Infortelecom

Noticias de narcotrafico

23-05-2020 | Fuente: abc.es
La pandemia pone a los narcos mexicanos también en cuarentena
La pandemia del nuevo coronavirus (Covid-19) no le sienta bien a las actividades del narcotráfico en México. Las medidas de confinamiento para contener la enfermedad han contagiado al comercio mundial de bienes y mercancías, el sistema preferido por el narcotráfico para el contrabando de estupefacientes. Estados Unidos y México comercian al año mercancías por un valor cercano a los 600.000 millones de dólares, un enorme volumen en el que ilegalmente se cuelan toneladas de drogas. Pero para este año se prevé una caída en el tráfico comercial. Debido al encierro, la frontera entre ambos países está cerrada hasta el 22 de junio para viajes no esenciales, una medida impuesta desde el 30 de marzo. Todavía no hay cifras de exportaciones e importaciones de abril, pero se espera una fuerte caída ante un menor consumo provocado por la cuarentena a un lado y otro del Río Bravo, lo que se traduce en desaceleración industrial y reducción del tráfico comercial. La caída del volumen provoca que sea más fácil para las autoridades estadounidenses detectar los cargamentos que son sospechosos de tener drogas escondidas. Así, el número de incautaciones en la frontera subió un 12% en las dos semanas posteriores a las medidas de confinamiento, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE.UU. publicados por la oenegé Proyecto de Denuncia de la Corrupción y el Crimen Organizado (OCCRP, por sus siglas en inglés). A lo anterior habría que añadir un probable descenso en la demanda de drogas en Estados Unidos. Varias zonas del país están bajo medidas de distanciamiento social, lo que podría haber provocado que los consumidores enfrenten problemas para acudir a comprarlas. Menos consumo y menor volumen comercial, dos factores perjudiciales para el narcotráfico. La principal ruta de la cocaína a EE.UU. México es uno de los países más importantes del planeta para la producción y tráfico de drogas, mientras que Estados Unidos es el mayor consumidor de estupefacientes. A través de su porosa frontera de 3.200 kilómetros de longitud, cada año los vecinos intercambian millones de dólares de estupefacientes y armas ilegales. Por ejemplo, el 87% de la cocaína consumida en Estados Unidos llega a través de México, de acuerdo con un informe publicado por la Junta Internacional de Fiscalización y Estupefacientes de Naciones Unidas en 2016. En el mercado de la cocaína, los cárteles mexicanos actúan como distribuidores del producto que llega desde Colombia, Bolivia o Perú, los principales productores. También distribuyen en Estados Unidos drogas que importan de China y que están en auge, como las anfetaminas o el fentanilo. Aunque hay laboratorios en México, muchos de los insumos requeridos para cocinar estas drogas proceden de China, lo que dificulta su importación en tiempos en los que se espera un desplome del 27% en el comercio mundial durante el segundo trimestre del año, según la ONU. En producción de drogas, el país latinoamericano sí que alberga importantes cultivos de marihuana y amapola, planta utilizada para producir heroína. Estas plantaciones se ubican sobre todo en el Triángulo de Oro, una región que está a solo unos 300 kilómetros de la frontera con Estados Unidos. Covid-19, oportunidad de relaciones públicas A pesar del momento de incertidumbre que atraviesa el negocio, los cárteles mexicanos han aprovechado la crisis del Covid-19 para poner en marcha una campaña de relaciones públicas con la que tratan de mejorar su imagen entre la población. Muchas organizaciones criminales se han dedicado a repartir cajas de cartón repletas con víveres y productos básicos entre las personas más vulnerables. Cerca de la mitad de los mexicanos viven en pobreza y apenas han recibido apoyos de las instituciones públicas para sobrellevar las consecuencias de la emergencia sanitaria. Esta es la ventana de oportunidad que aprovechan los líderes del narcotráfico para ganar apoyo popular: lo que no hace el Estado, lo hacen los cárteles. En Guadalajara, por ejemplo, se repartieron 480 cajas con alimentos que llevaban estampada la cara de Joaquín «El Chapo» Guzmán. Las cajas con el rostro del delincuente fueron entregadas por empleados de «Chapo 701», marca de ropa propiedad de Alejandrina Guzmán, la hija de «El Chapo» con la que trata de ensalzar la figura de su padre. En Ciudad Victoria, Tamaulipas, supuestos miembros del Cártel del Golfo también entregaron víveres en cajas que llevaban escrito el mensaje «Cártel del Golfo en apoyo a CD. Victoria». Hasta el momento, el país norteamericano ha registrado 60.000 contagios y 6.500 muertos desde que confirmó su primer caso a finales de febrero. El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador extendió la semana pasada la emergencia sanitaria hasta el 30 de mayo, lo que supone la suspensión de las actividades económicas calificadas como no esenciales.
14-05-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. incluye a Cuba en la lista de países que no cooperan en materia de terrorismo
El Gobierno de Estados Unidos ha vuelto a incluir a Cuba en su lista de países que no cooperan plenamente con los esfuerzos contra el terrorismo, el paso previo para añadirla de nuevo en la lista de estados que promueven plenamente el terrorismo. El régimen castrista salió de esta lista en 2015, durante el proceso de deshielo y restitución de las relaciones diplomáticas con EE.UU. y por decisión de Barack Obama. El Departamento de Estado explica en una comunicación oficial que el regreso de Cuba a la lista se debe a que ha dado amparo a 10 miembros de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), y se ha negado a extraditarlos a Colombia para ser juzgados por un atentado con explosivos perpetrado en enero de 2019 en una escuela de cadetes de policía en Bogotá, que mató a 22 personas e hirió a más de 60. Según el Departamento de Estado de EE.UU., este «mantiene una firme alianza de seguridad con Colombia y comparte con ese país el importante objetivo antiterrorista de combatir a organizaciones como el ELN». Por eso, «la negativa de Cuba a trabajar de manera productiva con el gobierno colombiano demuestra que Cuba no está cooperando con el trabajo estadounidense en apoyo a los esfuerzos de Colombia orientados a lograr una paz justa y duradera», añade. Acusa también el Departamento de Estado a Cuba de haber acogido a varios prófugos de la Justicia norteamericana acusados de delitos de sangre en EE.UU. Es el caso, por ejemplo de Joanne Chesimard, que fue condenada por asesinar a un policía del estado de Nueva Jersey en 1973. El Gobierno cubano no sólo se niega a extraditarla, sino que le ofrece, según EE.UU., vivienda, libretas de racionamiento y atención médica. En este listado se encuentran también Irán, Siria, Corea del Norte y Venezuela. Sobre este último país, el departamento de Estado dice que el régimen de Nicolás Maduro «sigue creando un entorno idóneo para que los terroristas mantengan su presencia en la zona. Si bien Maduro no fue el presidente reconocido de Venezuela en este período, su control del país hizo que, en la práctica, no fuera posible la cooperación con EE.UU. en los esfuerzos contra el terrorismo». Entre los grupos terroristas que identifica EE.UU. en Venezuela se hallan el ELN y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que en 2012 firmaron un acuerdo de paz con el Gobierno colombiano. Recientemente el ministerio fiscal de EE.UU. acusó a Maduro y otros altos mandos del régimen venezolano y de las FARC de cargos por narcotráfico y terrorismo, y ofrece recompensas millonarias por pistas sobre su paradero. Esta lista de países que no cooperan con los esfuerzos contra el terrorismo se actualiza cada año. En la práctica, impide a quienes están en ella comprar armamento a empresas de EE.UU., algo que de todos modos ya tenia prohibido Cuba. En la otra lista, la de países que promueven activamente el terrorismo, que permite la aplicación de embargos y sanciones, se encuentran Irán, Corea del Norte, Sudán y Siria. Según dijo el senador republicano Marco Rubio, «las dictaduras de Cuba y Venezuela siguen desempeñando un rol desestabilizador. Como muestra este informe, el régimen ilegítimo de Maduro continúa acogiendo a terroristas como el ELN y los disidentes de las FARC dentro de sus fronteras. Estas organizaciones terroristas reconocidas por el Departamento de Estado enriquecen a la narco-dictadura de Maduro y amenazan a nuestros aliados regionales y a los intereses de seguridad nacional de EE.UU. en el hemisferio».
13-05-2020 | Fuente: abc.es
López Obrador militariza la seguridad pública de México hasta 2024 con un decreto presidencial
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, publicó un decreto presidencial el lunes que autoriza a que el Ejército actúe como policía durante los siguientes cuatro años, hasta 2024. Con esta medida, López Obrador da respaldo legal para que los militares patrullen las calles del país junto con otros cuerpos armados de carácter civil, algo que ya «de facto» ocurría desde que en 2006 el país mesoamericano inició la guerra contra el narcotráfico bajo el mandato de Felipe Calderón. En sus años en la oposición, López Obrador había sido muy crítico de la militarización de las tareas policiales por lo que en 2019, tras su llegada a la presidencia, aprobó una reforma legal para crear la Guardia Nacional, un cuerpo armado con difusos límites entre lo civil y lo militar. A pesar de establecer la Guardia Nacional, el año pasado cerró como el más sangriento al contabilizar un total de 34.582 homicidios, cifra que pone en entredicho la estrategia de seguridad de López Obrador. La medida presidencial detalla que el Ejército realizará «tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria a la Guardia Nacional». Es esa cita del texto ?publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), equivalente al BOE en España? la que preocupa a los partidos de oposición y a los activistas por los Derechos Humanos, debido a la laxitud que podría conllevar el decidir cuándo una situación es «extraordinaria». Tampoco queda claramente definido quién será el órgano que supervise la actuación del Ejército. «El acuerdo publicado este lunes en el DOF, formaliza la participación de la Fuerza Armada permanente en materia de seguridad públic a», dijo la Secretaria (Ministerio) de Seguridad Pública en un comunicado. «A diferencia de lo que ocurrió en administraciones pasadas, el acuerdo regula la participación de las Fuerzas Armadas», continúa el comunicado. La publicación de esta medida se produce en medio de la crisis sanitaria por el nuevo coronavirus. México ha registrado oficialmente casi 38.324 contagiados y 3.926 fallecidos por la enfermedad. El primer caso fue identificado el 27 de febrero y, desde entonces, el Covid-19 no ha parado de avanzar en un país donde padecen diabetes una de cada diez personas. El gobierno declaró una emergencia sanitaria hasta el 30 de mayo. Sin embargo, López Obrador ha desvelado un plan para reabrir las actividades económicas y sociales en el país. Bajo este plan, que consta de tres fases, primero se permitirá que 269 municipios, que no tienen contagios, reinicien actividades a partir del 18 de mayo.
12-05-2020 | Fuente: abc.es
Arrestan a 91 mafiosos por extorsionar a empresarios italianos debilitados por la pandemia
La Guardia de Finanza (Policía financiera italiana) ha arrestado a 91 miembros de Cosa Nostra, la mafia siciliana, que habían trasladado sus tentáculos hasta el norte del país para aprovecharse de las empresas en dificultad debido a la crisis por la emergencia de la pandemia de coronavirus, informó hoy en un comunicado. Se trata de integrantes de dos clanes históricos de Palermo, los Acquasanta y los Arenella, explicó la fuente y añadió que también se confiscaron bienes por un valor de 15 millones de euros. Los arrestos se han producido en las regiones de Sicilia, Lombardía, Piamonte, Liguria, Véneto, Emilia Romaña, Toscana, Las Marcas y Campania y participaron 500 agentes de la Guardia de Finanzas. A los arrestados se les imputa asociación mafiosa, extorsión, registro ficticio de activos, recepción de bienes robados, lavado de dinero, tráfico de drogas, fraude deportivo y estafa. Contexto favorable El juez de instrucción que ordenó los arrestos habla de «un contexto muy favorable para la reactivación de los planes de la asociación criminal en el territorio de origen y en otros lugares». Explica que «la condición actual de extrema necesidad, incluso de necesidad de alimentos para muchas personas sin empleo estable o con un trabajo en la economía sumergida, puede favorecer el reclutamiento de nuevos seguidores». El juez explica que «el bloqueo de las actividades de muchos establecimientos comerciales o de pequeñas y medianas empresas ha provocado una crisis de liquidez que es difícil de revertir para muchas empresas de producción y por ello se pueden producir acciones típicas de la organización criminal, como la usura, el lavado de dinero, el registro ficticio de bienes, que probablemente evolucionen hacia formas de extorsión o incluso la compra de las empresas al propietario». En Milán Según la investigación, los integrantes del clan Acquasanta se habían trasladado desde hace tiempo a Milán, donde se dedican al lavado dinero que origina la extorsión, el narcotráfico o el control del juego. Las investigaciones también revelaron el papel principal en estas actividades criminales del jefe mafioso Gaetano Fontana, que salió de la cárcel en 2017 después de cumplir su condena desde 2012, sujeto a la obligación de permanecer en Milán, y por el momento han sido arrestados dos de sus hermanos Giovanni y Angelo. También fue puesto en arresto domiciliario un participante en una de las ediciones del programa «Gran Hermano», Daniele Santoianni, bajo la acusación de ser un testaferro al haber sido nombrado representante legal de Mok Caffè Srl, una empresa que comerciaba con café y que pertenecía a las familias mafiosas.
12-05-2020 | Fuente: abc.es
La pandemia, una oportunidad para la mafia en Italia: 91 detenidos por extorsionar a empresarios en apuros
La Guardia di Finanzas, la policía financiera, con la coordinación de la servicios de la antimafia de Palermo, ha arrestado esta madrugada a 91 miembros de Cosa Nostra, la mafia siciliana, con la acusación de asociación mafiosa, extorsión, registro ficticio de activos, lavado de dinero, tráfico de drogas, fraude deportivo y estafa. En la espectacular operación policial, han intervenido 500 miembros de la Guardia de Finanzas, con medios aéreos y perros adiestrados para la búsqueda de armas, droga y dinero. Se ha detenido a miembros de históricas familias mafiosas palermitanas, como la Ferrante y Fontana. Los arrestos no solo se han llevado a cabo en Sicilia, sino también en Lombardía, Piamonte, Liguria, Véneto, Emilia-Romaña, Toscana, Marcas y Campania. En esas regiones del norte, en especial Cosa Nostra y la ?Ndrangheta, son cada día más activas. Las numerosas detenciones y procesos de los últimos años contra la mafia siciliana no han logrado parar sus acciones criminales. Siguen, además, reclutando a miembros no fichados por la Policía. Algunos de ellos, miembros del clan de los Fontana, se habían transferido a Lombardía para gestionar el negocio de la venta de café mediante una red de personas sin ficha policial. Es el caso de Daniele Santonianni, que participó en la décima edición del programa de televisión Gran Hermano. Fue detenido en esta operación y se encuentra bajo arresto domiciliario, acusado de ser una figura decorativa que servía para encubrir miembros mafiosos. Santoianni había sido nombrado representante legal de Mok Caffè S.r.l., una empresa que comerciaba con café, estando detrás Cosa Nostra. Situación alarmante La investigación de la magistratura palermitana ha revelado los intereses de los clanes mafiosos en numerosas actividades: en las subastas de obras y contratos por el trabajo realizado en los astilleros de Palermo, así como en las actividades del mercado de frutas y verduras, en la gestión de apuestas en Internet y en máquinas tragaperras, además de su antigua actividad en el narcotráfico y las carreras de caballos. Las manos de los jefes mafiosos controlaban totalmente diversos hipódromos. Se les ha secuestrado 12 caballos. En la operación se han incautado activos por valor de unos 15 millones de euros. Muy larga es la lista de las actividades comerciales y empresas sometidas al chantaje. En estos tiempos del coronavirus, es una gran ocasión de la mafia para prestar dinero ante las dificultades económicas de muchas empresas que están al borde de la quiebra por falta de liquidez. El magistrado que ha ordenado las detenciones, Piergiorgio Morosini, describe una situación alarmante: «Las medidas de distanciamiento social y la cuarentena en todo el territorio nacional, impuestas por las medidas gubernamentales para contener la epidemia, han llevado a la interrupción total de muchas actividades productivas. Sin embargo, la condición actual de extrema necesidad, incluso de alimentos para muchas personas sin empleo estable, o con un trabajo en la economía sumergida, puede favorecer formas de ayuda mafiosa para el reclutamiento de nuevos seguidores». El magistrado explica que la mafia presta dinero con el objetivo último de hacerse con la propiedad de las empresas: «El bloqueo (por el coronavirus) de las actividades de muchos establecimientos comerciales o pequeñas y medianas empresas ?escribe el magistrado Morosini- ha causado una crisis de liquidez que es difícil de superar para muchas empresas, siendo campo abonado para la actividad criminal con la usura y ocasión para que la mafia terminen haciéndose con la propiedad de esas empresas sometidas luego a chantaje».
09-05-2020 | Fuente: abc.es
Así fue la misión más chapucera para derrocar a Maduro
Al filo de las tres de la madrugada del domingo 3 de mayo, una barca blanca a motor sin apenas gasolina se acercaba a la costa venezolana al norte de Caracas. A bordo iba una decena de hombres había recorrido unas 300 millas náuticas desde Colombia en una misión insólita: llegar hasta Caracas, la capital, y llevarse preso a Nicolás Maduro. Mareados tras más de una jornada de travesía, los ocupantes apenas podían divisar la línea de mar. Según se acercaban a las escolleras de la localidad de Macuto, con sus altos edificios, los invasores divisaron claramente a soldados y policías que les esperaban y que pronto abrieron fuego. Murieron ocho tripulantes, y dos fueron detenidos con fusiles de asalto y munición. Mientras coordinaba un segundo desembarco desde Florida, el cerebro tras esta chapucera misión, el soldado retirado Jordan Goudreau dijo horas después a ABC: «Tenemos decenas de hombres sobre el terreno, venezolanos y estadounidenses. Se reagruparán y después procederán a derrocar al régimen. Esta operación durará lo que tenga durar». Por aquel entonces, otra barcaza a motor buscaba dónde tomar tierra, y unas horas después, ya en la mañana del lunes 4 de mayo, se acercó a la playa de la localidad de Chuao, al oeste de Caracas. De nuevo, las fuerzas armadas del régimen les esperaban, esta vez acompañadas de lugareños armados que grabaron la llegada con sus móviles. Ocho tripulantes fueron detenidos, entre ellos dos estadounidenses, ambos veteranos de guerra, Luke Denman y Airan Berry. En aquellas 48 horas de torpe misión para derrocar a Maduro, que en comparación deja el desembarco en la bahía de Cochinos como toda una gesta de pericia bélica, el soldado Goudreau dijo ser parte central de toda una trama con millones de por medio en la que trató de implicar a destacadas figuras de la oposición venezolana, a generales chavistas presos por narcotráfico y hasta al inquilino de la Casa Blanca. Este diario ha revisado documentos y grabaciones facilitados por Goudreau y varios de sus interlocutores, ha entrevistado a diversos implicados en la gestación de este plan, y esta es la sucesión de hechos que ha hallado. Según reveló el propio Goudreau a ABC, y este diario puedo comprobar por medio de fotografías del evento, él fue contratado para prestar servicios de seguridad en el concierto caritativo que el magnate Richard Branson organizó en la localidad fronteriza de Cúcuta el 22 de febrero de 2019. Allí Goudreau trabó contacto con varios opositores venezolanos que le hablaron de la posibilidad de conectarle con el gobierno de transición reconocido por EE.UU. y encabezado por Juan Guaidó. En agosto, el gobierno interino, opositor al chavismo, había designado a dos venezolanos en el exilio, JJ Rendón y Sergio Vergara, como miembros de una comisión de estrategia y crisis para «evaluar diferentes escenarios y posibles planes para la liberación y reconstrucción de Venezuela». Según mantienen ambas personas, evaluaron diferentes ofertas, y una de ellas fue la de Goudreau, nacido canadiense, nacionalizado estadounidense y condecorado por servir en Irak y Afganistán. Tras un contacto inicial con el opositor Lester Toledo, en septiembre Goudreau presentó los servicios de una empresa de mercenarios que formó en 2018, Silvercorp, a Rendón, Vergara y otros opositores venezolanos. Estos bautizan su oferta como «Plan C» según mensajes de WhatsApp que ha visto ABC. Goudreau después redactó varios acuerdos entre él mismo y el presidente encargado de Venezuela, Guaidó, a los que ha tenido acceso este diario. En un contrato de 41 páginas, Goudreau se compromete a «planificar y ejecutar una operación para capturar/detener/quitar a Nicolás Maduro (en adelante «Objetivo Prioritario»), quitar el actual régimen, e instalar al presidente reconocido de Venezuela, Juan Guaidó». En un Acuerdo de Servicios Generales anexo, Goudreau establece el precio: 212 millones de dólares (193 millones de euros) por una operación que durará 492 días. El adelanto a pagar será de 1,5 millones. El 16 de octubre de 2019 se reúnen Goudreau, Vergara y Rendón en Washington, y Guaidó se conecta por teléfono. El mercenario graba un vídeo que ha facilitado a ABC. Alguien con una voz muy similar a la del presidente encargado admite que «tiene algunas dudas», pero aun así dice: «voy a firmar». Vergara dice en esa grabación: «él ha firmado en todas las páginas». El mercenario ha facilitado a este diario hojas con firmas que se suponen que pertenecen a Guaidó, Vergara, Rendón y otros. Consultados por este diario, uno de los venezolanos que estuvo presente en esa reunión y un estrecho colaborador de Guaidó en Caracas alegan que Guaidó no firmó. El propio presidente encargado ha negado ser parte de este plan en un discurso dado el viernes por la noche. Según dijo el gobierno interino en una comunicación oficial este viernes, finalmente «la propuesta no fue avalada por el presidente Guaidó». Lo cierto es que las negociaciones con Goudreau y Silvercorp quedaron completamente truncadas en noviembre de 2019, cuando Goudreau chantajeó a sus interlocutores venezol anos por medio de mensajes de texto en los que amenazaba con «destruirles la reputación» si no procedían al pago de 1,5 millones de dólares necesario para poner en marcha la operación. «Eres un multimillonario, debería avergonzarte no ayudar a tu país», le dijo Goudreau a Rendón, que acabó pagándole 50.000 dólares, según argumenta hoy, por cubrir gastos y quitárselo de encima. Según dice Goudreau a ABC, «he invertido ocho meses en esta operación, firmamos un contrato, esperaba un pago que no llegó y lo que he hecho es financiar toda esta misión de mi bolsillo, algo que no es justo». Por aquel entonces, Goudreau tenía en la parte colombiana de la península de la Guajira a un centenar de hombres en tres campamentos, dice hoy que uno de ellos dentro de un cementerio. En su inmensa mayoría eran venezolanos, pero había algunos estadounidenses. La idea era armar en marzo una misión rápida a la costa de Venezuela, recorrer unos 35 kilómetros en coche hasta la capital y llevarse a Maduro a EE.UU. Sin embargo, la pandemia de coronavirus aplazó la misión seis semanas. Sin alimentos ni medicinas, los hombres de Goudreau se impacientaron. Alguno habló más de la cuenta, y el régimen se enteró de su existencia. Diosdado Cabello, ?número dos? del chavismo habló de Goudreau y sus aliados en un programa televisado el 28 de marzo. Lo cierto es que, enfrentado al régimen, Goudreau se había acercado a otros desafectos del chavismo con menos predicamento en EE.UU. Según admite a este diario el propio mercenario, el año pasado conoció al general Claver Alcalá, quien le puso en contacto con otros militares opuestos a Maduro. «Mis socios y yo amasamos dinero de ciudadanos venezolanos para poder financiar la operación», dice el mercenario. Sin embargo, en marzo sus planes se desmoronaron. El día 25 la policía colombiana se incauta de una camioneta cargada con 26 fusiles de asalto AR-15 y accesorios de uso militar que se dirigía a La Guajira, donde estaban los hombres de Goudreau. Al día siguiente Trump anuncia en la Casa Blanca cargos contra Maduro y varios de sus colaboradores por narcotráfico. Uno de los imputados es el general Alcalá, por quien EE.UU. ofrece una recompensa de 10 millones de dólares. El 27, Alcalá se entrega a las autoridades de EE.UU. Detenido su principal aliado, a Goudreau no le queda más que volver a presionar a sus antiguos aliados, y la firma de abogados VolkLaw manda a Guaidó, Rendón y Vergara un apremio en tono amenazante en el que les reclama 1,5 millones. Según el gobierno interino de Venezuela, esa misiva es prueba de que el mercenario le somete a un chantaje. Según dice el equipo de Guaidó en su comunicación del viernes, este cree que «la operación fue deliberadamente infiltrada desde la dictadura de Maduro para propiciar un falso positivo, emboscar y masacrar a militares descontentos». Desde su punto de vista, sólo eso explica que una veintena de hombres en dos destartaladas lanchas se atrevieran a acercarse a la costa venezolana con la peregrina misión de llevarse a Maduro esposado. Tras la desastrosa llegada de la primera barcaza, con ocho muertos ya en su haber, entre ellos el capitán Robert Colina, alias Pantera, Goudreau decidió difundir un vídeo en redes sociales en el que, posando junto al capitán de la Guardia Nacional venezolana Javier Nieto Quintero, se atribuía las incursiones como parte de la «Operación Gedeón cuyo objetivo número uno es la captura de la organización criminal que desafortunadamente dirige los designios de la nación». Según él lo cuenta, el mercenario Goudreau ha protegido al presidente de EE.UU. Unas fotos tomadas en Carolina del Norte en octubre de 2018 son prueba de que fue agente de seguridad en un mitin de Donald Trump, pero poco más. Pero según sus interlocutores en la oposición venezolana, Goudreau se vendió como alguien con línea directa con la Casa Blanca, capaz de lograr, en un futuro, el respaldo del propio presidente. De hecho el miércoles, la televisión estatal venezolana mostró un vídeo con la confesión de uno de los dos estadounidenses detenidos, Luke Denman, en el que responde a la pregunta de quién ordenó esta operación con un nombre propio: «Donald Trump». Este, sin, embargo, respondió el viernes a esas acusaciones con una advertencia al régimen de Maduro. «Si yo quisiera ir a Venezuela, no lo haría en secreto. Entraría y ellos no podrían resistirse. Se darían la vuelta. No enviaría un pequeño grupo. No, no, no. Sería un ejército. Sería una invasión?, afirmó el presidente en Fox News. Su Consejo de Seguridad Nacional ha advertido además al chavismo en contra represaliar a Guaidó u otros opositores.
08-05-2020 | Fuente: abc.es
La resistencia al cambio y a la plena subordinación a la autoridad civil del Ejército de Colombia
Jairo Libreros, especialista en temas de seguridad nacional y catedrático, habla para ABC sobre lo que realmente subyace en el escándalo de las escuchas de Colombia, que en realidad evidencian la realidad de un Ejército que no ha evolucionado con el país y se debate entre una visión moderna de seguridad nacional y la cuestionada doctrina de seguridad que hace décadas dejaron atrás los países latinoamericanos pero que muchos en Colombia pretenden mantener para sostener privilegios y una mirada muy limitada de los colombianos de hoy. Visto con perspectiva, los militares de rango alto que han sido cuestionados por escuchas ilegales y crímenes como los «falsos positivos», corresponden a una misma generación que pareciera rechazar el proceso de paz con las Farc y la modernización de las fuerzas armadas. ¿Hay una generación reacia al cambio? No podemos olvidar que las generaciones en un estamento castrense tienen una duración de 30 años. Estos fenómenos muestran que los que no estuvieron dispuestos a apoyar la paz con las FARC fueron formados bajo la doctrina de seguridad nacional, que no se acabó con la Constitución de 1991, mientras casi todos los países de Latinoamérica la dejaron entre las décadas de los 80 y 90. A Colombia le cuesta más tiempo, a pesar de no tener dictaduras en esos años. Cambiar el chip en el mundo de la seguridad es lo más difícil, implica reacomodar roles y comportamientos. Hasta hace muy pocos años los recién graduados de la Escuela de Cadetes no salían pensando, como otros jóvenes de escuelas militares del mundo, en asuntos propios de la seguridad del país, sino en ser troperos y batallar en las zonas más complicadas de Colombia. Esas dos miradas marcan una diferencia. Que altos mandos le apostaran a la paz generó una fractura: muchos de sus pares o de los que venían atrás los miran hoy como traidores, aunque muchos otros los ven como héroes. El uribismo ?se refiere a la línea política que sigue al expresidente Álvaro Uribe Vélez, fundador del partido de gobierno Centro Democrático- de una manera hábil, pero criminal, profundizó la herida y empezó a decantarla llevando a los generales no alineados con la paz al primer plano del poder bajo el presupuesto de que la guerra volvería con las disidencias, el narcotráfico con control territorial y la guerrilla del ELN. Así, mantienen la doctrina del enemigo interno, pues sin ella saben que pierden privilegios, primas de orden público, dinero, capacidad para influir. Y algún sector de los militares colombianos ven con preocupación que, con una política de seguridad nacional moderna, los manden para los cuarteles y reduzcan los recursos fiscales para modernizar la tropa y el armamento. ¿Estos altos mandos del Ejército son ruedas sueltas o tienen unos lineamientos y acciones bastante más coordinadas de lo pensado? La capacidad política de la Presidencia de poner o retirar los mandos militares es clave. Hay sectores políticos del Centro Democrático, de la famosa ala radical, que prefieren las posiciones guerreristas que representan sus ideales y que les permiten responder a unas bases que les son leales contra viento y marea. La variable de la doctrina militar es política y los cambios se hacen por elección del presidente, como los hizo en su momento el expresidente Santos y puso a militares que le caminaran a la paz. Así que alguien políticamente cercano a la Presidencia tiene ese manejo de la doctrina. Seguramente hay rudas sueltas, pero una cosa es serlo y otra que la persona termine negociando su lealtad a la democracia y a la sociedad civil. Quien dio la orden de las escuchas tiene ascendencia política y sobre el estamento militar. Hay sectores externos que manejan la fuerza pública, eso no hay que dudarlo. Hay actores de derecha fuertes con capacidad de influir, con respaldo político real, con capacidad de graduar a periodistas, abogados y políticos de enemigos de la democracia. Este no es el primer escándalo del Ejército. ¿En esta oportunidad la Fiscalía le hará el quite, nuevamente, a investigaciones profundas y acciones contra los responsables? Todas las investigaciones se quedan en la Fiscalía, no hay un apoyo decidido por parte del Ministerio de Defensa. Hay frases que son lavadas de manos, como decir que la Fiscalía debe investigar cuando los insumos probatorios están en los archivos de la inteligencia militar. No le colaboran a la Fiscalía y si separan del servicio a las personas, no va a suceder nada. La solidaridad de cuerpo es difícil de vencer por la justicia. Por eso el tema es político, no militar. Hoy hay militares que representan la vieja guardia, y queda la pregunta por cómo están siendo formadas y entrenadas las nuevas generaciones de militares. Hay que cambiar las misiones, pensar en un ejército que esté garantizando la integralidad del territorio en vez de enfrentar grupos de narcos o terroristas; un ejército dedicado a su misión real, que es la de proteger las fronteras del país. Deberíamos estar en una etapa de transición militar, donde los rangos de Mayor en adelante, hacia arriba, conforman esa vieja generación. Los mayores de hoy son personas con una formación mucho más sólida, con visiones diferentes, conscientes por su formación e intercambio con otros ejércitos del mundo, en parte debido a la modernización que trajo el Plan Colombia a principios del siglo y por eso tienen otra mirada. Los generales eran los Mayores y Capitanes de entonces, del año 2002, formados en doctrina de seguridad nacional. ¿Al Ejército le importa este cuestionamiento y que no pueda decir más la frase manida de que se trata de unas pocas manzanas podridas y esto demande una revisión profunda por parte de la sociedad y los actores políticos nacionales? Sí le importa mucho porque se saben objeto de escrutinio público, son conscientes del desprestigio que corren, cosa que afecta su carrera, su estabilidad personal y familiar. La decisión es tan patente que hoy circulan videos retardatarios, donde descalifican a muchas personas y mantienen la fractura. Este no es el primer escándalo y seguramente vendrán más, varios por temas de corrupción, como también han sonado en estos días, Podríamos decir que en los últimos 15 años se repiten de manera consistente y nada pasa. Aproximadamente cada año hay un escándalo, lo que demuestra la resistencia al cambio y, lo que es más significativo, que no se acepta en toda su extensión la subordinación militar a la autoridad civil.
07-05-2020 | Fuente: abc.es
Un asesor de Guaidó admite que pagó por un ataque «exploratorio» para capturar a miembros del régimen
El estratega político venezolano Juan José Rendón, responsable del Comité de Estrategia del opositor Juan Guaidó, admitió este miércoles haber firmado un contrato con un representante de la contratista militar Silvercorp, Jordan Goudreau, al que pagó 50.000 dólares, para que llevara a cabo un ataque que terminara con la detención de varios funcionarios del Gobierno. «Era una exploración para ver la posibilidad de capturar y entregar a la justicia a miembros del régimen (de Nicolás Maduro) con 'indictments' (acusaciones), orden de captura, etcétera«, reconoció Rendón en una entrevista con la CNN en español en la que sostuvo que Guaidó no firmó el acuerdo y que Goudreau finalmente no recibió «luz verde» para la operación. J.J. Rendón, como es conocido, aseguró que se trataba «de un acuerdo preliminar que no llego a hacerse efectivo». Una versión acorde con la de los detenidos Entre el domingo y el lunes, las autoridades venezolanas interceptaron dos intentos de intervención marítima en los estados de Aragua y La Guaira, cercanos a Caracas, en los que murieron ocho personas y fueron detenidas otras 18. Entre los arrestados se encuentran dos ciudadanos estadounidenses, Airan Berry y Luke Denman, ambos exmilitares y que contaban con una identificación de Silvercorp, según las pruebas difundidas por el gobierno venezolano. Denman aseguró que tenía órdenes de tomar el control del aeropuerto cercano a Caracas, para enviar a Maduro a EE.UU., donde es buscado por varios delitos relacionados con el narcotráfico. En un interrogatorio cuyo vídeo fue difundido por el presidente venezolano, Denman explicó que su parte del plan, calificado por el Gobierno venezolano como una invasión frustrada, consistía en establecer una «propia seguridad», comunicarse con las torres del aeropuerto que sirve a Caracas y «hacer entrar los aviones». «Uno (de esos aviones) era para tomar a Maduro y llevarlo hasta EE.UU.», añadió. En su entrevista con la CNN en español, J.J. Rendón explicó que hasta el momento solo se han mostrado siete de las ocho páginas del acuerdo firmado, que tenía «42 páginas de anexo». En ellas se explicaba «el propósito exploratorio de ese acuerdo que no llegó a ser ejecutado, perfeccionado. Entiéndase, no se avanzó en ninguno de los preámbulos para que se hiciera efectivo», abundó el estratega, que ha desarrollado buena parte de su carrera política en Colombia. Según su versión, tenían «el encargo de analizar todos los escenarios posibles para el cese de la usurpación» que consideran que Maduro hace de la Presidencia venezolana. Por eso, abordaron el tema con Goudreau pero no «era una cosa pública, no era para estar hablando en medios, se mantiene con discreción». Es en ese contexto en el que se produjeron «muchas reuniones que se hicieron en esa época para determinar la factibilidad en todos los aspectos: jurídico, militar, económico, financiero, internacional, diplomático, de una eventual acción de captura de personas con 'indictments'», apostilló J.J. Rendón. Respuesta al no controlar una fuerza policial «El gobierno legítimo del presidente Guaidó no controla una fuerza policial en el país, con lo cual se analizaron todos los escenarios, alianzas con otros países, acciones propias, de gente de adentro que desconozca (a Maduro) y se pliegue a la Constitución, el uso de eventuales actores que estaban afuera (o) de militares retirados», comentó. Y subrayó: «Como bien dijo el presidente (Guaidó) estamos analizando cosas por encima de la mesa y por debajo de la mesa». Sin embargo, aseguró que, pese a la firma del contrato y el pago, posteriormente le notificaron a Goudreau que «se cancelaba» el contrato pero entiende que el contratista asumió «que estaba vigente» y trata de ampararse «en esta operación suicida».
06-05-2020 | Fuente: abc.es
Los bulos del Kremlin sobre una inminente guerra por Venezuela
En el universo paralelo de la desinformación en español financiada directamente por el Kremlin, hay una guerra en ciernes en el Caribe. Una serie de diarios digitales creados por Moscú han publicado informaciones dudosas como que «Rusia está lista para romper el bloqueo de Venezuela con sus buques de guerra» o que «las tropas rusas capturaron a mercenarios estadounidenses» en un frustrado intento de invasión ocurrido el domingo. Esas afirmaciones, poco creíbles, llegan después del éxito de la campaña de máxima presión de la Casa Blanca para cortar el suministro de petróleo venezolano a la empresa pública rusa Rosneft y después del despliegue en el Caribe de buques de guerra estadounidenses contra el narcotráfico procedente de Venezuela. Tras una llamada el mes pasado entre Nicolás Maduro y el presidente ruso, Vladímir Putin, el sitio web Avia.pro, que según el ?think tank? The Atlantic Council recibe dinero del Kremlin, publicó una nota en la que alertaba de toda una campaña militar defensiva rusa frente a las cosas de Venezuela en caso de que EE.UU. procediera a un bloqueo naval. Dice la nota: «Como se desprende de datos proporcionados por las autoridades venezolanas, Rusia está dispuesta a proporcionar a la República Bolivariana apoyo y asistencia necesarios si EE.UU. quiere organizar un bloqueo marítimo de este país. Dada la lejanía de Rusia desde Venezuela, los expertos no excluyen que Moscú pueda enviar su flota a la región, además, estamos hablando no solo de buques de guerra, sino también de submarinos». Bloqueo naval En la Casa Blanca se estudia desde hace tiempo la posibilidad de someter a Venezuela a un bloqueo naval completo para aislar al régimen después de varias rondas de sanciones y un embargo casi integral al crudo de ese país. Así lo dijo a principios de año un alto funcionario de la Administración estadounidense a ABC. Después, el propio Donald Trump anunció un despliegue militar sin precedentes en el Caribe, cuyo objeto es cortar el suministro de droga hacia EE.UU. por medio de Centroamérica y México. Ese dispositivo militar sigue en pie, y recientemente ha sido reforzado. Aislado, el régimen de Maduro ha estrechado sus lazos con Irán, otro socio preferente de Rusia. Y aunque Rusia tuvo que abandonar el negocio del crudo venezolano tras ser sancionada dos veces por ello por parte de EE.UU., el Kremlin ha decidido intensificar su campaña de desinformación en apoyo de Maduro. Desde el año pasado, Moscú ha enviado a decenas de uniformados y técnicos a Caracas, que han tenido un discreto papel en el mantenimiento y recalibración de un sistema de misiles de fabricación rusa, que el chavismo había dejado inservible. Desde entonces, poco más se había sabido del apoyo militar de Putin a Maduro, hasta que los medios de desinformación del Kremlin publicaron esa semana que el intento de invasión de un puñado de mercenarios, el domingo, fue frustrado en parte por soldados rusos. «El ejército estadounidense, que trató de organizar una toma del poder en Venezuela, podría ser capturado con la participación directa en la operación especial del ejército ruso» dice, de nuevo, el portal Avia, en una nota con miles de interacciones en redes sociales, como otras publicadas por ese medio.
04-05-2020 | Fuente: abc.es
Un mercenario de EE.UU. estuvo implicado en una fallida incursión en Venezuela el domingo
Un mercenario norteamericano que actuaba por cuenta propia estuvo implicado en una incursión marítima en Venezuela el pasado domingo, en la que murieron al menos ocho personas y otras fueron detenidas acusadas de invadir suelo venezolano desde Colombia. El régimen de Nicolás Maduro acusó al gobierno de EE.UU. de instigar una invasión. El mercenario se llama Jordan Goudreau, tiene 43 años y nació en Canadá. Se retiró del Cuerpo de Infantería de EE.UU. en 2016 tras haber servido como ?boina verde? en la unidad de operaciones especiales. Tres veces recibió la Estrella de Bronce por heroísmo en Irak y Afganistán. Su marcha del ejército estuvo ensombrecida por una investigación, iniciada en 2013, por supuesta estafa de unos 62.000 dólares. No se presentaron cargos. Diosdado Cabello, líder del partido socialista venezolano, denunció el domingo en televisión que la incursión es «un plan orquestado por EE.UU.». «Usaremos la fuerza donde sea necesario para preservar el orden interno. Y quienes así lo asuman de atacar la institucionalidad de Venezuela tendrán que asumir también las consecuencias», dijo. En 2018 Goudreau creó la empresa de mercenarios Silvercorp USA, cuya misión define en su página web de la siguiente forma: «Ofrecemos a gobiernos y empresas soluciones realistas y oportunas para problemas poco comunes». Se trata de una de tantas empresas de seguridad que si actúan en el extranjero lo hacen a título particular y previo pago. Sí dice Silvercorp USA en su página web que en el pasado ha «encabezado equipos de seguridad internacional» para el presidente de EE.UU. Dado que la empresa tiene apenas dos años, ese presidente sólo puede haber sido Donald Trump, pero no hay en los registros públicos contrato alguno firmado por la Casa Blanca con ese empresa cuya sede social está en Florida. Pronunciamiento de 2019 La agencia Associated Press publicó el sábado una investigación en la que afirma que tras el fracaso del pronunciamiento del 30 de abril de 2019, el mercenario Goudreau se coordinó con varios desertores venezolanos para intentar una incursión. El plan, siempre seguía Ap, era que unos 300 voluntarios fuertemente armados entraran en Venezuela por la costa para atacar las bases militares del país y provocar un revuelta popular para expulsar a Maduro. El coste estimado de la operación, según Goudreau, sería de 1,5 millones de dólares (1,37 millones de euros), y la financiarían millonarios venezolanos en el exilio y estadounidenses a los que la agencia no identifica. Ese plan, según Ap, lo supervisaba el general Clíver Alcalá, que en marzo fue imputado por la Fiscalía estadounidense por pertenencia a una red de narcotráfico. Alcalá se entregó a la Policía en Colombia y está ya en EE.UU. a espera de juicio. La diplomacia norteamericana ofrecía 10 millones de dólares por pistas que permitieran su captura. El gobierno norteamericano niega cualquier implicación en ningún plan de desembarco en Venezuela. La Casa Blanca sí apoyó el 30 de abril de 2019 un pronunciamiento en el que en un principio estuvieron implicados el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, y otros jerarcas del régimen, que al final se echaron atrás. En un vídeo difundido por redes sociales el domingo, el mercenario Goudreau aparece junto al capitán de la Guardia Nacional venezolana Javier Nieto Quintero, y ambos se atribuyen la incursión del domingo, parte de lo que llaman «Operación Gedeón cuyo objetivo número uno es la captura de la organización criminal que desafortunadamente dirige los designios de la nación». Según dice Goudreau en inglés: «Hubo una incursión que se inició en la frontera con Colombia y que llegó al corazón de Caracas. Nuestros hombres continúan combatiendo sobre el terreno ahora misma. Nuestras unidades han sido activadas en el sur, este y oeste de Venezuela». Goudreau comenzó a interesarse por la crisis en Venezuela tras trabajar en la seguridad de los conciertos benéficos que tuvieron lugar en la frontera de Colombia en febrero de 2019. Allí conoció a muchos de los exiliados con los que pactaría después su malograda incursión.