Infortelecom

Noticias de pandemia

06-08-2020 | Fuente: abc.es
Twitter y Facebook castigan a Trump por afirmar que los niños son «casi inmunes» al Covid-19
La red social Facebook ha borrado este miércoles una publicación compartida desde la página personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que incluía un extracto de una entrevista en el que asegura que los niños son «casi inmunes» a la Covid-19, algo falso. «Este vídeo incluye afirmaciones falsas que aseguran que un grupo de personas es inmune a la Covid-19, lo que es una violación de nuestras políticas sobre la dañina desinformación sobre el coronavirus», ha indicado un portavoz de Facebook, Andy Stone, en un comunicado recogido por la prensa estadounidense. En concreto, durante la entrevista, concedida a Fox News, Trump ha asegurado que los niños deberían volver a las clases presenciales porque son «casi inmunes» o «virtualmente inmunes» a la Covid-19. Por su parte, Twitter también tomó la decisión de frenar los mensajes de una cuenta relacionada con la campaña de Trump hasta que un mensaje que contienen esa misma información sea borrado, informa la BBC. «Sesgo flagrante» La campaña presidencial de Trump ha acusado a la compañía de «sesgo flagrante». «El presidente estaba diciendo el hecho de que los niños son menos susceptibles al coronavirus», ha señalado la secretaria de prensa adjunta de la campaña, Courtney Parella, en un comunicado del que se ha hecho eco NBC News. «Otro día, otra muestra de la flagrante parcialidad de Silicon Valley contra este presidente, donde las reglas sólo se aplican en una dirección», ha agregado, antes de remachar que «las empresas de medios de comunicación social no son los árbitros de la verdad». Esta es la primera vez que Facebook ha borrado una publicación del mandatario por desinformar acerca de la pandemia del coronavirus, pero no es el primer choque que la compañía y Trump han mantenido. A mediados de junio, la red social retiró varios anuncios de su campaña por violar las políticas «contra el odio» y contener un símbolo vinculado a los nazis. Varios choques Trump también ha tenido un encontronazo con Twitter, esta vez porque la red social incluyó una verificación de hechos en unos mensajes suyos que aseguraban que el voto por correo conduciría a un fraude electoral. Días después, el mandatario firmó una orden ejecutiva dirigida a empresas de redes sociales que, según explicó, busca «defender la libertad de expresión de uno de los mayores peligros a los que se ha enfrentado nunca Estados Unidos».
06-08-2020 | Fuente: as.com
La traición del Arsenal frustra a la plantilla: despedido el 'descubridor' de Cesc, Bellerín...
La plantilla gunner aceptó una reducción salarial del 12.5% para ayudar al club en plena pandemia, pero el Arsenal ha anunciado 55 despidos.
06-08-2020 | Fuente: elmundo.es
Guns N' Roses tocará el 5 junio en Sevilla, su único concierto en España
Guns n' Roses ha reprogramado su gira, suspendida por la pandemia de la Covid-19, y tocará en Sevilla el 5 de junio de 2021, en su único concierto en España 
06-08-2020 | Fuente: as.com
Un estudio obliga a replantearse la distancia de seguridad
Toda la actualidad sobre rebrotes, casos y muertes provocados por la pandemia de coronavirus en España y en el resto del mundo hoy, 6 de agosto de 2020.
06-08-2020 | Fuente: as.com
Moderna decide subir el precio de su vacuna
La farmacéutica estadounidense se compromete a ofrecer el fármaco a un "precio de pandemia" con el que espera garantizar el acceso universal a la cura.
06-08-2020 | Fuente: abc.es
Hiroshima pide unidad mundial contra las armas nucleares y el coronavirus
Con un minuto de silencio, una ofrenda floral y la campana de la paz repicando por los muertos, Hiroshima ha conmemorado este jueves que se cumplen 75 años de la primera bomba atómica, lanzada por Estados Unidos el 6 de agosto de 1945 para forzar la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial. A las 08:15 de la mañana (01:15 de la madrugada hora peninsular española), momento exacto en el que el bombardero B-29 «Enola Gay» arrojó sobre la ciudad un ingenio de muerte y destrucción apodado «Little Boy» («El niñito»), Hiroshima se ha parado para recordar a las 140.000 almas que se llevó, la mitad de forma inmediata con una bola de fuego como no se había visto jamás. Para evitar los contagios por coronavirus, la ceremonia de este año ha sido muy reducida y solo han podido asistir 880 personas, sentadas en sillas con dos metros de separación cuando en ocasiones anteriores llenaban el Parque de la Paz de Hiroshima más de 11.000 asistentes. Ante el cenotafio que recuerda a las víctimas, y con la sobrecogedora estampa de la destruida Cúpula de la Bomba al fondo, el alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, ha pedido unidad al planeta para eliminar no solo las armas nucleares, sino también la amenaza de la pandemia. «Hiroshima considera que es nuestro deber construir en la sociedad un consenso por el que la gente de todo el mundo debe unirse para conseguir la abolición de las armas nucleares y que haya una paz duradera», abogó el alcalde, que alertó contra las tensiones internacionales que está provocando el coronavirus, según informa la agencia de noticias Kyodo. «La sociedad civil debe rechazar el nacionalismo centrado en sí mismo y unirse contra todas las amenazas», recomendó para superar las rivalidades geopolíticas y la crisis económica que ha traído la pandemia. Además, aprovechó su presencia para enviar un mensaje al primer ministro nipón, Shinzo Abe. «Pido al Gobierno japonés que acate el llamamiento de los ?hibakusha? (supervivientes) para firmar, ratificar y ser parte del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares», apeló Matsui, recoge EFE. El alcalde se refería así al tratado aprobado por 122 Estados miembros de la ONU en julio de 2017. Para que entre en vigor, ha de ser ratificado por 50 países. Pero, de momento, solo lo han hecho 40 y Japón no está entre ellos pese a ser la única nación víctima de ataques atómicos. Sí suscribió, en cambio, el Tratado para la No Proliferación Nuclear, firmado por la mayoría de Estados. Como ambos tratados son, a su juicio, «herramientas críticas para eliminar las armas nucleares», el alcalde instó a «los líderes mundiales, ahora más que nunca, a reforzar su determinación para hacer que este marco legal funcione efectivamente». Eludiendo la cuestión, el primer ministro Abe apeló al diálogo ante la peligrosa tensión por el coronavirus entre EE.UU. y China, ya que ambas son potencias nucleares. Instando a los dos países a «eliminar el sentido de desconfianza a través de la implicación mutua y el diálogo», se comprometió a seguir construyendo un mundo más seguro. «Prometo aquí en la ciudad de Hiroshima, donde la gente ha estado rezando por la paz eterna, que Japón hará todo lo que pueda por conseguir un mundo sin armas nucleares», dijo Abe en su discurso. Por su parte, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, envió un mensaje por vídeo para suplir su ausencia por la pandemia. «La única manera de eliminar totalmente el riesgo nuclear es eliminar totalmente las armas atómicas», insistió. Tal día como hoy, la primera bomba atómica arrasó por completo Hiroshima y aniquiló a la mitad de su población, demostrando un poder de destrucción como no se había visto antes. Tres días después, EE.UU. arrojaba otra bomba nuclear sobre Nagasaki que mataba a 70.000 personas más. El 15 de agosto, el imperio del Sol Naciente capitulaba y acababa así la contienda más sangrienta de la Historia, pero se abría una carrera nuclear que sigue amenazando al mundo más de siete décadas después. Hoy Hiroshima, y Nagasaki el domingo, honran a sus muertos para que no se vuelvan a repetir los errores del pasado. Ni sus horrores.
06-08-2020 | Fuente: as.com
"La pandemia es una fake new"
Las teorías de la conspiración sobre la COVID-19 se han multiplicado desde hace meses, y una nueva plataforma afirma que la pandemia es una fake new.
06-08-2020 | Fuente: abc.es
Los 33 mineros de Chile, atrapados en el pozo del olvido diez años después
El ruidoso derrumbe de la mina San José, ubicada en una zona desértica a unos 800 kilómetros al norte de la capital chilena de Santiago, activó las alarmas esa tarde soleada del jueves 5 de agosto de 2010. Un turno completo de mineros, compuesto por 33 trabajadores, quedó sepultado a unos 700 metros de profundidad y en ese momento, hace diez años, no había ningún indicio de que estuvieran vivos o muertos. Solo la esperanza de quienes viven y trabajan en las minas del norte chileno, que cuando hay accidentes de ese tipo emprenden una rápida carrera por la vida de los sepultados. Una década después, los 33 mineros se sienten abandonados y varios de ellos, con sus vidas quebradas. La esperanza, para ellos, desapareció. Todos los primeros intentos por acceder a través de la bocamina se frustraron por las enormes rocas que bloquearon el socavón, mientras los mineros sepultados también abandonaron sus primeros intentos por salir por un túnel de emergencia al que le faltaban las escaleras pues los dueños de la mina nunca las instalaron. Desde los primeros días comenzaron a llegar las mujeres de los trabajadores, quienes se instalaron en un campamento que llegó a albergar a tres mil personas, que con el correr de las semanas incluyó a familias completas, comerciantes, periodistas y rescatistas. Esa fue una presión enorme para que el gobierno ?por entonces a cargo del primer mandato de Sebastián Piñera- no abandonara la búsqueda y comprometiera crecientes recursos para la búsqueda y rescate. El 22 de agosto ?o sea 17 días después del derrumbe- un taladro que recorrió los más de 700 metros de profundidad hizo contacto con los mineros, quienes enviaron una nota con letras rojas, escueta pero precisa: «Estamos bien en el refugio los 33». El mensaje fue escrito por el minero José Ojeda, ahora de 57 años de edad, quien vive con una pensión que les entregó el Estado, de unos 350 euros, y agobiado por daños sicológicos, alteraciones del sueño y una diabetes avanzada que le dificulta caminar. Desde que Ojeda escribió y pudo enviar el mensaje, el mundo se enteró que los 33 mineros estaban en un estrecho refugio en casi total oscuridad, altas temperaturas y humedad. Comían un par de cucharas de atún y un sorbo de leche al día. El hallazgo de los mineros desató una nueva carrera, ahora por sacarlos de las profundidades. Ingenieros en minas, técnicos en perforaciones, asesores de la Nasa, calculistas, soldadores y rescatistas se abocaron a diseñar hasta tres planes alternativos para el rescate. Después de más de treinta días de perforaciones, una de las tres máquinas taladradoras logró romper el techo del refugio, los técnicos encamisaron el túnel de unos 90 centímetros de diámetro e introdujeron la cápsula Fénix, por la que bajó a la mina el primero de los cinco rescatistas que participaron en el rescate directo de los mineros. La madrugada del 13 de octubre salió a superficie el primer trabajador y luego los siguientes cada una hora. El último salió luego de 69 días, 6 horas y 51 minutos de sepultación. Una audiencia global El rescate fue transmitido por televisión en directo a una audiencia de 1.200 millones de espectadores en el mundo y comenzó una historia que muchos de ellos prefieren callar: giras por el mundo, programas de TV, contratos para un libro que nunca se escribió y hasta una película hollywoodiense de escaso éxito, protagonizada por el español Antonio Banderas. Pero muy pocos recibieron ayuda y dinero, la mayoría volvió a sus vidas de pobreza. Jimmy Sánchez, que en el momento del accidente tenía 19 años, se queja: «Ganaron mucho con nosotros y nosotros no ganamos nada». Como sus compañeros, nunca pudo volver a trabajar en una mina, pero tampoco encuentra otros empleos y vive con la pensión del gobierno en el mismo barrio pobre en la nortina ciudad de Copiapó junto a su familia. «Una vez fui a buscar trabajo, pero supieron que era yo y me cerraron las puertas. No fue culpa mía quedarme encerrado», reclama. Omar Reygadas, uno de los mineros más experimentados, tampoco pudo volver a las minas y ahora con 67 años cuenta que ha trabajado como chofer, pero ahora está desempleado como efecto de la pandemia viral. La unidad y disciplina que les ayudó a sobrevivir bajo tierra se resquebrajó en la superficie. Ninguno de los proyectos colectivos que se propusieron ?como crear una fundación? tuvo éxito. «Las familias provocaron toda esta desunión entre nosotros. Hubo un antes, un durante y un después. Y después que salimos ya se transformó en cada uno por su lado», dice Jimmy Sánchez, para agregar enseguida un punto clave: «Hubo muchos que se preocuparon de lo monetario y se olvidaron de todo lo que vivimos», según declaró a la agencia AFP. La diferencia la hace el minero Mario Sepúlveda, el más histriónico de los rescatados, quien incluso desde el fondo de la mina relataba para la TV cómo vivían en la profundidad. Su fama la usó para hacer conferencias, apoyar candidaturas políticas y, sobre todo, estar en programas de televisión. Su participación en un reality show le permitió ganar un premio de casi 150.000 euros, con los que creó una fundación de apoyo a niños con síndrome autista, como su hijo menor de siete años. Pero de proyectos colectivos, nada. Casi no se hablan entre ellos, menos se juntan. Ya pasó la fama y la mayoría de ellos regresó a una vida de carencias, como la de los mineros del norte de Chile.
06-08-2020 | Fuente: abc.es
La pandemia obliga a limitar la ceremonia para evitar contagios
En medio de otra tragedia como es la pandemia del coronavirus, Japón recuerda hoy que, hace justo 75 años, sufrió una de las mayores catástrofes de la Historia: la bomba atómica de Hiroshima. Lanzada por el B-29 estadounidense «Enola Gay» a las ocho y cuarto de la mañana del 6 de agosto de 1945, aquella bomba, apodada «Little Boy» («El niñito»), reveló al mundo que el poder destructor del ser humano no tiene límites. Con una potencia de 15 kilotones de TNT, este artefacto de uranio borró del mapa la ciudad y mató a 140.000 de sus habitantes, la mitad el primer día. Tres días después, Estados Unidos volvía a arrojar otra bomba sobre Nagasaki que se cobraba 70.000 vidas más. Llamado «Fat Man» («El Gordo»), este ingenio de plutonio forzaba finalmente la rendición de Japón en la II Segunda Guerra Mundial, anunciada el 15 de agosto. En ceremonias muy reducidas para evitar el riesgo de contagio del coronavirus, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, honrará hoy y el domingo a las víctimas, primero en Hiroshima y luego en Nagasaki. Como la mayoría de los asistentes son supervivientes con una edad media de 83 años, solo se permite un aforo de 880 personas en el Parque de la Paz de Hiroshima, donde en ocasiones anteriores se juntaban más de 11.000. Alrededor del cenotafio y de la campana en honor de los difuntos, y con la sobrecogedora estampa de la destruida Cúpula de la Bomba Atómica al fondo, la ofrenda floral se completa con diversos homenajes a las víctimas, que fueron en su mayoría civiles. Como en años anteriores, las ceremonias servirán para que buena parte del público, y sobre todo los supervivientes, muestren su malestar contra el Gobierno de Abe por su militarism o, que a su juicio va contra el pacifismo que inspira la Constitución nipona. De todas maneras, y según publica el periódico «Japan Times», la Policía se encargará de que no haya multitudes alrededor del Parque de la Paz como medida de prevención contra el coronavirus. En cambio, sí será numerosa la representación internacional, con diplomáticos de 93 países en Hiroshima y de 74 naciones en Nagasaki. A pesar de la pandemia, es la asistencia más alta desde el anterior aniversario redondo en 2015. En el acto se inscribirán también en el cenotafio los nombres de los 9.254 «hibakusha», como se conoce a los supervivientes, fallecidos en el último año fiscal. Con ellos, son más de 320.000 los registrados en este monumento, que se salvaron de la bomba atómica pero murieron sin ver cumplido su anhelo: el fin de las 15.000 armas nucleares que quedan en el mundo, la mayoría en EE.UU. y Rusia.
06-08-2020 | Fuente: abc.es
Biden no irá a la convención demócrata por el Covid-19
Desde hace semanas, el Partido Demócrata decidió que su convención, prevista para la semana del 17 de agosto en Milwaukee (Wisconsin), sería casi por completo virtual, con poca presencia de delegados y sin apenas prensa. Tampoco tendrá al candidato del partido. Este miércoles se conoció que Joe Biden, que será ungido como candidato a la presidencia en la convención, no acudirá a la ciudad del Medio Oeste, uno de los territorios decisivos en las elecciones, por temor al Covid-19. En su lugar, el exvicepresidente con Barack Obama dará un discurso desde Delaware, su estado. El resto de grandes discursos -pesos pesados del partido, desde expresidentes a líderes locales- tampoco se harán en Milwaukee. Según el Partido Demócrata, la media se toma «para prevenir riesgos sanitarios en la comunidad que nos acoge y en los equipos de producción, seguridad, socios, prensa y otros necesarios para organizar el evento». La decisión es la última medida relacionada con la pandemia que desmonta las convenciones de los dos grandes partidos, la mayor fiesta de la campaña, en la que se muestra unidad, se refuerzan los mensajes electorales y se impulsa al candidato. El mes pasado, Donald Trump dio marcha atrás y anunció que suspendía su gran discurso de la convención republicana, el de aceptación de la nominación, que había trasladado de Charlotte (Carolina del Norte) a Jacksonville (Florida) para poder tener un baño de masas. Es posible que Trump acuda a Charlotte para la votación de los poco más de 300 delegados que acudirán a la convención, pero es improbable que haga un discurso público. A la vez que los demócratas anunciaban que Biden no acudirá a Milwaukee, la campaña de Trump se abría a la posibilidad de que el presidente diera su gran discurso de campaña desde un jardín de la Casa Blanca, lo que rompería la distinción tradicional entre los actos electorales y la labor ejecutiva.
1
...