Infortelecom

Noticias de mali

24-09-2020 | Fuente: abc.es
Borrell, dispuesto a dar su plácet a Maduro si retrasa las elecciones
El Alto Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, insiste en blanquear a la dictadura de Maduro. Ayer a última hora de la tarde, y después de reunirse con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en Bruselas, Josep Borrell despachó una misión a Caracas para negociar con Nicolás Maduro y convencerle de que aplace las elecciones legislativas de diciembre seis meses. Si Nicolás Maduro acepta ese retraso, la UE estaría dispuesta a mandar observadores internacionales y darle apariencia de normalidad democrática a unos comicios en los que los principales líderes opositores no pueden participar por estar presos o huidos del país. Fuentes de toda solvencia consultadas en Madrid y Bruselas aseguraron a ABC que Enrique Mora,.. Ver Más
24-09-2020 | Fuente: abc.es
Borrell envía una delegación a pactar con Maduro las elecciones pese al informe de la ONU
El Alto Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, insiste en blanquear a la dictadura de Maduro. Ayer a última hora de la tarde, y después de reunirse con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en Bruselas, Josep Borrell despachó una misión a Caracas para negociar con Nicolás Maduro y convencerle de que aplace las elecciones legislativas de diciembre seis meses. Si Nicolás Maduro acepta ese retraso, la UE estaría dispuesta a mandar observadores internacionales y darle apariencia de normalidad democrática a unos comicios en los que los principales líderes opositores no pueden participar por estar presos o huidos del país. Fuentes de toda solvencia consultadas en Madrid y Bruselas aseguraron a ABC que Enrique Mora,.. Ver Más
24-09-2020 | Fuente: abc.es
Las protestas en Colombia abandonan la cuarentena
En Colombia, las protestas han salido de la cuarentena. Y ya muestran su nueva normalidad: el lunes pasado, en una jornada nacional avisada con antelación por el Comité Nacional de Paro, conformado, entre otros, por centrales obreras, colectivos de jóvenes, maestros y pensionados, el país volvió a marchar. La convocatoria, temida por los gobiernos locales y el nacional luego de los violentos hechos del pasado 9 y 10 de septiembre principalmente en Bogotá, aunque también con impacto en otras ciudades, para sorpresa del país transcurrió en casi total calma, si se la compara con lo sucedido a principios del mes tras el asesinato de Javier Ordoñez a manos de policías, conformando un caso más de exceso de la fuerza pública que desembocó en dos días de violencia, muerte y caos que no se veían en la ciudad desde hacía décadas. El saldo, 13 muertos, 202 civiles heridos ?buena parte de ellos por la propia fuerza pública, como está en investigación-, 194 policías heridos y la destrucción de estaciones de policía en diferentes partes de la ciudad, en especial en las zonas más populares, además de comercio, transporte público y hasta las fachadas de casas en zonas residenciales. Y, ante todo, un rechazo generalizado en el país por los abusos de la fuerza pública y su comportamiento vandálico, pero también un repudio a la violencia de grupos de vándalos que se infiltran para arrasar con todo. Por eso, las marchas de 21S ?como se denominaron- parecían generar mayor atención por lo que podría suceder que por las demandas al gobierno nacional que llegaban nuevamente a la calle. Cabe recordar que el pasado mes de noviembre el país vivó una serie de marchas de protesta por el asesinato de líderes sociales, el incumplimiento del Acuerdo de Paz y por reivindicaciones salariales y sociales estancadas o afectadas por la reforma tributaria y pensional propuesta por el gobierno de Iván Duque. Todo quedó congelado con el fin de año, unas mesas de diálogo instaladas para tratar cada tema y la llegada del Covid-19, lo que le pudo dar tiempo para avanzar al gobierno y concretar resultados que disminuyeran la presión desde ese flanco. Pero, por el contrario, la pandemia trajo un impacto económico que se suma a los reclamos previos, el asesinato de líderes sociales no ha tenido respiro y el número de masacres ha aumentado de manera pavorosa. El cuadro clínico de la salud económica y social del país luce hoy más riesgoso que el virus. De ahí las nuevas protestas, a las que se suman las exigencias para la reforma de la policía y los métodos de represión utilizados para sofocar la legítima protesta social. La propia Corte Suprema de Justicia, en respuesta a una tutela presentada en abril pasado por ciudadanos y facultades de derecho de prestigiosas universidades del país por los excesos de la fuerza pública durante las marchas de noviembre de 2019, sentenció el martes que los escuadrones antidisturbios deben dejar de usar la escopeta calibre 12, entre otros esquemas, hasta tanto no se revisen protocolos y garantías en su uso. El gobierno respondió con su determinación de llevar la sentencia a la Corte Constitucional para su revisión. En todo caso, las marchas seguirán su curso amparadas por esta sentencia que los expertos y defensores de derechos humanos colombianos e internacionales consideran crucial para el ejercicio de la protesta social, a la que cada día más se le trata de poner el rótulo de acciones de grupos subversivos o similares para cuestionarla o sofocarla con métodos muy distantes de los derechos constitucionales. El debate, entonces, ya no solo dará en las calles sino en los estrados. El laberinto del caso Uribe La semana pasada se daba por descontado que Álvaro Uribe Vélez, el expresidente y hoy exsenador, saldría de la reclusión domiciliaria a la que está sometido desde el pasado 3 de agosto, gracias a que su expediente fue entregado por la Corte Suprema de Justicia a la Fiscalía para que siguiera su curso ya como ciudadano del común y no amparado por su investidura de congresista pues los cargos por soborno a testigos y fraude procesal que se le imputan no se relacionan directamente con su cargo. Pero las cosas no han sucedido como se pronosticó dentro de las movidas jurídicas de su grupo de abogados. Al renunciar a su curul como senador, Uribe Vélez lograba que el caso pasara de la Suprema, donde el exmandatario dice no contar con la imparcialidad que merece todo ciudadano, a la justicia ordinaria que lidera la Fiscalía. Ahora precisamente por el cuidado que ha tenido la justicia en las garantías procesales, el rio se devuelve. La jueza de control de garantías de la Fiscalía devolvió el proceso a la Corte, esta vez a la Sala Plena, para que defina un asunto no menor y propio del galimatías jurídico colombiano: ¿el caso del expresidente se debe seguir por la ley 600 del año 2000 o por la nueva ley 906 de 2004. Según se defina, si el caso sigue por la vieja ley 600, todo el proceso se mantiene, pero si cambia a la ley 906 volvería a empezar casi de ceros, echando por tierra la recolección de pruebas, indagatorias y demás acervo procesal. De allí que más que la libertad de Uribe Vélez, lo que está en juego es la continuidad de este caso que ha hecho historia en Colombia. Mientras tanto, le toca permanecer bajo llave en su hacienda El Ubérrimo.
23-09-2020 | Fuente: as.com
Odegaard da negativo en otro test y estará ante el Betis
El Real Madrid repitió los test a toda su plantilla y tanto el noruego como sus compañeros dieron negativo pudiendo así reincorporarse con normalidad.
22-09-2020 | Fuente: as.com
DiverXO, Aponiente, Can Roca... la COVID golpea a los restaurantes estrella Michelín
Desde la llegada de la nueva normalidad son varios los restaurantes de prestigio que se han visto obligados a cerrar temporalmente debido al coronavirus.
22-09-2020 | Fuente: as.com
Tres positivos del West Ham justo antes de un partido... ¡y se juega!
David Moyes, Issa Diop y Josh Cullen se enteraron de su contagio cuando preparaban en el estadio el duelo ante el Hull. Se marcharon y todo siguió con normalidad.
22-09-2020 | Fuente: elpais.com
Gobierno, patronal y sindicatos pactan no formalizar el teletrabajo adoptado por la pandemia
El texto será ratificado este martes por las organizaciones empresariales y sindicales y posteriormente recibirá el visto bueno del Consejo de Ministros
22-09-2020 | Fuente: abc.es
La junta militar nombra a un exministro de Defensa como presidente de transición en Malí
La junta militar de Malí anunció el nombramiento del exministro de Defensa Bah Ndaw como presidente de transición, con lo que pone a un militar al frente del proceso, ignorando las peticiones de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) y la Unión Africana (UA). Y detallaron a través de su cuenta en Twitter que Assimi Goita, líder del Consejo Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP) -nombre oficial de la junta- será el nuevo vicepresidente de Malí. Ndaw, un coronel, fue nombrado ministro de Defensa y Veteranos en 2014 tras la dimisión de Soumeylou Boubèye Maiga a raíz de las derrotas sufridas por el Ejército ante los grupos armados tuareg, que iniciaron un levantamiento en el Azawad para reclamar la independencia o una mayor autonomía. Sin embargo, dimitió en 2015 por su negativa a que los milicianos del Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad (MNLA) se reintegraran en las Fuerzas Armadas a raíz del acuerdo de paz firmado en Argelia para intentar solucionar el conflicto, después de que los yihadistas secuestraran el levantamiento y reforzaran sus posiciones. «La ceremonia de jura del cargo tendrá lugar el viernes 25 de septiembre», ha manifestado Goita, tal y como ha recogido el diario 'Nord Sud Journal'. El ultimátum de la CEDEAO para el nombramiento de un presidente civil expira este martes, mientras que está previsto que el expresidente nigeriano Goodluck Jonathan, realice el miércoles una nueva visita al país como enviado del organismo. Según las informaciones recogidas por la emisora maliense Studio Tamani, la elección de Ndaw y Goita ha tenido lugar tras una reunión de un consejo de 17 miembros, incluidos siete integrantes del CNSP y dos del opositor Movimiento 5 de Junio-Agrupación de Fuerzas Patrióticas (M5-RFP), así como representantes del Consejo Nacional de jóvenes, asociaciones femeninas, organizaciones sindicales, firmantes del acuerdo de paz de 2015 y líderes tradicionales. La Cedeao aceptó la semana pasada tras una reunión en Ghana con una delegación de la junta la propuesta de un proceso de transición de 18 meses --hasta entonces reclamaba que fuera de doce-- e insistió en la necesidad de que estuviera liderado por civiles. Sin embargo, el portavoz de las nuevas autoridades militares, Ismael Wagué, afirmó a su llegada a Malí que la junta no descartaba que el proceso fuera liderado por un militar, antes de confirmar el inicio de contactos para designar a los encargados del periodo de transición.
21-09-2020 | Fuente: as.com
Mascarillas transparentes: efectividad, precio y dónde comprarlas
Todavía no están homologadas, pero son el siguiente paso para devolver la normalidad a los gestos y mejorar la comunicación no verbal.
20-09-2020 | Fuente: as.com
Bill Gates pone fecha a la vuelta a la normalidad para Estados Unidos
Sigue en directo toda la actualidad de la pandemia provocada por la COVID-19 en España. Datos oficiales y toda la información minuto a minuto.
1
...