Infortelecom

Noticias de mineria

08-07-2019 | Fuente: elpais.com
Ecuador lanza una gran ofensiva contra la minería ilegal
El Gobierno moviliza 2.500 policías y militares para desalojar a varios millares de irregulares de la sierra norte del país, una zona con enorme potencial para la extracción de oro
26-06-2019 | Fuente: elpais.com
Las olvidadas de la paz en Colombia
Parece que la guerra ha terminado con el abandono de las armas por parte de las FARC pero ellas siguen amenazadas. Las mujeres de 'Fuerza de Mujeres Wayuu' se enfrentan diariamente a los hombres desmovilizados, disidentes de la guerrilla y paramilitares, ponen su cuerpo ante instituciones corruptas, empresas de minería y tala que desvían, secan y contaminan sus ríos y tierras
21-06-2019 | Fuente: abc.es
Hasta 18 horas diarias sin luz en Zimbabue
Zimbabue está inmerso en una profunda crisis energética: esta semana se han previsto cortes de electricidad de hasta 18 horas al día precisamente cuando se espera que se produzca el mayor pico de demanda de la temporada, coincidiendo con los meses más fríos del año. Los apagones eléctricos afectan especialmente al sector minero, y a una sociedad castigada por la falta de liquidez y la escasez de combustible, alimentos y medicamentos; el resultado de todo ello es la peor crisis económica de la última década. La mala gestión del gobierno de Emmerson Mnangagwa (quien prometió poner fin a los apagones), la corrupción, el deficiente mantenimiento de las plantas y la sequía son las principales causas de esta crisis que empeora, más si cabe, la situación del país. El recientemente nombrado ministro de Energía, Fortune Chasi, ha admitido esta semana que la situación es crítica y que la nación debería prepararse para tiempos difíciles. La eléctrica estatal ZESA (Autoridad de Suministro Eléctrico de Zimbabue) tiene una deuda de cerca de 83 millones de dólares con las eléctricas de sus países vecinos, en particular con la sudafricana Eskom y con la mozambiqueña HCB, por la electricidad importada en los últimos años. Además, los usuarios locales zimbabuenses le deben a la compañía eléctrica estatal más de mil millones de dólares en facturas impagadas, según apuntó Chasi recientemente. Como consecuencia de deficiente gestión, en mayo cayó el ministro de Energía, Joram Gumbo, y la semana pasada su sucesor despidió a toda la junta directiva de Zesa por mala administración y dudosos tratos con sus subcontratistas. Como medida desesperada se ha pedido a las empresas de minería que importen su propia electricidad, lo que podría duplicar los costes. ¿Cómo se ha llegado hasta aquí? En los últimos 20 años, Zimbabue ha intentado generar suficiente electricidad para satisfacer la demanda, sin embargo ha tenido que recurrir a países como la República Democrática del Congo, Namibia, Mozambique, Sudáfrica y Zambia para asegurar el suministro. Durante la recesión de 2000-2008, el país empezó a tener problemas para pagar las importaciones debido a la crisis del dólar zimbabuense y la hiperinflación, lo que llevó a la mayoría de estos países a exigir el pago por adelantado. Zimbabue tiene una central hidroeléctrica y cuatro plantas térmicas de carbón con una capacidad total combinada de 2.240 MW, lo suficiente para satisfacer la demanda del país. Sin embargo, el país está muy lejos de producir de acuerdo a sus necesidades debido al envejecimiento de sus plantas térmicas y a la sequía. La planta hidroeléctrica Kariba solo está produciendo a un tercio de su capacidad por el bajo nivel de agua. Por otra parte, la planta de carbón más grande, Hwange, construida en la década de 1980, solo empezó a operar el año pasado después de una pésima gestión de la administración de Robert Mugabe, en el poder durante 37 años. En la última década, el gobierno de Zimbabue firmó al menos seis acuerdos de generación de energía, que hubiesen agregado más de 3.000 MW de energía solar a la red, pero los proyectos no llegaron a materializarse debido a problemas burocráticos y la falta de financiación. Las consecuencias de la crisis actual Zimbabue, que ya experimentó drásticos cortes de luz en 2016, no puede permitirse interrupciones en la producción del sector minero, que es el pilar de su maltrecha economía. El país dirigido por Mnangagwa es el tercer productor de platino del mundo, después de Sudáfrica y Rusia, y uno de los más importantes productores de oro. La minería representa más del 75% de los ingresos por exportaciones del país, las cuales alcanzaron unos 4.800 millones de dólares en 2018. Por tanto, una caída en la producción minera podría llevar a la economía a entrar de nuevo en recesión. El presidente del país confiaba en este crucial sector para reactivar una economía devastada por la sequía y la inflación. Zimbabue ve frustradas sus esperanzas de crecimiento con una profunda crisis energética cuyo resultado más visible es el parón de la mayoría de industrias y el efecto sobre el sector agrícola. Los zimbabuenses afrontan un nuevo revés que dificulta todavía más su día a día, en un país donde 5,3 de los 16 millones de habitantes necesitan asistencia alimentaria de manera continuada.
15-06-2019 | Fuente: abc.es
Rescatan en una mina de Chile a un obrero vivo, otro muerto y buscan al tercero
De los tres obreros bolivianos atrapados en el interior de la mina San José en el norte de Chile, uno fue rescatado con vida, otro falleció y el tercero continúa desaparecido, ha confirmado este sábado el ministro de Minería de Chile, Baldo Prokurica. Los tres trabajadores llevaban atrapados a 70 metros de profundidad desde las 23.00 GMT del jueves y apenas podían comunicarse con los rescatistas a través de golpes desde uno y otro lado de la zona donde ocurrió un derrumbe que bloqueó la salida. «Tras 37 horas de intenso trabajo, se confirma rescate de uno de los mineros atrapados en la Mina Directorio 8 de #Tocopilla. Lamentablemente uno de los 3 mineros está fallecido y un tercero aún sigue desaparecido. No bajaremos los brazos hasta encontrarlo», afirmó el ministro en Twitter. El operario boliviano que fue rescatado vivo es Leonardo Condori, de 57 años, según destacó el propio ministro en la salida de la mina, ubicada cerca de la ciudad de Tocopilla, en la norteña región de Antofagasta. «Los equipos conformados para el rescate han encontrado a uno de los mineros, que está en buenas condiciones físicas. Acaba de ser traslado al hospital. Es don Leonardo Condori», indicó Prokurica. Asimismo, el titular de la cartera de Minería dijo que no se conoce aún cuál de los otros dos operarios bolivianos atrapados, Salomón Veizaga Delgadillo, de 45, y Lenin Veizaga Soto, de 19, es el fallecido y cuál el desaparecido. Pese a ello, confirmó que los esfuerzos por encontrar al tercero de ellos no cesarán y las labores de búsqueda continuarán hasta que se ubique a esa persona. En cuanto al rescate, Prokurica afirmó que «hubo un trabajo muy importante» a lo largo de la noche para poder destrabar la zona del derrumbe y que una vez abierto el paso, Condori pudo salir por sus propios medios. El rescatado fue trasladado al hospital, donde las autoridades esperan que pueda ofrecer información sobre el paradero del desaparecido y explicar las circunstancias de la muerte del operario encontrado fallecido junto a él. Por su parte, el intendente de Antofagasta, Marco Antonio Díaz, confirmó que el foco del trabajo está ahora puesto en poder retirar «con dignidad y mucho respecto» el cuerpo sin vida del obrero boliviano fallecido y seguir la búsqueda con el último desaparecido. Asimismo, constató que se ha entregado ayuda profesional a las familias de estos. Tras tres horas de trabajo Los operarios habían entrado en la mina tres horas antes del suceso para efectuar trabajos de reparación de conductos de ventilación, explicó a los periodistas el capitán de Carabineros de Chile David Cortés. Sin embargo, hasta la media noche del jueves (00.04 GMT del viernes) los servicios de rescate no pudieron contactar con ellos y la única comunicación había sido a través de golpes desde uno y otro lado del derrumbe, hasta conseguir retirar parte del mismo en la madrugada de este sábado. Durante este viernes, el presidente de Bolivia, Evo Morales, envió una comisión a Chile para coordinar con el Gobierno del país austral las acciones para el rescate de los tres obreros bolivianos. El ministro de Minería chileno ya dialogó con ellos para informarles sobre el avance de las operaciones, según informó el propio Prokurica a través de las redes sociales.
27-05-2019 | Fuente: abc.es
Por qué las sanciones de Trump no derriban a Maduro
En cualquier otro país, un régimen como el chavista ya habría caído. Las masivas manifestaciones callejeras, la gravísima crisis humanitaria, la presión diplomática internacional y las duras sanciones impuestas desde el exterior habrían llevado, si no a la renuncia del presidente, que como dictador puede querer seguir aferrado al cargo, sí a una acción de los militares, quienes por «conciencia popular» se verían forzados a provocar un cambio de gobierno. Sin embargo, Venezuela es un caso muy especial: la cúpula cívico-militar es un grupo de crimen organizado, que además ha formado una red internacional con otros actores mafiosos, tanto estatales como no estatales. Y todo grupo criminal intenta maximizar sus beneficios. Esto es sabido desde hace tiempo, pero cuanto más se prolonga la presidencia de Nicolás Maduro más queda de manifiesto. Las sanciones de Estados Unidos, que están limitando las ventas de petróleo venezolano, han llevado al régimen de Maduro a intensificar las actividades delictivas para obtener los beneficios que ya no le llegan por la venta de crudo. Eso es lo que sostiene al chavismo en el poder. Washington está observando un incremento del narcotráfico vinculado con las autoridades de Venezuela, como advirtió la semana pasada el jefe del Comando Sur de EE.UU., el almirante Craig Faller. El régimen se está volcando además en la extracción ilegal de oro. Compra de lealtades El pasado 28 de enero, la Administración Trump anunció que procedería a castigar a las empresas que tuvieran relación comercial con PDVSA, la petrolera estatal venezolana. A los tres meses las sanciones se endurecieron y está previsto que para el 28 de junio se apliquen completamente, eliminando algunas excepciones temporales que se habían establecido para compañías como Chevron, la petrolera estadounidense que más vínculos ha venido manteniendo con PDVSA. Antonio de la Cruz, experto petrolero y director ejecutivo de Inter-American Trends, destaca que a partir de finales de junio el régimen de Maduro dejará de recibir los entre 800 y 1.000 millones de dólares mensuales que obtenía de la exportación de petróleo a EE.UU., que antes de las sanciones era de casi 500.000 millones de barriles diarios. Según De la Cruz, una parte importante de esos ingresos eran destinados a alimentar la red clientelar del chavismo: para el provecho personal de muchos altos cargos, cuya fidelidad a Maduro depende de que esos fondos sigan llegando a sus bolsillos a través de redes de corrupción muy engrasadas, y para la compra de comida destinada especialmente a los barrios pobres de Caracas, con la que evitar así su rebelión. «Ante la falta de esas divisas, el grupo que mantiene secuestrada a Venezuela ha tenido que buscar los recursos necesarios para asegurarse la lealtad de mandos políticos y militares en el aumento del narcotráfico y del contrabando de oro, cobalto y combustible», afirma. Estas eran actividades que ya desarrollaba, pero que ahora ha intensificado. Con esos negocios ilícitos, el entorno de Maduro estaría obteniendo entre 400 y 500 millones de dólares mensuales. «Mientras logre esa cantidad, que supone entre 5.000 y 6.000 millones de dólares al año, el régimen podría aguantar», dice De la Cruz. Bloqueo Al incremento en la minería ilegal también apunta el informe «La última resistencia de Maduro: La supervivencia de Venezuela mediante la empresa criminal conjunta bolivariana», presentado la semana pasada en el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS) de Washington. Su autor, el investigador Douglas Farah, analiza la red de blanqueo de capitales que el chavismo ha realizado a través de PDVSA, en parte utilizando empresas subsidiarias y bancos creados en varios países del entorno, como Nicaragua, El Salvador, Surinam, Panamá y República Dominicana. Es lo que Farah llama «empresa criminal conjunta bolivariana», cuyas ramificaciones ha podido relacionar con 181 individuos y 176 compañías presentes en 26 países. El informe estima que entre 2007 y 2018, esa red sirvió para blanquear entre 10.000 y 43.000 millones de dólares. Esas vías de negocios ilícitos hacen que las sanciones no tengan un completo efecto. «El régimen de Maduro no ha colapsado y puede que no lo haga en un significativo periodo de tiempo», dice el informe. Si bien, ciertamente, las sanciones son «críticas», «la capacidad de esa red para adaptar y diversificar su portfolio criminal significa que el dinero sigue yendo a parar a los cofres del régimen». Farah concluye que los esfuerzos internacionales para remover a Maduro no supondrán el fin de toda esa arquitectura delictiva si no se ataca también esta: «A menos que una red sea atacada desde múltiples puntos simultáneamente, la alianza sobrevivirá y se transformará en una operación criminal más diversa y sofisficada».
14-05-2019 | Fuente: elpais.com
Guaidó y la oligarquía armada
Sin la aquiescencia de la cúpula militar, sin su participación activa en el saqueo de la industria petrolera y de la minería no es posible dar cuenta del hambre y la angustiosa miseria que asolan Venezuela
28-04-2019 | Fuente: abc.es
Bajada a los infiernos de un país que vivió en el paraíso
La costa este del lago de Maracaibo, en el estado Zulia, puso hace casi un siglo el nombre de Venezuela en el mapa del mundo. La mañana del 14 de diciembre de 1922 la tierra se estremeció en la ciudad de Cabimas y un estruendo ensordecedor parecía anunciar un terremoto. Se trataba del bramido del pozo «El Barroso II» en el momento de reventar. A continuación, el petróleo empezó a brotar del subsuelo a borbotones y a esparcirse alrededor. El oro negro transformó la economía y la cultura de un país hasta entonces agrícola, altamente rural y pobre. Decenas de empresas transnacionales se instalaron en las riberas del lago que antes ocupaban campesinos e indígenas, y de todas partes afluyó multitud de personas ansiosas por conseguir trabajo. En tan solo un año los 3.000 habitantes del lugar pasaron a ser 30.000. Las urbanizaciones que se construyeron en la primera fase de la bonanza del crudo eran pequeñas villas, como sacadas de un western. Se desarrollaron clubes sociales, escuelas, hospitales, centros culturales.. Todo el mundo quería estar allí al calor del nuevo maná. Pero en los últimos años las cosas han cambiado. Cabimas, que se posicionaba como la segunda ciudad más grande y poblada del estado y la decimocuarta en el país, y un pilar fundamental de la economía venezolana, se encuentra ahora en ruinas. Aquellas casas de trabajadores están cada día más desoladas. El empleo escasea y los comercios de la zona cierran uno tras otro sus puertas. El presidente de la Cámara de Comercio de Maracaibo -la capital del estado-, Ezio Angelini, señala que lo que se vive en el Zulia es dramático para industriales y comerciantes. «No es difícil pronosticar que el sector empresarial nacional se acerca a la quiebra, que va a traer como consecuencia el cierre masivo de comercios e industrias», asegura. «El 95% del comercio en Maracaibo está cerrado -asegura- y las pérdidas nacionales desde el sector ya suman 230 millones de dólares diarios por la paralización». El país se enfrenta a una grave recesión, una elevada hiperinflación y una criminalidad irrefrenable, además de una grave escasez de alimentos y medicamentos. La dramática situación es palpable cuando se recorre el interior de Venezuela. Caída de producción La producción de crudo en el occidente venezolano, principalmente en el estado Zulia, se sitúa en torno a los 220.000 barriles diarios, según datos de la Comisión de Energía y Petróleo de la Asamblea Nacional, el parlamento legítimo del país. Esa cifra supone una disminución del 75% con respecto al volumen de hace diez años, cuando el fallecido presidente Hugo Chávez ordenó la nacionalización de las empresas de servicios del lago de Maracaibo. A partir de entonces hubo una caída de la producción de Pdvsa Occidente -la rama de la petrolera estatal para la región- de más de 650.000 barriles diarios. Ahora la elite de trabajadores que se peleaban por mantener sus beneficios y puestos de trabajo están huyendo y abandonan sus empleos, mermando día a día la capacidad operativa de la industria. Además, con el nombramiento hace dos años del mayor general Manuel Quevedo, un militar sin experiencia en el sector, como presidente de Pdvsa y ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería, los críticos de Maduro creen que se ha acelerado el proceso de decadencia de la compañía estatal, en su día el motor del desarrollo del país caribeño. En los últimos meses el general Quevedo ha militarizado el aparato petrolero, amenazando a los trabajadores con ser arrestados por sabotaje, corrupción o incitación al odio. En los grandes hoteles que aún sobreviven en el Zulia no es extraño encontrarse jefes militares disputándose contratos de servicios, que todavía proporcionan unas grandes ganancias, mientras, las denuncias de corrupción han salpicado toda la Administración pública venezolana en los últimos años. Estados Unidos viene imponiendo sanciones a la petrolera estatal, aumentando la presión sobre Nicolás Maduro, desconocido como presidente por la oposición y por Washington, así como por buena parte de la comunidad internacional. Al tiempo, se desmantela progresivamente Pdvsa. Trabajadores de todos los niveles abandonan en masa, a veces llevándose, literalmente, partes de la empresa consigo. «La hiperinflación nos arrolló y los sueldos están por el suelo, esto no lo aguanta nadie. Uno está de brazos caídos, casi no hace nada en las instalaciones petroleras. Así que me busco la vida como bachaquero de alimentos (contrabandista)», comenta un trabajador petrolero de Cabimas bajo anonimato. No existen cifras oficiales, pero los sindicatos del sector señalan que en torno a 25.000 empleados de áreas operacionales clave, como ingenieros, geólogos, operadores de plantas, electricistas y mecánicos, entre otros, están renunciando para emigrar. El lago de Maracaibo llegó a tener, en momentos de máxima explotación, más de 450 pozos bombeando crudo, mientras la superficie estaba atestada de buques tanqueros, gabarras y lanchas de mantenimiento. Pero hoy esta masa de agua de 13.000 kilómetros cuadrados es un gran cementerio de chatarra. La mayoría de los 25.000 kilómetros de tuberías sumergidas y 15.000 pozos perforados en el fondo se encuentran inactivos y abandonados. El efecto de los apagones Los últimos apagones en el país también han afectado a la producción de petróleo. Según el último informe de la consultora Torino Economics, marzo registró una caída del 28,3%, llevando el bombeo petrolero nacional a apenas 732.000 barriles diarios. La creciente delincuencia en Venezuela es también responsable del declive de la industria del petróleo, que además tiene que lidiar con la escasez de piezas y la fuga de talento en un negocio que aporta el 9% de los ingresos en divisas que recibe la nación. Las pandillas de piratas merodean por el lago durante la noche y cada semana se producen ataques, centradps em ñps cables y dispositivos que controlan la inyección de gas, dejando la mayoría de las veces trabajadores o pescadores heridos. «Llegan a las plataformas retienen a los trabajadores y en cuestión de segundos desmantelan como hormigas la instalación», asegura Johana, esposa de un trabajador petrolero víctima de los ataques. La falta de vigilancia en la zona ha atraído a una variedad de bandas del otro lado de la frontera con Colombia, como disidentes de las FARC, traficantes de drogas y contrabandistas, que han hecho del lago un lugar por el que no se puede transitar. Muchos obreros se niegan a trabajar en las plataformas y los pescadores tienen que volver a la pesca artesanal, sin motor, o quedarse en los muelles. «Aquí solo existe vigilancia y control político. Los militares llegaron para hacer negocios y meter presos a aquellos que se oponen a la gestion actual. Si utilizaran a los soldados para cuidar a los trabajadores, patrullar y proteger a los pescadores, las cosas serían distintas, pero nada de eso ocurre», denuncia Luis Camacho, extrabajador que aún vive en Cabimas. Daño medioambiental Por otra parte, los constantes derrames de petróleo no solo contaminan el lago e impiden la reproducción de peces, sino que los vecinos de Cabimas deben convivir con los malos olores. Pdvsa se ha convertido en la principal responsable del deterioro ambiental del lugar por la falta de mantenimiento de la infraestructura. La empresa carece de equipos y personal capacitado para abordar el problema. Desde hace más de cinco años, el Centro de Ingenieros del estado Zulia (Cidez) viene denunciando ante la Comisión permanente de Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático de la Asamblea Nacional la grave contaminación, con 300 de los 800 kilómetros de costa del lago afectados. Los informes presentados indican que en 2009 se derramaban en el estuario del estado Zulia entre nueve y diez barriles de petróleo diarios y estiman que hoy día pueden pasar de los 70, lo que estaría acelerando el envejecimiento de esta fuente hidrográfica. Los pescadores lograban 1.500 kilos de capturas diarias y ahora no alcanzan los 50. Uno de ellos, Pedro Rincón, se queja de que el crudo impide llevar algo de comer a sus casas. «Los implementos de trabajo se dañan, las redes atrapan el desastre natural. Ni siquiera podemos echar las embarcaciones al agua de tanto crudo que tenemos en la orilla, los desechos nos impiden cumplir con la faena. Esperamos que alguien atienda nuestro llamada», clama Rincón.
29-03-2019 | Fuente: elpais.com
¿Qué ver hoy en TV? | Viernes 29 de marzo de 2019
TNT estrena la serie de producción propia ?Miracle Workers?. ?laSexta columna? con la minería del carbón
17-02-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. ofrece una amnistía a altos mandos si rompen con Maduro
La esperanza en Venezuela encarnó en Juan Guaidó. El joven ingeniero, de 35 años, que ha conseguido en menos de un mes poner en apuros al Gobierno de Nicolás Maduro como nunca antes, entre otras cosas, gracias al abrumador apoyo internacional. Con un discurso inclusivo y alejado de la típica confrontación contra sus adversarios políticos, el presidente interino ha logrado remover conciencias. Aunque un hueso duro de roer han sido los uniformados castrenses que se siguen dudando si desobedencen a Maduro y al titular de la Defensa, Vladimir Padrino López o no. La entrada de la ayuda humanitaria en Venezuela el próximo 23 de febrero pondrá a prueba el respaldo de la Fuerza Armada al régimen de Caracas. Guaidó, insistente, ha puenteado a la familia militar con la creación de la Ley de Amnistía a la que se pueden acoger los funcionarios civiles y militares que colaboren en la restitución del orden constitucional en Venezuela. Tras las bambalinas, Estados Unidos seduce a los militares con sustanciosas ofertas. John Bolton, asesor de Seguridad Nacional, ofreció levantar las sanciones contra los jefes militares que decidan unirse a Guaidó. «Escúchalo bien, Bolton: ¡Leales siempre, traidores nunca!», reprochó Maduro en un mítin. El senador Marco Rubio también reiteró la propuesta y confirmó que si alguno de los seis líderes militares principales desertaba (se refería a Vladimir Padrino, Remigio Ceballos, Jesús Suárez Chourio, Giuseppe Alessandrello, Edgar Cruz y Antonio Benavidez, quienes a su juicio tienen la democracia del país en sus manos), EE.UU. garantizará su inmunidad. Los rumores de conspiración dentro de la Fuerza Armada van y vienen. Sin embargo, Nicolás Maduro ha tratado de reforzar su relación con el cuerpo a punta de privilegios económicos y poder. Los militares en Venezuela controlan las principales fuentes económicas del país: el petróleo, la minería y la energía, además de los puertos, el transporte, las telecomunicaciones y las empresas de distribución de alimentos, dicho control hizo proliferar la corrupción de los altos oficiales venezolanos. Cargos cruciales El Alto Mando Militar ?creado a semejanza del cubano? lo conforman nueve personas, incluyendo al presidente que ostenta el cargo de Comandante en Jefe. El mayor general Vladimir Padrino es el oficial con mayor rango dentro de la FANB y lleva la cartera de Defensa, que le concede poderes cuasi absolutos. En tercer nivel, está el almirante en jefe, Remigio Ceballos, comandante del Centro Estratégico Operacional (Ceofanb), donde opera el servicio de inteligencia cubano quien investiga y castiga a todo aquel que haya expresado su descontento. Seguidamente, El Jefe de Estado Mayor, José Ornella, el principal asesor militar del presidente, y los cinco comandantes de los diferentes componentes la armada, la aviación, el ejército, la Guardia Nacional y la milicia. Al menos 180 funcionarios de los distintos componentes están tras las rejas. Las ONGs Human Right Watch y el Foro Penal han documentado casi tres docenas de casos de torturas en respuesta del Gobierno a sospechosos de intentonas golpistas. El aparato represivo del régimen ?controlado por el G2 cubano? hasta el año pasado recaía en el Sebin, pero las desavenencias terminaron con el relevo de Gustavo Gonlález López por el general Cristopher Figuera. Ahora, los tratos crueles tienen lugar en el sótano de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim), en manos de Iván Hernández Dala. El viernes pasado, el Tesoro de EE.UU. sancionó con la congelación de fondos a Figuera, Hernández Dala y otros cargos cruciales para la supervivencia del régimen como Hildemaro Rodríguez (Sebin), Manuel Quevedo (ministro de Petróleo y presidente de Pdvsa) y Rafael Bastardo (director de las Fuerzas de Acciones Especiales). La mayoría de estos militares que ejercen puestos de poder están acusados en la Corte Penal Internacional de La Haya por crímenes de lesa humanidad, bien sea por reprimir las protestas desde el año 2014, por matar sin escrúpulos en operaciones represivas en zonas populares o por torturar física y mentalmente a sus detenidos. Estas acusaciones, más los beneficios económicos que perciben de Maduro, hace muy difícil que apoyen a Guaidó, quien no les puede garantizar amnistía, como dice la Constitución chavista de 1999.
10-02-2019 | Fuente: abc.es
Luis Almagro: «Cuba es responsable de represión y tortura en Venezuela»
Con 300.000 venezolanos cuyas vidas están en peligro por falta de alimentos y medicinas, Luis Almagro es un hombre que no duda. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) sabe muy bien qué es lo que Venezuela necesita: elecciones limpias cuanto antes para sacar al país del abismo en el que lo ha hundido el chavismo. Almagro (Cerro Chato, Uruguay, 1963) lleva meses denunciando los abusos del régimen de Nicolás Maduro y no va a parar ahora. En esta entrevista, celebrada en la sede de la OEA en Washington, alude a la «responsabilidad de proteger», una doctrina de Naciones Unidas que insta a la comunidad internacional a tomar medidas colectivas para proteger a la población civil de genocidio, crímenes de guerra, depuración étnica y crímenes de lesa humanidad cuando los medios pacíficos demuestren ser inadecuados. ¿Cuál es en la actualidad la representación de Venezuela en la OEA? Hemos recibido las notas de acreditación. Una del Gobierno ilegítimo acreditando a un encargado de negocios y otra del Gobierno del presidente encargado Guaidó designando un representante permanente. Hemos pasado ambas notas a la secretaría de asuntos legales para tener el aval técnico correspondiente. Pero tenemos un gobierno que ha sido declarado ilegítimo por la OEA y a Venezuela le corresponde un solo asiento. Estamos esperando el informe jurídico que corresponde. ¿Qué acreditación llegó antes? Prácticamente a la vez, la del Gobierno ilegítimo creo que llegó uno o dos días después de la otra. ¿Qué opinión le merecen las conferencias paralelas que se han producido esta semana en Uruguay? En realidad son dos, el mecanismo de Montevideo, que son aquellos países en el continente que no han reconocido a Guaidó como presidente encargado, entre ellos México y Uruguay. Ese mecanismo ha emitido un documento muy general y teniendo en cuenta las circunstancias que vive Venezuela hoy es un documento al que no le veo ninguna utilidad en términos prácticos, en términos políticos, ni en nada. ¿Y el grupo de contacto de la Unión Europea? Nos pareció muy positivo que haya reafirmado la necesidad de que haya una elección a la mayor brevedad posible, libre justa y transparente. Ahora creo que el grupo debe avanzar más en la línea del proceso a la transición democrática. ¿Ha sido lo suficientemente contundente la UE? La UE avanzó en un tema fundamental para nosotros, que es el reconocimiento al presidente encargado Juan Guaidó y ese es el punto de partida de la transición democrática en Venezuela. Creo que eso nos pone en la misma página. ¿Están ustedes dispuestos a supervisar esas elecciones presidenciales si se convocan en Venezuela? Sí. Creo que un gobierno democrático nos llamaría para observar y para colaborar en la organización de un proceso electoral nuevo en Venezuela, eso queda claro. La OEA no ha sido invitada a observar elecciones en Venezuela desde 2006. El problema para ellos es que la OEA sabe de elecciones. Ese es el principal obstáculo que ha tenido la OEA para observar elecciones en Venezuela. Cuando se hacen elecciones al estilo de Maduro la OEA es muy clara en sus esquemas y en sus estándares como para certificar si existe fraude o no. Tenemos la certificación más alta a nivel mundial en la supervisión de elecciones. ¿Cuántos miembros de las fuerzas de seguridad cubanas se estima en este momento que hay en Venezuela? Hay dos cifras. La primera cifra es de 46.000 cubanos que están en la nómina venezolana y han sido financiados por el lavado de dinero venezolano. Y hay otra cifra que también es muy fuerte, que son los 22.0000 cubanos que votaron en Venezuela en el referéndum constitucional cubano, lo que confirma que hay al menos esa cantidad de cubanos en Venezuela. Son dos cifras muy altas. El ejército de ocupación colonial español creo que tenía 21.000 efectivos. Están ahí en roles de cooperación deportiva, de salud, cooperación o educación y tienen más entrenamiento militar que el propio ejército venezolano. Y las tareas que hemos identificado que están haciendo son tareas de inteligencia, de documentación civil y represivas, como el control de manifestaciones y la tortura. El secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo dijo que no sólo estaban en Venezuela agentes cubanos sino también Hezbolá e Irán. Tenemos denuncias al respecto de que buena parte de la financiación de Hezbolá se estaría haciendo a partir del narcotráfico en Venezuela. Esos son también variables que han sido denunciadas aquí en la Organización, además de la actividad de cárteles mexicanos, las FARC y muchas organizaciones delictivas más. Queda claro que el régimen usurpador de Maduro perdió el control territorial del país en beneficio de estos grupos, que van desde el crimen organizado al narcotráfico o la minería ilegal, y ha convertido Venezuela en un centro de logística criminal que impide la estabilidad y la paz continental. ¿Por qué países como México y Uruguay están demorando tanto el reconocimiento del señor Guaidó? Eso es una pregunta para hacerle a México y a Uruguay. Yo podría sacar conclusiones y lamentablemente ninguna es buena, así que mejor no las digo, pero sería bueno que ellos explicaran de una manera más concreta cuáles son las razones que les han llevado a ese camino. Y lo digo como ciudadano uruguayo que no entiende que no se condenen los crímenes de lesa humanidad, la violación de derechos humanos y las acusaciones de narcotráfico a los dictadores usurpadores en Venezuela. En España hay partidos socios parlamentarios del actual Gobierno como Podemos que mantienen que lo que ha sucedido en Venezuela es un golpe de Estado? Les diría que sí, que hubo un golpe de Estado: el 10 de enero. Maduro dio el golpe de Estado porque se juramentó fuera del espacio constitucional correspondiente, sin ninguna presencia de la Asamblea Nacional y en virtud de una elección que fue declarada ilegítima por una resolución del Sistema Interamericano y contestada por la oposición. ¿Qué le diría a quienes mantienen que Guaidó se autoproclamó? Basta con abrir la Constitución de Venezuela. Llegas a la conclusión muy rápido en el artículo 233, que dice que si no hay un presidente electo asumirá el cargo el presidente de la Asamblea Nacional. Punto. ¿Qué cree usted que sucederá si Maduro persiste en no permitir que entre la ayuda humanitaria que tan desesperadamente necesitan los venezolanos? La ayuda humanitaria en Venezuela es necesaria porque hay 300.000 venezolanos cuya vida está en riesgo por falta de alimentos y medicamentos. ¿Y cómo se podría distribuir? La comunidad internacional se ha dado instrumentos para eso. Hay dos instrumentos que son muy consecuentes con el derecho internacional: la intervención humanitaria y la responsabilidad de proteger. Yo hoy hablaría ya de la responsabilidad de proteger. ¿Conoce usted al señor Guaidó? Sí. Es un líder carismático. Es un político absolutamente creíble, con mucha fuerza. No la fuerza estentórea de algunos, sino una fuerza acumulada en el bagaje político que tiene encima por la certeza de sus convicciones. ¿Cuándo lo conoció? En febrero del año pasado y lo volví a ver en diciembre aquí en la OEA. Creo que es la persona que precisaba Venezuela para este momento.
1
...