Infortelecom

Noticias de latinoamerica

26-10-2021 | Fuente: abc.es
Latinoamérica habrá vacunado al 60% de su población a final de año
Latinoamérica fue la región mundial cuya economía más se contrajo en 2020 (-7%) y cuyo Producto Interior Bruto menos crecerá en 2022 (3%). Así lo establece el informe reciente del Fondo Monetario Internacional (FMI), que considera que si bien la recuperación de la actividad, tras los confinamientos del año pasado, ha sido importante en 2021 (se prevé llegar a diciembre con un crecimiento anual del 6,3%), diversos factores van a ralentizar el resurgimiento a lo largo del próximo. Entre estos, la lenta vacunación. A mediados de octubre, solo el 39% de la población latinoamericana estaba plenamente vacunada, según la Organización Panamericana de la Salud. Se trata de un proceso que varía mucho según los países, desde más del 70% en el caso de Chile y Uruguay a menos del 25% en Guatemala, Hondura y Venezuela, entre otros. No obstante, la vacunación registra en estos momentos un buen ritmo y el FMI avanza que a final de 2021 el 60% de la población podrá haber recibido las dosis completas correspondientes. En cualquier caso, Latinoamérica va a tardar en dejar atrás este periodo especialmente negativo, en el que, suponiendo el 8,4% de la población mundial, hasta mediados de octubre había registrado el 19% de los casos confirmados de covid-19 en el mundo y nada menos que casi el 35% de las muertes (1,5 millones de personas). En su informe de octubre el FMI revisó a la baja la previsión de crecimiento económico de la región paara 2021 que había hecho en enero, y estima que los latinoamericanos aún no habrán alcanzado en 2025 la situación previa a la pandemia, ni en términos del PIB, ni de empleo (la recuperación se está realizando más en el sector informal), ni tampoco en condiciones sociales (en 2020 cayeron o recayeron en la pobreza 22 millones de personas, de acuerdo con estimaciones de la CEPAL). Inflación y protestas Latinoamérica se mantiene con la inflación más alta, que este año será de 9,7% del PIB y el próximo del 6,9%. Aunque constituye una «preocupación», el director en funciones del FMI para la región, Nigel Chalk, ha descartado que las cifras empeoren hasta niveles conocidos en otras graves crisis latinoamericanas. Al margen del caso de Venezuela y del de Argentina, con inflación crónica, «nos encontramos en un contexto institucional muy diferente al de previos ciclos inflacionarios», como los vividos en la década de 1980 y a finales de la de 1990. Chalk destacó que hoy existe una mayor autonomía y credibilidad de los bancos centrales, que están incrementando los tipos de interés para atemperar la presión inflacionaria, y una acción más decidida de los gobiernos para hacer frente a esa evolución. Con todo, la inflación va a suponer tanto un menor flujo de capitales extranjeros, pues en Estados Unidos y Europa también subirán los tipos de interés, como un mayor encarecimiento de los préstamos en los propios países, lo que constituye una dinámica que perjudicará el crecimiento en Latinoamérica. Al mismo tiempo, el alza de los precios, unido al aumento de la pobreza y la mayor precariedad de las clases medias, puede provocar un incremento de la tensión social, con repetición de episodios de protestas como los vistos desde 2019 en algunos países. No obstante, dos de los países sometidos a ciertas tensiones políticas ?como son Chile y Perú? serán los que cierren 2021 con un mayor crecimiento. Perú, que en 2020 lideró el retroceso del PIB (-11%), crecerá este año un 10%, mientras que Chile, que se contrajo en 2020 un -5,8%, liderará en 2021 el crecimiento en Sudamérica, con una expansión del PIB en un 11%. Ambas naciones han afrontado la necesidad de disponibilidad de dinero por parte de la población permitiendo la retirada de fondos de los planes de pensiones, algo que el FMI justificó pero que ha pedido terminar para evitar perjudicar las perspectivas de jubilación de los ciudadanos.
26-10-2021 | Fuente: abc.es
José Miguel Vivanco: «La política de Biden en Latinoamérica ha sido de una ineficacia apabullante»
La salud democrática de Latinoamérica atraviesa uno de sus peores momentos. Las dictaduras como las de Venezuela y Nicaragua se consolidan, mientras la de Cuba se perpetúa y endurece la represión contra cualquier iniciativa de disidencia en las calles. Otros países, como El Salvador, ve como su presidente, Nayib Bukele, apunta maneras para convertirse en un nuevo caudillo en la región. Mientras tanto la comunidad internacional, incluida España, responde con tibieza a las violaciones de derechos y falta de libertades que sufren sus ciudadanos. De visita en España, el director para América de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, espera reunirse esta semana con el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, «para poder compartir con él nuestras preocupaciones y nuestro diagnóstico de una región que se enfrenta a gravísimos retrocesos en materia de libertades públicas, sistema democrático y de gobierno, y de derechos fundamentales», señala Vivanco en una entrevista con ABC. «También si uno aspira a que la Unión Europea (UE) tome posiciones más comprometidas con estos temas, es vital que España, a la que el resto de los miembros de la UE miran como el miembro que tiene una relación especial con América Latina, tenga un compromiso mayor con estos temas a nivel regional. El propósito es buscar las oportunidades para que España juegue un rol mucho más visible en estas materias en América Latina». Mientras el Gobierno de Pedro Sánchez ha hecho declaraciones contra las detenciones de opositores por parte del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua, no se ha mostrado crítico contra la represión del Gobierno de Cuba tras la manifestación histórica del pasado 11 de julio. ¿A qué cree que se debe esa diferencia de criterio a la hora de cuestionar lo que sucede en la isla? No es solo España. El tema de Cuba divide las aguas aún más que cualquier otro tema, incluyendo Venezuela y Nicaragua. Eso es debido a que muchos de los países que deberían ejercer presión hacia la dictadura cubana, y manifestar claramente su rechazo a las violaciones sistemáticas de los derechos que allí se producen, tienen diferencias muy fuertes con EE.UU. hacia su política exterior con Cuba. Un rechazo visceral a las sanciones unilaterales que impone Washington hace más de 60 años. Lamentablemente, por ese motivo es difícil conseguir que gobiernos de distintas tendencias políticas en Europa y en América Latina asuman un rol claro y firme de condena, y no solo de forma verbal y retórica, sino con medidas diplomáticas concretas dirigidas a influir o a impactar en el Gobierno cubano. HRW publicó hace unos días un informe extenso sobre la represión que ha ejercido el Gobierno cubano sobre aquellas personas que salieron a manifestarse el 11-J. Para el próximo 15 de noviembre hay otra marcha convodada en distintas ciudades cubanas, ¿le preocupan las consecuencias después de lo sucedido el 11-J? Es difícil saber lo que va a pasar: si va a haber o no protestas; y es fácil saber lo que va a pasar si las hay, porque ya lo hemos visto, en relación con la reacción brutal del régimen para impedir cualquier tipo de manifestación. Se han encargado de que todos los cubanos sepan que quien pasa la raya es castigado, sin debido proceso, en una situación de total indefensión. Es obvio que preocupa, pero es posible que el miedo logre imponer su voluntad, como parece ser el objetivo, generar el terror en la población, y que sean muy pocos los que se atrevan a salir porque saben que el costo de hacerlo es muy alto. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">*Nuevo informe*<br><br>Hace 100 dias, el 11 de julio, miles de cubanos participaron en una protesta histórica.<br><br>¿Cuál fue la respuesta del régimen? Abusos sistemáticos: detenciones arbitrarias, maltratos horribles contra detenidos y juicios abusivos.<br><br>Informe: <a href="https://t.co/tonz98HkEI">https://t.co/tonz98HkEI</a> <a href="https://t.co/KSpOToa3Jr">pic.twitter.com/KSpOToa3Jr</a></p>&mdash; José Miguel Vivanco (@JMVivancoHRW) <a href="https://twitter.com/JMVivancoHRW/status/1450418663614554116?ref_src=twsrc%5Etfw">October 19, 2021</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Los organizadores de la marcha del 15-N están pidiendo que la iniciativa tenga visibilidad internacional, para que así los participantes estén más protegidos ante la represión. ¿La comunidad internacional debería observar esta manifestación para brindarles cierta seguridad? Los gobiernos que tienen presencia diplomática en Cuba, que interactúan con su gobierno, deberían defender públicamente el derecho a la protesta pacífica. E incluso más. Yo espero que la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, que finalmente se pronunció sobre la situación en Cuba e hizo un llamamiento a la protesta pacífica, cinco días después del 11-J, yo espero que intervenga pronto y haga algún pronunciamiento exigiendo al Gobierno cubano que respete el derecho a la protesta pacífica. «Los gobiernos que tienen presencia diplomática en Cuba, que interactúan con su gobierno, deberían defender públicamente el derecho a la protesta pacífica» El 7 de noviembre se celebran en Nicaragua unas elecciones cuyo resultado conoce todo el mundo pues Daniel Ortega ha retirado de la carrera electoral a la oposición, a la que ha encarcelado. ¿Qué debería pasar el 8 de noviembre? ¿Cómo debería reaccionar la comunidad internacional? Creo que no hay ninguna opción distinta a la de que el mayor número de Estados democráticos del mundo debe condenar y rechazar, explícitamente, públicamente y masivamente, un proceso electoral como el que está impulsando la dictadura de Nicaragua, y dejarle muy claro a Ortega que a partir de ese minuto se acaba la poca legitimidad que tuvo desde la última vez que fue elegido. Y pasa directamente a presidir un régimen de facto, con todas las consecuencias que eso implica. Ortega parece tener como referencia al régimen de Cuba, que tras más de seis décadas se mantiene, y como él espera perpetuarse. El plan de Ortega es aferrarse al poder hasta su muerte. El costo que deba pagar para cumplir con ese objetivo para él es secundario. Es absolutamente descarado lo que ha hecho: sacar de circulación, secuestrar a cualquier rival que pudiera haberle derrotado en las elecciones, los ha acusado de cualquier cosa y los tiene prisioneros para que no compitan. Qué valor tiene un proceso electoral en esas condiciones, sin libertades públicas, sin sociedad civil, con las oficinas confiscadas de medios de comunicación que han sido intervenidos, y con todos los líderes de la sociedad civil y de la oposición en prisión.. No va a recibir, creo yo, el reconocimiento de nadie, salvo de dictaduras similares. Las elecciones, que deberían constituir un instrumento democrático, en Latinoamérica se han convertido en un instrumento para legitimar dictaduras, como las de Nicaragua y Venezuela. Lo que ocurre es que se ha ido degradando fuertemente el concepto de Estado de derecho y de principios democráticos. Creo que se ha impuesto la idea en toda la región de que basta con acceder al poder por la vía electoral y luego quien fue elegido puede gobernar a su antojo sin respetar las reglas del juego democrático. Lo que usted señala, respecto a Nicaragua y Venezuela, es lo que corresponde a prácticas propias de una dictadura. Allí no hay siquiera una intención de guardar una fachada. Son dictaduras que ya se están consolidando, casi como la cubana que está plenamente consolidada. Están buscando fórmulas que haya que implementar para permanecer en el poder a cualquier precio. A una dictadura no le importa exhibirse como tal. Lo grave es que en el resto de la región está proliferando la noción de que una vez que eres elegido democráticamente puedes cambiar la constitución, perseguir y estigmatizar a los medios de comunicación, intervenir el poder judicial para en la práctica poder gobernar sin mayores controles. Eso es lo que, desgraciadamente, está creciendo cada vez con más fuerza. ¿Se refiere a lo que está sucediendo en El Salvador, con el presidente Nayib Bukele? Él es un buen ejemplo. Y es alguien que intenta guardar la fachada electoral, pero que va camino aceleradamente en la dirección de convertir a El Salvador en una dictadura, en un gobierno personal, en una tiranía.. Hay quien le ha calificado como un caudillo de nuevo cuño.. Es un populista autoritario que está tratando de diseñar un gobierno a su medida, ya viene un cambio constitucional y ya logró el control total del poder. Otro foco de violación de derechos es Venezuela, que en noviembre celebra elecciones regionales, y hasta hace unos días se había sentado a negociar con la oposición, en México. Conversaciones que Maduro rompió tras la extradición a EE.UU. de su presunto testaferro Alex Saab.. ¿Se muestra optimista sobre ese acercamiento entre el Gobierno de Venezuela y la oposición? Creo que es evidente que el Gobierno de Venezuela no es serio. En este proceso de negociación está buscando una fórmula para ganar oxígeno y estoy convencido de que la principal razón por la que está en la mesa, a parte de una cuestión de relaciones públicas para que se crea que están dispuestos a dialogar con la oposición, son las sanciones de EE.UU. y la investigación que adelantó la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de lesa humanidad en Venezuela. Una investigación preliminar que está abierta en la Fiscalía de la CPI. Esos son los incentivos que tiene la dictadura de Venezuela. En la práctica ellos están mirando más bien a Washington cuando negocian en México. Están viendo si los movimientos que pueden ofrecer en México sirven o no para que Washington levante las sanciones, y para que la CPI no siga avanzando en esa investigación preliminar. Todo esto es tan frívolo, la presencia de Maduro en esa negociación en la que llegaron a sugerir que uno de los integrantes de la delegación fuera el señor Saab, mientras estaba detenido en Cabo Verde. Y ahora que ha sido felizmente extraditado a EE.UU. tienen el descaro de suspenderlo todo porque han extraditado a un personaje que está investigado por hechos de corrupción, malversación y lavado de dinero en EE.UU. Es patente la falta de seriedad y de interés real del régimen de Maduro por iniciar un proceso de negociaciones. Esto no quiere decir que yo esté en contra de las conversaciones, al contrario, creo que es una gran opción para lograr por la vía de la negociación una transición de la dictadura a la democracia. Pero por las actitudes del régimen creo que ese proceso no va a llegar a su destino. «La principal razón por la que Maduro está en la mesa de negociación con la oposición son las sanciones de EE.UU. y la investigación de laCorte Penal Internacional (CPI) por crímenes de lesa humanidad en Venezuela» Estados Unidos ha apoyado esas negociaciones, ¿cuál es la política que está desarrollando el presidente Biden hacia América Latina desde que llegó al cargo? No es clara. Yo diría que la política está orientada fundamentalmente a parar la emigración de Centroamérica hacia EE.UU. Esto demuestra que el tema no es la política exterior, sino de política interna por la presión que siente Biden a nivel interno. Incluso las iniciativas de los viajes de la vicepresidenta Kamala Harris a Guatemala y luego México, y de otras autoridades a Centroamérica y a México, donde todo está orientado a un solo objetivo: parar, como sea, las caravanas (de inmigrantes). Porque para ellos eso es una cuestión de política interna. Mi impresión es que B iden ve a la región como una fuente de problemas. La inmigración es uno, el otro es el cambio climático y la deforestación del Amazonas, en el caso de Brasil; y el tercer tema sería el narcotráfico. Yo no veo una política definida más allá de la retórica dirigida a fortalecer, a defender y restaurar la democracia en América Latina. Y eso incluye Venezuela y Nicaragua sobre la base de sanciones selectivas, con la que se cancelan visas y se congelan bienes. Sobre esa base es difícil conseguir resultados. Es cierto que la Administración Biden es aún muy joven, tiene diez meses, pero hasta ahora no ha dado mayores señales de una política realmente concreta. Ha dado más bien señales de una ineficacia apabullante. Mire las advertencias que le han hecho a los gobiernos centroamericanos, desde Kamala Harris pasando por el propio Blinken, que han advertido que EE.UU. no va a permitir el deterioro democrático, que hay que defender las libertades. Y hasta ahora no hay ningún indicio de que esta política, que retóricamente está en lo correcto, tenga el menor impacto. Lo cual es gravísimo para la defensa de la democracia en todo el continente, porque si un país pequeño, como El Salvador o Nicaragua, puede avanzar con un proyecto autoritario y seguir asfixiando más y más a la sociedad civil, a los medios de comunicación, retrocediendo en materia de libertades democráticas, y no pasa nada.., qué queda para Bolsonaro, en Brasil; o para Andrés Manuel López Obrador, en México, dos frentes autoritarios, populistas, que ven cómo estos pequeños países logran socavar la democracia -en el caso de Nicaragua no hay una democracia, está afianzando la dictadura-.. Ellos entienden que no hay mayores riesgos. Viendo el papel de EE.UU. y la Unión Europea en la región, da la sensación de que Latinoamérica está abandonada.. Yo creo que está abandonada a su suerte. Lamentablemente está cada vez más bajo el control de autoritarios que ejercen el poder sin límites. Lo usual en la región es que siempre existan referentes democráticos, como en su momento, hasta cierto punto, lo constituyó el Grupo de Lima. No era perfecto pero defendía valores. En su día existían líderes regionales con suficiente peso y credibilidad como para defender la región de derivas autoritarias: Felipe Henrique Cardoso, en Brasil.. Pero cuando en la región no tienes esos referentes, porque tienes un Bolsonaro que anuncia que si él pierde las próximas elecciones no reconoce el resultado; y tienes a López Obrador, que hace todos los esfuerzos por controlar el poder judicial, ataca a los medios de comunicación, a la sociedad civil.. Realmente ambos líderes tienen un libreto muy similar. Aunque ideológicamenteson contrarios, en los hechos buscan acumulación de poder, aferrarse a él y debilitar los mecanismos de control para ejercerlo sin límites. A nivel regional no encuentras mayores apoyos. Es muy revelador las votaciones que se han dado en la Organización de Estados Americanos (OEA) a propósito de Nicaragua, donde ya por segunda vez Argentina y México se abstuvieron de condenar a un régimen que está flagrantemente violando todas las normas más elementales de un sistema democrático. Cuando eso ocurre, ¿qué te queda?, ¿la comunidad internacional? ¿Y qué es la comunidad internacional? Guterres, secretario general de la ONU, brilla por su ausencia, incluso en los casos de Cuba, Venezuela y Cuba, pues no merecen mayor preocupación ni ninguna iniciativa para él. No están en su agenda. Lo que queda es Washington y la UE, no hay más donde acudir.
14-10-2021 | Fuente: abc.es
Corría el año 1988 y yo pisaba por primera vez tierra española. Como buen peruano, lo primero, la gastronomía. Fue disfrutando mis primeras gambas blancas en un bar de tapas, cuando tomé consciencia de mi hispanidad de manera tan abrupta como aleccionadora. Con la carga de aquel falso indigenismo con el que nos educan en América Latina, inicié una conversación con parroquianos habituales con aquello de «cuando ustedes nos conquistaron ?». «No chaval ?me increpó uno de ellos? los que se fueron fuisteis vosotros, porque nosotros aquí nos quedamos». Al final de ese año, tuve la suerte de ser invitado a Berlín Este por el embajador de mi país en la República Democrática Alemana, topándome con el contraste entre la vida en socialismo y la vida en capitalismo. Ambas anécdotas me han venido a la memoria en la España de estos días, cuando personalidades del PP se han visto en la obligación de responder a las ridículas invocaciones al «perdón» por parte del presidente de México y del Papa. Ello, dos meses después de que el señor Pedro Castillo (¿Qué nombre puede ser más castizo?), con ese sombrero europeo-colonial que utiliza para escenificar su «origen indígena», insultara al Rey de España en su discurso de investidura como presidente peruano. «El indigenismo es el nuevo comunismo», han señalado hace unas semanas Aznar y Ayuso. Y no les falta razón. Solo me permito una digresión: en países como el Perú, el indigenismo siempre acompañó al comunismo, desde que José Carlos Mariategui (intelectual fundador del Partido Comunista del Perú un siglo atrás) se refiriera al «problema del indio» como un tema económico, de lucha de clases. Esta manera desacertada de leer la historia, tuvo una edición estelar décadas después con el dictador socialista Juan Velasco Alvarado (1968-1975). Aún recuerdo cómo en los medios de comunicación estatizados se intentaba forzar el quechua, a mediados de los años 1970. ¿Cuál es la diferencia hoy? Que el nuevo indigenismo forma parte de un movimiento ideológico mundial que reniega del capitalismo con argumentos esotéricos, que inventa racismo donde no lo hay, que promueve un feminismo absurdo y que, en hispanoamerica, se ha convertido en anti-hispanismo. Nuestro hispanismo no es el resultado de una ordenanza de los Reyes Católicos, ni de un decreto de Francisco Franco. Todos somos hispanos, incluidos los cada vez más numerosos norteamericanos que así se autondenominan con orgullo, por efecto de una evolución cultural y migratoria espontáneas. Tan espontáneo como el emprendimiento en la economía de mercado. Forzar una ruptura con España es perjudicial culturalmente como lo sería forzar una ruptura en nuestras relaciones económicas, en un mundo en el que está demostrado que la libertad y el estado Derecho en el capitalismo son las bases del pacto social más civilizado. Unirse a España, con la ventaja de poder comunicarnos en nuestra lengua materna, el castellano, solo puede generarnos beneficios. Ahora los latinomericanos debemos enarbolar la bandera de nuestras raíces hispanas. Daniel Córdova fue Ministro de la Producción durante el Gobierno de Martín Vizcarra
13-10-2021 | Fuente: abc.es
España queda fuera de la gran iniciativa de EE.UU. contra los ciberataques
España ha quedado fuera de la gran iniciativa de la Casa Blanca contra el ciberchantaje, que es un problema de seguridad al alza con costes millonarios. El Consejo de Seguridad Nacional de la presidencia estadounidense ha citado de forma virtual este miércoles y jueves a representantes de 30 países para coordinarse frente a ese creciente problema, que ocurre cuando un programa toma el control del sistema o dispositivo al que infecta, y pide una recompensa para devolver el control a su dueño. Los pagos por ciberchantaje superaron los 400 millones de dólares (unos 350 millones de euros) a nivel mundial en 2020 , según la Casa Blanca. No es que España sea ajena a esos problemas cibernéticos. A raíz de un ciberataque de esa índole sufrido el 9 de junio de este año en el Ministerio de Trabajo, el gobierno español tuvo que desembolsar 2,1 millones de euros para solucionar sus desperfectos. Aun así, el Gobierno de España no está en la lista de invitados para coordinar iniciativas conjuntas que el Consejo de Seguridad Nacional estadounidense reveló el martes en una llamada con periodistas. Este problema de la ciberseguridad es tan grave que el director del FBI, Christopher Wray, lo ha comparado a la amenaza del terrorismo yihadista. Los países representados en esa nueva iniciativa, según la Casa Blanca, son: Australia, Brasil, Bulgaria, Canadá, República Checa, República Dominicana, Estonia, Francia, Alemania, India, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Kenia, Lituania, México, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nigeria, Polonia, República de Corea, Rumania, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Ucrania, Emiratos Árabes Unidos y Reino Unido. Cierto es que tiene presencia también la Unión Europea, pero a pesar de ello otros países miembros, tanto de la UE como de la OTAN, como Francia o Alemania, han sido invitados a título particular. Estos países de beneficiarán de la inteligencia y la tecnología que el aparato de seguridad estadounidense tiene a su disposición. «Sólo aliados estrechos» Preguntado por las ausencias, un funcionario de la Casa Blanca dijo el martes que quienes participan «son sólo aliados estrechos». «Hay una serie de razones por las que se invitó a participar a determinados países, incluida la agenda, la disponibilidad de socios y las consideraciones logísticas. Pero lo más importante es que este no es nuestro primer encuentro internacional, y no será el último. Y los países que participan son solo aliados estrechos», dijo esa fuente, que pidió anonimato. EE.UU. ha padecido varios ataques de ciberchantaje, o «ransomware», como se denomina en inglés, en meses recientes. Colonial, el operador de un oleoducto que va de Texas hasta Nueva Jersey, tuvo que cerrar en mayo, lo que produjo escasez y colas en gasolineras. En junio, JBS, la primera productora de carne en el mundo, se vio forzada a cerrar temporalmente sus plantas en EE.UU., Canadá y Australia. Un mes después, un millar de empresas de todo el mundo, incluida España, se vieron afectadas por un ataque contra Kaseya, una empresa de software. La ausencia en este foro de España, que tradicionalmente ha sido un estrecho socio de Washington, se suma a meses de desencuentros por la negativa del ejecutivo de Pedro Sánchez de firmar comunicados de condena a las dictaduras cubana y venezolana promovidos desde EE.UU. La semana pasada, un destacado senador demócrata acusó a Sánchez de estar «fuera de la democracia y los derechos humanos» por su política latinoamericana. Esta iniciativa cibernética es además un proyecto defendido por Biden, que surge de la inquietud por el aumento de ciberataques que se debatió en una reciente reunión del G-7. Este diario pidió ayer a la Casa Blanca que detallara las razones de la ausencia de España. La respuesta fue: «Esta reunión es la primera de muchas conversaciones entre socios internacionales que participan esta semana y más allá. No significa que los países señalados que participan sean los únicos con los que trabajaremos en los esfuerzos contra el ciberchantaje». Presión a Rusia y China El mismo funcionario mencionado antes dijo que uno de los criterios prioritarios era l ograr apoyos para presionar a Rusia y China a que hagan más para prevenir y combatir este problema de la ciberseguridad: «Hemos trabajado con aliados y socios para responsabilizar a estados concretos por actividades cibernéticas maliciosas, como lo demuestra el apoyo internacional que hemos tenido al atribuir esos ataques a Rusia y China». Tradicionalmente esos chantajes los hacen grupos de 'hackers' o piratas informáticos, a los que es difícil localizar, pero la Casa Blanca ha ubicado ataques recientes en Rusia y China, y ha pedido a ambos regímenes que tomen medidas y hagan que los responsables rindan cuentas. De momento, ninguno de ambos regímenes ha hecho nada. El funcionario antes mencionado añade que «si bien EE.UU. está organizando este encuentro, no lo vemos únicamente como una iniciativa estadounidense? Muchos gobiernos han sido indispensables en la organización de la reunión y, en particular, ha habido países que se han ofrecido como voluntarios para dirigir y organizar debates temáticos específicos». India, de hecho, moderará el debate sobre resistencia frente a ciberataques; Australia sobre disrupción de sus redes; Reino Unido sobre criptomonedas, y Alemania sobre diplomacia.
13-10-2021 | Fuente: abc.es
Biden invita a 30 «estrechos aliados» a una cumbre contra los ciberataques y deja fuera a España
España ha quedado fuera de la gran iniciativa de la Casa Blanca contra el ciberchantaje, que es un problema de seguridad al alza con costes millonarios. El Consejo de Seguridad Nacional de la presidencia estadounidense ha citado de forma virtual este miércoles y jueves a representantes de 30 países para coordinarse frente a ese creciente problema, que ocurre cuando un programa toma el control del sistema o dispositivo al que infecta, y pide una recompensa para devolver el control a su dueño. Los pagos por ciberchantaje superaron los 400 millones de dólares (unos 350 millones de euros) a nivel mundial en 2020 , según la Casa Blanca. No es que España sea ajena a esos problemas cibernéticos. A raíz de un ciberataque de esa índole sufrido el 9 de junio de este año en el Ministerio de Trabajo, el gobierno español tuvo que desembolsar 2,1 millones de euros para solucionar sus desperfectos. Aun así, el Gobierno de España no está en la lista de invitados para coordinar iniciativas conjuntas que el Consejo de Seguridad Nacional estadounidense reveló el martes en una llamada con periodistas. Este problema de la ciberseguridad es tan grave que el director del FBI, Christopher Wray, lo ha comparado a la amenaza del terrorismo yihadista. Los países representados en esa nueva iniciativa, según la Casa Blanca, son: Australia, Brasil, Bulgaria, Canadá, República Checa, República Dominicana, Estonia, Francia, Alemania, India, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Kenia, Lituania, México, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nigeria, Polonia, República de Corea, Rumania, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Ucrania, Emiratos Árabes Unidos y Reino Unido. Cierto es que tiene presencia también la Unión Europea, pero a pesar de ello otros países miembros, tanto de la UE como de la OTAN, como Francia o Alemania, han sido invitados a título particular. Estos países de beneficiarán de la inteligencia y la tecnología que el aparato de seguridad estadounidense tiene a su disposición. «Sólo aliados estrechos» Preguntado por las ausencias, un funcionario de la Casa Blanca dijo el martes que quienes participan «son sólo aliados estrechos». «Hay una serie de razones por las que se invitó a participar a determinados países, incluida la agenda, la disponibilidad de socios y las consideraciones logísticas. Pero lo más importante es que este no es nuestro primer encuentro internacional, y no será el último. Y los países que participan son solo aliados estrechos», dijo esa fuente, que pidió anonimato. EE.UU. ha padecido varios ataques de ciberchantaje, o «ransomware», como se denomina en inglés, en meses recientes. Colonial, el operador de un oleoducto que va de Texas hasta Nueva Jersey, tuvo que cerrar en mayo, lo que produjo escasez y colas en gasolineras. En junio, JBS, la primera productora de carne en el mundo, se vio forzada a cerrar temporalmente sus plantas en EE.UU., Canadá y Australia. Un mes después, un millar de empresas de todo el mundo, incluida España, se vieron afectadas por un ataque contra Kaseya, una empresa de software. La ausencia en este foro de España, que tradicionalmente ha sido un estrecho socio de Washington, se suma a meses de desencuentros por la negativa del ejecutivo de Pedro Sánchez de firmar comunicados de condena a las dictaduras cubana y venezolana promovidos desde EE.UU. La semana pasada, un destacado senador demócrata acusó a Sánchez de estar «fuera de la democracia y los derechos humanos» por su política latinoamericana. Esta iniciativa cibernética es además un proyecto defendido por Biden, que surge de la inquietud por el aumento de ciberataques que se debatió en una reciente reunión del G-7. Este diario pidió ayer a la Casa Blanca que detallara las razones de la ausencia de España. La respuesta fue: «Esta reunión es la primera de muchas conversaciones entre socios internacionales que participan esta semana y más allá. No significa que los países señalados que participan sean los únicos con los que trabajaremos en los esfuerzos contra el ciberchantaje». Presión a Rusia y China El mismo funcionario mencionado antes dijo que uno de los criterios prioritarios era l ograr apoyos para presionar a Rusia y China a que hagan más para prevenir y combatir este problema de la ciberseguridad: «Hemos trabajado con aliados y socios para responsabilizar a estados concretos por actividades cibernéticas maliciosas, como lo demuestra el apoyo internacional que hemos tenido al atribuir esos ataques a Rusia y China». Tradicionalmente esos chantajes los hacen grupos de 'hackers' o piratas informáticos, a los que es difícil localizar, pero la Casa Blanca ha ubicado ataques recientes en Rusia y China, y ha pedido a ambos regímenes que tomen medidas y hagan que los responsables rindan cuentas. De momento, ninguno de ambos regímenes ha hecho nada. El funcionario antes mencionado añade que «si bien EE.UU. está organizando este encuentro, no lo vemos únicamente como una iniciativa estadounidense? Muchos gobiernos han sido indispensables en la organización de la reunión y, en particular, ha habido países que se han ofrecido como voluntarios para dirigir y organizar debates temáticos específicos». India, de hecho, moderará el debate sobre resistencia frente a ciberataques; Australia sobre disrupción de sus redes; Reino Unido sobre criptomonedas, y Alemania sobre diplomacia.
13-10-2021 | Fuente: abc.es
Desde la comunidad internacional de científicos condenan la persecución a los investigadores mexicanos
Un centenar y medio de académicos acaban de manifestar su preocupación a María Elena Álvarez-Buylla, directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, por los procesos judiciales abiertos a 31 científicos mexicanos que ejercieron altos puestos dentro de la comunidad investigadora de México. Entre los que han defendido la rúbrica se encuentran científicos de todo el mundo que van desde Carlo Pietrobelli, profesor de Georgetown y Roma Tre, Nanditha Mathew de la Universidad de Pisa o Marina Fedorova científica en LifeArc de Londres. En la misiva consideran que los diferentes organismos, para los que han trabajado los acusados, «llevaron a cabo importantes iniciativas en la promoción del desarrollo científico y tecnológico de México. No obstante, se les ha acusado de actividades delictivas equivalentes a las de los cárteles de la droga, con sentencias que podrían llegar a los 80 años de prisión». Además, han añadido que la Declaración sobre la Ciencia y el Uso del Conocimiento Científico de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación Científica y Cultural de las Naciones Unidas, de Budapest en 1999 para exculpar a los académicos señalados que han promovido «el uso del conocimiento científico para el bienestar de poblaciones, por la paz y el desarrollo sostenibles». Ya la pasada semana investigadores y académicos latinoamericanos de las facultades estadounidenses de Columbia, Harvard, Princeton y Stanford, a los que se une la francesa Sciences Po, coinciden en expresar «con gran preocupación» los intentos por parte de la Fiscalía General de la República de México para condenar a 31 científicos ya retirados del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). Es este mismo organismo el que ha promovido la denuncia contra los estudiosos. Gran parte de esta comunidad científica, que se pretende detener, también llegó a formar parte del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT). Código de conducta Para acallar posibles rumores sobre las instituciones de Gobierno, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología presentó hace varios días un nuevo Código de Conducta que exige a sus empleados y «grupos de evaluación de proyectos susceptibles de apoyos» que se abstengan «de emitir comentarios u opiniones negativos o desfavorables sobre las políticas o programas del Conacyt». Como es habitual en los discursos de López Obrador, se acusa a la anterior administración de corrupción que «antepusieron sus intereses particulares al interés general». Se les pide a los trabajadores de la ciencia «estar comprometidos, sobre todo, con la ética pública reivindicada por la Cuarta Transformación», un ideal hacia un nuevo régimen socialista que es el lema del presidente mexicano. Obviando que el juramento hipocrático de los científicos proferido por la UNESCO reclama «la existencia de un contexto social que favorezca la independencia y la responsabilidad de los investigadores». Hace una semana las prestigiosas universidades repartidas por occidente alzaban la voz al unísono para condenar «cualquier esfuerzo por crear un clima de intimidación hacia personas dedicadas al quehacer científico». Entorno a esta proclama han expresado «seguir con gran preocupación los esfuerzos de la Fiscalía para arrestar y procesar» a sus colegas mexicanos a los que se señalaba por lavado de dinero y crimen organizado. Delitos que conllevan penas de entre 20 y 40 años de prisión. Para mostrar el perfil de los acusados, nos encontramos a Enrique Cabrero Mendoza, director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, desde el 2013 hasta el 2018, y que también ocupó el puesto de director general del Centro de Investigación y Docencia Económicas durante ocho años. Peculado -quedarse con fondos públicos que debían administrar-, uso ilícito de atribuciones y facultades, operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada forman parte de los cargos que se imputaban a estos hombres y mujeres de ciencia. Con esta orden de aprehensión, tal y como narra el rotativo 'El Universal' se pretendía encerrar a los estudiosos en 'El Altiplano', un penal de máxima seguridad en el Estado de México. Finalmente, Gregorio Salazar, un juez adscrito a la cárcel a la que iban a ser enviados, no vio delito alguno. Valencía judicial Por ello, 34 científicos entre los que se encuentran Alberto Díaz Cayeros, director del Centro de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Stanford, María Victoria Murillo, directora del Instituto de Estudios Latinoamericanos de Columbia, y Steven Levitsky, director del Centro de Estudios Latinoamericanos David Rockefeller, perteneciente a Harvard, emitieron un comunicado conjunto en el que aplaudían «la valentía judicial» sin ceder «a las presiones políticas para aceptar una orden de aprehensión basada en argumentos legales dudosos», según sus palabras. Por otro lado, el portavoz de la Presidencia, Jesús Ramírez, dejó entrever la postura de la Administración Obrador manifestando, mediante diversos tuits, que científicos pertenecientes al Foro Consultivo Científico y Tecnológico se gastaron casi 19 millones de euros en tintorería, comidas, viajes y salarios. E hizo hincapié que durante 16 años recibieron 23 millones de euros, pero sólo cuatro fueron a parar a proyectos científicos y tecnológicos. Y es que la Fiscalía basa su acusación en que el dinero público debería ir a parar «exclusivamente a aquellos proyectos de apoyo de la investigación científica y tecnológica, desarrollo tecnológico e innovación». El gobierno también quiso resaltar que «no persigue a científicos ni a nadie, pero no será cómplice de actos que dañen el patrimonio del pueblo mexicano». El exdirector adjunto de asuntos jurídicos del Consejo Nacional de Ciencia, José Rodrigo Roque, quiso recordar al medio económico 'El Financiero', que a pesar de que la Fiscalía quedó prácticamente inhabilitada para acusar a los investigadores con las mismas pruebas y delitos, advierte que no cesarán en su intento de meterlos en la cárcel. De hecho, la Fiscalía ha pedido la comparecencia de 5 de los 31 científicos a los que se les informará de los delitos en su contra. El pasado miércoles Gabriela Dutrénit Bielous, coordinadora del Foro Consultivo y Científico, acudió a la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada para conocer la carpeta de investigación en su contra por un supuesto desvío de casi diez millones de euros.
08-10-2021 | Fuente: as.com
AS.com, elegido 'Mejor Sitio de Entretenimiento o Deportes' de América Latina
La Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA) premia a las ediciones digitales de AS en Latinoamérica por el 'Portal Global de Juegos Olímpicos'.
07-10-2021 | Fuente: as.com
PRISA Audio y Cadena SER lanzan, en colaboración con Spotify, los Premios Ondas Globales del Podcast
Se trata de la primera edición de estos galardones dedicados exclusivamente a la industria del podcast en España y Latinoamérica. Se otorgarán un total de 15 premios.
03-10-2021 | Fuente: as.com
¿Por qué se le llamaba "boniato" al billete de 5.000 pesetas en España?
El nombre procede del tubérculo conocido también como Batata, un alimento muy popular en Latinoamérica. Este apodo tiene que ver con el parecido de color entre ambos.
21-09-2021 | Fuente: abc.es
Los dos sudamericanos
No todos son lo mismo ni todo da lo mismo. Mario Abdo Benítez, presidente de Paraguay y Luis Alberto Lacalle Pou, presidente de Uruguay, lo demostraron en la cumbre de la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) en México. Lo habitual de estas reuniones es que las dictaduras de la región entren y salgan como si en sus países no pasará nada o lo que pasa se asuma con naturalidad. En esta ocasión, las cosas fueron diferentes. Los dos sudamericanos pusieron al desnudo los regímenes de Cuba, Nicaragua y Venezuela. Tuvieron que ser ellos, los que gobiernan en países que se suponen pequeños, los que demostraran la grandeza de unos valores que exigen una defensa constante frente a los.. Ver Más