Infortelecom

Noticias de india

03-04-2020 | Fuente: as.com
De circuito de F1 a centro de refugiados por el coronavirus
El Circuito de Buddh, escenario del GP de la India de 2011 a 2013, alberga a unos 5.000 trabajadores para evitar la expansión del virus.
30-03-2020 | Fuente: as.com
Alonso desvela en un directo los planes que tenía para Indy 500
El asturiano charló esta vez en 'Instagram' con Tony Kanaan, el piloto brasileño que ganó las 500 Millas de Indianápolis en 2013.
29-03-2020 | Fuente: abc.es
Hablábamos el pasado domingo aquí del valor de la Prensa libre («El comunismo chino tiene miedo» ABC, 22-03-2020), lo que generó las protestas de aquel Gobierno al corresponsal de ABC en Pekín, Pablo M. Díez. Esta semana hemos tenido otra muestra muy relevante del valor de la información libre y veraz frente a las tiranías. El pasado jueves, la Fiscalía de los Estados Unidos -o lo que es lo mismo, el Gobierno, porque el fiscal general es miembro del Gobierno- acusó al presidente de Venezuela de narcotráfico. Es verdaderamente excepcional que se haga una acusación así a un jefe de Estado en ejercicio. La última vez que lo hizo Washington fue en diciembre de 1989 contra Manuel Antonio Noriega, dictador de Panamá, y aquello acabó con la invasión del país y el narcotirano pasando dos décadas en la cárcel en Miami antes pasar por la parisina cárcel de La Santé. Lo que ahora ha confirmado el Gobierno norteamericano es algo que ya se anticipó en las páginas del ABC hace más de cinco años y que desató la furia del Gobierno venezolano. Furia que degeneró en ira cuando unos meses después «The Wall Street Journal» publicó también que Diosdado Cabello estaba siendo investigado por narcotráfico y lavado de dinero. Cabello presentó en 2016 una querella por difamación contra el «Journal» y el caso fue archivado en 2017. La verdad acabará sabiéndose con todo detalle. Pero hay otra parte de la denuncia de la Fiscalía General de los Estados Unidos a la que se ha prestado menor atención. Entre los 14 acusados contra los que se han presentado cargos hay dos colombianos. Y de esos no quieren hablar la mayoría de los medios porque son unos dirigentes del las FARC que hace unos años eran jaleados en casi todos los medios de comunicación occidentales. Uno de ellos es Luciano Marín, alias «Iván Márquez» y el otro Seuxis Paucís Hernández Solarte, alias «Jesús Santrich». Iván Márquez fue el jefe de las FARC que negoció el llamado Acuerdo de Paz que se firmó en Cartagena de Indias el 26 de septiembre de 2016. Santrich fue uno de los delegados de las FARC en las negociaciones de La Habana. Y uno de los beneficiados con un escaño en el Congreso colombiano sin necesidad de competir por él en las urnas. Ambos decidieron volver a la selva después del cambio de Gobierno en Colombia con la victoria de Iván Duque. Estos dos padres de un «acuerdo» que el pueblo colombiano rechazó y Juan Manuel Santos impuso siguen activos en las FARC y colaboran con el narcotráfico del Cartel de los Soles, del que hablamos en ABC por primera vez en enero de 2015. Ya sabemos que rápidamente se atribuyó a Márquez y Santrich la condición de «disidentes» de las FARC. Lo que no dice nada bueno de con quién negoció el Gobierno de Santos. Pero ahora vemos que una buena parte de la querella de la Fiscalía norteamericana se funda sobre la colaboración en la actualidad del Gobierno de Nicolás Maduro y las FARC. Las FARC que ya no existían, las FARC cuya desaparición le valió el Nobel de la Paz a Santos. Pues como en el corrido mexicano, no estaban tan muertas. Fueron muchos los que quisieron creerse la gran mentira del acuerdo de paz de Santos y las FARC. La realidad es otra. Era una forma de dar una salida sin penas efectivas de prisión a muchos criminales sanguinarios, y era una forma de procesar a muchos militares colombianos que sólo intentaron mantener la legalidad. Santos le dio la victoria a las FARC. Y por cierto, el principal asesor jurídico de las FARC en La Habana, Enrique Santiago, secretario general del Partido Comunista de España, se sube estos días a la tribuna del semivacío Congreso de los Diputados de España a dar lecciones de cómo afrontar una crisis. Forma parte de la coalición que hoy gobierna España.
29-03-2020 | Fuente: abc.es
La petrolera estatal rusa Rosneft cesa sus actividades en Venezuela para evitar las sanciones de Washington
Para evitar una nueva tanda de sanciones de Washington, la petrolera estatal rusa Rosneft, que dirige Ígor Sechin, uno de los hombres más cercanos al presidente Vladímir Putin, acaba de anunciar en un comunicado que cesa sus actividades en Venezuela y venderá sus activos al Gobierno de Nicolás Maduro. Rosneft, que pertenece al 100 por cien al Estado ruso y ha mantenido hasta la fecha una fuerte presencia en el sector petrolero del país caribeño, declara que suspende su participación en todos los proyectos acordados con las autoridades venezolanas. Se deshará en particular de sus acciones de las compañías de extracción de crudo «Petromonagas, Petroperija, Boquerón, Petromiranda y Petrovictoria, así como de las empresas de servicios petroquímicos y de operaciones comerciales». Sus participaciones en estas compañías son del 40%, salvo Petromiranda (32%) y Boquerón (26,67%). Rosneft posee además el 100% del proyecto gasístico de exploración de los yacimientos Mejillones y Patao, el 100% de la empresa de servicios petroleros Precision Drilling y el 51% de la empresa Perforosven. De manera que todos los activos y operaciones comerciales en Venezuela se venderán o liquidarán. «Después de la resolución de los acuerdos y de la venta de activos, una de las filiales pertenecientes al 100% a Rosneft recibirá un paquete por un importe del 9,6 % de las acciones de la empresa», se subraya en la nota de prensa de Rosneft, compañía que ha sido el gran intermediario del crudo venezolano ante las sanciones impuestas por EEUU a la petrolera estatal venezolana PDVSA. El pasado día 12 de marzo, Estados Unidos hizo saber que impone sanciones contra TNK Trading International S.A. (TTI), una filial de Rosneft, por su apoyo al régimen de Maduro. «TNK Trading International S.A. es otra filial de Rosneft que gestiona la venta y el transporte de petróleo venezolano, sujeto a sanciones», advirtió el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. Pocas semanas antes, Washington ya aplicó sanciones contra Rosneft Trading, subsidiaria de Rosneft, y decidió la congelación de activos y la prohibición de operaciones financieras con el presidente de Rosneft Trading, Didier Casimiro. Con anterioridad, la Casa Blanca ya había avisado a otras grandes empresas energéticas, como la estadounidense Chevron, la española Repsol y la india Reliance de los riesgos de comerciar con Caracas. Moscú mantiene, no obstante, un decidido apoyo al régimen chavista. La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, en su habitual rueda de prensa semana, dijo el viernes que la acusación de EE.UU. contra Maduro por «narcotráfico» es «absurda». Según la jefa de prensa de la Cancillería rusa, «nos hemos quedamos sorprendidos al enterarnos de la acusación del fiscal general de Estados Unidos, que acusa a las autoridades venezolanas de una participación directa en el tráfico internacional de drogas». Además de sus intereses económicos en el sector energético, Moscú ha desplegado en el país caribeño especialistas y técnicos militares, mercenarios de los denominados grupo «Wagner» y ha firmado numerosos contratos de venta de armas.
26-03-2020 | Fuente: abc.es
El G-20 dará una inyección inicial de 4,5 billones de euros para combatir los efectos del Covid-19
Los miembros del G-20 lanzaron al mundo un mensaje de «unidad» en la reunión virtual organizada para abordar la crisis global provocada por el coronavirus. Los líderes de los países más industrializados emitieron un mensaje final conjunto en el que se comprometieron a «hacer lo que haga falta y a usar todas las herramientas políticas disponibles para minimizar el daño económico y social de la pandemia» y adelantaron una inyección de 4,5 billones de euros en la economía global como primera medida de choque. Esta aportación se está materializando en forma de «políticas fiscales, medidas económicas y programas de garantía para contrarrestar los impactos social, económico y financiero» de un virus que ha dejado ya casi 22.000 muertos en el mundo y obliga a 3.000 millones de personas en el mundo a quedarse confinadas en sus casas. Arabia Saudí es el primer país árabe que ostenta la presidencia del G-20 y la gran cumbre de líderes mundiales está prevista en Riad para los días 21 y 22 de noviembre, pero debido a la pandemia decidieron convocar una cumbre extraordinaria y la hicieron por videoconferencia debido a la situación de confinamiento en cada país. El Rey Salmán fue el encargado de abrir la cumbre y lo hizo con un recuerdo a los fallecidos. El monarca pidió a los presentes «una respuesta global» y les recordó que «el mundo cuenta con nosotros para reunirnos y cooperar para enfrentarnos a este desafío. Necesitamos una respuesta efectiva y coordinada a la pandemia para restaurar la confianza en la economía global». Su intervención concluyó con un mensaje sobre los países más pobres, con debilitados sistemas sanitarios para hacer frente al virus, y urgió a los presentes a que les tendieran «una mano amiga». Pulso entre países Los gobiernos tratan de frenar la propagación en sus países con medidas de choque y la agencia de calificación financiera Moody?s anunció poco antes de la cumbre G-20 que las economías de estos países «sufrirán un choque sin precedentes en la primera mitad del año». Detrás de la declaración de buenas intenciones acordada en el texto final existe un pulso entre países como Alemania, que prefiere esperar a ver el impacto final de la pandemia, y otros como Italia, favorables a adoptar medidas de urgencia como la emisión de deuda conjunta. El G-20 lo forman Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Alemania, Reino Unido, Argentina, Australia, Brasil, Canadá -cuyo primer ministro, Justin Trudeau se conectó desde casa porque está en cuarentena tras dar positivo-, la India, Indonesia, Italia, Japón, México, Corea del Sur, Sudáfrica y Turquía, así como por la Unión Europa (UE); Arabia Saudí ocupa la presidencia este año y España es un país invitado permanente. Singapur, Suiza y Jordania también se unieron a la videoconferencia como invitados y damnificados por la propagación del virus. Vladimir Putin puso sobre la mesa la posibilidad de crear de un fondo especial bajo control del Fondo Monetario Internacional (FMI) dedicado en exclusiva a combatir el coronavirus. Su homólogo chino, Xi Jinping, propuso medidas concretas como «rebajar aranceles, retirar obstáculos y facilitar el flujo de un comercio sin restricciones». Boris Johnson hizo un llamamiento a todos los gobiernos del mundo a arrimar el hombro para derrotar al virus y adelantó una contribución de 230 millones de euros para la investigación dedicada a la búsqueda de una vacuna. Los más vulnerables El presidente del Banco Mundial (BM), David Malpass, también fue preciso en su intervención y señaló que «el objetivo es acortar el tiempo que vamos a necesitar para recuperarnos, crear condiciones que ayudan al crecimiento, apoyar a la pequeña y mediana empresa y respaldar a los más vulnerables», para ello adelantó que ultiman un paquete de ayudas de 160.000 millones de dólares para los próximos 15 meses. Esta decisión del BM está en la línea marcada por el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, quien solicitó a los líderes mundiales «un plan para tiempos de guerra». La cumbre, en la que no se abordó la situación del mercado del petróleo pese a que el precio del barril es el más bajo de las últimas dos décadas, terminó con un documento que contó con el apoyo de todos los presentes. Esto no sucedió pocos días antes en la reunión del G-7, en la que los ministros de Exteriores no llegaron a acuerdo alguno debido a la exigencia de EE.UU. de calificar al Covid-19 como «Wuhan virus», con el objetivo de subrayar el origen chino de la pandemia.
25-03-2020 | Fuente: abc.es
Al menos 25 muertos en un ataque del Estado Islámico contra la minoría Sij de Afganistán
El terror golpeó de nuevo Kabul y se cebó con la minoría Sij de la capital afgana. Al menos 25 personas perdieron la vida y ocho resultaron heridas, según el ministerio de Interior, tras una operación yihadista reivindicada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) contra el único templo Sij de la ciudad. El brazo del EI en territorio afgano declaró en un comunicado que se trató de «una venganza» por el trato que India dispensa a los musulmanes en Cachemira y amenazó con más ataques de este tipo. Varios hombres armados entraron en el Dharamshala en el momento en el que estaba a punto de comenzar una de las oraciones del día, abrieron fuego de forma indiscriminada contra civiles desarmados, la mayoría mujeres y niños, y se atrincheraron para comenzar una batalla de más de seis horas contra las fuerzas de seguridad, que acordonaron la zona de inmediato. Los talibanes enviaron un mensaje a través de las redes sociales para negar cualquier implicación y las miradas apuntaron de inmediato al EI, que a comienzos de mes realizó un atentado con una estrategia similar en Kabul en el que mató al menos 32 personas de la minoría hazara, a la que consideran «hereje» por seguir la rama chií del Islam. Dos yihadistas atacaron una ceremonia desde un edificio cercano y las fuerzas de seguridad necesitaron varias horas para reducirlos. En el pasado había cientos de miles de sijs e hindúes en el país, pero los años de guerra y la creciente presión de los sectores islamistas más radicales contra las minorías han reducido su presencia a menos de 300 familias que se concentran en Kabul y Jalalabad. En 2018, esta comunidad sufrió otro ataque directo del EI en la provincia de Nangarhar y murieron 17 personas, entre ellas un candidato al parlamento. Intercambio de presos Esta nueva jornada de terror se produjo 48 horas después del viaje sorpresa de Mike Pompeo. El secretario de Estados estadounidense fracasó en su intento de lograr un acuerdo de gobierno de unidad entre Ashraf Ghani y Abdula Abdula y castigó Afganistán con la retirada de 1.000 millones de dólares en ayuda humanitaria. Este castigó, sin embargo, parece que tuvo efecto y las autoridades de Kabul anunciaron el inicio del intercambio de prisioneros con los talibanes. Este era un requisito fijado en el acuerdo que alcanzaron en Doha los insurgentes y Estados Unidos el 29 de febrero, pero que el Gobierno de Kabul se negaba a aceptar hasta obtener un compromiso de reducción de la violencia por parte de la insurgencia. Los talibanes obtendrán la liberación de 5.000 de sus hombres, a cambio entregarán a 1.000 miembros de las fuerzas de seguridad, pero no están obligados a suspender sus operaciones contra el Gobierno de Kabul.
25-03-2020 | Fuente: abc.es
India impone el mayor confinamiento de la historia para frenar el coronavirus
Los dos grandes gigantes asiáticos simbolizan la cara y la cruz en la crisis del coronavirus . Mientras China comienza a ver la luz y desbloquea la provincia donde se localizó el origen de la pandemia hace ya dos meses, en India las autoridades ordenaron el confinamiento general en todo su territorio durante tres semanas desde la pasada medianoche, lo que supone obligar a 1.300 millones de personas a permanecer en sus casas, la mayor reclusión de la historia que se recuerda. «No hay otra manera de permanecer a salvo del coronavirus», recalcó este martes el primer ministro indio, Narendra Modi, en un discurso televisado a la nación, el segundo en menos de una semana por la crisis del coronavirus. El mandatario señaló que, con el objetivo de «salvar a la India y a cada indio», estará «totalmente prohibido aventurarse fuera de casa» a lo largo de los próximos 21 días. El segundo país más poblado del planeta, solo por detrás de China, ha registrado oficialmente hasta ahora 482 contagiados y nueve fallecidos por el virus. Pero investigadores sanitarios han alertado de que más de un millón de personas en este país podría resultar infectada por el coronavirus a mediados de mayo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) urgió el lunes a tomar medidas en India, algo que consideraba fundamental en la lucha contra el avance de la pandemia. En los últimos días se habían prohibido los viajes en avión y tren, y se cerraron negocios y colegios, pero el temor a que se disparase el número de contagios llevó ayer al primer ministro a tomar una decisión más drástica y decretar el confinamiento absoluto. Además, habrá medidas para garantizar los suministros esenciales y se destinarán 1.800 millones de euros a reforzar la infraestructura sanitaria. El anuncio de Modi lanzó a numerosas personas a las tiendas de grandes ciudades como Nueva Delhi o Bombay para hacerse con los bienes básicos, lo que obligó a actuar a la Policía en algunos casos para mantener el orden, según recoge Reuters. Alivio en Hubei Entre tanto, después de dos meses de cierre y cuarentenas que han confinado en sus casas a sus casi 60 millones de habitantes, las autoridades chinas levantaron a medianoche las restricciones para salir de la provincia de Hubei, epicentro de la epidemia del coronavirus que estalló en enero en su capital, Wuhan. Según informa la agencia estatal de noticias Xinhua, esta ciudad, de once millones de habitantes, permanecerá todavía cerrada hasta el próximo 8 de abril. En el resto de la provincia, las personas que quieran viajar deberán acreditar que están sanos con una aplicación en el móvil que, tras registrar sus movimientos y contactos, les otorga un código QR a modo de semáforo: si aparece rojo deben guardar una cuarentena de dos semanas y, si es verde, pueden moverse libremente. Wuhan, donde se han ido levantando los controles de calles y sus vecinos van recuperando gradualmente su vida, desinfecta los transportes públicos para su próxima reapertura, pero los colegios seguirán cerrados. Tras el brote del coronavirus, las autoridades chinas cerraron por sorpresa la ciudad el 23 de enero y, durante los días siguientes, el resto de la provincia de Hubei. Gracias a estas medidas draconianas, que no estuvieron exentas de abusos y barbaridades, consiguieron que la epidemia no se extendiera al resto del país. De los más de 81.000 contagiados y 3.270 fallecidos contabilizados en China, 67.800 casos y 3.100 víctimas mortales se concentran en Hubei. Y, de esos, su capital, Wuhan, copa la mayoría con más de 50.000 infectados y 2.500 defunciones. La diferencia con la segunda ciudad más afectada de la provincia, Xiaogan, es enorme: 3.500 contagiados y 128 fallecidos. Debido a este cierre, la incidencia de la enfermedad ha sido muy pequeña en megalópolis como Pekín, que sufrió 491 infectados y ocho fallecidos, o Shanghái, con 371 casos y solo tres muertos. Fuera de Hubei, la ciudad china más afectada por la pandemia fue Cantón (Guangzhou), con 1.395 contagiados y ocho víctimas mortales.
1
...