Infortelecom

Noticias de pensiones

23-10-2019 | Fuente: elpais.com
Piñera pide perdón y anuncia un paquete de medidas para enfrentar la crisis chilena
En la sexta noche de protestas ciudadanas, el presidente anuncia mejoras en las pensiones, en el salario mínimo, en el precio de los medicamentos y tarifas eléctricas
23-10-2019 | Fuente: abc.es
Piñera pide perdón y anuncia reforma de pensiones, salud, salarios y tarifas
El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció este martes una agenda social para reformar el sistema de pensiones, la salud y los medicamentos, los ingresos mínimos y las tarifas eléctricas, entre otras medidas, tras pedir perdón a los ciudadanos por no haber visto sus necesidades. La agenda social anunciada por el mandatario contempla también mayores impuestos a los sectores más pudientes, la creación de una Defensoría de las Víctimas una reducción de las dietas de los parlamentarios y altos sueldos de la administración pública. Piñera presentó estas medidas en una cadena nacional en las horas finales del quinto día de masivas protestas de la ciudadanía en demanda de un país más equitativo, y mientras gran parte del país se encuentra en estado de emergencia y bajo toque de queda con el Ejército a cargo de la seguridad, dados los desmanes y actos vandálicos que han acompañado este estallido social. A continuación, las principales medidas anunciadas por Piñera: Pensiones La reforma de las pensiones contempla incrementos en el llamado Pilar Solidario (por el que el Estado participa en el sistema de pensiones), con un incremento del 20% de la Pensión Básica Solidaria y de otro 20% en el Aporte Previsional Solidario, lo que, según dijo, beneficiará a 590.000 y 945.000 pensionados, respectivamente. Además, anunció un aumento adicional de las pensiones básicas y los aportes previsionales solidarios durante los años 2021 y 2022, para los pensionados mayores de 75 años; aportes de recursos fiscales para complementar el ahorro previsional de la clase media y las mujeres que trabajan y cotizan; y aportes de recursos fiscales para mejorar las pensiones de los adultos mayores dependientes. El sistema de pensiones es uno de los puntos que más rechazo concita en la sociedad chilena. Obliga a los trabajadores a depositar cada mes cerca del 12% de su sueldo en cuentas individuales manejadas por entidades privadas que luego abonan en promedio pensiones de unos 220 dólares, poco más de la mitad del sueldo mínimo, que está en 422 dólares mensuales. Salud y medicamentos Piñera anunció un tratamiento legislativo de «urgencia» de un proyecto de ley que ya había enviado al Congreso para crear el Seguro de Enfermedades Catastróficas, «de forma de asegurar un techo al gasto de salud de las familias». Dijo también que creará un seguro que cubra parte del gasto en medicamentos de las familias chilenas y una ampliación del convenio del Fondo Nacional de Salud (Fonasa) con las farmacias para reducir el precio de los medicamentos. Ingreso mínimo garantizado El mandatario chileno anunció la creación de un ingreso mínimo garantizado de 350.000 pesos (unos 482 dólares) que complementan el salario de los trabajadores a jornada completa cuando sea inferior a esa cantidad, beneficio que se aplicará de forma proporcional a los menores de 15 y mayores de 65 años. Impuesto a los ricos Las rentas superiores a 8 millones de pesos mensuales (unos 11.000 dólares) pagarán un impuesto del 40%, mediante el cual se espera recaudar 160.000 millones e pesos, que servirán para financiar estas nuevas medidas, dijo el gobernante. Reducción de dietas parlamentarias y sueldos públicos Piñera anunció una reducción de las dietas de los parlamentarios y altos sueldos de la administración pública, además de una reducción de los legisladores y una limitación de las veces que pueden ser reelegidos. Tarifas eléctricas El presidente de Chile prometió la creación de un mecanismo de estabilización de las tarifas eléctricas, que permitirá anular la reciente alza del 9,2% de la electricidad. Además, pidió al Congreso que acelere el trámite de algunos proyectos de ley enviados por el Gobierno para proteger a los niños y adolescentes, así como a los ancianos que no pueden valerse por si mismos. Finalmente, Piñara anunció un plan de reconstrucción dotado en 350 millones de dólares para la reconstrucción de los daños y destrucciones provocados por la violencia y delincuencia ocurrida en los últimos días en Chile.
23-10-2019 | Fuente: elpais.com
Bolsonaro logra aprobar la crucial reforma del sistema de pensiones de Brasil
Culmina en el Senado la tramitación de una ley que cambiará las insostenibles jubilaciones y ahorrará 175.000 millones de euros en una década
21-10-2019 | Fuente: abc.es
Piñera afirma que Chile está en «guerra» por las protestas que han causado ya diez muertos
Las Fuerzas Armadas y de orden público de Chile libran una «guerra» contra los grupos violentos que han radicalizado una protesta social contra la desigualdad, que se ha cobrado ya diez muertos y que han sembrado de terror las calles de cada vez más lugares del país, con barricadas, incendios y saqueos. Al presidente chileno, Sebastián Piñera, no le tembló el pulso al expresar que lo está viviendo el país es una «guerra», un conflicto bélico contra un «enemigo poderoso e implacable que no respeta a nada ni a nadie», como describió a los violentos. Para ganar esta «batalla» el Gobierno declaró ya el estado de emergencia, totalmente o en algunas de sus comunas, en 10 de las 16 regiones de Chile: la Región Metropolitana (en la que se ubica Santiago), Antofagasta, Coquimbo, Valparaíso, Maule, Concepción, Bío Bío, 0'Higgings, Magallanes y Los Ríos. En virtud de esta medida, se han desplegado miles de militares para tratar de recomponer el orden público, alterado hasta el punto de configurar algunos escenarios callejeros propios de un frente de guerra. Así lo parecía la céntrica Plaza Italia de Santiago, donde en las horas centrales del día y parte de la noche se registraron fuertes enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad. En paralelo, una jornada más, se sucedieron incendios de comercios, farmacias almacenes, bancos y edificios públicos; pillajes, saqueos y barricadas callejeras. Actos violentos que se produjeron sin control por todo el país, poniendo en jaque a las fuerzas del orden. En uno de estos incendios, en un gran almacén de ropa de Santiago, fallecieron cinco personas, mientras que en otro incendio en un gran comercio de productos de construcción fallecieron otras dos personas y una víctimas más se encontró en otro incendio en un supermercado en la calle santiaguina de Matucana, lo que situó el total de decesos por los actos violentos de esta jornada en ocho, que se suman a los dos reportados hasta esta pasada madrugada. En un intento de paliar los desórdenes, las autoridades militares decretaron el toque de queda en Santiago, en las ciudades de La Serena, Coquimbo y Valdivia, en la región de Valparaíso y en Concepción para restringir en un determinado horario la libre circulación de personas en pos de favorecer el control de las zonas conflictivas. Y aunque esta medida, junto con el llegar de la noche, dispersó varias manifestaciones, algunos violentos continuaron generando desmanes y buscando oportunidades de saqueo en comercios y supermercados. La intendenta de la Región Metropolitana, Kala Rubilar, reconoció que las fuerzas del orden se vieron sobrepasadas por momentos y que no pudieron llegar a tiempo para evitar algunos de los actos vandálicos que continuaron pese al toque de queda. El ministro chileno del Interior, Andrés Chadwick, aseguró que los violentos que atemorizan al país están organizados para dañar la convivencia, con unos hechos vandálicos que hasta el momento han dejado más de 150 detenidos. «No nos engañemos, estamos enfrentando una verdadera escalada, que sin duda es organizada, para causar un grave daño a nuestro país y la vida de cada ciudadano», dijo Chadwick en una comparecencia ante los medios de comunicación. Cacerolazos Simultáneamente a los actos vandálicos, cientos de chilenos se han manifestado también pacíficamente, principalmente haciendo sonar sus cacerolas en la calle. La santiaguina plaza de Ñuñoa fue un claro ejemplo de esta expresión cívica de hartazgo por las desigualdades, donde se generó durante casi todo el día un ambiente más festivo de protesta. En muchos otros barrios de Santiago y comunas del país se replicaron estos cacerolazos y otras muestras de manifestaciones pacíficas contra el Gobierno de Piñera y por un cambio en la forma en que se gestionan la educación, la salud o las pensiones, problemas de fondo tras este estallido popular que pilló de improviso a las autoridades. Autodefensas En algunas comunas de Santiago, como La Pintada o La Granja, grupos de vecino se organizaron para defender sus casas y negocios de los potenciales asaltos por parte de violentos. Las imágenes de las televisiones mostraban a vecinos en la calle fuera de sus domicilios y armados con palos. Incertidumbre El Gobierno tiene su fe puesta en que este lunes, con el comienzo de la actividad laboral, el país recupere la normalidad, al menos en parte, y para ello habilitó una línea de metro, que no opera desde el viernes, y pidió la solidaridad de los ciudadanos para ayudarse unos a otros en el desplazamiento a los puestos de trabajo. Se reforzará también el servicio de autobuses y taxis colectivos para cubrir los recorridos de las líneas de metro que no operarán en los próximos días. Los colegios permanecerán cerrados y el ministro de Trabajo, Nicolás Monckeberg, solicitó «flexibilidad» a los empleadores en los horarios de entrada y salida de las personas.
20-10-2019 | Fuente: abc.es
Piñera suspende la subida del precio del metro en Chile tras las protestas
El «oasis de América Latina», como se refirió días atrás Sebastián Piñera a Chile, por su ausencia de cimbronazos, se convirtió en una película de guerra en un visto y no visto. El fuego de la ira lamió de norte a sur un país habitualmente pacífico. El detonante de esa olla a presión, que reventó el fin de semana en la ciudad de Santiago y salpicó a buena parte del país, fue una subida del billete de metro en las horas punta (pasó de 1,13 dólares a 1,17). Imágenes de autobuses en llamas, sucursales bancarias, supermercados, estaciones de metro arrasadas, hogueras, pillaje y saqueos en masa, hicieron recordar aquellos días de caos durante el terremoto de marzo del 2010. Piñera, como todo el Gobierno y la oposición, no esperaba ver lo que vio y el sábado (de madrugada en España) decretó el Estado de Emergencia (el último en hacerlo fue Augusto Pinochet en 1987). El Ejército ordenó el «toque de queda» y tomó el control de las calles con tanquetas y un enorme despliegue de efectivos militares. La violencia, los destrozos y las llamas, se habían propagado de la capital a Concepción, con escala en Valparaíso y buena parte del país. La población no puede moverse de sus casas de diez de la noche a siete de la mañana ni organizar reuniones. Sólo un salvoconducto les permite salir a esas horas. En simultáneo al anuncio, el presidente dio marcha a tras con el aumento de tarifas y convocó una comisión o mesa de diálogo, «amplia y transversal», para analizar y buscar una solución provocada, según sus palabras, por «el aumento de la gasolina y el petróleo». Piñera dijo haber «escuchado con humildad» la «voz de la gente» porque «así se construye la democracia» pero advirtió, «nadie tiene derecho a actuar con la brutal violencia delictual de los que han destruido, incendiado o dañado más 78 estaciones del Metro de Santiago». El presidente de Chile reaccionó más rápido que Lenin Moreno en Ecuador (lo de Pedro Sánchez en Cataluña es capítulo aparte) pero el cese de la violencia no fue inmediato. Las revueltas se saldaron con más de trescientos detenidos, centenar y medio largo de policías heridos y una docena de civiles atendidos en centros hospitalarios. Los daños materiales se estiman en más de doscientos millones de dólares (el metro tardará meses en funcionar a pleno rendimiento). Los otros, son incalculables. Entender qué pasó en Chile para pasar de la calma al terremoto, sin previo aviso, significa rascar el fondo de esa olla a presión y atravesar las capas de descontento general e insatisfacción. La juventud acumula frustración, la educación pública es un espejismo, la gente vive agobiada por los bancos (once de los 19 millones de chilenos tiene deudas según la Fundación Sol), la universidad cuesta una fortuna e hipoteca el futuro de los estudiantes y el peculiar sistema de pensiones provoca la caída en picado del poder adquisitivo. El milagro chileno ahora no es tal para el 70 por ciento que gana menos de 770 dólares al mes. Todo junto y el comienzo del destape de la corrupción que se ocultó bajo la alfombra de décadas (Carabineros y FF AA) puede servir para entender por qué Chile a partir de ahora, es otro país.
17-10-2019 | Fuente: finanzas.com
La ministra de Trabajo en funciones, Magdalena Valerio, calcula que se tendrán que utilizar unos 3.500 millones del fondo de reserva de la Seguridad Social para poder abonar la paga extra de Navidad a..
16-10-2019 | Fuente: elpais.com
Miles de jubilados exigen vincular la subida de las pensiones con el IPC
Los manifestantes exigen que se deroguen las últimas dos reformas de pensiones
16-10-2019 | Fuente: finanzas.com
Miles de pensionistas avanzan hacia el Congreso de los Diputados, en una manifestación con la que pretenden exigir al nuevo Gobierno que salga de las próximas elecciones que revalorice las pensiones c..
15-10-2019 | Fuente: elpais.com
El Gobierno rebaja una décima su previsión de crecimiento para este año, hasta el 2,1%
El plan presupuestario enviado a Bruselas recoge una revalorización de las pensiones de un 0,9% en 2020. El Gobierno mantiene su objetivo de déficit a pesar de la ralentización
15-10-2019 | Fuente: elpais.com
La subida de sueldo a los funcionarios, las pensiones y otras partidas sociales elevan el gasto en 5.069 millones
El Gobierno calcula que la recaudación crecerá en 2.336 millones por cambios fiscales ya previstos
1
...