Infortelecom

Noticias de kurdistan

09-08-2022 | Fuente: abc.es
Putin y Erdogan , Erdogan y Putin, ambos 'hombres fuertes' que hablan el mismo idioma del poder. La figura de Recep Tayyip Erdogan se impone como una de las ganadoras de estos cinco meses de guerra: con una mano promueve la venta a Kiev de los drones Bayraktar , que fueron especialmente efectivos en los dos primeros meses de invasión rusa y que la compañía que los produce tiene a sus mandos a un yerno del propio presidente turco, y con la otra saluda al responsable último de la guerra: Vladímir Putin. No ha sido el presidente francés Emmanuel Macron , ridiculizado por el Kremlin, sino el caudillo islamista quien se ha erigido en el mediador oficioso de la guerra en Ucrania, eso sí con dudoso éxito real sobre el campo de batalla. Las fuerzas rusas atacaron el puerto de Odesa apenas un día después de arrancar el principal acuerdo en 5 meses de guerra para la exportación de grano desde tres puertos del Mar Negro. A falta de paz, la creciente relevancia de Turquía en la comunidad internacional puede convertirse en la llave de Erdogan para lograr su reelección en las decisivas elecciones de 2023. Como parte de esos acuerdos, el recién inaugurado Centro de Coordinación Conjunta , en el distrito estambulí de Besiktas, y que está integrado por 20 representantes de Naciones Unidas, Turquía, Rusia y Ucrania, ya ha supervisado esta semana la primera embarcación con grano procedente de Ucrania con destino Líbano. Ankara puede ser un «mediador eficaz en el conflicto entre Rusia y Ucrania, y que al mismo tiempo puede ganar grandes sumas de dinero procesando el grano ruso y ucraniano», estima el Instituto Carnegie. En los últimos años, Rusia y Ucrania juntas han representado casi un tercio de las exportaciones mundiales de trigo y cebada, que en su mayoría se dirigieron a Oriente Medio y África; y que ahora se enfrentan a una potencial hambruna por la guerra. fEstambul supervisa el grano llegado de Ucrania Responsables del Centro de Coordinación Conjunta de Estambul a bordo del carguero Razoni, con bandera de Sierra Leona, la primera embarcación en transportar grano ucraniano desde el inicio de la guerra. Reuters En los primeros meses de la invasión, Turquía consiguió reforzar su prestigio internacional sumándose a la condena de la ONU de la invasión ilegal de Rusia, lo que a priori podría perjudicar los intereses turcos: Rusia presenta un peso mayor que Ucrania en la balanza comercial de Turquía (en 2019, el volumen comercial con Rusia multiplicaba por 4 el correspondiente con Ucrania). La obsesión de Ankara es «reforzar la influencia de Turquía» como potencia media regional, que a su vez despierta admiración entre el nacionalismo turco, un arma electoral muy poderosa, cree Jesús Gil Fuensanta, subdirector de la Escuela de Inteligencia Económica y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid (LaSEI) y uno de los mayores conocedores de Turquía en España. Este juego a dos bandas y talento para tejer pactos internos en el país hace que el Gobierno combine el nacionalismo con la exaltación acrítica del Imperio Otomano, explica el académico. «El papel mundial que juega Turquía ha dado un vuelco tremendo en los últimos 20 años. Pero no lo puede lograr todo: las buenas intenciones de Turquía están abocadas al fracaso porque Vladímir Vladimirovich y su corte tienen su plan trazado desde un principio», vaticina Gil. No diga 'pavo', diga Türkiye El Gobierno del AKP -partido de Erdogan- aspira a revalidar su mandato en 2023 en la peor coyuntura posible: no controla ninguna de las principales ciudades del país y la población sufre cada vez más en sus propias carnes la crisis económica y la galopante inflación -la oficial es del 80% y la extraoficial se estima que en 160%. Los turcos se han acostumbrado tanto a ver la subida imparable de los precios de productos básicos en los supermercados que lo que más puede oírse es que ya ni los miran «porque cambian cada día». El cambio con respecto al euro se ha multiplicado por tres desde 2020: ha pasado de 1 euro = 6,5 liras al actual 1 euro = 18 liras. En los puestos callejeros del distrito de Kadikoy, a la orilla del Bósforo, en el lado asiático de Estambul, los deliciosos mejillones con arroz también conocidos como midye han duplicado e incluso triplicado su precio en tan solo unos meses, y el precio un café latte asciende a 1,40 euros. El salario mínimo en Turquía está en 330 euros; debido a la inflación las autoridades lo han subido en un 30% en los últimos meses. «Esta es la clave para entender los intentos de mediación. Hace 22 años, otra grave crisis que afectó a potencias medias regionales como la propia Turquía o México llevó a Erdogan al poder. Y ahora vuelve a repetirse el mismo caos», recuerda Gil Fuensanta. «Las buenas intenciones de Turquía están abocadas al fracaso porque Vladímir Vladimirovich tiene su plan trazado desde un principio» Jesús Gil Fuensanta Subdirector de la Escuela de Inteligencia Económica y RR.II. de la Universidad Autónoma de Madrid (LaSEI) Turquía es muy consciente de que esta guerra de Ucrania ha aumentado su influencia en el escenario mundial. Sin embargo, a Rusia le une una relación de amigo-enemigo. Moscú y Ankara están compitiendo y apoyando a bandos opuestos tanto en Libia como Siria. Otra de las derivadas de la guerra es que Turquía puede estar convirtiéndose en refugio, no solo para los magnates rusos sancionados por la comunidad internacional o para el dinero ruso de dudoso origen, sino también para muchos de los 430.000 habitantes que han dejado el país en los cinco primeros meses de 2022. Con respecto a Turquía, en las tres primeras semanas de invasión llegaron cerca de 14.000 rusos y hasta 49.000 ucranianos. «Productos básicos han pasado a ser de lujo. El apoyo a Erdogan ha caído a niveles sin precedentes» Pelin Académica y analista turca «Productos básicos han pasado a considerarse de lujo. El apoyo a Erdogan ha caído a niveles sin precedentes», explica a este diario Pelin, investigadora y analista turca, que también resalta los efectos del continuo goteo de inmigrantes llegados de Siria y Afganistán como fuente del hartazgo de la población. «La afluencia excesiva de refugiados, está desatando tendencias racistas», apunta la analista. El país está partido en dos en torno a Erdogan y el islam. «La política en Turquía no puede considerarse libre de religión durante los últimos 20 años. Es una herramienta útil para manipular las situaciones más difíciles en nombre del gobierno. La gente empieza a alzar la voz incluso en público; puedes ver lo cansados e insatisfechos que están», agrega. Noticia Relacionada estandar No Turquía vuelve a amenazar con vetar la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN Carlota Pérez Erdogan acusa a estos países de incumplir el acuerdo firmado en la cumbre de Madrid En su afán de mostrar a Turquía como potencia internacional a la que se le respeta, además del contencioso con la OTAN por la entrada de Suecia y Finlandia, Erdogan ha solicitado formalmente que la ONU se refiera al país solo como « Türkiye ». Quiere promover así el uso internacional del nombre en turco y al mismo tiempo evitar que los angloparlantes sigan confundiendo el país con un pavo. Para Pelin, «es para demostrar que tiene el poder de hacer que Türkiye sea aceptado por los demás como él quiere. Será el héroe y defensor del país. El chovinismo es muy efectivo aquí». En Estambul, incluso los contrarios a las políticas del Gobierno, aplauden el éxito de las gestiones de Erdogan a la hora de marcar el paso a la OTAN y no tomar una posición clara en la invasión rusa, siempre con la pretensión de estar protegiendo los intereses de los turcos. La resistencia a dar su brazo a torcer con la expansión de la OTAN, explica Pelin, está directamente relacionada con las tendencias nacionalistas en Turquía, «ya que Suecia y Finlandia son países que favorecen al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) (considerado terrorista por Turquía, EEUU y la UE). En Turquía viven alrededor de 15 millones de kurdos, lo que supone alrededor del 18 % de la población del país.
08-08-2022 | Fuente: abc.es
Putin y Erdogan , Erdogan y Putin, ambos 'hombres fuertes' que hablan el mismo idioma del poder. La figura de Recep Tayyip Erdogan se impone como una de las ganadoras de estos cinco meses de guerra: con una mano promueve la venta a Kiev de los drones Bayraktar , que fueron especialmente efectivos en los dos primeros meses de invasión rusa y que la compañía que los produce tiene a sus mandos a un yerno del propio presidente turco, y con la otra saluda al responsable último de la guerra: Vladímir Putin. No ha sido el presidente francés Emmanuel Macron , ridiculizado por el Kremlin, sino el caudillo islamista quien se ha erigido en el mediador oficioso de la guerra en Ucrania, eso sí con dudoso éxito real sobre el campo de batalla. Las fuerzas rusas atacaron el puerto de Odesa apenas un día después de arrancar el principal acuerdo en 5 meses de guerra para la exportación de grano desde tres puertos del Mar Negro. A falta de paz, la creciente relevancia de Turquía en la comunidad internacional puede convertirse en la llave de Erdogan para lograr su reelección en las decisivas elecciones de 2023. Como parte de esos acuerdos, el recién inaugurado Centro de Coordinación Conjunta , en el distrito estambulí de Besiktas, y que está integrado por 20 representantes de Naciones Unidas, Turquía, Rusia y Ucrania, ya ha supervisado esta semana la primera embarcación con grano procedente de Ucrania con destino Líbano. Ankara puede ser un «mediador eficaz en el conflicto entre Rusia y Ucrania, y que al mismo tiempo puede ganar grandes sumas de dinero procesando el grano ruso y ucraniano», estima el Instituto Carnegie. En los últimos años, Rusia y Ucrania juntas han representado casi un tercio de las exportaciones mundiales de trigo y cebada, que en su mayoría se dirigieron a Oriente Medio y África; y que ahora se enfrentan a una potencial hambruna por la guerra. fEstambul supervisa el grano llegado de Ucrania Responsables del Centro de Coordinación Conjunta de Estambul a bordo del carguero Razoni, con bandera de Sierra Leona, la primera embarcación en transportar grano ucraniano desde el inicio de la guerra. Reuters En los primeros meses de la invasión, Turquía consiguió reforzar su prestigio internacional sumándose a la condena de la ONU de la invasión ilegal de Rusia, lo que a priori podría perjudicar los intereses turcos: Rusia presenta un peso mayor que Ucrania en la balanza comercial de Turquía (en 2019, el volumen comercial con Rusia multiplicaba por 4 el correspondiente con Ucrania). La obsesión de Ankara es «reforzar la influencia de Turquía» como potencia media regional, que a su vez despierta admiración entre el nacionalismo turco, un arma electoral muy poderosa, cree Jesús Gil Fuensanta, subdirector de la Escuela de Inteligencia Económica y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid (LaSEI) y uno de los mayores conocedores de Turquía en España. Este juego a dos bandas y talento para tejer pactos internos en el país hace que el Gobierno combine el nacionalismo con la exaltación acrítica del Imperio Otomano, explica el académico. «El papel mundial que juega Turquía ha dado un vuelco tremendo en los últimos 20 años. Pero no lo puede lograr todo: las buenas intenciones de Turquía están abocadas al fracaso porque Vladímir Vladimirovich y su corte tienen su plan trazado desde un principio», vaticina Gil. No diga 'pavo', diga Türkiye El Gobierno del AKP -partido de Erdogan- aspira a revalidar su mandato en 2023 en la peor coyuntura posible: no controla ninguna de las principales ciudades del país y la población sufre cada vez más en sus propias carnes la crisis económica y la galopante inflación -la oficial es del 80% y la extraoficial se estima que en 160%. Los turcos se han acostumbrado tanto a ver la subida imparable de los precios de productos básicos en los supermercados que lo que más puede oírse es que ya ni los miran «porque cambian cada día». El cambio con respecto al euro se ha multiplicado por tres desde 2020: ha pasado de 1 euro = 6,5 liras al actual 1 euro = 18 liras. En los puestos callejeros del distrito de Kadikoy, a la orilla del Bósforo, en el lado asiático de Estambul, los deliciosos mejillones con arroz también conocidos como midye han duplicado e incluso triplicado su precio en tan solo unos meses, y el precio un café latte asciende a 1,40 euros. El salario mínimo en Turquía está en 330 euros; debido a la inflación las autoridades lo han subido en un 30% en los últimos meses. «Esta es la clave para entender los intentos de mediación. Hace 22 años, otra grave crisis que afectó a potencias medias regionales como la propia Turquía o México llevó a Erdogan al poder. Y ahora vuelve a repetirse el mismo caos», recuerda Gil Fuensanta. «Las buenas intenciones de Turquía están abocadas al fracaso porque Vladímir Vladimirovich tiene su plan trazado desde un principio» Jesús Gil Fuensanta Subdirector de la Escuela de Inteligencia Económica y RR.II. de la Universidad Autónoma de Madrid (LaSEI) Turquía es muy consciente de que esta guerra de Ucrania ha aumentado su influencia en el escenario mundial. Sin embargo, a Rusia le une una relación de amigo-enemigo. Moscú y Ankara están compitiendo y apoyando a bandos opuestos tanto en Libia como Siria. Otra de las derivadas de la guerra es que Turquía puede estar convirtiéndose en refugio, no solo para los magnates rusos sancionados por la comunidad internacional o para el dinero ruso de dudoso origen, sino también para muchos de los 430.000 habitantes que han dejado el país en los cinco primeros meses de 2022. Con respecto a Turquía, en las tres primeras semanas de invasión llegaron cerca de 14.000 rusos y hasta 49.000 ucranianos. «Productos básicos han pasado a ser de lujo. El apoyo a Erdogan ha caído a niveles sin precedentes» Pelin Académica y analista turca «Productos básicos han pasado a considerarse de lujo. El apoyo a Erdogan ha caído a niveles sin precedentes», explica a este diario Pelin, investigadora y analista turca, que también resalta los efectos del continuo goteo de inmigrantes llegados de Siria y Afganistán como fuente del hartazgo de la población. «La afluencia excesiva de refugiados, está desatando tendencias racistas», apunta la analista. El país está partido en dos en torno a Erdogan y el islam. «La política en Turquía no puede considerarse libre de religión durante los últimos 20 años. Es una herramienta útil para manipular las situaciones más difíciles en nombre del gobierno. La gente empieza a alzar la voz incluso en público; puedes ver lo cansados e insatisfechos que están», agrega. Noticia Relacionada estandar No Turquía vuelve a amenazar con vetar la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN Carlota Pérez Erdogan acusa a estos países de incumplir el acuerdo firmado en la cumbre de Madrid En su afán de mostrar a Turquía como potencia internacional a la que se le respeta, además del contencioso con la OTAN por la entrada de Suecia y Finlandia, Erdogan ha solicitado formalmente que la ONU se refiera al país solo como « Türkiye ». Quiere promover así el uso internacional del nombre en turco y al mismo tiempo evitar que los angloparlantes sigan confundiendo el país con un pavo. Para Pelin, «es para demostrar que tiene el poder de hacer que Türkiye sea aceptado por los demás como él quiere. Será el héroe y defensor del país. El chovinismo es muy efectivo aquí». En Estambul, incluso los contrarios a las políticas del Gobierno, aplauden el éxito de las gestiones de Erdogan a la hora de marcar el paso a la OTAN y no tomar una posición clara en la invasión rusa, siempre con la pretensión de estar protegiendo los intereses de los turcos. La resistencia a dar su brazo a torcer con la expansión de la OTAN, explica Pelin, está directamente relacionada con las tendencias nacionalistas en Turquía, «ya que Suecia y Finlandia son países que favorecen al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) (considerado terrorista por Turquía, EEUU y la UE). En Turquía viven alrededor de 15 millones de kurdos, lo que supone alrededor del 18 % de la población del país.
07-08-2022 | Fuente: abc.es
Por su retorcida habilidad diplomática, se ha convertido en uno de los líderes mundiales que más ha influido últimamente en la escena internacional. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha cobrado un protagonismo sobresaliente desde la invasión rusa de Ucrania. A partir del comienzo del conflicto, ha sabido repartir sus cartas con la mano izquierda y derecha, siempre en beneficio de sus intereses. El primer ejemplo de esa maña lo dio durante las semanas previas a la cumbre de la OTAN celebrada en Madrid a finales de junio y también a lo largo del propio encuentro, pues se sirvió del viejo truco de crear el problema y después ofrecer la solución para salirse con la suya. Después de anunciar que vetaría la entrada de Suecia y Finlandia a la Alianza por su presunta connivencia con terroristas ?Erdogan se refería a los militantes kurdos, muchos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), refugiados en esas democracias nórdicas?, el mandatario turco accedió a despejar la vía de acceso tras la firma de un memorándum. Rubricado por el presidente finlandés, Saulio Niinisto; la primera ministra de Suecia, Magdalena Andersson, y el propio Erdogan, el documento detallaba una lista de medidas favorables a los intereses de Ankara, pues abría la puerta a la extradición de los presuntos terroristas y levantaba el embargo a la venta de armas. Noticia Relacionada estandar No Erdogan y Guterres logran desbloquear la exportación de grano ucraniano a través del mar Negro Mikel Ayestaran La firma de un acuerdo con Ucrania y Rusia se ha celebrado este viernes en Estambul Su segundo éxito se produjo hace más de dos semanas, cuando Erdogan logró que se firmara en Estambul un acuerdo bajo el auspicio de las Naciones Unidas y en presencia de su secretario general, António Guterres, para que Rusia y Ucrania desbloquearan la exportación de grano a través del mar Negro, espantando la amenaza de la hambruna mundial. Aunque los días siguientes las tropas rusas bombardearon el puerto de Odesa , escudándose en su tradicional excusa sobre las presencia de presuntas infraestructuras militares, lo cierto es que la iniciativa ha logrado salir adelante y el primer barco ha llegado a destino. Islamista habilidoso El juego internacional del líder turco es tan sinuoso como un arabesco. A pesar de pertenecer a la OTAN, se trata del jefe de Estado de un país miembro de la Alianza que mantiene una postura más ambigua respecto al presidente ruso, Vladímir Putin, con el que se reunió este viernes en Sochi, una ciudad balneario a orillas del mar Negro, para postularse una vez más como mediador en el conflicto ucraniano. Los expertos apuntan a que la mayor preocupación actual de Erdogan consiste en allanar el camino para su ansiada operación militar en el norte de Siria. Anunciada a principios de julio, el presidente busca acabar con las milicias kurdas Unidades de Protección Popular (YPG). Aliadas de Estados Unidos en Siria y pieza clave en la lucha contra los terroristas de Daesh , están enemistadas con Ankara, que las considera el brazo armado del PKK. Sin duda, las capacidad de Erdogan para imponer su voz en el tablero geopolítico se debe a una doble causa, una dada y otra fruto de la experiencia. Por muchas razones, Turquía es un país estratégico . Ocupa un puesto relevante en el mundo musulmán y posee el segundo mayor ejército de la OTAN, de la que es miembro desde 1952, cuando se incorporó junto a Grecia. Por otro lado, el presidente turco, que creció en una piadosa familia musulmana de clase media y estudió en escuelas religiosas, lleva décadas en la política, vinculado desde su juventud a partidos islamistas. Fue uno de los miembros fundadores del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), al frente del que ha desmantelado la República laica que en 1923 creó Atatürk. La reforma constitucional de 2017, que abolió el cargo de primer ministro y concedió poderes casi omnímodos a la figura del presidente, es el último fruto de sus desvelos autoritarios.
07-08-2022 | Fuente: abc.es
Putin y Erdogan , Erdogan y Putin, ambos 'hombres fuertes' que hablan el mismo idioma del poder. La figura de Recep Tayyip Erdogan se impone como una de las ganadoras de estos cinco meses de guerra: con una mano promueve la venta a Kiev de los drones Bayraktar , que fueron especialmente efectivos en los dos primeros meses de invasión rusa y que la compañía que los produce tiene a sus mandos a un yerno del propio presidente turco, y con la otra saluda al responsable último de la guerra: Vladímir Putin. No ha sido el presidente francés Emmanuel Macron , ridiculizado por el Kremlin, sino el caudillo islamista quien se ha erigido en el mediador oficioso de la guerra en Ucrania, eso sí con dudoso éxito real sobre el campo de batalla. Las fuerzas rusas atacaron el puerto de Odesa apenas un día después de arrancar el principal acuerdo en 5 meses de guerra para la exportación de grano desde tres puertos del Mar Negro. A falta de paz, la creciente relevancia de Turquía en la comunidad internacional puede convertirse en la llave de Erdogan para lograr su reelección en las decisivas elecciones de 2023. Como parte de esos acuerdos, el recién inaugurado Centro de Coordinación Conjunta , en el distrito estambulí de Besiktas, y que está integrado por 20 representantes de Naciones Unidas, Turquía, Rusia y Ucrania, ya ha supervisado esta semana la primera embarcación con grano procedente de Ucrania con destino Líbano. Ankara puede ser un «mediador eficaz en el conflicto entre Rusia y Ucrania, y que al mismo tiempo puede ganar grandes sumas de dinero procesando el grano ruso y ucraniano», estima el Instituto Carnegie. En los últimos años, Rusia y Ucrania juntas han representado casi un tercio de las exportaciones mundiales de trigo y cebada, que en su mayoría se dirigieron a Oriente Medio y África; y que ahora se enfrentan a una potencial hambruna por la guerra. fEstambul supervisa el grano llegado de Ucrania Responsables del Centro de Coordinación Conjunta de Estambul a bordo del carguero Razoni, con bandera de Sierra Leona, la primera embarcación en transportar grano ucraniano desde el inicio de la guerra. Reuters En los primeros meses de la invasión, Turquía consiguió reforzar su prestigio internacional sumándose a la condena de la ONU de la invasión ilegal de Rusia, lo que a priori podría perjudicar los intereses turcos: Rusia presenta un peso mayor que Ucrania en la balanza comercial de Turquía (en 2019, el volumen comercial con Rusia multiplicaba por 4 el correspondiente con Ucrania). La obsesión de Ankara es «reforzar la influencia de Turquía» como potencia media regional, que a su vez despierta admiración entre el nacionalismo turco, un arma electoral muy poderosa, cree Jesús Gil Fuensanta, subdirector de la Escuela de Inteligencia Económica y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid (LaSEI) y uno de los mayores conocedores de Turquía en España. Este juego a dos bandas y talento para tejer pactos internos en el país hace que el Gobierno combine el nacionalismo con la exaltación acrítica del Imperio Otomano, explica el académico. «El papel mundial que juega Turquía ha dado un vuelco tremendo en los últimos 20 años. Pero no lo puede lograr todo: las buenas intenciones de Turquía están abocadas al fracaso porque Vladímir Vladimirovich y su corte tienen su plan trazado desde un principio», vaticina Gil. No diga 'pavo', diga Türkiye El Gobierno del AKP -partido de Erdogan- aspira a revalidar su mandato en 2023 en la peor coyuntura posible: no controla ninguna de las principales ciudades del país y la población sufre cada vez más en sus propias carnes la crisis económica y la galopante inflación -la oficial es del 80% y la extraoficial se estima que en 160%. Los turcos se han acostumbrado tanto a ver la subida imparable de los precios de productos básicos en los supermercados que lo que más puede oírse es que ya ni los miran «porque cambian cada día». El cambio con respecto al euro se ha multiplicado por tres desde 2020: ha pasado de 1 euro = 6,5 liras al actual 1 euro = 18 liras. En los puestos callejeros del distrito de Kadikoy, a la orilla del Bósforo, en el lado asiático de Estambul, los deliciosos mejillones con arroz también conocidos como midye han duplicado e incluso triplicado su precio en tan solo unos meses, y el precio un café latte asciende a 1,40 euros. El salario mínimo en Turquía está en 330 euros; debido a la inflación las autoridades lo han subido en un 30% en los últimos meses. «Esta es la clave para entender los intentos de mediación. Hace 22 años, otra grave crisis que afectó a potencias medias regionales como la propia Turquía o México llevó a Erdogan al poder. Y ahora vuelve a repetirse el mismo caos», recuerda Gil Fuensanta. «Las buenas intenciones de Turquía están abocadas al fracaso porque Vladímir Vladimirovich tiene su plan trazado desde un principio» Jesús Gil Fuensanta Subdirector de la Escuela de Inteligencia Económica y RR.II. de la Universidad Autónoma de Madrid (LaSEI) Turquía es muy consciente de que esta guerra de Ucrania ha aumentado su influencia en el escenario mundial. Sin embargo, a Rusia le une una relación de amigo-enemigo. Moscú y Ankara están compitiendo y apoyando a bandos opuestos tanto en Libia como Siria. Otra de las derivadas de la guerra es que Turquía puede estar convirtiéndose en refugio, no solo para los magnates rusos sancionados por la comunidad internacional o para el dinero ruso de dudoso origen, sino también para muchos de los 430.000 habitantes que han dejado el país en los cinco primeros meses de 2022. Con respecto a Turquía, en las tres primeras semanas de invasión llegaron cerca de 14.000 rusos y hasta 49.000 ucranianos. «Productos básicos han pasado a ser de lujo. El apoyo a Erdogan ha caído a niveles sin precedentes» Pelin Académica y analista turca «Productos básicos han pasado a considerarse de lujo. El apoyo a Erdogan ha caído a niveles sin precedentes», explica a este diario Pelin, investigadora y analista turca, que también resalta los efectos del continuo goteo de inmigrantes llegados de Siria y Afganistán como fuente del hartazgo de la población. «La afluencia excesiva de refugiados, está desatando tendencias racistas», apunta la analista. El país está partido en dos en torno a Erdogan y el islam. «La política en Turquía no puede considerarse libre de religión durante los últimos 20 años. Es una herramienta útil para manipular las situaciones más difíciles en nombre del gobierno. La gente empieza a alzar la voz incluso en público; puedes ver lo cansados e insatisfechos que están», agrega. Noticia Relacionada estandar No Turquía vuelve a amenazar con vetar la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN Carlota Pérez Erdogan acusa a estos países de incumplir el acuerdo firmado en la cumbre de Madrid En su afán de mostrar a Turquía como potencia internacional a la que se le respeta, además del contencioso con la OTAN por la entrada de Suecia y Finlandia, Erdogan ha solicitado formalmente que la ONU se refiera al país solo como « Türkiye ». Quiere promover así el uso internacional del nombre en turco y al mismo tiempo evitar que los angloparlantes sigan confundiendo el país con un pavo. Para Pelin, «es para demostrar que tiene el poder de hacer que Türkiye sea aceptado por los demás como él quiere. Será el héroe y defensor del país. El chovinismo es muy efectivo aquí». En Estambul, incluso los contrarios a las políticas del Gobierno, aplauden el éxito de las gestiones de Erdogan a la hora de marcar el paso a la OTAN y no tomar una posición clara en la invasión rusa, siempre con la pretensión de estar protegiendo los intereses de los turcos. La resistencia a dar su brazo a torcer con la expansión de la OTAN, explica Pelin, está directamente relacionada con las tendencias nacionalistas en Turquía, «ya que Suecia y Finlandia son países que favorecen al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) (considerado terrorista por Turquía, EEUU y la UE). En Turquía viven alrededor de 15 millones de kurdos, lo que supone alrededor del 18 % de la población del país.
27-07-2022 | Fuente: abc.es
Partidarios del líder chiíta Moqtada Sadr entraron el miércoles en la llamada Zona Verde, la zona más protegida de Bagdad donde hay instituciones del Gobierno y embajadas, para protestar contra la candidatura del bando político rival al puesto de primer ministro. El primer ministro, Mustafá Al-Kazimi, pidió a los manifestantes que «se retiraran inmediatamente» de la Zona Verde y anotaron en un comunicado que las fuerzas de seguridad « garantizarían la protección de las instituciones del Estado y de las misiones extranjeras, e impedirían cualquier violación de la seguridad y el orden«. Una vez dentro de la Zona Verde los manifestantes trataron de avanzar hacia el Parlamento, pero la policía disparó gases lacrimógenos para impedirlo, dijo una fuente de seguridad a la AFP. Pero los manifestantes volvieron y «entraron en el edificio del Parlamento» , dijo a la AFP este funcionario del Ministerio del Interior, que habló bajo condición de anonimato. «Los manifestantes entraron en el edificio del Parlamento», dijo la agencia estatal de noticias INA en Telegram. Código Desktop #Irak ?? une foule de partisans de Moqtada al-Sadr ont forcé les murs de la #GreenZone à Bagdad puis ont pénétré dans le Parlement irakien pour protester contre la nomination du nouveau PM Al-Sudani jugé trop proche de l'Iran pic.twitter.com/5GpE40jcF9? Charli??? (@CharliB97783485) July 27, 2022 Imagen para móvil, amp y app Código móvil #Irak ?? une foule de partisans de Moqtada al-Sadr ont forcé les murs de la #GreenZone à Bagdad puis ont pénétré dans le Parlement irakien pour protester contre la nomination du nouveau PM Al-Sudani jugé trop proche de l'Iran pic.twitter.com/5GpE40jcF9? Charli??? (@CharliB97783485) July 27, 2022 Código AMP #Irak ?? une foule de partisans de Moqtada al-Sadr ont forcé les murs de la #GreenZone à Bagdad puis ont pénétré dans le Parlement irakien pour protester contre la nomination du nouveau PM Al-Sudani jugé trop proche de l'Iran pic.twitter.com/5GpE40jcF9? Charli??? (@CharliB97783485) July 27, 2022 Código APP #Irak ?? une foule de partisans de Moqtada al-Sadr ont forcé les murs de la #GreenZone à Bagdad puis ont pénétré dans le Parlement irakien pour protester contre la nomination du nouveau PM Al-Sudani jugé trop proche de l'Iran pic.twitter.com/5GpE40jcF9? Charli??? (@CharliB97783485) July 27, 2022 Estancamiento político El estancamiento político es total en Irak diez meses después de las elecciones legislativas de octubre de 2021. Como otras veces, las negociaciones para formar un gobierno y nombrar un primer ministro se están alargando. Irak es un país multiconfesional en el que las mismas figuras dominan la vida pública desde 2003, cuando cayó el presidente Sadam Husein. Noticia Relacionada estandar Si La revuelta kurda, el gran quebradero de cabeza para Erdogan Francisco de Andrés Turquía recrudece sus ataques en áreas de Irak y de Siria por miedo a la creación de estados independientes que puedan amenazarle en el futuro Los manifestantes denunciaron el miércoles la candidatura a primer ministro de Mohamed Chia Al Sudani , un exministro y gobernador provincial de 52 años. Se trata del candidato del Marco de Coordinación, una alianza de facciones chiitas proiraníes que incluye al partido del ex primer ministro Nuri Al Maliki y representantes de los Hashd Al-Shaabi, exparamilitares integrados en las fuerzas regulares. El consulado de Turquía en Irak, atacado El consulado de Turquía en la ciudad iraquí de Mosul ha sido objetivo de un ataque con proyectiles que se ha salvado sin víctimas , en medio del aumento de las tensiones tras la muerte la semana pasada de nueve turistas iraquíes en un ataque con artillería achacado a Ankara contra un resort en Zajo, situado en la región semiautónoma del Kurdistán iraquí. El incidente ha sido condenado por el Ministerio de Exteriores turco, que pide a Bagdad que «cumpla su responsabilidad» de proteger las misiones diplomáticas. Asimismo, ha apuntado que es «grave» que el ataque fuera perpetrado tras la reunión celebrada a última hora de martes por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para abordar las tensiones, celebrada «a petición de las autoridades iraquíes y en un momento en el que Turquía es acusado injustamente», según Ankara. «En esta ocasión, reiteramos nuevamente nuestro llamamiento a las autoridades iraquíes para que se centren en la lucha contra el terrorismo y para que pongan fin a la presencia terrorista en su territorio, que supone una amenaza para los países vecinos y las misiones diplomáticas«, ha zanjado, en aparente referencia al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).
24-07-2022 | Fuente: abc.es
Todo en el ámbito de las relaciones internacionales parece irle bien al presidente turco Recep Tayyip Erdogan . El pasado viernes cerró un acuerdo con Rusia y Ucrania para que ambos países en guerra puedan exportar grano por el mar Negro. Erdogan se permitió además hacer un pequeño desplante a Putin en Teherán, adonde el turco acudió para poner de relieve que es ?junto con Rusia e Irán? quien realmente manda en la guerra civil de Siria. En Europa, Erdogan tiene asustada a la OTAN por su boicot/chantaje a la entrada en la Alianza de Suecia y Finlandia , y es la potencia extranjera que más pesa en la guerra civil libia. En casa, la situación cambia para el 'sultán' cuando se pone en pantuflas. El giro autoritario que ha experimentado Turquía con Erdogan, que lleva casi veinte años en el poder, tiene importantes contrapesos internos. Y uno de ellos es la vieja 'cuestión kurda' , que prácticamente colea desde la creación de la república turca hace un siglo. Los kurdos, de origen iranio ?de quienes se dice que son el único pueblo sin Estado en Oriente Próximo? están repartidos en cuatro países, Turquía, Irak, Siria e Irán. Su número es incierto, aunque se calcula que suman entre 35 y 45 millones. Tienen marcados caracteres étnicos y una lengua común con varios dialectos. La mayoría son musulmanes suníes moderados . Casi la mitad de la población kurda vive en el este de Turquía, donde prendió en los años 80 del siglo pasado la ideología nacionalista más radical, la del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Primer experimento Ataturk, el padre de la Turquía moderna , abortó de modo drástico el primer gran intento histórico de creación del Kurdistán al término de la Primera Guerra Mundial. Y hoy es Erdogan, su alumno aventajado, el que se siente llamado a continuar con la tarea. No lo tiene fácil en casa, porque el poder judicial turco mantiene a duras penas su independencia frente al Ejecutivo. Y porque el principal partido de la población kurda es el tercero con más representación en el Parlamento de Ankara. Todos los intentos de Erdogan para ilegalizarlo, tratando de establecer sus vínculos con el violento PKK , han sido hasta hoy vanos. Noticia Relacionada estandar No Suecia y Finlandia se convierten en miembros 'de facto' de la OTAN tras la firma del protocolo de adhesión Enrique Serbeto Los dos países nórdicos solicitaron conjuntamente su entrada en la Alianza el pasado 18 de mayo La detención y prisión a perpetuidad del líder del PKK, Abdulá Ocalan , parecía haber marcado un punTto de inflexión muy favorable para Ankara, pero la 'cuestión kurda' ha vuelto a agitarse por los acontecimientos en los países vecinos de Turquía. En Irak, el respaldo de los kurdos al derrocamiento primero de Sadam Husein y después su contribución para derrotar a los yihadistas de Estado Islámico , les ha otorgado en su territorio del norte un régimen de autonomía frente a Bagdad más que generoso; la provincia del Kurdistán iraquí tiene presidente y primer ministro propios y es lo más parecido al primer experimento de un Kurdistán independiente (el iraní de 1946 que solo duró un año). La debilidad del régimen árabe de Bagdad tras la salida de Estados Unidos ha propiciado, no obstante, que los turcos hayan establecido bases militares dentro en una zona tampón del norte de Irak, donde periódicamente llevan a cabo operaciones contra presuntos 'comandos del PKK'. La semana pasada, un bombardeo turco equivocado mató a ocho turistas iraquíes en la provincia kurda, y puso a prueba las relaciones entre Ankara y Bagdad. Promesas frustradas Otro quebradero de cabeza para Erdogan lo constituye el territorio kurdo de Siria, donde la guerrilla kurda ha aprovechado el vacío de poder creado por la guerra civil para crear una zona de control al este del Éufrates. Erdogan viajó a Teherán hace unos días y, al parecer, pidió autorización a Rusia y a Irán para llevar a cabo una nueva operación a gran escala en el norte de Siria contra las milicias sirio-kurdas . No obtuvo la luz verde, pero se da por descontado que habrá ofensiva turca a finales de agosto o en septiembre. Erdogan está empeñado en asegurar una zona tapón de 30 kilómetros en la frontera turco-siria que impida la conexión entre los milicianos del PKK turco y los kurdo-sirios. Aunque eso signifique también establecer bases militares turcas dentro de Siria, como ya ocurre en Irak. Gran parte de la población kurda diseminada por Oriente Próximo y la diáspora considerarían suficiente un régimen de autonomía política, como la que ya cuenta esa comunidad en Irak, y al mismo tiempo desconfía de las promesas y alianzas con Occidente. Con razón. Su implicación en las empresas militares y políticas occidentales siempre ha acabado con promesas frustradas. En 1920, las potencias vencedoras de la Primera Guerra acordaron en Sèvres la creación del Estado del Kurdistán , como premio a la colaboración kurda en el desmantelamiento del imperio otomano. Pero los intereses particulares y la llegada al poder en Turquía de Ataturk dejaron todo en papel mojado. La desgracia terminó de abatirse cuando la bandera del nacionalismo fue levantada en 1984 por el PKK, un batiburrillo de marxismo y socialismo libertario que ha secuestrado las esperanzas del pueblo kurdo.
05-07-2022 | Fuente: abc.es
Suecia y Finlandia han dado este martes un paso más en su ingreso en la OTAN con la firma de su protocolo de adhesión, con el que pasan a ser miembros 'de facto' de la alianza militar a falta de la ratificación formal. Los 30 aliados a nivel de embajadores han firmado el documento con el que respaldan la adhesión de Estocolmo y Helsinki a la organización militar, ingreso que avaló la cumbre de líderes de Madrid del pasado 29 y 30 de junio en el se culminaron las negociaciones con Turquía para levantar su veto a cambio de un mayor compromiso de los países escandinavos en la lucha contra el grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). El acuerdo fue facilitado por el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y puso fin a un mes de bloqueo por parte de Ankara, allanando el camino a la organización a dos nuevos miembros. Negociaciones de un día Este paso llega una vez Suecia y Finlandia finalizaron en un día sus negociaciones de adhesión a la organización. El proceso se realizó en tiempo récord dada la cercanía política y militar de ambos candidatos. Los dos países nórdicos solicitaron conjuntamente su entrada en la OTAN el pasado 18 de mayo, un ingreso que la Alianza Atlántica apostaba porque fuera 'exprés' y estuviera listo para la cumbre de Madrid, sin embargo las reticencias turcas por la supuesta connivencia de suecos y finlandeses con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y las Unidades de Protección Popular (YPG) frustraron una tramitación inmediata. Una vez firmado el acuerdo, las autoridades turcas han insistido en que Suecia y Finlandia deben comprometerse con el documento, amenazando con volver a bloquear su adhesión en la fase de ratificación. Precisamente esta es la etapa más larga, puesto que ahora se inicia un procedimiento burocrático con los protocolos de adhesión en cada país de la OTAN. Esto se demorará meses ya que cada aliado tiene un sistema de validación diferente y en muchos casos implica una votación en el Parlamento. Así las cosas, el ingreso formal de Suecia y Finlandia no llegará seguramente hasta finales de 2022 o principios de 2023, algo que inquieta ambos candidatos que quieren contar con garantías de seguridad para este periodo ante las amenazas de Rusia.
28-06-2022 | Fuente: abc.es
Suecia, Finlandia y Turquía se reúnen en Madrid para desbloquear la negociación sobre la entrada a la OTAN
La invasión rusa de Ucrania ha cambiado el mapa geopolítico del mundo, povocando que países como Finlandia y Suecia hayan reclamado su incorporación a la OTAN para garantizar su seguridad después de la ofensiva del Kremlin. Aunque la iniciativa es bienvenida por prácticamente todos los países miembro de la Alianza -se necesita la unanimidad de los 30 integrantes para que salga adelante-, el presidente turco, Recep Tayip Erdogan, ha planteado sus reservas, bloqueando una negociación que intentará desenredarse con un encuentro que se va a celebrar hoy. «El martes en Madrid, y a petición del secretario general de la OTAN, tendrá lugar una reunión entre Turquía, la OTAN, Suecia y Finlandia con participación de nuestro presidente. Esta reunión se realizará antes de la cumbre de la OTAN», confirmó en una entrevista Ibrahin Kalin, el portavoz del mandatario. Antes de volar con destino a la capital española, Erdogan ha reclamado «resultados, no solo palabras» a Suecia y Finlandia, exigiendo a ambos países que demuestren que sus preocupaciones se tienen en cuenta. Por otro lado, el líder turco ha informado de que ha mantenido una conversación teléfonica con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y que prevé reunirse con él «esta noche o mañana», para, entre otros temas, tratar el «estancamiento» en la renovación de la flota de cazabombarderos F-16. El mandatario estadounidense aterrizará en la base aérea de Torrejón de Ardoz este martes sobre las 15.30 horas, donde será recibido por el Rey Felipe VI. Por su parte, la ministra sueca de Exteriores, Ann Linde, ha afirmado que las negociaciones con Turquía han avanzado, aunque todavía se muestra prudente. «Nos estamos preparando para la posibilidad de que algo positivo pueda ocurrir hoy, aunque también podría tomar más tiempo», ha señalado. «En ese caso, seremos paciente y continuaremos con las negociaciones después de la cumbre». En esa misma línea, el presidente de Finlandia, Sauli Niinisto, ha afirmado que el entendimiento mutuo entre Finlandia y Turquía ha mejorado y que se mostraba optimista, y no pesimista, sobre el futuro de las negociaciones. «Las candidaturas de Suecia y Finlandia fortalecerán a la OTAN, pero un aliado, Turquía, ha expresado preocupaciones específicas de seguridad, y debemos tenerlas en cuenta», explicaba ayer Stoltenberg, que intentaba mostrarse conciliador para encontrar una salida al bloqueo. «Lo único que puedo prometer es que estamos trabajando lo más intensamente posible para encontrar una solución cuanto antes». Estrategia de Erdogan Además de las reclamaciones que Erdogan plantea a Suecia y Finlandia por el presunto resplado que brindan a los kurdos -el mandatario turco insiste en la complicidad de los países nórdicos con los terroristas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK)-, uno de sus principales intereses del mandatario es que Washington venda a Ankara los modernos cazambombarderos F-35, como contaba esta semana en ABC Enrique Serbeto, corresponsal en Bruselas. Entre otros motivos, las reticencias de Washington responden a que Ankara ha comprado a Rusia el sistema antiaéreo S-400. Temiendo que el empeoramiento de su situación sea la llave que abra las negociaciones, la comunidad kurda refugiada en Suecia, integrada por unas 100.000 personas, ha comenzado a expresar su preocupación ante las reclamaciones de Erdogan. «No queremos que los kurdos estén en la mesa de negociaciones», reclamó Shiyar Ali, representante escandinavo de las regiones kurdas del norte de Siria, en declaraciones a Reuters. Como recordaba hace semanas el diario 'The New York Times', no se trata de la primera ocasión en la que el presidente turco tensa negociaciones decisivas de la OTAN en busca de sus propios intereses. Ya en 2009, Erdogan vetó el nombramiento de un secretario general de origen danés, afirmando que Dinamarca era demasiado tolerante con las caricaturas de Mahoma y lamentando, una vez más, sus vínculos con líderes kurdos. La situación salió adelante después de que el expresidente de Estados Unidos Barack Obama asegurara a Erdogan que se nombraría a un turco para un puesto de responsabilidad en la Alianza.
28-06-2022 | Fuente: abc.es
Turquía retira el veto a la entrada en la OTAN de Suecia y Finlandia
Con incertidumbre hasta el último momento, finalmente este martes se alcanzaba en Madrid un acuerdo para que Turquía retirara su veto a la incorporación de Finlandia y Suecia a la OTAN. A través de la firma de un memorándum con la rúbrica del presidente de Finlandia, Saulio Niinisto; la primera ministra de Suecia, Magdalena Andersson, y el presidente de Turquía, Recep Tayip Erdogan, lograba deshacerse uno de los nudos gordianos que amenazaba con ensombrecer la Cumbre de Madrid. Las noticias sobre los intentos para desbloquear las negociaciones se sucedieron a lo largo de la mañana, cuando el presidente Erdogan, antes de tomar su vuelo hacia Madrid, exigió que los países nórdicos demostraran con hechos, y no solo con promesas, su intención de atender a sus preocupaciones. En esa lista de inquietudes, la más importante era la acusación de Ankara contra Suecia y Finlandia sobre su presunta connivencia con terroristas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una de las bestias negras del régimen turco. Largas negociaciones Poco después de las declaraciones de Erdogan, que también anunció que iba a encontrarse con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el marco de la cumbre, la ministra sueca de Exteriores y el presidente finlandés expresaron su esperanza en que prosperara un acuerdo que permitiera sacar adelante el proceso de adhesión. Aunque unas declaraciones del primer ministro británico, Boris Johnson, parecían aguar esas esperanzas, lo cierto es que el anuncio del éxito del encuentro se produjo al final de la tarde. «Tenemos un acuerdo que permite que Suecia y Finlandia se unan a la OTAN», celebró el secretario general, Jens Stoltenberg, desde la sala de prensa de Ifema, donde anunció la noticia. «Turquía, Finlandia y Suecia han firmado un memorándum que respeta las preocupaciones de Turquía, incluidas las exportaciones de armas y la lucha antiterrorista», continuó el noruego, que participó en las negociaciones celebradas entre los tres países. Se trataba de un encuentro crucial, pues la incorporación de nuevos países a la Alianza requiere la votación por unanimidad de los treinta estados miembro para salir adelante. «Ningún país ha sufrido más ataques terroristas que Turquía, incluidos los del PKK», añadió Stoltenberg, en referencia a una de las cuestiones más espinosas durante las negociaciones entre los tres países, pues en Suecia, un tierra de acogida, vive una población de unos 100.00 kurdos. «Suecia y Finlandia se han comprometido a luchar contra el PKK y alcanzar un acuerdo de extradición con Turquía. Turquía ha aceptado apoyar a Finlandia y Suecia para entrar en la OTAN». Concluido el anuncio, Stoltenberg alabó la capacidad de la Alianza para encontrar acuerdos y se felicitó por la próxima entrada de Suecia y Finlandia, que, aseguró, logrará que la OTAN sea «más segura y poderosa» en el futuro. Más tarde, respondiendo las preguntas de los medios, el secretario general explicó a la prensa que, a pesar de lo pretendido por el presidente de Rusia, Vladímir Putin, que se ha convertido en el más violento y acérrimo crítico de la expansión de la organización por otros países, «la tienda de la OTAN está abierta». Se trataba de la fórmula elegida por Stoltenberg para dejar claro que la adhesión de otras naciones no queda suspendida a pesar de la coacción y actitud agresiva del Kremlin. Con la firma del memorándum, el presidente Erdogan logró cumplir uno de sus objetivos primordiales de la cumbre. No es la primera vez que utiliza las negociaciones de asuntos clave para la OTAN en busca de sus propios intereses. También lo hizo en 2009, cuando vetó el nombramiento como secretario general de Rasmussen por la presunta laxitud de Dinamarca con los terroristas kurdos y las viñetas de Mahoma.
22-06-2022 | Fuente: abc.es
¿Quiénes son los kurdos que Erdogan quiere echar de Suecia y Finlandia?
A pocos días de la cumbre de la OTAN en Madrid, que estudiará la candidatura de Suecia y de Finlandia, la ?cuestión kurda? vuelve a estar bajo los focos por la amenaza de veto del presidente turco a la decisión de los aliados. Turquía exige, a cambio de su respaldo a la ampliación de la Alianza, medidas punitivas de Estocolmo y Helsinki contra las organizaciones kurdas que operan en su territorio, y la extradición de varios de sus líderes, que Ankara quiere juzgar por ?delitos de terrorismo?. Suecia cuenta con unos 100.000 refugiados kurdos, una población importante en términos porcentuales pero mucho menor que la que, por ejemplo, reside en Alemania, estimada en un millón. Estocolmo admite tener relaciones amistosas con un movimiento kurdo moderado, el Partido de la Unión Democrática, que cuenta con una milicia que fue clave para derrotar en Siria a los yihadistas de Daesh (Estado Islámico). Pero niega tener trato con el grupo kurdo más radical, el Partido de los Trabajadores (PKK), 'bestia negra' de las autoridades turcas. El término 'terrorista' aplicado por el presidente turco, Tayip Erdogan, a todo nacionalista kurdo, está tan devaluado como la moneda nacional; bajo él se amparan las órdenes de arresto periódicas tanto de políticos de la enorme comunidad kurda como de escritores o intelectuales que abogan por la independencia de esa región. Suele decirse que los kurdos son la mayor nación del planeta sin Estado. Se calcula que oscilan entre los 30 y los 40 millones, repartidos entre Turquía, Irak, Siria, Irán y la diáspora. Tienen una cultura y una lengua propias -aunque difieren sus dialectos en cada región-, y son en su gran mayoría musulmanes suníes. De origen iranio, habitantes de las regiones montañosas del Kurdistán, fueron históricamente víctimas de los choques entre persas y otomanos. En el siglo XVIII optaron en esa disputa por Estambul, a cambio de autonomía política. Tras la caída del imperio otomano en la Primera Guerra Mundial, las potencias vencedoras les concedieron un Estado propio en 1920, pero la ilusión duró poco: tres años más tarde los kurdos fueron repartidos entre los nuevos Estados que surgieron en Oriente Próximo. El nacionalismo kurdo -que en el caso del PKK recurrió como ETA al marxismo para justificar la lucha armada y el terrorismo- tuvo en épocas recientes momentos de gloria, que acabaron en decepción y han dado paso a planteamientos más realistas, al menos fuera de Turquía. En 2017, los kurdos de Irak intentaron por medio de un referéndum ilegal proclamarse independientes. El gobierno central de Bagdad reaccionó con contundencia y abortó el intento. La autonomía kurda perdió Kirkuk y varios campos de petróleo. En 2019, los kurdos de Siria hicieron otro movimiento parecido, envalentonados por la caída del 'califato' de Daesh; Turquía -temorosa de una declaración de independencia que luego mirase hacia su territorio- invadió el norte de Siria y frenó el paso. Los analistas de la región consideran que estos fiascos -y la existencia de corrupción interna en sus cuadros dirigentes, de la que no escapan como los gobiernos centrales- está generando una percepción más pragmática entre los kurdos, que se consuelan contemplando cómo sus territorios gozan de un mayor nivel económico y de libertades (gracias en particular a un concepto más tolerante del islam) que el resto de las comunidades de los países en que se encuentran diseminados. En Turquía, por ejemplo, y pese a las ínfulas anti-kurdas de Erdogan, la minoría cuenta con una importante representación en el Parlamento del 10 por ciento de los escaños.
1
...