Infortelecom

Noticias de islam

18-05-2019 | Fuente: abc.es
El «conflicto eterno» de Sri Lanka
Con una sociedad aún conmocionada por los atentados que el pasado Domingo de Pascua segaron la vida de más de 300 personas, Sri Lanka recibe estos días la visita de un fantasma que creía enterrado. El pasado domingo, en respuesta a la masacre, una oleada de ataques contra mezquitas y comercios regentados por musulmanes en una ciudad cercana a la capital, Colombo, dejó una víctima mortal e impulsó al Gobierno ceilanés a decretar el toque de queda entre la comunidad musulmana. Una escalada de violencia que, en cierta forma y salvando las enormes diferencias circunstanciales que los separan, recuerda a un episodio muy reciente aún en la memoria colectiva y del cual justo hoy se cumple una década de su fin: la cruenta guerra civil que asoló el país durante 26 años, entre 1983 y el 18 de mayo de 2009. Con un balance estimado en torno a los 100.000 muertos, 800.000 desplazados en su momento álgido y un sinfín de tropelías cometidas por los dos bandos enfrentados, el conflicto ceilandés permanece como en uno de los más prolongados del sudeste asiático ?y también de los más olvidados por la comunidad internacional?. A lo largo de más de un cuarto de siglo, el Gobierno, perteneciente a la etnia mayoritaria, la cingalesa ?de religión budista?, combatió con todos los medios a su alcance a los Tigres de Liberación del Eelam Tamil, una organización terrorista guerrillera compuesta por miembros de la minoría étnica tamil, practicante del hinduismo. Nacida en 1976, los conocidos como «Tigres Tamiles» se alzaron en armas para lograr la creación de un Estado independiente de Sri Lanka llamado «Eelam» (Tierra Querida). La minoría tamil, históricamente recelada por los cingaleses ?en gran parte por haber sido favorecidos por la Corona británica durante la época de la colonización?, arrastraba entonces un profundo sentimiento de opresión que databa de más de dos décadas. Tras conseguir la independencia en 1949, los nuevos gobiernos de Ceilán ?nombre oficial de la isla entonces? iniciaron un período de reformas discriminatorias que, a lo largo de más de 20 años, lograron reducir a los tamiles a la mínima expresión a través de proyectos de ley «solo para cingaleses». Despojados del derecho al voto y el acceso a la universidad y a los servicios públicos, numerosos miembros de la comunidad tamil se fueron aglutinando en torno a la idea de un Estado propio en las regiones donde eran mayoría, en el norte y este del país. Crímenes de guerra Fue así como los Tigres Tamiles, tras una escalada de hostilidades con el Ejército a cada cuál más iracunda, acabaron enfrentándose oficialmente al Estado ceilanés en 1983 como respuesta a una huracanada revuelta conocida como «Julio Negro» que dejó cerca de 3.000 víctimas mortales de origen tamil. Las torturas y desapariciones (por parte del Ejército); atentados suicidas y uso de escudos humanos (por los tamiles); masacres indiscriminadas de civiles y atrocidades en general fueron la tónica habitual a partir de entonces. Repleto de treguas y negociaciones y mediaciones de países extranjeros para lograr la paz, el conflicto se enquistó hasta que, en de 2006, el Gobierno, decidido a resolverlo de una vez por todas, puso en marcha una ofensiva final que, lentamente, fue arrinconando a los Tigres Tamiles. Muy debilitada, la guerrilla fue finalmente aplastada el 18 de mayo de 2009 tras una acción final en la que tanto su líder, Velupillai Prabhakaran, como la último partida de combatientes que quedaba fueron abatidos por el Ejército. 26 años y decenas de miles de muertos después, la guerra veía al fin su desenlace. Desde entonces, la economía había mejorado sustancialmente, el turismo se había reavivado, el país se reconstruía y la convivencia iba regresando, a pesar de las heridas. Hasta el pasado 21 de abril. ¿La historia se repite? A simple vista, los paralelismos y similitudes entre la guerra y el desarrollo de la oleada de violencia vivida en el último mes pueden parecer evidentes. Dos religiones enfrentadas (budistas e hinduistas en su día, musulmanes y cristianos ahora) en una escalada de enfrentamientos cuyas vicisitudes, aunque hoy por hoy no se concibe que alcancen el mismo nivel de virulencia, nadie sabe a ciencia cierta en qué pueden llegar a derivar. Mario Esteban, investigador del Real Instituto Elcano especializado en la región de Asia-Pacífico, se muestra ampliamente «optimista» y no cree que las tensiones palpables lleguen a ir a más. «A diferencia de lo que ocurrió durante el conflicto, el Gobierno está tratando en esta ocasión de mantener la paz y el orden y no ha emprendido represalias contra la comunidad islámica, como sí hizo en su día con los tamiles», apunta. Sin embargo, Esteban admite que el hecho de que una parte de la comunidad islámica haya abrazado el salafismo a través de «corrientes externas procedentes de Arabia Saudí, Paquistán y el autoproclamado Estado Islámico, en cuyas filas han combatido ceilaneses», ha exacerbado inevitablemente el radicalismo religioso. En el otro extremo, Florentino Rodao, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid, ve factible que, a corto o medio plazo, cingaleses y tamiles puedan llegar a aunar fuerzas y, en consecuencia, la violencia intercomunal resurja. «No está claro hasta qué punto puede pasar, pero es una posibilidad que hay que tener muy presente», valora.
18-05-2019 | Fuente: abc.es
Le Pen mantiene su primer puesto para las europeas según todos los sondeos
Todos los sondeos anuncian un «terremoto» político en Francia, con motivo de las elecciones europeas. La extrema derecha de Marine Le Pen se cotiza como posible gran vencedora, al frente del primer partido de Francia. Emmanuel Macron confirma su aislamiento político continental. Las izquierdas históricas, socialistas y comunistas, se hunden ante la ascensión de la extrema izquierda populista. Todos los sondeos de las últimas dos semanas afirman que Agrupamiento Nacional (AN, ex-Frente Nacional, FN), el partido de Marine Le Pen, puede conseguir entre el 23 y el 24 % de los votos nacionales, convirtiéndose en el partido más votado, el primer partido de Francia. La extrema derecha francesa ya ganó de manera espectacular las elecciones europeas del 2014 (con un 25 % de los votos). Cinco años después, el mismo triunfo parece más llamativo, cuando otros partidos a la derecha o extrema derecha del Partido Popular Europeo (PPE), anuncian una ola ultra conservadora muy considerable en toda Europa. En segundo puesto, según todos los sondeos, La República En Marcha (LREM, liberal reformista), el partido de Emmanuel Macron, se ha estancado en torno al 21 o el 22 % de las intenciones de voto. Una diferencia de solo 1 ó 2 puntos, pero altamente simbólica, si se confirmarse que el partido del presidente queda relegado a un segundo puesto. LREM parece víctima del aislamiento personal de Macron, en toda Europa. Nathalie Loiseau, la cabeza de lista del partido de Macron, no consigue ser visible. Exministra de asuntos europeos, gran conocedora de la «cocina administrativa» de la UE, no consigue despegar ni dar visibilidad al proyecto presidencial de Renacimiento de Europa. Renacimiento, con R mayúscula. Proyecto ultra ambicioso que no ha conseguido despertar gran interés fuera ni dentro de Francia. Salvarse de la quema Los Republicanos (LR, derecha tradicional) sigue siendo víctimas de la retirada política de Nicolas Sarkozy, sustituido por unos aspirantes a líderes que no consiguen salir del hoyo de un modesto 12 % de intenciones de voto. Se trata de un retroceso histórico del conservadurismo francés tradicional, que tuvo personalidades eminentes, de Valery Giscard d?Estaing a Jacques Chirac. A la izquierda, socialistas y comunistas corren el riesgo del hundimiento histórico. El PS apenas tiene un 5 % de intenciones de voto. El peor resultado potencial de la historia del socialismo francés, que tuvo personalidades europeas de los más altos vuelos, como François Mitterrand o Jacques Delors. El PCF apenas tiene un 3 % de intenciones de voto. El comunismo francés se instala en el gueto de los grupúsculos insignificantes. No habrá comunistas franceses en el nuevo Parlamento Europeo (PE), elegido el próximo día 26. A la izquierda, el único partido que se salva del hundimiento es La Francia Insumisa (LF, extrema izquierda populista), cuyo líder, Jean-Luc Mélenchon, ha intentado montarse al carro de la franquicia de los chalecos amarillos, donde cohabitan familias de extrema izquierda y extrema derecha. En la recta final de la campaña, LFI ha sido víctima de una crisis espectacular: varios de sus cuadros han abandonado el partido de extrema izquierda para apoyar a la extrema derecha de Le Pen. Tragedia política de gran calado: todas las izquierdas, juntas, «pesan» menos que la extrema derecha de Le Pen. Europa Ecología / Los Verdes (EELV) es una federación de familias ecologistas que se cotizan con un 7 % de intenciones de voto. Solos, aislados, sin grandes aspiraciones, los ecologistas franceses quedarían contentos si consiguieran evitar una catástrofe. Existen, todavía, tres grupúsculos de ultra derecha, Francia en Pie (FeP), Los Patriotas (LP), Unión Popular Republicana (UPR), que suman, juntos, entre un 6 y un 8 % de votos, robados a la extrema derecha de Le Pen. A la extrema izquierda, otros dos grupúsculos, Lucha Obrera (LO) y Generación, apenas suman un 3 ó 4 % de intenciones de voto. Votos robados a las izquierdas tradicionales, caídas en una crisis catastrófica. Un archipiélago Esa fragmentación excepcional del paisaje político francés parece anunciar un terremoto o un cambio muy profundo, cuando menos. Todos los partidos políticos tradicionales, de izquierda o derecha, se han instalado en una crisis sin precedentes. Y los nuevos partidos no cuentan con ningún apoyo excepcional. Emmanuel Macron ha devorado a todos los partidos de centro y derecha tradicionales. Pero no cuenta con un apoyo nacional masivo. Sus ambiciones europeas no han encontrado el eco esperado en Alemania, que no comparte los proyectos europeos del presidente francés. Marine Le Pen ha recentrado a la extrema derecha que su padre organizó en torno al difunto Frente Nacional (FN). Y ha creado un partido de nuevo cuño, Agrupación Nacional (AN), que puede convertirse en el primer partido de Francia, con un programa antieuropeo, antiliberal, anticapitalista, haciendo campaña contra todos los pilares de la Unión Europea (UE). Grandes beneficiarios de la antigua Política Agraria Común (PAC), los agricultores y las clases medias francesas no comparten tal hostilidad contra Europa. Varios sociólogos y estudiosos comienzan a afirmar que Francia está viviendo una gran mutación, convertida en un «archipiélago» de comunidades culturales que no siempre se entienden entre ellas. La recta final de las elecciones europeas parece confirmar, en cualquier caso, que Francia está cambiando de modelo político.
16-05-2019 | Fuente: abc.es
La «tramposa» papeleta del Partido del Brexit para obtener más votos
El Partido del Brexit, la flamante formación del eurófobo Nigel Farage, ha vuelto a hacer lo que mejor sabe: levantar revuelo, ya sea este para bien o para mal. Si hace unas semanas la polémica giraba en torno a unos tuits islamófobos publicados por la líder de un cuadro político al que Farage respalda, ahora ha sido el logo del partido lo que ha llamado la atención del gremio británico de diseñadores por su «tramposa» ?aunque legítima? composición. Compuesto por una flecha que apunta hacia la derecha ?en un «inocente» amago de señalar la salida? con las siglas del partido escritas sobre ella, la verdadera finalidad del emblema podría ser muy diferente. Tras echar un vistazo a la papeleta oficial con la lista de partidos a los que votar en las elecciones europeas de la próxima semana ?con la casilla para marcar una cruz al lado de los respectivos?, el grafista británico Ben Terrett, ganador de un premio nacional de diseño en 2013, comentó en su cuenta de Instagram: «Eso va a cosechar una barbaridad de "X". Son un partido probablemente creado "ad hoc" para estos comicios, y ese es un diseño muy inteligente para su propósito». Ante esta observación, los partidarios de la permanencia han pedido a la Comisión Electoral que lo censure y han lanzado incluso una campaña en internet para lograrlo. En respuesta a la demanda, los «brexiters» no han tardado en argüir que, en el referéndum de 2016, las instrucciones para votar mostraban un lápiz sobre la casilla de la permanencia, informa «Daily Mail». El órgano regulador ya ha manifestado que el logo cumple la legalidad y ha rechazado todos los recursos que señalaban que «podría confundir al votante». «El emblema señala directamente donde votar, pero no disuade de marcar la casilla de siglas distintas», aseguró un portavoz ayer. Hace unos días, la Comisión rechazó el logo de otra formación partidaria del Brexit. Las encuestas pronostican una holgada victoria del Partido del Brexit en las elecciones del próximo 23 de mayo.
16-05-2019 | Fuente: abc.es
Austria prohíbe los «pañuelos religiosos» en la escuela primaria
El parlamento austríaco ha aprobado una ley que prohíbe a los alumnos de las escuelas primarias llevar pañuelos en la cabeza. Esto se suma a las restrcciones existentes en el país con respecto a los velos islámicos. La ley, que fue aprobada el pasado miércoles, contó con los votos a favor de la coalición del gobierno de Sebastian Kurz, el Partido Popular de Austria (ÖVP) y el Partido de la Libertad (FPÖ), de extrema derecha. La oposición votó en contra y acusó al gobierno de buscar titulares en vez de mejorar el bienestar de los niños en los colegios. La nueva medida no menciona a las niñas musulmanas, pero prohíbe llevar ropa caracterizada como religiosa o ideológica. El texto se refiere a aquellos pañuelos que cubren la cabeza y específicamente a los que tapan gran parte o el total del pelo de las chicas. Esta decisión viene después de que el anterior gobierno de Austria prohibiera los velos que cubren toda la cara en colegios y otros sitios públicos. De hecho, policías, jueces o fiscales tampoco pueden llevar esta prenda. No obstante, se harán excepciones por razones médicas o para «protección de la lluvia o la nieve». Rudolf Taschner, político del ÖVP, ha dicho que la ley «ha sido diseñada para liberar a las chicas de la sumisión», mientras el portavoz de educación del FPÖ dice que se ha mandado un mensaje «contra el islam político». Por su parte, la organización de la comunidad musulmana de Austria ha descrito la ley como «destructiva».
16-05-2019 | Fuente: abc.es
Austria prohíbe el velo islámico en las escuelas
Austria ha completado ya el trámite parlamentario para la prohibición del uso del velo islámico en los colegios de primaria, por parte de las niñas de entre 6 y 10 años de edad, y queda a la espera de los esperados recursos ante el Tribunal Constitucional. Los padres que incumplan la normativa se expondrán a multas iniciales de 440 euros y que irán aumentando en la medida en que se produzcan reincidencias. La normativa veta expresamente "el uso de indumentaria ideológica o religiosa que conlleve cubrir completamente la cabeza" y excluye también expresamente la kipá judía o el patka que portan los jóvenes de religión sij porque ?estas prendas no cubren todo el cabello o su mayor parte?. La ley ha salido adelante con los votos del partido conservador (VÖP) de Sebastian Kurz y el FPÖ de extrema derecha con el que gobierna en coalición en Viena. La exministra socialdemócrata de Educación Sonja Hammerschid ha criticado en su intervención parlamentaria que la prohibición no resultará efectiva, porque las niñas se pondrán el velo en cuanto salgan del colegio, e incluso será contraproducente, porque evitará que muchas familias musulmanas acepten los procesos de integración debido a que se ven atacadas en sus creencias religiosas. El diputado conservador Rudolf Taschner, por el contrario, definió en el Parlamento el velo de las niñas como un "símbolo de opresión" y argumentó que la ley buscaba liberar a las niñas del sometimiento. "El compromiso con los valores de la Ilustración no es populista", dijo el parlamentario sobre las acusaciones de la oposición de que el gobierno solo buscaba darse publicidad. La Comunidad Islámica de Creyentes de Austria (IGGÖ), la mayor asociación musulmana del país centroeuropeo, ha criticado por su parte la nueva norma como "destructiva" y "desintegradora", considerando especialmente desafortunada, además, la circunstancia de que haya sido aprobada durante el mes sagrado del Ramadán. El presidente de la IGGÖ, Ümit Vural, abogado de profesión, aseguró que agotará "todas las vías legales" para revertir una normativa que considera "discriminatoria" y que atenta contra "la libertad religiosa".
15-05-2019 | Fuente: abc.es
Irán vuelve a almacenar de modo oficial uranio enriquecido
La República Islámica de Irán ha renunciado formalmente a las limitaciones de su programa nuclear que aceptó en el acuerdo negociado con las potencias del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de 2015. A partir de ayer ha retomado el almacenamiento de uranio enriquecido más allá de los 300 kilos, que era el límite aceptado, y además deja de vender el excedente de agua pesada, empleada como moderador y refrigerante en los reactores nucleares. El Gobierno iraní notificó la semana pasada a los firmantes del tratado -China, Francia, Alemania, Rusia y Reino Unido- que renunciaba a parte de los compromisos adquiridos a causa de la salida del pacto de Estados Unidos hace un año. Desde entonces, Donald Trump ha retomado las sanciones y ha presionado a sus socios, incluida España, para que dejen de comprar petróleo en Irán. En realidad Teherán prevé recuperar íntegramente su programa de enriquecimiento de uranio si los firmantes del tratado no presionan a EE.UU. para que retire por completo las sanciones, como ya hizo Barack Obama en 2015. Públicamente, Irán mantiene que su programa nuclear es para fines civiles y estrictamente energéticos, pero Israel le ha acusado en repetidas ocasiones de preparar los cimientos para obtener armas nucleares. El líder supremo iraní, el clérigo Alí Jamenei, se pronunció ayer por primera vez sobre la crisis con una amenaza velada sobre sus capacidades nucleares. «Enriquecer hasta el 20% es lo más difícil y ya lo hemos hecho, lo demás es mucho más fácil», dijo el ayatolá a los medios iraníes, según informa la agencia Associated Press. Jamenei, que es quien acumula todo el poder en Irán, también dijo que de ningún modo permitirá que se vuelva a negociar un acuerdo del que EE.UU. sea parte, dada la ruptura unilateral del anterior por parte de Trump. Sí que dijo, sin embargo, que no busca ningún tipo de conflicto y que las advertencias de la Casa Blanca sobre ataques inminentes son infundadas. De momento, según han revelado las autoridades iraníes a través de la agencia ISNA, Irán mantiene el enriquecimiento de uranio al 3,67%, frente al 20% de hace cuatro años. Para poder emplearlo como armamento en cabezas de misiles debería alcanzar un enriquecimiento del 90%. El acuerdo nuclear lo negociaron Obama y su homólogo iraní, el presidente Hasan Rohaní, considerado un moderado dentro de la política de su país. Trump hizo campaña en 2016 con la promesa de salirse de un acuerdo que considera insuficiente, porque no impone restricciones al almacenamiento y despliegue de misiles por parte de la república islámica. Según dijo Rohaní la semana pasada, «si durante los próximos 60 días se mantienen nuestros principales intereses, especialmente la venta del petróleo y la eliminación de sanciones bancarias, volveremos a las condiciones anteriores». Es cierto, como apuntaba Jamenei, que una vez alcanzado el 20% de enriquecimiento, el proceso se acelera considerablemente y la capacidad de desarrollar armamento nuclear queda muy agilizada. El Organismo Internacional de la Energía Atómica, que depende la Naciones Unidas, ha certificado hasta ahora que Irán ha cumplido todos los compromisos adquiridos en 2015.
15-05-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. y Europa ponen en alerta a sus fuerzas en Irak por temor a un ataque
Rosalía Sánchezhttps://www.abc.es/autor/rosalia-sanchez-2046/Corresponsal en BerlínEl Gobierno de Estados Unidos ordenó ayer la evacuación de su personal diplomático de Irak ante la amenaza de un ataque procedente de Irán del que la Casa Blanca no ha dado detalles abiertamente. Esta semana el Pentágono ha enviado abundantes refuerzos militares al golfo Pérsico después de detectar el envío de componentes de sistemas de misiles a milicias chiíes en la zona, según han revelado fuentes de la administración norteamericana. La escalada de tensión en el Golfo llega un año después de que Donald Trump retirara a EE.UU. del acuerdo de desarme nuclear de Irán y cuando la república islámica ha anunciado que renuncia a varios de los compromisos adquiridos para demorar el enriquecimiento de uranio. El comando Central de las fuerzas armadas norteamericanas ha ordenado que todas las tropas en la zona, incluidas las desplegadas en Irak, estén en situación de alerta. El martes, el comando Central, que supervisa las operaciones militares de EE.UU. en el Golfo y en Oriente Próximo, dio el paso sin precedentes de desmentir a un general británico que presta servicio al frente de la coalición contra el Estado Islámico. El subcomandante británico Christopher Ghika dijo el martes desde Irak que no hay pruebas de una amenaza tangible en la zona. El portavoz del comando Central norteamericano, el capitán Bill Urban, emitió después un comunicado en el que dijo que esa valoración «es contraria a la identificación de amenazas creíbles recabadas por la inteligencia de EE.UU. y sus aliados». El departamento de Estado norteamericano ordenó ayer la retirada de todo el personal diplomático no esencial de su embajada en Bagdad, que alberga la mayor misión de representación de EE.UU. en el extranjero, y del consulado en la localidad de Erbil. Además, emitió una alerta en la que insta a los estadounidenses a no viajar a Irak por riesgo elevado de «terrorismo, secuestro y conflicto armado». Paralelamente, la Casa Blanca ha ordenado el despliegue en el golfo del portaaviones USS Abraham Lincoln, además del envío de cuatro bombarderos B-52 que ya se encuentran en la base aérea norteamericana en la península de Qatar. El jefe del comando Central, el general del Marine Corps Kenneth McKenzie, ha pedido incluso más refuerzos para contener la amenaza de las milicias subvencionadas por Irán en la zona. Aunque Obama dio la guerra de Irak por acabada en 2011, todavía quedan en ese país unos 5.000 soldados que siguen enfrentándose a la amenaza de guerrillas islamistas sobre el terreno. Tras la derrota del «califato», algunos políticos chiíes, afines a Irán, han pedido en el parlamento nacional que se retire también el resto que queda y que ha servido para apoyar la lucha de las milicias kurdas contra Estado Islámico. Varios medios norteamericanos, entre ellos la cadena NBC, revelaron ayer que las agencias de inteligencia norteamericanas han logrado interceptar mensajes que en teoría demuestran que Irán, libre de sus compromisos con las potencias mundiales, ha indicado a sus satélites en Irak, Yemen, Siria y Líbano que tienen vía libre para atacar intereses norteamericanos si así lo creen necesario. El secretario de Estado, Mike Pompeo, regresó ayer a Washington de un viaje a Rusia durante el que se reunió con Vladímir Putin, con quien discutió posibles medidas para contener la amenaza iraní. El Kremlin es uno de los principales aliados tanto del régimen de los ayatolás como de sus socios en el gobierno sirio de Bashar al Assad. Alemania y Holanda Después de que EE.UU. ordenase la salida de casi todo su personal diplomático, las Fuerzas Armadas de Alemania han suspendido también sus labores de formación a los efectivos locales en Irak debido a la escalada de tensiones en la zona. Alemania ha consultado con sus socios de la coalición contra el grupo terrorista Estado Islámico antes de tomar esta decisión, que afecta a los casi 160 militares que tiene actualmente desplegados en el país. El portavoz del Ministerio de Defensa, Jens Flosdorff, confirmó ayer que el ejército alemán «ha suspendido el entrenamiento, orientado por sus socios», aunque evitó hablar de retirada y subrayó que «eso no quiere decir que no se vaya a retomar la actividad «en los próximos días y si las circunstancias lo aconsejan. Flosdorff reconoció que la situación es de «alerta elevada», aunque señaló que el ejército alemán no tiene «indicios propios» de un inminente ataque por parte de Irán, como sostiene EE.UU. ni tampoco de «una amenaza concreta de atentado contra objetivos alemanes». Informó además que los soldados alemanes se encuentran y permanecerán en Irak de acuerdo con la estimación que hace Berlín sobre la situación de seguridad en ese país, aunque precisó que en estos momentos no deben abandonar sus instalaciones. La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Maria Adebahr, reconoció por su parte que no tiene informaciones propias sobre un incremento del nivel de amenaza a la seguridad en el país. «Más allá de las informaciones que pueda tener EE.UU., para nosotros no cambia nada en la situación actual», indicó, agregando que todas las instalaciones alemanas en el país cuentan con elevadas medidas de seguridad. Recordó, además, que las recomendaciones de viaje para Irak son de por sí estrictas y se actualizan continuamente. «A mediodía de hoy no vemos ningún motivo para modificarlas», dijo en la rueda de prensa posterior a la reunión del consejo de ministros de Merkel. Holanda también anunció ayer que suspende de forma temporal la misión de entrenamiento de las fuerzas kurdas por parte de unos 50 soldados holandeses en Erbil, en el norte de Irak, según el Ministerio holandés de Defensa, que alegó «amenazas» para la seguridad, sin especificar.
15-05-2019 | Fuente: abc.es
Rachid Benzine, islamólogo: «Los franceses que se unieron a Daesh deben volver y ser juzgados aquí»
El islamólogo Rachid Benzine (Kenitra, Marruecos, 1971) acudió la semana pasada a la Casa Árabe de Madrid para conceder una charla titulada «Islam (s) y musulmanes: malentendidos y malentendientes», y, en el marco de ese evento, ABC tuvo la oportunidad de conversar con él. Este estudioso del islam abandonó su Marruecos natal cuando era un niño para asentarse con su familia en Francia, en la localidad de Trappes, donde creció y contempló como arraigaban algunas de las versiones más radicales de su religión, fanatismo que creó el caldo de cultivo perfecto para que sucediera la tragedia. Un total de 78 jóvenes de ese municipio se enrolaron en las filas de Daesh durante el auge del grupo terrorista en Siria e Irak en los últimos años. Benzine no se conformó con ser testigo de esa deriva y se interesó por comprenderla, acercándose, desde su concepción liberal de la fe y su profundo conocimiento del Corán y de los otros textos esenciales para los musulmanes, a la propaganda yihadista. Fruto de sus entrevistas con jóvenes que habían regresado del autodenominado Estado Islámico, y que se encontraban en prisión, escribió «Nour, pourquoi je n'ai-rien vu venir» (Seuil, 2016) («Nour, ¿por qué no lo vi venir?»), donde relata un intercambio imaginario de cartas entre un padre y su hija, una chica que se ha unido a los terroristas en Faluya. La obra cosechó éxito y captó interés, y se convirtió en una obra de teatro, «Lettres à Nour» («Cartas a Nour»). En esta entrevista, hubo tiempo de hablar sobre ella y también de otros desafíos a los que se enfrenta el islam en Francia, un país donde viven 6 millones de musulmanes y en el que el terrorismo islámico ha hecho un daño que ha enturbiado gravemente la convivencia. Usted es uno de los representantes del llamado islam liberal. ¿Me puede explicar en qué consiste esa lectura que hace de su religión? El islam liberal intenta tomar en cuenta las cuestiones que plantea la modernidad. A la vez, el islam liberal somete al Corán y a la tradición a una examen crítico, sobre todo a través de las ciencias humanas, y propone nuevas lecturas. Es, en definitiva, un islam que valora los derechos humanos, la igualdad entre hombres y mujeres, la diversidad religiosa y la libertad de conciencia. Todas las preguntas que se le plantean a un creyente que quiere vivir su religión en los albores del siglo XXI. ¿Cómo hay que leer las escrituras sagradas del islam para alcanzar una concepción de la religión de ese tipo? En primer lugar, hay que intentar consagrar mucho trabajo al Corán, y sobre todo a su primer contexto. Cuando se hacen estudios de historia sobre el Corán, sobre ese primer momento llamado islam primitivo, se descubre que es un periodo borroso. El Corán es el primer gran texto árabe y para estudiar esa etapa solo tenemos esa fuente. Además, toda la tradición musulmana que se refiere al Corán fue elaborada dos siglos más tarde. Fue la sociedad iraquí, de Bagdad, la encargada de hacerlo, a partir del año 750. Sin embargo, según la tradición musulmana, el Corán fue anunciado entre 610 y 632. Es decir, que entre 632 y 750 no tenemos gran cosa en lo que se refiere a documentos o literatura. Es un silencio total. Una vez que somos conscientes de eso, se puede empezar a trabajar sobre los textos. Es un trabajo colosal. Macron ha dicho en varias ocasiones que quiere crear un islam francés. Sin embargo, la islamóloga Razika Adnani considera que un proyecto de ese tipo es una utopía, y que está lejos de suponer «una solución para el salafismo y el radicalismo», como ha explicado en varios medios. ¿Qué le parece? Si miramos cómo se ha desarrollado el islam históricamente, vemos que la manera de vivir la religión en Pakistán, Senegal, Irán o Irak es diferente. Así que no es una utopía, porque el islam como religión se inscribe en una cultura, y esa cultura interroga al islam. Es una dialéctica continua. Por ejemplo, la manera de vivir el islam en Bélgica es muy diferente a la de Francia, porque el principio de laicidad no existe en el primer país. Cuando Macron habla del islam de Francia, se refiere a la cuestión de la organización del culto. Es decir, a la formación de los imanes, que es muy importante, y a la construcción de las mezquitas o al peregrinaje. La cuestión es cómo institucionalizar la religión para obtener transparencia, sobre todo en lo que se refiere a la financiación. El presidente no alude a un cambio teológico o religioso, porque el Estado no puede ocuparse de esos aspectos. Como usted acaba de señalar, Francia es un país laico, con una ley de separación de la Iglesia y el Estado que data de 1905. Allí viven ahora seis millones de musulmanes. ¿Cómo pueden integrarse y convivir en un país que ha puesto cortapisas a la religión? El gran problema de la organización del islam es que a sus diferentes tendencias les cuesta dialogar entre ellas. Cuando las personas no quieren dialogar entre ellas, es muy difícil que se organicen. A pesar de la separación establecida en 1905, el Estado necesita interlocutores para ciertos auntos, como la ética o la organización del culto. La cuestión es cuál es la legitimidad de los interlocutores. Creo que, en lugar de una institución nacional, hay que partir de lo local, de los departamentos, región por región, y luego crecer hasta que se conseguir una institución que sea representativa de todos los musulmanes. Usted nació en Marruecos y luego, cuando era un niño, se asentó con su familia en Francia. Creció en Trappes, de donde han salido 78 personas para unirse a las filas de Daesh. Muchos eran jóvenes que se habían educado como franceses. ¿Cómo puede explicar este fenómeno desde su experiencia? Trappes tiene una población de 32.000 habitantes. Ha habido casos de jóvenes que han sido un éxito. Pero un grupo de ellos se ha ido a Siria. El número se eleva porque a menudo son de la misma familia. En Trappes, había un ambiente que propiciaba que sucediera algo así: la inmigración tras la guerra civil de Argelia, la presencia de los Hermanos Musulmanes, los salafistas.. Cuando la salida hacia Siria fue posible, algunos jóvenes creyeron que era su ocasión para vivir lo que llaman «el verdadero islam». Creían que en Francia no se podía ser musulmán del todo. Y por eso decidieron marcharse. He trabajado sobre el discurso de Daesh, con sus textos y vídeos. También he ido durante un año y medio a las cárceles para entrevistarme con jóvenes que habían vuelto de Siria o Irak. Creo que fueron atraídos por los cuatro sueños o promesas de Daesh. Primero, por la unidad del mundo musulmán, que se iba a posicionar contra Occidente, recuperando sus antiguas fronteras. Segundo, por la vuelta de la dignidad. He escrito un libro llamado «Cartas a Nour». Es un intercambio epistolar entre un padre y su hija, que se ha unido al grupo terrorista. Hay un momento en el que la chica dice: «Se puede reparar una injusticia, pero una humillación no se cura nunca». Algunos jóvenes sentían que el discurso de Daesh les devolvía la dignidad y el orgullo. La vuelta a la pureza fue el tercer sueño prometido. Los captados pensaban que se habían alejado del auténtico islam, y consideraban que los gobiernos musulmanes no estaban en sintonía con la verdadera religión. Esa voluntad de pureza conducía al deseo de purificación, por lo que la violencia se convertía en un acto moral. Por último, el cuarto sueño de Daesh fue dar sentido a sus vidas. Les dieron una especie de kit que contenía una revolución religiosa y política. En «Cartas a Nour», la hija que se ha unido a Daesh escribe esto a su padre: «Me doy cuenta de la inutilidad y del vacío de mi vida de antes». Hay autores que consideran que el terrorismo deriva del nihilismo, o que hay una vinculación. ¿Está usted de acuerdo? No, el yihadismo no es nihilismo. El yihadismo es un movimiento revolucionario que quiere cambiar el mundo. La mayoría de las personas que se marchan a Siria no buscan morir, sino vivir su propia experiencia. Cuando se unen a Daesh, tienen la impresión de que van a participar en una revolución, y que su vida va a ser útil. Usted ha entrevistado a jóvenes que se hicieron terroristas y que ahora han vuelto a Francia. Hay un debate sobre las responsabilidades, sobre quién es el culpable de que algo así haya podido suceder: el Estado, la sociedad, la religión o los propios chicos, por irresponsables y desconsiderados con el país en el que han crecido. ¿Qué piensa usted? Es culpa de todo el mundo. La sociedad ha fallado, porque son hombres y mujeres que han crecido en ella. Que hijos de la sociedad francesa decidieran ir a un país en guerra quiere decir que nos hemos equivocado colectivamente en algo. Creo que tiene que ver con la utopía, los sueños y la esperanza. Muchos jóvenes dudan de la sociedad francesa y de su capacidad para proponerles una vida digna. Además, también es un fallo del islam. No hemos sabido desactivar sus lecturas mortíferas. Los líderes musulmanes que no han sabido enfrentarse a la ideología de Daesh son responsables. Daesh es un tipo de islam, y aunque no sea el que conocemos ni el que nos gusta, también forma parte de esta religión, que puede tener una versión violenta. ¿Qué le decían esos jóvenes con los que se entrevistó? Casi todo lo que he escrito en «Cartas a Nour» viene de lo que he escuchado en las prisiones. Allí me he encontrado con gente brillante intelectualmente, gente con estudios que no tiene problemas psicológicos o dificultades para encontrar su lugar en la sociedad. Se han unido a Daesh porque es una ideología que puede seducir a los jóvenes. Algunos no se arrepienten para nada de haberse ido, porque sostienen que les empujaba un ideal. No hay un único perfil. En otro fragmento de «Cartas a Nour», el padre recuerda a su hija: «No te equivoques de combate: la libertad, la democracia, la emancipación de los pueblos, pasan por la educación». En Francia, después de los atentados contra «Charlie Hebdo», hubo chicos de instituto que dijeron que, al fin y al cabo, los dibujantes se lo «habían buscado un poco». ¿Qué ha pasado con la educación? Me consta que hay barrios conflictivos donde el trabajo en los institutos es realmente duro. Efectivamente. En los barrios donde las condiciones económicas y sociales no son perfectas, donde vive gente que tiene muchos problemas, la educación nacional no puede hacerlo todo. En esos barrios, los profesores están muy entregados y son valientes, porque es mucho más difícil enseñar en esos centros que en institutos de clase media o burguesa. Los problemas son enormes. Hay muchos jóvenes que no controlan el idioma y que tienen dificultades psicológicas, económicas o sociales. Además, los adolescentes adoran la provocación. Después de los atentados contra «Charlie Hebdo», hubo jóvenes que dijeron «Yo no soy Charlie». Como adultos, tenemos que aprender a desactivar ese discurso, a trabajar con ellos. Hay padres que han perdido a hijos en los atentados de Bataclan y que van a institutos donde se han dicho esas cosas. Cuando cuentan su testimonios, los chicos se callan. Por eso he escrito «Cartas a Nour», que mezcla emoción y razón. El ser humano no es solo racional. Es también emocional. Si se mezclan las dos cosas, se comprende mejor un mensaje. En Francia hay un debate sobre lo que se debe hacer con los jóvenes que se unieron a Daesh y ahora quieren regresar. El ministro del Interior, Christophe Castaner, ha hecho declaraciones contradictorias al respecto ¿Cuál es su punto de vista? Creo que nuestra sociedad tiene la capacidad de recibirlos, así que deberían volver y ser juzgados severamente, porque, si cumplen sus penas allí, de todas formas no podremos impedirles que regresen a Francia. Lo emocional, que es el miedo de la población, no debe actuar sobre lo político.
14-05-2019 | Fuente: abc.es
Drones de los aliados yemeníes de Irán golpean el principal oleoducto de Arabia Saudí
En plena escalada de tensión en el Golfo, los rebeldes hutíes entraron de lleno en el pulso entre Estados Unidos e Irán con un ataque llevado a cabo por drones contra «instalaciones vitales saudíes», según informó la cadena Al Masira. La milicia próxima a Irán detalló que emplearon «siete aviones no tripulados» para esta «gran operación militar» que calificaron de «respuesta a la continuación de la agresión y el bloqueo contra los hijos de nuestro pueblo», añadió. Las autoridades de Riad denuciaron el ataque sufrido en dos estaciones de bombeo de petróleo de la compañía estatal Aramco que provocaron un incendio y un «daño limitado». El ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales del reino, Jalid Al Falih, indicó se vieron obligados a interrumpir el suministro de crudo por el oleoducto que lleva el petróleo desde la zona oriental al puerto occidental de Yanbu. Al Falih condenó un ataque que «no tuvo como objetivo sólo el reino, sino la seguridad en el suministro de energía a todo el mundo y la economía internacional». La operación de los hutíes se produjo 24 horas después de que Riad denunciara el sabotaje sufrido por dos de sus petroleros en un puerto de Emiratos Árabes Unidos, Fuentes de la inteligencia estadounidense consultadas por Reuters acusaron a Irán del sabotaje, pero la república islámica negó su implicación y enmarcó las acusaciones dentro del clima de «guerra psicológica» puesto en marcha por Estados Unidos. Un clima que arrancó con un informe de inteligencia israelí que alertaba de «ataques inminentes» contra intereses estadounidenses y sus países aliados en la región y que aludía al peligro que representaban las milicias aliadas de Teherán en Irak y Yemen. Estos ataques contra objetivos saudíes coincidieron con la retirada de los rebeldes de los puertos en el mar Rojo, incluido el estratégico de Al Hudeida, en los que a partir de ahora el liderazgo será de Naciones Unidas. Pese a las críticas por parte del Gobierno yemení con sede en Adén y de la coalición que dirige Arabia saudí, el general Michael Lollesgaard, jefe del equipo de observadores de la ONU, dio «la bienvenida a la entrega de la seguridad de los puertos a los guardacostas y los esfuerzos por retirar toda manifestación militar de las instalaciones». «No habrá guerra» Ante la reciente llegada de los barcos y aviones de guerra estadounidenses al Golfo, el líder supremo de Irán, ayatolá Alí Jamenei, resaltó que «no habrá guerra» con Estados Unidos a pesar del incremento de las tensiones bilaterales, según recogió la agencia oficial Irna. «La opción definitiva de la nación iraní es la resistencia frente a Estados Unidos y, en esta confrontación, Estados Unidos se verá forzado a retirarse», sostuvo el máximo mandatario de la república islámica durante un encuentro con altos cargos del Gobierno. En la guerra de Yemen, Arabia Saudí y Estados Unidos respaldan a las fuerzas gubernamentales e Irán a unos hutíes que en realidad son zaidíes, una confesión derivada del chiismo que literalmente se traduce como «partidarios de Dios», aunque se les conoce como hutíes por el clan que lidera al grupo desde 2004.
12-05-2019 | Fuente: abc.es
Al menos seis muertos tras un asalto en una iglesia de Burkina Faso
Seis personas murieron este domingo en un ataque de hombres armados contra una iglesia durante el horario de misa en el norte de Burkina Faso, región habitualmente golpeada por el terrorismo yihadista, confirmaron a Efe fuentes oficiales. El incidente ocurrió en la mañana del domingo en la zona de la localidad Dablo (próxima a la región del Sahel), según detalló a Efe Jean Paul Badoum, portavoz del Ministerio de Seguridad del país. De acuerdo a los medios locales, los asaltantes también quemaron el recinto. Este es el primer ataque de este tipo contra una iglesia católica desde que comenzase la oleada yihadista en Burkina Faso en 2015 y el segundo contra un templo cristiano en un plazo de solo dos semanas. El pasado 28 de mayo una iglesia protestante de la localidad de Silgadji (también en el norte) se convirtió a su vez en el primer lugar de su tipo en ser blanco del terrorismo. El ascenso del terrorismo en Burkina Faso comenzó en abril de 2015, cuando miembros de un grupo afiliado a Al Qaeda secuestraron a un guardia de seguridad rumano en una mina de manganeso Tambao, al norte del país, y que aún sigue desaparecido. Desde entonces, el número de ataques, que se atribuyen al grupo local, Ansarul Islam; a la coalición yihadista del Sahel, el Grupo de Apoyo al Islam y los musulmanes (GSIM), y al Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS), ha ido aumentando de forma exponencial. La región más afectada por la inseguridad es la del Sahel, situada en el norte y que comparte frontera con Mali y Níger, donde se producen ataques y secuestros de diferentes grupos yihadistas. Sin embargo, la situación del este del país también se ha degradado desde el verano de 2018. Burkina Faso es uno de los cinco países que componen el G5 del Sahel, junto a Mali, Mauritania, Níger y Chad, grupo que combate el terrorismo yihadista en la región.
1
...