Infortelecom

Noticias de medio ambiente

18-10-2019 | Fuente: elpais.com
Descubre los 10 cursos curiosos más demandados en la formación ?online?
El bienestar personal, la gastronomía y el medio ambiente son alguno de los ámbitos de estas formaciones, que prueban que hay algo más en la vida que no sea tecnología
17-10-2019 | Fuente: elpais.com
El Abogado General de la UE avala que los interinos nombrados para cubrir una vacante no tengan indemnización
La opinión se refiere a un caso sobre una funcionaria interina de la concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid
15-10-2019 | Fuente: abc.es
La monarquía británica se despide de Europa
La Reina Isabel II pronunció ayer por la mañana el discurso que abre el período legislativo en el Parlamento británico y que el Gobierno utiliza para dar a conocer sus planes y los proyectos en los que pedirá el apoyo de la Cámara. El anterior discurso fue en junio de 2017, ya que la «expremier» Theresa May quería un período más largo para sacar adelante la negociación del Brexit. La fastuosa ceremonia está llena de pompa y tradición. La Reina se viste con traje ceremonial y corona y llega al Parlamento montada en un carruaje tras desfilar desde el palacio de Buckingham. Pero su discurso en realidad no es suyo, su lectura supone nada más que un símbolo, ya que Su Majestad es únicamente la portavoz del Gobierno, que es quien escribe el discurso. Esta es la forma en la que el Gobierno expone ante el Parlamento su agenda legislativa para el período que se abre. La reapertura se produjo después de que la Cámara se cerrara la semana pasada, y antes de una semana crucial para las negociaciones del Brexit, ya que Boris Johnson y la UE están negociando a contrarreloj, en un último intento de evitar una salida a las bravas el próximo 31 de octubre. El primer ministro ha expresado la esperanza de que el discurso «haga que este país se mueva nuevamente». Nueva asociación con la UE En el discurso, de escasos diez minutos de duración, Boris Johnson dejó claro a través de la voz de Isabel II que «la prioridad del Gobierno siempre ha sido asegurar la salida del Reino Unido de la Unión Europea el 31 de octubre» y añadió que «el Gobierno quiere una nueva asociación con la UE, basada en el libre comercio». Además, se presentará un proyecto de ley de inmigración que pondrá fin a la libre circulación de los europeos en territorio británico, aunque matizó que se legislará para que los comunitarios residentes en las islas británicas puedan quedarse. El Gobierno dejó clara una vez más su disposición a dejar de ser parte del bloque europeo a finales de este mes, haciendo que el discurso de la Reina sea prácticamente la despedida de la monarquía británica de la UE. Acompañada por su hijo el Príncipe Carlos, la Reina leyó el resto de iniciativas legales que propone el Ejecutivo, 26 en total, como las medidas que el Gobierno pretende tomar para mejorar el sistema fiscal y para apoyar el crecimiento y la mejora del que muchos consideran el gran orgullo británico: el NHS, el sistema público de salud. Otro punto polémico fue el de la seguridad, ya que el Reino Unido está sufriendo un aumento alarmante de la criminalidad, en concreto una ola de apuñalamientos. Boris Johnson prometió emplear mano dura contra los «criminales extranjeros» y avanzó la puesta en marcha de cambios en el sistema de Justicia en esta área, así como en el caso del divorcio, para que sus consecuencias sean menos dañinas, sobre todo para los menores. Mejoras en el transporte y los servicios públicos fueron parte de las medidas expuestas y el medio ambiente no podía faltar, como tampoco la importancia de «mantener unidas a las cuatro naciones que conforman el Reino Unido». «Mi Gobierno va a proteger la dignidad de la democracia y del sistema electoral», prometió Johnson en voz de la Reina. Entre los 26 proyectos de ley de la agenda legislativa, que debe ser aprobada por el Parlamento, hay varios destinados a «aprovechar las oportunidades que ofrece el Brexit». Comercio e impuestos bajos Por la tarde intervino ante la Cámara de los Comunes el primer ministro, quien afirmó que su Gobierno potenciará una economía «con mucho comercio e impuestos bajos» después de que el país abandone la Unión Europea el 31 de octubre con el fin de crear «una nueva era de oportunidad» y convertir esta nación en «el mejor lugar de la Tierra». Johnson ha repetido como un mantra que la salida se producirá en esa fecha, aunque la ley lo obliga a pedir una prórroga a Bruselas si finalmente no se llega a un acuerdo. En todo caso, las medidas legales expuestas en el discurso leído por la monarca pueden ser interpretadas también como un programa electoral, ya que cada vez hay más posibilidades de que se produzcan unas elecciones anticipadas antes de Navidad. Una fuente de Downing Street señaló además que si los parlamentarios votan en contra del discurso de la Reina, el primer ministro no solo no renunciará, como han sugerido sus detractores, sino que «serán ellos quienes deban explicarle a los ciudadanos por qué votan en contra de un mayor apoyo a nuestros servicios públicos, incluidos la Policía, las escuelas y los hospitales», así como dar explicaciones de «por qué están poniendo trabas a las leyes que conducirán a penas de prisión más largas para los delincuentes extranjeros». Nuevos proyectos de ley Boris Johnson «está comprometido a cumplir con su agenda nacional, así como a cumplir con el mandato del Brexit» que dieron los ciudadanos con su voto, declaró la fuente. Tal es el compromiso que el Gobierno presentará hoy mismo en el Parlamento al menos siete proyectos de ley, que incluyen iniciativas en relación con el medio ambiente, el bienestar animal y las pensiones. Johnson llama a los líderes de la UE En un intento desesperado por alcanzar un acuerdo con la UE que permita la salida del Reino Unido el próximo 31 de octubre tal y como lo ha prometido, el primer ministro británico Boris Johnson tiene previsto conversar telefónicamente esta semana con la canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Emannuel Macron y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, según informan algunos medios ingleses. Estas conversaciones se producirán de forma paralela a las negociaciones entre los equipos británicos y europeos que trabajan «in extremis» con el fin de llegar a un punto en común antes del día 19, fecha límite para solicitar una prórroga según la ley. El «premier» habló además el pasado sábado con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, para explicarle la última propuesta británica.
14-10-2019 | Fuente: abc.es
La Reina Isabel II: «La prioridad es asegurar la salida del Reino Unido de la UE el 31 de octubre»
La Reina Isabel II ha pronunciado esta mañana el discurso que abre el período legislativo y que el Gobierno utiliza para dar a conocer sus planes y los proyectos en los que pedirá el apoyo de la Cámara. La última vez que lo hizo fue en junio del 2017, ya que la ex «premier» Theresa May quería un período más largo para sacar adelante la negociación del Brexit. El primer ministro británico Boris Johnson ha sido acusado por la oposición y demás detractores de utilizar a la Reina Isabel con fines políticos. La ceremonia, llena de pompa y tradición, y en la que la Reina se viste con traje ceremonial y corona, es la forma en la que el Gobierno expone antes el Parlamento su agenda legislativa para el período que se abre. La reapertura se produce después de que la cámara se cerrara la semana pasada, y antes de una semana crucial para las negociaciones del Brexit, ya que Boris Johnson y la UE están negociando su último intento de conseguir un acuerdo antes de una salida a las bravas el próximo 31 de octubre. El primer ministro ha expresado la esperanza de que el discurso «haga que este país se mueva nuevamente». El discurso, de escasos diez minutos de duración, y que es pronunciado por Isabel II en nombre del Gobierno, que es quien lo escribe, empezó con el candente tema del Brexit. «La prioridad del Gobierno siempre ha sido asegurar la salida del Reino Unido de la Unión Europea el 31 de octubre», aseguró, y añadió que «el Gobierno quiere una nueva asociación con la UE, basada en el libre comercio» e indicó que «habrá nuevos regímenes para la pesca y la agricultura». Además, se presentará un proyecto de ley de inmigración que pondrá fin a la libre circulación de los europeos en territorio británico. Posteriormente habló de las medidas que el Gobierno pretende tomar para mejorar el área fiscal y para dar apoyo al gran orgullo británico: el sistema de salud del NHS, haciendo énfasis en la salud mental. Otro punto caliente fue la seguridad, ya que Reino Unido está sufriendo un aumento preocupante de los ataques personales, sobre todo apuñalamientos y prometió cambios en el sistema de justicia en esta área, así como en el caso del divorcio, para que sus consecuencias sean menos dañinas, sobre todo en los menores. Mejoras en el transporte público y los servicios públicos fueron parte de las medidas expuestas y el medio ambiente no podía faltar, como tampoco la importancia de mantener unidas a las cuatro naciones que conforman el Reino Unido. «Mi gobierno va a proteger la dignidad de la democracia y del sistema electoral», prometió Johnson en voz de la Reina. La agenda legislativa, que deberá ser aprobada por el Parlamento, enumera 22 proyectos de ley, entre los cuales hay varios destinados a «aprovechar las oportunidades que ofrece el Brexit». Johnson: «Mucho comercio e impuestos bajos» Por la tarde intervino ante la Cámara de los Comunes el propio primer ministro, quien afirmó que su Gobierno potenciará una economía «con mucho comercio e impuestos bajos» después de que el país abandone la Unión Europea el 31 de octubre. Su Ejecutivo «aspira a crear una nueva era de oportunidad» y convertir a esta nación en «el mejor lugar de la Tierra», dijo Boris Johnson al defender en la Cámara su agenda legislativa para el nuevo curso parlamentario, según recoge Efe.
09-09-2019 | Fuente: abc.es
La ultraderecha italiana protesta contra el nuevo gobierno frente al Parlamento
Los seguidores de la ultraderechista Liga y el ultraconservador Hermanos de Italia (HdI) han comenzado a congregarse frente a la cámara de Diputados italiana, para protestar contra el nuevo gobierno de coalición encabezado por Giuseppe Conte que hoy pedirá la confianza parlamentaria. En espera de que comience la sesión a las 11.00 hora local (9.00 GMT), cientos de personas ya están en la plaza de Montecitorio convocados por el partido HdI, de Giorgia Meloni, una protesta a la que se sumó la Liga, cuyo líder, Matteo Salvini, ha anunciado que acudirá. Ambos partidos consideran que el nuevo ejecutivo entre el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S) y el socialdemócrata Partido Democrático (PD) no representa al pueblo italiano y reclaman elecciones, porque las encuestas auguran una mayoría de derechas. El primer ministro Conte pedirá hoy la confianza de la cámara de Diputados para el nuevo gobierno de coalición que tomó posesión el viernes pasado, antes de hacerlo mañana al Senado. Se espera que en el centro de su discurso estén la ley de presupuesto para 2020 que se debe aprobar en los próximos meses, las políticas de migración, medio ambiente, derechos y reformas, con el enfoque puesto en un acercamiento a la Unión Europea para que Italia recupere su papel protagonista después de la etapa anterior de confrontación con Bruselas. «Estaré en la calle, frente a Montecitorio pacíficamente. Estaré con muchos italianos que están asqueados y horrorizados frente al mercadeo vergonzoso de estas semanas», aseguró Salvini al anunciar su presencia hoy en la manifestación de protesta. El partido Forza Italia (centroderecha) de Silvio Berlusconi se ha desmarcado de esta protesta callejera. «No iremos a la manifestación en la plaza. Estamos convencidos de hacer una oposición firme y dura sin compromisos, pero creemos en la democracia parlamentaria. El lunes haremos una reunión del grupo para indicar la línea de una oposición que no será de dar gritos en la calle, sino de batallas firmes que se llevarán a cabo en el Parlamento», dijo Antonio Tajani, representante de Forza Italia y expresidente del Parlamento Europeo
07-09-2019 | Fuente: elpais.com
La nueva comida: carne, leche y huevos ?verdes?
El impacto de la industria cárnica sobre el medio ambiente y la salud empieza a calar en los consumidores. Las alternativas de origen vegetal se abren paso en el mercado
02-09-2019 | Fuente: elpais.com
Las rutas donde se busca a la esquiadora
Las vías fueron elaboradas en los noventa por la actual concejal de Hacienda de Cercedilla, también técnico de Medio Ambiente
28-08-2019 | Fuente: abc.es
La Amazonia se vuelve un asunto personal entre Bolsonaro y Macron
Lo que era un debate internacional por la defensa de la Amazonia y sobre una solución contra los incendios, se está volviendo una contienda personal entre los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro, y el francés, Emmanuel Macron, que vienen agravando la intensidad de sus ataques desde este fin de semana, cuando el galo colocó el tema brasileño en la agenda del G-7, en Biarritz. La posición de Macron de llevar al G-7 la posibilidad de sanciones a Brasil por la gravedad de los incendios amazónicos, retirando el apoyo a un acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea, elevó la tensión en la oficina de Bolsonaro, en Brasilia, donde el brasileño y sus principales ministros cuestionaron el interés de Macron y de Europa en territorio amazónico. Ayer, en una reunión con nueve gobernadores amazónicos, la primera desde el inicio de los incendios, el 10 de agosto, Bolsonaro acusó a Macron de defender la internacionalización de la región como una «realidad de su cabeza» y pidió la unión para garantizar la soberanía brasileña. El mandatario, que acusa a ONGs, ambientalistas y gobiernos europeos de promover una agenda oculta contra la soberanía brasileña, avisó a los gobernadores en su Twitter, que iba «abrir esta caja negra». «La verdad sobre lo que otros quieren en esta rica región», anunció el presidente que es evangélico neopentecostal. «Será un Juan 8:32 increíble», añadió, en referencia al versículo bíblico que dice «la verdad los hará libres». Dispara contra Brigitte En esa pelea, los golpes más agresivos y atrevidos son del brasileño, conocido por su temperamento controvertido, que ahora ha condicionado aceptar la oferta de ayuda de 20 millones de dólares, ofrecida por los líderes del G-7 para combatir los incendios, a si el líder francés le pide disculpas por los comentarios que consideró ofensivos. «Primeramente, don Macron tiene que retirar los insultos contra mí. Me llamó mentiroso. Y, después, informaron que nuestra soberanía está a disposición en la Amazonia. Para conversar o aceptar cualquier cosa de Francia, que sea de las mejores intenciones posibles, tendrá que retirar esas palabras, y entonces podremos conversar», declaró ayer Bolsonaro, sin dar ninguna señal de que haría su parte, la de disculparse por burlarse de Macron y su esposa, Brigitte. El domingo, Bolsonaro respondió a un comentario de uno de sus seguidores en Facebook, que publicó las fotos de los dos presidentes al lado de sus respectivas primeras damas, comparándolas y afirmando que el francés envidiaría al brasileño e insinuando que sería por la diferencia de edad. «¿Ahora entienden por qué Macron persigue a Bolsonaro?», preguntaba. Macron es 24 años más joven que Brigitte, mientras Bolsonaro es 27 años mayor que su esposa, Michele. En vez de reprobar la comparación sexista y de mal gusto, Bolsonaro apoyó el comentario. «No lo humilles, hombre. Jajajaja», escribió el brasileño, encendiendo una cerilla en su tensa relación con el francés. Evidentemente irritado, Macron se quejó en Biarritz por la falta de respeto contra su mujer y dijo que la declaración del brasileño era triste, por Bolsonaro y por los brasileños. «Como tengo una gran amistad y respeto por el pueblo brasileño, espero que tengan rápidamente un presidente que se comporte a la altura». El comienzo de la pelea La disputa comenzó hace un mes, cuando Bolsonaro plantó al canciller francés, Jean-Yves Le Drian, en una reunión en el Palacio del Planalto, para ir a cortarse el cabello en el mismo horario. La decisión insólita creó un problema diplomático porque el brasileño no sólo no escondió el desplante, sino que transmitió en vivo su paso por la peluquería. El desaire cayó muy mal en París después de que en junio Macron había salido de la reunión del G-20, en Osaka, con la promesa de Bolsonaro de respetar los compromisos climáticos, y a cambio consiguió el apoyo del francés para un acuerdo entre el Mercosur y la UE. Ambos salieron del encuentro sonrientes y con una invitación de Bolsonaro a Macrón para visitar la Amazonia, ahora en llamas. En una política internacional errática, permeada por la religión y que no reconoce el cambio climático, nadie ha sabido explicar lo que cambió cuando Bolsonaro plantó al canciller Le Drian. Pero los casi 80 mil focos de incendios récord en la Amazonia y la falta de acción de Bolsonaro, que hasta el día de hoy no ha puesto un pie en la región y demoró dos semanas para aceptar la crisis, colocaron a Macron a la cabeza de los líderes del G-7, con una cumbre en suelo francés. Macron también ha sido blanco de los principales hombres de Bolsonaro, entre ellos, el canciller, Ernesto Araujo, y el ministro del Medio Ambiente, Ricardo Salles. El domingo, el ministro de Educación, Abraham Weintraub, llamó al francés un «payaso oportunista» que había cedido al «lobby agrícola francés» en el acuerdo comercial. La mano derecha de Bolsonaro en el palacio, Onyx Lorenzoni, fue más lejos, al comparar la Amazonia con Notre Dame. «Macron no logra siquiera evitar un previsible incendio en una iglesia que es un patrimonio de la humanidad y ¿qué pretende enseñarle a nuestro país?», desafió en referencia al incendio que destruyó la catedral de París, en abril. El destempero de Bolsonaro y su equipo ha tenido impacto entre empresarios agropecuarios que tienen negocios en el exterior, preocupados con sanciones internacionales, pero también entre los brasileños. Una encuesta publicada el lunes, mostró una caída en el índice de aprobación de Bolsonaro, del 57,5% en febrero al 41% en agosto, mientras su desaprobación subió del 28,2% al 53,7%.
27-08-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro y su ministro de medio ambiente cuestionan la ayuda del G7
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, cuestionó el lunes las intenciones detrás de la ayuda internacional de los países del G7 para combatir el desastre ambiental que se arrastra por el principal pulmón forestal del planeta. El domingo, en la cumbre en Biarritz, el presidente francés Emmanuel Macron anunció la ayuda de al menos 20 millones de euros de emergencia en apoyo a la Amazonia. «Macron promete ayuda de los países ricos a la Amazonia. ¿Alguien ayuda a alguien que no sea una persona pobre, no? ¿Quién está interesado en la la Amazonia? ¿Qué quieren allí?», declaró Bolsonaro el lunes a periodistas que lo esperaban, al salir de la residencia presidencial. Las declaraciones del brasileño dan secuencia a una pelea pública que ha emprendido contra el francés desde el mes pasado, cuando plantó en Brasilia al canciller, Jean-Yves Le Drian. Este fin de semana, Bolsonaro empeoró las cosas al burlarse de la esposa de Macron en el twitter, por la diferencia de edad que le lleva al marido. Macron respodió que les deseaba a los brasileños un presidente «a la altura». El ministro del Medio Ambiente, Ricardo Salles, por su parte, elogió la ayuda, pero afirmó que quien decidirá el uso de los fondos serán «el pueblo brasileño y el Gobierno brasileño». Durante un evento en São Paulo, el lunes, Salles cobró una supuesta deuda de crédito de carbono de los países ricos con Brasil, acordada en el protocolo de Kyoto, que espera que se pague. «Desde 2005, Brasil ha recibido cerca de 250 millones de toneladas de dióxido de carbono. Esto genera alrededor de 2.5 mil millones de dólares en ingresos. Esta es también una medida que instamos. Pedimos a los países desarrollados, incluyendo al G-7, que nos ayuden a resolver este proyecto de ley del Protocolo de Kyoto», señaló. Salles, el único ministro cuestionado por todos sus antecesores desde el retorno a la democracia, en 1985, también afirmó que hay mucha ideología disfrazada de tecnicismo cuando se habla de reglas ambientales y dijo que hay una serie de políticas públicas «irracionales, demagógicas e ideologizadas». Grato por el apoyo de Donald Trump en la cumbre del G7, Bolsonaro se reunió el domingo con su hijo Eduardo y su canciller Ernesto Araújo y anunció el apoyo de Benjamin Netanyahu, de Israel -otro de sus aliados internacionales-, que le ofreció un avión especializado en extinción de incendios. Operaciones en Amazonia A sólo seis días para el fin del mes de agosto, el número de brotes de incendios en la Amazonia ya ha superado el promedio histórico de los últimos 21 años, con un registro de 25.934 brotes activos de incendios, según datos del centro de estudio de incendios forestales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe). Es el peor resultado desde agosto del 2010, cuando se registraron 45.018 brotes de incendios en la Amazonia. Son 79.513 incendios forestales en Brasil desde principios de año. Casi dos semanas después de las primeras noticias sobre los incendios criminales anunciados por agricultores y ganaderos de la región, y bajo fuertes presiones internacionales, el Gobierno de Jair Bolsonaro autorizó el envío de las Fuerzas Armadas a siete estados amazónicos para combatir incendios. Los gobernadores de Rondonia, Roraima, Pará, Tocantins, Mato Grosso, Acre, Amazonas, casi todos atacados constantemente por Bolsonaro por diferencias ideológicas, pidieron el fin de semana apoyo ofrecido a través del decreto firmado el viernes por el presidente, que envía soldados a los dirigentes que formalicen la solicitud. El gobernador de Marañón, Flávio Dino, del Partido Comunista (PCdoB), el más confrontado por Bolsonaro, pidió apoyo el lunes. La tragedia, debe promover un encuentro entre el presidente y los gobernadores amazónicos para definir medidas concretas contra los incendios. El ministro de Justicia, Sergio Moro, anunció el lunes un decreto que autoriza el uso de la Fuerza de Seguridad Nacional de 1.200 hombres para ayudar en el combate al fuego. Además, cerca de 400 de los 44 mil efectivos militares que ya se encuentran en la Amazonía desde el fin de semana, echando agua a los incendios desde aviones, atendiendo pobladores y reprimiendo los delitos ambientales, según informes oficiales. El gobierno también investigará las noticias en que productores rurales anunciaron un «Día del Fuego» contra los controles y fiscalizaciones ambientales, y destinará unos 6 millones de euros para financiar las operaciones. Según las noticias, difundidas por medios amazónicos y por la cadena Globo, la acción criminal fue realizada por granjeros del estado de Pará, el pasado 10 de agosto. Moro informó que Bolsonaro exigió una «investigación rigurosa». «Los incendios criminales en la Amazonía serán severamente castigados», afirmó en su cuenta Twitter.
27-08-2019 | Fuente: abc.es
Macron alardea de una cumbre del G-7 con muy pocos resultados concretos
Tras tres días de intensos debates, en Biarritz, los representantes del G-7, Donald Trump (EE. UU.), Emmanuel Macron (Francia), Angela Merkel (Alemania), Boris Johnson (Reino Unido), Shinzo Abe (Japón), Justin Trudeau (Canadá), Giuseppe Conte (Italia) y Donald Tusk (UE), consiguieron salir vivos del campo de minas de las grandes crisis y divisiones internacionales sin conseguir avanzar soluciones concretas a ninguno de los incendios que amenazan el nuevo desorden económico, comercial, militar y diplomático mundial. Durante tres días, estos fueron los grandes temas de discusión: Guerras comerciales y crisis del comercio mundial, víctima de las tensiones chino-americanas; tensiones internacionales consecuencia de la crisis nuclear con Irán; Brexit duro, y tensiones trasatlánticas; puesto de Rusia en la nueva sociedad internacional; lucha global contra las desigualdades; y cambio climático y crisis ecológica en Amazonia. Los siete grandes líderes occidentales dieron por concluidos sus debates con un breve comunicado de treinta líneas, resumiendo los trabajos de manera ecuménica y telegráfica. Comercio mundial: «Estamos apegados a la estabilidad económica mundial. Nos comprometemos a encontrar un acuerdo para simplificar las reglas internacionales»; Irán: «Compartimos los mismos principios. Teherán no puede tener el arma nuclear, nunca. Debemos favorecer la estabilidad regional»; Ucrania: «Alemania y Francia organizará una nueva cumbre, con Rusia»: Libia: «Apoyamos los trabajos de Naciones Unidas y la Unión Africana»; Hong Kong: «Hacemos un llamamiento a evitar la violencia». Ninguna mención a medio ambiente o Amazonia. Emmanuel Macron y Donald Trump hicieron su propio y voluntarioso balance de la cumbre de Biarritz en una rueda de prensa mundial, en nombre de todos los participantes, insistiendo en los «avances» y «acuerdos» conseguidos, sin ocultar completamente la fragilidad volátil de tales propósitos. Cumbre con Irán El presidente francés decidió comenzar anunciando su proposición personal de celebrar una cumbre entre Donald Trump y Hasán Rohaní, presidente de la República Islámica de Irán, a partir de estos principios: «Estamos de acuerdo en dos puntos, que Irán debe respetar los acuerdos internacionales y que Irán no debe tener jamás el arma nuclear». A lo que Trump respondió: «Estaré dispuesto a reunirme con el presidente de Irán cuando las circunstancias lo permitan. De momento, Irán debe respetar las reglas de juego y tener cuidado; de lo contrario, será necesario utilizar la fuerza de manera muy violenta». Se presta a Emmanuel Macron un trabajo de «intermediario», intentando favorecer una posible negociación directa y multilateral, entre Irán, EE. UU. y el resto de la comunidad internacional. Trump no desmiente, incluso sugiere que pudiera «negociarse» alguna forma de «ayuda» indirecta (créditos asegurados por el petróleo iraní), pero hace este análisis de fondo: «Irán no es hoy el país que era cuando yo llegué a la Casa Blanca, cuando Teherán apoyaba muchas acciones terroristas. Irán puede ser un gran país, pero tiene unos programas económicos graves y no tendrá nunca el arma nuclear. Si los iraníes se comportan correctamente podría reunirme con Rohaní». En el terreno de las tensiones comerciales mundiales, Macron y Trump hicieron un balance «positivo» de la cumbre, sin poder precisar ningún acuerdo concreto. Trump estima que Pekín está dispuesto a negociar y rebajar la tensión, como consecuencia de sus presiones arancelarias, de alcance mundial. No está claro cómo pueden evolucionar unas tensiones desastrosas para Europa. En su rueda de prensa conjunta, el presidente norteamericano y su homólogo francés evitaron evocar el tema inflamable del Brexit duro, apoyado calurosamente por Trump. El domingo, Boris Johnson, primer ministro británico, había declarado que el Reino Unido no pagaría los 43.000 millones de euros, «o buena parte de esa cantidad», para consumar un Brexit duro, sin acuerdo. Antes que terminase la cumbre de Biarritz, la Comisión Europea (CE) recordó oficialmente que «el Reino Unido deberá pagar la factura del Brexit, para iniciar una nueva relación de pleno derecho». Se trata de una crisis de inmenso calado, jurídico, institucional, que el G-7 ha preferido eludir, para evitar el enfrentamiento directo con Donald Trump, que apoya de manera muy enérgica un Brexit duro. Reintegrar a Rusia En un balance de la cumbre, la pareja Trump-Macron evitó evocar el debate de fondo sobre el puesto de la Rusia de Putin en la nueva sociedad internacional. Ambos son partidarios de «reintegrar» al dirigente ruso en los chalaneos del G-7. Pero la UE es hostil y no oculta su inquietud ante la gesticulación marcial permanente de Putin. Organizador personal de la cumbre de Biarritz, Macron deseó introducir un gran debate de fondo: combatir colectivamente las desigualdades en la nueva escena mundial. Con ese fin fueron invitados países de varios continentes: Australia, Chile, la India, Burkina Faso, Egipto, Senegal, Rwanda, Sudáfrica y España. Tan inmenso debate planetario fue parcialmente eclipsado con una larga serie de proyectos, ideas y negociaciones. Quedó como elemento positivo, quizá, el inicio de un diálogo más intenso entre Europa y África, con muchas promesas de ayudas y cooperación, cuando China ya ocupa un puesto creciente en el despegue económico del continente africano. Novedad significativa en la historia del G-7: los grandes debates consagrados al medio ambiente, el cambio económico y la crisis global de Amazonia? Emmanuel Macron comenzó provocando una crisis diplomática grave con Brasil. El presidente francés inició los trabajos de la cumbre de Biarritz anunciando que Francia no aceptará los acuerdos comerciales entre la UE y Mercosur, calificando al presidente brasileño de «embustero»? Siguieron veinticuatro horas de tensiones. Angela Merkel recentró la crisis, rechazando la ruptura sugerida por Macron. Pero el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, respondió con brutalidad, lanzando chistes y bromas de la más baja estofa sobre Brigitte Macron, la esposa del presidente francés, que respondió «esperando» que los brasileños «tengan pronto un presidente más digno». Sin zanjar esa crisis diplomática grave, el G-7 terminó anunciando una ayuda de 20 millones de dólares para combatir la crisis ecológica en Amazonia. El presidente brasileño se apresuró a rechazar tal ayuda, sencillamente irrisoria. A título personal, Leonardo di Caprio había anunciado que su fundación personal, «Earth Alliance», hará una donación de 5 millones de dólares, una cifra apenas cuatro veces inferior a la promesa de las siete grandes potencias occidentales.
1
...