Infortelecom

Noticias de marine le pen

09-04-2022 | Fuente: abc.es
El izquierdismo francés, en vías de extinción en una Francia cada vez más conservadora
Las elecciones presidenciales francesas culminan un proceso de ocaso, división, enfrentamientos y relativa marginación cultural, social y política de todas las izquierdas francesas. Marginación política relativa: todas las izquierdas, juntas, tienen menos intenciones de voto que las extremas derechas. Marginación social: el 35 % de los obreros franceses votan a la extrema derecha desde hace años; el voto obrero es muy modesto entre el muy minoritario electorado comunista; cuenta poco o nada en el ultra minoritario electorado socialista; y no tiene un peso llamativo en las extremas izquierdas. Marginación cultural: las ideas de izquierdas son minoritarias en la vida pública. Se trata de un proceso histórico que tiene cuarenta años de historia? En 1981, la unión de la izquierda socialista y comunista, liderada por François Mitterand, se proponía «romper con el capitalismo» y construir el «socialismo a la francesa». Aquella aventura duró dos años, y terminó con la ruptura entre PS y PCF, pero Mitterrand gobernó con muy distintos gobiernos de izquierda y derecha hasta 1995, catorce años. François Hollande fue elegido presidente, el 2012, afirmando que su gran «adversario» eran las «finanzas». Gobernó cinco años, terminando su mandato con la cota de estima popular más baja de un presidente de la V República. En total, la izquierda socialista, en solitario, o acompañada de otras izquierdas, ha gobernado Francia en diecinueve de los últimos cuarenta y un años. Las presidenciales del 2022 marcan una ruptura y hundimiento histórico: seis partidos y grupúsculos de izquierda, socialistas, comunistas, ecologistas y de extrema izquierda, están enfrentados entre ellos, se presentan divididos y tienen menos votos que las extremas derechas. Según los últimos sondeos publicados la tarde-noche del viernes, este es el estado de división minoritaria de las izquierdas francesas: -Jean-Luc Mélenchon (extrema izquierda populista) tiene 15,5 % de intenciones de voto. Fue ministro muy moderado de Mitterrand, ha sido líder de varios grupúsculos extremistas. Nunca ocultó su simpatía por el nacionalismo de Vladimir Putin. Su programa ultranacionalista compite con el de Marine Le Pen por el electorado popular. En vano: el 35 % de los obreros franceses votan extrema derecha desde hace muchos años. El candidato de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon - AFP -Yannick Jadot (ecologista) tiene 5,2 % de intenciones de voto. Antiguo partidario del comunismo de Léon Trotski, tiene un problema de fondo: los ecologistas franceses están divididos entre partidarios y adversarios de Macron. -Fabien Roussel (comunista) tiene un 3,2 % de intenciones de voto. Ha conseguido hacer campaña sin decir la palabra comunismo ni una sola vez, sustituida por «progresista». Esa reconversión le ha permitido pasar del 1 al 3,2 % de intenciones de voto. -Anne Hidalgo (socialista) tiene un 2 % de intenciones de voto. La alcaldesa de París nacida en la provincia de Cádiz corre el riesgo de pasar a la historia como la protagonista del hundimiento histórico del Partido Socialista. Catástrofe que pudiera culminar con la «desaparición» de su partido, sustituido por una nueva formación de carácter «progresista». -Philippe Poutou (nueva extrema izquierda) tiene un 1 % de intenciones de voto. Nathalie Arthaud (extrema izquierda tradicional) tiene un 0,6 % de intenciones de voto. Marxistas tendencia Groucho: «De la inexistencia pasé a la más absoluta miseria». Vía crucis Socialistas y comunistas no se entienden entre ellos, y tampoco se entienden con tres partidos de extrema izquierda, igualmente divididos. Los ecologistas no se entienden con ningún partido de izquierda. Esa cruda realidad política puede acelerar la desaparición, recomposición de varios partidos políticos de izquierdas. En el PS, varios ex ministros socialistas han abandonado al barco a la deriva de su propia partido, para pasarse con armas y bagajes al proyecto político de Emmanuel Macron. Anne Hidalgo, la candidata socialista, por su parte, ha celebrado varias cenas como amiguetes y personajes con aspiraciones, como el ex presidente François Hollande, preparando «el día después» de la derrota anunciada. El PCF, los dos micropartidos de extrema izquierda, y los ecologistas, se contentarían con no agravar sus crisis de identidad, sin otras aspiraciones que la supervivencia estricta. Jean-Luc Mélenchon, el líder de Francia Insumisa (extrema izquierda populista), aspira a su hora de gloria, a la vejez, tras cuarenta años de carrera, esperando convertirse en líder de la futura oposición de izquierdas. Gran triunfo personal y gran catástrofe para las izquierdas francesas. Mélenchon ha sido de todo: socialista moderado, socialista radical, ultra izquierdista, pro Putin, «distante» de Putin, culminando una carrera de ultra nacionalista de izquierdas, hostil a la Unión Europea (UE) y la Alianza Atlántica. Más allá de la realidad política, se trata de una realidad cultural: las ideas de izquierdas, socialistas o comunistas, en primer lugar, han pasado a ser minoritarias o muy minoritarias en una Francia conservadora, muy conservadora o ultra conservadora.
08-04-2022 | Fuente: abc.es
Le Pen se sitúa a solo dos puntos de Macron en los sondeos
Según uno de los últimos sondeos de la tarde del viernes, Marine Le Pen, la candidata de Agrupación Nacional (extrema derecha), solo está a dos puntos de distancia del presidente de Francia, Emmanuel Macron, en la segunda y decisiva vuelta de las presidenciales francesas. Según las mismas estimaciones, la candidata de extrema derecha y el presidente candidato a la reelección serán los vencedores seguros de la primera vuelta, el domingo, eliminando al resto de sus rivales de ultra derecha, extrema izquierda, comunistas y socialistas. Ese resultado anunciado confirmaría un nuevo duelo a primera sangre electoral, el domingo día 24 que viene, presentándose con un dramatismo particular. Históricamente, los sondeos no se han equivocado en Francia casi nunca, dándose un margen de error del 2 por ciento, aproximadamente. Según las estimaciones de BFMTV, primera cadena de información permanente, Macron tendría hoy un 51 por ciento de intenciones de voto y Marine Le Pen un 49 por ciento, en la segunda vuelta. Macron no ha dejado de perder terreno desde hace semanas. Le Pen no ha dejado de ganar terreno, al mismo tiempo. Al día de hoy, en vísperas de la primera vuelta, la candidata de extrema derecha está a solo dos puntos de distancia. Macron sigue siendo favorito, pero la victoria de Le Pen no es nada descartable. «La victoria de la extrema derecha es posible, pero no probable», dicen los expertos. Vaya usted a saber.
08-04-2022 | Fuente: abc.es
Le Pen se sitúa a solo dos puntos de Macron en los sondeos de las presidenciales
Según uno de los últimos sondeos de la tarde del viernes, Marine Le Pen, la candidata de Agrupación Nacional (extrema derecha), solo está a dos puntos de distancia del presidente de Francia, Emmanuel Macron, en la segunda y decisiva vuelta de las presidenciales francesas. Según las mismas estimaciones, la candidata de extrema derecha y el presidente candidato a la reelección serán los vencedores seguros de la primera vuelta, el domingo, eliminando al resto de sus rivales de ultra derecha, extrema izquierda, comunistas y socialistas. Ese resultado anunciado confirmaría un nuevo duelo a primera sangre electoral, el domingo día 24 que viene, presentándose con un dramatismo particular. Históricamente, los sondeos no se han equivocado en Francia casi nunca, dándose un margen de error del 2 por ciento, aproximadamente. Según las estimaciones de BFMTV, primera cadena de información permanente, Macron tendría hoy un 51 por ciento de intenciones de voto y Marine Le Pen un 49 por ciento, en la segunda vuelta. Macron no ha dejado de perder terreno desde hace semanas. Le Pen no ha dejado de ganar terreno, al mismo tiempo. Al día de hoy, en vísperas de la primera vuelta, la candidata de extrema derecha está a solo dos puntos de distancia. Macron sigue siendo favorito, pero la victoria de Le Pen no es nada descartable. «La victoria de la extrema derecha es posible, pero no probable», dicen los expertos. Vaya usted a saber.
07-04-2022 | Fuente: abc.es
Marine Le Pen se ?olvida? de Trump y Putin para ganar a Macron
En la recta final de la campaña de las elecciones presidenciales, Emmanuel Macron y Marine Le Pen, los dos grandes rivales que dominan el debate nacional, están totalmente de acuerdo en un punto esencial: el viejo enfrentamiento entre izquierda y derecha está siendo sustituido por un enfrentamiento de nuevo cuño entre ultra nacionalistas antieuropeos y reformistas partidarios de una soberanía nacional y una soberanía europea complementarias. A cuatro días de la primera vuelta que deberá elegir los dos grandes rivales de la segunda vuelta, eliminando a otra decena de candidatos, Emmanuel Macron, gran defensor de la doble soberanía, nacional y europea, presenta su alternativa política de este modo: «Debemos crear una nueva fuerza política donde tengan cabida los socialdemócratas y los.. Ver Más
06-04-2022 | Fuente: abc.es
Marine Le Pen, a solo tres puntos de Macron en la batalla final
A cuatro días de la primera y dieciocho de la segunda y decisiva vuelta de las elecciones presidenciales, Marine Le Pen solo está a tres puntos de Emmanuel Macron, más cerca que nunca de una eventual conquista electoral de la jefatura del Estado. Los sondeos de la tarde de ayer martes confirmaron la tendencia de las últimas cuatro semanas: Le Pen sube, Macron continúa estancando, en una batalla capital para Francia y para Europa. La gran sorpresa de los últimos estudios de opinión es el crecimiento de Le Pen en la segunda vuelta, la decisiva. Por vez primera en la historia de las elecciones presidenciales de la V República, la candidata de extrema derecha se encuentra a solo tres puntos de una victoria final. Hace veinte años, Jean-Marie Le Pen, padre de Marine, patriarca de la extrema derecha francesa, eliminó al candidato socialista, Lionel Jospin, con 16,9 por ciento de los votos, en la primera vuelta. Marine Le Pen tiene hoy 23 puntos. En la segunda vuelta del 2002, Le Pen solo consiguió el 17,8 por ciento, eliminado por Jacques Chirac, que consiguió el 82,21 por ciento de los votos finales. Veinte años más tarde, Marine tiene un 48,5 por ciento de intenciones de voto en la segunda vuelta, más de 30 puntos más que su padre, cuando Macron todavía se cotiza como posible ganador, con un 51,5 por ciento. Sondeos fiables En Francia, los sondeos han sido históricamente fiables, con un margen de error del 2 por ciento. Sin duda, la campaña en curso todavía puede matizar, confirmar o no confirmar las estimaciones. Pero la tendencia es diáfanamente clara: la candidata de extrema derecha lleva varias semanas creciendo en todas las estimaciones de voto, cuando el presidente candidato a la reelección continúa estancando. Según los mismos sondeos, Jean-Luc Mélenchon (extrema izquierda populista) y Éric Zemmour (ultra derecha radical), se cotizan como tercero y cuarto candidatos en la primera vuelta. Janot, ecologista; Pécresse, derecha; y Anne Hidalgo, socialista, apenas tienen de 10 a 2 por ciento de intenciones de voto, confirmándose el previsible hundimiento histórico del socialismo y la derecha tradicional. Mélenchon y Zemmour forcejean por 'robar' a Marine Le Pen el puesto de gran rival de Macron, en la segunda vuelta. En vano, a cuatro días de la primera vuelta. Presidente en ejercicio de la Unión Europea (UE), Macron cuenta con el apoyo de muchos exministros socialistas, muchos exministros conservadores, y en su partido cohabitan centristas, liberales, reformistas moderados. Macron se propone refundar el modelo político nacional. Heredera política de Jean-Marie Le Pen, Marine ha tenido excelentes relaciones con Vladímir Putin, durante muchos años, y propone un programa de renacionalización de Francia contra los excesos liberales de la UE.
05-04-2022 | Fuente: abc.es
Le Pen pisa los talones a Macron, que sigue estancado en las encuestas
Emmanuel Macron se estanca o retrocede en intenciones de voto en las dos vueltas de la elección presidencial, cuando continúan creciendo las intenciones de voto de Marine Le Pen, acentuando la incertidumbre nacional y europea. A primeros del mes de marzo pasado, el presidente candidato a su propia reelección tenía un 30,5 % de intenciones de voto, en la primera vuelta del domingo que viene, cuando la candidata de extrema derecha tenía 14,5 %. Cuatro semanas más tarde, los sondeos de la tarde del lunes daban a Macron un 28 % de intenciones de voto: una pérdida de 2,5 puntos, tendencia a la baja a seis días de la primera vuelta. Durante el mismo intervalo de tiempo, las intenciones de voto de Marine Le Pen han crecido hasta el 22 %: un récord histórico, una subida de 7,5 %. Ante la segunda vuelta, la decisiva, el día 24 de este mes de abril, se observa la misma tendencia. A primeros de marzo, el presidente saliente tenía entre 54 y 56 % de intenciones de voto, cuando su principal adversaria nunca llegaba al 40 %. Cuatro semanas más tarde, Macron todavía tiene un 53 %, pero ha perdido varios puntos, mientras que Le Pen tiene un 47 %, el mejor resultado de la candidata de extrema derecha en toda la historia de los sondeos e intenciones de voto presidenciales. El duelo Macron - Le Pen ha desplazado a un segundo plano al resto de los candidatos, Jean-Luc Mélenchon, extrema izquierda, Éric Zemmour, ultra derecha, los principales rivales quedan a varios puntos de distancia de la pareja dominante, y serán eliminados en la primera vuelta. Anne Hidalgo, alcaldesa de París, candidata socialista, oscila entre un 1,5 y un 2 % de intenciones de voto: hundimiento histórico del socialismo en la elección reina del sistema político francés. Macron sigue cotizándose como ganador «seguro». Pero la tendencia de las últimas cuatro semanas es interpretada como un «indicador» muy significativo. La elección de la candidata de extrema derecha como presidenta de Francia quizá sea «improbable», pero es posible, quizá por vez primera en la historia política nacional. Una abstención temible puede cambiar en sentido imprevisible el resultado final de una elección capital para Francia, importante para Europa.
22-03-2022 | Fuente: abc.es
Le Pen y Mélenchon, afines a Putin, tratan de 'boicotear' el discurso de Zelenski ante la Asamblea Francesa
La «quinta columna» de Vladímir Putin en Francia, de extrema derecha y extrema izquierda, en la cúspide de los sondeos electorales, intenta «devaluar»y manipular el discurso del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, en las dos cámaras del Parlamento nacional, este martes. Marine Le Pen, presidenta de Agrupación Nacional (AN, extrema derecha), fue la primera en reaccionar, anunciando que no estaría presente en la Asamblea Nacional (AN) para escuchar un discurso sin duda excepcional, justificándose de este modo: "No tengo una admiración particular por Zelenski. Y tenía otros compromisos, contraídos hace tiempo». Esa reacción de Le Pen causó un estupor profundo, tratándose de un un héroe internacional digno de respeto y admiración universal. A última hora de la tarde, la candidata de extrema derecha a la elección presidencial hizo saber que «finalmente», había decidido escuchar al presidente polaco. Jean-Luc Mélenchon, candidato de extrema izquierda a la jefatura del Estado, fiel aliado de Putin, desde hace años, ha intentando «cambiar» verbalmente, gritando su «denuncia» de la ocupación rusa, para dejar caer, en voz baja, que la "culpa original" es de los EE. UU., la OTAN y sus «vasallos» europeos, conforme a la propaganda «putiniana». Ante Zelenski, Mélenchon ha venido practicando la misma estrategia, «apoyo» a su «resistencia» y «heroísmo», para cargar, a continuación contra las «provocaciones catastróficas» de Washington. Éric Zemmour, candidato de ultra derecha a la presidencia, ha sido, tras la familia Le Pen, el mejor y más fiel defensor de Vladimir Putin. Ante el presidente ucraniano, Zemmour y sus amigos siguen la misma táctica: alaban su «heroísmo» para denunciar su comportamiento: «No es un jefe de Estado. Parece estar pidiendo el voto para Emmanuel Macron». Quizá sea significativo, social, cultural y políticamente, que Le Pen, Mélenchon y Zemmour, la «quinta columna" de Putin en Francia, ocupen posiciones importantes en las intenciones de voto en las presidenciales del 14 y el 21 de abril próximos. Según los últimos sondeos, Emmanuel Macron se cotiza siempre como ganador en la primera y la segunda vuelta. En la primera, Macron tiene entre un 29 y un 30 % de intenciones de voto, seguido de Marine Le Pen, con un 17 / 18, Mélenchon y Valérie Pécresse (derecha) con un 13 y Éric Zemmour con un 9 o 10 %. La candidata socialista, Anne Hidalgo, alcaldesa de París oscila entre un 2 y un 3 %. En la segunda vuelta, Macron se cotiza como ganador seguro contra Le Pen, Mélenchon o cualquier otro candidato, con una ventaja de 10 a 20 puntos.
16-03-2022 | Fuente: abc.es
Las 12 predicciones del famoso politólogo Francis Fukuyama sobre cómo terminará la invasión de Ucrania
Francis Fukuyama (Chicago, 1952) es un politólogo estadounidense de origen japonés. Doctor en ciencias políticas por la Universidad de Harvard y catedrático de economía política internacional en la Universidad Johns Hopkins de Washington. Su fama de este experto en historia y teoría política procede sobre todo de un artículo de 1989 titulado '¿El fin de la historia?', que dio pie a una oleada de discusiones y críticas en los más diversos foros. Actualmente es director editorial de 'American Purpose', una revista dedicada al análisis político, donde ha enumerado 12 predicciones sobre cómo podría terminar la invasión de Rusia a Ucrania. Fukuyama escribió el artículo desde Macedonia del Norte, uno de los lugares de Europa con más apoyo a Putin. Estas son sus predicciones: 1. «Rusia se dirige a una derrota absoluta en Ucrania. La planificación rusa fue incompetente, basada en la suposición errónea de que los ucranianos eran favorables a Rusia y que su ejército colapsaría inmediatamente después de una invasión. Evidentemente, los soldados rusos llevaban uniformes de gala para su desfile de la victoria en Kiev en lugar de municiones y raciones adicionales. Putin en este punto ha comprometido la mayor parte de su ejército en esta operación; no hay grandes reservas de fuerzas que pueda llamar para agregar a la batalla. Las tropas rusas están atrapadas en las afueras de varias ciudades ucranianas, donde enfrentan grandes problemas de suministro y constantes ataques ucranianos». 2. «El colapso de su posición podría ser repentino y catastrófico, en lugar de ocurrir lentamente a través de una guerra de desgaste. El ejército en el frente llegará a un punto en el que no podrá ser abastecido ni retirado, y la moral se evaporará. Esto es al menos cierto en el norte; a los rusos les está yendo mejor en el sur, pero esas posiciones serían difíciles de mantener si el norte se derrumba». 3. «No hay una solución diplomática a la guerra posible antes de que esto suceda. No hay ningún compromiso concebible que sea aceptable tanto para Rusia como para Ucrania, dadas las pérdidas que han sufrido en este momento». 4. «El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha demostrado una vez más su inutilidad. Lo único útil fue el voto de la Asamblea General, que ayuda a identificar a los actores malos o prevaricadores del mundo». 5. «Las decisiones de la administración Biden de no declarar una zona de exclusión aérea o ayudar a transferir MiG polacos fueron buenas; han mantenido la cabeza durante un momento muy emotivo. Es mucho mejor que los ucranianos derroten a los rusos solos, privando a Moscú de la excusa de que la OTAN los atacó, así como evitando todas las posibilidades obvias de escalada. Los MiG polacos en particular no agregarían mucho a las capacidades ucranianas. Mucho más importante es un suministro continuo de jabalinas, aguijones, TB2, suministros médicos, equipos de comunicaciones e información compartida. Supongo que las fuerzas ucranianas ya están siendo dirigidas por la inteligencia de la OTAN que opera desde fuera de Ucrania». 6. «El costo que está pagando Ucrania es enorme, por supuesto. Pero el mayor daño lo causan los cohetes y la artillería, sobre los que ni los MiG ni las zonas de exclusión aérea pueden hacer mucho. Lo único que detendrá la matanza es la derrota del ejército ruso sobre el terreno». 7. «Putin no sobrevivirá a la derrota de su ejército. Recibe apoyo porque se le percibe como un hombre fuerte; ¿Qué tiene para ofrecer una vez que demuestra incompetencia y es despojado de su poder coercitivo?». 8. «La invasión ya ha causado un gran daño a los populistas de todo el mundo, quienes antes del ataque expresaron uniformemente su simpatía por Putin. Eso incluye a Matteo Salvini, Jair Bolsonaro, Éric Zemmour, Marine Le Pen, Viktor Orbán y, por supuesto, Donald Trump. La política de la guerra ha expuesto sus inclinaciones abiertamente autoritarias». 9. «La guerra hasta este punto ha sido una buena lección para China. Al igual que Rusia, China ha construido fuerzas militares aparentemente de alta tecnología en la última década, pero no tienen experiencia en combate. El miserable desempeño de la fuerza aérea rusa probablemente sería replicado por la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación, que tampoco tiene experiencia en la gestión de operaciones aéreas complejas. Podemos esperar que los líderes chinos no se engañen a sí mismos en cuanto a sus propias capacidades como lo hicieron los rusos al contemplar un movimiento futuro contra Taiwán». 10. «Esperemos que Taiwán se dé cuenta de la necesidad de prepararse para luchar como lo han hecho los ucranianos y restablecer el servicio militar obligatorio. No seamos prematuramente derrotistas». 11. «Los drones turcos se convertirán en los más vendidos». 12. «Una derrota rusa hará posible un 'nuevo nacimiento de la libertad' y nos sacará de nuestro miedo al estado de decadencia de la democracia global. El espíritu de 1989 seguirá vivo gracias a un puñado de valientes ucranianos».
12-03-2022 | Fuente: abc.es
Le rompen un huevo en la cabeza a Éric Zemmour, el candidato ultra francés, al llegar a un acto
Éric Zemmour, el candidato a Presidente de la República de Francia del partido ultraderechista Reconquista, ha sido blanco de un ataque este sábado. Un hombre de 70 años le lanzó huevo a la cabeza cuando el político se bajaba de su vehículo en la ciudad de Moissac, en Tarn-et-Garonne, donde iba a asistir a algunos actos. Según informa el diario francés La Dépêche, el huevo fue lanzado por el padre de un niño discapacitado, un agricultor que ha sido detenido. «Ya veo de qué lado está la violencia», afirmó Zemmour.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="fr" dir="ltr">Éric Zemmour reçoit un ?uf sur la tête à son arrivée à Moissac ce samedi <a href="https://t.co/YUUqg6mEgb">pic.twitter.com/YUUqg6mEgb</a></p>&mdash; BFMTV (@BFMTV) <a href="https://twitter.com/BFMTV/status/1502592679674269704?ref_src=twsrc%5Etfw">March 12, 2022</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> El candidato estuvo acompañado por Marion Maréchal, la sobrina de Marine Le Pen, que le apoya en su conquista del Elíseo en lugar de a su tía. Zemmour ha ido a Moissac a reunirse con su alcalde, Romain Lopez, que había sido asistente parlamentario de Maréchal cuando ella era diputada del partido de extrema derecha Vaucluse.
06-03-2022 | Fuente: abc.es
Marion Marechal Le Pen traiciona a su familia y se «fuga» con Éric Zemmour
Sobrina de Marine Le Pen, nieta de Jean Marie Le Pen, Marion Marechal Le Pen ha decidido traicionar a su familia y apoyar la candidatura de Éric Zemmour a la presidencia de la República, cuando la campaña del candidato ultra conservador sufre de su apoyo «indirecto» a Vladimir Putin. Marion Marechal Le Pen anunció públicamente su decisión en el mitin de Zemmour, la tarde-noche del domingo, en Toulon (Var) en la frontera oeste de la Costa Azul. Traicionando a su tía y su abuelo, Marion Marechal agrava dos guerras fratricidas: con una nueva división fratricida en su propia familia; abriendo un nuevo frente de tensiones entre Le Pen y Zemmour, disputándose el «corazón» de las derechas ultra y extremas. Abriendo el mitin de Zemmour, Marion, como la llaman sus admiradores (católicos ultra integristas, extremistas simpatizantes de Putin), justificó su decisión por estas razones: «Tengo la certidumbre que vamos a asistir a una recomposición del paisaje político nacional. Y Éric es el líder político que mejor representa mis ideas». Se presta a la nieta de Jean-Marie Le Pen de participar en las elecciones legislativas del mes de junio que viene. Zemmour le habría prometido un puesto significativo, para intentar volver a la Asamblea Nacional (AN), como diputada ultra conservadora. Marion ya fue elegida diputada de extrema derecha el 2012: pero abandonó el puesto y decidió «abandonar» la política, cuando descubrió que no podría sustituir a su tía Marine a corto plazo. Nueve años después, Marion anuncia su regreso a la política, haciendo campaña con el principal rival de su tía, Éric Zemmour. Jean-Marie Le Pen la comentado la noticia en estos términos: «Doble error. Se embarca con Zemmour, cuando Zemmour ha cometido varios errores garrafales y está pagando su apoyo a Putin». Marine Le Pen, por su parte, habla de su sobrina en términos muy despectivos: «Pobrecita Marion. Se ha convertido en el pequeño salvavidas que pretende salvar la campaña de Zemmour, que se está hundiendo en los sondeos y entre la opinión pública, como consecuencia de la brutalidad infumable de sus posiciones». La invasión «putiniana» de Ucrania ha disparado a la alza las intenciones de voto favorables a Emmanuel Macron, y ha «hundido» relativamente las intenciones de voto del resto de sus rivales. Según los últimos sondeos, Macron tiene hoy un 30 % de intenciones de voto, en la primera vuelta (10 abril), seguido de Marine Le Pen, con 18 %, Valérie Pécresse (derecha), con 13 %, Éric Zemmour (ultra derecha), con 12 %, y Jean-Luc Mélenchon (extrema izquierda), con un 11 % de intenciones de voto. En la segunda vuelta de la elección presidencial (24 abril), Macron se cotiza como ganador por 57 contra 43 contra Le Pen, 59 contra 41 contra Pécresse, y 65 contra 35 contra Zemmour. En Francia, los sondeos son históricamente muy fiables, con algún fracaso espectacular: cuando Jean-Marie Le Pen eliminó al candidato socialista, Lionel Jospin, candidato socialista, en la primera vuelta de las presidenciales del 2002, antes de ser eliminado por Jacques Chirac, en la segunda y decisiva vuelta. A treinta y cinco días de la primera vuelta, la guerra de Ucrania parece favorecer electoralmente a Macron, percibido como el mejor defensor de los intereses nacionales y del puesto de Francia en Europa. Marine Le Pen ha ganado mucho terreno e intenciones de voto «moderando» sus posiciones sobre Europa. La familia Le Pen también ha sido una amiga fiel de Putin. Pero Marine ha sabido nadar y guardar la ropa (sucia). Zemmour, por el contrario, nunca ocultó su admiración hacia Putin, deseando que Francia llegase a tener un presidente como el presidente ruso. Durante la campaña electoral, Zemmour la condenado la «guerra» para mejor denunciar a Macron, la Alianza Atlántica, la Unión Europea, pidiendo la salida de la OTAN y reclamando un «distanciamiento» con la UE para afirmar la «soberanía nacional»? Esa es la política y el personaje que ha decidido apoyar Marion Marechal Le Pen en la recta final de la campaña. «Pobrecita, mi sobrina, ha traicionado a su familia, para intentar salvar del naufragio a un personaje brutal», insiste Marine Le Pen. Tras la traición de Marion Marechal Le Pen comienza una nueva batalla por el futuro liderazgo de las extremas derechas francesas.