Infortelecom

Noticias de politica exterior

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Muere un conocido activista durante su cautiverio en una cárcel siria
El conocido activista y defensor de los derechos humanos Basel Jartabil ha muerto durante su cautiverio en una cárcel siria, tras llevar detenido desde hace más de cinco años, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La ONG destacó que sus familiares acusan a las fuerzas gubernamentales de haberlo ejecutado después de haber sido trasladado a la Cárcel Central de Damasco, sin ofrecer más detalles. El 15 de marzo de 2012, Jartabil fue arrestado por los servicios de la Inteligencia Militar y estuvo incomunicado hasta que fue trasladado a la cárcel de Adra, al norte de Damasco, en diciembre de ese año. Durante ese tiempo, sufrió torturas y abusos hasta que en octubre de 2016 logró comunicarse con su familia para informar de que iba a ser transferido a un lugar desconocido, denunciaron en su día varias ONG. Desde entonces, Jartabil ha estado desaparecido y ha habido preocupación por su vida. De 34 años y origen palestino, el fallecido era ingeniero informático de profesión y trabajó como desarrollador de páginas web y de software. Antes de su arresto, empleó sus conocimientos para ayudar a mejorar la libertad de expresión y el acceso a la información a través de internet. Además, creó Creative Commons en Siria, una organización sin ánimo de lucro que permite compartir trabajos artísticos y de otro tipo con el uso de instrumentos legales. La revista Política Exterior lo nombró en 2012 en su lista de los 100 pensadores globales por «insistir, pese a las dificultades, en una revolución pacifica en Siria». Según datos del Observatorio, más de 60.000 personas han muerto en Siria desde el inicio del conflicto en 2011 durante su detención en prisiones gubernamentales por torturas y la privación de comida y medicamentos. La ONG ha logrado verificar los nombres de 14.708 de ellos, entre los que hay 118 menores y 57 mujeres.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La UE no reconoce la Constituyente y advierte de más medidas contra el Gobierno de Maduro
Los países de la Unión Europea (UE) dijeron hoy que no reconocen la Asamblea Constituyente impulsada por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, por dudas sobre su legitimidad y advirtieron de que «intensificarán» su respuesta si se siguen socavando los principios democráticos en ese país. La UE y sus Estados miembros «no pueden reconocer la Asamblea Constituyente por su preocupación en cuanto a su efectiva representatividad y legitimidad», señaló la alta representante de la Unión para la Política Exterior, Federica Mogherini, en un comunicado en nombre de los Veintiocho. En esa nota, los países de la Unión Europea piden a Maduro que tome «medidas urgentes para rectificar el curso de los acontecimientos». Portugal ha dejado claro sin embargo este martes que es «favorable a la vía diplomática», mientras que Grecia también ha defendido que «la Unión Europea debe crear la base para desempeñar un papel más eficaz en el futuro, como mediador» en la crisis venezolana con otros y ha esgrimido que «cualquier tipo de sanción podría traer el resultado opuesto», han explicado a Europa Press varias fuentes diplomáticas. La UE y los Gobiernos europeos lamentan «profundamente» la decisión de las autoridades venezolanas de «seguir adelante» con la elección a la Asamblea Constituyente, que ha «empeorado la crisis» y «corre el riesgo de socavar otras instituciones legítimas previstas por la Constitución tales como la Asamblea Nacional». «La Unión Europea y sus Estados miembro por tanto no pueden reconocer la Asamblea Constituyente dado que tienen preocupaciones sobre su representatividad efectiva y legitimidad y hacen un llamamiento al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, para que tome medidas urgentes para rectificar el rumbo de los acontecimiento», han subrayado en el texto pactado. En concreto, los Veintiocho dejan claro al régimen de Caracas que «la inauguración efectiva de la Asamblea Constituyente debe ser suspendida y las atribuciones de todas las instituciones previstas por la Constitución deben ser explícitamente reconocidas».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La popularidad del presidente Trump se desploma hasta el 33 por ciento
Solo un 33 por ciento de los votantes de Estados Unidos aprueban la labor de su presidente, Donald Trump, según un sondeo de la Universidad de Quinnipiac que marca niveles récord tanto en aprobación como en desaprobación del mandatario norteamericano. Según el sondeo, elaborado a partir de 1.125 entrevistas, un 61 por ciento de las personas encuestadas desaprueban la gestión de Trump, que llegó al poder el 20 de enero. Un 55 por ciento ven de forma especialmente negativa su labor, salpicada durante estos meses por todo tipo de polémicas políticas y personales. Las cifras esconden una evidente división en función de las simpatías por cada uno de los dos grandes partidos, si bien el nivel de republicanos que apoya a Trump ha pasado en un mes del 84 al 76 por ciento. Alrededor de un 17 por ciento de los seguidores del Partido Republicano critican al actual inquilino de la Casa Blanca. Trump suspende en la mayoría de las cualidades analizadas aunque aprueba, con un 55 por ciento, en cuestión de inteligencia. Un 62 por ciento de los entrevistados consideran que el mandatario no es sincero, un 63 por ciento creen que no tiene capacidad de liderazgo y un 59 por ciento piensa que no se preocupa por el ciudadano medio. Por materias políticos, Trump recibe su mejor valoración en cuestión de lucha contra el terrorismo, con un nivel de apoyo del 49 por ciento, dos puntos por encima del de desaprobación. Un 65 reprocha su gestión de la sanidad, un 59 por ciento sus políticas migratorias, un 52 por ciento su labor económica y un 59 por ciento su política exterior, según la encuesta. La mayoría de las empresas encuestadoras coinciden en señalar en que Trump tiene unos niveles de apoyo históricamente bajos si se tiene en cuenta que apenas acaba de empezar un mandato que debe durar cuatro años.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Francia rechaza sancionar al Gobierno de Maduro y aspira a facilitar el diálogo
El Gobierno francés rechaza posibles sanciones de la Unión Europea contra el Gobierno de Nicolás Maduro y se mantiene favorable a facilitar el diálogo entre la oposición y el Gobierno para tratar de salir de la crisis. «Francia no quiere sanciones», han explicado a Europa Press fuentes europeas, que aseguran que «la mayoría de estados miembro no están muy a favor» de avanzar en sanciones por ahora contra el régimen de Caracas al cuestionar su «eficacia». De hecho, este jueves se ha conocido que el presidente francés, Emmanuele Macron, ofreció a Maduro la mediación de Francia en la crisis venezolana en una carta que le dirigió el pasado 5 de julio, según ha informado la radio 'Europe 1'. «Estamos disponibles para facilitar las negociaciones por la vía del diálogo», le trasladó Macron. El embajador galo en Caracas, Romain Nadal, incidió este miércoles en «la voluntad de facilitar el diálogo y la paz» a través de su perfil de Twitter. «Hablo con todos los responsables venezolanos de forma transparente y directa con respeto y con la voluntad de facilitar el diálogo y la paz», aseguró. España ha reclamado a sus socios europeos imponer sanciones de la UE contra «los responsables de la situación» en Venezuela tras la detención de los líderes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma y después de que Caracas no frenara las elecciones a la Asamblea Constituyente del pasado domingo, algo que pidió expresamente la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, como gesto político a Maduro para tratar de reconducir la crisis. La Unión Europea ha asegurado este miércoles que no reconocerá la Asamblea Constituyente y ha reclamado a Maduro «tomar medidas urgentes para rectificar», en particular que no se inaugure la Asamblea a través de una declaración de Mogherini, consensuada previamente con los Veintiocho tras una reunión de expertos de los estados miembros para pactar su posición común. Los Veintiocho han descartado sanciones por ahora, pero han avisado a Caracas de que «la Unión Europea y sus estados miembro están listos para aumentar gradualmente su respuesta en el caso de que los principios democráticos se socaven más y la Constitución de Venezuela no sea respetada».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Macron le ofreció mediación al Gobierno de Maduro y ahora rechaza sancionarlo
El Gobierno francés rechaza posibles sanciones de la Unión Europea contra el Gobierno de Nicolás Maduro y se mantiene favorable a facilitar el diálogo entre la oposición y el Gobierno para tratar de salir de la crisis. «Francia no quiere sanciones», han explicado a Europa Press fuentes europeas, que aseguran que «la mayoría de estados miembro no están muy a favor» de avanzar en sanciones por ahora contra el régimen de Caracas al cuestionar su «eficacia». De hecho, este jueves se ha conocido que el presidente francés, Emmanuele Macron, ofreció a Maduro la mediación de Francia en la crisis venezolana en una carta que le dirigió el pasado 5 de julio, según ha informado la radio Europe 1. «Estamos disponibles para facilitar las negociaciones por la vía del diálogo», le trasladó Macron. El embajador galo en Caracas, Romain Nadal, incidió este miércoles en «la voluntad de facilitar el diálogo y la paz» a través de su perfil de Twitter. «Hablo con todos los responsables venezolanos de forma transparente y directa con respeto y con la voluntad de facilitar el diálogo y la paz», aseguró. España ha reclamado a sus socios europeos imponer sanciones de la UE contra «los responsables de la situación» en Venezuela tras la detención de los líderes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma y después de que Caracas no frenara las elecciones a la Asamblea Constituyente del pasado domingo, algo que pidió expresamente la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, como gesto político a Maduro para tratar de reconducir la crisis. La Unión Europea ha asegurado este miércoles que no reconocerá la Asamblea Constituyente y ha reclamado a Maduro «tomar medidas urgentes para rectificar», en particular que no se inaugure la Asamblea a través de una declaración de Mogherini, consensuada previamente con los Veintiocho tras una reunión de expertos de los estados miembros para pactar su posición común. Los Veintiocho han descartado sanciones por ahora, pero han avisado a Caracas de que «la Unión Europea y sus estados miembro están listos para aumentar gradualmente su respuesta en el caso de que los principios democráticos se socaven más y la Constitución de Venezuela no sea respetada». «Las sanciones realmente no fueron discutidas dado que estaba claro que no hay consenso sobre el principio de sanciones», han explicado a Europa Press fuentes diplomáticas al tanto de la reunión de los Veintiocho este miércoles para pactar una posición común. «Francia no estaba a favor y Grecia tenía problemas», han admitido.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Macron se ofreció a Maduro el 5 de julio como mediador
El Gobierno francés rechaza posibles sanciones de la Unión Europea contra el Gobierno de Nicolás Maduro y se mantiene favorable a facilitar el diálogo entre la oposición y el Gobierno para tratar de salir de la crisis. «Francia no quiere sanciones», han explicado a Europa Press fuentes europeas, que aseguran que «la mayoría de estados miembro no están muy a favor» de avanzar en sanciones por ahora contra el régimen de Caracas al cuestionar su «eficacia». De hecho, este jueves se ha conocido que el presidente francés, Emmanuele Macron, ofreció a Maduro la mediación de Francia en la crisis venezolana en una carta que le dirigió el pasado 5 de julio, según ha informado la radio 'Europe 1'. «Estamos disponibles para facilitar las negociaciones por la vía del diálogo», le trasladó Macron. El embajador galo en Caracas, Romain Nadal, incidió este miércoles en «la voluntad de facilitar el diálogo y la paz» a través de su perfil de Twitter. «Hablo con todos los responsables venezolanos de forma transparente y directa con respeto y con la voluntad de facilitar el diálogo y la paz», aseguró. España ha reclamado a sus socios europeos imponer sanciones de la UE contra «los responsables de la situación» en Venezuela tras la detención de los líderes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma y después de que Caracas no frenara las elecciones a la Asamblea Constituyente del pasado domingo, algo que pidió expresamente la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, como gesto político a Maduro para tratar de reconducir la crisis. La Unión Europea ha asegurado este miércoles que no reconocerá la Asamblea Constituyente y ha reclamado a Maduro «tomar medidas urgentes para rectificar», en particular que no se inaugure la Asamblea a través de una declaración de Mogherini, consensuada previamente con los Veintiocho tras una reunión de expertos de los estados miembros para pactar su posición común. Los Veintiocho han descartado sanciones por ahora, pero han avisado a Caracas de que «la Unión Europea y sus estados miembro están listos para aumentar gradualmente su respuesta en el caso de que los principios democráticos se socaven más y la Constitución de Venezuela no sea respetada».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La oposición venezolana, dividida sobre la conveniencia de participar en las elecciones regionales chavistas
La MUD (Mesa de Unidad Democrática), pese a sus divisiones y diferentes visiones sobre cómo hacer frente al régimen, no entrega la calle. Su agenda se modifica en función de los acontecimientos del Gobierno y estos se suceden de forma imprevista. [Maduro retrasa hasta hoy la formación de la Constituyente y la fiscal general investigará el fraude] En la coalición de partidos no hay fisuras sobre ese punto. Tampoco de que la presión internacional es un castigo demoledor que debería mantenerse en el tiempo hasta que caiga «la dictadura». Otra cosa sucede cuando se pone sobre el tapete su participación en las próximas elecciones regionales de diciembre. Las opiniones se dividen. El sector más duro, encabezado por María Corina Machado, no quiere, de momento, saber nada de hacerle el juego al Gobierno. En la orilla de enfrente se colocan los que se presentan como más pragmáticos e insisten en que hay que participar porque no se puede entregar todo el poder al régimen para que termine siendo dueño de hasta el ultimo grano de arena de Venezuela. Juan Miguel Matheus, diputado por Primero Justicia (PJ), no tiene decidido cuál va a ser la posición de su partido, pero observa como algo evidente que «se tiene que dar el debate de las regionales dentro de la Unidad». El secretario general de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, fue uno de los primeros en abrir la caja de los truenos al manifestarse públicamente sobre la cuestión y asegurar que su partido se inscribiría para participar en el proceso electoral. Temor al pucherazo Exactamente lo contrario de lo que defiende María Corina Machado, azote de Maduro y coordinadora nacional de Vente Venezuela. Tras el «fraude del domingo», la mujer que despierta pasiones cuando toma la palabra en las manifestaciones no confía en un proceso con el mismo Consejo Nacional Electoral (CNE), pero sobre todo considera que ya es hora de «poner fin a la dictadura». Si se inscriben en las regionales, se quedarán solos.? María Corina Machado (@MariaCorinaYA) August 2, 2017 Laidy Gómez, diputada de Acción Democrática por Táchira, está de acuerdo con la postura de Ramos de inscribir a sus candidatos en las elecciones. Dicho esto, insiste en establecer mecanismos que impidan nuevos pucherazos. «No estamos locos, tenemos claro que debemos ir a elecciones, pero con nuestras condiciones. Planteamos una votación con testigos en cada mesa, observadores internacionales y las auditorías con cuaderno en mano», aseguró en declaraciones televisivas. La diputada está convencida de que la dirigencia tomará la decisión más sensata. «Puedo ratificar que mi partido cree que es necesario participar. Si para diciembre no tenemos candidatos, todos los candidatos los pondrá el gobierno y no podemos hacerles el juego», reiteró. «Es la oportunidad para enfrentarnos al gobierno donde somos mayoría y eso es con los votos». El diputado Luis Florido, de Voluntad Popular, apunta al corazón de la cuestión: «La pregunta es si le vamos a entregar las 23 gobernaciones al oficialismo o si vamos a estar dispuestos a convertir la lucha de calle en una lucha electoral». Presidente de la Comisión de Política Exterior, el régimen le retiró el pasaporte para evitar que pueda viajar. A título personal cree que al régimen «no se le deben entregar las gobernaciones». Dicho esto, considera que la decisión debe ser unánime, porque una ruptura de la MUD, ahora, sería un desastre. «Lo que hagamos -insiste- debemos hacerlo juntos».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El fiscal especial requiere información sobre Michael Flynn a la Casa Blanca
El fiscal especial estadounidense que investiga la presunta injerencia del Kremlin en las elecciones de 2016, Robert Mueller, ha pedido recientemente a la Casa Blanca información sobre Michael Flynn, quien fuera asesor de Seguridad Nacional, según ha publicado el diario The New York Times. Se trata de la primera petición de documentos a la Casa Blanca de la que se tiene constancia desde que Mueller se puso al frente de la investigación en mayo. Además de los documentos, los fiscales que trabajan para Mueller también han buscado «testimonios» sobre si Flynn estuvo a sueldo del gobierno de Turquía durante los últimos meses de la campaña electoral a la presidencia de EE.UU., de acuerdo con el rotativo neoyorquino, que cita a fuentes cercanas a la investigación. Los fiscales de Mueller quieren saber si Ankara estaba detrás de un pago de 530.000 dólares recibido por la empresa de consultoría del general retirado, Flynn Intel Group, cuando este asesoraba al entonces candidato presidencial Donald Trump. Flynn llevaba apenas 24 días en la Casa Blanca cuando se vio forzado a dimitir por haber mentido a altos cargos de la Administración Trump, entre ellos el vicepresidente, Mike Pence, sobre el contenido de sus charlas con el entonces embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak. Según admitió después el propio Flynn, él y Kislyak abordaron las sanciones contra el Kremlin que el presidente Barack Obama, antecesor de Trump, impuso antes de dejar la Casa Blanca, en las conversaciones que empezaron antes de las elecciones y se prolongaron durante el periodo de transición. General condecorado y exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Flynn asesoró a Trump en política exterior durante la campaña electoral y una vez en la Casa Blanca fue su primer y efímero asesor de Seguridad Nacional.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Rohani mira a Europa para proteger el pacto nuclear ante la amenaza de Trump
Tres meses después de ser reelegido presidente de Irán con un 57 por ciento de los votos, Hasán Rohani tomó posesión de su cargo. El clérigo moderado afronta esta nueva etapa con una creciente doble presión, exterior y doméstica, a la que deberá hacer frente en este segundo mandato de cuatro años que arrancó con una ceremonia en la que estuvieron presentes en Teherán dirigentes de todo el mundo, entre ellos Federica Mogherini, responsable de política exterior de la Unión Europea (UE). El gran éxito del primer gobierno de Rohani fue la firma del pacto nuclear con Occidente, pero el acuerdo está en la cuerda floja desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, para quien se trata «del peor acuerdo posible», aunque de momento lo respeta. A nivel interno, el presidente no supera las diferencias con los sectores más conservadores del régimen, como la Guardia Revolucionaria, y se enfrenta además al malestar de los reformistas que le apoyaron para ganar la presidencia y ahora le echan en cara que no vaya a elegir mujeres y rostros jóvenes para su nuevo Gobierno. A esto hay que sumar la detención hace tres semanas de su hermano y ex embajador de Irán ante la ONU, Hossein Fereydoun, acusado de varios delitos de corrupción por la Justicia iraní, que está en manos ultraconservadoras. Una detención que algunos expertos interpretaron como una medida de presión por parte de este sector del régimen que no ha podido ganar en las urnas a Rohani en los dos últimos comicios. Giro a Europa En su discurso de investidura, Rohani manifestó que su país no será el primero en incumplir el acuerdo nuclear, pero dijo que «no se quedará de brazos cruzados ante las violaciones de EEUU». El clérigo mantuvo un encuentro con Mogherini y le expresó su satisfacción ante «el progreso experimentado en las relaciones con la UE durante los últimos cuatro años», pero advirtió a la jefa de la diplomacia europea que «las repetidas violaciones de los compromisos que ha cometido Estados Unidos, junto a las nuevas sanciones que ha impuesto sobre Irán (relativas al programa balístico), han repercutido negativamente en la opinión pública y podrían afectar la aplicación del acuerdo nuclear». El guiño a Europa llegó también por parte de Ali Akbar Velayati, asesor del Líder Supremo, Alí Jamenei, que pidió a Bruselas «una política más independiente respecto a Irán», según informaron los medios estatales. Los iraníes ofrecen a cambio oportunidades de inversión en el sector energético, del petróleo, gas y petroquímicos. Descontento reformista El presidente tiene dos semanas para presentar al Parlamento los 18 miembros de su nuevo Gobierno. Si a lo largo de la campaña la situación económica fue el tema estrella de los debates y mítines, en las últimas semanas la posible formación de un Ejecutivo sin espacio para mujeres y rostros jóvenes ha eclipsado al resto de asuntos. La abogada especializada en derechos de la mujer, Jila Baniyaghoob, declaró a The New York Times que «le apoyamos durante la campaña, pero no hay sitio para nosotras. Está claro que Rohani no cree en las capacidades de las mujeres y es frustrante». Según el diario estadounidense el presidente estaría consensuando con el Líder Supremo cada nominación para evitar nuevos problemas en la cámara con los sectores ultraconservadores. El ministro de Relaciones Exteriores, Mohamad Javad Zarif, y el del Petróleo, Bijan Namdar Zangané, se presentan como los dos únicos fijos para seguir al frente de sus carteras, según recogen los medios locales.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Bruselas critica la destitución de la fiscal general venezolana por el régimen de Maduro
La representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, afirmó hoy que la toma de posesión de la Asamblea Constituyente en Venezuela y la destitución de la fiscal general, Luisa Ortega, dificultan la «vuelta pacífica al orden democrático». «La investidura de la Asamblea Constituyente y sus primeras acciones, incluyendo la remoción de Luisa Ortega de su puesto en el Ministerio Público, han debilitado más las perspectivas de una vuelta pacífica al orden democrático en Venezuela», destacó una portavoz de Mogherini en un comunicado. También «ha incrementado la polarización de una sociedad ya dividida», lamentó. La portavoz insistió en que «no hay alternativa al respeto de las instituciones legítimas, a la separación de poderes y al derecho de los ciudadanos a expresar libremente su opinión política». «El Gobierno de Venezuela tiene la responsabilidad de garantizar el respeto de la Constitución venezolana», enfatizó, y reiteró que la UE «llama a todos los actores en Venezuela a trabajar por instalar la confianza necesaria para una solución negociada de la crisis institucional». Pidió además al presidente Nicolás Maduro que «libere urgentemente a todos los prisioneros políticos y garantice el respeto del Estado de Derecho y los derechos humanos». La UE, destacó, «seguirá trabajando con todos los socios, nacionales e internacionales, para garantizar un apoyo adecuado a un retorno no violento al orden democrático y una solución a los apuros económicos y sociales« en los que se encuentra el pueblo venezolano. Maduro defendió este domingo que la decisión de la Asamblea Constituyente de remover a la fiscal general era «necesaria«, al tiempo que defendió la legalidad del órgano que reescribirá la Carta Magna venezolana. Las protestas de la oposición a Maduro que comenzaron en abril pasado han causado la muerte de al menos 120 personas.