paralizó una iniciativa contra Maduro Las expectativas de que Podemos pueda apoyar una declaración institucional para condenar el asalto de los chavistas al Parlamento de Venezuela no parecen ser muy positivas. La formación ya bloqueó en dos ocasiones iniciativas de la misma naturaleza críticas con las acciones de Nicolás Maduro. La última, el pasado mes de abril, cuando Podemos y ERC impidieron que la Cámara Baja sacara adelante una iniciativa de declaración institucional presentada por el PSOE sobre "la grave situación política en Venezuela". El texto exigía la liberación de todos los presos políticos, exhortaba a las autoridades venezolanas a respetar un calendario electoral que permitiese "la celebración de las elecciones transparentes" previstas en el ordenamiento venezolano y apostaba por un diálogo que permitiese solucionar la crisis política y social que sufre el país. Previamente, en marzo, Podemos fue el único partido que se negó a condenar la decisión del Tribunal Supremo de Venezuela de inhabilitar a la Asamblea nacional y explicó su postura argumentando que se trataba de "un conflicto entre el Ejecutivo y el Legislativo. Ayer, aunque condenaron "todas las violencias", Podemos e IU votaron en el Parlamento Europeo en contra de una proposición para constituir una comisión sobre la lucha contra el terrorismo. Pese a ello, la creación de esta comsión fue aprobada por un total de 527 votos a favor, 73 en contra y 36 abstenciones.
24-05-2017 | Fuente: abc.es
«En México el Estado administra la muerte y hace negocio con ella»
John Gibler (Texas, 1971) estaba de gira presentando sus libros en España cuando a su amigo Javier Valdez, periodista, le pusieron de rodillas en una calle de Culiacán y le descerrajaron doce tiros. No se engaña con la posibilidad de que a él le pueda suceder lo mismo: «Siempre me pregunto si será esta entrevista por la que me matarán, o por la que concedí hace dos días». Afincado en México D.F desde 2006, ha dejado constancia en sus escritos del reguero de violencia y corrupción impune que se apoderan de una sociedad bajo la férula del narco, o del Estado, que en México son lo mismo. En España se pueden encontrar con facilidad Morir en México: terror de Estado y mercados de la muerte en la guerra contra el narco (La Oveja Roja, 2017) y Fue el Estado. Los ataques contra los estudiantes de Ayotzinapa (Pepitas de Calabaza, 2016), que su edición latinoamericana tiene un título mucho más elocuente: una historia oral de la infamia. Allí se recogen, en bruto, los testimonios de supervivientes y testigos de la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Iguala. Tras meses de escucha y más de treinta personas entrevistadas, los hechos hablan por sí solos y desmontan la versión oficial del crimen. Lo que se puede entresacar de las historias recabadas por Gibler es la evidencia innegable de la participación del Estado mexicano en unos ataques de extrema crueldad: a Julio César Mondragón, el Chilango, le encontraron desollado y con las cuencas de los ojos vacías. Recientemente se publicaron unos datos que revelaban que México es el segundo país más violento del mundo, solo por detrás de Siria. En 2016 se registraron 23.000 muertes violentas, ¿es México un país en estado de guerra? Sí, efectivamente, México vive una guerra, pero una guerra muy particular y muy difícil de interpretar y muy poco entendida. ¿Qué tipo de guerra? Una guerra que es un negocio. La guerra no es para vencer al enemigo, no es para conquistar un país, no es para imponer una ideología política, no es una guerra de ideas. La guerra es simultáneamente un negocio y una forma de disfrazar la violencia de Estado y la represión. En los rankings internacionales sobre calidad del Estado de Derecho, México aparece siempre en los últimos puestos, especialmente en corrupción, en justicia criminal y en orden y seguridad. Hay datos que dicen que en México quedan impunes más del 90% de los delitos, ¿existe un Estado de Derecho en México? El Estado administra la muerte, hace negocio con la muerte. No es que el 90% de los delitos queden impunes, es que el 98,5% de los homicidios ni siquiera se investigan. Es una impunidad creada a propósito, una impunidad construida, elaborada. No es un accidente, no es un fracaso, no es una muestra de incompetencia o ineptitud: es una impunidad muy bien hecha. El mito es pensar que en México no hay Estado, o pensar que en México el Estado ha fracasado o que el Estado es débil. En México hay Estado, un Estado fuerte y muy exitoso, un Estado que produce la muerte, que negocia con ella. ¿Cómo si no vamos a poder entender esas cifras? Donde militarizan es donde se mata a la gente, donde llega la policía es donde encuentran los cuerpos después. Es una impunidad que se construye. El escritor Francisco Goldman, autor del libro El arte del asesinato político, publicado por Anagrama, dijo «la impunidad es la libertad de expresión de los asesinos». Eso a mí me ayuda a entender mejor la impunidad no como algo que nos muestra un fracaso, sino un éxito. Entonces, en México hay un Estado que administra la violencia, que hace negocio con la violencia. A lo mejor también es un Estado que nos obliga a reflexionar sobre la imagen que tenemos en otros países del Estado de Derecho. En Estados Unidos, por ejemplo, donde yo nací, el gobierno se anuncia ante el mundo como un país ejemplar por su Estado de Derecho, pero qué fácil olvidamos que, basándose en una mentira, un presidente estadounidense, George Bush, lanzó una guerra contra otro país, Irak, en 2003, que mató a más de 200.000 personas y desató una serie de desastres en todo el mundo que siguen matando a día de hoy. ¿Quién está en la cárcel por esa mentira? ¡Cómo nos acostumbramos a la pinche impunidad! Ya no es noticia que el gobierno de EE.UU mintió y con esa mentira mató a una cantidad impensable de personas. Y eso ya se normalizó, se perdonó, nadie pregunta si hay Estado de Derecho en Estados Unidos. Estados Unidos miente y hace negocio con la guerra en otros países. También lo hace en su propio país, justamente con la misma lógica de la guerra contra las drogas disfraza la violencia y la opresión racial y racista. Lo esconde como un asunto de salud pública, y México nos copia. Estados Unidos es el principal ideólogo de esa maquinaria de guerra como empresa. Se suele distinguir entre narco y Estado pero, ¿realmente hay diferencias entre uno y otro?, ¿cómo son las relaciones entre las organizaciones criminales y el Estado? Creo que los estudios históricos que se han hecho en las últimas décadas revelan la manera en la que el Estado mexicano siempre ha administrado el negocio de las drogas ilícitas. En los últimos años, en el contexto de una supuesta guerra contra el narcotráfico, la administración siempre controlaba el negocio, y se llegó a lo que yo creo que es una fusión, más estrecha y más profunda, entre las fuerzas del Estado y las empresas ilegales de la droga. Una fusión que no solamente se concentra en la relación entre el Estado y la siembra, traslado y venta de narcóticos, sino que se ha extendido a toda forma de crimen organizado: secuestro, extorsión, trata, tráfico de personas?.Todo eso ha crecido de una forma brutal en estos últimos años. Según las familias que están buscando a sus hijos migrantes, unos 60.000, centroamericanos, han desaparecido en los últimos años. Eso ya es una industria. ¿Pasa la solución del problema por la legalización de las drogas? Creo que terminar con la prohibición ridícula y absurda de las drogas nos ayudará a acabar con los problemas que la misma prohibición ha generado. Luego tendríamos que meternos con los problemas de una estructura económica injusta: el tabaco es legal, el jitomate es legal, el pepino es legal?pero en los campos de jitomate, en el estado de Sinaloa, trabajan niños indígenas semiesclavizados del estado de Guerrero; en los campos de tabaco en Carolina del Norte trabajan migrantes indocumentados legalmente explotables; en la siembra del pepino, en el estado de California, trabajan migrantes sin papeles hasta 60 horas a la semana sin prestaciones ni seguro. Toda la estructura de la economía capitalista es de por sí violenta, pero la violencia que se genera en los mercados ilegales es una cosa ya?nefasta, aunque toda la violencia es nefasta?desbordada, aunque toda la violencia es desbordada. La legalización podría ser un paso para reducir la cantidad de personas asesinadas, decapitadas, colgadas de puentes y toda esa teatralidad del asesinato, pero todavía estaríamos en un mundo en el que un empresario como Carlos Slim controla la siembra de amapola y marihuana en el país. Todavía tendríamos que hacer mucho trabajo para conseguir una situación laboral y económica justa. En Europa no existe ninguna institución que se parezca a las escuelas normalistas, y resulta difícil de entender desde aquí esa fusión entre formación y activismo político, ¿qué representan las escuelas normalistas en la vida política, social y cultural mexicana?, ¿cuál es su papel en los conflictos sociales mexicanos y por qué esa inquina del Estado contra ellas? Hay escuelas normales, que son escuelas superiores para formar maestros, y escuelas normales rurales, que también es una escuela superior pero para formar maestros destinados al mundo rural. Comparten muchas cosas, pero muchas otras son distintas. En todas las normales, tanto en las ciudades como en el campo, se ha formado una cultura de lucha estudiantil, pero en las escuelas normales rurales ese contexto de lucha se ha desarrollado de una forma muy particular y muy intensa. En todas las normales rurales del país los estudiantes pertenecen a una organización política que se llama la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México, FECSM, y esa organización por décadas se ha caracterizado por hacer frente al Estado, y por décadas se ha cultivado una relación de antagonismo entre un Estado represivo y un mundo estudiantil organizado y con una orientación política socialista que lucha constantemente para proteger las escuelas normales que el gobierno ha querido cerrar por muchos años. Por otro lado, su lucha se extiende mucho más allá y participa en luchas políticas más amplias del mundo campesino, el mundo indígena? Son escuelas muy particulares de México, aunque también hay normales en otros países sudamericanos, y han sido puntos clave para las luchas sociales y, por ende, han sido blanco de diferentes estrategias de represión: desde cortarles el presupuesto para tenerles económicamente marginados, obligados a organizarse para exigir ante el Estado más presupuesto. Yo lo veo como una cuestión de sometimiento económico, pero también se han dado casos de represión violenta, física. En el año 2011, el 12 de diciembre, en una manifestación reclamando el aumento del presupuesto, unos policías dispararon a los estudiantes y asesinaron a dos y, claro, los hechos terribles de la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014. En su libro sobre Ayotzinapa se percibe en los testimonios que recoge que lo normal entre los mexicanos es no confiar en el Estado, no sentirse protegido por él e incluso sentir miedo, ¿está justificado ese sentimiento? Pues mira lo que pasó esa noche del 26 de septiembre, y previamente: la masacre de Aguas Blancas fueron policías, la masacre de Acteal fueron paramilitares protegidos por policías y militares, quienes mataron a dos estudiantes en 2011 fueron policías? Terriblemente, esa es la experiencia vivida por la gente de esos pueblos con el Estado: represión, difamación, desprecio, violencia, asesinato..Esa noche queda revelado que no son unos cuantos policías, y es necesario enfatizarlo porque es algo que el gobierno federal intenta siempre dejar de lado. No fueron unos cuantos policías de la ciudad de Iguala, no, fueron policías uniformados de Iguala, Huitzuco y Cocula, policías ministeriales y uniformados del estado de Guerrero, elementos uniformados de Protección Civil del estado de Guerrero, policías uniformados federales de caminos?Todos colaborando en unos ataques que duraron nueve horas en un espacio de más de 60 kilómetros cuadrados, porque también atacaron el equipo de fútbol, tuvieron retenes en un lugar que se llama Mescala y en toda la ciudad de Iguala. Además, el ejército mexicano estaba a 1,6 kilómetros de donde suceden los ataques y, curiosamente, no sale hasta que ya los han matado y desaparecido. A la una de la mañana sale el ejército para sacar a unos estudiantes de una clínica privada y, qué curioso, estaban ahí esperando en la sombra cuando llega la prensa de Chilpancingo, que es la prensa que tiene todos los contratos con las agencias internacionales. Entonces, para las fotos que volaron por el mundo al día siguiente, ahí salían los soldados enmascarados posando en la sombra. Para mí, la ausencia de los soldados en la calle cuando están atacando, disparando no es una ausencia inocente, es una ausencia, por lo menos, fuertemente cuestionable. Se sabe lo que sucede en México con los periodistas que investigan lo que no deberían investigar. En lo que llevamos de 2017, seis periodistas han sido asesinados, el último la semana pasada. Pero está la otra cara, la de la prensa sumisa o directamente vendida a los intereses del poder, ¿cómo funciona la corrupción de la prensa en México y qué implica para la sociedad? Hay muchas maneras de comprar a un periodista, y una de las más comunes en México es totalmente legal, y es que el Estado mexicano se anuncia a sí mismo. El Estado, y todas las instituciones del Estado, tienen presupuesto para pagar publicidad en los medios. Es más, tiene la obligación por ley de gastar ese dinero en propaganda para sí mismos. Tú prendes la radio en México y escuchas «Congreso de la Unión, trabajando para ti» y «Presidencia, haciendo esto». Es propaganda como si fuera una empresa, como si tuvieras que ir a comprar un producto. El Estado tiene tan baja la percepción de legitimidad que se tiene que anunciar a sí mismo. Por otro lado es una manera muy astuta, muy bien construida, para comprar periodistas, porque es legal, se hace a la luz pública y es un deber gastarse ese dinero. Pagando publicidad, cada seis meses, un gobernador, un alcalde, diputado, presidente?tiene que gastar su presupuesto. No es que llamen y digan «yo quiero tal anuncio», no, firman convenios con medios para sacar cierta cantidad de publicidad en cierto plazo de tiempo. Es la forma de decir «yo te voy a publicar tanto, pero tú me vas a poner en la portada la foto del presidente tres veces a la semana». Me da igual lo que ponga tu artículo, tu artículo puede decir «quemaron 49 niños en Hermosilla, Sonora», pero la portada va a ser la foto del presidente sonriendo. Es una manera muy sofisticada de colocarle la mordaza a los medios. También hay reporteros a los que en México llaman chayoteros. El chayote o el chayo es el pago de corrupción a un reportero. Claro que eso existe también, pero yo creo que el impacto más fuerte es la presión que se ejerce a través de la publicidad pagada. Lo que son los medios grandes en México (Televisa, Tele Azteca, muchos de los periódicos) de por sí son de la misma clase empresarial, política. Son sus aliados, no los tienen que comprar ni convencer. Cuando duele más es cuando hay medios que nacen como medios críticos y tras los años ves como empiezan a publicar más y más propaganda por ejemplo del gobernador de Veracruz, cuando Veracruz, en los últimos seis años, se convirtió en el estado en el que más periodistas se han matado. Tú ves que ese periódico nunca publica ninguna investigación, ningún reportaje a fondo sobre por qué matan a esos reporteros. No publican ninguna investigación pero sí publican mucha propaganda de ese gobernador, Javier Duarte. ¿No se publica por miedo, porque ellos mismos se autocensuran, o por coacciones? Eso también pasa. Claro que hay reporteros que se autocensuran y hay diferentes niveles de autocensura. Hay una autocensura que no es realmente censura, lo que Javier Valdez mismo llamaba administrar la información. Tienes mucha información y tú bien sabes que cierta información es demasiado peligrosa, que no la puedes sacar, porque hay un nivel de protección, entonces la vas administrando: qué puedes sacar, cuándo, en qué contexto?Y no es porque estés vendido, o porque te rindas ante el miedo, sino porque te estás cuidando. En el caso concreto de la matanza de Ayotzinapa, ¿cuál fue la versión que quiso vender el Estado para quedar impune y cómo le dio repercusión la prensa oficial? Muchos medios grandes jugaron totalmente el papel de vender la versión oficial. En el caso de algunos periódicos como Milenio, El Universal o Reforma se ve muy claramente en la manera en que sus editores y columnistas empezaban a sacar notas de difamación en contra de los cinco expertos que formaban el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, el GIEI, que fue el grupo que más profunda y exhaustivamente desmanteló la versión oficial a base de una investigación rigurosa y profunda y que hasta el día de hoy no ha sido cuestionada con datos. Y como no lo pudieron cuestionar con datos lo que hacían era filtrar mentiras, difamaciones sobre las personas. Medios como La Razón publicaban cuánto dinero ganaban, cuánto presupuesto tenían, para deslegitimarlos y decir «estos están aquí para hacer negocio». Fue algo muy sucio. El GIEI hizo un trabajo muy serio. Yo he leído los informes, fui a todas las ruedas de prensa, a las presentaciones?Un trabajo realmente exhaustivo y profundo y que fue abrazado por las mismas familias y respaldado por muchos medios internacionales y también mexicanos, sobre todo páginas de Internet. Se veían las dos cosas: medios que compraron totalmente la versión del Estado y medios que sí criticaban. En su libro sobre Ayotzinapa recoge el testimonio de un médico que no solo justifica haberse negado a ayudar a uno de los estudiantes heridos de bala aquel 26 de septiembre, si no que defiende que se mate y se torture a los que él despectivamente llama «ayotzinapos», ¿hasta qué punto está extendida esta actitud en la sociedad mexicana? Claro, pero también pasa lo contrario, en el libro se ve. Hay policías y médicos que los desprecian totalmente. Pero también hay enfermeras, maestros, vecinos de la ciudad que los ayudan. Existen las dos cosas. Está la historia de uno de los normalistas que cuenta cuando el pueblo de Tixtla se inundó y fueron los estudiantes los que de forma voluntaria fueron a ayudar a la gente a sacar las cosas de sus casas. En el pueblo de Tixtla hay un apoyo muy fuerte a los estudiantes, porque ellos vieron que eran chavos sencillos y con un espíritu muy bondadoso, de apoyo, que llegan a ayudar a la gente del pueblo sin que les paguen cuando el Estado no lo hizo. Pero claro, por un lado está la relación de tensión de clase. Para mí no es extraño que las personas que más insultan a los estudiantes esa noche, además de los policías, son directores de hospitales, gente de clase media-alta. Después del asesinato de los dos estudiantes en diciembre de 2011, el entonces gobernador Ángel Aguirre sí que llevo a cabo una campaña en los medios de comunicación de desprestigio, de decir que los chavos son violentos, vándalos, que tiene un búnker en la escuela donde ni el gobierno puede entrar, que, como él dijo en una entrevista, «están bajo la mala influencia de los trasnochados guerrilleros de los 70».. Esa campaña de información sí que produjo un impacto en las clases medias y medias-altas, que empezaron a verlos de esa manera, pero no convenció a todos, y se ve muy claramente en esa noche, cuando se ven las dos cosas. Te cuento una anécdota. En noviembre de 2014, cuando el gobierno federal anunció por primera vez su versión oficial de los hechos de que los estudiantes fueron detenidos por confusión, entregados a los narcos por los policías y estos los mataron y los incineraron al aire libre, bajo la lluvia, en un basurero donde luego no se encontraron pruebas físicas de ese fuego. El primer día que anunciaron eso, el gobierno federal no convocó una reunión con las familias para darles la información, sino que lo anunciaron en una conferencia de prensa, esos papás tuvieron que ver en la tele que sus hijos fueron incinerados en un basurero. Ese día se hizo una manifestación en Chilpancingo, capital del estado de Guerrero, y rompieron vidrios y quemaron la fachada del Congreso del Estado. Yo estaba ahí tomando apuntes, haciendo fotos, y una mujer, muy bien vestida, me vio y me dijo «¿eres periodista?», y yo dije que sí. Entonces, temblando de rabia, desconcertadísima, me dijo «eso que están haciendo no está bien, daña la economía, es violencia. Yo entiendo que es un dolor muy grande, si mi hijo fuera desaparecido yo haría cualquier cosa para encontrarlo», y se quedó callada. Ella misma se dio cuenta de lo que había dicho y no pudo hacer otra cosa. Temblando, se dio la vuelta y se fue, y yo no dije ni una palabra. Eso me marcó mucho, porque la mujer estaba muy indignada al ver que se estaba quemando el Congreso, pero por otro lado, como madre, ella misma contestó su disgusto, ella misma dijo «si fuera mi hijo, yo haría cualquier cosa por encontrarlo». ¿Siguen los 43 desaparecidos de Ayotzinapa presentes en la vida pública mexicana o ya han pasado a ser unos muertos más en un país que cada año levanta 23.000 cadáveres?, ¿está la sociedad mexicana insensibilizada ante la violencia? Sigue muy fuerte en muchos ámbitos de la sociedad: en la lucha, la academia, los medios de comunicación, el mundo artístico?sigue estando muy presente. Ese es uno de los grandes secretos de la sociedad y de los periodistas que queremos reportear sobre estos hechos: ¿cómo no caemos en la normalización de esta violencia?, ¿cómo hacer para sensibilizar a través de nuestro trabajo? Y que no haga lo contrario, que no nos acostumbremos y digamos «son unos muertos más». La lógica de que «son unos muertos más» es la versión oficial, en la que la persona asesinada mereció lo que le hicieron, en algo andaba. «Si terminas ahí, quién sabe en qué andabas». Está la cita muy terrible del general del ejército mexicano que fue el encargado de seguridad en el estado de Chihuahua en el 2008, el general Loesa, que dijo «no deben de ver el cuerpo tirado ahí pensando que es un muerto más, sino pensando que es un criminal menos». En un contexto en el que el 98,5% de los asesinatos ni siquiera de investigan, ese es el discurso del Estado. Para mí, nuestro trabajo como periodistas es no caer en esa trampa, investigar, mantenernos nosotros sensibles para poder mantener sensibles a los que nos leen.
23-05-2017 | Fuente: abc.es
Humala niega haber recibido pagos desde Brasil para su campaña electoral
El expresidente Ollanta Humala (2011-2016) negó hoy haber recibido pagos desde Brasil para realizar su campaña electoral del brasileño, Partido de los Trabajadores (PT) y de la empresa constructora, Odebrecht. «La relación con el PT es política e ideológica, pero no económica. El PT (que llevó al poder a Lula y Dilma Roussef) representa un modelo social muy importante en América Latina. Si bien Brasil ha sido líder en política social, pero en nuestro gobierno le ha superado», aseguró Humala. En una cita con la prensa extranjera en Lima, Humala destacó que «es víctima del linchamiento más grande contra un político» en el país andino, al tiempo que detalló que entre él y su esposa (Nadine Heredia), suman 18 investigaciones en el Ministerio Público. «En la gestión de mi gobierno no encuentran nada. Por eso están detrás de los orígenes del partido nacionalista o de mi pasado militar. Buscan cosas ilegítimas de mi Gobierno, y no encontrarán nada», indicó. A inicios del mes de junio, se revelarán las delaciones premiadas en Brasil que involucran a los tres últimos gobiernos de Perú: Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Alan García. La empresa Odebrecht ha señalado el año pasado que entregó 29 millones de dólares en sobornos a los últimos tres gobiernos peruanos. Según IDL-Reporteros, el empresario Marcelo Odebrecht declaró a las autoridades brasileñas que ordenó en el 2010 a su gerente en Perú, Jorge Barata, que contemple la posibilidad de financiar a la candidata Keiko Fujimori y a la candidata del APRA (de Alan García). Además, de acuerdo a IDL-Reporteros, Odebrecht declaró en Brasil que ordenó el apoyo a Humala. «Tengo entendido que este señor (Odebrecht) habría señalado que no le consta, que autorizó apoyo de campaña pero no le consta qué entregó o qué no. Y nosotros nos mantenemos en nuestra posición de que no hemos tenido apoyo de campaña», dijo. «Nosotros no hemos tenido apoyo de campaña, pero si esa hipótesis fuera cierta, no es ilegal recibir dinero en época de elecciones. Una donación es un acto de buena fe», añadió. Violaciones de los derechos humanos El exgobernante respondió a las acusaciones de haber cometido violaciones a los derechos humanos cuando era jefe del batallón militar de Madre mía en Huánuco (centro de Perú) en la década del noventa: «quisieron apagar el fuego con fuego, hay un pasado vergonzoso de las Fuerzas Armadas. He sido parte de ellas y como muchos jóvenes fui a batallar por orden de los políticos, pero de ahí a generalizar que todos los militares son violadores de derechos humanos es una calumnia». «No tengo ninguna denuncia en la Comisión de la Verdad, soy una persona pública desde el 29 de octubre del 2000, cuando me levanté contra el gobierno de Fujimori y Montesinos. Estas denuncias aparecen cuando ingresó en la política en el 2006, y luego de tres años de un largo proceso, salí absuelto», explicó el exmilitar. El informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación señaló que hubo más de 70 mil víctimas entre 1980 y el 2000, producto del conflicto armado interno que originó el levantamiento del líder de la banda terrorista de corte maoísta, Sendero Luminoso; Abimael Guzmán.
26-03-2017 | Fuente: abc.es
Antonio Tajani: «España será protagonista de Europa tras el Brexit»
Para el presidente del Parlamento Europeo el optimismo no está reñido con el realismo. Antonio Tajani cree que la UE es la base sobre la que asienta el estado del bienestar europeo. Pero que tampoco hay que cerrar los ojos ante los nuevos problemas e inquietudes que agobian a los ciudadanos. Cree que ha llegado el momento de poner los pies en la tierra y buscar soluciones prácticas para retos candentes. Usted tenía cuatro años apenas cuando se firmó el Tratado de Roma. ¿Se ha parado a pensar alguna vez qué habría cambiado si Italia no hubiera formado parte o si ese proyecto no hubiera nacido? Habría sido peor, porque este acuerdo ayudó al desarrollo económico, ayudo a que los ciudadanos puedan visitar todos los países de la Unión sin pasaporte y sin cambio de moneda. Hace muchos años para ir a España había que cambiar de liras a pesetas y llevar pasaporte. Eso es muy importante para los jóvenes. Ahora hablamos más idiomas. Y es importante estar aquí porque Europa es la única región del mundo donde la libertad es el valor mas importante. Es la única zona del mundo donde no hay pena de muerte. Y estas son las cosas por las que defendemos a la Unión Europea. Probablemente los fundadores jamás imaginaron que después de 60 años habríamos llegado donde estamos ¿o si? Europa ha hecho muchas cosas buenas fundamentales para los ciudadanos, pero ha cometido también muchos errores. Ahora los ciudadanos creen que los errores son la parte más importante. Por eso es necesario cambiar, pues si no cambiamos los ciudadanos van a dirigirse hacia los partidos populistas. Los ciudadanos piden buenas respuestas y soluciones a los problemas importantes como la crisis y el paro juvenil, la lucha contra el terrorismo. Hay problemas con la inmigración. En España lo sabéis bien porque tenéis Ceuta y Melilla. En Italia tenemos siete mil kilómetros de costa. Es un problema que a los ciudadnos les parece súper complicado y si no hacemos más.. también Europa pierde sus valores, su posición y su imagen. Pero cambiar a Europa no quiere decir matarla. Matar a Europa sería el mayor error que podrían cometer los europeos. Precisamente en estos momentos del trauma del Brexit, con el inminente comienzo del proceso de salida del Reino Unido, ¿cree que existe un riesgo real de que la UE desaparezca? No creo que haya un riesgo real, pero el problema existe. El Brexit puede llegar a ayudar a los demás países a permanecer unidos porque cuando vemos la decisión de un país de salir de la UE nos damos cuenta de lo que puede pasar. No sera fácil para ellos ni para nosotros. Ahora nos toca defender los intereses de los europeos y después hablar con Londres para ver cómo podemos arreglar las relaciones en los proximos años. Es un país hermano, pero no es lo mismo estar dentro de la UE que fuera de la UE. Ellos dejan la UE, pero Londres seguirá siendo una capital europea. Yo creo que con el Brexit España va a subir mucho, va a ser uno de los protagonistas de la accion europea en los proximos diez años. España e Italia pueden jugar un papel súper importante en los proximos diez años, como protagonistas del desarrollo de Europa y del cambio en la Unión Europea y por eso creo que es importante trabajar juntos en esta dirección. Precisamente España e Italia forman parte del núcleo de los que han lanzado la idea de la Europa de dos velocidades, pero que ha sido recibida con reticencia por parte de los países del centro y el este de Europa. ¿Qué le parece esta idea de la Europa de dos velocidades? Es importante ver qué hacen esos cuatro países. Se puede hacer todo en el interior de los tratados. Si España, Italia, Francia y Alemania piensan trabajar juntos para ir adelante y llamar después a los demás países a unirse, eso me parece un buen trabajo. Ir adelante los primeros, si es para poner a los demás en una esquina, eso no puede ser; si los cuatro trabajan para ayudar a los otros, eso puede ser una buena idea. Le he escuchado muchas veces desde los tiempos en que era comisario, que lo importante es presentar a los ciudadanos soluciones reales. ¿Qué puede hacer el Parlamento Europeo para responder a esas demandas de los ciudadanos? Hacer las cosas bien y rápidamente. Un Parlamento rápido y que trabaja bien para contestar a las preguntas de los ciudadanos. Lo hemos hecho por ejemplo con la lucha contra el terrorismo, aprobando el registro de nombres de pasajeros que sirve para saber si hay personas que hacen viajes «peligrosos». Quiero decir relacionados con el terrorismo, lo que es una muestra de que podemos hacer cosas buenas, desarrollar la economía, defender la lucha contra el cambio climático, en contra el paro juvenil, creo que hemos hecho bien aprobando el acuerdo con Canadá, en su última versión, que ayudará a las pymes no a las multinacionales americanas como dicen, sino que ayudará a los países a luchar contra el paro. Eso son cosas concretas y creo que en los próximos meses podríamos hacer más cosas en esta dirección. Y las demás instituciones, que usted conoce bien, ¿qué pueden hacer? Hacer más polìtica y más política europea, porque hasta ahora Europa ha hecho muchas cosas positivas, pero son cosas pequeñas, muchísimas reglas que no les gustan a los ciudadanos. Creo en el principio de subsidiariedad y creo que es importante que Europa trabaje para resolver los problemas que no pueden resolver los gobiernos de los Estados miembros ni las autonomías locales o los alcaldes, como la defensa, la lucha contra la inmigración irregular, como la lucha contra el terrorismo, una estrategia en favor de la economía real, un gobierno económico, la union bancaria, eso es lo importante. Y también hay que decir que fue un error dejar tanta iniciativa a los funcionarios, a la burocracia. Cuando la política es fuerte, la burocracia baja su arrogancia. Los funcionarios piden tambien a los políticos orientaciones, la dirección que seguir, que decidan. Si los políticos no lo hacen, deciden ellos y si lo hacen los burócratas pueden hacer daño. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha defendido una Europa más social en la cumbre de Roma. ¿Cree que tiene razón? Por supuesto, el objetivo de todos es ayudar a los ciudadanos. Cuando defiendo a las empresas no es porque el objetivo son los empresarios, sino los trabajadores, porque si no hay empresas, hay paro; si no hay pymes, hay paro; si no hay autónomos, hay paro. Por eso creo que es importante empujar en favor de la economía real, pero el objetivo final es la economía social de mercado. El mercado es el instrumento para hacer una mayor política social. Por último, ¿cómo se imagina la UE dentro de 60 años? Vamos a ver. Si lo hacemos bien, Europa podría ser la solución de los grandes problemas, podremos trabajar bien. Si no estamos unidos, como dice un poema argentino, «los otros se nos comen». Y nosotros no podemos perder el partido global con Estados Unidos, Rusia, China o la India. Para defender a quinientos millones de europeos es importante estar juntos. La unidad de Europa es el valor más importante. Es nuestra historia, nuestra dignidad, tenemos los mismos valores y el valor más importante es la libertad. Nadie defiende la libertad como lo hace Europa.
24-03-2017 | Fuente: elpais.com
?La política social es el mejor remedio contra el populismo?
El vicepresidente de la Comisión Europea insta a reconstruir los puentes que se han ido derrumbando dentro del proyecto comunitario durante los últimos años
1