Infortelecom

Noticias de partidos politicos

01-01-1970 | Fuente: abc.es
La extrema derecha encabeza la primera vuelta de las presidenciales en Austria
Norbert Hofer, el candidato del partido ultranacionalista populista FPÖ, ha triunfado este domingo en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Austria con un 35,3 por ciento de los votos y se enfrentará en la segunda y decisiva ronda, el 22 de mayo, al aspirante ecologista Alexander Van der Bellen. Según la más reciente proyección de la televisión pública ORF, con un margen de variación de un solo punto porcentual y tras el recuento del 71% de los votos, Van der Bellen fue segundo con el 21,3%, delante de la candidata independiente Irmgard Griss, con el 18,9%. Por primera vez en la historia de Austria, los candidatos de la actual coalición de Gobierno, formada por el partido socialdemócrata SPÖ y el democristiano ÖVP, han quedado fuera de la segunda vuelta. El candidato democristiano Andreas Khol fue cuarto con el 11,2 por ciento, delante del socialdemócrata Rudolf Hundstorfer, con el 10,9%. En el pasado, los candidatos los dos grandes e históricos partidos políticos del país alpina solían superar juntos el 80% de los votos en las elecciones presidenciales. La presidencia austríaca es un cargo más bien protocolario sin poderes ejecutivos, como representante del país en el exterior, aunque también tiene algunos poderes concretos como el de disolver el Parlamento, destituir al Gobierno o ser el comandante en jefe del Ejército, entre otros. La clara victoria de Hofer contradice todas las encuestas de las últimas semanas que indicaban que Van der Bellen era el principal favorito para ganar estas elecciones. El euroescéptico, xenófobo y populista partido FPÖ aparece en las encuestas de intención de voto como la fuerza más apoyada del momento, con más del 30%. Por ello, las elecciones de hoy estaban vistas como un termómetro del apoyo popular del FPÖ y de los dos partidos gobernantes.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El hundimiento de los partidos políticos franceses
Los partidos políticos franceses se están hundiendo. Sociólogos e historiadores temen que se trate de una decadencia «irreversible». Solo el Frente Nacional (FN, extrema derecha) de Marine Le Pen se salva a una crisis global del sistema nacional de partidos. El PS, el partido el presidente François Hollande, ha perdido 145.000 militantes-cotizantes en apenas diez años. En 2006, el PS tenía 280.000 militantes; hoy apenas tiene 135.000. Los Republicanos (LR, antigua Unión por un movimiento popular), el partido de Nicolas Sarkozy, ha perdido 140.000 cotizantes-militantes entre 2007 (370.000 militantes) y hoy (230.000 militantes). A pesar de tan palmaria sangría de militantes, PS y LR siguen siendo los grandes partidos de Francia. Su decadencia quizá sea menos grave que el hundimiento histórico del PCF, las extremas izquierdas y los ecologistas. El PCF y el partido del general de Gaulle tuvieron millones de militantes entre la Liberación (1945) y 1978. A partir de esa fecha, comunistas y conservadores iniciaron un proceso de retroceso histórico. Crisis de identidad El PS fue entre 1975 y 1981 el partido nacional ascendente. Catorce años de presidencia Mitterrand (1981-1995) lo hundieron en una crisis de identidad acelerada durante la presidencia Hollande, elegido presidente el mes de mayo de 2012. A la izquierda, tres o cuatro grupúsculos «anticapitalistas» y «trostkistas» (entre otros ismos) viven una decadencia histórica, enfrentados entre ellos. La formación de un Frente de izquierdas (FDI) ha agravado la fragmentación izquierdista. Por su parte, los ecologistas franceses se han dividido en varias capillas antagónicas, enfrentadas en casi todo lo esencial, comenzando por la defensa o la crítica del actual gobierno socialista. Ante ese panorama de balcanización política sin precedentes, s olo el FN de Marine Le Pen se salva de una hoguera de vanidades decadentes. Entre un 30 y un 35 % de los obreros franceses votan al FN desde hace una larga década. Novedad radical y excepcional: el 34 % de las parejas gay francesas votaron al partido de Marine Le Pen, en las elecciones regionales del invierno pasado. Alain Duhamel, profesor de ciencias políticas, comenta de este modo el hundimiento relativo de los partidos políticos franceses: «Los partidos tradicionales conservarán una función burocrática y coordinarán las campañas electorales. Pero su función política comenzó a retroceder hace años. Su decadencia quizá sea irreversible».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«Si Matteo Renzi pierde el referéndum, el cómico Beppe Grillo será el único ganador»
Italia se está jugando un partido decisivo para su futuro con el referéndum sobre la reforma constitucional del próximo domingo, día 4. El resultado puede tener también consecuencias para Europa y por eso «el clima es de abrocharse los cinturones», según expresión del ministro de Asuntos Exteriores italiano, Paolo Gentiloni. Algunas previsiones son catastróficas o apocalípticas, porque, en caso de victoria del «no», «se podría producir una serie de acontecimientos con riesgo para Italia en el Euro». Medios internacionales como el Financial Times y el New York Times ven también un grave peligro para la banca. Considera excesivos estos temores, aunque expresa cierta preocupación, Pier Ferdinando Casini, líder de los centristas en Italia, expresidente de la Cámara de Diputados y en la actualidad presidente de la Comisión de Exteriores del Senado, quien, en entrevista para ABC, analiza esta durísima campaña y sus repercusiones en Italia, un país hoy profundamente dividido como seguramente no se veía en décadas. -En la campaña hemos escuchado los más disparatados insultos. El expresidente de la República Giorgio Napolitano la ha calificado como «aberrante». ¿Por qué estos excesos? -Hay demasiados gritos y un clima de conflicto que no permite a los ciudadanos hacerse una idea sobre el contenido de la reforma. En lugar de reflexionar sobre esta reforma constitucional, se discute sobre Renzi, su gobierno y sobre cuestiones políticas generales. Si finalmente, después de 40 años, tenemos la posibilidad de hacer una reforma, hagámosla y dejemos de pelearnos. -En esta campaña parece que para tener razón hay que mentir y gritar más que el adversario. ¿Es una influencia de las recientes elecciones americanas? -Así va el mundo?El hecho de que todo el mundo vaya así, no significa que vaya bien. Sería necesario tener más sobriedad. -Los medios internacionales dirigen su atención hacia Italia, en algunos casos lo hacen con tintes apocalípticos, incluyendo periódicos prestigiosos, subrayando que sería grave que, tras el Brexit y Donald Trump, el populismo ganara en Italia. ¿Qué cabe esperar? -No sucederá nada apocalíptico. Ciertamente, todo el mundo pensará que Italia es irreformable si se impone el «no«. Sería una pena y una pérdida de credibilidad para Italia el que, después de tantos años de hablar de reforma constitucional, desperdiciásemos esta ocasión -A menudo se critica a Italia con el argumento de que si no hace reformas es porque es muy reacia al cambio y al país le está bien que las cosas sigan como están. ¿Por qué esta resistencia al cambio? -Yo pienso que es necesario cambiar. El padre de esta reforma se llama Giorgio Napolitano, quien en la sesión parlamentaria de su confirmación por segunda vez como presidente en abril 2013, pidió un compromiso para las reformas. El parlamento lo aplaudió y lo votó en masa. Al día siguiente, muchos de los que aplaudieron se olvidaron de estos aplausos y de su promesa. -En algunos casos ese olvido es muy llamativo y sorprendente. Por ejemplo, Silvio Berlusconi dice que si se aprueba esta reforma constitucional Italia corre el riesgo de una deriva autoritaria, con demasiado poder para el primer ministro. -Durante veinte años hemos escuchado a todo el mundo que la deriva autoritaria era la de Silvio Berlusconi. Hoy oímos la misma letanía hacia Matteo Renzi. Es un falso argumento. Todos los primeros ministros de las dos últimas décadas, incluyendo Prodi y Berlusconi, se lamentaron de que tenían pocos poderes. En la reforma actual, ni siquiera se ha tocado el poder del primer ministro. Asi que toda esta polémica está totalmente fuera de lugar. «Hay demasiados gritos y clima de conflicto en esta campaña del referéndum, y no se reflexiona sobre el tema central: La reforma constitucional» -Esta campaña da la imagen de un Matteo Renzi contra todos. En el frente del «no» hay un tótum revolútum, desde el cómico Grillo a Berlusconi, pasando por D? Alema, eternos adversarios. ¿Si pierde Renzi, quién será el ganador? -Espero que gane el «si». En caso contrario, el único que sacará una ventaja clara de una eventual victoria del «no» será Beppe Grillo y su Movimiento 5 Estrellas. -En una situación como la actual de crisis económica, muchos votantes siguen el populismo simplemente para golpear a la casta política, sin importarles nada el contenido de esta reforma constitucional. ¿Cuáles pueden ser las consecuencias? -Hay una gran contradicción: Si quieren votar contra la casta deberían votar a favor de la reforma, que elimina la actual composición y poder del Senado (los senadores se reducen desde 315 a 100). En realidad hay una gigantesca instrumentalización política: Se intenta golpear a Renzi y a su gobierno, que hoy constituye la única alternativa al caos en Italia. -Además de la reforma del Senado, se quitan poderes a las regiones, en campos como el turismo, la energía o transportes. ¿Cómo repercutirá esta reforma? -En Italia tenemos muy pocos inversores, ante los conflictos que existen entre las regiones y el Estado. Con esta reforma se sabrá finalmente quién decide y quién tiene la ultima palabra. En caso de contencioso entre regiones y Estado, siempre prevalece el Estado. Esto pone orden, da certidumbre y seguridad a los inversores y termina por ser un elemento importante en el funcionamiento de la Administración Pública. -Hay muchos líderes que votaron en el parlamento la aprobación de la reforma y ahora hacen campaña en contra. Varios exprimeros ministros están en contra, como Mario Monti. ¿No le parece que en el frente del «no» hay mucho revanchismo con el deseo de castigar a Renzi? -Plutarco decía que las ciudades se defienden con las lanzas de los jóvenes y los consejos de los ancianos. Yo tengo una larga experiencia política y digo que los ancianos si quieren ser escuchados deben ser sabios. Aquí hay muchos ancianos que hacen prevalecer su envidia y argumentan así interiormente: «Yo no hice las reformas, tampoco las debe hacer Renzi». O bien: «Renzi me ha negado un puesto, no me ha hecho ministro, entonces lo debo castigar». Pero estos ancianos no tienen nada de sabiduría. Están envejeciendo mal -En Italia se tiende a votar a menudo, en lugar de hacerlo de una forma racional, para castigar o ir contra alguien. ¿Por qué esta tendencia? -Esto es verdad. En Italia existe esta tendencia destructiva. Esto es lo que ha llevado a la alcaldesa Virginia Raggi (del populista Movimiento 5 Estrellas) a convertirse en la jefa de la administración romana, sin ningún resultado práctico. «Llevamos discutiendo 40 años sobre la necesidad de una reforma constitucional. Si ahora se rechaza, Italia perderá credibilidad y el mundo pensará que es irreformable» -Se ha dicho tras el triunfo de Donald Trump que se ha terminado una época para los partidos políticos. Viendo lo que está sucediendo en esta campaña, ¿cree que las categorías del pasado, como derecha e izquierda, están siendo superadas? -Eso está claro. La cuestión ya no se pone en términos de derecha e izquierda, sino entre un frente de responsabilidad y reformista, y otro demagógico y de irresponsabilidad. El esquema tradicional ha cambiado. Es verdad también que se acabó una época para los partidos. Esto es negativo, porque la antipolítica quiere hacer ver que es una desventaja la profesionalidad y la competencia de la política. Pero es mucho peor que se encarguen de ella los aficionados. Un simple aficionado no puede conducir un coche. -En definitiva, ¿qué está en juego en el referéndum del próximo domingo? -No es verdad como dicen algunos que Italia no tiene nada que perder. Tiene mucho que perder. Como en España, Francia o Alemania, la alternativa es entre el reformismo y la seriedad de una parte, y la irresponsabilidad y demagogia en la otra parte. Si gana el «sí«, significa que Italia decide seguir hacia delante sin mirar atrás, con una coalición liderada por Renzi. Si vence el «no«, gana únicamente Grillo y temo que esto nos hará pagar muchas cuentas en Italia. «En Italia hay una tendencia destructiva. Siempre se vota contra alguien»
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Francia y Alemania temen ciberataques rusos durante sus elecciones
Los servicios de seguridad franceses y alemanes temen ciberataques rusos destinados a intentar «influir» en el resultado de las próximas elecciones presidenciales y legislativas, francesas y alemanas. Guillaume Poupard, director de la Agencia Nacional de Seguridad de los sistemas de información (ANSSI), declara al vespertino Le Monde: «Todo parece sugerir que Moscú intentó influir en la reciente elección presidencial norteamericana». Citando, igualmente, a Bruno Kahl, el nuevo hombre fuerte de los servicios de inteligencia alemanes, Le Monde cree posible afirmar: «Hay indicaciones fiables que parecen confirmar que los ciberataques rusos estaban destinados a crear la incertidumbre política en los EE. UU.» ¿Pudieron influir esos ciberataques en la elección de Donald Trump? Las demandas oficiales de varios senadores norteamericanos, demócratas y republicanos, pidiendo una investigación oficial, sospechando una «agresión activa», lanzada desde Moscú, agravan las sospechas francesas y alemanas, cuando las presidenciales francesas, la próxima primavera, y las legislativas alemanas, el otoño 2017, se anuncian determinante para el futuro de los nuevos equilibrios diplomáticos europeos. En el caso francés, los dos candidatos favoritos de la próxima elección presidencial, François Fillon (derecha) y Marine Le Pen (extrema derecha) son velados partidarios de un «reequilbrio» diplomático favorable a Putin. Por el contrario, Alain Juppé, candidato conservador, eliminado, y Manuel Valls, primer ministro (presunto mejor candidato del PS), son mucho menos sensibles a las «sirenas» de Moscú. Moscú ya ejerce, desde hace años, una influencia creciente en las opiniones públicas occidentales, a través de campañas publicitarias e «informativas» que encuentran un cierto eco en numerosos medios de opinión. París y Berlín han trabajado de manera muy activa en la construcción de un sistema de seguridad europeo contra los ciberataques. Pero ese proyecto, en curso de elaboración, solo afronta el riesgo de ciberataques contra los intereses esenciales del Estado. Los ciberataques lanzados durante la reciente campaña electoral norteamericana ponen de manifiesto que, en verdad, sindicatos, partidos políticos y opinión pública, son blancos privilegiados, a través de los nuevos métodos de «influencia» y «presión», a través de las nuevas tecnologías.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
En un clima envenenado y de profunda división, unos 51 millones de italianos, de ellos 3,5 millones en el extranjero que ya votaron, son llamados a pronunciarse sobre la reforma constitucional. Ha sido una pésima campaña, que ha llevado al país a dividirse como nunca había sucedido en su historia republicana. Habría que remontarse al final de la Segunda Guerra Mundial cuando el país quedó devastado por la guerra y dividido. Muchos italianos, como ha hecho el expresidente del Tribunal Constitucional, Gustavo Zagrebelsky, quien hoy votará «no» a la reforma, lamentan tener que evocar el clima de aquellos años, cuando los italianos fueron convocados a las urnas para elegir en un referéndum en 1946 entre Monarquía y República y para elegir una Asamblea Constituyente, la cual con sabiduría elaboró la Constitución que entró en vigor en enero de 1948. La verdad es que Italia ha conocido durísimas campañas electorales, algunas feroces como el referéndum sobre el divorcio (1974) , el aborto (1981) o contra la energía nuclear (1987). Pero nunca se polarizó tanto la sociedad, seguramente porque había más cohesión social y más esperanza de la que ahora existe en el futuro. Exhaustos y enfadados Hoy con la crisis económica, que ha destruido la clase media italiana, con el pesimismo de saber que los hijos tendrán una vida peor que los padres, los italianos se presentan a las urnas cargados de rabia y exhaustos por una campaña que ha durado siete meses. En este tiempo no se ha hablado de otra cosa en el país, con el Parlamento prácticamente bloqueado, con una enorme preocupación social porque la crisis se mantiene, la economía no despega como en otros países (el próximo año Italia crecerá el 0,8%, casi a la cola de Europa); además, sigue el nerviosismo porque la Banca es frágil y en este clima no se han podido realizar ampliaciones de capital, que son urgentes para algunos bancos (los créditos de difícil cobro ascienden a 350.000 millones de euros). El primer ministro, Matteo Renzi, embarcó al país en esta reforma constitucional que se empezó a elaborar en el Parlamento hace dos años. El resultado es una modesta reforma, con estos puntos más visibles y de mayor repercusión: supresión del bicameralismo paritario (el Senado será una cámara territorial, con poco poder), reducción de los costes de la política con la eliminación de provincias y 215 senadores, además de quitar poder y competencias a las regiones introduciendo la «cláusula de supremacía», que consiente al Estado, a propuesta del Gobierno, de tener siempre la última palabra sobre cualquier materia que se considere de interés nacional. Con esta cláusula se pretende tutelar la unidad jurídica o económica de la nación. Otras prioridades La pregunta que hoy se hacen muchísimos italianos es esta: ¿Ha valido la pena hacer este camino, con un resultado modesto, cuando el país tiene pendientes reformas mucho más urgentes como la burocracia, la competitividad, la educación, la fiscalidad, la investigación? La respuesta que se dan muchos es que seguramente no valió la pena, porque con esta campaña se han olvidado otras prioridades y encima se ha creado un ambiente de odio «guerracivilista», con deslegitimación violenta del adversario político o de quien simplemente piensa de manera diferente, incluyendo disparatados insultos o mentiras. Así, el cómico Beppe Grillo llamó a Renzi «cerda herida», o «asesinos en serie» a quienes promueven el «sí» a la reforma. Renzi actuó con la soberbia y la arrogancia de dar a entender que la alternativa a él solo podía ser el diluvio El grave error, que luego ha reconocido, fue de Matteo Renzi, al personalizar la campaña como si el referéndum fuera un plebiscito sobre él, anunciando que si lo perdía se marchaba a casa. En un país con el grave problema de la falta de una clase dirigente, Renzi actuó con la soberbia y la arrogancia de dar a entender que la alternativa a él solo podía ser el diluvio. El resultado ha sido que toda la oposición ha montado una campaña feroz para debilitar o eliminar políticamente al primer ministro italiano. En un principio, al exalcalde de Florencia, que ama los desafíos, parecía importarle poco esa imagen de «Renzi contra todos», porque se sentía vencedor. Con la victoria del Partido Democrático (PD), del que es secretario general, en las elecciones europeas del 2014, con el 40,8% de los votos, un resultado insólito y extraordinario, Renzi se creyó invencible. Pero después, muchos ciudadanos se han puesto en su contra, viendo que la crisis continúa y que no se cumplían sus promesas. Al final, Renzi rectificó señalando que en el referéndum solo se vota la reforma de la constitución y no sobre el primer ministro o el Gobierno. En teoría es así, pero en la práctica no. El contenido de la reforma constitucional ha quedado casi al margen en muchos debates, porque el objetivo era golpear a los favorables del «sí». Muchos acudirán a las urnas con la intención de castigar a Renzi y su Gobierno. Así lo harán sobre todo los partidos populistas, que sueñan con hacer de Italia la tercera etapa de su camino triunfal, tras el Brexit y la victoria de Donald Trump. Para ello la consigna de Grillo es que se vote de forma visceral y no con la cabeza, mientras que el «lepenista» Matteo Salvini grita que se vote «no» para castigar a Bruselas y a la UE, «origen de todos los males de Italia». La xenofobia de Salvini le llevó el viernes a aplaudir con fuerza a un niño que gritaba «no queremos extracomunitarios». Un gesto que refleja la barbarie demostrada por los populistas. Resurrección de Berlusconi La campaña contra Renzi ha obtenido incluso el milagro de resucitar a Silvio Berlusconi, quien ha logrado recuperarse de su grave operación a corazón abierto en junio, con entrevistas en todas las televisiones. Mientras su grupo Mediaset, por interés económico está a favor del «sí», Berlusconi echa pestes de la reforma por considerar que lleva al país a un régimen autoritario, a una dictadura. «Si Renzi pierde, debe dejar la política», afirma Berlusconi. El magnate ha disgustado a muchos de sus seguidores moderados, porque la reforma que hoy se vota contiene elementos que él mismo ha defendido siempre, como la supresión del bicameralismo. Observando estas contradicciones del excavaliere, Renzi en su último mitin de campaña del viernes hizo un llamamiento a los moderados y seguidores de Berlusconi para obtener su voto: «Con nosotros hay muchas personas del centro-derecha». Lo que esta campaña ha demostrado es que, en cierta forma, se ha terminado una época para los partidos políticos e incluso las categorías del pasado, como derecha e izquierda, están siendo superadas, según manifestaba a ABC el líder de los centristas, Pier Ferdinando Casini: «La cuestión ya no se pone en términos de derecha e izquierda, sino entre un frente de responsabilidad y reformista, y otro demagógico y de irresponsabilidad. El esquema tradicional ha cambiado. Es verdad también que se acabó una época para los partidos». Si Renzi gana el referéndum deberá emprender un camino de reformas estructurales Buscando una cierta «paz social» y para conquistar a los indecisos y el último voto, Renzi subió las pensiones más bajas entre 30 y 50 euros al mes, y logró un acuerdo del Gobierno con los funcionarios, subiéndoles 85 euros al mes, un acuerdo importante porque llega tras siete años de negociaciones y porque afectará a 3.300.000 funcionarios. Pero, si Renzi gana el referéndum ya no le bastará con seguir haciendo «regalías» o favores para ganar votos, sino que deberá emprender un camino de reformas estructurales, con inversiones productivas y reducción del gasto público, olvidándose de los bonos y subsidios electorales. Será fundamental también lograr una cierta pacificación del clima envenenado que vive el país, donde la división se ha producido incluso entre amigos y familias, un hecho que se refleja con las agrias discusiones que se ven en las redes sociales. En Bruselas y en las cancillerías europeas se observa con enorme interés este referéndum, porque tendrá notables repercusiones en Europa. La estabilidad de Italia, tercera economía de la Eurozona, es fundamental. Este país está hoy en el punto de mira de los grandes inversores internacionales. Una victoria del «sí» ayudaría a calmar las aguas y a alejar el clima de tormenta. El «no» daría paso a la especulación y la prima de riesgo subiría, porque los datos económicos no son nada halagüeños: la deuda externa de Italia supera los dos billones de euros y representa el 133% del PIB. Ventaja del «no» Las urnas se cierran a las once de la noche. Está prohibido hacer públicos los sondeos durante las dos semanas previas al referéndum, y las últimas encuestas eran favorables al «no». En los últimos días, la diferencia se ha reducido sustancialmente. Renzi dice que la victoria del «sí» está al alcance de la mano: «La partida está abierta, nos la jugamos por un puñado de votos». El cómico Bepe Grillo, que daba como segura y amplia la victoria del «no», en el cierre de campaña fue prudente: «El país está dividido. También la derrota nos dará fuerza». Con el resultado en el aire, todos piensan ya en mañana lunes para ajustar cuentas. Decisivo será el papel moderador del presidente de la República, Sergio Mattarella.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump, hace un año: «Os dije que "Time" nunca me elegiría como persona del año»
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha sido escogido este miércoles como persona del año por la revista «Time». Sin embargo, hace un año, cuando la publicación se decantó por la canciller alemana, Angela Merkel, el magnate cargó en Twitter contra esa elección: «Os dije que "Time" nunca me elegiría como persona del año a pesar de ser el gran favorito. Han elegido a una persona que está arruinando Alemania». I told you @TIME Magazine would never pick me as person of the year despite being the big favorite They picked person who is ruining Germany? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 9 de diciembre de 2015Pero ahora, con su foto acaparando la portada de una de las publicaciones más esperadas del año, ha asegurado que este hecho se trata «de un gran honor». «Significa mucho para mí», ha asegurado el magnate a la cadena NBC. La revista ha explicado que su decisión se debe a al hecho de que Trump haya «desafiado tantas expectativas, haber roto tantas reglas» y derrotado a dos partidos políticos, tanto en los comicios internos republicanos como con su victoria ante la demócrata Hillary Clinton. La revista también ha difundido una lista de finalistas en la que figuran, entre otros nombres, el de Hillary Clinton, rival de Trump en las recientes elecciones presidenciales. Además, aparecen los hackers, la cantante Beyoncé, los descubridores de la técnica de modificación genética CRISPR, y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Donald Trump, persona del año para la revista «Time»
La revista «Time» ha nombrado al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, como persona del año 2016. El elegido ha asegurado a NBC que se trata de «un gran honor», «Significa mucho para mí», ha dicho. Al final de cada año, la prestigiosa revista elige a la persona que considera la más importante del año. Trump sucederá en la Casa Blanca a Barack Obama, que también fue elegido persona del año por «Time» en 2008 y en 2012, coincidiendo con el año de su elección y con el del comienzo de su segunda legislatura. También George W. Bush fue elegido en 2004. El anuncio lo ha hecho la editora jefe de Time, Nancy Gibbs, en el programa matutino de la cadena NBC, el sistema que utiliza «Time» desde hace una década para dar a conocer a la persona que ha elegido. Según Gibbs, Trump destaca por el hecho de haber «desafiado tantas expectativas, haber roto tantas reglas» y derrotado a dos partidos políticos, tanto en los comicios internos republicanos como con su victoria ante la demócrata Hillary Clinton. «Nunca se ha visto una persona que haya destacado (en el mundo político de EE.UU.) de esa forma tan poco convencional», ha agregado Gibbs en el programa «Today», que se emite desde Nueva York. La portada de la revista «Time», con Donald Trump como persona del año- TIME La foto de Trump figura en la portada de la revista que estará a la venta el próximo viernes, junto al titular: «Presidente de los Estados Divididos de América». En una llamada telefónica en directo al programa, Trump ha negado que él sea el responsable de la división de los estadounidenses. «No he hecho nada para dividir a los estadounidenses, estaban ya divididos», ha dicho, y se ha comprometido a superar estas diferencias cuando asuma la Casa Blanca, el próximo 20 de enero. Trump fue elegido entre once candidatos finales. En segundo lugar quedó Clinton, por ganar el voto popular en los comicios del 8 de noviembre, dijo Gibbs, y por haber superado «tantos obstáculos» durante su vida política. En tercer puesto quedaron los piratas cibernéticos por los intentos que han hecho para «deslegitimar las elecciones estadounidenses», agregó. También la cantante Beyoncé, los descubridores de la técnica de modificación genética CRISPR, y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se encuentran en la lista, Entre las otras personas que han sido elegidas por «Time» como persona del año en otras ediciones se encuentran, entre otros, el Papa Francisco, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, la canciller alemana, Angela Merkel, o el creador de Facebook, Mark Zuckerberg. En concreto, la canciller alemana fue la persona escogida por «Time» el año pasado. En esa ocasión, Trump cargó en Twitter contra esa elección : «Os dije que "Time" nunca me elegiría como persona del año a pesar de ser el gran favorito. Han elegido a una persona que está arruinando Alemania».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Gentiloni jura como nuevo primer ministro de Italia y presenta a su equipo de Gobierno
Nace el gobierno de Paolo Gentiloni , bajo el signo de la continuidad con el de Matteo Renzi, al que siempre fue fiel y leal comñaero. Es el primer ministro número 64 en los 70 años de historia república y el cuarto que ven los italianos sin que lo hayan elegido en las urnas, tras los casos de Mario Monti, Enrico Letta y Matteo Renzi. Y se hace en tiempo récord, lo que da idea de las urgencias casi sin precedentes que vive Italia. Nace 48 horas después de hacerse efectiva la dimisión de Renzi, tras rápidas consultas del presidente de la República, Sergio Mattarella, quien para actuar con más rapidez ni siquiera ofreció café a las 23 delegaciones de los partidos políticos que tiene representación parlamentaria. Salvo agua si alguno la pedía. El elenco de ministros comprende muchas confirmaciones del anterior ejecutivo de Renzi, lo que ya ha acarreado muy duras críticas de la oposición por considerarlo una fotocopia del anterior. Entre los 19 miembros del nuevo gobierno hay cinco caras nuevas y seis mujeres. Cabe destacar la continuidad del titular de Economía, Pier Carlo Padoan, pieza fundamental del gobierno porque, con su prestigio en Europa y en los organismos internacionales, se quiere dar una imagen de confianza hacia los mercados. La cartera de Exteriores, que deja libre Paolo Gentiloni, la ocupa Angelino Alfano, hasta ahora ministro del Interior, líder de un pequeño partido, Nuevo Centro Derecha, aliado del Partido Democrático. A Interior llega Marco Minniti, un experto en terrorismo. Finalmente, hay que resaltar la presencia en el ejecutivo de Maria Elena Boschi, quien como titular de la cartera para las Reformas y las Relaciones con el Parlamento fue brazo derecho de Renzi. La estrepitosa derrota en el referéndum de la reforma constitucional, conocida como «reforma Boschi», eliminaba la posibilidad de su continuidad en la misma cartera. Pero, aunque Boschi anunció en la noche del referéndum, tras la derrota, que abandonaba la política, ahora sigue en un puesto clave: Subsecretaria en la presidencia del consejo de ministros, lo que supone, en la práctica, ser brazo derecho del jefe de Gobierno, Paolo Gentiloni. Estabilidad Tras presentar su lista de ministros al jefe del Estado, Sergio Mattarella, el nuevo primer ministro ha subrayado que ha intentado hacer el gobierno «en el menor tiempo posible en aras de la estabilidad de las instituciones». Gentiloni ha admitido que su ejecutivo nace con dificultad, después de la crisis que ha ocasionado el rechazo de la reforma constitucional: «No me escondo, hay dificultades, pero trabajaremos con fuerza y optimismo». Paolo Gentiloni ha destacado que el empleo, la inmigración y el crecimiento serán sus prioridades en los próximos meses: «Italia es protagonista de la Unión Europea y lucha por políticas migratorias comunes y una política económica finalmente orientada al crecimiento», ha dicho el primer ministro. El presidente Sergio Mattarella y Paolo Gentiloni, un político con fama de honesto y gran sentido de las instituciones, por lo que es apreciado en amplios sectores en Italia y en Europa, con su rapidez en la formación de Gobierno han querido transmitir dos mensajes al país y a los aliados europeos. El primero es que el trauma político que representó el voto del referéndum constitucional del pasado domingo se está superando, como indica la reacción de los mercados. La Bolsa de Milán fue ayer la que tuvo un mejor comportamiento de todas las bolsas europeas, con una subida de 0,42 puntos, mientras la prima de riesgo bajaba seis puntos. Frenar las pérdidas El segundo mensaje es sinduda que no se irá a las urnas antes del próximo mes de junio, porque hay una ley electoral que elaborar y compromisos internacionales. Sin olvidar, además, la crisis bancaria: No se esconde la urgencia de sanear varios bancos y salvar de inmediato al Monte dei Paschi di Siena (MPS), porque sus datos son inquietantes. La fuga de capital en nueve meses ascendió a los 14.000 millones de euros; solo en el año 2016 el banco perdió la friolera de 100.000 clientes, que se deben añadir a los 159.000 que escaparon entre 2013 y 2015. Mientras que en el último un año el título ha perdido el 84 por 100 de su valor.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Italia, abocada a elecciones anticipadas en la primavera
El nuevo gobierno italiano de Paolo Gentiloni, de centro izquierda, obtuvo ayer la confianza del Senado, tras conseguirla el martes en la Cámara de Diputados. Pero toda la clase política está ya en campaña electoral y se prepara ya para las generales. En realidad, el país vive en permanente campaña electoral, pues ahora se prosigue la que se inició hace siete meses para el referéndum sobre la reforma constitucional del pasado día 4. Y hay fecha ya muy probable para los comicios generales: primavera. Lo confirma el ministro de Trabajo, Giuliano Poletti, comentando el nuevo escenario que se presenta al gobierno y que llena de incertidumbre la vida política del país. El 11 de enero se pronunciará el Constitucional sobre la propuesta de un referéndum para abolir la reforma laboral de Matteo Renzi. La CGIL, sindicato mayoritario, cuenta ya con casi tres millones y medio de firmas para derogar la que Renzi consideraba su reforma principal, y que introduce en la práctica el despido libre. La reacción de Confindustria (patronal italiana) ha sido muy dura: «Se hizo la reforma laboral, ahora el referéndum, ¿y el empresario qué hace? Mientras estoy a la espera no contrato a nadie. Esta es una obra maestra italiana de incertidumbre», afirmó Vincenzo Boccia, presidente de Confindustria. La única alternativa que tiene el gobierno de Gentiloni para posponer el referéndum es adelantarse a convocar elecciones una vez que el Tribunal Constitucional se pronuncie el 24 de enero sobre el Italicum, la ley electoral sobre la que se han planteado recursos de inconstitucionalidad. Este adelanto de las elecciones generales, que el ministro de Trabajo, Giuliano Poletti, las ve ya en primavera, supondría el retraso, por ley, de al menos un año del referéndum sobre la reforma laboral. Lo que evitaría una posible derrota humillante para el Partido Democrático de Renzi, como la del día 4. Vuelta al pasado El problema inmediato para los partidos es elaborar una nueva ley electoral (el Italicum no sirve para el Senado y el Constitucional podría rechazarla), tarea que se ve sumamente difícil en estos momentos, dada la abierta confrontación que mantienen los partidos políticos. Los expertos concuerdan en que se hará una ley electoral de carácter proporcional, con el riesgo muy probable de que Italia regrese a los tiempos de la primera república, cuando el Parlamento se llenaba de pequeños partidos y era ingobernable. De la que se avecina en Italia ha habido ya una prueba el pasado viernes: en un solo día el presidente Mattarella tuvo que recibir a 17 fuerzas políticas en las consultas para formar gobierno.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Alemania tenía «fichado» a Anis Amri desde febrero de 2016 pero veía improbable que atacara
Las autoridades alemanes identificaron a Anis Amri , el joven tunecino que atentó el pasado 19 de diciembre contra un mercado navideño de Berlín, como una amenaza en febrero de 2016 pero decidieron que era improbable que atacara, según informa el «Sueddeutsche Zeitung». Informes de Inteligencia recibidos en esa fecha indicaban que Amri había estado en contacto con supuestos miembros de Estado Islámico y que se ofreció para ejecutar un atentado suicida, de acuerdo con «Sueddeutsche Zeitung». Las autoridades determinaron que no suponía una amenaza y se limitaron a ordenar su deportación a Túnez Amri, conforme a un reportaje elaborado conjuntamente por el diario alemán y las cadenas NDR y WDR a partir de documentos de seguridad, incluso quería comprar armas para atentar en Alemania y buscaba cómplices para ello. Pese a todo ello, las autoridades alemanas determinaron que no suponía una amenaza tan real como para actuar en el ámbito procesal y se limitaron a ordenar su deportación a Túnez, de donde salió en 2011 hacia la isla italiana de Lampedusa. El atentado de Berlín ha llevado a los partidos políticos a reclamar al Gobierno de Angela Merkel nuevas medidas de seguridad. En su discurso de Año Nuevo, la canciller alemana admitió que el terrorismo yihadista era la mayor amenaza para el país. La noche del 19 de diciembre, Amri robó un camión, mató al conductor ?un hombre de nacionalidad polaca? y lo estrelló contra el mercado navideño cercano a la Iglesia del Kaiser Guillermo. Un total de 12 personas murieron y 56 resultaron heridas. Amri, que había jurado lealtad al Estado Islámico y que la organización terrorista identificó después como uno de sus «soldados», fue abatido días después en Milán tras pasar por Francia y, al parecer, otros países europeos.