Infortelecom

Noticias de olavo de carvalho

19-03-2019 | Fuente: abc.es
Venezuela será el tema central en el encuentro entre Trump y Bolsonaro
La crisis venezolana será uno de los principales puntos de la reunión de este martes entre los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro, y de Estados Unidos, Donald Trump. Dos de las mayores economías americanas, Estados Unidos y Brasil, vecino fronterizo de Venezuela, deben intensificar la presión sobre el Gobierno de Nicolás Maduro. «Brasil y Estados Unidos juntos asustan a los defensores del atraso y de la tiranía alrededor del mundo. ¿Los que tienen miedo de alianzas con un país libre y próspero? ¡Es lo que hemos venido a buscar!», escribió en su Twitter el brasileño, al desembarcar en el país norteamericano. Estados Unidos lidera una ofensiva de más de 50 países, entre ellos Brasil, que consideran a Maduro un dictador y reconocen como presidente interino a su opositor, el parlamentario Juan Guaidó. El grupo de países ha propuesto sanciones económicas y un embargo al petróleo venezolano, principal producto de su economía, que debe regir a partir del 28 de abril. La expectativa es que Bolsonaro salga de la reunión asumiendo un compromiso de liderazgo sudamericano frente a la crisis humanitaria de Venezuela. Pese a la concordancia en las presiones contra Maduro, sin embargo, la cancillería brasileña no ha apoyado el deseo de Estados Unidos de intervenir militarmente en el país vecino. La Casa Blanca difundió, sin dar detalles, que los presidentes deben abordar temas como la «restauración de la democracia en Venezuela» y «esfuerzos para entregar ayuda humanitaria». También deben conversar sobre los detalles del envío de esa ayuda, en alimentos y medicinas, para evitar que los suministros sean retenidos en las fronteras y lleguen a los necesitados. El encuentro es la primera visita oficial bilateral de Bolsonaro, que eligió a Trump y Estados Unidos como el símbolo de un giro en la política internacional brasileña de revitalización de las relaciones con la potencia americana, iniciado en los últimos dos años por su antecesor, Michel Temer. El brasileño y sus hijos son admiradores de Trump y de sus posiciones diplomáticas, como la de dar menos relevancia a organizaciones multilaterales y las políticas antiinmigración. De parte de Estados Unidos, la señal de una mejor relación con Brasil fue dada con la invitación para que Bolsonaro se aloje en la Blair House, la casa de huéspedes de la Casa Blanca. El brasileño agradeció en su Twitter el honor, concedido a pocos jefes de Estado. Trump y Bolsonaro deben firmar un acuerdo de salvaguardias tecnológicas (AST) que prevé el uso comercial de la base de lanzamiento de Alcántara en Maranhao, norte de Brasil, y permitirá a Estados Unidos lanzar satélites y cohetes, manteniendo el el territorio bajo jurisdicción brasileña. La base de Alcántara tiene una ubicación estratégica para lanzamientos espaciales por su cercanía a la línea del ecuador, generando un ahorro del 30% en combustible y un transporte mayor de carga. En Brasil, sin embargo, hubo críticas a la poca profundidad de los acuerdos que no incluyen, por ejemplo, el apoyo de Estados Unidos para que el país sudamericano entre en la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Empresarios del sector agropecuario han mostrado preocupación de que una relación prioritaria con Estados Unidos, perjudique el comercio con China, su principal socio comercial. Brasil también retirará la visa a los norteamericanos, sin recibir la reciprocidad de Estados Unidos. Las próximas visitas oficiales de Bolsonaro hasta fines de marzo, serán Chile e Israel, apuntando su acercamiento a los gobiernos con los que tiene afinidad ideológica. Bolsonaro viajó acompañado por seis ministros, entre ellos, las estrellas de su Gobierno, el ministro de Economía, Paulo Guedes; y el de Justicia y Seguridad, Sérgio Moro. Desliz en la agenda No cayó bien en la Casa Blanca el encuentro de Bolsonaro con Steve Bannon, el ex estratega de comunicación de Trump, que desde 2016 perdió influencia en el Gobierno norteamericano y se convirtió en enemigo del estadounidense, por llamar «traidor» a su hijo, Donald Trump Jr. Bannon, que es el ídolo de Bolsonaro y sus hijos, cenó el domingo con el presidente sudamericano en la embajada brasileña en Washington. Participaron en el encuentro el diputado Eduardo Bolsonaro, tercer hijo del mandatario, y el filósofo brasileño Olavo de Carvalho, que reside en Estados Unidos y es considerado el mentor intelectual de la familia presidencial y del canciller, Ernesto Araujo. Araujo, a propósito, ha incluido el portal ultraconservador de Bannon, Breitbart News, en la lista de lecturas obligatoria de diarios de la cancillería brasileña. Bannon es socio de la consultora británica Cambridge Analítica (CA), que difundió noticias falsas contra Hillary Clinton, y líder de The Movement, grupo que promueve la derecha nacionalista en el mundo. Polémico y llamado de «manipulador» por la revista Time, Bannon orientó desde Estados Unidos la campaña electoral de Bolsonaro, a quien se acercó por sus declaraciones racistas y machistas. El tercer hijo de Bolsonaro, Eduardo, se ha unido a Bannon, ofreciéndose como un paladín por la «extinción de la izquierda» latinoamericana.
1