Infortelecom

Noticias de politica exterior

12-02-2021 | Fuente: abc.es
Rusia dice estar dispuesta a romper completamente las relaciones con la UE
Si la Unión Europea aplica nuevas sanciones contra Rusia, esta vez por el encarcelamiento del principal adversario del Kremlin, Alexéi Navalni, Rusia romperá completamente las relaciones con Bruselas. Así lo anunció anoche el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en una entrevista al polémico presentador Vladímir Soloviov. «En el caso de que volvamos a ver, como ya hemos sufrido más de una vez, que se aplican sanciones contra determinados sectores productivos, creando riesgos para nuestra economía incluso en las esferas más sensibles. No queremos aislarnos del mundo, pero debemos estar preparados», declaró Lavrov. Según sus palabras, reproduciendo la vieja frase de la época romana «si vis pacem, para bellum», «si quieres la paz, prepárate para la guerra». El jefe de la Diplomacia rusa se reunió en Moscú el pasado 5 de febrero con el Alto Representante de la UE, Josep Borrell, en lo que fue la escenificación más patente que se ha visto hasta ahora de la brecha existente entre Bruselas y Moscú. Pese a las numerosas discrepancias, ambos, no obstante, abogaron por «mantener abiertos todos los canales de comunicación» entre las dos partes. «Adoptar medidas concretas» El martes, en una intervención ante el Parlamento Europeo, Borrell habló de adoptar «medidas concretas» para responder a la «deriva antidemocrática y represiva» de Rusia. La posibilidad de aplicar nuevas sanciones se estudiará en el seno del Consejo de Asuntos Exteriores de finales de febrero. El equipo de Navalni ya ha propuesto a Bruselas un paquete concreto de sanciones contra personas del entorno inmediato del presidente Vladímir Putin. Una decisión definitiva podría adoptarse en marzo en el seno del Consejo Europeo. Borrell lamentó que las autoridades rusas no quieran participar con la UE en un «diálogo constructivo» que incluya derechos humanos y libertades en general. Pero, el miércoles, durante una ceremonia en el Ministerio de Exteriores ruso con motivo del «día del diplomático», Lavrov puso en cuestión «la dudosa interpretación de los valores universales» que hace la UE en relación con Navalni, a quien consideran un simple delincuente con cuentas pendientes con la Justicia. Según sus punto de vista, «cualquier intento de Rusia de ser independiente, de defender su derecho a aplicar una política exterior propia, choca con la resistencia cada vez más encarnizada de nuestros socios occidentales».
11-02-2021 | Fuente: abc.es
'The right thing' (lo correcto)
No por repetido contra un mismo ocupante de la Casa Blanca, resulta fácil entender la relevancia del segundo y apresurado juicio político iniciado en el Senado de Estados Unidos. La pregunta inevitable es para qué sirve esta nueva ronda de ?impeachment? con todas las papeletas para terminar más o menos como la primera vez: sin la requerida mayoría de dos tercios en la Cámara Alta para alcanzar un veredicto de culpabilidad. La principal diferencia entre esta doble dosis de ?impeachment? es que el primero no fue para todos los públicos. Para entenderlo se necesitaban bastantes nociones sobre el espacio postsoviético, Ucrania, Donetsk, el cómico Zelenski, el tragicómico Putin, teorías conspirativas y el funcionamiento de la política exterior de Estados Unidos. Esta.. Ver Más
09-02-2021 | Fuente: abc.es
Continuidad y localismo
Para explicar la política exterior de EE.UU. -más allá del gobierno republicano, demócrata o trumpista de turno- resulta socorrida la metáfora del barco de eslora mastodóntica al que cuesta muchísimo virar de improviso. Ya sea un enorme portaaviones nuclear o un gigantesco crucero de placer, el hecho es que los niveles de continuidad en las relaciones internacionales del gigante americano son muy significativos. Por mucho que toda la acumulada polarización/crispación alcanzada en su política doméstica tienda a sugerir bandazos muchos más drásticos. Otro factor relevante para hacerse una idea de las querencias de la diplomacia de EE.UU. con independencia de cambios en la Casa Blanca es la desmedida influencia ejercida por intereses locales. Precisamente por el particular sistema electoral americano, no.. Ver Más
07-02-2021 | Fuente: abc.es
Biden olvida Iberoamérica en un brusco giro en la política exterior de EE.UU.
Era uno de los momentos más esperados desde el ascenso de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos. El miércoles llegaba el nuevo presidente a la sede del departamento de Estado desde la Casa Blanca, un viaje de apenas un kilómetro, pero poco común, que suele hacerse sólo para visitar a los diplomáticos al principio de un mandato. Iba a aprovecharlo Biden para formular sus prioridades en materia de política exterior ante 50 representantes del cuerpo diplomático. Las expectativas eran altas, tras cuatro años de malas relaciones entre la diplomacia y el expresidente Donad Trump. Biden, finalmente, habló durante casi 20 minutos en una de las salas más emblemáticas del departamento de Estado, dedicada a Benjamin Franklin, y prometió.. Ver Más
05-02-2021 | Fuente: abc.es
Rusia expulsa a tres diplomáticos europeos por apoyar a Navalni en plena visita de Borrell
Rusia ha anunciado este viernes la expulsión de tres diplomáticos europeos, procedentes de Alemania, Suecia y Polonia, por formar parte de «una marcha no autorizada» de apoyo al líder opositor ruso Alekséi Navalni. La decisión de Moscú llega en medio de una controvertida visita del Alto Representante en Política Exterior de la UE, el español Josep Borrell. El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha justificado las expulsiones alegando un «comportamiento inaceptable y que no corresponde a su estatus diplomático». La canciller alemana, Angela Merkel, ha condenado la expulsión de los diplomáticos, y ha acusado a Moscú de alejarse un paso más del Estado de derecho.
04-02-2021 | Fuente: abc.es
Biden paraliza la salida de tropas de Alemania y retira el apoyo a Arabia Saudí en la guerra de Yemen
La primera decisión de enjundia de Joe Biden en materia de política exterior ha sido acabar con el apoyo de Estados Unidos a la coalición que lidera Arabia Saudí en la guerra con Irán por el control de Yemen . Además, en su primer discurso sobre asuntos internacionales, el nuevo presidente norteamericano ha defendido que busca un nuevo comienzo en las relaciones con los socios tradicionales de Washington, revirtiendo, por ejemplo, la decisión de Donald Trump de sacar de Alemania 12.000 soldados estadounidenses. En ese discurso, Biden ha dicho: «En las últimas dos semanas, he hablado con los líderes de muchos de nuestros aliados más cercanos, Canadá, México, Reino Unido, Alemania, Francia, la OTAN, Japón, Corea del Sur y Australia, para comenzar.. Ver Más
01-02-2021 | Fuente: abc.es
¿Por qué es probable que Biden no haga nada por los palestinos?
Una de las promesas emblemáticas en política exterior de Joe Biden, la reapertura de la misión diplomática de la Autoridad Palestina en Washington, será congelada sine die «por problemas legales», según han apuntado fuentes de la Casa Blanca a varios medios norteamericanos. En su comparecencia la semana pasada en el Consejo de Seguridad de la ONU, el enviado especial para Oriente Medio, Richard Mills, confirmó públicamente que el paso «se dará» en algún momento, sin especificar fecha. La rehabilitación del pueblo palestino -consecuencia del rescate del tradicional papel de mediador de Estados Unidos en el proceso de paz de Oriente Medio- fue una promesa expresa del candidato demócrata Joe Biden. Donald Trump, con el consejo de su asesor aúlico para la región -su yerno judío Jared Kushner-, rompió la política de cierta equidistancia con la decisión de cerrar las oficinas palestinas en Estados Unidos en 2018, y la suspensión de las millonarias ayudas a Cisjordania y Gaza. Después llegaron decisiones determinantes y polémicas, como el traslado de la embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén, y el plan para reconocer la soberanía israelí sobre los asentamientos judíos en los Territorios Ocupados en la guerra de 1967. Palestina, en ese proyecto, tendría derecho a crear su propio Estado en el 70 por ciento del actual territorio de Cisjordania, pero sin continuidad territorial -al estar rodeado por los asentamientos- y sin Jerusalén este como capital. Según una ley aprobada por el Congreso de EE.UU. en 2919 y ratificada por Trump, los palestinos están obligados a pagar 655,5 millones de dólares en multas contraídas en los tribunales norteamericanos antes de poder reabrir sus oficinas en Washington. Esta ley se suma a otra aprobada en 2018, la Taylor Force Act, que prohíbe enviar ayudas económicas a la Autoridad Palestina de Cisjordania dado que el gobierno de Mahmud Abás las usaba en parte para realizar pagos a presos palestinos en cárceles israelíes por delitos de sangre. Para cumplir con las promesas de Biden a los árabes, las dos leyes deberían ser abolidas en el Congreso, donde los demócratas cuentan ahora con mayoría en las dos cámaras. No obstante, fuentes de la Administración Biden han filtrado a la agencia Reuters que por ahora no hay ningún proyecto de hacerlo. La resistencia del nuevo presidente demócrata a plantear algún gesto en favor de los palestinos desconcierta a muchos en su partido y en el mundo árabe. Dada la facilidad de Biden para firmar decretos dirigidos a anular la etapa anterior, no sería por difícil por otra parte elaborar alguna orden presidencial que retome la tradicional oposición de EE.UU. a reconocer la soberanía de Israel sobre los Territorios Ocupados; o a devolver la embajada a Tel Aviv. Pero el presidente Biden quiere enviar el mensaje de que su prioridad absoluta no es la política exterior sino hacer tabla rasa del legado de Donald Trump en política interna, desde las medidas sobre el Covid-19 hasta la protección de la inmigración o la reanudación de las ayudas federales al aborto. Así se entienden las alabanzas de su nuevo secretario de Estado a la reanudación de relaciones diplomáticas de varias capitales árabes con Israel, un éxito de la era Trump, y el ostracismo al que Washington parece haber condenado a los palestinos. La buena noticia de este chapuzón de realismo es que podría contribuir a que los dirigentes de Cisjordania y de la Franja de Gaza reflexionen y entierren definitivamente la disputa cainita entre los moderados de la Autoridad Palestina y los radicales de Hamás.
28-01-2021 | Fuente: abc.es
Biden sorprende al detener la venta de armas a Arabia Saudí y Emiratos
Una de las primeras decisiones diplomáticas del nuevo Gobierno de Estados Unidos ha sido suspender la venta de armas a Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí, autorizada por la anterior Administración, la de Donald Trump. Antes de que este se fuera de la Casa Blanca, los demócratas en el Capitolio le criticaron duramente por la autorización diplomática de esas ventas, junto a otros envíos a países no democráticos y responsables de violaciones de los derechos humanos como son Egipto y Filipinas. En concreto, el departamento de Estado ordenó suspender temporalmente la venta de cazas F-35 a Emiratos Árabes Unidos y misiles guiados de precisión a Arabia Saudí. Según un comunicado de la diplomacia norteamericana, esa suspensión es «rutinaria» y obedece simplemente a la necesidad de respetar los principios de «transparencia y buena gobernanza». El nuevo secretario de Estado, Antony Blinken, dijo a la prensa en su primer día en el cargo, el miércoles, que en general la Administración Biden tiene la intención de respetar esos acuerdos. Pero añadió: «también estamos tratando de averiguar qué promesas se hicieron para alcanzar esos acuerdos». El 19 de enero de este año, un día antes de la toma de posesión de Joe Biden, el Gobierno saliente firmó permisos para la venta de armamento por valor de 23.000 millones de dólares (19.000 millones de euros) a Emiratos Árabes, incluida la remesa de 50 cazas F-35. Ese acuerdo se cerró de modo informal en verano de 2020, cuando Emiratos aceptó establecer relaciones diplomáticas con Israel, parte clave de los esfuerzos para unificar la región contra Irán. Aunque la venta de armamento fabricado en EE.UU. a Emiratos Árabes es mucho más cuantiosa, el acuerdo con Arabia Saudí ha sido mucho más polémico, porque supone el envío de 500 millones de dólares de materiales necesarios para ensamblar bombas de precisión láser. Estas bombas tienen en su cabeza un dispositivo electrónico que identifica y dirige el explosivo a los blancos que han sido marcados por un láser. Coalición contra Irán Tanto Arabia Saudí como Emiratos Árabes son socios en una coalición que se enfrenta a Irán por el control de Yemen, nación sumida en una dura guerra civil. Ambos países árabes han empleado armamento comprado en el pasado a EE.UU. para bombardeos en zonas controladas por los rebeldes hutíes, a los que apoya Irán. En esos bombardeos ha habido numerosas bajas civiles. Trump decidió dar un giro a la política exterior con respecto al golfo Pérsico y sacó a EE.UU. del acuerdo nuclear con Irán. Esta era una vieja petición de Israel, cuyo Gobierno fue un estrechísimo aliado de Trump. Así, el estado judío firmó después la paz con varios países árabes, incluidos Emiratos Árabes, Bahrein, Sudán y, más recientemente, Marruecos. La notificación de la venta de armas se envió al Congreso a fines de diciembre, dando a los legisladores 30 días para aprobar una resolución de censura. La fecha límite era el 21 de enero, pero antes dos intentos fracasaron en el Senado, que controlaban hasta entonces los republicanos.
23-01-2021 | Fuente: abc.es
Prioridades de Biden
Desde el mismo día de su toma de posesión, Joe Biden ha comenzado a reparar los daños causados por Trump a la democracia americana. La Constitución otorga al presidente extensos poderes en política exterior y defensa. Biden los ejerce desde un Despacho Oval en las que todavía se ven los gruesos cortinajes dorados que tanto le gustan a Trump. Con el fin de recuperar el liderazgo mundial, el nuevo presidente no ha tardado en volver a los acuerdos y organizaciones internacionales abandonados por su predecesor de forma arbitraria e irreflexiva. En el ámbito doméstico, Biden avanza en la lucha contra la pandemia y moviliza todos los recursos del gobierno federal para vacunar a cien millones de personas en cien días. Pero.. Ver Más
21-01-2021 | Fuente: abc.es
Biden endurecerá la posición de EE.UU. frente a Rusia
El Gobierno de Joe Biden buscará endurecer la relación con Rusia a la vez que tratará de ampliar durante cinco años el tratado de armas nucleares New START que le une con Moscú. «Mientras trabajamos con Rusia también lo haremos para que Rusia sea responsable de las acciones temerarias y agresivas que hemos visto en los últimos años», aseguró un alto cargo del equipo de política exterior del nuevo presidente a «The Washington Post». A Biden no le sobra tiempo para sentar las bases de su relación con Moscú, que ha tenido un papel protagonista en la política interna de EE.UU. durante el mandato de Donald Trump. El tratado New START, el único que queda vigente sobre armas nucleares entre las dos potencias, expira el próximo 5 de febrero. El acuerdo, firmado durante la Administración Obama como una ampliación de un tratado anterior, establece la inspección y verificación mutua de armas nucleares y la limitación de las que están desplegadas. La Administración Trump buscó una ampliación más corta y que China se uniera al acuerdo, pero las negociaciones nunca dieron fruto. Los defensores de posiciones más duras frente a Rusia defendían una extensión de uno o dos años, aunque la propuesta de la Administración Biden será finalmente de cinco, lo que contará con más posibilidades de que Moscú lo acepte. Fiscalizar a Moscú desde el primer momento «New START está, sin duda, en el interés de la seguridad nacional de EE.UU. y tiene todavía más sentido cuando las posiciones con Rusia están enfrentadas», aseguró el alto cargo al rotativo de la capital. La negociación de esa extensión no impedirá una mayor presión de la Administración Biden a Moscú. El nuevo presidente no contempla comenzar la relación con Rusia como una página en blanco, como han hecho de forma tradicional las administraciones entrantes desde la Guerra Fría. Buscará, al contrario, fiscalizar desde el primer momento a Moscú por las actividades y operaciones que han afectado a EE.UU. en los últimos años. Asuntos como la interferencia en las elecciones presidenciales de 2016, la reciente campaña masiva de ciberataques , el pago de recompensas por ataques a soldados estadounidenses en Afganistán o el envenenamiento del opositor Alexei Navalny formarán parte de un informe que Biden ha pedido a su flamante directora nacional de inteligencia Avril Haines, el primer cargo de su Administración confirmado por el Senado. Ese informe podría ser la base para nuevas sanciones frente a Rusia, en un comienzo de una Administración que marca un contraste con la de Trump, que se negó a reconocer la interferencia rusa en las elecciones y que buscó encontrar sintonía con Moscú, incluidas cumbres con su presidente, Vladimir Putin, a pesar de esas agresiones. Política migratoria, medioambiental.. El cambio de dirección frente a Rusia es solo parte del volantazo que Biden quiere dar respecto a las políticas de su antecesor y que será mucho más pronunciado en clave doméstica. El nuevo presidente prometió luchar por la unidad en la jura de su cargo en la escalinata del Capitolio. Pero, pocas horas después, en su primera visita al Despacho Oval, comenzó una firma apresurada de órdenes ejecutivas, muchas de ellas para desmantelar las políticas de su antecesor. Muchos de los 74 millones de estadounidenses que votaron a Trump no verán en la batería de decretos presidenciales un intento de tender puentes por parte del nuevo presidente. Uno de los puntos de fricción será la política migratoria, uno de los caballos de batalla de Trump en su ascenso al poder. Entre otras medidas, Biden decretó el fortalecimiento de las protecciones para los «dreamers», los inmigrantes indocumentados que llegaron a EE.UU. siendo menores; una propuesta al Congreso para una vía de acceso a la ciudadanía a los indocumentados en un proceso de ocho años; eliminar el veto a los inmigrantes de algunos países de mayoría musulmana; o la paralización de la construcción del muro con México. Además de estas órdenes, la Administración Biden establece un periodo de cien días en el que se detendrán las deportaciones de indocumentados y en el que se revisará la labor del Departamento de Seguridad Nacional para centrarla en aquellos inmigrantes que son una amenaza para la seguridad nacional o para la seguridad pública y en la vigilancia de la frontera. El congelamiento de las deportaciones contrasta con el papel en este capítulo de la Administración Obama, en la que Biden fue vicepresidente. En su primer mandato, deportó a 1,6 millones de indocumentados. En su presidencia, Trump se quedó en 935.000, a pesar de sus promesas de deportar a «millones» de inmigrantes. Otros decretos tienen que ver con la política medioambiental -como el reingreso en el Acuerdo de París para el cambio climático- o el ataque frontal a la pandemia de Covid-19, la crisis más urgente que sufre EE.UU. Ayer presentó la estrategia de su Administración para contener la pandemia, con la que buscará disparar los recursos para vacunación y test y que incluye el restablecimiento de lazos con la Organización Mundial de la Salud y un mandato para el uso de mascarilla en organismos y terrenos federales y en sistemas de transporte interestatales.