Infortelecom

Noticias de israel

20-05-2018 | Fuente: elpais.com
Razones de la excepción israelí a la rendición de cuentas internacional
El Estado hebreo sortea la acusaciones por la muerte de decenas de manifestantes palestinos en Gaza gracias al apoyo incondicional de EE UU
20-05-2018 | Fuente: elpais.com
La voz que canta el presente y el futuro del flamenco
El joven Israel Fernández confirma su talento en el tercer disco de su breve carrera
19-05-2018 | Fuente: as.com
"En Israel estoy disfrutando del fútbol más que nunca"
El defensa madrileño atiende a AS tras firmar por el Beitar Jerusalem, club con el que disputará su tercera temporada en la Primera División de Israel.
19-05-2018 | Fuente: elpais.com
La ONU acuerda una investigación por la muerte de manifestantes en Gaza
Netanyahu replica que el Consejo de la ONU ?ha demostrado una vez más ser un organismo hipócrita cuyo objetivo es dañar a Israel"
18-05-2018 | Fuente: elpais.com
La ONU acuerda una investigación por la muerte de manifestantes en Gaza
Netanyahu replica que el Consejo de la ONU ?ha demostrado una vez más ser un organismo hipócrita cuyo objetivo es dañar a Israel"
18-05-2018 | Fuente: abc.es
El mensaje Facebook que incendió la frontera de Gaza
En Gaza no todo es verde, color de Hamás, o amarillo, de Fatah, las dos grandes facciones palestinas. También hay voces independientes como la de Ahmed Abu Rteima, periodista y activista de Rafah de 33 años que es el padre intelectual de la Marcha del Retorno, la gran movilización que arrancó el 30 de marzo y a la que Israel ha respondido abriendo fuego contra los manifestantes de forma sistemática cada semana. Ya han muerto 111 palestinos y hay más de 10.000 heridos, según el ministerio de Salud de la Franja, pero Abu Rteima adelanta que «vamos a seguir porque en este tiempo no hemos conseguido los objetivo que nos propusimos, pero puede que cambiemos algunos métodos a partir de ahora, aunque siempre métodos pacíficos como hasta ahora». El teléfono de este activista echa humo. La cadena CNN le acaba de entrevistar en directo para un especial sobre la matanza cometida por los francotiradores de Israel el lunes, el diario «The New York Times» le ha pedido un artículo de opinión sobre la evolución de la protesta y siente que «hemos vuelto a poner el tema del derecho al retorno de los refugiados palestinos sobre la mesa y hemos conseguido, por primera vez, que en Gaza se ponga en práctica la resistencia pacífica». Israel acusa a Hamás de utilizar las movilizaciones para intentar llevar a cabo acciones terroristas y denuncia el lanzamiento de piedras o cometas incendiarias? «veamos los datos y hagamos un balance. ¿Hay algún soldado muerto o herido? Por mucho que en los medios salgan siempre las mismas imágenes de esa minoría de manifestantes que se acercan a la verja, nuestro éxito es que decenas de miles de personas no lo hacen, se quedan a una distancia prudencial, pero también les disparan y les gasean. Israel quiere que seamos violentos, es lo que mejor le va y por eso nos asesina, para buscar respuestas violentas». Ahmed Abu Rteima - M. AYESTARAN Mensaje en las redes En la vida de Abu Rteima no existen el papel y el bolígrafo, es un hombre pegado a un móvil y las redes sociales. Habla y teclea. Teclea y habla. Recuerda que «todo esto empezó con un post colgado en Facebook el 7 de enero en el que pedía a 200.000 gazatíes que se acercaran a la verja y la saltaran para volver a las tierras de las que fueron expulsadas sus familias hace 70 años, cuando se creó Israel». Se fue a la cama y a la mañana siguiente el mensaje se había hecho viral porque lanzaba una idea que unía a los palestinos por encima de la fractura política entre las dos grandes facciones, Fatah y Hamás: «El derecho al retorno, el mismo que defiende la resolución 194 de Naciones Unidas y que Israel quiere alejar de cualquier posible proceso negociador». «Puedo asegurar que los islamistas no han secuestrado esta movilización, aunque Israel diga lo contrario» Facebook hizo de elemento aglutinador, como ocurrió entre los manifestantes durante la «Primavera árabe» de 2011 en países como Túnez y Egipto, pero quedaba el reto de obligar a Hamas a dejar las armas en sus arsenales. «Muchos de los participantes somos muy críticos con Hamás, pero ellos han entendido que la población estaba agotada, que no podía aguantar más guerras y que había que apostar por algo diferente y lo respetan. Puedo asegurar que los islamistas no han secuestrado esta movilización, aunque Israel diga lo contrario». Pese a ello, Hamás, que controla la Franja desde hace una década, es quien mayor capacidad de movilización tiene y las protestas son realmente masivas cuando el grupo islamista llama a los suyos a tomar parte. La Policía islamista tiene también la capacidad de prevenir el acceso de los más exaltados a la verja de separación y así lo está haciendo en los últimos días tras el lunes sangriento. Las imágenes que salen de la Franja al mundo son terribles. Israel las interpreta en clave de guerra mediática y piensa que «Hamás ha ganado la batalla de las relaciones públicas», pero por encima de las fotografías y vídeos están los nombres y apellidos de 111 muertos y más de 10.000 heridos, la mayoría con lesiones graves que les dejarán graves secuelas, según los médicos de la Franja. «Los hospitales están al borde del colapso. Ellos son los violentos. El mundo debería despertar e intervenir de forma urgente, pero no lo hace». Abu Rteima guarda su teléfono, se ajusta la kufiyya al cuello y se pierde en la noche gazatí. Antes de que todo esto comenzara su máxima aspiración era lograr un permiso para poder emigrar al extranjero, pero ahora ha recuperado la ilusión. Se queda.
17-05-2018 | Fuente: elpais.com
Netanyahu se suma al baile de la gallina junto a Netta
El primer ministro de Israel recibe a la ganadora de Eurovisión imitando los conocidos movimientos que la hicieron vencedora
17-05-2018 | Fuente: abc.es
Así es Manuel Valls, el posible candidato a la alcaldía de Barcelona del que Macron no se fía
Corría abril de 1982, la izquierda francesa vivía sus años dorados y un joven «militante socialista», con pinta de adolescente, intervenía en un programa de la televisión para explicar el impacto del paro sobre la juventud. El jersey de rombos, la camisa y algunos lapsus, quizá fruto del nerviosismo, no permitían imaginar en él al futuro primer ministro. Manuel seguía siendo Manuel, y no Valls; seguía siendo, en definitiva, el hijo de un pintor catalán y una mujer suiza; el muchacho «reservado, autoritario y ambicioso» que «leía enormemente», según su hermana Giovanna; el admirador del socialista de centro Michel Rocard; y el estudiante de Historia al que nunca había tentado la revolución. Ahora, pasando de puntillas por la política francesa y barajando la idea de presentarse a la alcaldía de Barcelona con Ciudadanos, el político, según ha informado el semanario satírico «Le Canard Enchaînée», se enfrenta a un duro golpe: la desconfianza de Macron. «No me fío de Valls. Lo creo capaz de cualquier mala jugada», habría afirmado el inquilino del Elíseo. Tras abandonar las filas del Partido Socialista, Valls se unió a las de «La República en Marcha», el partido de Macron, en junio del año pasado. «Deseo estar en la mayoría, es una forma de coherencia. Apoyé a Emmanuel Macron antes de la primera vuelta, me costó caro», afirmó el ex primer ministro entonces. «Me quiero sentar en el corazón de esa mayoría por coherencia, una parte de mi vida política termina, dejo el Partido Socialista o el Partido Socialista me deja», añadió. Lo cierto es que, desde su juventud, el ex primer ministro había sido crítico con la formación en la que militaba. Un «reformista» Inevitablemente ligado al conservadurismo, el pragmatismo y el gusto por mantener el orden, ostentar el cargo de ministro de Interior siempre ha identificado a su titular con esos rasgos. Manuel Valls lo alcanzó en mayo de 2012, cuando el por entonces nuevo presidente, François Hollande, lo designó para el puesto. El joven político ya venía curtido de once años al frente de la alcaldía de Evry, una ciudad de la periferia parisiense con fama de conflictiva. Su nueva ocupación le quedaba como un guante. Con un perfil muy poco izquierdista, Valls siempre ha reivindicado a figuras políticas de centro, con un carácter moderado y poco apegadas a los cambios bruscos. En su despacho, cuentan, cuelga un retrato de Georges Clemenceau, un gesto que equivale a una declaración de intenciones: el que fuera dos veces primer ministro de la Tercera República Francesa consideraba que «la emancipación de los desheredados» debía resultar «de su propio esfuerzo». Una tarea a la que los políticos debían contribuir creando un medio social adecuado, y «cada vez más favorable». Nada, en definitiva, de alborotos o revueltas sociales. «La ideología ha conducido a desastres, pero la izquierda que defiendo guarda un ideal: la emancipación individual. Es pragmática, reformista y republicana», explicaba Valls en octubre de 2014. Avispado, el periodista que le entrevistaba captó el matiz, preguntándole si no debía ser también socialista. «Lo repito: pragmática, reformista y republicana», zanjó el sin embargo miembro del Partido Socialista. Sus declaraciones no resultaban sorprendentes, porque siempre había sido crítico con esa etiqueta política: en 2009, ya propuso cambiar el nombre de su formación, sustituyendo el término «partido» por el más abierto «movimiento», y desterrando para siempre el de «socialismo», un concepto que consideraba «desfasado» y propio «del siglo XIX», por otro que no especificó. Ministro estricto Valls no se aburrió en el cargo. Uno de los momentos más difíciles de su gestión llegó con el llamado «caso Diuedonné», así bautizado por el humorista Dieudonné M'bala M'bala, muy popular en Francia e inventor de un saludo, llamado la «quenelle», consistente en estirar el brazo derecho, recto, hacia abajo. Su parecido con el saludo nazi, unido a las bromas sobre el Holocausto hechas por el cómico y a su vinculación con el político negacionista Robert Faurisson, llevaron al ministro del Interior a emprender una batalla personal en su contra: «Hay que acabar con esta mecánica del odio. Dieudonné es antisemita y racista», afirmó en diciembre de 2013, cuando también expresó su deseo de prohibir sus espectáculos. Lo cierto es que en el pasado ya había mostrado sus sensibilidades por el tema. En 2011, en Estrasburgo, se declaró «ligado de forma eterna a la comunidad judía y a Israel». Como ministro del Interior, Valls también tuvo que hacer frente a la cuestión romaní. Los romaníes, poblaciones gitanas procedentes de la Europa del Este, comenzaron a sufrir deportaciones a sus países de origen durante la Presidencia de Nicolas Sarkozy. En septiembre de 2010, François Hollande criticó la decisión del conservador, que por entonces consideraba «inmoral e ilegal». Su llegada al poder cambió su punto de vista, cuando defendió, en septiembre de 2013, que «solo una minoría» de ellos buscaba la integración. Hollande cerraba así filas con su ministro del Interior, que ya había afirmado que los romaníes tenían «intención de regresar a Bulgaria y Rumanía». La lucha antiterrorista Con un aura de socialista conservador y de hombre de orden, Valls accedió al cargo de primer ministro en marzo de 2014. Desde ese puesto tuvo que lidiar con el que ha sido el principal desafío de su mandato: el terrorismo islamista. En enero de 2015, el asesinato de los dibujantes de la revista satírica «Charlie Hebdo» y el asalto a un supermercado kosher de París iniciaron la oleada de violencia que ha sacudido Francia durante los dos últimos años. Los atentados contra la capital en noviembre de 2015 y contra Niza en julio de 2016 ahondaron la espiral de inseguridad. «Debemos comprender que las primeras víctimas son los musulmanes», afirmó al respecto en septiembre de este año. Poco antes también había señalado que Francia «estaba en guerra contra el terrorismo». Valls, que gozó de la buena consideración de los ciudadanos franceses durante su etapa al frente del Ministerio del Interior, sufrió una grave una caída en popularidad provocada por su desgaste como primer mininistro y por su cercanía al presidente François Hollande.
17-05-2018 | Fuente: abc.es
El hijo de Netanyahu: «Que le jodan a Turquía»
El hijo de Benjamín Netanyahu, el primer ministro de Israel, ha desatado una polémica después de publicar en su cuenta de Instagram una imagen donde se puede leer «F*ck Turkey», lo que se puede traducir como «Que le jodan a Turquía», según ha informado este jueves el diario «Haaretz». El mentaje, que Yair hizo público a través de su perfil privado en la red social, llega pocos días después de que el Ejército israelí matase a 62 palestinos que protestaban en Gaza. La represión suscitó fuertes críticas de Erdogan, el presidente turco. Netanyahu?nun o?lu Instagram hesab?ndan #Türkiye?ye küfür etti ------- #?srail?in Ba?bakan? #BenyaminNetanyahu'nun o?lu #YairNetanyahu, #?nstagram hesab?n?n hikaye bölümünden, Türk bayra?? üzerine ?F.ck Turkey? yazarak payla??mda bulundu. Yael Netanyahu payla??m? yapt?ktan bir süre sonra Instagram hesab?n? kapatt?. #fark?nday?z #haber #dünya #gündem Una publicación compartida de Fark?nday?z (@farkindayizhaber) el 16 May, 2018 a las 10:50 PDT La tensión diplomática entre Turquía e Israel se elevó tras los acontecimientos del pasado día, que coincidieron con el traslado de la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén. Previamente, ambos países habían logrado normalizar su trato tras seis años de distanciamiento por el ataque israelí en 2010 a una flotilla de activistas turcos en aguas cercanas al enclave. El Gobierno israelí pidió el martes pasado al cónsul turco en Jerusalén que regresara temporalmente a su país, tras hacer Ankara lo mismo con su embajador en Turquía en protesta por lo que considera un uso excesivo de la fuerza en la Franja. El presidente turco y el primer ministro israelí también intercambiaron duras acusaciones. Erdogan calificó a Israel de «estado terrorista» y le acusó de «genocidio», a lo que Netanyahu le respondió que no le de lecciones de moralidad y acusó al dirigente turco de «invadir Siria» y tener las manos «empapadas en la sangre de incontables civiles kurdos».
17-05-2018 | Fuente: abc.es
Benyamin Netanyahu: «Los métodos no letales no funcionan en Gaza»
La violencia en Gaza el pasado lunes, la jornada con mayor número de muertes desde la guerra de 2014, continúa coleando y suscitando preocupación e ira en el extranjero. El Papa Francisco se ha mostrado «muy preocupado por la escalada de tensiones en Tierra Santa» y el presidente ruso, Vladimir Putin, ha hecho un llamado a «renunciar a la violencia» mientras que su jefe de diplomacia, Serguei Lavrov, ha tildado de blasfemia llamar terroristas a las decenas de manifestantes pacíficos asesinados en Gaza por disparos israelíes. Muy criticadas han sido las palabras del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, y de la portavoz adjunta de la oficina de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, Michal Maayan. «Lo intentas de todas las maneras. Pruebas todo tipo de métodos. Pruebas métodos no letales y no funcionan. Entonces te dejan con malas opciones. Es un mal negocio», ha asegurado Netanyahu en una entrevista para la cadena estadounidense CBC, grabada en Jerusalén. Por su parte, Mayaan respondió a un periodista que le preguntaba sobre la violencia en Gaza asegurando que faltaba espació en las prisiones: «No podemos meterlos a todos en la cárcel». "We can't put all those people in jail!" Israeli govt. spokesperson Michal Mayyan on why Israel murdered 61 Palestinians in the #GazaMassacre. pic.twitter.com/rjEx3c2EEp? Belal Aldabbour (@Belalmd12) 16 de mayo de 2018El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha condenado el silencio de la comunidad internacional sobre la «tiranía israelí» mientras que los cancilleres árabes tenían previsto celebrar una reunión extraordinaria el jueves en El Cairo sobre «la agresión israelí contra el pueblo palestino». La tensión ha caído en la Franja de Gaza en la víspera de Ramadán, el mes del ayuno musulmán, pero la situación sigue siendo muy inestable. Los tanques israelíes atacaron varias posiciones de Hamas en la Franja de Gaza en respuesta a los disparos, ha informado el Ejército israelí, que acusa a Hamas, a quien considera "terrorista", de usar el movimiento para mezclarse con la multitud de hombres armados o tener dispositivos explosivos a lo largo de la frontera. Hamas dijo que apoyaba la movilización, al tiempo que aseguraba que provenía de la sociedad civil y era pacífica.
1
...