Infortelecom

Noticias de marine le pen

01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Frente Nacional releva a su presidente interino por negar el Holocausto
El ultraderechista Frente Nacional (FN) anunció este viernes el relevo de su presidente interino, Jean-François Jalkh, por unas declaraciones que realizó hace una década en las que cuestionaba el uso del gas Zyklon B en las cámaras de gas nazis. J. F. Jalkh- PE El alcalde de Hénin-Beaumont (norte), Steeve Briois, considerado una de las personas más cercanas a la líder ultraderechista Marine Le Pen, será designado como nuevo presidente interino de la formación, según anunció su vicepresidente, Louis Aliot. Le Pen anunció esta semana que se toma una «excedencia» al frente del FN para poder concurrir a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales no como candidata de su partido, sino en representación de «todos los franceses». «Desde un punto de vista técnico es imposible utilizarlo (el gas Zyklon B) en exterminios masivos»«(Jalkh) considera que no tiene la tranquilidad necesaria para poder desempeñar el puesto, va a presentar una demanda y quiere defenderse con tranquilidad. Briois toma el relevo interino, y no se hable más», señaló Aliot, pareja de Le Pen, en una entrevista con la televisión BFMTV. Pese a todo, Jalkh seguirá siendo secretario general del micropartido Jeanne, fundado por Le Pen, por el que se le investiga en un caso de financiación irregular de las elecciones legislativas de 2012. «Considero que desde un punto de vista técnico es imposible utilizarlo (el gas Zyklon B) en exterminios masivos. ¿Por qué? Porque hacen falta varios días antes de descontaminar un local en el que se ha utilizado», dijo Jalkh, según un artículo de la revista «Le Temps des savoirs». Macron en Oradour-sur-Glane Macron no ha desaprovechado la ocasión de recordar las raíces ultraderechistas del FN, para lo que este viernes viajará a Oradour-sur-Glane, en el centro de Francia, donde, en 1944, los nazis masacraron a más de 600 vecinos en su retirada. El presidente Charles de Gaulle ordenó que el pueblo se mantuviese tal como quedó tras la masacre, para no olvidar nunca la barbarie nazi.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Marine Le Pen recibe el apoyo del candidato ultranacionalista Nicolas Dupont-Aignant
Nicolas Dupont-Aignant, candidato conservador ultra nacionalista, eliminado en la primera vuelta, ha decidido hacer campaña con Marine Le Pen, a nueve días de la segunda y decisiva vuelta, el 7 de mayo próximo. Dupont-Aignant consiguió 1.700.000 votos (4,70 % del total) en la primera vuelta del domingo día 23. Haciendo campaña a la derecha de la derecha, Dupont-Aignant fue eliminado. Pero su presencia en la primera vuelta le «robó» a François Fillon los votos que le hubiesen permitido pasar a la segunda vuelta. Dupont-Aignant siempre ha estado a la derecha de la derecha de la tradicional, criticando a la familia Le Pen por muy diversas razones. Ha cambiado de opinión, tras una «negociación» con Le Pen. Cuando los sondeos de la segunda vuelta siguen anunciando la derrota final de Le Pen, en la segunda vuelta del domingo 7 de mayo, eliminada por Emmanuel Macron, Dupont-Aignant decidió la noche del viernes hacer campaña a favor de la candidata de extrema derecha, contra el candidato social reformista. ¿Puede el apoyo de Dupont-Aignant favorecer la elección de Le Pen como presidenta de la República? El candidato ultra ya favoreció la eliminación del candidato conservador en la primera ronda. Ante la segunda vuelta, aspira a favorecer la derrota del candidato de centro, apoyando el triunfo de la extrema derecha que no anuncian los sondeos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Mélenchon confirma que no pedirá el voto para ningún candidato en la segunda vuelta electoral
El líder de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, ha revelado este viernes que no pedirá el voto para ninguno de los candidatos que han pasado a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, aunque ha aclarado que sí acudirá a votar en la cita del 7 de mayo. «Lo que voy a votar, no lo voy a decir», ha anunciado Mélenchon en un vídeo difundido en Internet. El político izquierdista ha explicado que, de esta forma, intenta que sus más de 7 millones de electores sigan «reagrupados» y tomen su propia decisión individual. «No soy un gurú, no soy un guía», ha añadido, después de que políticos de uno y otro signo le recriminasen que no diese alguna consigna pública de cara a la segunda vuelta, en la que los ciudadanos galos deberán decidir si quieren como presidente al liberal Emmanuel Macron o a la ultraderechista Marine Le Pen. Mélenchon ha lamentado la «violencia» que está generando todo el proceso, de la que «no puede salir una situación estable». «La naturaleza misma de los protagonistas de la segunda vuelta impide esta estabilidad. Uno porque es la extrema finanza, la otra porque es la extrema derecha», ha argumentado en su vídeo. Mélenchon ha acusado a Macron de exigirle un voto «de adhesión» para la ronda de votación definitiva y no sólo un voto «contra el Frente Nacional». No obstante, sí ha querido dejar claro que no respaldará en ningún caso a Le Pen: «No votaré al Frente Nacional, todo el mundo lo sabe».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Marine Le Pen anuncia que el ultranacionalista Dupont será su primer ministro si gana las elecciones
La ultraderechista Marine Le Pen ha anunciado que el eurófobo Nicolas Dupont-Aignan, que sumó 1,7 millones de votos en la primera vuelta electoral del 23 de abril , será su primer ministro en caso de que venza la segunda vuelta del 7 de mayo ante el socioliberal Emmanuel Macron. En una conferencia de prensa conjunta, ambos formalizaron su pacto nacional entre el Frente Nacional (FN), partido de Le Pen, y el movimiento Debout la France (Francia en pie), de Dupont-Aignan, antiguo miembro del centro-derechista Los Republicanos. La alianza se considera inédita en la historia del FN, un partido históricamente arrinconado del resto al considerarlo xenófobo y antidemocrático. "Nicolas Dupont-Aignan se trata de un patriota sincero y exigente. Él se ha mostrado capaz salir de la zona de confort", manifestó la líder ultraderechista, quien cuenta con un 40 % de la intención de voto, frente al 60 % de Macron, apoyado por los partidos tradicionales socialistas y Republicanos (centro-derecha). El líder de Debout la France y alcalde de Yerres, quien acabó como el sexto más votado el pasado 23 de abril al lograr 1,7 millones de sufragios (4,7%), reconoció divergencias, sobre todo económicas (el euro y las tasas a las importaciones), pero muchas coincidencias, como el amor a Francia. "Invito a todos los franceses a que se unan para salvar a nuestro país. Hay un auténtico movimiento que crece", abogó Dupont-Aignan. Para Le Pen, habrá más apoyos en torno a su candidatura, que representa un freno a la globalización, al terrorismo y a la delincuencia. Pronosticó que habrá "muchos electores" que votaron al izquierdista Jean-Luc Mélenchon -obtuvo 7 millones de sufragios- y al conservador François Fillon (7,2 millones de votos) que acabarán por unirse a su proyecto. La candidata logró 7,6 millones de votos el 23 de abril (21,3%), frente a los 8,6 de Macron (24,01%). El pacto entre Le Pen, de 48 años, y Dupont-Aignan, de 56, se cierne, de momento, a las presidenciales del 7 de mayo, pero podría alargarse a las legislativas del 11 y 18 de junio.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Su distancia con Marine Le Pen se va estrechando a cuentagotas cuando solo falta una semana para la segunda vuelta. Sí, pero Emmanuel Macron ha sido estos días el hombre del momento en Europa. Traje bien planchado, atlético, corbata con el nudo correcto, sonrisa de anuncio, ojos azules? En sus mítines Macron ondea orgulloso la bandera de la UE -el único europeísta orgulloso de las elecciones-, proviene de la banca -Rotschild- y lidera un movimiento que promueve el social-liberalismo. Pese a sus dos años de experiencia de Gobierno como ministro de Economía (2014-2016), parece como si hubiese salido casi de la nada mediáticamente, al menos fuera de Francia. Y, en cuestión de días, varios países han elegido a su Macron: en Italia, el dimitido Matteo Renzi quiere copiar su modelo para volver al poder, en Canadá dicen que el joven centrista ha aprendido bien las lecciones de Justin Trudeau y en España se tuitea que el Elíseo se debate entre Ciudadanos (¡En Marcha!) y Vox (Frente Nacional). Aunque Ciudadanos se basó inicialmente en potenciar la personalización de la campaña con Albert Rivera, En Marcha lleva el ADN de Macron hasta en las siglas de su partido. «Albert Rivera ofrece una perspectiva muy reformadora, planteando siempre el diálogo social, no se ven actitudes enconadas, sino que siempre se preocupa por emplear argumentos», decía a ABC Mónica Quintana, del proyecto H4ckademy, que tuiteó a lo largo de la campaña de las elecciones del 20-D de 2015 las emociones de los políticos en los debates electorales. Rivera y Macron comparten no solo espacio político y estrategias de márketing político, sino también generación, con 37 y 39 años, respectivamente. Pero sus partidos y trayectorias difieren. Mientras que En Marcha, de Emmanuel Macron, sumó en tan solo nueve meses desde su creación 145.000 simpatizantes y 3.000 comités locales en Francia, Ciudadanos saltó a la escena nacional casi diez años después de haber fundado el partido, que desde su nacimiento en 2006 ha dado varios tumbos: primero socialdemócrata, luego aliándose con la formación derechista y xenófoba Libertas para las europeas de 2009 y ahora abrazando el liberalismo limpio de cualquier traza de socialismo democrático. La rapidez con la que se ha expandido En Marcha ha impresionado al presidente de Ciudadanos. Y parte del secreto de Macron es que ha sido de los pocos favoritos a la elección en no dejarse influir por la agenda de los candidatos extremistas como Fillon y Hamon, que quedaron en tierra de nadie y se vieron solapados por la «marca original». Ahora los seguidores del izquierdista de Mélenchon se baten entre abstenerse, en su mayoría, apoyar a Macron con una pinza en la nariz o incluso por optar por la líder del Frente Nacional. Banderas de la UE «Ver las banderas de Francia y la UE saludar el resultado de Macron es la esperanza y futuro de nuestra generación», afirmó Federica Mogherini, Alta Representante en política exterior de la UE, tras la victoria de Macron, a quien se le atribuyen posiciones defendidas por el líder de los liberales en el Parlamento Europeo (ALDE), Guy Verhofstadt. Este ex primer ministro belga sostuvo en campaña que la Unión Europea podía soportar un Brexit pero no la salida de Francia: «Este país supone un cuarto de la zona euro, su posición geográfica es un eje crucial del mercado interior (..) Sin el aporte francés al presupuesto europeo, ninguna comunidad política será jamás financiable», escribió. Proveniente del Gobierno socialista de François Hollande y de la banca privada, Emmanuel Macron exige la transformación del país, atrapado en las arenas movedizas del gigantesco Estado francés donde lo público se lleva cerca de la mitad del PIB anual. Este joven filósofo y ex banquero de Rothschild está a favor de reducir el gasto público, de la reducción de 120.000 funcionarios y de bajar impuestos a las finanzas. También propone un plan de inversión de 50.000 millones de euros. Sus adversarios le acusan de querer contentar a todo el mundo, de ser un populista de centro. En los tiempos de maratón electoral en España, de Rivera se decía en sus mejores momentos «que contaba lo que a la inmensa mayoría de españoles les gusta escuchar». Macron y la ultraderechista Marine Le Pen se enfrentarán el 7 de mayo en la segunda vuelta de las presidenciales, que dieron un histórico portazo a los dos grandes partidos tradicionales. Desde Ciudadanos, su líder, Albert Rivera, se ha mostrado contento de la victoria de Macron porque irrumpa «por fin» un liderazgo «nuevo y con vocación claramente europeísta» en el «corazón de Europa». Rivera, que siguió de cerca el escrutinio de la primera vuelta de las presidenciales francesas en la sede de su partido junto a seguidores de Macron, ha asegurado que En Marcha le recuerda «muchísimo» a Ciudadanos. «Los partidos tradicionales están en crisis» «Es un líder joven y dinámico, similar a Albert y en la misma línea del presidente canadiense Justin Trudeau», dicen desde el equipo de Rivera. La alegría naranja, en cambio, se destiñó la noche electoral por las contradicciones de Cs cuando Javier Nart, eurodiputado, aseguró que se habían reunido con el líder de EM en privado, hecho que desmintió el propio Rivera poco después en directo. Macron afirmó hace meses que «los partidos políticos tradicionales están en crisis», frente a los nuevos movimientos que nacen «para renovar la política». Junto con el Frente Nacional, él destruyó a los dos principales partidos de la V República: Partido Socialista y Los Republicanos, los tradicionales centro izquierda y centro derecha. Rivera, en más tiempo, no ha tenido la oportunidad de emular al hombre Rothschild de Francia.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Marine Le Pen: «El euro está muerto»
La ultraderechista Marine Le Pen intenta aclarar una de sus medidas más polémicas para las presidenciales francesas del 7 de mayo, la salida del euro, y propone la cohabitación de dos divisas, una para transacciones nacionales y otra para las internacionales, pues -juzgó- el euro «está muerto». «Habrá una moneda para las compras cotidianas y otra para las grandes empresas que comercian internacionalmente", expone Le Pen, en una entrevista publicada hoy en «Le Parisien». Para la líder ultraderechista, cuyo rival en el segundo turno es el socioliberal Emmanuel Macron, el euro es «en gran parte responsable del desempleo en masa» en Francia, porque no está «adaptado» a la economía francesa. Le Pen aclara en este medio francés que si accede al poder negociará con la UE la recuperación de cuatro soberanías para ella «esenciales» -el territorio, la ley, la economía y la moneda- y señala que si fracasa su negociación lo someterá a referendo a los franceses. «Si votan no, no podré quedarme en mi puesto», admite la candidata, cuya propuesta de abandonar el euro genera inquietud en los franceses, pues cerca del 70 % está a favor de continuar en la moneda única. No obstante, confía en que si gana ese referendo tendrá una posición de fuerza y la UE se verá abocada a aceptar, ya que no querrá que «un país suplementario se vaya» después de lo sucedido en el Reino Unido. Cómo salir del euro ha generado cierta confusión en el propio Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen. Ayer mismo, su sobrina y diputada ultraderechista Marion Maréchal-Le Pen, aplazó las negociaciones a 2018, cuando se celebrarán elecciones europeas en las que esperan que ganen partidos eurófobos como el «Movimiento 5 Estrellas» en Italia. En materia económica, Le Pen rebatió las críticas y consideró que un aumento de la inflación del 0,25 % es «ridículo» en comparación con «los centenas de miles de empleos"» que ella creará. De su alianza para las presidenciales francesas con la derecha eurófoba de Nicolas Dupont-Aignan, la candidata reconoció que tuvo que modificar alguna de sus propuestas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Le Pen anuncia una moneda común europea para las empresas y una nacional para los particulares
A seis días de la segunda y definitiva vuelta, Marine Le Pen echa agua turbia en el «Frexit»: «El euro ha muerto. Y, durante un periodo de transición tendremos una moneda común para las empresas y una moneda nacional para los particulares». En una entrevista exclusiva concedida al matutino popular «Le Parisien», la candidata del Frente Nacional (FN, extrema derecha) ha intentando matizar su proyecto emblemático, el «Frexit», «la restauración de la soberanía monetaria nacional, la restauración de nuestras fronteras y salida de la Unión Europea». Desde que el Reino Unido aprobó en referéndum la salida de la UE, el «Brexit», Marine le Pen aplaudió calurosamente la decisión inglesa, anunciando que su decisión de consumar en Francia la misma ruptura, el «Frexit». En una entrevista concedida a la edición dominical de «Le Parisien», Le Pen ha «matizado» su posición, introduciendo argumentos confusos y contradictorios. Le Pen comienza por sentenciar: «Es una evidencia que el euro ha muerto. Todos los especialistas lo saben. Solo es cuestión de tiempo que los gobiernos acepten la evidencia: la muerte del euro». Sentada tal «evidencia» personal, Le Pen «matiza» sus posiciones euro económicas de este modo: «Elegida presidenta, iniciaré inmediatamente negociaciones con la UE, anunciando la convocatoria de un referéndum para proponer al pueblo francés la restauración de su soberanía nacional, para restaurar nuestra soberanía económica. Esas negociaciones durarán algún tiempo. Y, mientras tanto, habrá una moneda común que podrán utilizar las empresas en el mercado internacional. Y una moneda nacional, el franco, usada por los franceses». Le Pen sigue «explicando» su proyecto de política económica, nacional y europea, de este modo: «De entrada, Francia debe afirmar su soberanía nacional, con su moneda propia. Durante el periodo de transición, el euro moneda única será transformado en moneda común, que solo utilizarán las grandes empresas, mientras que los particulares volverán a utilizar su propia moneda nacional, el franco». Philippe Ansel, economista en jefe de la Fundación Concorde, comenta de este modo las «consecuencias» de la «muerte del euro» proclamada por Le Pen: «Las proposiciones de doble moneda de la candidata de extrema derecha serían un desastre para los ahorradores. Quienes tengan dinero ahorrado verían sus haberes devaluados automáticamente. Por otra parte, todo el edificio europeo quedaría empantanado. ¿Qué haría Le Pen con el Banco central europeo? El proceso de negociaciones tendría otra consecuencia inmediata: los tipos de la deuda subirían automáticamente. Francia sería más pobre, con más deudas por pagar. Con un horizonte siempre más negro. Más deudas, menos ahorro y ahorros devaluados». Restauración del franco El «Frexit» ha sido, desde el mismo día de su anuncio, hace meses, el primer «freno» a las ambiciones presidenciales de Le Pen. Más del 70% de los franceses son partidarios de la pertenencia de su país a la UE y a la zona euro. A seis días del voto decisivo, el domingo 7 de mayo, Le Pen intentó ayer una «matización» que introduce nuevos factores de incertidumbre. La salida de Francia de la UE ha quedado aplazada a la convocatoria de un referéndum nacional, el otoño / invierno que viene. La ruptura con el euro y la restauración de la moneda nacional, el franco, quedan aplazadas a un proceso negociador, que pudiera durar varios años. Anunciada la muerte del euro, Le Pen anuncia la cohabitación de una moneda europea (para las empresas) y una moneda nacional (para los particulares), percibida por los especialistas como una catástrofe de «nuevo tipo».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Detenido el autor del atropello a varios soldados franceses en la periferia de París
Un hombre ha sido detenido en una autovía de Francia tras el ataque que ha dejado a seis militares franceses heridos en la localidad de Levallois-Perret, en la periferia de París, según ha informado la cadena de televisión «BFM»: «Militares atacados en Levallois: un hombre ha sido detenido en una autovía, se están haciendo comprobaciones», ha señalado. Los agentes han abierto fuego contra el hombre, que ha resultado herido y ha sido detenido. También un policía ha resultado herido leve. La sección antiterrorista de la Fiscalía de París ha abierto una investigación para aclarar el atropello. Se ha confirmado que el detenido es el autor de dicho atropello. Todo ha comenzado esta mañana a las 8.00 horas (6.00 GMT) cerca del Ayuntamiento de Levallois Perret, cuando c uatro militares han resultado heridos de forma ligera y otros dos de mayor gravedad , aunque no se teme por su vida , tras haber sido atropellados. El alcalde de la localidad, el conservador Patrick Balkany, ha considerado «intolerable» la «agresión» contra los soldados, que ha calificado de «vergonzosa». ? Incident à Levallois Perret : intervention de #Police en cours. Un véhicule est recherché? Préfecture de police (@prefpolice) 9 de agosto de 2017Balkany también ha asegurado que «sin duda se trata de un hecho deliberado» el que se ha producido frente al cuartel en el que reside un destacamento de medio centenar de militares de la «operación Sentinele», el dispositivo de vigilancia antiterrorista desplegado en todo el país. Por su parte, la teniente de alcalde, Isabelle Balkany, ha asegurado que se trata de «un acto voluntario y premeditado». «Las fuerzas de la Policía y los militares están viendo las cámaras de videovigilancia que han grabado todo el suceso», ha explicado. El coche, un BMW, ha esperado en un callejón cercano a que los militares salieran del cuartel para comenzar su ronda de vigilancia y «ha acelerado de forma fuerte» cuando un grupo ha aparecido, antes de darse a la fuga, según Baklany. El cuartel se encuentra situado frente a un parque en una zona de poco tráfico y el vehículo del presunto agresor se ha dirigido hacia los militares en dirección prohibida. Los militares pertenecen al 35 Regimiento de Infantería han sido inmediatamente hospitalizados, en el caso de los dos de más gravedad en el centro militar Percy, en la cercana localidad de Clamart. El arresto se ha producido tras la colisión del vehículo que se daba a la fuga contra un coche policial. El autor del atropello ha resultado herido grave tras el impacto y después de que la policía abriese fuego contra él tras un gesto del fugitivo de intentar sacar un arma, según confirman fuentes policiales. El cuerpo de seguridad recurrió a un simulacro de atasco de tráfico para detener al vehículo. «Medios masivos» La policía francesa dedica «medios masivos» a la búsqueda del vehículo, según han indicado fuentes del Ministerio del Interior. El presidente, Emmanuel Macron, ha seguido la situación en directo desde el Palacio del Elíseo, donde tiene lugar el Consejo de Ministros semanal. No se descarta que acuda a lo largo del día al hospital donde están ingresados los militares heridos. Por su parte, el primer ministro francés, Édouard Philippe, ha definido como un «ataque» el atropello, al tiempo que ha manifestado su respaldo a los uniformados. «Apoyo a nuestros seis militares heridos en el ataque de Levallois-Perret», ha asegurado el jefe del Gobierno, en un mensaje publicado en su cuenta oficial de la red social Twitter. También ha asegurado en una reciente comparecencia que «la amenaza terrorista sigue siendo elevada» y que «hay que salir del estado de emergencia» en el que se encuentra Francia, aclarando que es un estado temporal. "Hemos propuesto un proyecto de ley destinado a reforzar la seguridad y la lucha contra el terrorismo", ha esclarecido como solución. Además, el ex primer ministro y diputado Manuel Valls también ha manifestado en Twitter su «solidaridad» con los militares y el resto de fuerzas «atacadas» en esta localidad de la periferia noroccidental de la capital gala. A él se une la opositora Marine Le Pen, quien ha manifestado mediante un comunicado oficial en la web de su partido que «la situación es insoportable». También ha proferido severas críticas a la decisión de Macron de recortar el presupuesto de Defensa, añadiendo que habría de aumentarse «bruscamente» Soutien à nos six militaires blessés dans l'attaque de #Levallois-Perret. Pensées pour leur famille et leurs frères d'armes.? Edouard Philippe (@EPhilippePM) 9 de agosto de 2017Solidarité avec nos militaires et la force sentinelle attaqués ce matin à Levallois? Manuel Valls (@manuelvalls) 9 de agosto de 2017La acción se produce cuatro días después de que un joven de 18 años tratara de penetrar con un cuchillo en la Torre Eiffel al grito de «Alá es Grande». El agresor, que fue reducido por las fuerzas del orden, gozaba de un permiso en el hospital psiquiátrico en el que estaba internado y donde volvió a ser ingresado después de ser examinado por expertos. La Fiscalía Antiterrorista abrió, sin embargo, una investigación por «intento de asesinato sobre una persona depositaria de autoridad pública en relación con una empresa terrorista», y por «asociación de malhechores con fines terroristas», después de que durante su detención asegurara estar en contacto con el grupo yihadista Daesh.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Macron pierde una tercera parte del apoyo popular en cuatro meses
Alos cuatro meses de su elección, a primeros de mayo pasado, Emmanuel Macron ha perdido 22 puntos de en los sondeos de opinión. El 63% de los franceses estiman que el presidente de la República «no podrá recuperarse». A finales de mayo pasado, un 62% de los franceses tenían buena o muy buena opinión del presidente electo. Según el último sondeo publicado ayer por el semanario «Journal du Dimanche» (JDD), solo un 40% de los franceses tienen buena opinión del jefe del Estado. Se trata de una caída brutal, sin precedentes inmediatos. Por las mismas fechas, a los cuatro meses de ser elegidos, Nicolas Sarkozy tenía un 70% de opiniones positivas y François Hollande todavía contaba con un 54 % de opiniones positivas. Según otro sondeo publicado por «Le Figaro», un 62% de franceses piensan que Macron «no podrá recuperarse». Quizá sea muy prematuro juzgar cómo será la cota de popularidad y estima del presidente. Pero parece palmaria la desconfianza, dudas e incertidumbre, que tiene muchos frentes. Macron fue elegido presidente con el voto del 66,10% de los franceses. No se trataba de un voto de adhesión masiva y personal. Se trataba, en cierta medida, de un voto de rechazo contra la extrema derecha de Marine Le Pen. En la primera vuelta de la elección presidencial, a finales de abril, Macron solo consiguió el 24,10 %: ese el núcleo duro del macronismo electoral. Un núcleo modesto. En la primera vuelta de las presidenciales del 2007, Sarkozy consiguió el 31,18 % de los votos. En la primera vuelta de las presidenciales del 2012, Hollande consiguió el 28,63%. El día de su gran victoria personal, un 25/26% de los electores franceses decidieron abstenerse y no participar. La elección del presidente de Francia más joven, desde Napoleón Bonaparte, estuvo marcada por tres datos básicos: adhesión personal limitada, rechazo de la extrema derecha y abstención muy alta. Cuatro meses después, los recortes presupuestarios anunciados, la inquietud ante posibles reformas, el fantasma de la fiscalidad y la comunicación audiovisual se han transformado en una pesadilla. El vespertino «Le Monde» estima que Macron teme un «otoño caliente». Si Macron cumpliese sus promesas, su gobierno tendría que realizar 80.000 millones de euros de recortes, durante los próximos 4 o 5 años. El anuncio de los primeros 850 millones de recortes en el presupuesto (2018) del Ministerio de la Defensa, a finales de junio pasado, abrió una primera crisis de fondo, con la dimisión del Jefe de Estado Mayor de los Ejércitos, el general Pierre de Villiers, que abandonó su cargo calificando al presidente, en privado, de «joven autoritario». Calificativo que ha tenido un éxito inesperado. Un 70% de los franceses estiman que Macron es «muy joven y autoritario», efectivamente. Durante sus primeros cuatro meses de gobierno, Macron ha tomado muchas iniciativas. Las primeras reformas de fondo de la legislación laboral y el mercado del trabajo debieran comenzar las próximas semanas, con órdenes ejecutivas, sin debate parlamentario. Funcionarios, sindicatos, izquierdas y una parte de la derecha tradicional multiplican las advertencias, atizando un «desencanto anticipado». Francia Insumisa (FI), el partido de la izquierda radical populista, liderado por Jean-Luc Mélenchon, anuncia un largo rosario de manifestaciones de protesta. Desconfianza En otro terreno sensible, el de la fiscalidad, Macron prometió menos impuestos. Todavía es pronto para juzgar, pero la opinión pública parece pensar que la presión fiscal continuará creciendo, incluso si se consuman recortes presupuestarios, forzosos, para cumplir unos compromisos europeos que permitan ganar credibilidad. Como guinda podrida, la comunicación política de Macron comienza a tener efectos muy nocivos. El presidente habla poco, actúa mucho y se deja fotografiar con cualquier pretexto, en las condiciones impuestas por su equipo publicitario personal, con mucho maquillaje íntimo. Esa «comunicación cinematográfica» del presidente y su esposa tiene efectos perversos, por varias razones de fondo: hay mucha comunicación visual/fotográfica, pero el presidente habla poco con la prensa. Las imágenes rosa bombón de la pareja presidencial, negociadas y montadas por una agencia especializada, tienen un efecto perverso cuando la realidad política está dominada por posibles recortes y reformas que pueden ser «amargas». Razones para el desencanto Recortes presupuestarios Si Macron cumpliese sus promesas, su gobierno tendría que realizar 80.000 millones de euros de recortes, en 4 o 5 años. El anuncio del recorte de 850 millones en el presupuesto del Ministerio de la Defensa, provocó la dimisión del Jefe de Estado Mayor de los Ejércitos, general Pierre de Villers. Reformas dolorosas Las reformas de la legislación laboral y el mercado del trabajo debieran comenzar las próximas semanas, con «ordenanzas», sin debate parlamentario. Funcionarios, sindicatos, izquierdas y una parte de la derecha tradicional multiplican las «advertencias», atizando un «desencanto anticipado». El fantasma de la fiscalidad Macron prometió menos impuestos. Todavía es pronto para juzgar, pero la opinión pública parece pensar que la presión fiscal continuará creciendo, incluso si se consuman recortes presupuestarios, forzosos, para poder cumplir unos compromisos europeos que permitan ganar credibilidad. Problemas con el maquillaje La «comunicación cinematográfica» del presidente Macron comienza a tener un coste inquietante. La decisión de querellarse contra un fotógrafo puso fin a la luna de miel entre los paparazzi, Emmanuel y Brigitte Macron, a mediados de agosto. Los 26.000 euros gastados en «maquillaje personal» por el presidente, durante le último trimestre, han dejado a la intemperie más incómoda el «narcisismo cinematográfico» de un presidente que un 70% de los franceses califican de «joven autoritario».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La derecha francesa elige líder para salir del «infierno»
Laurent Wauquiez (42 años) podría ser hoy proclamado presidente de Los Republicanos (LR, derecha tradicional), aspirando a suceder a Nicolas Sarkozy, François Fillon y Jacques Chirac como líder de las familias conservadoras francesas, en un espacio político por definir, entre Emmanuel Macron, presidente de centro- derecha, y Marine Le Pen, extrema derecha. Tras las elecciones primarias del mes de noviembre de 2016, cuando François Fillon fue elegido candidato conservador a la presidencia de la República, eliminando a los grandes favoritos, Nicolas Sarkozy, ex presidente, y Alain Juppé, ex primer ministro, los 234.908 militantes que tienen su cotización al día, como miembros de LR, han sido invitados a pronunciarse en otra elección sin precedentes: la del presidente y líder del partido, a través de un voto electrónico, desde las 8 de la noche de ayer sábado a las 8 de la noche de hoy domingo. Se trata de una novedad sin precedentes en el sistema político francés: elegir al líder de una gran familia a través de un voto electrónico. Cada militante puede votar cuando y donde quiera, a través de un teléfono móvil o su ordenador, a través de unos códigos personales. Históricamente, los líderes conservadores habían sido elegidos, tras una campaña interna, en una votación pública. La novedad del voto electrónico quita «dramatismo» al acontecimiento, e introduce un temible factor de incertidumbre. Ninguno de los tres candidatos a la presidencia y dirección del partido, Laurent Wauquiez, Florence Portelli (39 años) y Maël de Calan (36 años), es muy conocido del gran público. Le Figaro, matutino conservador, estima que el riesgo de la abstención podría provocar una segunda vuelta, el domingo día 17, en detrimento de la credibilidad del nuevo líder. Por debajo de los 100.000 votantes (en un país de 67 millones de habitantes), la elección de Laurent Wauquiez sería percibida como un fracaso relativo, cuando Le Figaro afirma que es «un candidato favorito con pies de barro». Hasta hoy, los líderes de la derecha francesa alcanzaban ese puesto tras una sólida carrera como ministros en sucesivos gobiernos, conquistando el partido que debían liderar a través de congresos o elecciones siempre espectaculares. Wauquiez puede llegar a ser el líder del primer partido conservador por omisión: eliminado inesperadamente Nicolas Sarkozy (un personaje mítico para el electorado conservador) en una elección primaria que eligió a otro perdedor inesperado, François Fillon. Barridos los líderes históricos de la derecha, Wauquiez puede encontrarse al frente de un partido huérfano de figuras históricas, bien conocidas del gran público. Cinco años de espera Wauquiez fue portavoz de un gobierno de Sarkozy, ha sido ministro delegado para asuntos europeos, y preside la región Auvernia-Ródano-Alpes. Cargos de cierto relieve, pero poco llamativos para el gran público. Durante su campaña, Wauquiez ha prometido la «reconstrucción» de la derecha francesa, cogida en la temible pinza de la pareja Macron-Le Pen. El presidente ha sabido atraerse a muchas personalidades conservadoras, como su primer ministro y sus ministros de economía y presupuestos. Le Pen sigue teniendo un público que considera «fofa» a la derecha tradicional. Si Wauquiez fuese elegido presidente de LR, como se espera, comenzaría mañana una muy larga marcha. En Francia no habrá elecciones generales ni presidenciales hasta el 2022.