Infortelecom

Noticias de mariano rajoy

20-10-2017 | Fuente: elmundo.es
Ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias 2017, en directo
La ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias de este año tendrá lugar hoy en el Teatro Campoamor de Oviedo a las 18:30 horas.Felipe VI pronunciará el tradicional discurso de cierre del acto, al que también asistirá el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. 
17-10-2017 | Fuente: abc.es
Latinoamérica ve en Cataluña el riesgo de sus propios secesionismos
Latinoamérica ha reaccionado como la Unión Europea. Países como México, Brasil, Chile y Bolivia se han expresado de forma contundente contra el secesionismo catalán, por romper la integridad territorial proclamada en la Constitución española. En Iberoamérica no hay movimientos independentistas consolidados, pero sí pronunciados regionalismos que podrían poner en aprietos a los gobiernos de esos países si algunos, como se ha visto los últimos días, invocan el ejemplo de la «vía catalana». Los fuertes particularismos de Chiapas o de la península de Yucatán en México y de la región de Santa Cruz en Bolivia explican la posición expresada por sus gobiernos en relación a Cataluña. También el chavismo venezolano, aunque ha aprovechado la ocasión para cargar contra el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, tiene claro que la unidad del país impide cualquier veleidad separatista del Zulia, el rico estado noroccidental. Chile ha salido al paso de la petición del alcalde de la Isla de Pascua de abrir un proceso de independencia siguiendo el modelo catalán, mientras que Brasil ha desconsiderado el referéndum no oficial celebrado el 7 de octubre en zonas del sur del país. Chile: Isla de Pascua El alcalde de la Isla de Pascua acaba de plantear la posibilidad de la independencia y pide una mediación internacional entre Chile y los habitantes de esa isla del Pacífico, conocida por sus enigmáticas esculturas de grandes cabezas. Pedro Edmunds segura que sus ciudadanos se «identifican enormemente» con lo que ocurre en Cataluña. En una entrevista con «El Mercurio de Valparaíso» declaró haber tenido contacto con los independentistas catalanes durante un viaje que hizo a Girona. «Sé que ellos vienen trabajando más de 60 años lo que hoy vemos en televisión», dijo. Los catalanes llevan trabajando más de 60 años lo que hoy estamos viendo en televisión. De aquí a que lleguemos al ejemplo de Cataluña pasarán algunas décadas» Alcalde de la Isla de Pascua «De aquí a que nosotros lleguemos al ejemplo de Cataluña, posiblemente van a pasar algunas décadas», reconoció Edmunds, pero por de pronto reclamó que la cuestión sea llevada al comité de descolonización de la ONU. En realidad, el deseo de independencia no tiene tradición en la Isla de Pascua, donde la aspiración mayoritaria de la población, de etnia rapa nui, es la de contar con autonomía en las decisiones que afectan a su territorio. El Gobierno de Chile, a través de la gobernadora de la provincia, Carolina Hotu, ha recordado estos días la participación pactada de los isleños en la administración directa de los bienes naturales de su entorno. El relación a Cataluña, un comunicado del Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet indica que Chile «no reconocerá cualquier acto o declaración unilateral de independencia». El texto pela al diálogo y destasca la «plena vigencia del orden constitucional y el resto de los derechos y libertades de todos los españoles». Brasil: del Sur a Sao Paulo El ejemplo catalán también ha sido invocado en el sur de Brasil, donde el secesionismo del territorio entre Sao Paulo y Uruguay, formado por los estados de Paraná, Santa Catarina y Río Grande del Sur, viene un momento de cierta agitación. Este particularismo, de raíces históricas (la región declaró su independencia entre 1835 y 1845), comenzó a despegar en 1992 con el movimiento «El sur de mi país». En 2016 hubo una consulta informal, en el que participaron unas 600.000 personas (la mayoría a favor de la independencia), y el pasado 7 de octubre hubo otro referéndum, en el que los votantes descendieron la mitad (96% de síes, pero solo el 3% de participación). Este no es el único secesionismo brasileño. El área de Sao Paulo, la más rica del país (supone un tercio del PIB), conoce desde hace tiempo voces separatistas. En 2014 surgió el movimiento «Sao Paulo Livre» y en 2016 se celebró un referéndum informal de independencia, en el que apenas votaron 50.000 personas (los organizadores hablaron de un 54,2% de votos favorables). Un tercer caso, la región de Pernambuco, en el noreste del país, también plantea una cierta tensión territorial. Refiriéndose a la situación en España, Gobierno de Brasil ha invocado el diálogo «en el marco de la legislación de ese país, resaltando la importancia del pleno respeto a la Constitución española y al Estado Democrático de Derecho». México: Chiapas y Yucatán «México, con apego al derecho internacional, no reconocerá a Cataluña como un estado independiente», declaró tras el referéndum unilateral catalán el canciller mexicano, Luis Videgaray. También México tiene razones internas para no apoyar una iniciativa que rompe sin consenso la integridad de un país democrático. El México que en su día acogió a mucho exiliados de la Guerra Civil española y que históricamente ha simpatizado con algunos procesos revolucionarios, como el cubano, pone su prioridad en evitar alimentar cualquier movimiento que cuestione su propia integridad territorial. El Ejército Zapatista de Liberación Nacional, aunque venido a menos, sigue actuando como fuerza centrífuga en el estado de Chiapas, y la península de Yucatán, si bien hace tiempo dividida en tres estados, sigue cuidando su propia personalidad cultural (ambas entidades podrían ser hoy países independientes centroamericanos de haberse resuelto de otro modo los vaivenes territoriales que siguieron a la era colonial española). Bolivia: Santa Cruz contra La Paz Bolivia es el país hispanoamericano donde la unidad nacional puede verse más amenazada en un futuro. Por eso el presidente Evo Morales ha sido vehemente en rechazar un proceso como el llevado a cabo por los independentistas catalanes. En declaraciones a un programa español de televisión, Morales justificó su actuación contra los separatistas de la región de Santa Cruz. «¿Pero cómo puedo permitir dividir Bolivia? Es algo sagrado, eso es violar la Constitución, es dividir el territorio en dos naciones, eso no se puede», dijo. ¿Pero cómo puedo dividir Bolivia? Es algo sagrado, eso es violar la Constitución, es dividir el territorio en dos naciones, eso no se puede» Evo Morales Como cualquier mandatario boliviano, Morales tiene bien presentes las particiones que en el pasado sufrió su país y que contribuyeron a la postración histórica de Bolivia. En 2008 tuvo especial fuerza el Movimiento Nación Camba, que enfrenta a la Media Luna boliviana (las áreas bajas y llanas de la mitad oriental del país, ricas en gas y petróleo ?significan el 28% del PIB?, llamadas así por su forma en el mapa) con el altiplano andino: Santa Cruz contra La Paz. Ese 2008 hubo referéndums de autonomía en los cuatro departamentos de la Media Luna ( Santa Cruz , Tarija , Beni y Pando ), aprobados por más del 80% de los participantes, pero no fueron reconocidos por el Gobierno. Venezuela: el Zulia petrolero El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no ha perdido ocasión de criticar a España por querer impedir a la fuerza el referéndum catalán. Tiempo atrás ya se dejó fotografiar con la bandera independentista catalana. Pero Maduro no admitiría un proceso semejante en Venezuela en el que estuviera en juego la posible separación del Zulia, estado separado del resto del país por las estribaciones de los Andes y que aporta el 80 por ciento del petróleo extraído en Venezuela. Varias veces Hugo Chávez alertó de cualquier difusión de ideas secesionistas en el Zulia, cuya capital es Maracaibo, atribuyéndolas a un interés de Estados Unidos de provocar un levantamiento zuliano y así hacerse con esa zona petrolífera.
15-10-2017 | Fuente: elmundo.es
Mariano Rajoy sustituirá al Govern en pleno si tiene que aplicar el artículo 155
Baraja dos opciones: un Gobierno de concentración con políticos de todos los partidos o uno de gestión con técnicos del Estado. Convocaría elecciones en Cataluña en un plazo de 3 a 6 meses. 
11-10-2017 | Fuente: elpais.com
Podemos acusa al PSOE de reeditar la ?triple alianza? con PP y Ciudadanos al apoyar al Gobierno en aplicar el 155
Irene Montero critica el "claro apoyo" de Pedro Sánchez a Mariano Rajoy en su estrategia del "porrazo" y posible suspensión de la autonomía de Cataluña
11-10-2017 | Fuente: elpais.com
Urkullu dice ante la cúpula judicial vasca que en Cataluña no sirve ?solo la ley?
El lehendakari apela al diálogo que dicen defender los presidentes Mariano Rajoy y Carles Puigdemont
11-10-2017 | Fuente: elpais.com
PSOE y Gobierno cierran filas en el Congreso ante la situación en Cataluña
Mariano Rajoy informa esta tarde sobre la situación de Cataluña en sede parlamentaria
09-10-2017 | Fuente: abc.es
La gran prensa latinoamericana critica el desafío catalán
La opinión pública latinoamericana ha seguido con asombro los acontecimientos de las últimas semanas en España relacionados con la pretensión independentista del soberanismo catalán. Diarios como «El Mercurio» (Chile), «La Nación» (Argentina), «El Tiempo» (Colombia) y «La Fohla de S. Paulo» (Brasil) ?auténticas instituciones entre los medios del continente americano?, se han pronunciado en sus editoriales contra el extremismo unilateral de la Generalitat catalana. No todos hacen una defensa acérrima de la gestión del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, pero sí consideran que el jefe del Ejecutivo catalán, Carles Puigdemont, ha planteado un desafío que debe contestarse. «Cataluña es parte de España» El editorial más enérgico fue el publicado el día 6 de octubre por «La Nación». El diario bonaerense se pone del lado del Gobierno español al descalificar la pretensión de «autodeterminación» de los soberanistas catalanes y ridiculiza la expresión «desconectarse de España». Además de recordar que el «muy cuestionado» referéndum del 1 de octubre había sido suspendido por el Tribunal Constitucional, el editorial «Cataluña: el diálogo, única salida» rechaza que Cataluña pueda invocar el derecho de autodeterminación, pues «no se trata de un proceso de descolonización, como fue el de Zimbabwe, ni de un caso de opresión, como en su momento ocurrió en Kosovo». Si las tozudas autoridades catalanas cierran esa puerta, serán responsables de todo cuanto pueda suceder»«La Nación», Buenos Aires Según «La Nación», el Gobierno español «ha anunciado, como correspondía, que hará todo lo que permite la ley si los catalanes irresponsablemente se proclaman independientes». Tras este claro pronunciamiento, el editorial procede a otro aún más categórico: «Cataluña es obviamente parte de España». El diario termina con una llamada al diálogo, pero en el marco del autonomismo o un posible federalismo. «Si las tozudas autoridades catalanas cierran esa puerta, serán responsables de todo cuanto pueda suceder. Frente a su propio pueblo y frente a la historia», concluye. Puigdemont, «principal culpable» «El Mercurio» de Santiago de Chile destaca «el daño que el desafío planteado por el gobierno autonómico ha hecho a la democracia española». En un editorial del 3 de octubre, titulado «Crisis institucional en España», señala a Puigdemont y a la Cámara autonómica catalana como «los culpables principales» de la crisis institucional, pues «actuaron con sectarismo y total desprecio a la Constitución, el estatuto de Cataluña, a sus representantes democráticos y a las leyes». El diario atribuye a Rajoy el «error» de no haber previsto que Puigdemont «jugaría sus cartas hasta el límite», e indica que el uso de la fuerza por parte de la Policía ha sido aprovechado por el victimismo nacionalista. La fórmula para obligar a Madrid a iniciar un proceso de cambio ha sido brutal y rupturista»«El Mercurio», Santiago de Chile «Es evidente que el camino tomado por los actuales dirigentes independentistas es arriesgado y supone una unidad monolítica en Cataluña, la cual no existe», añade el diario chileno. Para «El Mercurio», el independentismo no puede construir argumentos a partir de «unos comicios irregulares en que era alta la posibilidad de votar dos veces». Si lo que Puigdemont y los suyos han querido hacer es provocar una negociación, «su fórmula para obligar a Madrid a iniciar un proceso de cambio a los estatutos autonómicos y eventual independencia ha sido brutal y rupturista, y, en este momento, es difícil que encuentre en Madrid a alguien dispuesto a entregarle lo que pide». El país en su conjunto debe encontrar pronto una salida política, «por el bien de España, que muestra, bajo el gobierno de Rajoy, una recuperación económica y social notable». El plebiscito, «acto temerario» Desde Sao Paulo, el diario brasileño de mayor reputación califica de «acto temerario» el plebiscito que quiso organizar la Generalitat, que derivó en un «choque predecible» entre las fuerzas de seguridad y los separatistas. El editorial «Cataluña en jaque», publicado por «La Folha de S. Paulo» el 7 de octubre, advierte de que si el Parlamento catalán se reúne para una declaración de independencia caerá en «otro incumplimiento de una sentencia del Tribunal Constitucional». Esa «intransigencia» soberanista puede llevar a Rajoy «a tomar una actitud más drástica». «Ocioso decir que el comportamiento del líder catalán contribuyó decisivamente al tamaño potencial del conflicto. Sin embargo, Rajoy ha sido, al menos, poco hábil en la conducción del tema», opina «La Folha». Y concluye: «Es evidente que una separación forzosa no interesa a ninguna de las partes. Se espera, pues, que Puigdemont ceda al buen sentido y que Rajoy acepte su posible retroceso, disponiéndose a dialogar». «La trampa de los nacionalismos» Por su parte, «El Tiempo» de Bogotá, alarmado por las imágenes de la actuación policial del 1 de octubre y las cifras de heridos ofrecida por la Generalitat, al día siguiente publicó el editorial «No era necesario», en el que culpa a Puigdemont del devenir de los acontecimientos, pero también a Rajoy de su gestión de los mismos. El diario colombiano, de todos modos, se pregunta si la movilización soberanista es realmente independentista o si más bien se alimenta de la rabia y del deseo de cambio que se observa en muchas sociedades occidentales. «El Tiempo» estima «poco viable» una eventual secesión y llama resolver un conflicto en el que «todas sus posibles consecuencias tienen en común un escenario muy gris, en el que ganan muy pocos y pierden muchos. Tal vez pierda España toda». «Se trata de no caer en la trampa de los nacionalismos. De no morder ese anzuelo», advierte.
08-10-2017 | Fuente: abc.es
Cataluña y Venezuela: la democracia en jaque
Puesto que se trata de realidades históricas, políticas y culturales tan distintas, la tentación de comparar las protestas que han tenido lugar en Cataluña y en Venezuela es, en principio, equívoca y desatinada si, cuando menos, esa comparación no parte de una referencia común. Esa referencia no podría ser otra que el marco legal vigente en cada país. Analizar las protestas en uno u otro lugar, equivale a confrontar su legitimidad ante la Constitución y las leyes. En Venezuela, y esto es lo esencial, los ciudadanos salieron a las calles en defensa de la Constitución. Protestaron -protestan hoy y continuarán haciéndolo mientras sea necesario- para oponerse al programa de violaciones sistemáticas de la Carta Magna. 130 personas murieron. 16 mil fueron heridas mientras invocaban por derechos establecidos en la Constitución aprobada en 1999. No para desconocer la legalidad, sino para refrendarla: en eso se fundamenta la legitimidad irrenunciable que tienen las luchas que, durante intensos meses, se vivieron en pueblos y ciudades de todas las regiones de Venezuela. Hay que agregar, además, un aspecto cualitativo: son la expresión de una inequívoca mayoría, más del 80% de la sociedad, que exige un cambio, no de la Constitución ni del marco legal, sino de la dictadura ilegal, ilegítima, fraudulenta y delincuencial que nos gobierna. Que Maduro haya expresado su apoyo a la pretensión secesionista no debería sorprendernos, son lobos de la misma dietaEl sentido de las protestas venezolanas no guarda relación alguna con las protagonizadas por los grupos que alientan el secesionismo, que ha puesto en marcha una cadena de violaciones de la Constitución y las leyes de España, con el objetivo de crear una crisis que, entre sus líneas más evidentes, siempre tuvo como una táctica clave, provocar una confrontación para denunciar a los cuerpos de seguridad y al gobierno del presidente Rajoy. Por lo tanto, no hay semejanzas entre ambas protestas -las venezolanas han sido más duraderas, más numerosas, más intensas, protestan por derrocar la dictadura y las duras condiciones que se viven en Venezuela, muy diferentes a las que tuvieron lugar en Cataluña-. Donde sí hay notorias semejanzas es en los métodos utilizados por la dictadura de Maduro y los promotores de la secesión: ambos actúan en contra del marco legal; desconocen a las respectivas mayorías que se oponen a sus propósitos; desarrollan discursos en los que se victimizan, expertos en falsear la realidad y formular las más estrambóticas conspiraciones. La declaración de guerra del separatismo catalán está encaminada a una situación que «atenta contra el Estado de Derecho», siglos de convivencia y de pertenencia «a la misma comunidad política que es España». Esta situación nos hace reaccionar a los demócratas: que Maduro haya expresado su apoyo a la pretensión secesionista no debería sorprendernos, son lobos de la misma dieta. La misma filosofía de desunir, destruir, ahuyentar a la empresa privada, las fuentes de trabajo. Empobrecer hasta arruinar. El nacionalismo catalán, esencialmente retrógrado como toda fórmula política que tiene su núcleo en la exclusión, ha logrado una de sus metas: polarizar a la sociedad de la Comunidad Autonómica de Cataluña. En su intervención del martes 3 de octubre, Felipe VI dijo, con toda la resonancia que ello supone: «Hoy la sociedad catalana está fracturada y enfrentada». Es característico del auge polarizador, producir, durante una primera etapa, el fenómeno de la mayoría silenciosa. Ese silencio hace más sonoro el ruido fabricado por la minoría. En España existe una vida cultural, intelectual, muy rica, asistí al diálogo que compartió Bieito Rubido, director del diario ABC, con el gran comunicador Carlos Herrera, menciono a esa mayoría silenciosa su derecho a manifestarse, a no agobiarse, «porque sois más». Llamamiento al orden constitucional El elogiado discurso de Felipe VI, que alcanzó una audiencia de más de 12 millones de televidentes, y que ha sido aplaudido por dirigentes y mandatarios demócratas de todo el mundo es, en su línea medular, un llamado al orden constitucional, una respuesta a las acciones antidemocráticas de los secesionistas. Sus señalamientos son precisos: incumplimiento de la Constitución y su Estatuto de Autonomía. El mesurado y urgente llamado del Rey, que ha sido antecedido por varios del gobierno de Mariano Rajoy, hacia el que guardo una deuda de gratitud por haberme concedido la nacionalidad española, un gran honor que se me ha concedido, ser parte de este país. Estar en este país generoso, amigable, grande, lleno de historia y cultura, hoy, es desde la plataforma que me ha permitido continuar con la lucha contra la dictadura venezolana. A la restitución del orden democrático. España, grande, unida. La historia ha sido testigo, España que ha ido construyendo su unidad respetando la identidad de todas sus partes, cohesionada como un todo, hasta llegar a ser una nación. España es grande en todos los sentidos, es un maravilloso país, seguirá liderando el crecimiento económico mundial. Según el Fondo Monetario Internacional «España se ha convertido, y de forma sostenida, en el país desarrollado de gran tamaño cuyo Producto Interior Bruto (PIB) crece más». A quienes buscan similitudes, hay que decir: las protestas de los demócratas venezolanos sí contienen semejanzas, pero es con los esfuerzos de las instituciones del Estado español por preservar la unidad del país y la vigencia de la Constitución. Hoy nos unimos en una sola voz con España en defensa de la libertad, porque lo que ocurre en Cataluña -como lo hemos advertido- es mucho más grave que los deseos absurdos de independencia de una región y que puede traer consecuencias trágicas para el futuro de España y de todos los españoles.  No permitan la desunión, sigamos pensando y soñando con un gran país. Venezuela es un espejo, un terrible ejemploLa democracia, la prosperidad que hoy viven los españoles, la libertad misma, está en jaque. Todos debemos poner especial atención en Cataluña y hacer un llamado de reflexión para quienes creen en la pureza de las intenciones de quienes promueven esta terrible agenda. España nos necesita unidos, hoy más que nunca le decimos que cuentan con nosotros.  Somos muchos venezolanos, que hemos tenido que salir de Venezuela por diferentes razones, con la suerte de tener las dos nacionalidades. Continuo sin cesar la lucha por rescatar la democracia en Venezuela, pero tenemos una inmensa deuda y agradecimiento con España. Por eso, queremos pedirles a toda la sociedad española, por encima de diferencias políticas e ideológicas, darle pleno respaldo al Rey, al gobierno del presidente Rajoy y a las instituciones democráticas.  No permitan la desunión, sigamos pensando y soñando con un gran país. Venezuela es un espejo, un terrible ejemplo.. aunque las comparaciones son odiosas, no es necesario formularlas en todas sus palabras: pero basta preguntarse por cuestiones como el Estado de Derecho, el funcionamiento de las instituciones, la capacidad real y no propagandística del sistema de salud, los indicadores de consumo de alimentos, los indicadores de la economía, la calidad de la vida, el estatuto de los derechos humanos, para preguntarse si la Venezuela de hoy puede compararse con España, o más bien está en la categoría de los países más pobres del planeta. Tengo fe en el futuro de Espana, en sanar las heridas y recuperar la convivencia en armonía con los valores democráticos. Convencido que de esta grave crisis, se convertirá en un aprendizaje. España será más fuerte. Con la lección aprendida que España es indivisible.
1
...