Infortelecom

Noticias de mineria

31-08-2019 | Fuente: abc.es
Los disidentes de las FARC cuentan con las armas que escondieron en Venezuela
Los excabecillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que esta semana anunciaron que volvían a las armas ?Iván Márquez, que era el número dos de la organización, y también los exdirigentes Jesús Santrich, Óscar Montero y Edison Romaña? podrán contar para su actividad delictiva con los alijos de armamento que el grupo narcoterrorista escondió en Venezuela, con la aquiescencia del régimen de Nicolás Maduro, antes de la firma del acuerdo de paz. El presidente de Colombia, Iván Duque, ha denunciado que esos dirigentes tienen el apoyo de Maduro y sugiere que se encuentran en territorio venezolano, donde habrían grabado el vídeo que difundieron. El Gobierno colombiano los califica de «grupo armado organizado residual» y ha prometido combatirlos con todas sus fuerzas. La ONU, que supervisó el proceso de desarme de las FARC, atestiguó en septiembre de 2017 la entrega de 8.994 armas, cuando pocos meses antes el Gobierno de Colombia calculaba que la guerrilla disponía de 14.000. Fuentes en contacto con el Ejército colombiano aseguraron entonces que parte del arsenal no entregado se había escondido en zulos o caletas en Venezuela, país con el que Colombia comparte una larga frontera, cuya lado venezolano fue un «santuario» para las FARC desde la presidencia de Hugo Chávez. ABC ya advirtió en su día que el cierre fronterizo que Maduro prolongó durante casi un año hasta agosto de 2016 tenía como fin reducir la actividad en la zona, de forma que requiriera menos control policial y militar, y así dejar mayor libertad a las FARC para esconder sus armas. Hasta que eso ocurriera las FARC no iban a cerrar las negociaciones de paz en La Habana; y así sucedió: Maduro reabrió la frontera y pocos días después las FARC daban finalmente por alcanzado el acuerdo de paz. No está claro si esos antiguos dirigentes de las FARC que ahora han dado la espalda al proceso de paz y han roto con el grueso de la organización ?su líder, Timochenko, y la casi totalidad de los 6.800 guerrilleros que se desmovilizaron, siguen ajustados a la legalidad? lograrán sumar a otros disidentes. Nuevos reclutamientos En el momento de la firma de paz, unos 500 combatientes prefirieron seguir alzados en armas, manteniendo las actividades ilícitas que venían desarrollando, como el narcotráfico, despojados ya de cualquier retórica revolucionaria. Con el tiempo, otros disidentes y nuevos reclutamientos han elevado esa cifra a unas 2.000 personas, de acuerdo con las autoridades colombianas. Se trata de grupos autónomos, conocidos como «mafia ex-FARC», que no tienen por qué converger entre ellos o con el grupo de Iván Márquez. No obstante, al parecer uno de los cabecillas de temprana disidencia, Gentil Duarte, de supuesta presencia en Venezuela, les habría ayudado en la logística. Las Fuerzas Armadas colombianas estiman que en estos momentos hay unos 600 disidentes de las FARC en territorio venezolano. Es previsible, en cualquier caso, que haya confluencia entre el grupo de Márquez y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la única guerrilla colombiana en armas tras la desmovilización de las FARC. El propio Márquez así lo ha indicado y eso cuadraría con el interés de Maduro de contar con una fuerza guerrillera que apuntale su régimen. De hecho, el ELN está adquiriendo el carácter de organización colombo-venezolana, habiendo reclutado a unos 250 venezolanos e implicándose en la minería ilegal de oro en el interior de Venezuela, lejos de la frontera con Colombia. El general Hugo Carvajal, que fue jefe de la inteligencia militar tanto con Chávez como con Maduro y ahora atraviesa en España un proceso de extradición a Estados Unidos, aseguró en Twitter que «las FARC están en Venezuela y sin duda Maduro auspició su reagrupación», como parte «del plan de contingencia militar» de este. Durante la era de Chávez, Carvajal protegió los campamentos que las FARC tenían en Venezuela y estuvo en contacto directo con sus jefes, tal como ha puesto en evidencia la documentación en la que Washington basa sus acusaciones.
30-08-2019 | Fuente: abc.es
Mueren nueve disidentes de las FARC en una gran operación militar en Colombia
Al menos nueve integrantes de un grupo disidente de las FARC murieron en una operación militar de gran escala desarrollada en una zona rural de San Vicente del Caguán, antiguo bastión de esa guerrilla en el sur de Colombia, informó este viernes el Ministerio de Defensa. Entre los muertos en la operación, que incluyó un bombardeo y un desembarco aéreo, está uno de los cabecillas de ese grupo de disidentes identificado con el alias de «Gildardo Cucho», afirmó por su parte el presidente colombiano, Iván Duque, en un acto en la ciudad de Sincelejo. «Anoche autoricé al Comando Conjunto de Operaciones Especiales adelantar una operación ofensiva contra esta cuadrilla de delincuentes narcoterroristas que son residuales de lo que se conocía como las FARC y que hacen parte de las estructuras criminales que pretenden ahora desafiar a Colombia», manifestó Duque. Se estima que cerca de 1.800 personas forman parte de los 24 grupos de disidentes de las FARC que no se unieron o abandonaron el proceso de paz y que están dedicados al narcotráfico y la minería ilegal, si bien hasta el momento no hay información de que estén relacionados con el grupo de exlíderes que encabeza alias «Iván Márquez», que ayer anunció que vuelven a las armas. En su cuenta de Twitter, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, aseguró que «los delincuentes están advertidos: se entregan o serán vencidos», razón por la que se puso en marcha la operación en San Vicente del Caguán, municipio que fue sede de los fallidos diálogos de paz con las FARC durante el Gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002). La operación fue posible gracias a «una labor estratégica meticulosa e impecable» que hizo posible una intervención en la que «con todo el rigor cayó 'Gildardo Cucho', cabecilla de esa organización», explicó Duque. «Este criminal dedicado al narcotráfico, al secuestro, a la intimidación de líderes sociales, pretendía ser parte de esa estructura amenazante que ayer se presentaba al país como una nueva guerrilla, cosa que no es, porque es una cuadrilla de narcoterroristas», añadió el mandatario. Ivan Márquez, cuyo nombre de pila es Luciano Marín, anunció ayer que volvía a las armas junto a un grupo de exlíderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como Seuxis Paucias Hernández, alias «Jesús Santrich», Hernán Darío Velásquez, alias «El Paisa», o Henry Castellanos Garzón, alias «Romaña». Su anuncio incrementa el temor de que ese grupo, que ha abandonado el proceso de paz, se una a las bandas de disidentes y les confiera una fachada política, así como un mando único y jerarquizado.
27-08-2019 | Fuente: abc.es
Las claves de la crisis entre Francia y Brasil por la Amazonia
¿Por qué ha estallado esta crisis entre Macron y Bolsonaro? La tensión comenzó en julio, cuando Bolsonaro plantó al canciller francés, Jean-Yves Le Drian, en una reunión en su palacio, para ir a cortarse el cabello en el mismo horario, dejándose filmar en vivo. La diplomacia francesa tomó mal el desplante. Y ahora, Bolsonaro reaccionó mal a la iniciativa de Macron de llevar el tema de Amazonia al G-7. ¿Insultó Bolsonaro a la mujer de Macron? Sí. Bolsonaro comentó una publicación de Facebook: «No lo humilles, hombre. Jajajaja», respondiendo a la pregunta: «¿Ahora entienden por qué Macron persigue a Bolsonaro?», en una foto que favorecía a Bolsonaro y su mujer, Michele e insinuaba la diferencia de edad entre Macron y Brigitte. ¿Por qué arde la Amazonia, es la primera vez que ocurre esto? No. Todos los años invasores de tierras queman áreas y derriban árboles para avanzar sobre la Amazonia y liberar tierras a explotación agropecuaria. Los crímenes ocurren todos los años y aumentan por falta de recursos para fiscalización. Por ser un hábitat húmedo, la Amazonia no se incendia naturalmente, necesita de una fuente de ignición, generalmente humana. ¿Por qué este año se habla tanto de este asunto? Acaso son los peores incendios en la historia de la Amazonia? Este es el peor año en dos décadas, según datos oficiales, con cerca de 80 mil brotes de fuego desde enero. Se atribuye el empeoramiento de la situación a Bolsonaro ya que cortó fondos de control ambiental y despidió a científicos que lo cuestionaron. Estimula, además plantaciones, ganadería y minería en la región como proyecto de desarrollo. ¿Ha actuado correctamente el presidente brasileño a la hora de atajar los incendios? No. Bolsonaro sólo reaccionó e inició una estrategia para enfrentar el fuego después de la presión internacional encabezada por Macron en el G-7. El 23 de agosto, 13 días después que los primeros incendios criminales fueron difundidos, Bolsonaro hizo un discurso y planeó las acciones, que sólo comenzaron el lunes. No pisó en la Amazonía desde que comenzó la crisis. ¿Por qué rechaza la ayuda económica del G-7? ¿Por qué Noruega ha retirado la ayuda a Brasil? Bolsonaro dice que el país no tiene recursos para controlar el fuego, pero rechazó la ayuda del G-7 porque lo considera un tema de su soberanía. El brasileño cuestiona cuáles son los intereses internacionales sobre la Amazonia. Noruega y Alemania suspendieron los recursos porque Brasil estaba quebrando el acuerdo de reducción a la deforestación. Ha recuperado Bolsonaro el plan de la dictadura militar para la explotación de la Amazonia? Sí. El excapitán del ejército y cercado por militares, Bolsonaro, ha sacado de archivos un antiguo plan de la dictadura para desarrollar la Amazonia con hidroeléctricas, carreteras y líneas de tren. El plan de infraestructura es llamado Plan Barón de Rio Branco en homenaje a diplomático del siglo XIX que negoció las fronteras de Brasil con los vecinos. ¿Cómo ha afectado este asunto la imagen de Bolsonaro? Una encuesta publicada el lunes reveló que el índice de aprobación de Bolsonaro cayó de 57,5% en febrero a 41% en agosto, mientras la desaprobación subió del 28,2% al 53,7%.
20-08-2019 | Fuente: abc.es
El ELN podría seguir como grupo terrorista en Venezuela tras caer Maduro
La creciente expansión por el territorio de Venezuela del colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN), gracias al apoyo del régimen de Nicolás Maduro, así como su progresivo reclutamiento de venezolanos, que buscan asegurarse un sustento en un país hundido por el colapso económico e instituciona l, están cambiando la naturaleza de este grupo insurgente narcoterrorista. El ELN está dejando de ser una organización meramente colombiana, que buscaba refugio en el lado venezolano de la frontera ?un santuario tanto para este grupo como para las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde la presidencia de Hugo Chávez?, para convertirse también en organización venezolana, operando en el interior de Venezuela y comenzándose a implicar en las estructuras políticas de poder local de diversos municipios. La participación del ELN en el negocio minero del estado Bolívar, a cientos de kilómetros de la línea fronteriza colombo-venezolana, marca su grado de penetración en la actividad ilegal amparada por el chavismo, mientras que el reclutamiento de al menos 250 venezolanos ?una cuarta parte de su fuerza operativa en Venezuela? dispara las alertas sobre una perpetuación del ELN en suelo venezolano como grupo violento contrario a la recuperación democrática en la era post-Maduro. Si esto último se materializara, Colombia no solo habría traspasado a Venezuela el problema que ya constituye el narcotráfico, sino que además le habría trasladado la realidad de la violencia terrorista. Eso no haría más que consolidar la paradoja de que mientras décadas atrás se temía por una Colombia fallida, frente a lo que aparecía como una Venezuela próspera, la evolución ha sido la contraria. Y mientras Bogotá ha encontrado el camino de la paz con las FARC, C aracas ha abierto la puerta a la violencia del ELN, que aunque sigue operando en Colombia, allí se ve fuertemente confrontado por el Gobierno de Iván Duque. Washington y Bogotá confirman En los últimos meses diversas informaciones han puesto de relieve la expansión del ELN en Venezuela. El jefe del Comando Sur de Estados Unidos, el almirante Craig Faller, ha asegurado que el ELN tiene «absoluta libertad de maniobra» en ese país, el cual ha convertido en lugar de reclutamiento y de financiación a través de actividades de narcotráfico, minería ilegal, lavado de dinero, extorsión y secuestro. Por su parte, la máxima autoridad militar colombiana, el general Luis Navarro, ha indicado que el ELN cuenta con unos 2.400 combatientes, de los cuales unos mil se encuentran en Venezuela; según Navarro, el grupo ha reclutado al menos unos 250 venezolanos. El «Wall Street Journal» cita diversos testimonios que indican que el ELN lleva a cabo muchas de esas actividades «junto con elementos de las Fuerzas Armadas de Venezuela», y «con el pleno conocimiento de altos cargos del Gobierno de Maduro». Así, la entrada del ELN en las actividades mineras del estado Bolívar se ha debido a la conveniencia de mandos militares y altos funcionarios del Gobierno de contar con una fuerza de choque para confrontar posibles rivales en la explotación de oro, diamantes, coltán y otros minerales. A cambio de ese servicio el ELN obtiene un porcentaje de los beneficios. Si el ELN obtiene la importante financiación que le aportan el narcotráfico, la minería ilegal y otros negocios ilícitos en los que se ha implicado en Venezuela, el chavismo aspira a contar a cambio con un potente grupo armado que pueda hacer frente tanto a una hipotética incursión exterior como a una insurrección popular, según el WSJ. A diferencia de los «colectivos» (las pandillas armadas que defienden al Gobierno en escaramuzas callejeras), los integrantes del ELN tienen experiencia de enfrentamiento directo contra organizaciones más potentes. Organización venezolana El reclutamientos de venezolanos también ha sido destacado por Jeremy McDermott, director de la publicación «Insight Crime», según la cual ha sido «reportada» la presencia del ELN en doce de los 24 estados en que se divide Venezuela; en cinco de ellos se trata de «presencia armada y uniformada». En estados fronterizos como Táchira, Apure y Zulia el grupo ha estado distribuyendo las bolsas de comida del Gobierno , insertándose así en la estructura oficial y ganando ascendencia sobre la población. Esa expansión se está desarrollando mediante un reclutamiento de «centenares» de venezolanos. Esto ha llevado a McDermott a hablar del ELN como grupo «colombo-venezolano», mientras que otro experto, Phil Gunson, del International Crisis Group, concluye que el ELN «se ve cada vez más como una guerrilla venezolana». Sin embargo, no consta que, como consecuencia de esto, elementos venezolanos hayan entrado a formar parte de la cúpula del grupo, pero probablemente esto sea solo cuestión de tiempo. Adiestramiento sobre uso de misiles En la parte venezolana de la frontera con Colombia también opera lo que se ha dado en llamar «mafia ex-FARC» (disidentes de las FARC que han seguido con el narcotráfico y otras actividades criminales); algunas de esas células tal vez podrían haberse hecho con alijos de armas que presuntamente las FARC escondieron en territorio venezolano antes de firmar la paz con el Gobierno colombiano. A la espera de si antiguos máximos dirigentes de las FARC que han decidido salirse del marco del proceso de paz, como es el caso de Iván Márquez, se reintegran a la lucha armada y transforman los residuos operativos en una resucitada organización «político-guerrillera», el Gobierno de Maduro ha fortalecido sus vínculos con el ELN. El máximo jefe militar colombiano, el general Luis Navarro, ha asegurado que soldados venezolanos han enseñado a combatientes del ELN a utilizar los misiles portátiles Igla, que forman parte del arsenal que el Ejército de Venezuela ha venido adquiriendo de Rusia. Navarro ha precisado que esto ocurrió fuera de las bases militares venezolanas y que las sesiones tuvieron carácter clandestino, pero es difícil creer que estas no contaran con la autorización y el apoyo de altos mandos del Ejército.
18-08-2019 | Fuente: abc.es
Maduro y su familia se enriquecen con la explotación industrial del oro
«Venezuela se va a convertir en la segunda reserva de oro más grande del mundo». Las palabras son de Nicolás Maduro del pasado mes de noviembre cuando sumó otra promesa más a la kilométrica lista de incumplidos del régimen para intentar recuperar el bienestar económico del país. El «plan oro» se llamó inicialmente al desfalco de la nación ordenada por el Gobierno que daría ingresos de más de 5.000 millones de dólares anuales con la puesta en marcha de 54 plantas procesadoras de minerales. El Arco Minero del Orinoco, un gigantesco proyecto que abarca casi el 12% del territorio nacional -duplicando la faja petrolífera del Orinoco-, sería la fuente inagotable de Maduro (7.000 toneladas de reservas) y sus aliados para la explotación de oro, diamante, coltán, hierro, bauxita, entre otros minerales preciosos. El proyecto se extendió a 150 empresas mixtas de capital nacional y extranjero principalmente chinas, turcas y rusas para fortalecer las relaciones bilaterales con el Gobierno bolivariano. «Al principio la idea del Arco Minero era bonita, pero cambió con la llegada de empresas contratistas acostumbrados a la estructura corrupta de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), quienes estan intentando monopolizar la industria minera. Todos estos señores son militares retirados o civiles relacionados con el alto gobierno. Solo una o dos empresas son de familas tradicionales reconocidas de toda la vida», dice un empresario minero, con más de 35 años en el negocio, que no quiere ser identificado. La minería se ha transformado en la nueva maquinaria de corrupción del Gobierno y la única manera de sobrevivir de muchos que se convierten prácticamente en esclavos del sistema. «Es el salvavidas financiero para el país, pero lleno de trampas y de conflictos», añade. El modelo de negocio lo encarna un grupo de inversionistas privados asentados principalmente en el sector Nacupay de El Callao donde ha sido creado hace un año el Complejo Industrial Aurífero Domingo Sifontes, que preside Eduardo Ribas, un nuevo mecenas del oro vinculado a la familia presidencial Maduro-Flores. Esta mega estructura industrial está compuesta por 12 molinos con capacidad de producción diaria de alrededor de 2.400 toneladas que se traducen entre 50 y 80 kilos de oro mensual. Estas plantas operan como procesadoras del material bruto extraído y recuperan el oro mediante cianuración, que en teoría tiene menor impacto ambiental. En cambio, los informales (mineros artesanales) solo sacan el 20% cuando lo extraen con sus propias manos. Para separar la tierra del oro aplican mercurio en un proceso sumamente largo y contaminante. Crimen ecológico Los nativos del estado Bolívar, ubicado al sur de Venezuela, están completamente en contra de la minería. En esta región actualmente se perpetra «el mayor crimen ecológico de la historia», según han denunciado diputados de oposición. De hecho, la Asamblea Nacional derogó el año pasado el decreto firmado por Maduro mediante el cual se crea el Arco Minero. Desde entonces, allí se escenifican guerras entre distintas mafias, nacionales y extranjeras, así como grupos paramilitares como el ELN que buscan hacerse del control de la explotación. A los empresarios en alianza con el Estado, se les permite procesar lo que se conoce como material secundario, es decir, todas las arenas auríferas sobrantes acumuladas por décadas de los molinos legales o ilegales que ya han sido manipulados. Las empresas fuera del complejo son supervisadas rigurosamente por un ente denominado Oficina de Fiscalización Minera, la cual emite una ruta de movilizacion para el traslado de las barras de oro desde las instalaciones de las empresas hasta el centro de acopio. Asimismo, supervisan las fundiciones semanales. Sin embargo, el empresario señala que se desconoce qué ocurre en el Complejo Domingo Sifontes «nadie sabe en realidad cómo, para dónde y cuánto llega realmente a las arcas del Estado venezolano». Los pueblos mineros Entrar en cualquiera de los estados fronterizos de Venezuela es extremadamente complicado. Son obstáculos como la falta de combustible, dinero en efectivo y el coste de cualquier bien o servicio es excesivo. A unas quince horas en coche desde Caracas, se encuentra la población de El Callao, el principal centro de compra y venta del país, donde empezó la primera fiebre del oro en 1870. Es difícil imaginar que una localidad tan recóndita y pequeña pueda ser tan transitada, convulsionada como un mercado persa que según los datos oficiales tiene unos 21.769 habitantes. Sus calles estan atestadas de gente y polvo constante del transitar de camiones. Los negocios sucios abundan y la violencia campea a pesar de que el pueblo está militarizado. «Nosotros nos vinimos para aquí porque era imposible migrar con mis tres hijos, mi mamá y mi esposo. La vida nos cambió, pasamos de ser profesionales con cierta calidad de vida a convertirnos en mineros obligados por un Gobierno al que se le olvidó su pueblo», critica Carmen Julia Solorzano, una administradora que diriamente se interna con su familia en alguna «bulla» -como se le conoce popularmente a las zonas donde se encuentran grandes vetas de oro-. La mujer de 35 años dice que hay toda una cadena de corrupción en el que cohabitan los grupos armados con los militares. Minas donde se controla todo lo que entra y sale, donde se tiene que pagar porcentajes por cualquier actividad realizada. «Nada es gratis y siempre está involucrado un uniformado (militar) con sus intereses particulares», dijo. La carretera dorada La anarquia reinante en todo el Arco Minero ha hecho que el negocio de la fuga del oro haya evolucionado abriendo nuevas rutas de contrabando por sus porosas fronteras con Guyana, Brasil y Colombia con las mafias usando mulas humanas, lanchas, carros blindados y avionetas para evadirse de cualquier dispositivo que los capture. Curiosamente el estado Bolivar ha sido gobernada desde la llegada del chavismo por generales. Un sargento del Ejército cuenta que le ha tocado supervisar la troncal 10, la «carretera dorada» como la llama, porque por allí pasan a diario toneladas de oro que su destino es desconocido. «El oro lo trasladan en camionetas de lujo blindadas, sin identificación, custodiados por la Dirección de Inteligencia Militar (Dgcim) y nunca van por el mismo camino», aseguró. De ahí se dirigen al aeropuerto que les indican, como el de Guasipati, donde según el sargento llegan a diario cinco o seis vuelos privados que luego pueden tomar la ruta hacia Aruba, Curazao, Domicana o Puerto Rico. Una de las más recientes incautaciones fue el pasado 14 de julio por el departamento de aduanas de la isla de Saint Marten, que descubrió una importante cantidad de lingotes de oro en un avión privado procedente de Venezuela En el mes de marzo el Departamento del Tesoro sancionó a la empresa estatal de minería de Venezuela, (Minerven) argumentando que: «La minería y la posterior venta de oro han sido una de las estrategias financieras más lucrativas del régimen de Maduro en los últimos años, ya que cientos de miles de mineros han extraído oro en minas improvisadas y peligrosas en el sur de Venezuela, todas controladas por el ejército venezolano».
14-08-2019 | Fuente: elpais.com
Los indígenas brasileños se movilizan contra Bolsonaro
Cerca de 3000 indígenas, en su mayoría mujeres, se han manifestado contra lo que ellos denominan "políticas genocidas" del gobierno de Bolsonaro, que pretenden nuevas demarcaciones de tierras y la apertura de reservas naturales a actividades como la minería
13-08-2019 | Fuente: elpais.com
Los indígenas brasileños se movilizan contra Bolsonaro
Cerca de 3000 indígenas, en su mayoría mujeres, se han manifestado contra lo que ellos denominan "políticas genocidas" del gobierno de Bolsonaro, que pretenden nuevas demarcaciones de tierras y la apertura de reservas naturales a actividades como la minería
12-08-2019 | Fuente: abc.es
Alemania retira 35 millones de euros en ayudas a Brasil para la lucha contra la deforestación
La deforestación en la Amazonía brasileña alcanzó los 2.254,8 kilómetros cuadrados en julio, un volumen que supera en un 278% al del mismo periodo del año anterior, de acuerdo con las últimas estimaciones del Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe) actualizadas el pasado martes. El Inpe ya había informado de un crecimiento del 88% de la deforestación en junio, un dato que fue calificado por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, como «antipatriótico» y que desembocó en la destitución del presidente de la institución, Ricardo G alvao. De acuerdo con este instituto, que ofrece estos datos mensuales a través de un sistema de alertas de alteraciones en la cobertura forestal de la Amazonía y cuyos informes no han sido nunca cuestionados, la deforestación pasó de los 596,6 kilómetros cuadrados, en julio de 2018, a los 2.254,8 kilómetros cuadrados del mes pasado, cifras que comienzan a mostrar los efectos de la nueva permisividad de talas de Bolsonaro y que cuestionan la voluntad de su gobierno de proteger la selva amazónica. Este es al menos el argumento esgrimido por el gobierno alemán, que acaba de anunciar la suspensión de parte de sus subvenciones a Brasil para proyectos de protección de la selva amazónica. «La política del gobierno brasileño en la Amazonía plantea dudas en cuanto a la continuación de una reducción sostenida de la tasa de deforestación», ha justificado la ministra de Medio Ambiente Svenja Schulze. La primera etapa consistirá en bloquear una subvención de 35 millones de euros y queda abierta la puerta a una congelación por completo de los fondos si los datos de deforestación no revierten su tendencia. Bolsonaro desprecia la ayuda alemana La primera reacción a esta medida, por parte del presidente de Brasil, ha sido de desprecio. Jair Bolsonaro ha declarado que su país «no necesita» ayuda de Alemania para proteger la Amazonía. «Pueden usar ese dinero como mejor les parezca. Brasil no lo necesita», ha dicho, insinuando que la nueva gran potencia emergente de Latinoamérica no requiere de las ayudas de la vieja Europa. Desde 2008 hasta 2019, el gobierno alemán ha invertido una partida total de 95 millones de euros para diferentes proyectos de protección medioambiental en Brasil, considerando que este país alberga más del 60% de la selva amazónica, que está siendo talada a una creciente tasa para generar más tierras de cultivo y que es vital para el intercambio de oxígeno por dióxido de carbono en la atmósfera como freno al calentamiento global. En 2011 fue declarada una de las siete maravillas naturales del mundo por concentrar un 60% de la biodiversidad total del planeta y representa un 4.9% del área continental mundial. De todos modos, por ahora, Alemania continuará contribuyendo al Fondo Amazonia, creado en 2008 y cuyo donante más generoso, Noruega, amenaza con retirarse. El nuevo presidente del Inpe, designado por Bolsonaro, Darcton Policarpo Damião, es un oficial de la Fuerza Aérea Brasileña y doctorado en desarrollo sostenible por la Universidad de Brasilia. El gobierno de Brasilia confía en que, bajo su dirección, los datos de reforestación reviertan, ya que atribuye los anteriores a «mala fe para perjudicar el gobierno y desgastar la imagen de Brasil», en palabras del presidente brasileño, uno de cuyos pilares de campaña fue la promesa de una legislación más favorable a una mayor flexibilización de las políticas ambientales. En las últimas semanas, ha reforzado su intención de liberar la minería artesanal en las tierras indígenas de los estados amazónicos. De acuerdo con gráficas emitidas por el Servicio de Observación de la Atmósfera de la red europea Copernicus, los incendios forestales muestran mayor actividad en los estados de Rodonia y Amazonas. En lo que va de año se han detectado 1.699 focos de calor desde los satélites concentrados en Mato Grosso (8.799 focos de calor a fecha 2 de agosto, 39% más que 2018) que las organizaciones medioambientales atribuyen a quemas para ampliar áreas de cultivo. Meinrat O. Andreae, exdirector del Instituto Max Planck de Química, con sede en Maguncia, respalda la labro «ejemplar» que el INPE ha desarrollado en las últimas dos décadas. «Ese instituto ha hecho un trabajo estupendo, sobre todo en lo que respecta a la monitorización de la tala y de los incendios forestales desde el espacio», explica, recordando que los resultados de sus mediciones vienen siendo sistemáticamente confirmados por el sistema de observación satelital PRODE. El equipo de Bolsonaro, sin embargo, los tilda abiertamente de «falsos» y defiende un aumento de la explotación de los recursos naturales del Amazonas, según ha confirmado el portavoz del mandatario, Otavio Rego Barros, que no espera ningún boicot internacional a productos brasileños como consecuencia de esta nueva política. Bolsonaro, personalmente, ha declarado que los datos del Inpe «son imprecisos» y que «representan una pésima propaganda» para Brasil. El presidente brasileño ha bromeado incluso con el hecho de que en los círculos medioambientales lo hayan apodado «capitán motosierra» y, refiriéndose a los gobiernos de Francia y Alemania, ha dicho que «todavía no se han dado cuenta de que Brasil está bajo una nueva administración». Bolsonaro ha prometido combatir la «deforestación ilegal», pero defiende la explotación de los recursos propios a favor del crecimiento económico de su país.
08-07-2019 | Fuente: elpais.com
Ecuador lanza una gran ofensiva contra la minería ilegal
El Gobierno moviliza 2.500 policías y militares para desalojar a varios millares de irregulares de la sierra norte del país, una zona con enorme potencial para la extracción de oro
26-06-2019 | Fuente: elpais.com
Las olvidadas de la paz en Colombia
Parece que la guerra ha terminado con el abandono de las armas por parte de las FARC pero ellas siguen amenazadas. Las mujeres de 'Fuerza de Mujeres Wayuu' se enfrentan diariamente a los hombres desmovilizados, disidentes de la guerrilla y paramilitares, ponen su cuerpo ante instituciones corruptas, empresas de minería y tala que desvían, secan y contaminan sus ríos y tierras
1
...