Infortelecom

Noticias de marine le pen

14-07-2019 | Fuente: abc.es
Los «maravillosos» líos de la familia Le Pen
Las tribulaciones, deudas y enfrentamientos (jurídicos, económicos y políticos), incluso las aventuras «intimas» de Jean-Marie Le Pen, su hija Marine y su nieta Marion, se han convertido en un «culebrón» que hipoteca las ambiciones políticas del partido familiar, Agrupación Nacional (AN, ex Frente Nacional, FN, extrema derecha), que las recientes elecciones europeas consagraron como primer partido de Francia. Jean-Marie Le Pen (91 años), el patriarca que refundó la extrema derecha francesa en los años 60 y 70 del siglo pasado, llegando a eliminar al candidato socialista (Lionel Jospin), en la primera vuelta de unas elecciones presidenciales (2012), ha pedido la intervención del Estado, la justicia, para intentar conseguir, con poco éxito, que su hija Marine (51 años) le pague una deuda de varios millones de euros. Marine Le Pen, por su parte, ha pedido a los cuadros de cu partido, AN, que eviten cualquier «trato» público, privado o político con su sobrina, Marion Maréchal, que usó el apellido Le Pen entre 2010 y el 2018, hasta que decidió romper con su tía, para defender sus ideas políticas personales, con un éxito imprevisible. El resto de los miembros del clan Le Pen (hermanas, «compañeros» sentimentales y burocracia interna del partido familiar) asisten a esos enfrentamientos públicos con callada resignación. Harta de las «ocurrencias» de su padre, Marine Le Pen decidió hace años expulsarlo del partido que él había fundado. Jean-Marie Le Pen respondió con todo tipo de acusaciones y zancadillas, familiares, políticas, públicas y privadas. Sin romper nunca definitivamente con su hija. Entre el patriarca y la «refundadora» del FN, convertido en AG, para distanciarse del patriarca fundador, existían y existen importantes intereses comunes, comenzando por el dinero. Los Le Pen comparten el «balón de oxígeno» de los amigos y banqueros próximos a Vladimir Putin. La corriente Marion Cuando el partido de su hija, AN, fue consagrado como el primer partido de Francia, en las recientes elecciones europeas, Jean-Marie Le Pen desenterró los trapos sucios de las deudas financieras de su hija, reclamando el dinero de sus préstamos personales y recordando que Marine sigue teniendo por pagar importantes créditos conseguidos en Moscú. Maniobrero emérito, desde su primera juventud, Jean-Marie Le Pen lleva años atizando otra guerra sorda contra Marine, alentando las ambiciones personales de su nieta Marion Maréchal, hija (fuera del matrimonio) de Yann Le Pen, señora con una vida sentimental «muy intensa». Desde niña, Marion fue presentada en sociedad con un doble apellido, Maréchal Le Pen. Maréchal es el apellido de su padre adoptivo, Samuel Maréchal, que decidió adoptar a la hija de su madre y un periodista, Roger Auque. Cuando Marion descubrió, muy pronto, que sus ambiciones personales chocaban con las ambiciones de su tía Marine, decidió borrar el Le Pen de su nombre de guerra política. Marion Maréchal Le Pen, entre 2010 y 2018, se convirtió en Marion Maréchal cuando la nieta del patriarca decidió romper con el partido de su tía, para iniciar una nueva vida, no solo política. Separada del padre de su hija, al año y medio de celebrar un matrimonio civil, Marion comenzó por intentar «robar» a su tía algunas «amistades» políticas europeas, para terminar creando algo así como una «academia» política, en la periferia de Lyon (en el centro de Francia), donde hace campaña «subterránea» en defensa de un programa político «propio», próximo pero «diferente» al de su tía, con muchos contactos con extremas derechas y derechas ultra nacionalistas europeas. Respondiendo calladamente a las maniobras de su sobrina, Marine Le Pen ha terminado por exigir a los cuadros de su partido que eviten cualquier contacto con Marion Maréchal. Problemas jurídicos Esa tela de araña de líos familiares tiene prolongaciones jurídicas muy diversas, en Europa y Francia. Los servicios jurídicos del Parlamento Europeo (PE) siguen pensando que Marine y Jean-Marie Le Pen utilizaron el dinero que recibían, como euro parlamentarios, para financiar actividades políticas en Francia. La justicia francesa también sigue esa «pista». Las truculentas declaraciones de Le Pen (padre) y las «ocurrencias» de Marine, difundiendo imágenes que pudieran ser «incitación al odio», según la justicia francesa, contribuyen a dar «más color», si cabe, al histórico clan familiar que ha dominado con mano de hierro los sucesivos partidos de la extrema derecha francesa. Tras su reciente gran victoria en las elecciones europeas, Marine Le Pen esperaba y espera que las próximas elecciones municipales (primavera de 2020) confirmen esa «tendencia», permitiéndole ganar un nuevo impreciso de alcaldías. Está por ver como terminarán evolucionado e influyendo las «cacerolas» de los escándalos íntimos, familiares y políticos, que ninguna de las partes desea enterrar de alguna manera.
07-07-2019 | Fuente: abc.es
Le Pen pide al Estado que bloquee las cuentas su hija
Jean-Marie Le Pen (91 años) ha pedido a la Administración del Estado que sean bloqueados 4,5 millones de euros en las cuentas bancarias de su hija, Marine Le Pen (50 años), o su partido, Agrupación Nacional (AN, extrema derecha, ex Frente Nacional, FN), que sigue pagar los préstamos familiares y bancarios que financiaron su campaña presidencial de 2017. Le Pen prestó a su hija 6 millones de euros para financiar la campaña de 2017. Dos años después, Marine Le Pen solo ha pagado 1,5 millones de euros. Y continúa adeudando a su padre 4,5 millones de euros, que reclama el pago de la deuda. Temiendo ser víctima de las dificultades financieras de su hija, el patriarca de la extrema derecha ha pedido una intervención judicial y administrativa: bloquear las cuentas bancarias de su hija y su partido, para conseguir el reconocimiento de la deuda, cuando menos, a la espera de poder recobrar la totalidad del dinero prestado. Se trata de un problema económico de imprevisible calado. Entre 2016 y 2017, los bancos franceses consideraban que Marine Le Pen y su partido eran clientes «indeseables». Y se negaron a conocer préstamos para financiar la campaña presidencial finalmente perdida, contra Emmanuel Macron. Años antes, Vladimir Putin ya había ofrecido a Marine Le Pen un «paraguas» bancario excepcional. El 2014, bancos y empresas rusas, próximas al presidente ruso ofrecieron a Le Pen (hija) créditos por un montante de 9,5 millones de euros. La prensa francesa afirma que Marine Le Pen debiera «reembolsar» la totalidad o buena parte de esos préstamos el próximo mes de septiembre. Con dos meses de antelación, Jean-Marie Le Pen ha apretado el cuello económico de su hija con unas exigencias que dejan al descubierto una crisis económica excepcional de la extrema derecha, que se convirtió en el primer partido de Francia en las recientes elecciones europeas.
28-06-2019 | Fuente: abc.es
Sarkozy cuenta sus «relaciones íntimas» con la política francesa en un nuevo libro
«Entre Francia y yo hay una relación que no se acabará nunca», declara Nicolas Sarkozy para describir con precisión su reinstalación en el corazón del paisaje político francés, si es que alguna vez estuvo ausente. El expresidente de Francia publica este viernes un nuevo libro, «Passions» (Pasiones), contando sus relaciones personales íntimas con la política y la clase política francesa del último medio siglo: una cartografía muy precisa del origen, actualidad y futuro de sus ambiciones políticas. Acosado y perseguido por un rosario de procesos judiciales, acusado de numerosos delitos de corrupción, activa o pasiva, Sarkozy descarta con un gesto sonriente esa tela de araña, en la que continúa caído y preso: «Fui perseguido judicialmente en otras ocasiones. Y siempre termine libre y sin cargos. Ahora, mañana, también». «Pasiones» aborda con precisión elíptica la única cuestión esencial: ¿Vuelve Sarkozy a la escena política? Y responde con precisión forzosamente ambigua: no piensa volver para estar al frente de ningún partido político; no piensa embarcarse en la guerra política de cada día; no piensa ser un «recurso» para ninguna familia política. No. S arkozy ya luchó , ganó y perdió en todos esos campos de batalla, como capitán aventurero, al frente de comandos de fuerzas especiales, como general de cuerpos de ejército, como jefe del Estado. «Pasiones» es una cartografía preciosa de esos y otros combates, públicos y privados, íntimos. También es una «caja de herramientas» imprescindible para comprender el «gran juego» que ha iniciado el expresidente. Simpatía y respeto por Macron Giscard, Chirac, Mitterand, son juzgados con la precisión de un gran estratega curtido en el ejercicio cruel de la conquista y ocupación del poder. Sarkozy toma buena nota de los errores propios y ajenos. ¿François Hollande? Pasará a la historia política por su mediocridad. ¿François Fillon, el antiguo primer ministro y traidor? Hundido en su insignificancia. ¿Macron? Un hombre de talento, un confidente. Cuando llegue el momento, él y Marine Le Pen serán los únicos rivales dignos de Sarkozy, cuyo programa político personal se resume de este modo: «Hacer la síntesis entre la derecha de orden y las clases populares». A la espera de la hora, por llegar, Sarkozy confiesa su simpatía y respeto por los Macron. ¿La esposa del presidente? Le llegó a decir a Sarkozy, en una cena íntima, en el Eliseo: «Siempre voté por usted. Y no me arrepiento». ¿El punto débil de Macron? La arrogancia. «El único pecado que los franceses no perdonan nunca es la arrogancia», dice Sarkozy. La arrogancia macroniana estuvo en el origen último de la fronda de los chalecos amarillos. El semanario socialdemócrata «L?Obs» afirma en su portada que existe un «entendimiento secreto» entre Macron y Sarkozy. Es de notoriedad pública que los antiguos consejeros y ministros de Sarkozy tienen puestos eminentes como consejeros en el Elíseo y ministros de Macron. Giscard y Macron demostraron, en su día, que el modelo político francés permite conquistar el poder supremo, el Elíseo, sin estar al frente de un gran partido. Un comando de pocos pero aguerridos soldados permite ganar la batalla decisiva, en el momento crucial. Esa es la ilusión y esperanza secreta de Sarkozy: proponer la «síntesis» entre la derecha de orden y las clases populares; alternativa plausible, cuando la futura campaña presidencial vuelva a proponer en escena el duelo entre Macron y Marine Le Pen.
14-06-2019 | Fuente: abc.es
La Justicia confirma el fraude de la familia Le Pen con fondos del Parlamento Europeo
Filtraciones judiciales confirman que el Frente Nacional (FN, extrema derecha), el partido refundado por Marine Le Pen, lleva años utilizando de manera fraudulenta los fondos, sueldos y subvenciones del Parlamento Europeo (PE). Fundado por Jean-Marine Le Pen, padre de Marine, el FN fue el partido más votado en Francia en las elecciones europeas del 2014, cuando consiguió el 24,86 % de los votos, derrotando con severidad a la derecha a izquierda históricas. La familia Le Pen ya aspiraba entonces, hace cinco años, a liderar a las extremas derechas europeas, con un grupo parlamentario propio, en el PE. Sin embargo, un rosario de escándalos a repetición y un enfrentamiento brutal con su padre, obligaron a Marine Le Pen a refundar el partido de la extrema derecha francesa. La heredera del FN decidió cambiar de nombre al partido fundado por su padre, que comenzó a llamarse Agrupación Nacional (AN) tras un congreso excepcional celebrado el 2018. La instrucción judicial de los escándalos nacionales y europeos siguió su curso. Varios jueces, en Bruselas, Estrasburgo y París, comenzaron a sospechar que los Le Pen, el padre, la hija y varios miembros de su partido, utilizaron de manera fraudulenta los fondos, sueldos y subvenciones del PE. Comenzó una larga y compleja batalla judicial. Un juez ha terminado filtrando al vespertino «Le Monde» y otros medios, varios documentos comprometedores, según los cuales, la familia Le Pen y sus amigos políticos habrían montado un «chiringuito» contable y administrativo, con el fin de utilizar en beneficio de su partido, el antiguo FN, la nueva AN, los fondos financieros del Parlamento Europeo. El proceso sigue su curso. Entre otros procesos. Hace años, la justicia francesa también abrió una investigación penal contra Marine Le Pen, tras la publicación de fotos reales o montajes fotográficos de ejecuciones terroristas, consumadas por asesinos islamistas. En su día, la Justicia pidió un análisis psiquiátrico de Marine Le Pen, para intentar «comprender» la publicación de imágenes atroces. La presidenta del antiguo FN se negó a realizar tales exámenes. Ese proceso también sigue su curso, a la espera de una fecha todavía desconocida para ser juzgado. Se trata de dos procesos paralelos pero inflamables: utilización ilegal de fondos europeos; publicación de imágenes que pudieran incitar al odio. Continuará.
14-06-2019 | Fuente: abc.es
El Gobierno francés avisa a Ciudadanos de que los pactos con Vox no tienen cabida en la UE
Concluido el ciclo electoral en España, Ciudadanos (Cs) ha empezado a tejer sus alianzas municipales y autonómicas en España siguiendo la lógica de bloques de izquierda y derecha. Lejos de la esquiva posición que mostró con Vox en la formación del gobierno andaluz el pasado invierno, los líderes naranjas no han sorteado esta vez públicamente a sus homólogos derechistas con los pactos postelectorales en Madrid, Murcia y los presupuestos andaluces. Sin embargo, el grupo europeo al que se ha acogido Cs, Renovar Europa (antes ALDE), no comparte el funambulismo naranja para conseguir los votos del partido liderado por Santiago Abascal. Fuentes de la presidencia de Emmanuel Macron, cuya formación lidera la familia liberal con 16 eurodiputados (de 106), han advertido que una plataforma en común de Cs (7 eurodiputados) con «un partido de extrema derecha» pondría en cuestión su cooperación en Bruselas. Hace un año, Ciudadanos y La República en Marcha (LREM) impulsaron un «grupo centrista y renovador» en las instituciones a la espera de una mejora sustancial de los resultados de la familia liberal en las elecciones europeas. Pese al entusiasmo inicial en el congreso de Madrid del pasado noviembre, Emmanuel Macron, enfangado en la crisis de los chalecos amarillos, enfrió a principios de este 2019 la configuración de una plataforma con la Alianza de Liberales (ALDE). La misma noche electoral, LREM confirmó que sus representantes engrosarían la bancada del grupo liberal, renombrado como Renovar Europa, una fórmula para acoger la lista francesa que se ha interpretado como un intento del Elíseo de alejarse de la etiqueta «liberal» y su carga negativa en la escena política francesa. La recién nombrada secretaria francesa de Asuntos Europeos (dependiente de Exteriores), Amélie Montchalin, consideró ayer en un encuentro con medios españoles en París que «la alianza con la extrema derecha como hemos visto en España no es una opción», aunque insiste en que no le corresponde ni a ella ni al Ejecutivo, sino al grupo Renew Europe, de marcar el perímetro y las líneas rojas en la próxima legislatura europea. Montchalin y El Elíseo van en la línea de un duro reportaje del vespertino francés «Le Monde» en el que destacaba en portada que «la estrategia del partido liberal Ciudadanos para esconder sus acuerdos, directos o indirectos, con la extrema derecha no engaña a nadie en España». En las elecciones europeas, los liberales han mejorado en más de 40 eurodiputados su representación en la Eurocámara hasta convertirse junto a los Verdes en la principal formación bisagra de cara a la configuración de las nuevas mayorías. Buena relación con Pedro Sánchez Aunque el pasado 26 de mayo se quedó a un punto de poder batir a su adversaria ultraderechista, Marine Le Pen, en unos comicios en clave plebiscitaria sobre su presidencia en Francia, Emmanuel Macron ha logrado situar a su formación en una posición central en las negociaciones por los altos cargos de Bruselas («Top Jobs», en la jerga comunitaria), debido a la pérdida de la mayoría de los socialistas y el Partido Popular Europeo (PPE), encabezado por los democristianos alemanes de la CDU. Peor resultado que LREM ha cosechado Ciudadanos en España, en lo que se ha entendido como una decepción al perder 1,4 millones de votos con respecto a las generales y que con solo 7 eurodiputados se han quedado fuera del podio del grupo liberal, donde le preceden, por este orden, sus socios franceses (16), británicos (16) y rumanos (8). Desde el Elíseo aducen una cuestión de coherencia. No pueden atacar al PPE sobre su supuesta ambigüedad ante el desafío nacional-populista por mantener a los 13 eurodiputados de Fidesz, la formación del primer ministro húngaro, Viktor Orban, en el grupo popular, si al mismo tiempo Ciudadanos teje alianzas en España con Vox. En contraste con las reprimendas a su socio natural en España, Albert Rivera, París destaca la buena relación política y personal de Macron con el presidente español en funciones Pedro Sánchez. «Estamos muy cerca, eso es verdad. Además se dice a veces en Francia que Macron es un presidente de derechas, pero en el seno de política europea se reúne con socialistas, con liberales? la lógica partidista no es la ideal para Europa», concluye Montchalin.
13-06-2019 | Fuente: abc.es
Identidad y democracia: el nuevo grupo que reúne a la derecha radical en la Eurocámara
El nuevo grupo de derecha radical en la Eurocámara: Identidad y Democracia (ID), abanderado por los líderes de Liga y Reagrupación Nacional, Matteo Salvini y Marine Le Pen, respectivamente, se ha presentado este jueves sin Vox con el objectivo de forzar «una transformación sustancial de la Unión Europea» y defender la soberanía de los Estados nación. El grupo contará con 73 eurodiputados de: La Liga (Italia), RN (Francia), FPÖ (Austria), AfD (Alemania), el flamenco Vlaams Belang (Bélgica), SPD (República Checa), PS (Finlandia), DFP (Dinamarca) y EKRE (Estonia). No se ha cerrado la puerta a nuevos miembros o a la colaboración con otros grupos como el partido del Brexit de Nigel Farage y se ha confirmado que el grupo mantiene interlocución con VOX, aunque da por hecho que se integrará en el grupo de los Conservadores y Reformistas (ERC). «Respecto a nuevas delegaciones, como norma general, estamos dispuestos a recibir a quienes comparten nuestros objetivos», ha explicado en una rueda de prensa el presidente del nuevo grupo parlamentario el eurodiputado de la Liga, Marco Zanni. También ha asegurado: «Nuestra disposición a colaborar sigue siempre abierta». En declaraciones posteriores, el dirigente de la Liga ha explicado que VOX sería «bienvenido» a Identidad y Democracia, que están en conversaciones «desde hace año y medio» y que interactúa «directamente con Santi Abascal». Transformación de la Unión Europea Identidad y Democracia se ha presentado como «un grupo nuevo» y ha negado buscar «destruir» a la Unión Europea pero sí contribuir a una transformación «sustancial» del proyecto europeo, garantizando la primacía de los Estados nación como base de la cooperación. Urge a la vez un cambio radical en política de inmigración y de económia. También rechaza prolongar las sanciones económicas de la UE a Rusia por el conflicto en Ucrania. «Somos los únicos en este parlamento en querer una transformación sustancial de la UE», ha asegurado Le Pen, presente en el acto. También ha dejado claro que «las cosas deben cambiar porque los electores lo exigen» y ha augurado que los movimientos nacionalistas en Europa solo se van a «amplificar». Le Pen ha reclamado que se respete «el peso» del nuevo grupo, «la primera fuerza soberanista del Parlamento Europeo» y que será «el cuarto grupo». Ha añadido que se buscarán «alianzas» con otros grupos soberanistas para forzar una transformación del sistema político en Europa. «Europa debe construirse en base a su diversidad y diferencias. Debe construirse sobre la base de los Estados nación como el punto focal de la democracia y como la base para la cooperación en Europa. Lo que hemos visto es que este intento de crear un super estado europeo no ha aportado ningún valor. Europa es la región del mundo que menos está creciendo», ha resumido Zanni. Contra la inmigración ilegal Zanni ha rechazado una política que consiste en «abrir» los puertos a los inmigrantes y ha insistido en la necesidad de «impedir la inmigración ilegal» y de «enviar a la gente de vuelta a sus países de origen» cuando no tienen derecho a quedarse. Además, ha reclamado más «flexibilidad» para que los Gobiernos decidan su propia política económica y fiscal, al tiempo que rechazan un presupuesto para la eurozona. «Es verdad que si queremos tener una moneda común sin nuevas catástrofes como vimos en Grecia, necesitamos un mayor control presupuestario centralizado. Pero otra manera de resolver la cuestión es desmantelar la moneda común y la eurozona. Al menos como funciona hoy», ha remachado el eurodiputado electo del Partido de los Finlandeses, Jussi Halla-Aho.
11-06-2019 | Fuente: abc.es
Macron dice adiós al liberalismo
El Acto II de la presidencia de Emmanuel Macron comienza mañana diciendo «adiós» a las promesas liberales, avanzando un catálogo de reformas que inquietan por razones enfrentadas a los electorados conservadores y populares, cuando la patronal denuncia un «callejón sin salida» de las cuentas del Estado. Edouard Philippe, primer ministro, jefe de Gobierno, presentará en la Asamblea Nacional, a partir de la tarde de este miércoles, día 12, las reformas proyectadas para los próximos meses. La patronal y los sindicatos coinciden en un punto inflamable. El proyecto de reforma del sistema nacional de pensiones y jubilaciones no satisface a nadie, de momento. Si Philippe no convence, mañana, el proyecto será «revisado» para el próximo otoño / invierno. El electorado conservador, el más importante, para Emmanuel Macron, en las recientes elecciones europeas, contempla con inquietud el proyecto de Ley de bioética que debiera legalizar la «procreación asistida». Tema sensible e inflamable, si no vuelve a ser aplazado. Patronal y sindicatos coinciden en criticar el proyecto conocido de reforma de la seguridad social y el desempleo. La patronal critica una deriva «antiliberal» que pudiera ser nociva para la creación de empleo, desde su óptica. Los sindicatos denuncian la tentación del «liberalismo salvaje». Varias veces aplazada, la reforma constitucional sigue suscitando un entusiasmo nulo. Y se teme un «desguace» imprevisible. La próxima Ley de finanzas (presupuestos del Estado para el 2020), deberá consumar el «adiós al liberalismo» y la «vuelta al tradicionalismo nacional». A juicio de Pierre-Antoine Delhommais, analista financiero, las concesiones de Emmanuel Macron a la franquicia de los chalecos amarillos, entre diciembre y enero pasados, consumaron un cambio de dirección de la política económica presidencial, que habría pasado de una «política de la oferta» (menos impuestos, reducción del costo del trabajo) a una «política de la demanda» (subida de sueldos, recurso a la deuda pública para ofrecer más «servicios»). Dicho de otro modo: Macron habría pasado de una política presuntamente «liberal» a una política presuntamente «socialdemócrata». Las concesiones de Macron a la franquicia de los chalecos amarillos oscilan entre los 17.000 y los 20.000 millones de euros, sin conseguir, por ahora los resultados esperados. En las recientes elecciones europeas, los obreros y las clases medias que temen la precariedad votaron masivamente a la extrema derecha de Marine Le Pen; mientras que los electorados más conservadores y «liberales» votaron a Macron. A la espera de las nuevas promesas que Edouard Philippe hará este miércoles en nombre de Emmanuel Macron, la patronal teme que las cuentas del Estado hayan entrado en un «callejón sin salida». Geoffroy Roux-de-Bézieux, presidente del Movimiento de las Empresas de Francia (MEDEF, la patronal), portavoz del liberalismo conservador, ha lanzado esta advertencia al presidente Macron: «Francia practica desde hace más de treinta años una política de la demanda: se pretende incrementar el poder adquisitivo aumentando el gasto público, pagado con deuda. Emmanuel Macron prometió romper con ese círculo vicioso. La nueva política gubernamental inquieta. Prometer que el paro se reducirá al 7 %, con estas políticas es mentir a los franceses. Francia se ha metido en un callejón sin salida presupuestario. El gobierno ha consumado un choque favorable a la demanda de unos 17.000 millones de euros. Si ese choque no se acompaña con un recorte considerable del gasto público volveremos a las andadas, en detrimento de la competitividad y el aparato productivo».
09-06-2019 | Fuente: abc.es
La extrema derecha, primer partido obrero de Francia
La extrema derecha se consolida como el primer partido de los obreros de Francia, confirmando una evolución de gran calado en la historia política nacional, tras el hundimiento histórico de la derecha y las izquierdas tradicionales. Todos los estudios publicados tras las elecciones europeas del 26 de mayo pasado confirman la misma tendencia avanzada por el Ifop, referencia canónica en el campo de los análisis sociológicos: el 47 % de los electores obreros y el 32 % de los empleados votaron al partido de Marine Le Pen, Agrupación Nacional (AN, ex Frente Nacional, FN), que consiguió el 23,31 % de los votos nacionales. Esa evolución de fondo coincide con el hundimiento históricos de las izquierdas socialistas (6,19%) y comunistas (2,49%), el estancamiento y retroceso de la extrema izquierda populista (6,31%), la escasa representación obrera del voto ecologista (13,47%), consagrando a Emmanuel Macron como el líder más estimado por los electores de centro y derecha actuales, cuando su partido quedó en segundo puesto con el 22,41% de los votos. Con un 8,48%, la derecha tradicional quedó muy alejada del voto popular. La implantación muy mayoritaria de la extrema derecha se manifestó por vez primera en la primera vuelta de la elección presidencial de 1995, cuando Jean-Marie Le Pen eliminó al candidato socialista, Lionel Jospin. Por vez primera en la historia política de Francia, el electorado popular se alejaba de los candidatos de izquierda para votar de manera significativa al candidato de la extrema derecha, derrotado en la segunda vuelta por Jacques Chirac, conservador. Desde entonces, todas las elecciones han confirmando siempre una lenta pero firme ascensión de la extrema derecha. Los modelos electorales franceses, mayoritarios, a dos vueltas, han frenado e impedido la entrada masiva de la extrema derecha en los municipios, gobiernos regionales y Asamblea Nacional. Pero ese funcionamiento del modelo electoral contribuyó a favorecer el nacimiento de la franquicia de los chalecos amarillos, donde se confunden los electorados de extrema izquierda y de extrema derecha. Evolución del voto En las presidenciales de 1988, el 59,2% de los obreros votaban a las izquierdas; y la extrema derecha solo contaba con un 17,6% de voto obrero. En 1995, el 48,5% de los obreros seguían votando a las izquierdas; pero la extrema derecha comenzó a contar con el 21,1% del voto obrero. El 2002, el voto obrero de izquierdas cayó al 38,7% mientras que el voto obrero de extrema derecha creció al 25,6%. El 2007 el voto obrero de izquierda fue del 40 %, cuando los obreros dudaron entre el voto de derechas tradicional (Sarkozy, que consiguió el 27,9 % del voto obrero) y el voto de extrema derecha, que consiguió el 15,6%. El 2012 (hundimiento de Sarkozy, triunfo de Hollande) se inició la ascensión final (¿?) de la extrema derecha, que consiguió aquel año el 30,9% de los votos, cuando el voto obrero de izquierdas se estancó en el 40,1% y el voto obrero de derecha retrocedió al 24,3. Derecha y extrema derecha ya eran votadas por el 65,2 % de los obreros franceses Las elecciones europeas del 2014 convirtieron a la extrema derecha de la familia Le Pen en el primer partido obrero de Francia, con el 35% del voto obrero. Tendencia confirmada en las presenciales del 2017, cuando Marine Le Pen consiguió el 40% de los votos obreros frente a Emmanuel Macron. Las elecciones europeas del mes de mayo pasado han confirmado y ampliado la tendencia y marea de mucho fondo que viene de muy lejos, de las postrimerías de los dos mandatos presidenciales de François Mitterrand (1981 - 1995), el fracaso de los mandatos de Jacques Chirac (1995 - 2002), el fin desafortunado de la presidencia Sarkozy (2002 - 2007), el hundimiento faústico de la presidencia Hollande (2007 - 2012) y la incomprensión muy profunda de la presidencia Macron, elegido el 2017. Pascal Perrineau, uno de los mejores especialistas en la historia de la extrema derecha francesa resume ese proceso histórico de este modo: «Los obreros y los empleados siguen representando el 20 y 27% de la población francesa, aproximadamente. Con los años, la desindustrialización, la mundialización, el hundimiento de los sindicatos y las izquierdas, han creado un vacío de representación? los obreros con menos formación y peor pagados, las clases medias que temen la precariedad, los funcionarios de las categorías más modestas, se sienten olvidados y mal representados por las elites políticas, muy alejadas de una Francia obrera, periférica, que también es víctima de peores servicios públicos. Quizá el voto obrero no sea siempre un voto de adhesión, pero siempre es un voto de protesta?».
07-06-2019 | Fuente: abc.es
Putin y Le Pen revisan la historia de la liberación de Europa
Vladimir Putin y Marine Le Pen coinciden en «devaluar» la importancia del desembarco aliado en Normandía, el 6 de junio de 1944, lamentando o menospreciando la ausencia del presidente ruso en las conmemoraciones del LXXV aniversario de aquella jornada, capital en la historia de Europa. Cuando el resto de las fuerzas políticas glosaban al unísono el heroísmo de los aliados trasatlánticos, recordando una página capital en la historia nacional y europea, la presidenta de Agrupación Nacional (AN, extrema derecha) prefirió salir en defensa de Vladimir Putin y la visión del dirigente ruso sobre el «D-Day» y el Desembarco. A través de su cuenta Twitter y breves declaraciones despectivas, Marine Le Pen hizo el jueves afirmaciones de este tipo: «Es muy lamentable que Vladimir Putin no haya sido invitado a las ceremonias de Normandía» [ . ] «Por otra parte, comportarse de esa manera es algo así intentar minusvaluar el puesto capital que jugó Rusia en la liberación de Europa» [ . ] «Hay algo de innoble en todo eso». Vladimir Putin hace años que recibe a todos los miembros de la familia Le Pen en Moscú. Banqueros próximos a Putin han ofrecido a Marine y Jean-Marie Le Pen generosos créditos financieros cuando la extrema derecha los ha pedido. En París, la presidenta de AN, se hacía eco y repetía, el jueves, incluso las mismas palabras, los argumentos de Putin y sus propagandistas oficiales. Marine Le Pen hace suyos los análisis de varios historiadores rusos próximos a Putin, repitiendo que, a su modo de ver, «los occidentales exageran la importancia del Desembarco? olvidan o quieren olvidar que la Segunda Guerra Mundial ya estaba ganada cuando los soldados del Ejército rojo derrotaron a las tropas de Hitler en Stalingrado y la campaña de Rusia». Putin, por su parte, comentó su ausencia en las celebraciones de Normandía, donde sí estuvo, en otras ocasiones, en términos altivamente despectivos: «No tiene ninguna importancia que no me hayan invitado. Yo no soy un general de opereta que debe estar en todas las celebraciones, para dar color a unos actos sin importancia. El pueblo ruso pagó un tributo muy fuerte en su lucha contra el nazismo, con millones de muertos». Las agencias de prensa próximas a Putin repiten desde hace algún tiempo una versión revisionista de la liberación de Europa, atribuyendo al Ejército Rojo (comunista) todas las batallas capitales, relegando el Desembarco y la liberación de Francia, el Benelux y Alemania a un puesto «secundario» en términos comparativos.
05-06-2019 | Fuente: abc.es
Elecciones en Dinamarca: el hombre que quiere expulsar al 15 por ciento de la población danesa
Las encuestas prevén que no obtenga más del 2,3% de los votos en las elecciones generales que celebra hoy Dinamarca, lo cual es un alivio al menos para el 15% de la población del país, que tiene orígenes extranjeros y a la que Rasmus Paludan ha prometido expulsar durante la campaña. Paludan es un racista, condenado por los tribunales, que lleva meses provocando a los seguidores del Islam en su país, marchando por sus vecindarios en desfiles amenazantes y quemando el Corán en catos públicos callejeros. Ha sido apodado como «revoltoso profesional» por Marine Le Pen y responde a sus críticos que «todo lo que hago es ejercer mi derecho a la libertad de expresión». Nunca sale a la calle sin su chaleco antibalas puesto. Nacido en Nordsjælland hace 37 años, pertenece a una familia de conocidos daneses. Entre sus hermanos hay desde una poetisa hasta un político de izquierdas que pertenece al partido Alternativa, que defiende la protección del clima y de los refugiados, en las antípodas de la formación «Mano dura», fundado por Rasmus en 2017. Después de aprobar la selectividad en el instituto Helsingør , estudió Derecho en la Universidad de Københavns con el noveno mejor expediente de su promoción y realizó prácticas en el Tribunal Internacional de La Haya y desde 2014 tiene su propio bufete, especializado en la defensa de clientes anti sistema. En 2015 se hizo cargo de varios casos con los que se pretendía sentar jurisprudencia a favor del uso de drogas recreativas y en 2017 defendió ante un tribunal de Jutlandia del Norte a un acusado de blasfemia por haber quemado públicamente el Corán. Si bien en su juventud estuvo comprometido con el partido Izquierda Radical y con sus juventudes, Ungdom, y en 2009 concurrió como candidato a las elecciones europeas por el partido JuniBevægelsen, de corte euroescéptico, finalmente se decidió por la formación Dansk Samling (Colección danesa), que en 2017 cambió su nombre por «Stram Kurs» (Línea dura), partido desde el que ha prevenido sobre «una guerra civil en Dinamarca contra los enemigos extranjeros» y desde el que ha amenazado con que «nuestro camino se transformará en ríos de sangre y los enemigos extranjeros terminarán en las alcantarillas a las que pertenecen». Un tribunal condenó a Paludan el pasado mes de abril, basándose en la sección 266 del Código Penal danés, que trata sobre delitos de racismo, y por haber establecido públicamente, en un vídeo de campaña publicado en la red Youtube, un claro paralelismo entre la población de origen africano y una inteligencia inferior. «El coeficiente intelectual de los somalíes es mucho más bajo que el nuestro», dijo. «El tamaño de su pene o de su cerebro no influye? Sus cerebros son peores que los nuestros porque hay diferencias entre las razas. En África hay mucha gente que no se entera de nada porque su coeficiente no pasa de 80». Irrupción en el Parlamento Hasta esa fecha había sido sistemáticamente ignorado por los medios de comunicación daneses, pero su campaña electoral en las calles de Copenhague le ha valido muchas portadas. «Planteo un éxodo masivo por el que enviemos a cientos de miles de personas a sus países de origen», ha propuesto Paludan, «si se comportan de una forma que no cumple con los valores daneses, lo detestamos y tenemos derecho a echarlos de aquí». Paludan obtuvo las 20.000 firmas requeridas para que su partido ingresara en la lista oficial de candidatos a las elecciones. Su objetivo es un Gobierno que apoye «un éxodo masivo por el que enviemos a cientos de miles de personas a sus países de origen» y con él parece capaz de superar el umbral del dos por ciento de los votos, necesario para ingresar en el Parlamento danés. El periódico que ha publicado esta encuesta, Politiken, enfatiza que el sondeo de Megafon tiene un margen de error de 1,1 punto porcentual y señala que hay más incertidumbre de lo habitual porque es la primera encuesta que incluye al partido. Pero en la historia ya hay episodios que muestran las consecuencias de subestimar tales figuras antisistema en Dinamarca, donde la extrema derecha cuenta en la última década con un potencial de voto en su conjunto que supera el 20 por ciento. Paludan defiende que «el sistema de bienestar danés está en peligro debido a la afluencia de extranjeros parásitos» y asegura que las ayudas sociales y las pensiones aumentarán cuando «Dinamarca no tenga que mantener a tanto inútil extranjero». En su perfil de Twitter, convoca manifestaciones en zonas con elevada población musulmana, a las que se refiere como «guetos de los perdedores», en las que exhibe viñetas de Mahoma y profana símbolos del Islam. El lema de su partido es «toda la felicidad posible para el mayor número posible de daneses étnicos», aclarando que no está dispuesto a incluir a quienes tengan idiomas o culturas diferentes, ni siquiera con antepasados daneses. Su objetivo «no es limitar la inmigración, sino que una elevada cifra de musulmanes salga cada año del país con deportaciones masivas de población étnicamente no occidental».
1
...