Infortelecom

Noticias de politica exterior

05-11-2021 | Fuente: abc.es
Argelia acusa a Marruecos de 'terrorismo de estado' ante la ONU
El Gobierno de Argelia ha denunciado ante Naciones Unidas y otros organismos internacionales la «extrema gravedad del terrorismo de Estado» por parte de Marruecos tras la muerte de tres camioneros argelinos en un bombardeo ejecutado por Rabat, en medio del repunte de las tensiones entre ambos países. El ministro de Exteriores argelino, Ramtane Lamamra, ha enviado estas misivas de denuncia al secretario general de la ONU, António Guterres; el presidente del Comisión de la Unión Africana (UA), Moussa Faki Mahamat; el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit; y el secretario general de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI), Yusef ben Ahmed al Ozaimín. En las mismas, ha resaltado que el incidente «no puede ser justificado por ninguna circunstancia» y ha agregado que «el uso por parte del Estado ocupante de un armamento sofisticado y mortal para impedir la libre circulación de vehículos comerciales en un espacio territorial en el que no tiene derecho alguno supone un acto de huida hacia adelante que supone riesgos inminentes para la seguridad y la estabilidad en Sáhara Occidental y en toda la región». Asimismo, ha destacado «la voluntad y la capacidad de Argelia de asumir sus capacidades en materia de protección de sus ciudadanos y sus bienes, en todas las circunstancias», tal y como ha recogido la agencia estatal argelina de noticias, APS. Las autoridades de Argelia acusaron el miércoles a Marruecos de haber matado en un «bombardeo bárbaro» en territorio de Sáhara Occidental a tres camioneros que cubrían la ruta entre la capital mauritana, Nuakchot, y la ciudad argelina de Uargla y advirtieron de que este «asesinato» no quedará «impune». Por su parte, el portavoz del Gobierno marroquí, Mustafá Baitas, apuntó el jueves en declaraciones al portal de noticias marroquí Le360 que las autoridades mantienen una política exterior de «buena vecindad con todos». Argelia rompió relaciones diplomáticas con Marruecos en agosto, alegando un cúmulo de circunstancias entre las que citó la falta de avances en la resolución de la disputa abierta por el Sáhara Occidental, en la que Argel es aliado del Frente Polisario. Marruecos tildó de «injustificada» la decisión y rechazó «categóricamente» los «pretexto falaces, incluso absurdos» detrás de la decisión de Argelia. Por otra parte, la Presidencia de Argelia decidió el 1 de noviembre no renovar el contrato para la utilización del gasoducto Magreb-Europa, que transporta gas natural a España a través de Marruecos, después de la ruptura de relaciones. Las tensiones se enmarcan en el contexto de conflicto en Sáhara Occidental tras la ruptura en noviembre del alto el fuego vigente desde 1991 tras la entrada de militares en la zona de Guerguerat, situada cerca de la frontera con Mauritania, para desalojar a un grupo de activistas saharauis. La antigua colonia española de Sáhara Occidental fue ocupada por Marruecos en 1975 pese a la resistencia del Frente Polisario. El alto el fuego de 1991 fue firmado con vistas a la celebración de un referéndum de autodeterminación, pero las diferencias sobre la elaboración del censo y la inclusión o no de los colonos marroquíes ha impedido hasta el momento su convocatoria.
01-11-2021 | Fuente: abc.es
Piden a Borrell que envíe observadores a la marcha del 15-N ante «las amenazas del régimen cubano»
Cuando quedan dos semanas para la celebración de la Marcha cívica por el cambio, convocada para el 15 de noviembre en varias ciudades de Cuba por el grupo Archipiélago -y apoyada por otras plataformas como el 27-N y el Movimiento San Isidro (MSI)-, la preocupación por la represión que pueda ejercer el Gobierno de Miguel Díaz-Canel sobre los cubanos que salgan a la calle ese día aumenta. Especialmente después de las miles de detenciones tras las manifestaciones del 11 de julio pasado (algunos cubanos se enfrentan a penas de cárcel de hasta 25 años); y a la vista de su respuesta ante el anuncio de estas nuevas movilizaciones pacíficas, cuyos organizadores, Yunior García (miembro también del 27-N) y Fernando Almeyda, han sido interrogados en los últimos días . A ambos se ha alertado desde la Fiscalía de las consecuencias legales que afrontarán quienes participen en estas manifestaciones, que han sido calificadas de «ilícitas» por el gobierno -y por Díaz-Canel de «provocación- , que intentó amedrentarlas con la militarización de la isla durante la fecha de su convocatoria inicial, el 20 de noviembre. Algo que no sucedió, pues los organizadores decidieron adelantarlas al 15 de noviembre. Algunas de las personas que han mostrado su apoyo a esta convocatoria ya han sufrido la represión al ser expulsados de sus trabajos, como el profesor universitario David Martínez. Ante esto, y después de la represión que sufrieron miles de cubanos que salieron de manera espontánea a las calles de Cuba el pasado 11 de julio, en unas movilizaciones históricas, no vistas en la isla en las últimas décadas, son muchos los que han mostrado su preocupación por lo que puede suceder el próximo 15-N. Dar visibilidad internacional a la marcha Los mismos miembros del grupo Archipiélago han solicitado de manera encarecida que se diera visibilidad a la marcha a nivel internacional con el fin de que esto pueda protegerlos, según declaraciones realizadas a ABC tanto por Yunior García como por otros miembros que prefieren guardar el anonimato. A esta preocupación se han sumado varios eurodiputados que han decido enviar una carta -a la que ha tenido acceso ABC- al Alto Representante de la UE para Política Exterior y Seguridad, Josep Borrell, en la que le piden «que garantice la presencia de representantes de la delegación de la UE como observadores durante esta manifestación en las capitales de provincia más importantes como La Habana, Santiago de Cuba y Villa Clara. Creemos que es necesario observar lo que va a ocurrir, dado el riesgo de escalada de violencia», señala la misiva firmada por los europarlamentarios Tilly Metz, miembro de Los Verdes; Javier Nart, del grupo Renew Europe y vicepresidente de la Delegación para las Relaciones con los países de Centroamérica, y Jens Gieseke, del Partido Popular Europeo. «Creemos que es necesario observar lo que va a ocurrir, dado el riesgo de escalada de violencia», señala la carta enviada por eurodiputados de varios grupos políticos, a Josep Borrell En ella, recuerdan a Borrell que el apoyo a la sociedad civil es uno de los puntos que condicionaron el apoyo que el Parlamento Europeo dio al Acuerdo de diálogo político y cooperación UE-Cuba en su resolución del 5 de julio de 2017. En el apartado 7 de esta resolución, los eurodiputados «piden a la Unión que apoye la visión del Parlamento sobre la democracia, los derechos humanos universales y las libertades fundamentales, como la libertad de expresión, de reunión y de asociación política, la libertad de información en todas sus formas, y su "política global de apoyo a los defensores de los defensores de los derechos humanos" a lo largo de este diálogo», señala el texto, fechado el 20 de octubre.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Dada las amenazas del regimen cubano, nuestro Grupo <a href="https://twitter.com/RenewEurope?ref_src=twsrc%5Etfw">@RenewEurope</a> ha enviado una carta a <a href="https://twitter.com/JosepBorrellF?ref_src=twsrc%5Etfw">@JosepBorrellF</a> pidiendo que observadores esten presentes para las marchas el 15 noviembre. Europa tiene que estar con los cubanos. <a href="https://t.co/24XS8DX6fP">https://t.co/24XS8DX6fP</a></p>&mdash; Dita Charanzová (@charanzova) <a href="https://twitter.com/charanzova/status/1454030474846822404?ref_src=twsrc%5Etfw">October 29, 2021</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> La vicepresidenta del PE para Asuntos de América Latina y eurodiputada de Renew Europe, Dita Charanzová, ha mostrado también su preocupación sobre lo que pueda suceder el próximo 15 de noviembre. «El pueblo cubano quiere un cambio y tiene todo el derecho a pedirlo de forma pacífica. Los derechos humanos y la inclusión de la sociedad civil son el núcleo del Acuerdo UE-Cuba. Es nuestro deber velar por que se respeten, el 15 de noviembre y siempre», señaló en un comunicado de Renew Europe este jueves. Un día más tarde, en su cuenta de Twitter, Charanzová subrayó que en un momento como el 15-N «Europa tiene que estar con los cubanos». Algunas ONG, como Human Rights Watch (HRW), también han expresado la necesidad de que otros organismos internacionales, como la ONU, muestren públicamente su apoyo a la marcha cívica del 15-N: «Los gobiernos que tienen presencia diplomática en Cuba, que interactúan con su gobierno, deberían defender públicamente el derecho a la protesta pacífica. E incluso más. Yo espero que la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, que finalmente se pronunció sobre la situación en Cuba e hizo un llamamiento a la protesta pacífica, cinco días después del 11-J, intervenga pronto y haga algún pronunciamiento exigiendo al Gobierno cubano que respete el derecho a la protesta pacífica», declaraba hace unos días José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de HRW, durante una entrevista con ABC.
01-11-2021 | Fuente: abc.es
La embajadora de Biden en España, bloqueada por una batalla en el Capitolio
Tres meses han pasado desde que Joe Biden nombrara a Julissa Reynoso embajadora de Estados Unidos ante España, tras la marcha del enviado elegido por Donald Trump, Duke Buchan. Reynoso testificó ante la comisión de Exteriores del Capitolio el 5 de octubre, pero su candidatura no ha sido aprobada allí, y aún debe presentarse ante el pleno. El proceso durará aún largas semanas, si no meses. El caso de Reynoso no es una excepción. De todos los nominados por Biden, la comisión de Exteriores del Senado solo ha confirmado a cuatro, de casi 80, entre emisarios a naciones extranjeras y organizaciones internacionales. La razón de este bloqueo, que afecta directamente a España, tiene nombre y apellido. Se trata del senador de Texas Ted Cruz, quien tiene asiento en esa comisión y ha decidido demorar las confirmaciones de embajadores en respuesta a la decisión de Biden de renunciar a aplicar sanciones contra el proyecto de gasoducto Nord Stream 2, que va de Rusia a Alemania. Para un gobierno como el de Biden, que se precia de estar recomponiendo la diplomacia y las relaciones internacionales, tener solo a cuatro nuevos embajadores en pie es un drama. En contraste, a estas alturas, Trump, que practicó un mayor aislacionismo, tenía ya confirmados a casi 30 embajadores, incluido Buchan, el enviado a España. En su comparecencia en el Senado, Reynoso destacó la importancia de la relación bilateral, sobre todo en términos militares, por el uso de las bases compartidas en Rota y Morón y la participación conjunta en la OTAN. «Si soy confirmada, trabajaré con el Gobierno del presidente español Pedro Sánchez, la sociedad civil y el sector privado para reforzar una relación bilateral que ya es fuerte de por sí y ampliar los lazos políticos, comerciales, educativos y culturales entre nuestros países», dijo. Es una gran oportunidad para que el Gobierno español recomponga las relaciones bilaterales, tras meses de altibajos. Recientemente la Casa Blanca dejó a España fuera de una iniciativa para combatir los ciberataques, y ha aprobado varias rondas de aranceles. Una de las más graves, en respuesta a la tasa Google, ha sido anulada dada la disposición de España a retirar ese impuesto antes de 2024. Pero para estrechar relaciones es necesario tener un embajador en Madrid, pero el senador Cruz lo impide. Este republicano, que fue candidato a las primarias republicanas en 2016, sólo ha permitido que se confirme a los enviados a México (Ken Salazar), Turquía (Jeff Flake), Nueva Zelanda (Tom Udall) y Austria (Victoria Reggie Kennedy). Los tres primeros fueron ellos mismos senadores y la última es la viuda del senador Ted Kennedy, por lo que Cruz ha primado las relaciones personales. Embajadas descabezadas La comisión de Exteriores del Senado supervisa la política exterior de EE.UU. Tiene 22 integrantes. La preside el demócrata Bob Menéndez, y en ella sirven grandes nombres de la política estadounidense como Marco Rubio, Mitt Romney o Tim Kaine. Y luego está el senador tejano, convencido «trumpista» y enemigo de componendas con los adversarios de EE.UU., en especial Rusia y China. Trump impuso las sanciones por Nord Stream 2 en 2019, al considerar que este suponía un riesgo para la seguridad de Europa ya que fomentaba la dependencia energética de Rusia. El gasoducto tiene una longitud de más 1.200 kilómetros desde las costa rusas hasta Alemania, y puede suministrar unos 55.000 millones de metros cúbicos de gas al año. En su momento aprobaron las sanciones tanto republicanos como demócratas en el Capitolio, y luego las ratificó Trump. Cualquier empresa que participara en la construcción del gasoducto ruso se exponía desde entonces a ser sancionada por EE.UU. Biden anuló esas penalizaciones. Los demócratas creen que Cruz está yendo demasiado lejos. Menéndez, el presidente de la comisión, le acusa de poner en jaque la seguridad nacional y los intereses del país. Otro demócrata, Chris Murphy, ha dicho que tratar de negociar con Cruz es «como negociar con un terrorista». La acusación principal es que el senador de Texas, que según varios medios norteamericanos todavía alberga esperanzas de ganar unas primarias a la presidencia, actúa como si él fuera el secretario de Estado y dictara la política exterior norteamericana. Para una potencia como EE.UU. es un drama tener más de 100 embajadas descabezadas incluyendo las de España, Argentina, Canadá, Alemania, Reino Unido e Israel. De hecho, del grupo del G-20, en cuya cumbre participó Biden este fin de semana, 15 países no tienen embajador de EE.UU. En muchos casos, los jefes de Estado o de Gobierno no se molestan en reunirse o comunicarse con encargados de negocios o «números dos», algo sin duda nocivo para la diplomacia estadounidense y su capacidad de forjar alianzas y prevenir crisis en el mundo. La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, ha criticado a Cruz en sus ruedas de prensa, alegando que muchos de los nominados tienen apoyo republicano y no son elecciones polémicas. Cruz respondió a Psaki en una entrevista a la cadena de televisión CNN en la que dijo: «Espero levantar las restricciones tan pronto como impongan las sanciones a Nord Stream 2 que exige la ley federal». A Cruz le permite este bloqueo una vieja norma del Capitolio que permite a uno o más senadores impedir que una moción llegue a votación en el pleno del Senado. No es que un solo senador pueda demorar esas votaciones indefinidamente, pero tradicionalmente el grueso de los embajadores, si no son especialmente controvertidos, suelen aprobarse por la vía rápida y con un voto unánime. Ahora habrá que debatir sobre ellos en un largo proceso que puede demorar otras deliberaciones importantes en el contexto de pandemia y negociaciones de presupuestos, infraestructura y techo de gasto.
26-10-2021 | Fuente: abc.es
José Miguel Vivanco: «La política de Biden en Latinoamérica ha sido de una ineficacia apabullante»
La salud democrática de Latinoamérica atraviesa uno de sus peores momentos. Las dictaduras como las de Venezuela y Nicaragua se consolidan, mientras la de Cuba se perpetúa y endurece la represión contra cualquier iniciativa de disidencia en las calles. Otros países, como El Salvador, ve como su presidente, Nayib Bukele, apunta maneras para convertirse en un nuevo caudillo en la región. Mientras tanto la comunidad internacional, incluida España, responde con tibieza a las violaciones de derechos y falta de libertades que sufren sus ciudadanos. De visita en España, el director para América de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, espera reunirse esta semana con el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, «para poder compartir con él nuestras preocupaciones y nuestro diagnóstico de una región que se enfrenta a gravísimos retrocesos en materia de libertades públicas, sistema democrático y de gobierno, y de derechos fundamentales», señala Vivanco en una entrevista con ABC. «También si uno aspira a que la Unión Europea (UE) tome posiciones más comprometidas con estos temas, es vital que España, a la que el resto de los miembros de la UE miran como el miembro que tiene una relación especial con América Latina, tenga un compromiso mayor con estos temas a nivel regional. El propósito es buscar las oportunidades para que España juegue un rol mucho más visible en estas materias en América Latina». Mientras el Gobierno de Pedro Sánchez ha hecho declaraciones contra las detenciones de opositores por parte del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua, no se ha mostrado crítico contra la represión del Gobierno de Cuba tras la manifestación histórica del pasado 11 de julio. ¿A qué cree que se debe esa diferencia de criterio a la hora de cuestionar lo que sucede en la isla? No es solo España. El tema de Cuba divide las aguas aún más que cualquier otro tema, incluyendo Venezuela y Nicaragua. Eso es debido a que muchos de los países que deberían ejercer presión hacia la dictadura cubana, y manifestar claramente su rechazo a las violaciones sistemáticas de los derechos que allí se producen, tienen diferencias muy fuertes con EE.UU. hacia su política exterior con Cuba. Un rechazo visceral a las sanciones unilaterales que impone Washington hace más de 60 años. Lamentablemente, por ese motivo es difícil conseguir que gobiernos de distintas tendencias políticas en Europa y en América Latina asuman un rol claro y firme de condena, y no solo de forma verbal y retórica, sino con medidas diplomáticas concretas dirigidas a influir o a impactar en el Gobierno cubano. HRW publicó hace unos días un informe extenso sobre la represión que ha ejercido el Gobierno cubano sobre aquellas personas que salieron a manifestarse el 11-J. Para el próximo 15 de noviembre hay otra marcha convodada en distintas ciudades cubanas, ¿le preocupan las consecuencias después de lo sucedido el 11-J? Es difícil saber lo que va a pasar: si va a haber o no protestas; y es fácil saber lo que va a pasar si las hay, porque ya lo hemos visto, en relación con la reacción brutal del régimen para impedir cualquier tipo de manifestación. Se han encargado de que todos los cubanos sepan que quien pasa la raya es castigado, sin debido proceso, en una situación de total indefensión. Es obvio que preocupa, pero es posible que el miedo logre imponer su voluntad, como parece ser el objetivo, generar el terror en la población, y que sean muy pocos los que se atrevan a salir porque saben que el costo de hacerlo es muy alto. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">*Nuevo informe*<br><br>Hace 100 dias, el 11 de julio, miles de cubanos participaron en una protesta histórica.<br><br>¿Cuál fue la respuesta del régimen? Abusos sistemáticos: detenciones arbitrarias, maltratos horribles contra detenidos y juicios abusivos.<br><br>Informe: <a href="https://t.co/tonz98HkEI">https://t.co/tonz98HkEI</a> <a href="https://t.co/KSpOToa3Jr">pic.twitter.com/KSpOToa3Jr</a></p>&mdash; José Miguel Vivanco (@JMVivancoHRW) <a href="https://twitter.com/JMVivancoHRW/status/1450418663614554116?ref_src=twsrc%5Etfw">October 19, 2021</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Los organizadores de la marcha del 15-N están pidiendo que la iniciativa tenga visibilidad internacional, para que así los participantes estén más protegidos ante la represión. ¿La comunidad internacional debería observar esta manifestación para brindarles cierta seguridad? Los gobiernos que tienen presencia diplomática en Cuba, que interactúan con su gobierno, deberían defender públicamente el derecho a la protesta pacífica. E incluso más. Yo espero que la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, que finalmente se pronunció sobre la situación en Cuba e hizo un llamamiento a la protesta pacífica, cinco días después del 11-J, yo espero que intervenga pronto y haga algún pronunciamiento exigiendo al Gobierno cubano que respete el derecho a la protesta pacífica. «Los gobiernos que tienen presencia diplomática en Cuba, que interactúan con su gobierno, deberían defender públicamente el derecho a la protesta pacífica» El 7 de noviembre se celebran en Nicaragua unas elecciones cuyo resultado conoce todo el mundo pues Daniel Ortega ha retirado de la carrera electoral a la oposición, a la que ha encarcelado. ¿Qué debería pasar el 8 de noviembre? ¿Cómo debería reaccionar la comunidad internacional? Creo que no hay ninguna opción distinta a la de que el mayor número de Estados democráticos del mundo debe condenar y rechazar, explícitamente, públicamente y masivamente, un proceso electoral como el que está impulsando la dictadura de Nicaragua, y dejarle muy claro a Ortega que a partir de ese minuto se acaba la poca legitimidad que tuvo desde la última vez que fue elegido. Y pasa directamente a presidir un régimen de facto, con todas las consecuencias que eso implica. Ortega parece tener como referencia al régimen de Cuba, que tras más de seis décadas se mantiene, y como él espera perpetuarse. El plan de Ortega es aferrarse al poder hasta su muerte. El costo que deba pagar para cumplir con ese objetivo para él es secundario. Es absolutamente descarado lo que ha hecho: sacar de circulación, secuestrar a cualquier rival que pudiera haberle derrotado en las elecciones, los ha acusado de cualquier cosa y los tiene prisioneros para que no compitan. Qué valor tiene un proceso electoral en esas condiciones, sin libertades públicas, sin sociedad civil, con las oficinas confiscadas de medios de comunicación que han sido intervenidos, y con todos los líderes de la sociedad civil y de la oposición en prisión.. No va a recibir, creo yo, el reconocimiento de nadie, salvo de dictaduras similares. Las elecciones, que deberían constituir un instrumento democrático, en Latinoamérica se han convertido en un instrumento para legitimar dictaduras, como las de Nicaragua y Venezuela. Lo que ocurre es que se ha ido degradando fuertemente el concepto de Estado de derecho y de principios democráticos. Creo que se ha impuesto la idea en toda la región de que basta con acceder al poder por la vía electoral y luego quien fue elegido puede gobernar a su antojo sin respetar las reglas del juego democrático. Lo que usted señala, respecto a Nicaragua y Venezuela, es lo que corresponde a prácticas propias de una dictadura. Allí no hay siquiera una intención de guardar una fachada. Son dictaduras que ya se están consolidando, casi como la cubana que está plenamente consolidada. Están buscando fórmulas que haya que implementar para permanecer en el poder a cualquier precio. A una dictadura no le importa exhibirse como tal. Lo grave es que en el resto de la región está proliferando la noción de que una vez que eres elegido democráticamente puedes cambiar la constitución, perseguir y estigmatizar a los medios de comunicación, intervenir el poder judicial para en la práctica poder gobernar sin mayores controles. Eso es lo que, desgraciadamente, está creciendo cada vez con más fuerza. ¿Se refiere a lo que está sucediendo en El Salvador, con el presidente Nayib Bukele? Él es un buen ejemplo. Y es alguien que intenta guardar la fachada electoral, pero que va camino aceleradamente en la dirección de convertir a El Salvador en una dictadura, en un gobierno personal, en una tiranía.. Hay quien le ha calificado como un caudillo de nuevo cuño.. Es un populista autoritario que está tratando de diseñar un gobierno a su medida, ya viene un cambio constitucional y ya logró el control total del poder. Otro foco de violación de derechos es Venezuela, que en noviembre celebra elecciones regionales, y hasta hace unos días se había sentado a negociar con la oposición, en México. Conversaciones que Maduro rompió tras la extradición a EE.UU. de su presunto testaferro Alex Saab.. ¿Se muestra optimista sobre ese acercamiento entre el Gobierno de Venezuela y la oposición? Creo que es evidente que el Gobierno de Venezuela no es serio. En este proceso de negociación está buscando una fórmula para ganar oxígeno y estoy convencido de que la principal razón por la que está en la mesa, a parte de una cuestión de relaciones públicas para que se crea que están dispuestos a dialogar con la oposición, son las sanciones de EE.UU. y la investigación que adelantó la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de lesa humanidad en Venezuela. Una investigación preliminar que está abierta en la Fiscalía de la CPI. Esos son los incentivos que tiene la dictadura de Venezuela. En la práctica ellos están mirando más bien a Washington cuando negocian en México. Están viendo si los movimientos que pueden ofrecer en México sirven o no para que Washington levante las sanciones, y para que la CPI no siga avanzando en esa investigación preliminar. Todo esto es tan frívolo, la presencia de Maduro en esa negociación en la que llegaron a sugerir que uno de los integrantes de la delegación fuera el señor Saab, mientras estaba detenido en Cabo Verde. Y ahora que ha sido felizmente extraditado a EE.UU. tienen el descaro de suspenderlo todo porque han extraditado a un personaje que está investigado por hechos de corrupción, malversación y lavado de dinero en EE.UU. Es patente la falta de seriedad y de interés real del régimen de Maduro por iniciar un proceso de negociaciones. Esto no quiere decir que yo esté en contra de las conversaciones, al contrario, creo que es una gran opción para lograr por la vía de la negociación una transición de la dictadura a la democracia. Pero por las actitudes del régimen creo que ese proceso no va a llegar a su destino. «La principal razón por la que Maduro está en la mesa de negociación con la oposición son las sanciones de EE.UU. y la investigación de laCorte Penal Internacional (CPI) por crímenes de lesa humanidad en Venezuela» Estados Unidos ha apoyado esas negociaciones, ¿cuál es la política que está desarrollando el presidente Biden hacia América Latina desde que llegó al cargo? No es clara. Yo diría que la política está orientada fundamentalmente a parar la emigración de Centroamérica hacia EE.UU. Esto demuestra que el tema no es la política exterior, sino de política interna por la presión que siente Biden a nivel interno. Incluso las iniciativas de los viajes de la vicepresidenta Kamala Harris a Guatemala y luego México, y de otras autoridades a Centroamérica y a México, donde todo está orientado a un solo objetivo: parar, como sea, las caravanas (de inmigrantes). Porque para ellos eso es una cuestión de política interna. Mi impresión es que B iden ve a la región como una fuente de problemas. La inmigración es uno, el otro es el cambio climático y la deforestación del Amazonas, en el caso de Brasil; y el tercer tema sería el narcotráfico. Yo no veo una política definida más allá de la retórica dirigida a fortalecer, a defender y restaurar la democracia en América Latina. Y eso incluye Venezuela y Nicaragua sobre la base de sanciones selectivas, con la que se cancelan visas y se congelan bienes. Sobre esa base es difícil conseguir resultados. Es cierto que la Administración Biden es aún muy joven, tiene diez meses, pero hasta ahora no ha dado mayores señales de una política realmente concreta. Ha dado más bien señales de una ineficacia apabullante. Mire las advertencias que le han hecho a los gobiernos centroamericanos, desde Kamala Harris pasando por el propio Blinken, que han advertido que EE.UU. no va a permitir el deterioro democrático, que hay que defender las libertades. Y hasta ahora no hay ningún indicio de que esta política, que retóricamente está en lo correcto, tenga el menor impacto. Lo cual es gravísimo para la defensa de la democracia en todo el continente, porque si un país pequeño, como El Salvador o Nicaragua, puede avanzar con un proyecto autoritario y seguir asfixiando más y más a la sociedad civil, a los medios de comunicación, retrocediendo en materia de libertades democráticas, y no pasa nada.., qué queda para Bolsonaro, en Brasil; o para Andrés Manuel López Obrador, en México, dos frentes autoritarios, populistas, que ven cómo estos pequeños países logran socavar la democracia -en el caso de Nicaragua no hay una democracia, está afianzando la dictadura-.. Ellos entienden que no hay mayores riesgos. Viendo el papel de EE.UU. y la Unión Europea en la región, da la sensación de que Latinoamérica está abandonada.. Yo creo que está abandonada a su suerte. Lamentablemente está cada vez más bajo el control de autoritarios que ejercen el poder sin límites. Lo usual en la región es que siempre existan referentes democráticos, como en su momento, hasta cierto punto, lo constituyó el Grupo de Lima. No era perfecto pero defendía valores. En su día existían líderes regionales con suficiente peso y credibilidad como para defender la región de derivas autoritarias: Felipe Henrique Cardoso, en Brasil.. Pero cuando en la región no tienes esos referentes, porque tienes un Bolsonaro que anuncia que si él pierde las próximas elecciones no reconoce el resultado; y tienes a López Obrador, que hace todos los esfuerzos por controlar el poder judicial, ataca a los medios de comunicación, a la sociedad civil.. Realmente ambos líderes tienen un libreto muy similar. Aunque ideológicamenteson contrarios, en los hechos buscan acumulación de poder, aferrarse a él y debilitar los mecanismos de control para ejercerlo sin límites. A nivel regional no encuentras mayores apoyos. Es muy revelador las votaciones que se han dado en la Organización de Estados Americanos (OEA) a propósito de Nicaragua, donde ya por segunda vez Argentina y México se abstuvieron de condenar a un régimen que está flagrantemente violando todas las normas más elementales de un sistema democrático. Cuando eso ocurre, ¿qué te queda?, ¿la comunidad internacional? ¿Y qué es la comunidad internacional? Guterres, secretario general de la ONU, brilla por su ausencia, incluso en los casos de Cuba, Venezuela y Cuba, pues no merecen mayor preocupación ni ninguna iniciativa para él. No están en su agenda. Lo que queda es Washington y la UE, no hay más donde acudir.
22-10-2021 | Fuente: abc.es
Biden asegura que EE.UU. intervendrá si China agrede a Taiwán
Joe Biden aseguró ayer que EE.UU. intervendrá con su ejército en caso de un ataque de China a Taiwán, al que el gigante asiático considera parte de su soberanía y sobre el que ha aumentado la presión militar en los últimos meses. El presidente de EE.UU. participó en la noche del jueves en un ?town hall? -un encuentro con votantes- televisado por CNN en el que fue preguntado si ?iría a la defensa de Taiwán? en caso de agresión china. «Sí, tenemos un compromiso», respondió Biden, en una declaración que refuerza una alusión similar hecha en agosto, cuando comparó el acuerdo de EE.UU. con Taiwán con el pacto de mutua defensa de la OTAN. En realidad, la Ley de Relaciones con Taiwán, de 1979, establece el «compromiso de EEUU para asistir a Taiwán en el mantenimiento de su capacidad defensiva». Ese compromiso siempre se ha entendido con ambigüedad sobre la implicación de EE.UU. en un supuesto conflicto por un ataque a Taiwán. Pero Biden, que ha colocado a China desde el primer momento como la pieza central de su política exterior, se ha encargado de certificar que EE.UU. sí socorrería a la isla. Fue la única alusión a asuntos de política exterior durante la comparecencia, en la que la mayoría del tiempo se dedicó a los abundantes frentes abiertos que tiene Biden en casa, a dos semanas de cumplirse el primer aniversario de su victoria electoral frente a Donald Trump. El primero de ellos, una de las principales razones que le llevaron a la Casa Blanca: la pandemia de Covid-19. Como candidato, Biden prometió cambiar el rumbo de la gestión caótica de la pandemia y, con la llegada de la vacuna, lo tenía todo a su favor. Pero la reticencia de muchos estadounidenses a vacunarse, su incapacidad de convencer o imponer la vacuna y el impacto de la variante Delta en el final del verano han descarrilado buena parte de sus esfuerzos. «Esperé hasta julio para hablar sobre imposición de la vacuna obligatoria porque traté el resto de opciones posibles», dijo Biden sobre sus planes para obligar a millones de estadounidenses a vacunarse. «Los mandatos están funcionando». El presidente aseguró que las directivas para la vacunación de niños entre 5 y 12 años llegarán pronto, «en cuestión de semanas, no meses» y defendió que las vacunas son clave para el mantenimiento de la economía y de los empleos. Buena parte de la atención estuvo puesta en su agenda legislativa, bloqueada en el Congreso ante la nula capacidad de acuerdo con los republicanos y las guerras internas entre demócratas. En especial, habló sobre sus planes de gasto socioeconómico, unas partidas faraónicas de 3,5 billones de dólares, a las que se oponen dos senadores demócratas moderados. Con la mayoría exigua que los demócratas tienen en la cámara alta, no se pueden permitir ninguna defección. Biden ha aceptado rebajar sus pretensiones, quitar partidas sociales y reducir la factura. En la noche del jueves, aseguró que era optimista sobre la cercanía de un acuerdo entre los demócratas y detalló algunas de esas rebajas: por ejemplo, las bajas médicas o por maternidad serán solo de cuatro semanas, en lugar de las doce planeadas en un principio: o la desaparición de cursos universitarios de dos años gratuitos. Para esas leyes presupuestarias, B iden solo necesita el apoyo de todos los demócratas. Pero, para la mayoría de decisiones que toma el Senado, necesita el apoyo de al menos diez senadores republicanos. Eso se debe al ?filibuster?, el mecanismo legislativo que exige mayorías reforzadas y que en los últimos meses ha impedido, por ejemplo, la aprobación de una ley sobre protección del derecho al voto y ha complicado la ampliación del techo de deuda. Biden, que siempre se ha mostrado a favor de mantener el ?filibuster?, como una forma de que la minoría en el Senado tenga cierto poder, se mostró ayer ?fundamentalmente abierto a cambiarlo? en asuntos ?significativos?, como la reforma sobre voto.
22-10-2021 | Fuente: abc.es
La OTAN abandona sus aspiraciones globales y se centra en Rusia y China
La experiencia afgana ha llevado a la OTAN a reflexionar sobre su propia identidad y su capacidad de desplegarse en lugares remotos. Los ministros de Defensa aliados, reunidos de forma presencial en Bruselas han decidido concentrar sus capacidades para protegerse de las nuevas amenazas que representan Rusia y sobre todo China. Los aliados han decidido dar este giro estratégico para la OTAN, sin perder de vista tampoco que muchos países son de la opinión de que hay que restablecer la confianza en el papel de Estados Unidos, después del giro de Washington hacia Asia y la firma de una nueva alianza con Australia. Según fuentes diplomáticas, esta primera discusión colectiva y en persona sobre la desastrosa retirada de Afganistán entre Washington y los aliados europeos se desarrolló no sin ciertas tensiones. El secretario norteamericano de Defensa, Lloyd Austin, llegó diciendo que estaba listo para discutir las lecciones del mayor fiasco en la historia de la organización y muchos países han dicho que la actitud de Washington y de la misma dirección de la OTAN, que en medio de la catástrofe estaban de vacaciones, no pueden repetirse. Al inicio de la reunión, Stoltenberg ya adelantó que la organización se encuentra «en medio de una transformación» que consiste en volver a mirar hacia su espacio natural. «Hemos reducido significativamente el despliegue de misiones fuera de los territorios de la alianza y estamos fortaleciendo la defensa colectiva», por lo que «los ministros de Defensa van a aprobar los nuevos objetivos de capacidades militares y nuevos planes de defensa para el área euroatlántica», ahora que el objetivo es «tener las fuerzas adecuadas en los lugares adecuados, en el momento adecuado». La política exterior en ocasiones agresiva de Rusia y China ?dos países que se equipan con tecnologías ultramodernas, como los misiles hipersónicos, inmunes a cualquier medida preventiva existente, y al mismo tiempo llevan a cabo ataques informáticos contra intereses occidentales, por ejemplo durante los proceso electorales? son según Stoltenberg, la causa esencial de la revisión estratégica tras el fiasco afgano, por lo que es necesario «fortalecer nuestra ventaja tecnológica con el nuevo fondo de innovación en seguridad, dotado con 1.000 millones de dólares, y con la estrategia de inteligencia artificial», con la que la OTAN se quiere dotar. La reunión terminará hoy después de analizar los vínculos con la Unión Europea, que está a su vez en plena discusión interna sobre las aspiraciones de algunos países para adquirir una capacidad de acción militar propia mientras que otros no quieren perder la fuerte vinculación con la OTAN. Stoltenberg se ha esforzado en que «las diferencias de opinión» sobre la retirada de Afganistán no provoquen «disenso entre Estados Unidos y los europeos» y dijo que en su opinión, el desarrollo de una defensa propia de la UE, «debería estar disponbible también para la OTAN». La UE está elaborando su «brújula estratégica» para el mes de noviembre, según ha adelantado el Alto Representante para la Política Exterior, Josep Borrell, como un instrumento para tratar de definir los ángulos de esa capacidad militar propia de la UE. La reunión servía también como despedida a la ministra de Defensa alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer, que en medios diplomáticos se considera como la mejor situada en la carrera para suceder al actual secretario general de la organización, el noruego Stoltenberg. La alemana hizo una especie de presentación de candidatura con una tesis que quiere hacer compatible al mismo tiempo una mayor autonomía estratégica de Europa en el campo militar con el factor realista de que a su juicio incluso la debacle de Afganistán demuestra que Europa y Estados Unidos necesitan cooperar más estrechamente para ser más eficaces militarmente.
21-10-2021 | Fuente: abc.es
Los socios de la coalición ?semáforo? alemana pujan por hacerse con el Ministerio de Finanzas
El poliédrico cuadro de conflictos que ha de resolver la negociación ?semáforo?, que arranca hoy jueves en Berlín y cuyo objetivo es lograr una coalición de gobierno entre socialdemócratas (SPD), Los Verdes y los liberales del FDP, cristaliza en la pugna por conseguir el Ministerio de Finanzas, clave de bóveda del texto del acuerdo y que, en lo que más directamente nos afecta, definirá el nuevo equilibrio de poder en el seno del Ecofin europeo. El líder liberal, Christian Lindner, aspira al cargo. Lindner, como ha podido apreciarse en su mensaje de duelo por la dimisión de Jens Weidmann al frente del Bundesbank, es partidario de la estabilidad fiscal y monetaria. Se sitúa del lado de la austeridad y se ha declarado a favor de un nombramiento «de continuidad». Pero su aspiración al puesto topa con la intención de Los Verdes de hacerse con ese departamento y hay concretamente un alto cargo del partido, el copresidente Robert Habeck, que ambiciona la silla. Mientras que Lindner supondría incluso un endurecimiento de la disciplina fiscal respecto al último ministro de Finanzas de Merkel, Olaf Scholz, ganador de las elecciones del pasado 26 de septiembre y con gran probabilidad próximo canciller de Alemania, el aterrizaje de Habeck en el histórico edificio de la Wilhelmstrasse significaría un serio giro hacia una línea fiscal más flexible. Este gran punto de fricción sobre la mesa aportará una pista definitiva, una vez cerrado el acuerdo, de quién se ha llevado el gato al agua en las negociaciones que están a punto de comenzar. Los negociadores tienen mucha tela que cortar. Casi un mes después de las elecciones, los tres partidos han llegado a un papel de punto de partida sobre el que comenzar a diseñar el programa de la coalición, para lo que un total de 22 grupos de trabajo con políticos especialistas debatirán los detalles de un acuerdo en las próximas semanas. Además de las diferencias en la política fiscal y financiera, así como en el camino correcto hacia la protección del clima, tendrán que cuadrar la complicada viabilidad financiera de sus proyectos, ya que han descartado de entrada subidas de impuestos. El candidato socialdemócrata a la cancillería alemana, Olaf Scholz, conversa con la actual canciller, Angela Merkel, y el ministro del Interior, Horst Seehofer - Reuters Se supone que el salario mínimo legal aumentará hasta los doce euros por hora y que el sistema de ayudas sociales denominado Hartz IV será reemplazado por un beneficio ciudadano más universal y menos burocrático, del que se desconocen por ahora los detalles. Algunos puntos ya acordados con que la edad mínima para votar en el Bundestag y el Parlamento Europeo se reducirá a los 16 años y que cada año se proyectará la construcción de 400.000 nuevas viviendas. No debería haber, junto a todo lo anterior, ni recortes de las pensiones ni aumentos en la edad de jubilación. No habrá límite de velocidad en las autopistas. Los inminentes socios quieren invertir en protección climática, digitalización y educación. Se está debatiendo una cantidad adicional de 50.000 millones de euros al año. Al mismo tiempo, no quieren aumentar los impuestos y prometen respetar el freno de la deuda. Como no bastará con depender simplemente de ingresos fiscales adicionales, las empresas de inversión pública y las empresas federales podrían obtener préstamos en los mercados de la deuda, de forma externa a los presupuestos generales del Estado. Además, se proponen revisar los subsidios innecesarios y perjudiciales para el clima. Es probable que los detalles en este punto lleguen a ser terriblemente controvertidos durante la negociación. Transición ecológica La expansión de las energías renovables se acelerará «drásticamente», el SPD, los Verdes y el FDP están de acuerdo en esto. Ya han acordado un requisito de techo solar para nuevos edificios comerciales y una eliminación acelerada del carbón, que «idealmente» debería llegar en 2030. Aquí están recibiendo ya críticas desde diversas direcciones. Para la Juventud Verde y los protectores del clima, las propuestas no van lo suficientemente lejos, mientras que el presidente de la Federación de sindicatos Alemanes DGB, Reiner Hoffmann, señala que una eliminación más rápida del carbón solo sería posible bajo ciertas condiciones. «Si una futura coalición ?semáforo? quiere avanzar en ese sentido, el ritmo de la transición energética debe incrementarse masivamente y deberá plantear soluciones para la reubicación de empleos y valor agregado en los distritos», ha exigido. La copresidenta de Los Verdes, Annalena Baerbock, ha descrito en términos bastante crípticos la estrategia que seguirán los negociadores, señalando que han acordado, en primer lugar, reforzar las «vallas de seguridad sustantivas», y solo entonces aclarar las cuestiones departamentales. Insiste en la necesidad de que los tres partidos obtengan «una representación equitativa en el Gobierno». También hay una extrema vaguedad en algunas áreas del documento de preacuerdo, como el transporte, la política exterior y la seguridad. El director del Instituto de Economía Alemana, Michael Hüther, ve una inmensa necesidad de actuar en materia de seguridad social. «Ese es un tema central y, lamentablemente, también es la mayor decepción del trabajo exploratorio», se ha quejado de la falta de atención al envejecimiento demográfico, «tendremos que registrar una pérdida de más de tres millones de personas en la fuerza laboral en la próxima década, hasta 2030, y esto nos conduce a cargas presupuestarias completamente diferentes de las que nadie parece querer ocuparse».
19-10-2021 | Fuente: abc.es
EE.UU. cree que la misión de observación de la UE a las elecciones de Venezuela puede ser «útil»
La diplomacia estadounidense considera que la misión de observación que la Unión Europea enviará a las elecciones regionales en Venezuela del 21 de noviembre puede ser útil. Según ha dicho el subsecretario de Estado para América Latina, Brian Nichols, este lunes, preguntado por esas elecciones: «Bueno, creo que es útil que la Unión Europea envíe una delegación para observar lo que está sucediendo». Aun así, Nichols explicó que la UE debería analizar las condiciones de las elecciones desde antes de la votación misma. Y ya detecta irregularidades en ese proceso. «Ya hemos visto candidatos descalificados y personas detenidas que no pueden participar en el proceso previo a las elecciones. Y las limitaciones y restricciones en el acceso a los medios de comunicación y otros problemas para que la oposición compita en igualdad de condiciones. Por lo tanto, esos factores deben tenerse en cuenta, no solo lo que sucede el día de las elecciones cuando la gente va a las urnas» Sí que ha dicho Nichols en esa respuesta a la pregunta por la misión de observación, que «en el contexto de una mirada amplia a toda la situación, creo que es muy válido». «Permítanme citar mi libro favorito, que se titular 'Cómo manipular una elección' por Nick Cheeseman y Brian Klaas, porque en él analizan el hecho de que las cosas que hacen que las elecciones sean libres y justas a menudo en el mundo moderno ocurren mucho antes del día en que la gente va a las urnas para votar. Y creo que se debe considerar una mirada integral a todos los elementos que conforman un proceso electoral». Esta era la primera charla de Nichols con los medios tras ser confirmado por ser Senado en el puesto, desde el cual coordina la diplomacia norteamericana hacia América Latina. En la conversación ha criticado los abusos contra los derechos humanos del régimen chavista. «Venezuela es uno de los países que tiene uno de los peores antecedentes en materia de derechos humanos en nuestro continente», ha dicho. El alto representante de la UE para Exteriores, Josep Borrell, estuvo de visita en Washington la semana pasada, y se vio con el secretario de Estado, Antony Blinken. Después en una conversación con periodistas españoles, Borrell dijo que no veía en EE.UU. ninguna oposición a la misión de observación electoral en Venezuela. La oposición la ha criticado, así como destacados senadores en EE.UU. como Marco Rubio o James Risch. Hasta ahora la diplomacia había guardado silencio. Un informe técnico que el mismo Borrell había encargado le advertía a este en julio de que existen más posibilidades de perjudicar el prestigio de la Misión de Observación Electoral europea que de ayudar a la democratización del régimen chavista. Advertía el texto de que «la utilidad de una misión europea de observación electoral debe ser considerada teniendo en cuenta la contribución real que puede aportar al proceso y el impacto en la credibilidad de este instrumento de gran reputación de la Política Exterior de la UE». En sus conclusiones, los autores del informe afirman claramente que «el despliegue de una misión de observación europea es probable que tenga un impacto adverso en la reputación y credibilidad de este tipo de misiones y que indirectamente contribuya a legitimar el proceso electoral» que está organizando una dictadura. Según dijo Borrell en la conversación con periodistas, los informes contrarios se hicieron en julio, cuando la oposición al chavismo no dijo si se presentaría a las elecciones. «El mes de julio ciertamente no se daban las condiciones. Por eso yo no tomé la decisión en julio. La tomé después de dos meses de negociaciones, tensas, y después de estas negociaciones la jerarquía del External Action Service, sus responsables, me recomiendan que sí la mande. Yo no tomo decisiones así por las buenas. Seguro que hay un proceso de decisión del cual este informe es una parte que queda rebasada por los acontecimientos. Entonces las cosas eran como dicen, y ahora las cosas son como son. No podemos decir que las condiciones en las que se va a desarrollar la misión no sean las habituales».
16-10-2021 | Fuente: abc.es
El CNE de Venezuela pide a Borrell que rectifique sus «expresiones injerencistas» que afectan a la misión
El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela ha pedido este viernes al Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, que «rectifique» sus «expresiones injerencistas» que «afectan a los principios» de la misión de observación electoral que la UE enviará al país caribeño de cara a los comicios municipales y regionales de noviembre. El presidente del CNE, Pedro Calzadilla, se ha reunido este viernes con el encargado de negocios de la delegación de la Unión Europea en Caracas, Rafael Dochao, para abordar las recientes diferencias con el bloque respecto a la misión. El jefe de la diplomacia europea sugirió en un desayuno informativo la semana pasada que sería el informe de dicha misión lo que legitimaría o no los inminentes comicios, lo que desató una ola de críticas por parte del 'chavismo' y del propio Gobierno de Nicolás Maduro. Ante la polémica, la UE respondió con matices, recordando que su premisa sigue siendo la «imparcialidad» y la no injerencia, como trasladó esta semana Dochoa a la cúpula del CNE. En este contexto, el presidente del CNE ha ratificado este viernes su disposición al «diálogo» para mantener la misión de la UE, pero ha recalcado que se debe respetar «el estricto apego a los principios de imparcialidad y respeto absoluto a la soberanía y autodeterminación de Venezuela», informa el ente electoral venezolano a través de su perfil de Twitter. Calzadilla ha solicitado al representante diplomático de la UE en Venezuela que «transmita a Borrell la expectativa de las autoridades electorales de que se produzca una rectificación de las expresiones injerencistas que afectan los principios de la misión de observación electoral». La socialista portuguesa Isabel Santos liderará la misión, que constará de un primer equipo de once expertos electorales que se desplazan a Caracas este mes de octubre. Posteriormente se sumarán otros 62 observadores técnicos de largo plazo, más otra treintena cuando se acerque la fecha electoral. El hecho de que la Unión Europea vaya a enviar una misión de observación electoral en Venezuela , por primera vez desde el año 2006, aleja sin embargo al bloque comunitario de la doctrina mantenida durante años por Estados Unidos, reacio a cualquier tipo de concesión a Maduro. No obstante, Washington no se ha manifestado al respecto de la misión.
16-10-2021 | Fuente: abc.es
Borrell sigue legitimando las elecciones de Maduro: «Nadie puede pretender que sean como en Suiza»
La presión recibida por haber decidido mandar a una misión de observación electoral a las elecciones regionales de Venezuela el mes que viene, en contra del criterio de los técnicos a los que les pidió un informe, no ha hecho moverse a Josep Borrell un ápice. El alto comisionado para Exteriores de la Unión Europea defendió este viernes su decisión al término de una visita a Washington, durante la cual se reunió con su homólogo norteamericano, Antony Blinken. Preguntado por esa misión, Borrell dijo: «Yo ya sé que las elecciones en Venezuela no son como en Suiza. Nadie puede pretender que lo sean». Pero precisamente eso es lo que la Administración estadounidense, la actual y la anterior, llevan años pidiendo: que las elecciones en Venezuela cumplan con todos los requisitos de transparencia y equidad, algo que hoy por hoy no garantiza nadie, ni desde luego la Organización de los Estados Americanos (OEA), que es la que tradicionalmente se encarga de esas labores en el continente americano. A este diario le consta que Borrell no pidió verse con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, que está en Washington. Un informe técnico que el mismo Borrell había encargado le advertía a este en julio de que existen más posibilidades de perjudicar el prestigio de la Misión de Observación Electoral europea que de ayudar a la democratización del régimen chavista. Advertía el texto de que «la utilidad de una misión europea de observación electoral debe ser considerada teniendo en cuenta la contribución real que puede aportar al proceso y el impacto en la credibilidad de este instrumento de gran reputación de la Política Exterior de la UE». En sus conclusiones, los autores del informe afirman claramente que «el despliegue de una misión de observación europea es probable que tenga un impacto adverso en la reputación y credibilidad de este tipo de misiones y que indirectamente contribuya a legitimar el proceso electoral» que en los hechos está organizando una dictadura. Informes desfasados Según dijo Borrell en una conversación con periodistas, los informes contrarios se hicieron en julio, cuando la oposición al chavismo no dijo si se presentaría a las elecciones. «El mes de julio ciertamente no se daban las condiciones. Por eso yo no tomé la decisión en julio. La tomé después de dos meses de negociaciones, tensas, y después de estas negociaciones la jerarquía del External Action Service, sus responsables, me recomiendan que sí la mande. Yo no tomo decisiones así por las buenas. Seguro que hay un proceso de decisión del cual este informe es una parte que queda rebasada por los acontecimientos. Entonces las cosas eran como dicen, y ahora las cosas son como son. No podemos decir que las condiciones en las que se va a desarrollar la misión no sean las habituales». Borrell dijo que nadie en la Administración estadounidense le ha dicho que esté en contra de enviar una misión de observación a Venezuela Borrell dijo que nadie en la Administración estadounidense le ha dicho que esté en contra de enviar una misión de observación a Venezuela. Lo cierto es que varios senadores, demócratas y republicanos, se han opuesto. Lo hizo el presidente de la Comisión de Exteriores del Senado, Robert Menéndez, en una carta firmada junto a legisladores de Reino Unido, Alemania, Estonia, Letonia, Lituania, República Checa, Polonia y Dinamarca en la que decía precisamente que las elecciones en Venezuela deben ser transparentes. «Instamos al régimen de Maduro a emprender un proceso de buena fe para poder restaurar la gobernanza democrática, restablecer el estado de derecho, y devolverle las libertades fundamentales y la dignidad humana al pueblo venezolano. Un acuerdo que concrete las condiciones y los términos de nuevas elecciones -especialmente elecciones legislativas y presidenciales- es clave para este esfuerzo». Después, los republicanos Marco Rubio y Jim Risch dijeron estar «profundamente preocupados por la decisión de la UE de enviar una misión para observar las fraudulentas elecciones regionales y locales por parte de la narcodictadura de Maduro en noviembre». Según ambos, «para nadie es un secreto que el Consejo Nacional Electoral -que una vez más supervisará las falsas elecciones del régimen- fue creado mediante un proceso ilegítimo y manipulado. Al enviar una misión de observación a Venezuela, la UE está otorgando credibilidad internacional al régimen corrupto de Maduro y solo prolongará el control autoritario del dictador sobre el pueblo de Venezuela». Este diario le preguntó a Borrell por esas críticas, y él dijo: «Yo a los destacados senadores, como usted dice, todo el respeto del mundo. Pero la UE no actúa bajo las indicaciones de los senadores. A título particular, tienen opiniones muy respetables, pero son sus opiniones. Emitir una opinión no la funda en razón. Opinan eso, pero no explican por qué, en todo caso nosotros opinamos de forma diferente, no tenemos que seguir las indicaciones de dos senadores americanos, que están en su derecho de expresar su opinión. Cuando he dicho que no ha habido ninguna manifestación, me refiero al Gobierno americano. Este no ha dicho nada». Junto con la UE, van a observar las elecciones venezolanas los socios habituales de Maduro: Turquía y Rusia, que ya observaron las legislativas del año pasado. Borrell dijo en un primer momento durante la reunión con la prensa que también las observará la ONU, pero luego corrigió. En realidad la ONU manda a un grupo de expertos que no puede emitir declaraciones públicas de evaluación sobre la gestión del proceso electoral o sus resultados. Aun así, Borrell expresó: «Bueno, me dicen que, para no crear confusiones, diga que es una misión de expertos en observaciones. No es una misión de observación electoral como es la nuestra, pero mandan expertos. ¿Expertos en qué?, pues expertos en elecciones, claro». Borrell dijo de todos modos que lo que le ha llevado a enviar esa polémica misión es que la oposición se presente a los comicios. «La oposición ha llegado a un acuerdo para presentarse, incluso el partido del señor Guaidó se presenta. Entonces, la oposición se presenta, y la misión exploratoria dice que se ha recogido un deseo muy extendido por parte de la sociedad civil y de la gente, para que si hay elecciones haya una misión de observación electoral de Europa». Añadió además que «desde el mes de julio, cuando volvió la misión de exploración electoral, hasta ahora, hemos conseguido que el Gobierno venezolano acepte todas las condiciones que pusimos y que antes no estaban aceptadas. Y ahora sí hemos constatado que ha habido una presentación efectiva de la oposición que quería presentarse, que no ha habido dificultades para aceptar las candidaturas. Estas son las circunstancias de finales de septiembre, primeros de octubre. A mí me parece razonable que haya un esfuerzo no para apoyar a la oposición, sino para dar las máximas garantías posibles en las elecciones».