Infortelecom

Noticias de poblacion negra

14-01-2021 | Fuente: abc.es
Juan Antonio March, escritor y diplomático: «Prolongar la vida hasta los 150 años será relativamente fácil»
Cuando se piensa en el futuro, la imaginación fabrica la silueta de unos coches voladores, la oportunidad de prolongar la vida y la capacidad de sumergirse en el universo, dibujando un mapa que por ahora sigue en penumbra y del que existe una información bastante limitada. Si se estudia la inteligencia artificial, se descubre que todas esas posibilidades están más cerca de lo que parece. «Momentum. En el umbral de un nuevo mundo» (Espuma, 2021), del escritor y diplomático Juan Antonio March (Barcelona, 1958), permite participar en una aventura sobre la realidad que viene. De la mano de Nour, una joven investigadora nacida en Siria, pero refugiada en Alemania y dispuesta a combatir los daños de la pandemia con el empuje de la ciencia, la novela conduce a un viaje donde se va fraguando una utopía: el anhelo de unión de la humanidad, dejando atrás las diferencias inútiles, y la construcción de un presente esperanzador, donde cada persona pueda desarrollar al máximo su potencial, gracias a una nueva tecnología que asombra, ilusiona y provoca inquietud, como si fuera magia. Durante una conversación con ABC, March, que ha dedicado su vida a la cooperación y conoce bien las Naciones Unidas, donde fue nombrado embajador de España en 2004, reflexiona sobre su libro, animando a que abandonemos «nuestra actitud de primates» para adentrarnos «en la nueva realidad». Lo cierto es que el tema no puede ser más necesario. El pasado diciembre, el Gobierno presentó su Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial (ENIA), la última prueba de un desafío que llama a la puerta. La trama del libro se centra en la inteligencia artificial y sus potencialidades, que se van explicando en cada capítulo. ¿De dónde procede su interés, por qué decidió preocuparse por este tema? Entramos en la era de la inteligencia. A principios de siglo, cuando se creía que se había hecho un gran salto con la revolución industrial, una empresa textil tenía 10.000 trabajadores. Ahora, esa misma fábrica tiene 500 unidades diferentes. En cada una, hay 10 o 15 personas, de las que más de la mitad hace trabajo inteligente. La humanidad se está convirtiendo en un conjunto de seres que cada vez usan más la inteligencia y no la energía física. Una de las grandes transformaciones se producirá en la aviación. El tráfico aéreo todavía es muy primitivo. Controlamos los aviones desde el suelo y hacemos que estén a 300 metros de distancia. Los estorninos vuelan en bandadas de 5 billones de pájaros que no se chocan nunca y hacen piruetas en el aire. Comprendemos que llegará un momento en el que el hombre también podrá volar de una manera mucho más inteligente. Eso será gracias a la inteligencia artificial, mediante el uso de algoritmos. Se ha abierto una revolución en la movilidad aérea, que será la gran movilidad de este siglo. Será más fácil evitar accidentes, porque volar es menos peligroso que circular por una carretera estrecha, con precipicios a los lados. Daremos ese paso. La inteligencia artificial estará presente en muchos aspectos de nuestras vidas y nos ayudará a organizarnos mejor. La cuestión es cómo controlará el hombre esa inteligencia y la dimensión moral de esa tecnología. Es una era muy interesante para la humanidad, en la que hay que concentrarse en la dimensión positiva del planeta y descubrirla, pues ignoramos muchas cosas fabulosas que hay en el mundo. Debemos dejar atrás la actitud de primates, ver quién es el más fuerte, y entender que el espacio de vida que tenemos es muy corto, y que lo mejor es utilizarlo muy bien. La humanidad se está convirtiendo en un conjunto de seres que cada vez usan más la inteligencia y no la energía física Acaba de mencionar una cuestión clave en el asunto de la inteligencia artificial, y es la dimensión moral, la reflexión ética que va a tener que acompañar al desarrollo de esta tecnología. Claro. Es el desafío de la humanidad. Lo bueno es que lo tiene solo consigo misma. En la Tierra, nosotros somos nuestro único enemigo. Podríamos vivir en un planeta donde los pájaros poseyeran una inteligencia superior y no pudiéramos tocar el reino del aire, pero lo cierto es que poseemos una posición única. El desarrollo de la inteligencia artificial cada vez es mayor. Tenemos que lograr ponerla siempre al servicio de los seres humanos, sin que se descontrole. Al fin y al cabo, lo que hace la vida interesante es que no todo viene dado, sino que lo tenemos que ganar. Desde una óptica moral y humanística, uno de los grandes temas de esta época será esta tecnología. En estos momentos iniciales, hay que tener el debate. Es un debate apasionante, que toca temas espinosos. Por ejemplo, el libro describe la posibilidad de prolongar la vida humana mediante el desarrollo de esta tecnología. En las conversaciones que he mantenido con médicos y biólogos, se aprende que prolongar la vida hasta los 150 años resultará relativamente fácil, gracias a la regeneración constante de tejidos. También se están estudiando los derechos neuronales, con los que se podrá hacer una conexión completa entre ordenadores y mente. Gracias a ello, las experiencias que se acumulan en el cerebro, y que se pierden al morir, se podrán transmitir a otros en el futuro. He escrito este libro porque es una fase emocionante. Quería llamar la atención sobre tres aspectos. En primer lugar, la necesidad de saber en qué planeta vivimos. No solo por los paisajes y la naturaleza, sino también por las obras que ha hecho la humanidad. Pongo el ejemplo de Dunhuang, una gran ciudad china. Durante 1.500 años, los emperadores ordenaron a los pintores más célebres que decoraran sus cuevas en honor a Buda. Son obras sofisticadas, que no sabía que existían hasta hace poco. En segundo lugar, hay que pensar en las grandes oportunidades que nos ofrece el mundo del futuro, si aprovechamos bien todo ese conocimiento. Hace 80 años, ni un 2% de la población española en edad universitaria iba a la Universidad. Hoy lo hace el 65%. Es un cambio impresionante. Hay que orientar cómo cada persona, individualmente, absorbe un conocimiento que le genere renta y, a la vez, servicio al otro. En tercer lugar, nada de esto sirve si saltamos por los aires. Por lo tanto, es esencial pensar qué tipo de arquitectura política queremos, para que florezcan todas estas posibilidades. Cuando acabó la Segunda Guerra Mundial, había dos bombas atómicas. Hoy estamos sentados sobre 15.000. De dos grandes actores nucleares, hemos pasado a nueve, con dos en camino. Necesitamos buscar la forma de dar estabilidad al planeta. No hay que poner el foco ni en los grupos ni en los estados, sino en la humanidad en conjunto. Frente a los Trump, con su «Hagamos América grande otra vez», se debería decir: «Vamos a hacer grande la humanidad de una vez». Las cuevas de Dunhuang, uno de los tesoros artísticos que sirve de escenario para la novela - ABC No hay que poner el foco ni en los grupos ni en los estados, sino en la humanidad en conjunto. Frente a los Trump, con su «Hagamos América grande otra vez», se debería decir: «Vamos a hacer grande la humanidad de una vez» De hecho, al final del libro plantea la posibilidad utópica, supongo que también el anhelo, de avanzar hacia un sistema de gobierno mundial. La humanidad se ha ido organizando de lo más pequeño a lo más grande. No hay que ver ni las regiones, ni las naciones ni los estados como algo negativo, sino como entidades que están en proceso de convertirse en algo superior. Según los antropólogos, llevamos en el planeta unos 190.000 años. Los primeros 100.000, los pasamos intentando sobrevivir. En los últimos 15.000, desarrollamos la organización y la primacía humanas. Se empezó con individuos aislados, que se ayudaban; luego, se pasó a las familias; de las familias, a las tribus; de las tribus, a los pueblos; de los pueblos, a las regiones, y de las regiones, a los estados. Por último, a la pluralidad de estados, como Estados Unidos, y a las organizaciones supranacionales, como la Unión Europea. Queremos conseguir un planeta que permita liberar el talento de todos los individuos y crear un conjunto de reglas de convivencia donde prevalezca la complementariedad sobre la confrontación. Para mí, un ejemplo de que es posible es la Constitución de los Estados Unidos. Se aprobó en 1787, antes de la Revolución Industrial, en el pequeño territorio de las Trece colonias, con un grupo étnico y cultural compacto. Esa Constitución, que al principio amparó a 3 millones de personas, ha resistido más de 330 años. Ha sobrevivido las transformaciones del estado en industrial y tecnológico. También a que una franja de tierra en el Atlántico se expandiera hasta el Pacífico, constituyendo uno de los países más grandes del mundo. De ser solo para europeos, casi todos anglosajones, la Constitución ahora integra a población negra, a asiáticos, latinos, australianos, y a todo tipo de religiones y culturas. En definitiva, podemos aspirar perfectamente a ordenar el mundo. Cuando la pandemia le ofrece un respiro, la protagonista, Nour, toma la decisión de comenzar su periplo. Considera que ha llegado el «momentum», ese instante irremplazable para emprender su aventura. Con la crisis abierta por el coronavirus, que ha provocado que la humanidad se sorprendiera recordando su fragilidad, ¿cree que ha llegado la oportunidad definitiva para el desarrollo de la inteligencia artificial? Creo que es el gran momento. La pandemia ha demostrado que desorganizar el mundo no permite mantener nuestra calidad de vida. Cuando lo hemos hecho, aunque solo haya sido deteniendo la movilidad durante unos meses, ha sido un drama. El impacto económico ha resultado enorme. Al mismo tiempo, todo ha seguido funcionando. Los hospitales no se están bombardeando, se ha seguido produciendo agricultura y las carreteras no se han socavado. Si este virus, que por suerte mata a un elemento relativamente pequeño de la población, ha causado un daño elevadísimo a nuestros niveles de vida, imaginemos qué ocurriría con una guerra. De esta pandemia ha salido un grito, que necesitamos un ejército de sanitarios y médicos. También que el virus afecta por igual a todas las razas, demostrando que las divisiones entre negros, asiáticos, etc., son divisiones artificiales que hemos creado, porque la esencia es que todos somos seres humanos. El coronavirus afecta por igual a un senegalés, un mexicano o un español. Además, hemos visto que la desorganización entre estados no es útil. Por lo tanto, hay que restablecer un sistema de colaboración, para tener medios rápidos frente a los desafíos. La Primera Guerra Mundial hizo reflexionar a los países, que aceptaron que el presidente Wilson propusiera la creación de la Sociedad de Naciones. La Segunda llevó a Roosevelt a proponer la firma de la Carta de las Naciones Unidas en San Francisco. La pandemia debería ayudar a relanzar el multilateralismo. Creo que la derrota de Trump en Estados Unidos supone una oportunidad. La Cúpula de la Sala de Derechos Humanos de Ginebra, obra de Miquel Barceló, también posee gran protagonismo en la novela - D. Starrenbergen Volviendo a la protagonista, Nour es una refugiada siria que ha crecido en Alemania, donde fue acogida tras huir de la guerra que ha arrasado su país. Supongo que quiso reflexionar sobre varios temas, eligiendo esa biografía para el personaje principal. Durante muchos siglos, el mundo árabe estuvo dedicado a la ciencia y el saber, al frente de los avances en medicina, matemáticas y álgebra. Puse como protagonista a una mujer, para que fuera quien visualizara ese mundo del futuro. Es una mujer que vive un gran cambio, porque está en una edad de cierta juventud espléndida. Quise que se formarse en Hamburgo, para agradecer la posición alemana en el trato a los refugiados sirios, presentando a Europa como una tierra de acogida. La mezcla entre su alma árabe y siria y su formación alemana es lo que permite descubrir el mundo nuevo. El libro invita a conocer el futuro, rindiendo un homenaje a varias civilizaciones. ¿Cómo ve el desarrollo de la inteligencia artificial en España? La juventud está muy preparada. Se ha hecho un avance sociocultural impresionante. La pandemia también va a contribuir a la transformación de la educación. En la portada del libro, hay un iris. El de cada persona es distinto. En un diámetro de menos de un centímetro, hay una diferenciación total entre cada ser humano. Ocurre lo mismo con el cerebro y las combinaciones neuronales. Si intentamos reducir esa diversidad a conductas homogéneas, existe un problema enorme de desaprovechamiento. Necesitamos una humanidad con una creatividad impresionante. En el subtítulo del libro, no puse «en el amanecer de un nuevo mundo», porque el nuevo mundo no va a llegar de por sí. Puse «en el umbral de un nuevo mundo». Para cruzar, hay que dar un paso. Tenemos que ganarnos la nueva realidad.
18-11-2020 | Fuente: abc.es
Tensión electoral en Míchigan, donde se evita una victoria de Trump a última hora
Donald Trump estuvo cerca de apuntarse una victoria ese martes en Míchigan en su intento por descarrilar la victoria de su rival, Joe Biden, en las urnas. Los dos miembros republicanos del consejo electoral del condado de Wayne, el mayor del estado, se negaron a certificar los resultados de la elección. Su decisión ponía en duda, al menos durante unos días, el ganador en este estado decisivo. Pocas horas después, los dos republicanos acordaron con los otros dos miembros demócratas del consejo electoral certificar los resultados, con el compromiso de que el secretario de Estado de Míchigan auditará el recuento. Biden se impuso en Míchigan, uno de los estados que Trump ganó por la mínima en 2016 a Hillary Clinton, por algo menos de 11.000 votos. El recuento da a Biden ahora una diferencia de 158.000 votos. Una de las razones de la derrota de Clinton en este estado, que en las últimas elecciones había caído siempre del lado demócrata, fue la abstención de buena parte del electorado negro. En esta ocasión, como en el resto de electorados en todo el país, la movilización fue mucho mayor y el candidato demócrata ganó con mucha más solvencia. Y es precisamente buena parte del voto negro el que está en juego en este bloqueo de los resultados. Algunas voces demócratas han defendido que la estrategia de los republicanos es eliminar el voto de la población negra. El condado de Wayne es el más poblado de Míchigan. Incluye a su mayor ciudad, Detroit, una de las grandes ciudades negras de EE.UU., con un 80% de la población perteneciente a esa minoría. En Detroit, un bastión demócrata, el 94% de los votos fueron a Biden. En el consejo electoral del condado se sientan dos republicanos y dos demócratas. Los dos republicanos se han negado a certificar los resultados del condado, que entregó casi el 70% de sus votos a Biden. La razón es que había una incongruencia por pocos votos entre los registros de votantes y los sufragios emitidos. «No tengo confianza en que los registros de votantes son precisos», dijo Monica Palmer, una de los dos representantes republicanas, y que preside el consejo electoral del condado. Pero Palmer dijo que estaría dispuesta a certificar los votos de todo el condado excepto los de Detroit, a pesar de que esas incongruencias también existían en otras localidades del condado. Un experto legal en elecciones del partido demócrata en Míchigan, Mark Brewer, defendió en ?The Washington Post? que la decisión era «indignante, sorprende y racista» y, esencialmente, un intento de «quitar el voto a los votantes negros». Brewer criticó que Palmer no buscara el mismo trato para Livonia, una localidad de casi cien mil habitantes, donde el 90% de la población es blanca, y que es la segunda con mayor nivel de incongruencia en el registro de votos. La presidenta del partido republicano en Míchigan, Laura Cox, celebró el bloqueo: «Estoy orgullosa de que, gracias a los esfuerzos del partido y de la campaña de Trump, hay suficientes evidencias de irregularidades y de potencial fraude para que el consejo elector del condado de Wayne rechace la certificación de los resultados». Trump celebró la noticia a lo grande en Twitter: «¡Tener coraje es algo bonito! ¡EE.UU. está orgulloso!», escribió sobre la negativa inicial de los dos republicanos a certificar los resultados. Sin los votos del condado de Wayne, Biden se quedaría sin la ventaja que tiene en este estado decisivo. El futuro de la votación de Míchigan era entonces una incógnita, sin precedentes de que un condado se niegue a certificar resultados. Finalmente, el cambio de decisión del consejo electoral, que mantiene de momento esos votos a favor de Biden, fue un jarro de agua fría para Trump, que sin duda seguirá en la pelea. El siguiente paso está en la reunión del consejo elector estatal del próximo 23 de noviembre, que tendrá que decidir sobre la certificación. También tiene cuatro miembros, dos demócratas y dos republicanos. Este tipo de bloqueos es una de las estrategias de Trump para conseguir la reelección sin el respaldo de las urnas. Cuando los estados, por la razón que sea, no certifican sus resultados, la decisión sobre los electores (los compromisarios que eligen al presidente y que envía cada estado) recae en los órganos legislativos estatales. En el caso de Míchigan, está en manos republicanas. Trump necesitaría más victorias que llevarse los electores de Míchigan. Ha entablado una guerra legal, todavía sin ninguna victoria considerable, en Pensilvania, Arizona, Nevada, Georgia y Wisconsin.
16-10-2020 | Fuente: abc.es
Trump recibe más golpes y atención en el duelo en la distancia con Biden
En la noche de este jueves estaba previsto el segundo debate entre los candidatos a la presidencia de EE.UU., D onald Trump y Joe Biden. Se cruzó el positivo por Covid-19 del presidente que movió a la Comisión de Debates Presidenciales a proponer que el encuentro fuera virtual. Trump se negó y se canceló el debate. Pero los candidatos acabaron por coincidir en la misma noche en la televisión estadounidense: Biden mantuvo un ?town hall? -encuentro con votantes- en Filadelfia organizado por ABC News y Trump contraprogramó con un formato similar desde Miami, auspiciado por NBC. El resultado fue un duelo en la distancia que evitó la bronca del primer debate -con continuas interferencias y ataques personales, promovidos sobre todo por Trump-, pero que impidió que los estadounidenses escucharan a cada uno de los candidatos. A NBC le llovieron las críticas por permitir a Trump invadir el espacio de Biden después de que fuera él quien se negara a hacer el debate virtual. La presentadora del programa, Savannah Guthrie, se empeñó en combatir la idea de que la cadena le hacía un favor al presidente. Antes de las preguntas de los votantes, Guthrie realizó una entrevista de unos veinte minutos, incisiva, insistiendo en sus preguntas cuando Trump se negaba a contestar y contrarrestando con datos sus respuestas. Por ejemplo, le dijo al presidente que hacía una interpretación falsa de un estudio cuando Trump aseguró que el 85% de las personas que llevan mascarilla -una protección que él ha rehusado utilizar de forma pública- se contagian igual. O, cuando Trump dijo que su gestión había salvado millones de vidas y citó una proyección que apuntaba a dos millones de muertos por covid, Guthrie precisó que la estimación era si no se imponía ninguna medida (la mayoría de los estados del país impusieron restricciones y confinamiento). También arrinconó al presidente cuando intentó que condenara QAnon, un movimiento que defiende una teoría conspiradora sobre una supuesta red de pedófilos en las altas esferas del poder. La teoría de QAnon, que no tiene ningún respaldo, ha calado con fuerza en las bases de Trump y el presidente incluso ha apoyado a algún candidato republicano que la defiende. Trump se negó a condenarlo y prefirió hablar del peligro de los antifa, los grupos radicales de extrema izquierda. Fue un intercambio tenso, en el que en varias ocasiones se vio a Trump a la defensiva. Guthrie también le presionó sobre sus impuestos -desvelados por ?The New York Times?- y por sus planes, de los que no ha dado detalles, para sustituir la reforma sanitaria conocida como Obamacare. Quizá el presidente echó de menos el formato del debate, donde en el primer encuentro con Biden capitalizó buena parte del tiempo e impidió a su rival expresar sus puntos de vista. El demócrata no tuvo esta noche ese problema. En el ?townhall? de ABC, moderado por George Stephanopoulos, tuvo tiempo y calma para dar respuestas largas sobre su programa. Las preguntas de Stephanopoulos no tuvieron la tensión de las de Guthrie, pero sí buscaron que Biden no se fuera sin responder en asuntos como la tensión racial o los ?recortes a la policía?, la gran exigencia de las protestas de este verano. Biden tuvo que reconocer que la ley de criminalidad de 1994, que él impulsó y que tuvo como consecuencia el aumento del encarcelamiento de la población negra, fue un error. El periodista puso contra las cuerdas a Biden en un asunto de alto voltaje político: la renovación del Tribunal Supremo. El candidato se ha negado a decir si apoya ampliar el número de jueces después del remplazo de urgencia promovido por los republicanos tras la muerte de la magistrada Ruth Bader Ginsburg y que muchos demócratas consideran ilegítimo. Hasta ahora, Biden ha conseguido esquivar la respuesta, que le pondrá en contra del electorado moderado o del progresista. Ayer anunció que adoptará una posición antes de las elecciones y que dependerá de «las prisas» que se den los republicanos en el Senado para confirmar a la nueva jueza, Amy Coney Barrett.
10-07-2020 | Fuente: as.com
En Europa el factor de riesgo con el coronavirus es la edad; en Brasil, el color de piel
Diversos estudios indican que en los barrios más pobres y con mayor tasa de población negra del país sudamericano ha afectado más la COVID-19.
22-06-2020 | Fuente: abc.es
La Florida española, el santuario donde los esclavos de las colonias inglesas alcanzaban la libertad
El pasado 10 de junio unos manifestantes cubrían con pintura roja las efigies de Cristóbal Colón y Juan Ponce de León en el centro de Miami. En sus pedestales dejaban garabateados el símbolo comunista de la hoz y el martillo, y las siglas BLM de «Black Lives Matter» («Las vidas negras importan»). La furia de las protestas contra el racismo en Estados Unidos que desató la muerte de George Floyd en Mineápolis se volvía a cebar así no solo con las estatuas de los líderes de la esclavista Confederación sureña, sino con figuras emblemáticas de la colonización española, cuyos monumentos en diferentes ciudades del país han pintarrajeado, derribado y hasta decapitado en las últimas semanas. Los autores de estos actos vandálicos probablemente ignoran que la historia es mucho más rica que unos eslóganes de trazo grueso. La Florida española, de hecho, se convirtió en un auténtico santuario al que los esclavos de las colonias británicas ?y luego de EE.UU.? huían para alcanzar su libertad. Ya en la primera expedición de Ponce de León a la Florida en 1513, con la que comenzó la exploración europea del sureste de Norteamérica, viajaban al menos dos negros libres. Uno de ellos, de nombre Juan Garrido, participaría después en la conquista de México con Hernán Cortés. Mapa de San Agustín, en el que se aprcia a la derecha el «Fuerte Negro» - ABC La Florida, así como buena parte del actual suelo de EE.UU. entre el Atlántico y el Pacífico, fue parte de España durante tres siglos. En las tierras españolas, como en los dominios de otras potencias de la época, existió la esclavitud, pero al menos «la ley y las costumbres españolas garantizaban a los esclavos una personalidad moral y legal, así como ciertos derechos y protecciones que no se encuentran en otros sistemas esclavistas», destaca Jane Landers en «La nueva historia de Florida» (University Press of Florida, 1996), editado por el ya fallecido Michael Gannon. «Tenían el derecho a la seguridad personal y a mecanismos legales por los cuales escapar a un amo cruel» y «se les permitía poseer y transferir propiedades y presentar demandas legales, un derecho significativo que en América evolucionó al derecho de autocompra», señala Landers, profesora de la Universidad Vanderbilt especializada en la historia de los afroamericanos. No es que en España y en sus territorios del Nuevo Mundo no hubiera «prejuicios raciales», apunta la experta, pero «el énfasis en la humanidad y los derechos del esclavo, y la actitud indulgente hacia la manumisión incorporadas a los códigos de esclavitud y la práctica social españolas hacían posible que existiera una importante clase de negros libres, primero en España y después en la América española». Entre la población negra de los territorios españoles había individuos libres, esclavos, con propiedades, con educación y formando grupos sociales como cofradías y milicias que suponían «vínculos con la comunidad», sin que hubiera una«separación legal», explica la propia Jane Landers a ABC por correo electrónico. Esos hombres y mujeres, añade, «dejaron sus testimonios legales, sus documentos en la iglesia, etc? Tenemos sus historias porque tenían personalidad legal y religiosa». En la Florida estaban permitidas los matrimonios interraciales, mientras que en EE.UU. no quedaron plenamente legalizados hasta 1967 En la Florida española estaban permitidas las relaciones e incluso los matrimonios entre personas de distinta raza. Más aún, según reveló hace dos años el también historiador Michael Francis, la primera boda cristiana documentada en lo que hoy es territorio continental de EE.UU. se celebró en 1565 en San Agustín entre un segoviano, un tal Miguel Rodríguez, y una negra libre procedente de Andalucía, Luisa de Abrego. Francis, profesor de la Universidad del Sur de Florida Saint Petersburg (USFSP) y director ejecutivo del proyecto «La Florida: el archivo digital interactivo de las Américas», realizó este hallazgo al consultar un caso de bigamia abierto contra la propia De Abrego años más tarde por el Santo Oficio de la Inquisición de México, que finalmente anularía el matrimonio con el segoviano por estar ya casada con otro hombre. En cambio, en Estados Unidos las bodas interraciales no fueron plenamente legalizadas hasta 1967, cuando el Tribunal Supremo dictó una sentencia histórica en el caso «Loving contra Virginia» y declaró inconstitucionales las leyes antimestizaje que prohibían este tipo de enlaces, por entonces aún vigentes en 16 de los 50 estados del país. Los afroamericanos libres tuvieron una importancia capital en la defensa de la Florida española frente a las potencias rivales y los corsarios y filibusteros que merodeaban por el Caribe. Las amenazas externas aumentaron con la fundación en 1670 de la colonia de Charles Town (hoy Charleston, Carolina del Sur), con la que los ingleses expandían su presencia en Norteamérica y el modelo de plantaciones con mano de obra esclava que aplicaban con crudeza en el Caribe. Los sojuzgados africanos empezaron a ver una esperanza en el trato más benigno que la Florida española daba a los negros. Cédula real de 1693 en la que se concede la libertad a los fugitivos - ABC En 1687 ocho hombres, dos mujeres y un bebé lograron escapar en canoa y llegar a territorio español, pidiendo amparo en San Agustín, ciudad fundada en 1565 por Pedro Menéndez de Avilés y la más antigua de EE.UU. habitada de forma ininterrumpida. En los años siguientes fueron llegando nuevas oleadas de fugitivos y, aunque inicialmente su estatus legal era algo ambiguo, casi todos fueron acogidos y bautizados, se casaron y obtuvieron un empleo retribuido. Finalmente, Carlos II dio naturaleza legal a lo que ya era una realidad por la vía de los hechos: el 7 de noviembre de 1693 garantizó a través de una cédula real que los esclavos, hombres y mujeres, huidos de las colonias británicas obtendrían la libertad con la única condición de que abrazaran «la fe verdadera». El flujo de los desesperados africanos desde las colonias británicas llevó en 1738 al gobernador de la Florida, Manuel de Montiano, a crear un poblado formado por negros libres tres kilómetros al norte de San Agustín. El nuevo asentamiento, que recibió el nombre de Gracia Real de Santa María de Mosé y hoy es conocido como Fuerte Mosé, era «el primer pueblo formado por negros libres en EE.UU., estaba liderado por su propio comandante mandinga, que se bautizó con el nombre Francisco Menendez, y tenía su propia milicia», destaca a ABC Jane Landers. A cambio, los milicianos prometieron ser «los más crueles enemigos de los ingleses» y arriesgar sus vidas al servicio de Su Majestad hasta «derramar la última gota de sangre en defensa de la Real Corona», como recoge un documento de aquel año. Y no pasaría mucho tiempo hasta que tuvieron oportunidad de demostrarlo. Recreación artística del Fuerte Mosé - ABC El fundador de la nueva colonia de Georgia, James Edward Oglethorpe, se lanzó en 1740 a un ataque por tierra y mar contra la Florida. Mosé, que para el sistema esclavista de los colonos británicos representaba toda una amenaza, fue evacuado y sus habitantes se refugiaron en San Agustín, que fue sometida a un largo asedio. Pero los sitiados resistieron y, en un ataque conjunto de soldados españoles, milicianos negros e indígenas, recuperaron el poblado en lo que ha pasado a la historia en EE.UU. como «Bloody Mose» o «Mosé sangriento», por la fiereza de la lucha cuerpo a cuerpo y la muerte de al menos 75 de los invasores. Oglethorpe acabó levantando el sitio y regresando humillado a Georgia. Los «morenos» libres de la milicia prometieron ser «los más crueles enemigos de los ingleses» y «derramar la última gota de sangre en defensa de la Real Corona» Mosé fue reconstruido en 1752, ahora reforzado y con la incorporación de una iglesia y una casa para un sacerdote franciscano. En 1759 estaban censados allí 37 hombres, 15 mujeres, siete niños y ocho niñas. Sin embargo, en 1763 España se vio obligada a ceder la Florida a Gran Bretaña a cambio de recuperar La Habana, que había caído el año anterior en manos británicas. Así que los africanos que quisieron conservar su libertad se marcharon a Cuba junto con la mayoría de los españoles e indígenas cristianos de San Agustín, mientras que los nuevos colonos extendían a su nueva adquisición el cruel sistema de plantaciones de Carolina del Sur y Georgia. El pueblo de los negros libres quedaba abandonado para siempre. Pero no fue este el final de la Florida española. En 1783, tras la independencia de las trece colonias británicas de Norteamérica, EE.UU. devolvió a España su antiguo territorio. Parte de los esclavos huyeron de sus señores para unirse a las aldeas seminolas y otros se acogieron a la vieja legislación española que les garantizaba un santuario. Francisco Menéndez - ABC Una buena parte de los varones negros trabajaban para el gobierno, en planes de fortificación, en el arsenal, descargando barcos, repartiendo el correo, cortando leña, como pilotos o remeros en las embarcaciones oficiales, pero también se los podía ver como carreteros, joyeros, zapateros, curtidores, carniceros o posaderos, entre otros oficios. Incluso alguno destacó como próspero comerciante. En cuanto a las mujeres, las había cocineras y lavanderas, pero también llegaron a tener pequeños negocios de artesanía o comestibles. Se conoce el caso de alguna mujer negra que poseía su propia esclava, otra muestra de una estructura social más compleja de lo que pudiera pensarse hoy día. España solo renunció a esa política de santuario religioso para los esclavos cuando, en 1790, no pudo resistir la fuerte presión de los cada vez más poderosos EE.UU., a través precisamente de uno de sus padres de la patria, Thomas Jefferson, redactor de la Declaración de Independencia de 1776 y en ese momento secretario de Estado. En todo caso, quienes gozaban de libertad la seguían conservando, y se mantenía la posibilidad de comprarla u obtenerla. En las décadas siguientes continuó el imparable ansia de expansión de EE.UU., con repetidas violaciones de la soberanía española, hasta que en 1821 finalmente la Florida se incorporó al territorio estadounidense. Los negros que quisieron seguir libres bajo las leyes y costumbres españolas zarparon de nuevo, ahora por última vez, hacia Cuba. Los restos del Fuerte Mosé permanecen hoy bajo las aguas pantanosas a las afueras de San Agustín, en la costa noreste del estado de Florida. Un museo y un pequeño parque estatal rinden allí tributo a aquel santuario de libertad e invitan a conocer el verdadero legado de los españoles en EE.UU. El actual parque estatal del Fuerte Mosé en San Agustín (Florida) - M. Trillo «La historia está escrita por los anglosajones» Jane Landers es una de las mayores especialistas en la historia de los afroamericanos en EE.UU. Ha recopilado los documentos más antiguos de Florida, incluidos los del Fuerte Mosé, en la web de Slave Societies Digital Archive. Como miembro del comité científico en EE.UU. para el proyecto de la Unesco de la Ruta del Esclavo, ha contribuido junto con la profesora Kathy Deagan y los miembros de la Fort Mose Historical Association a aprobar que el antiguo poblado de negros libres se incorpore a esa iniciativa. En declaraciones a ABC desde EE.UU., Landers condena el «racismo» en su país, al tiempo que lamenta que «la historia aún está escrita desde una perspectiva anglosajona» e «ignora la parte que fue colonizada por los españoles y en donde la gente de ascendencia africana podía ser parte de la comunidad».
31-05-2020 | Fuente: abc.es
Trump anuncia que incluirá a los antifascistas como «organización terrorista»
Donald Trump anunció hoy que su Administración declarará a los ?antifa?, los grupos antifascistas radicales, como «organización terrorista». No queda claro qué impacto tendrá el anuncio en un movimiento heterogéneo, disgregado y poco organizado, pero van en la línea que defiende el presidente de EE.UU. de retratar las protestas como la obra de radicales de extrema izquierda. En esa línea fueron otros altos cargos de su administración, como el fiscal general de EE.UU., William Barr, que hoy aseguró en un comunicado que el Departamento de Justicia busca «arrestar y acusar a los agitadores radicales violentos que ha secuestrado las protestas pacíficas» y señaló como responsables a «antifa y otros grupos similares». Algunos líderes demócratas y activistas de izquierdas han asegurado que elementos de extrema derecha han iniciado disturbios violentos para causar caos y enturbiar las protestas. Los relatos de unos y otros terminan por desviar la atención del historial de abusos de la policía hacia la minoría negra, en el que la muerte de George Floyd es solo el último caso, y del racismo estructural que sufre EE.UU., dentro y fuera de los cuerpos de policía. «Son unas pocas manzanas podridas», aseguró Robert O?Brien, asesor de seguridad nacional de Trump, en una entrevista en la CNN sobre los casos de abusos policiales contra la minoría negra. «No creo que haya racismo sistémico», defendió sobre los cuerpos de policía de quienes dijo que «el 99,9% son grandes americanos» que «trabajan en los barrios más duros» y que son sus «héroes». Las estadísticas ofrecen una realidad diferente. La población negra tiene casi 2,5 veces más de probabilidad de morir a manos de la policía que los blancos: 30 muertes por millón de habitantes para los negros, frente a 12 muertes por millón para los blancos (y 22 muertes para los hispanos). Un «patrón» Es innegable que hay elementos anarquistas de extrema izquierda que están aprovechando las protestas para propagar violencia e imponer su agenda antisistema, y es posible que elementos del llamado ?supremacismo blanco? hayan buscado echar gasolina al fuego. Pero el telón de fondo de la última muerte de un hombre desarmado es la desigualdad y falta de oportunidades que sufre la minoría negra, en especial en las grandes ciudades del país, y una desconfianza mutua entre la policía y la población en los barrios desfavorecidos en los que viven. Una de las consecuencias más evidentes es la disparidad racial en el sistema penitenciario: la minoría negra representa el 12% de los adultos de EE.UU., pero acumula el 33% de la población penitenciaria. Los blancos, que son el 64% de la población adulta, suponen el 30% de los encarcelados. «Esto es un patrón», reflexionó Nancy Pelosi, la líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, sobre la muerte de Floyd y otros hombres negros a manos de la policía. Ella y otros líderes, también algunos republicanos, han tratado de poner el acento en reformas que cambien la relación entre la policía y la minoría negra. La violencia y la anarquía propagada desde diversos sectores ha enturbiado esas reclamaciones. .
23-02-2020 | Fuente: abc.es
Sanders gana en Nevada y refuerza su favoritismo para la nominación
Bernie Sanders está un paso más cerca de lo que hace pocos años podría parecer un imposible: un socialista, nominado por el partido demócrata para la presidencia de EE.UU. Ayer se celebraron los «caucus» de Nevada, la tercera cita electoral de las primarias demócratas, y el veterano senador logró una clara victoria que le impulsa hacia la nominación. Con casi la mitad de los precintos electorales escrutados, no había ninguna duda de que Sanders era el ganador de los «caucus». Ganó la semana pasada en New Hampshire, quedó en empate técnico con Pete Buttigieg en los «caucus» inaugurales de Iowa y el resultado de Nevada le confirma como gran favorito en la carrera electoral demócrata. Con un escrutinio del 43%, Sanders arrollaba a sus rivales con un 46,8% de los apoyos. Algo más abierta estaba la disputa por el segundo puesto: Joe Biden lograba un 20,7%, mientras que Pete Buttigieg se quedaba hasta ese momento tercero con un 15,1%. «Esta noche hemos logrado una victoria histórica porque hemos ganado en el estado más diverso de EE.UU», celebró Sanders. «En Nevada, hemos creado una coalición multigeneracional y multirracial que va a ganar no solo aquí, sino que va a barrer el país». Biden y Buttigieg luchan por convertirse en el candidato que aglutine el voto moderado, una pelea en la que también está metido Michael Bloomberg. El multimillonario neoyorquino no participa en los cuatro primeros estados que celebran primarias -incluido Nevada- y tiene todas sus fichas puestas en el «Super martes», la cita electoral del 3 de marzo, donde se pondrán en juego quince estados. Para el ex vicepresidente con Obama, el segundo puesto da una mínima esperanza de recuperar posiciones, después de dos descalabros en Iowa y New Hampshire. En la próxima cita electoral, Carolina del Sur, debería conseguir una victoria -le beneficia el alto porcentaje de población negra- que le dé oportunidades para el ?Super martes?. En esta disputa por el centro demócrata, los «caucus» de Nevada han servido para descartar a la senadora Amy Klobuchar, que lograba un quinto puesto con solo el 4% de los votos. Tampoco logró remontar el vuelo la izquierdista Elizabeth Warren, que tuvo un gran desempeño en el debate entre candidatos de la semana pasada, pero de momento va cuarta con un 9,5% de los apoyos. El resultado quizá haga aumentar los llamamientos para que deje espacio a Sanders para conseguir un candidato de izquierdas. Sin embargo, en el discurso que dio tras conocerse los resultados, no dio señales de hacerlo: agradeció a los demócratas de Nevada por «mantenerla en la lucha», se calificó varias veces como «luchadora», atacó a Bloomberg y dijo que los apoyos a su candidatura «han crecido en todos lados». Nevada es un estado decisivo no solo porque es uno de los primeros en acudir a las urnas, sino también porque tiene un electorado con mayor presencia de minorías raciales que en los dos primeros estados en celebrar primarias, Iowa y New Hampshire. Las minorías negra e hispana son decisivas en las primarias demócratas, y en Nevada ha sido la primera oportunidad para determinar por qué candidatos apuestan. Sanders ha hecho un gran esfuerzo en el electorado hispano -«Unidos con Bernie» es el lema de campaña para los hispanohablantes- y parece que empieza a cosechar lo sembrado. En los sondeos a pie de urna, la mitad de los votantes hispanos se habían inclinado por el líder socialista, con mucha diferencia respecto al siguiente candidato, Joe Biden, que conseguía el apoyo de 1 de cada 7 votantes de este electorado. Nevada tiene poco peso demográfico y reparte pocos delegados, pero el voto hispano será determinante en el «Super martes», cuando votarán, entre otros, California y Texas, los estados que más delegados repartes y donde, además, el peso del voto hispano es mayor. Si Bernie sale del «Super martes» con un liderato considerable -y el voto hispano será determinante en ello-, será muy difícil que el resto de candidatos moderados puedan darle la vuelta a las primarias.
06-02-2020 | Fuente: abc.es
El varapalo en Iowa pone cuesta arriba la carrera electoral de Joe Biden
El pasado fin de semana, Joe Biden celebraba en la localidad de Waterloo, en Iowa, uno de los numerosos mítines en los que se prodigó en los días previos a los caucus de este lunes. Cualquiera que hubiera ido a actos electorales del resto de candidatos en el mismo estado, donde se inauguraban las primarias para elegir al nominado demócrata a la presidencia de Estados Unidos, percibiría las diferencias con los del exvicepresidente: la electricidad, el fervor de las campañas de Bernie Sanders, Pete Buttigieg, Elizabeth Warren o incluso candidatos sin posibilidades, como Andrew Yang, estaban ausentes con Biden. Mítines encorsetados, voluntarios poco animados, ambiente alicaído y un candidato que no levanta a la parroquia: se le ve como una figura venerable, más que ilusionante. Joe Biden tiene 77 años, la misma edad que otro de los candidatos ?Michael Bloomberg? y uno menos que Sanders, que el pasado otoño tuvo un infarto cardiaco. Pero, en la caravana electoral, al que fuera segundo de Barack Obama le aparenta pesar más la edad. En el mitin de Waterloo se movía con lentitud, hablaba con un hilo de voz y recetaba un discurso deslavazado, para el que se ayuda con un bloc de notas plastificado. Es la misma sensación que ha dado hasta ahora en los debates televisados entre candidatos, en los que a ratos parecía ausente, equivocaba datos y hablaba a trompicones. Todo eso no ha sido una señal de alarma para Biden, favorito aparente desde el comienzo de la campaña y al que las encuestas a nivel nacional siguen colocando en primera posición. Al menos, hasta Iowa. Aquí el candidato se ha hundido y, a falta de que se publiquen los resultados finales ?anoche el escrutinio estaba al 74%?, Biden podría quedar, como mucho, tercero y es posible que finalice en cuarto lugar, por detrás de Pete Buttigieg, Bernie Sanders y Elizabeth Warren. «Puñetazo en el estómago» Es cierto que Iowa no es un estado que favorezca a Biden: es mayoritariamente blanco y él tiene mucho apoyo de minorías. Aun así, la mayoría de las encuestas le colocaban al menos segundo antes de celebrarse los caucus. «No lo puedo negar, ha sido un puñetazo en el estómago», reconoció ayer en su habitual lenguaje de hombre común. Pero lo peor podría estar todavía por llegar: el próximo martes son las primarias de New Hampshire y allí las cosas tampoco pintan bien (la última encuesta da gran ventaja a Sanders y deja a Biden otra vez por detrás de Buttigieg); después llegarán los caucus de Nevada, un estado cuya demografía tampoco le beneficia. Solo en Carolina del Sur, un estado con mucha población negra, a final de mes, podría encontrar un gran resultado. Pero para entonces ya encadenaría tres estados sin victoria, algo difícil de encajar para alguien que se presupone favorito. Biden está ya en New Hampshire, donde ha pasado al ataque para recuperar impulso. En un mitin en Somersworth criticó con fuerza a Sanders, del que dijo que se autodenomina como «socialista demócrata», una etiqueta que tendrán que arrastrar todos los candidatos demócratas en las elecciones del año que viene. «Ya hemos visto lo que Trump hará con eso», dijo pocos días después de que el presidente de EE.UU. calificara a Sanders de «comunista». Buttigieg puede ser todavía más peligroso para Biden, ya que aspira al mismo electorado centrista y moderado. «Seré sincero con vosotros, creo que es un riesgo nominar a alguien que no ha tenido mayor cargo que alcalde de una localidad de cien mil habitantes en Indiana», dijo del joven exalcalde de South Bend. Buttigieg, en Portsmouth (New Hampshire) - Reuters Pete Buttigieg: en busca del espíritu de Obama Las opciones de un candidato improbable como Buttigieg para lograr la nominación demócrata pasan por aprender la lección de Obama: construir una coalición que se salga de los límites del partido e incluya a minorías. Es una idea diferente a la de Bernie Sanders, que apuesta por movilizar al electorado de izquierdas y llevarlo en masa a las urnas.Buttigieg, de solo 38 años, lo consiguió en Iowa: parte de su excelente resultado se basa en obtener apoyos en distritos moderados, con mucho peso de independientes y republicanos. En este estado, mayoritariamente blanco, no tuvo el problema de su escaso apoyo entre minorías raciales, la pata que le falta para construir una gran coalición. Pero trabaja en ello: en sus mítines siempre se rodea de legisladores negros, ha disparado sus anuncios en español y se esfuerza por colocar personas que no sean blancas como fondo de sus intervenciones.
04-09-2019 | Fuente: abc.es
Un adolescente brasileño es azotado y grabado por robar chocolatinas en un supermercado
Un joven brasileño fue azotado y grabado después de que fuera sorprendido cuando robaba cuatro chocolatinas en un supermercado en Sao Paulo. La crueldad de las imágenes, que muestran al joven ?de raza negra? tendido en el suelo, amordazado, semidesnudo y llorando, ha dado cuenta del racismo que sigue viviendo la población negra en Brasil y ha llegado a suscitar comparaciones con la época de la esclavitud (legal hasta 1888). «Es como una estampa de otro siglo. Un hombre negro indefenso y sin hogar.. Una víctima de la sociedad, diría yo», describió el detective Pedro Luis de Souza, que investiga el caso. Las escenas de ladrones, a menudo jóvenes negros y adolescentes, atados, torturados e incluso asesinados son comunes en Brasil. El joven, cuyo nombre no ha trascendido, fue detenido al salir del supermercado por dos guardias de seguridad, que al registrarle descubrieron el hurto. «Lo ataron y lo azotaron hasta que prometió no volver a hacerlo», apuntó De Souza, que recordó que el delito de tortura conlleva una pena de prisión de hasta ocho años. El agredido, por su parte, aseguró a una cadena de televisión que los guardias lo amenazaron. «Dijeron que si hablaba con alguien, me matarían», relató. Y añadió que era la tercera vez que había sido asaltado por ellos tras robar en el supermercado. La compañía de supermercados señaló, a través de un comunicado, que los dos guardias de seguridad ya no estaban trabajando en el establecimiento en el que se produjeron los hechos. «Nos sorprendió la tortura gratuita y sin sentido sobre una víctima adolescente», dijo. «Le daremos todo el apoyo que necesite», subrayó. Varios brasileños negros dijeron que la escena del video demostró cuán profundamente arraigado está el racismo en Brasil, donde más de la mitad de la población se identifica como negra o mestiza. En 2017, el 75 por ciento de las 65.000 víctimas de homicidio eran de raza negra o mestiza, informa «The Guardian».
06-08-2019 | Fuente: elpais.com
Muere Toni Morrison, la primera afroamericana que ganó el Premio Nobel de Literatura
La escritora, comprometida con la lucha contra la discriminación racial, abordó en sus obras la vida de la población negra