Infortelecom

Noticias de industria

07-07-2020 | Fuente: que.es
/COMUNICAE/ En mayo de 2020 se puso en marcha la instalación y el suministro en el edificio de oficinas Porto Office Park 60 cargadores NB Wall de la mano de Power Electronics, fabricante y con el liderazgo comercial de IGC TECNOS Las nuevas tendencias de consumo en cuanto a la industria automovilística han provocado una […] La entrada GC TECNOS y Power Electronics instalan 60 equipos de carga de vehículos eléctricos en el Porto Office Park se publicó primero en Qué!.
07-07-2020 | Fuente: as.com
Plan Renove: el BOE publica todas ayudas si quieres cambiar de coche
El BOE publicó este lunes el Plan Renove 2020, con la particularidad del 'Plan de Impulso de la Cadena de Valor de la Industria de la Automoción'.
07-07-2020 | Fuente: abc.es
Luis Abinader pone fin a 16 años de hegemonía del PLD en la República Dominicana
El opositor Luis Abinader, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), ganó las elecciones de este domingo en República Dominicana , las primeras en Latinoamérica desde que se desató la pandemia de coronavirus. Tomará posesión como presidente el 16 de agosto y su mandato acabará en 2024. «Ganamos las dominicanas y los dominicanos que demostramos nuestra vocación democrática al ejercer el derecho al voto en favor del cambio. Que continúe la alegría mientras esperamos los resultados oficiales de la Junta Central Electoral», dijo Abidaner en Twitter en la madrugada de este lunes. Su victoria ya ha sido reconocida por Gonzalo Castillo, candidato del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), de centroizquierda, que gobierna ininterrumpidamente desde 2004. «El conteo demuestra una tendencia irreversible, tenemos presidente electo. Nuestras felicitaciones a Luis Abinader», señaló. «Extendemos por esta vía nuestra felicitación al nuevo presidente electo Luis Abinader», señaló por su parte Danilo Medina, el presidente dominicano desde 2012. Este lunes por la tarde ?noche en España? la Junta Central Electoral había contabilizado casi el 60% de las papeletas y Abinader recababa un 53% de los votos, mientras que Castillo obtenía el 37%. Con más del 50% de los votos, no es necesaria una segunda vuelta. Valla publicitaria de la candidatura presidencial de Abinader - Efe Un empresario turístico de éxito El presidente electo de República Dominicana es un exitoso empresario del sector turístico, industria que genera cerca del 10% del PIB del país y que está severamente afectado por la pandemia. De 52 años, es hijo del político José Rafael Abinader, quien llegó a ser vicepresidente del Partido Revolucionario Dominicano. El candidato del PRM proviene de una familia acomodada y es presidente ejecutivo de Grupo Abicor, empresa que ha desarrollado y operado varios proyectos turísticos en el país caribeño. Era la segunda vez que se presentaba como candidato. Abinader ya participó en las últimas elecciones, las de 2016, pero sólo recibió un 35% de los votos en la segunda ronda, menos que los 61,7% que obtuvo Danilo Medina, presidente desde 2012. Las principales propuestas de la campaña de Abinader se han centrado en la creación de empleo y en reducir la economía sumergida. «Felicitamos, de igual manera, a Abinader, candidato del PRM, por haber sido electo presidente de la República, para el período 2020-2024, con el voto mayoritario del pueblo dominicano», dijo el expresidente Leonel Fernández, quien competía por el partido Fuerza del Pueblo. Fernández, quien ya gobernó entre 1996 y 2000, y desde 2004 a 2012, buscaba ser presidente por cuarta ocasión. Pero obtuvo apenas el 8%, según los resultados preliminares. La victoria de Abinader pone fin a dieciséis años del PLD, ocho con Leonel Fernández y ocho con Danilo Medina. El último presidente que no militaba en el PLD fue Hipólito Mejía (2000-2004) del Partido Revolucionario Dominicano. Medina, el presidente saliente, no pudo participar en estas elecciones por haber cumplido dos mandatos seguidos como presidente, el máximo que permite la Constitución. La crisis sanitaria golpea la economía Estas han sido las primeras elecciones en Latinoamérica en medio de la crisis del Covid-19. El Fondo Monetario Internacional prevé que la economía dominicana, que depende en gran parte del turismo caiga cerca de un 5,9% por la pandemia. Dominicana ha contabilizado 38.128 infectados y 804 muertos por el Covid-19. Debido a la emergencia sanitaria, los aeropuertos de Santo Domingo y Puerto Plata han permanecido cerrados hasta este mes.
06-07-2020 | Fuente: as.com
Multa millonaria a la FCF por reventa de boletas
La Superintendencia de Industria y Comercio dio a conocer la sanción económica de más de 18 mil millones de pesos al "cartel de boletería".
01-07-2020 | Fuente: elpais.com
Google y el Ministerio de Industria ponen en marcha un programa para impulsar la digitalización de las pymes
La iniciativa forma parte del paquete de medidas que ha lanzado hoy la compañía para apoyar a 10 millones de pymes y trabajadores en EMEA tras la crisis del Covid
30-06-2020 | Fuente: as.com
Lozano destaca a la industria del deporte como imagen de marca
La presidenta del Consejo Superior de Deportes ha mantenido un encuentro en la Cámara de Comercio de Valencia con empresarios de la industria del deporte de la Comunidad.
25-06-2020 | Fuente: abc.es
La liquidación de las industrias en Venezuela
Desde hace veinte años, a menudo sin haber recibido la atención que estos hechos merecían y merecen, se ha venido produciendo la destrucción sistemática y despiadada de la estructura industrial venezolana. Los esfuerzos que empresarios, inversionistas, trabajadores, profesionales de distintas especialidades, entidades crediticias y numerosas instituciones del Estado venían haciendo desde finales de la década de los 30?s del siglo XX ?recordemos que el finalmente fallido Banco Industrial de Venezuela fue creado en 1937? y que hizo posible en las décadas siguientes y con muchas dificultades, crear un tejido industrial básico para el beneficio de Venezuela, comenzó a ser arrasado desde el momento en que Chávez se hizo con el poder. Basta una somera revisión de lo ocurrido, para que no haya duda alguna de que la destrucción ha sido deliberada. Lo primero: desde el primer día de su mandato, Chávez puso a circular un discurso que alentó las tensiones entre empresarios y trabajadores. Malversando las leyes, creó las condiciones para convertir los centros de trabajo en zonas de permanente conflictividad laboral y social; azuzó a los trabajadores a desconocer sus propias responsabilidades; convirtió a las inspectorías del trabajo en enemigos de los empresarios; más adelante acabó con el recurso imprescindible del contrato laboral, al establecer la inamovilidad laboral. El resultado, como sabemos, ha sido predecible: las tasas de productividad no han cesado de caer, los costos de producción se han hecho cada vez más elevados, la competitividad del sector industrial venezolano ha desaparecido. No solo se dislocó, en algunos casos de forma irremediable, la convivencia: también se puso en marcha un paulatino y cada vez más feroz cerco a las industrias. Les crearon, como a todas las empresas, obligaciones parafiscales. Se decretaron leyes que obligaron a nuevos desembolsos y que aumentaron los costos de producción. Se establecieron controles de precios, en su gran mayoría, simplemente absurdos, que hacían inviable la producción. Una de las consecuencias del control de cambio, solo una, es que comenzaron a escasear las materias primas y, de inmediato, comenzó la caída de productos terminados. A los industriales se les ha sometido a un perverso ahogamiento: impedidos de producir, porque no les aprobaban las divisas para importar materias primas, tampoco se les permitía reducir de sus nóminas aquellos trabajadores que no cumplían ninguna función. Pero el asedio a las empresas todavía no ha terminado: se han creado organismos ?comisarías? para hacerles la vida imposible. Se ha autorizado a grupos de ignorantes, cuadrillas de milicianos y otras formas del llamado Poder Popular, dirigidas por fanáticos ajenos a la comprensión del hecho productivo, para que fiscalicen y amedrenten a trabajadores, profesionales y propietarios de las empresas. ¿Es posible que se hayan cometido todavía más desmanes en su contra? Sí. Se les ha decomisado mercancías de forma ilegal, se les han abierto expedientes por delitos que no han cometido, se les ha convertido en objeto permanente de extorsión y chantajes de diverso orden. A todo lo anterior, hay que sumar el largo y nefasto expediente de las expropiaciones. Un estudio de CEDICE muestra que el régimen de Chávez y Maduro ha expropiado más de cinco mil empresas. Una parte de ellas han sido industrias, cuyo destino es conocido en el mundo entero: o han sido arruinadas o han dejado de producir o fueron saqueadas y desmanteladas o simplemente fueron cerradas. No hay una, entre miles, que haya producido algún resultado positivo. Ni una. ¿Qué explica semejante devastación? Que fueron instauradas una serie de prácticas, cuyo destino no podía ser otro que el desastre y la quiebra. Se designaron autoridades y directivos a los que se pagaban sueltos y dietas estrambóticas, sin ninguna experticia en la materia industrial. Se destruyeron maquinarias y equipos por impericia y desconocimiento de sus requisitos técnicos. Se perdieron licencias fundamentales para operar, por falta de pago. Se dejó de producir por incumplimiento de las exigencias de planificación y de mantenimiento de equipos y maquinarias. Se engordaron las nóminas, de forma simultánea a la caída de la producción. En una frase: empujaron a las industrias a su total desaparición. Un balance de esta política del régimen de Chávez y Maduro arroja una conclusión indiscutible: han logrado la destrucción que se proponían. De las casi 17.000 industrias que existían en 1999, donde más de 70% eran pequeñas y medianas empresas, solo han logrado sobrevivir alrededor de 2.600: menos del 16%. De ellas, menos de 1% son pymes. A ese pequeño grupo de industrias que ha sobrevivido, perseguidas por la hostilidad del gobierno, la adversidad del entorno ?operan castigadas por las fallas en el servicio eléctrico, sin agua, sin combustibles, con suministros de materias primas inciertos y en condiciones de inseguridad extremas? le corresponde afrontar el empeoramiento de las realidades, producto de la conjunción de las políticas gubernamentales y las amenazas de la pandemia. Quien lea las cuarenta láminas que sintetiza la Encuesta de Coyuntura de Conindustria correspondiente al primer trimestre de 2020 ?está disponible en su web? está obligado a pulsar el botón de alarma: la baja en stocks de materia prima, la caída de la demanda, las dificultades para producir, el derrumbe de las exportaciones, la creciente paralización (la utilización de la capacidad instalada en Venezuela es de apenas el 18%), así como otros factores de análisis, alcanzan esta proyección: el 60% de las industrias que quedan podrían cerrar en el lapso de un año, es decir, antes de abril de 2021. Esto significaría que alrededor de otras 1.560 cerrarían, y que solo unas mil lograrían sobrevivir. A esto nos encaminamos: a un país sin empresas, sin empleo privado, sin producción y sin ningún potencial económico.
23-06-2020 | Fuente: abc.es
Conte planea una gran rebaja fiscal para reactivar la economía italiana
«No es suficiente con reformar el país. Ha llegado la hora de reinventar Italia». Así concluyó el primer ministro, Giuseppe Conte, los Estados Generales de la economía convocados por él en Villa Pamphili de Roma. Se baja el telón tras nueve días en los que Conte ha tenido unos 150 encuentros con empresas, sindicatos, asociaciones e instituciones, incluyendo el mundo de la cultura y del espectáculo. El objetivo era recoger ideas para el plan de recuperación italiano, que se presentará a la Comisión Europea en septiembre con vistas a recibir el dinero de los fondos comunitarios. Del plan de reconstrucción de 750.000 millones de euros que negocia la Unión Europea, Italia espera obtener 170.000 millones (80.000 de subsidios y 90.000 de préstamos). De las ideas que un sinfín de personalidades han expuesto, Giuseppe Conte las ha resumido en cuatro «grandes directrices»: «Queremos un país más moderno, más digital, más verde y más inclusivo». No asistieron los partidos de la oposición del centro derecha, porque estimaron que los Estados Generales representaban «una pasarela» para Conte, solicitando que el plan de relanzamiento del país se discuta en el parlamento. De todas formas, el primer ministro espera recibir a sus líderes (Matteo Salvini, Giorgia Meloni y Silvio Berlusconi), con la idea de lograr un pacto social. «Este diálogo nos fortalece» «Aquí no ha habido pasarelas», les replicó Giuseppe Conte, quien en tono eufórico pretendió enviar un mensaje de esperanza al país: «Este diálogo nos fortalece, me fortalece a mí y a todos los ministros. Nos fortalece en los objetivos, en las líneas de intervención sobre las que queremos actuar». Pero el temor de quienes asistieron a los Estados Generales es que, una vez más, el gran elenco de proyectos se quede en buenas palabras. Especialmente críticos son los empresarios y su patronal, Confindustria. Por ejemplo, Alessio Rossi, presidente de los Jóvenes Empresarios y vicepresidente de Confindustria ha hecho este resumen sobre los Estados Generales: «Conte es un bravo showman. Hemos asistido a un cine en un bello lugar, Villa Pamphili, pero no hubo ningún mensaje claro, ningún elemento concreto. Sirven hechos y no palabras», dijo el empresario romano Alessio Rossi. Seguramente para mostrar algo concreto, Giuseppe Conte lanzó la idea de rebajar impuestos a las empresas y reducir temporalmente el IVA para relanzar el consumo, que ha caído un 30% por el coronavirus. La propuesta ha desencadenado una reacción general, con división de opiniones y con reservas incluso en el Gobierno. Actualmente el tipo general en Italia está en el 22%. Una primera estimación fija en unos 10.000 millones de euros el coste de la reducción del tipo general. El Gobierno tiene claro que se deben bajar los impuestos, según declara a «La Repubblica» la diputada Laura Castelli, viceministra de Economía: «Estamos listos para disminuir inmediatamente los impuestos. Trabajamos también para una reducción del IRPF. Al estimular la demanda, habrá un incremento del Producto Interior Bruto». Fría acogida inicial Había expectación por conocer el plan Colao, el proyecto de relanzamiento económico encargado por Conte a Vittorio Colao, exgerente de Vodafone, al frente de 17 expertos. Previamente, ese plan con un centenar de propuestas había tenido una fría acogida. «Ha sido una contribución importante para el debate de estos días con el objetivo de elaborar el plan de relanzamiento económico del Gobierno, porque corresponde a la política fijar los objetivos a cumplir», dijo Conte. Dado que el plan Colao puede ser la base general del proyecto definitivo del Gobierno para el relanzamiento económico, ABC pidió la opinión del economista independiente Carlo Cottarelli, excandidato a primer ministro técnico a propuesta del presidente Matarella y hoy director del Observatorio sobre las cuentas públicas italianas de la Universidad de Milán: «El plan Colao está lleno de buenas intenciones. Creo que en buena parte pueden ser realizadas. Pero el problema es que no ha hecho una valoración del costo de las medidas, lo que hace un poco difícil escoger o dar prioridad a algunas medidas». Cottarelli sí ha hecho con su Observatorio una valoración exacta del coste económico del plan Colao: 170.000 millones de euros en cinco años para completar las seis grandes áreas del plan: «Individuos y familias» (56.800 millones), «Turismo, arte y cultura» (48.100 millones), «Infraestructura y medio ambiente» (43.600 millones), «Empresas y trabajo» (12.000 millones), «Administración pública» (5.300 millones) y «Educación, investigación y habilidades» (1.800 millones). El plan de recuperación Economía digital. Hacer accesible la fibra óptica a todo el país, con una red única nacional a bajo costo. Bonus a los consumidores para promover los pagos digitales, combatiendo así la evasión fiscal. Infraestructuras. Reforma del código de los concursos para contratos de obras, favoreciendo las obras públicas y privadas. En la próxima semana se aprobará el decreto de «Simplificaciones». Trabajo. Reforma orgánica para poner en el centro la productividad, el empleo y la lucha a las desigualdades. Administración. La clave es eliminar la burocracia, un grave problema en Italia. Teletrabajo para al menos 30% de los empleados. Impuestos. Profunda reforma fiscal con reducción de impuestos. Ayudas a las empresas del sur. Sostenibilidad. Plan para favorecer la economía verde. La «sostenibilidad», palabra clave.
21-06-2020 | Fuente: abc.es
Argentina se echa a la calle en contra de los intentos de expropiación de «Vicentín» de Alberto Fernández
Bandera, lo que se dice bandera, en Argentina sólo hay una: la del país. Eso explica que, en manifestaciones por las causas que se consideran nacionales, el gentío enarbole la albiceleste y bautice las concentraciones como «banderazo». El presidente Alberto Fernández, en apenas siete meses de Gobierno, ya ha tenido el suyo y no por una causa menor. La intervención y el anuncio de expropiación de Vicentín, empresa agroexportadora lider, unió a miles de argentinos que, rompiendo un confinamiento de tres meses, salieron a las calles a protestar. «El peor enemigo de un Gobierno corrupto es un pueblo oculto», «No a la expropiación», «Esto es Argentina, no Cuba», «Fin del virus, no de la economía», «Si alguna vez les fallo, salgan a la calle» (frase del discurso de investidura de Fernández). Las imágenes de televisión retransmitían los carteles contra el Gobierno y sus comparaciones con el régimen de Venezuela o Cuba se sucedían. Kilómetros de vehículos en las carreteras a golpe de claxon hacían recordar aquellas autovías tomadas por agricultores en lo que se llamó la guerra del campo con la que, prácticamente, estrenó su primer gobierno Cristina Fernández de Kirchner en 2008. Alberto Fernández, además de la pandemia parece tener un bautismo de fuego similar al que tuvo su actual vicepresidenta. El presidente no parece entender el mensaje de las movilizaciones del campo y de las ciudades (en más de 70 distritos). El mismo sábado por la noche, con el eco de las voces y las bocinas, declaró a la emisora de radio «El destape»: «Creo que es gente confundida? Sigo buscando los caminos para que el Estado se haga cargo de Vicentín». Su pulso por la conquista de la empresa que, a fines del pasado año, entró en concurso de acreedores, sufrió un revés previo a las manifestaciones. La decisión de imponer un equipo de interventores fue revocada por el juez Lorenzini que ordenó reponer en su puesto al consejo de administración y respetar los estatutos de la firma que intenta salir a flote. El juez redujo el papel de los interventores al de «veedores controladores». Héctor Vicentín, nieto del fundador de la empresa que lleva su apellido y trabajador de la misma, resumió, «la gente siente que le están robando la libertad? El Gobierno lo que quiere es dominar el comercio de granos», aseguró. En la provincia de Santa Fe, en la localidad de Avellaneda (internacional por la película Luna de Avellaneda), donde se levanta este gigante agroindustrial de Argentina, las imágenes, los carteles y los testimonios de los manifestantes se sucedían y de nuevo se establecía otra comparación, la intervención y posterior expropiación de YPF a Repsol que terminó costándole miles de millones a la Argentina y el aislamiento total. En éste caso, en el segundo Gobierno consecutivo de Cristina Fernández. El presidente explicó en la radio que el objetivo es hacerse con «el 51 por ciento de las acciones de Vientín». «Cuando los que gobiernan pierden la vergüenza, el pueblo pierde el respeto», «Para Cristina, cárcel ya!!!», «Cuando la patria está en peligro, todo está permitido excepto no defenderla», «Democracia=Justicia». La variedad de leyendas en los carteles desplegados por Argentina expresaba un malestar que va más allá de las políticas oficiales. La sociedad, atrapada en una cuarentena que comienza a hacerse insoportable (Argentina tiene un millar de muertos y más de 40.000 contagios desde marzo), asiste confinada en sus casas a una crisis económica que no toca fondo y a un país, técnicamente, en cesación de pagos. La mayoría de la industria y las empresas están cerradas mientras se aprovecha «el secuestro colectivo», en palabras de un abogado, para liberar corruptos presos del régimen del matrimonio Kirchner. El caso que levanta más ampollas es el de Amado Boudou. El ex vicepresidente de Cristina Kirchner, condenado por quedarse con la imprenta de papel moneda de curso legal. Boudou, un emblema de los años de latrocinio kirchnerista, fue beneficiado con el arresto domiciliario y recibirá una pensión de privilegio gracias a Carlos Zannini, ex compañero de celda acusado de traición a la patria por su presunta complicidad en el encubrimiento de los autores al atentado a la AMIA, por el difunto y presumiblemente asesinado, fiscal Alberto Nisman. Zannini hoy, es el procurador general de la Nación, puesto equivalente al de Dolores Delgado y como en España, depende de quien depende.
1
...