Infortelecom

Noticias de osce

03-01-2022 | Fuente: abc.es
Biden promete al presidente de Ucrania una respuesta «firme» si Rusia inicia una invasión
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha asegurado este domingo al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, que habrá una «respuesta firme» si Rusia lanza una invasión sobre territorio ucraniano. «El presidente Biden ha dejado claro que Estados Unidos y sus aliados responderán con firmeza si Rusia invade más Ucrania», ha explicado la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki en una comparecencia para informar de la conversación telefónica entre Biden y Zelenski. Tanto Biden como Zelenski han expresado su apoyo a las gestiones diplomáticas como la cita del Diáloto Estratégico de Estabilidad previsto para la próxima semana, el canal del Consejo OTAN-Rusia o la Organización para Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). «El presidente Biden subraya el compromiso de Estados Unidos y sus aliados de 'nada sobre ti sin ti'», ha indicado Psaki. Además, Biden ha subrayado el compromiso de Estados Unidos con la soberanía e integridad territorial de Ucrania y ha apoyado las medidas de confianza y de reducción de la tensión en Donbás, así como la diplomacia activa para aplicar los Acuerdos de Minsk y en apoyo del Formato de Normandía. En las últimas semanas, la tensión en torno a Rusia y Ucrania es máxima, debido a las preocupaciones internacionales sobre una posible invasión rusa del territorio. El presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente estadounidense, Joe Biden, mantuvieron el jueves una conversación sobre el asunto. Biden ha amenazado con sanciones económicas «sin precedentes» si se producía un hipotético ataque, algo que el Kremlin ha negado.
02-01-2022 | Fuente: abc.es
Rusia reparte casi 100.000 pasaportes en las dos provincias rebeldes de Ucrania
El presidente norteamericano, Joe Biden, habló ayer por teléfono con su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski, por segunda vez en menos de un mes. Como ya hizo el pasado 9 de diciembre, Biden transmitió a Zelenski su apoyo en el pulso que mantiene con Rusia, cuyas tropas en gran número continúan desplegadas junto a la frontera con Ucrania en cinco regiones: Kursk, Bélgorod, Vorónezh, Rostov del Don y Crimea. Según la Casa Blanca, el primer mandatario de EE.UU. informó además al líder ucraniano de la conversación que mantuvo el jueves con el presidente ruso, Vladímir Putin, al que volvió a amenazar con fuertes medidas de carácter económico si ataca a Ucrania. Éste, a su vez, avisó que más sanciones provocarán la «ruptura definitiva» de las relaciones entre Moscú y Washington. Putin y Biden hablaron la semana pasada tras haber convocado para el 10 enero en Ginebra a sus respectivos representantes con el objetivo de negociar las «garantías de seguridad» exigidas por las autoridades rusas. El mismo asunto será tratado el día 12 con la OTAN y el 13 con la OSCE. Pero, a juzgar por el tono de la entrevista que el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha concedido a la agencia rusa RIA-Nóvosti, publicada el viernes, la conversación telemática de los presidentes de Rusia y Estados Unidos no ha caído muy bien en Moscú. Las respuestas de Lavrov a RIA-Nóvosti denotan una clara desconfianza hacia EEUU y la OTAN y dejan entrever un endurecimiento de la posición de Rusia, si no se alcanza un compromiso. El jefe de la Diplomacia rusa habló en primer lugar de las «garantías de seguridad» que su país exige a Washington y a la Alianza Atlántica para poner fin a las tensiones en torno a Ucrania: rechazo absoluto a que Kiev se integre en la OTAN, reducción del aparato militar aliado en los países del Este y prohibición del despliegue de misiles de alcance medio y armas nucleares en Europa. El contenido de este «paquete» de medidas, según el Kremlin, fue la cuestión principal que discutieron Putin y Biden el jueves y Lavrov explicó a RIA-Nóvosti que «se trata de excluir cualquier ampliación adicional de la OTAN hacia el este y el despliegue de sistemas de armas que nos amenacen cerca de las fronteras rusas, especialmente desde Ucrania». Según sus palabras, «nuestras propuestas están encaminadas a crear y legalizar un nuevo sistema de acuerdos basado en el principio de indivisibilidad de la seguridad y el rechazo a los intentos de alcanzar la superioridad militar, algo que fue aceptado unánimemente por los líderes de todos los estados euroatlánticos en la década de los noventa». El ministro ruso subrayó que las garantías «deben ser legalmente vinculantes, ya que nuestros colegas occidentales fallan sistemáticamente en cumplir los compromisos adquiridos». A renglón seguido, Lavrov advirtió que «si no se da una respuesta constructiva en un tiempo razonable y Occidente continúa con su línea agresiva, Rusia se verá obligada a tomar todas las medidas necesarias para garantizar un equilibrio estratégico y eliminar amenazas inaceptables para nuestra seguridad». Puntualizó también que Rusia «no permitirá» que se entierren sus iniciativas «en discusiones interminables». Una guerra interminable En opinión del canciller ruso, «la guerra en Ucrania, que se prolonga ya por octavo año consecutivo, está lejos de finalizar. Las autoridades del país no van a tomar medidas para resolver el conflicto en Donbass sobre la base de los acuerdos de Minsk», cuya redacción definitiva se rubricó en febrero de 2015 en la capital de Bielorrusia. Lavrov acusó además a la OTAN de «incrementar el suministro de armas a Ucrania enviando también allí instructores militares». Según sus palabras, «los estados miembros de la OTAN están convirtiendo a Ucrania de forma planificada en una plataforma de acción militar contra Rusia, instalando allí sus bases y utilizando su territorio para realizar maniobras». «En cuanto a los residentes en Donbass, donde viven cientos de miles de ciudadanos de nuestro país, Rusia tomará todas las medidas necesarias para protegerlos», añadió. El senador ruso, Konstantín Kosachiov, por su parte, dijo el martes que Rusia «tiene derecho a emplear sus Fuerzas Armadas, si sus ciudadanos son atacados en el extranjero». Con anterioridad, Putin promulgó un decreto implantando un procedimiento simplificado para proporcionar la nacionalidad rusa a los residentes en las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk (Donbass). Según distintos cálculos, casi 100.000 personas recibieron pasaportes rusos mediante este trámite. En su discurso de fin de año, Zelenski dijo que su principal preocupación consiste en «poner fin a las hostilidades en Donbass». Precisamente el sábado, el Ejército ucraniano informó de la muerte de uno de sus soldados en enfrentamientos con los separatistas prorrusos en Donbass. Es la primera violación de la tregua acordada el pasado 22 de diciembre. Hasta ahora, todos los acuerdos de alto el fuego firmados entre Kiev y los rebeldes apoyados por Rusia han fracasado. En la noche de fin de año, el ministro de Exteriores ucraniano, Dmitro Kuleba, escribió en Twitter que «Ucrania se ha estado defendiendo de la actual agresión rusa durante casi ocho años. Y, sin ser miembros de la OTAN, hemos sido capaces de defendernos. Si Occidente vacila y opta por el apaciguamiento, seguiremos defendiendo nuestro derecho a existir y a elegir nuestro propio futuro».
02-01-2022 | Fuente: as.com
Míchel y Borja García ponen el morbo en El Alcoraz
Regresan el entrenador del último ascenso y el fichaje estrella de los oscenses en su última experiencia en Primera. Los dos salieron por la puerta de atrás.
30-12-2021 | Fuente: abc.es
EE.UU. consigue que Polonia paralice una ley contra los medios
El asesor de seguridad de la Casa Blanca, Jake Sullivan, confirmó ayer que el presidente Joe Biden ha valorado como «buena señal» la negativa del presidente de Polonia, Andrzej Duda, a firmar la controvertida ley de medios de comunicación que previamente había votado el Parlamento polaco. Sullivan hacía estas declaraciones después de reunirse en videoconferencia con Pawel Soloch, jefe de la Oficina de Seguridad Nacional polaca, y con el consejero de Duda Jakub Kumoch. Esta ley de medios, que contenía una enmienda dirigida a la cadena de televisión TNV24, que forma parte del grupo estadounidense Discovery y sigue una línea editorial crítica con el Gobierno polaco, había despertado también críticas por parte de la autoridades de Bruselas. El portavoz de la Comisión Europea, Christian Wigand, señaló que la ley suponía «riesgos importantes para la libertad de los medios y el pluralismo en Polonia», celebrando también su parálisis. La cadena TVN24 se mostró públicamente complacida con el anuncio del veto, afirmando que el presidente polaco ha elegido «finalmente conservar las buenas relaciones con Estados Unidos». El pasado verano, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, había advertido también que Polonia, como socio de la OTAN, es un país obligado a demostrar y comprometerse con los principios democráticos, pero el partido nacionalista en el Gobierno Ley y Justicia (PiS), con mayoría absoluta desde 2015, se había fijado como objetivo disminuir la influencia de medios de comunicación extranjeros en el país y ha reaccionado solamente después de las últimas presiones. Fuentes de la Casa Blanca han confirmado que el delegado comercial de Estados Unidos en Varsovia, Bix Aliu, había pedido personalmente a Duda que vetase la norma. «Esperamos que el presidente Duda actúe de acuerdo con sus declaraciones previas y utilice su liderazgo para proteger la libertad de expresión y de negocio en su país», ha dicho Aliu. «Me niego a firmar la enmienda sobre la radio y la televisión y la devuelvo al Parlamento para que vuelva a ser examinada de nuevo. Esto significa que la estoy vetando», explicó el presidente Duda, en una declaración televisada a la nación, sobre su veto a la nueva ley, que impediría una vez aprobada a las empresas de fuera de la Unión Económica Europea tener una participación mayoritaria en los medios polacos. «Las personas con las que he hablado están preocupadas por la situación, tienen argumentos diferentes. Me han hablado de paz y tranquilidad.. no necesitamos un nuevo conflicto, un nuevo problema. Ya tenemos muchos», justificó su decisión el presidente. Tras el veto de Duda, el ex primer ministro polaco y anterior presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que encabeza el partido opositor Plataforma Cívica, sostuvo que el veto demuestra que «hacer presión tiene sentido». Agresión a Ucrania En paralelo a estas reacciones, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, aseguró ayer al ministro polaco de Exteriores, Zbigniew Rau, que Rusia enfrentará «graves consecuencias» en caso de una agresión contra Ucrania. En una llamada telefónica realizada a última hora del 28 de diciembre y a solicitud de la Administración estadounidense, según informa el Ministerio de Exteriores de Polonia, «los jefes de las diplomacias de Polonia y de Estados Unidos discutieron la situación actual de seguridad en Europa, incluida la escalada de acciones de la Federación Rusa contra Ucrania, así como el ataque híbrido por parte de Bielorrusia en la frontera con Polonia». «El secretario Blinken reiteró las palabras del presidente Biden sobre la firme reacción de Estados Unidos. Y sus aliados en caso de una agresión contra la soberanía y la integridad territorial», insiste el comunicado. Polonia, por otra parte, está a punto de ocupar la presidencia por turno de la OSCE, plataforma en la que se desarrollará durante el próximo semestre el diálogo entre Rusia y Estados Unidos.
29-12-2021 | Fuente: abc.es
Rusia y EE.UU. se reunirán el 10 de enero en Ginebra para tratar de reducir la tensión en torno a Ucrania
El próximo día 10 de enero, representantes rusos y norteamericanos mantendrán la primera reunión en Ginebra convocada a petición del Kremlin para negociar las «garantías de seguridad» que Rusia exige como condición previa a una desescalada de las tensiones en la frontera con Ucrania. Estas demandas fueron presentadas por las autoridades rusas el pasado 17 de diciembre. «El 10 de enero será el día principal de las consultas bilaterales ruso-estadounidenses», informó este martes a la agencia TASS el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabov, quien advirtió de que «un solo día no bastará», harán falta más reuniones. Las tensiones bélicas y el enfrentamiento dialéctico entre Rusia y Occidente estalló hace semanas después de que Moscú decidiera concentrar tropas en la proximidad de su frontera con Ucrania en un inequívoco ejercicio de intimidación para que a las autoridades ucranianas ni se les pasara por la cabeza la idea de recuperar por la fuerza los territorios rebeldes de Donetsk y Lugansk (Donbass). Todo este tiempo, Moscú ha estado reiterando que no se propone atacar a Ucrania y defendiendo que está en pleno derecho de emplazar su Ejército donde le plazca dentro de sus fronteras. Así que, como ha venido denunciando el Kremlin, la OTAN respondió a la «agresividad» de Rusia reforzando su dispositivo militar en Polonia, las repúblicas bálticas, Bulgaria y Rumanía, además de enviar navíos al mar Negro. Todas estas acciones de la Alianza Atlántica han sido percibidas por Rusia como «provocaciones» y han motivado a su vez una militarización todavía mayor de la frontera rusa con Ucrania. La situación llegó al punto de que el presidente estadounidense, Joe Biden, mantuvo el 7 de diciembre un encuentro telemático con su homólogo ruso, Vladímir Putin , para tratar de calmar los ánimos y distender la crisis. Según Washington, Biden advirtió a Putin de que pagará un «alto precio», en términos de más sanciones y perjuicios de carácter económico, si ataca a Ucrania, mientras que el máximo dirigente ruso le habló de la necesidad de conceder a su país unas «garantías de seguridad» que permitan avanzar hacia una normalización. Esas exigencias fueron dadas a conocer públicamente por Moscú el pasado día 17 en dos escritos separados, lo que causó cierta sorpresa en Washington al considerarse que tal tipo de documentos, en la víspera de una negociación, lo normal es que se mantengan en la confidencialidad mientras no se alcance un acuerdo. Las principales exigencias rusas El paquete de iniciativas rusas emplaza a Washington y Bruselas a no admitir a Ucrania en el seno de la OTAN, cuya presencia debe también limitarse en los países del Este europeo, y renunciar a desplegar misiles de alcance medio y armas nucleares en el Viejo Continente. Tal será el contenido de las conversaciones del próximo día 10 en Ginebra, aunque tanto EE.UU. como la OTAN ya han adelantado que algunas de las propuestas rusas con «inasumibles». Están negociaciones serán seguidas de otras el 12 de enero con la OTAN y el 13 con la OSCE. El pasado día 21, durante una reunión con el generalato ruso, Putin aseguró que, si Occidente no atiende las demandas de Rusia, habrá una respuesta de carácter «militar». Riabkov ha llegado incluso a equiparar la actual crisis en torno Ucrania con la llamada Crisis de los Misiles de Cuba, en octubre de 1962, que cerca estuvo de desencadenar una guerra a gran escala entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Para evitar que algo así suceda, el viceministro de Exteriores ruso urgió a iniciar las negociaciones sobre las «garantías de seguridad» sin pérdida de tiempo. El titular ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, avisó de que su país no va a permitir «largas» de los aliados sobre el asunto ni la eternización de las conversaciones.
28-12-2021 | Fuente: as.com
Lago Júnior, la primera piedra de la revolución oscense
El Huesca y el Mallorca han hecho oficial la cesión de Lago Júnior al equipo oscense. Los de Xisco tendrán una opción de compra al final de la temporada.
23-12-2021 | Fuente: abc.es
Rusia y Ucrania retoman el alto el fuego pactado en julio 2020
Rusia y Ucrania acordaron restaurar el acuerdo de alto el fuego de 2020 en el este de Ucrania. El jefe de gabinete presidencial ucraniano, Andriy Yermak, elogió el acuerdo negociado por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) como un paso hacia la desescalada. El acuerdo coincide con un aumento de las tensiones en la región. Ucrania y Occidente dicen que Rusia ha enviado 100.000 soldados cerca de la frontera. A principios de esta semana, el presidente ruso Vladimir Putin amenazó con «una respuesta técnica-militar» si continuaba lo que llamó la línea agresiva de Occidente. Sin embargo, el presidente ruso aseguró que no era su opción preferida y expresó su esperanza de mantener conversaciones en Ginebra con Estados Unidos el próximo mes. Los funcionarios rusos niegan cualquier plan de invasión, sin embargo, el Ministerio de Defensa ruso dijo que estaba llevando a cabo ejercicios militares en el área. Alemania ha expresado su alarma por los movimientos de tropas de Rusia y dijo que el diálogo era «ahora esencial para tratar de desactivar una gran crisis».
23-12-2021 | Fuente: abc.es
Kiev y los separatistas del Donbass acuerdan recuperar la tregua de julio de 2020
El servicio de prensa de la delegación ucraniana en el grupo de contacto creado a tenor de los acuerdos de paz de Minsk de 2015, ha señalado que la nueva tregua alcanzada entre Kiev y los separatistas de Donetsk y Lugansk (Donbass) «suscita un optimismo moderado de cara a desbloquear el proceso de paz». El miércoles, el jefe de la oficina de la Presidencia de Ucrania, Andriy Yermak, dijo que «todas las partes dentro del grupo de contacto acordaron volver al cumplimiento total del alto el fuego en Donbass y las Fuerzas Armadas ucranianas se han comprometido a respetarlo estrictamente». Yermak informó a través de Facebook de que el miércoles «tuvo lugar la última reunión del Grupo de Contacto Trilateral de este año, lo que nos permite abrigar un optimismo moderado sobre una posible desescalada de la situación en Donbass y el desbloqueo del proceso de paz». Durante el encuentro, subrayó Yermak, «se llegó a un entendimiento general sobre la necesidad de reanudar el régimen de alto el fuego en el marco de las medidas acordadas el 22 de julio de 2020». Las conversaciones se celebraron bajo la supervisión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). El martes, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dijo que las conversaciones para lograr el alto el fuego estaban siendo difíciles. Moscú, por su parte, expresó el deseo de que la tregua incluya además un intercambio de prisioneros y la apertura de los puestos de control. En abril de 2014, las autoridades ucranianas lanzaron una operación militar contra las autoproclamadas República Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk para impedir su secesión. Ambos territorios se declararon independientes alentados por Rusia tras la caída del entonces presidente ucraniano, Víctor Yanukóvich. La ayuda de Moscú, que envió armas, mercenarios y hasta militares en la reserva, hizo que estallara una guerra con un balance de 13.000 muertos, según la ONU. Hubo dos intentos en Minsk de detener las hostilidades con la mediación de Alemania y Francia, el segundo tuvo lugar en febrero de 2015 y terminó con la actual redacción de los acuerdos de paz. Ya antes, en junio de 2014, con motivo del aniversario del desembarco aliado, el entonces presidente francés, François Hollande, invitó a sus homólogos ruso, Vladimir Putin, y ucraniano, Petró Poroshenko, en un intento fallido de parar la guerra. Se creó entonces el llamado Grupo de Normandía (Alemania, Francia, Rusia y Ucrania), del que ahora pretende también formar parte Estados Unidos. «Estoy satisfecho de que los participantes hayan expresado su sólida determinación de respetar plenamente las medidas para reforzar el acuerdo de alto el fuego del 22 de julio de 2020», manifestó a través de un comunicado el finlandés Mikko Kinnunen, representante de la OSCE y mediador en el conflicto, tras el acuerdo alcanzado el miércoles. Y es que las actuales tensiones con Rusia realzan el significado de una tregua en este momento. Según Kinnunen, «es muy importante para la gente que vive a ambos lados de la frontera». Incumplimientos Desde que estalló la contienda en Donbass, muchas han sido las treguas acordadas y también su incumplimiento sistemático. La de julio de 2020 fue la más larga de todas. Hace ahora poco más de un año, Zelenski habló de la «radical disminución» de los enfrentamientos en la línea de ?contacto? que separa a las tropas ucranianas de las fuerzas separatistas de Donbass. Señaló entonces que «el número de ataques armados se redujo cinco veces, las bajas mortales entre militares, diez veces, y la cifra de heridos, también diez veces». Aseguró que «hace un año, perdíamos a uno de nuestros militares cada 72 horas como promedio. Ahora pasan semanas, meses sin que haya muertos y heridos».
10-12-2021 | Fuente: abc.es
Biden promete todo su apoyo a Zelenski ante el acoso militar de Rusia
La cumbre virtual de la Democracia convocada por el presidente estadounidense, Joe Biden, arranca con un esperanzador espaldarazo a su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski, acorralado por la ingente presión militar rusa en la frontera. Tras su charla telemática del martes con el jefe del Kremlin, Vladímir Putin, Biden prosiguió ayer los contactos con Zelenski, con la intención de dar nuevos pasos hacia una reducción de la tensión bélica en la frontera entre Rusia y Ucrania. Si el tono de sus conversaciones con Putin fue de amenaza, para disuadir a Moscú de la necesidad de evitar nuevas agresiones contra Kiev, a Zelenski ha intentado tranquilizarlo prometiendo todo tipo de ayuda para detener el acoso militar de Rusia. Fuentes de las Presidencia ucraniana manifestaron que, mientras los dos jefes de Estado hablaban, «Rusia lanzaba un aluvión de retórica hostil hacia Ucrania y comparaba la situación actual con el momento más peligroso de la Guerra Fría», la Crisis de los Misiles de Cuba de 1962. A ella se refirió ayer el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov. Biden ha informado a Zelenski del contenido de su encuentro con Putin y de la dureza con la que le trasladó la determinación de Washington de aplicar las sanciones más severas que jamás se hayan visto, si las tropas rusas osan atacar a Ucrania. El líder norteamericano dijo a la prensa el miércoles en la Casa Blanca que le dejó muy claro a Putin que «si invade Ucrania, habrá graves consecuencias (?) consecuencias económicas como nunca jamás ha visto ni se han visto» hasta ahora. Todavía no se contempla enviar al Ejército Según el canal CNN, tales sanciones aislarían a Rusia económicamente del resto del mundo, impidiendo la exportación de hidrocarburos, bloqueando todo tipo de servicios financieros, incluidos los créditos, y desconectando el sistema universal de transferencias bancarias SWIFT. Con la aprobación de Berlín, se podría también cortar el gaseoducto Nord Stream 2, que surtirá de gas ruso a Alemania cuando entre en servicio. Lo que, sin embargo, no contempla todavía Biden es enviar su Ejército a Ucrania para defenderla de una posible invasión rusa. «No está sobre la mesa» en el momento actual, declaró. Pero sí reforzar el dispositivo militar de EEUU en los países de la Alianza más próximos a Rusia. «Probablemente tendríamos que reforzar nuestra presencia en los países de la OTAN para tranquilizar especialmente a los del flanco oriental. Además, dejé en claro ?a Putin- que también proporcionaríamos capacidad defensiva a los ucranianos», señaló Biden. Mientras tanto, el grupo de investigación independiente Conflict Intelligence Team (CIT), reportaba la presencia de una «gran cantidad de equipo militar», que incluye lanzaderas antiaéreas «Buk» en las afueras de la ciudad rusa de Voronezh, muy cerca de la frontera ucraniana. Moscú afirma no tener la intención de atacar Ucrania Moscú, por su parte, acusa a Ucrania de estar trasladando «armamento pesado» a la línea de separación de Donbass. De ello ha dado cuenta en su habitual comparecencia la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, que cita informaciones de la misión especial de observación de la OSCE en la zona. Según Zajárova, las fuerzas ucranianas, además de artillería de gran calibre, están enviando al este «vehículos blindados y drones». En un encuentro con diplomáticos extranjeros, el jefe del Estado Mayor del Ejército ruso, el general Valeri Guerásimov, repitió ayer lo mismo que le dijo Putin a Biden el martes, que Rusia no tiene la menor intención de atacar Ucrania. «La información que circula en los medios sobre una supuestamente inminente invasión rusa de Ucrania es una mentira», aseguró. Sin embargo, a renglón seguido, Guerásimov subrayó que «cualquier provocación de las autoridades ucranianas para resolver los problemas en Donbass por la fuerza será reprimida». Significa pues que los planes de intervención de Rusia dependen de si Ucrania se propone o no recuperar militarmente las provincias rebeldes de Donetsk y Lugansk. Ya lo advirtió la semana pasada el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, cuando recordó lo que le pasó a Georgia en 2008 al intentar acabar por la fuerza con la resistencia separatista en Osetia del Sur: Moscú envió su Ejército frustró la intentona del entonces presidente, Mijaíl Saakashvili, y reconoció a continuación la independencia de Osetia del Sur y Abjasia, enclaves ambos convertidos actualmente en protectorados rusos. Rusia, fuera de la Cumbre de la Democracia de Biden Tanta animosidad, a juicio de la mayor parte de las capitales occidentales, junto con su sistema autoritario, es lo que ha situado a Rusia fuera de la Cumbre de la Democracia de Biden. Al igual que China. También han sido excluidos ocho países Iberoamericanos: Cuba, Bolivia, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua y Venezuela. Los asistentes al cónclave, sin embargo, rondan el centenar de estados. En la apertura de la cumbre, el presidente de EEUU dijo que la democracia afronta «desafíos continuos y alarmantes» a lo largo y ancho del planeta. Para Biden, nos encontramos ante un peligroso «punto de inflexión» y se preguntó si se permitirá que «el retroceso de los derechos y la democracia continúe de forma desenfrenada». Precisamente ayer y para contrarrestar la imagen negativa de que Rusia no haya sido invitada al encuentro sobre la democracia, Putin reunió a su Consejo Presidencial de Derechos Humanos. Prometió que se interesará personalmente en relación con algunas detenciones polémicas, con los intentos de ilegalización de la ONG Memorial, con las torturas en las cárceles y dijo que revisará la forma con la que afectan a los medios de comunicación la denostada ley de «agentes extranjeros».
03-12-2021 | Fuente: as.com
El 'villano' Pacheta vuelve al estadio donde pudo ser héroe
Xisco quiere cortar la peor racha de los oscenses en El Alcoraz en Segunda, con siete partidos sin victorias. El Valladolid necesita mejorar sus números a domicilio para aspirar al ascenso.
...
6
...