Infortelecom

Noticias de incidentes

02-01-2020 | Fuente: abc.es
El asalto a la embajada de EE.UU. en Bagdad dispara la tensión con Irán
En una prueba de que está perdiendo el control de su misión en Irak, Estados Unidos se salvó ayer por la mínima de un desastre comparable a la toma de rehenes en su embajada en Teherán durante el punto álgido de la revolución islámica de Irán hace 40 años. El último día del año, una turba asaltó la embajada norteamericana en Bagdad al grito de «muerte a América» y, algo insólito, logró romper el grueso perímetro de seguridad y destrozar e incendiar la recepción de uno de los complejos diplomáticos más fortificados del mundo. Sólo la reacia intervención del gobierno iraquí impidió la toma de rehenes. Los atacantes se retiraron ayer por propia voluntad tras acampar dos días frente a la embajada en protesta por unos bombardeos aéreos de EE.UU. contra una milicia chií que provocaron 25 muertos y más de medio centenar de heridos. La Casa Blanca dijo que esos bombardeos obedecían a su vez a un atentado previo de esa milicia en el que murió un contratista de servicios de seguridad de nacionalidad estadounidense. La milicia, de nombre Kataeb Hezbolá, recibe apoyo de Irán, que en años recientes, y desde la caída del régimen de Sadam Husein, ha aumentado notablemente su influencia sobre Irak. 5.000 soldados El Pentágono mantiene a 5.000 soldados en Irak para labores de entrenamiento y apoyo a las fuerzas armadas de ese país. En el apogeo de la guerra, que duró de 2003 a 2010, hubo hasta 170.000 uniformados de EE.UU. en ese país. La embajada norteamericana en Bagdad es un enorme complejo, mayor que la Ciudad del Vaticano, dentro de un fortín que se conoce como Zona Verde. Es, junto con la de Kabul, la misión diplomática de EE.UU. más protegida del mundo. Tras obtener noticias del asalto, el presidente Donald Trump acusó directamente a Irán de estar detrás de las protestas antiamericanas. Preguntado por la prensa por si cree que este aumento de la tensión puede provocar una guerra con Irán, Trump respondió que ?no sería una buena idea por parte de Irán, porque no duraría mucho?. «¿Quiero una guerra? No. Lo que quiero es paz. Me gusta la paz. E Irán debería estar trabajando por la paz más que nadie. Pero no es lo que estamos viendo. Si hubiera una guerra, la ganaríamos muy pronto», dijo el presidente desde su mansión en Mar-a-Lago, en la Florida, donde pasó el fin de año. El derribo del régimen de Sadam Husein por parte de EE.UU. le abrió a Irán una oportunidad única de aumentar su influencia en Irak, un país con el que había estado en guerra dos décadas antes. El 90% de la población iraní es chií, como lo es el 70% de los iraquíes. La Casa Blanca ha apoyado un proceso de elecciones y construcción de instituciones democráticas en Irak que han llevado al poder a gobernantes chiíes afines a Irán. Esta potencia islámica extiende ahora su influencia a través de partidos y guerrillas desde el Mediterráneo hasta el golfo Pérsico. Tras el asalto del 31 de diciembre, los diplomáticos norteamericanos en Bagdad se refugiaron en un búnker del que pudieron salir ayer, sólo después de que el gobierno de Irak pidiera en repetidas ocasiones a los manifestantes que se retiraran de las puertas de la embajada. Varias imágenes tomadas por los asaltantes, compartidas en redes sociales, muestran que los soldados iraquíes, entrenados por los estadounidenses, no intentaron contener el asalto y en algunas ocasiones incluso participaron de la protesta, rompiendo ellos mismos parte del mobiliario. El gobierno iraquí, al que apoyan tanto Washington como Teherán, se encuentra en una situación muy precaria. Hace un mes, tras una ola de protestas, el primer ministro, Adil Abdul Mahdi, dimitió y se encuentra en funciones, aunque el parlamento todavía no le ha encontrado sustituto. Abdul Mahdi había condenado los ataques aéreos de EE.UU. del domingo por considerarlos ?una violación de la soberanía iraquí?, unas palabras que envalentonaron a los asaltantes de la embajada. Por su parte, el régimen iraní ha negado tener nada que ver con las protestas. Según informan las agencias iraníes, el líder supremo Alí Jamenei respondió directamente a Trump alegando que si «la República Islámica decide enfrentarse a algún país, lo hará de forma directa». En señal de protesta, el gobierno iraní convocó al encargado de negocios de Suiza en Teherán, que representa los intereses de Washington en ese país. EE.UU. e Irán rompieron relaciones diplomáticas tras la toma de rehenes de 1979. La tensión entre Irán y EE.UU. se ha disparado desde que Trump decidiera salirse unilateralmente del acuerdo de desnuclearización del régimen islámico negociado por Barack Obama en 2015, aumentado las sanciones económicas. Sólo este año, el Pentágono ha destinado al golfo Pérsico más de 14.000 soldados y un portaaviones por diversos incidentes como el abordaje de petroleros y el derribo de drones norteamericanos. Aun así, Trump ha demostrado ser completamente reacio a un conflicto. En julio ordenó un ataque contra objetivos militares iraníes y lo abortó segundos después cuando supo que habría al menos una decena de muertes. En varias ocasiones, el presidente ha calificado la guerra de Irak ?a favor de la que votaron republicanos y demócratas, incluida Hillary Clinton? como uno de los mayores errores de política exterior de toda la historia de EE.UU. Una red de milicias al servicio de Irán Desde Líbano hasta Irak, la República Islámica de Irán ha aumentado su influencia en Oriente Próximo por medio del apoyo financiero y material a partidos y guerrillas dedicados a promover la rama chií del islam. Según la Casa Blanca, es en realidad Irán quien dicta operaciones como la de Kataeb Hizbolá, que la semana pasada atentó en Irak y mató a un ciudadano estadounidense. Tras unos bombardeos aéreos de respuesta, fueron Kataeb Hezbolá y las Fuerzas de Movilización Popular, de las que forma parte, las que llamaron a protestar contra EE.UU. asaltando la Embajada en Bagdad. El problema para la Casa Blanca es que varios soldados iraquíes, seguramente ellos también chiíes, se unieron a la manifestación violenta, demostrando que la influencia de Irán en la región va mucho más allá de las milicias a las que financia.
01-01-2020 | Fuente: abc.es
Las milicias chiíes rebajan la tensión y abandonan la Embajada de EE.UU. en Bagdad
Seguidores y miembros de la agrupación armada iraquí Multitud Popular, integrada principalmente por chiíes, se retiraron este miércoles de la Embajada de Estados Unidos en Bagdad, después de haberla asaltado el día anterior y haber provocado una escalada de la tensión entre Irak y su aliado norteamericano. Una fuente del Ministerio de Interior iraquí aseguró a Efe que los manifestantes empezaron a abandonar las cercanías de la legación diplomática, después de que la Multitud Popular pidiera a sus acólitos que se retiraran «por respeto a la decisión del Gobierno iraquí que así lo ordenó y para preservar el prestigio del Estado». La fuente, que pidió el anonimato, agregó que los pocos manifestantes que quedan frente a la Embajada están desmontando las tiendas de campaña que levantaron ayer, cuando amenazaron con permanecer en ese lugar de forma indefinida para protestar por los ataques que EE.UU. lanzó el domingo contra posiciones de las milicias en el oeste de Irak. Crisis desactivada De esta forma, la potente agrupación, que cuenta con el respaldo de Irán, ha decidido no seguir aumentando la presión y desactivar la crisis diplomática generada ayer cuando cientos de manifestantes consiguieron irrumpir en una parte del complejo de la Embajada estadounidense y quemar algunas de sus instalaciones, además de enfrentarse a los guardias de seguridad norteamericanos. En el día de hoy no se produjeron nuevos incidentes, después de que las autoridades iraquíes llamaran a la calma y prometieran proteger las misiones diplomáticas y castigar a los culpables del asalto, que ha puesto a los dirigentes en evidencia frente a su principal socio occidental. El presidente de la República, Barham Saleh, denunció anoche en un comunicado lo ocurrido y señaló que ese asalto fue «un duro golpe a los intereses del país y su reputación internacional como Estado soberano» y hace más daño a Irak «que a cualquier otra parte». También reiteró las palabras del comandante de las Fuerzas Armadas y primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi Abdelmahdi, que prometió anteriormente que cualquier ataque a las embajadas y representaciones extranjeras será evitado y castigado de forma severa. Sin embargo, el primer ministro dimisionario no se libró de una reprimenda por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, que en una llamada telefónica anoche le recordó la «necesidad de proteger al personal e instalaciones estadounidenses en Irak». Además, el secretario de Defensa, Mark Esper, anunció este martes el envío de «fuerzas adicionales» para apoyar al personal de la Embajada en la capital iraquí, que ayer tuvo que emplear métodos antidisturbios para repeler a los manifestantes que atacaron repetidamente la sede diplomática. Trump aseguró que el asalto había sido orquestado por su archienemigo, Irán, que hoy negó las acusaciones e instó a la Casa Blanca a reconsiderar sus políticas destructivas en la región, además de advertir a Washington sobre las consecuencias de cualquier error de cálculo y reacciones imprudentes. Irak, en el fuego cruzado El asalto pone en evidencia como Irak se encuentra en el fuego cruzado del conflicto entre sus dos principales socios, EE.UU. e Irán, enfrentados entre sí y que buscan ejercer más influencia sobre el Gobierno de Bagdad en un momento crucial debido a la revuelta popular que sacude el país desde principios de octubre. Para el analista iraquí Abdulaziz al Yaburi, Irán es quien «controla el ritmo de los movimientos de la Multitud Popular» y en este momento «no puede permitirse que la situación se deteriore en Irak porque afectaría a sus intereses y podría llevar a (..) reducir su influencia» en medio de los cambios que exigen los manifestantes en las calles. El profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Bagdad dijo a Efe que lo sucedido conlleva varios mensajes: el primero, dirigido al mundo, «Irán tiene la base popular para lograr lo que quiere en Irak, a través de sus brazos sobre el terreno que son las diversas facciones de la Multitud». El segundo mensaje es para el público iraquí, consideró Al Yaburi: «la Multitud es la fuerza más activa en el escenario iraquí y la que está manejando los asuntos en el país», a través de la participación de sus líderes en el bloque parlamentario Al Biná, que ha intentado sin conseguirlo nominar a un nuevo primer ministro. Desactivada de momento la crisis, no hay garantías de que no vuelvan a repetirse incidentes como los que están en el origen de la escalada, esto es, el lanzamiento de proyectiles y cohetes contra intereses estadounidenses en suelo iraquí. Washington responsabiliza de esos ataques a las milicias chiíes, en concreto a Kata'ib Hizbulá (KH), que actúa bajo el paraguas de la Multitud Popular, que el pasado domingo aseguró que perdió a 25 hombres en el bombardeo estadounidense que desató la ira de los partidarios de las poderosas milicias.
31-12-2019 | Fuente: abc.es
Centenares de manifestantes irrumpen en la Embajada de EE.UU. en Bagdad
Centenares de manifestantes simpatizantes de las milicias progubernamentales Multitud Popular, integradas principalmente por chiíes, irrumpieron este martes en la Embajada de Estados Unidos en Bagdad tras los ataques estadounidenses del domingo por la noche contra posiciones de esa agrupación armada. Los manifestantes consiguieron penetrar en la sede diplomática y quemaron parte del muro que la rodea, así como algunas cabinas y torres de vigilancia, mientras que los guardias de seguridad de la legación están intentando dispersarlos con gases lacrimógenos, según constató un fotógrafo de Epa/Efe. Según una fuente del Ministerio del Interior iraquí que pidió el anonimato, ni el embajador ni funcionarios estadounidenses se encuentran dentro del edificio. La fuente aseguró a Efe que centenares de personas cruzaron el puente de Al Mualaq para llegar a la Zona Verde, donde se encuentran las sedes gubernamentales y diplomáticas, y en un primer momento algunos manifestantes intentaron escalar el muro de cemento que rodea la embajada estadounidense. Añadió que los manifestantes se dirigieron hacia el edificio y organizaron una sentada después de participar en los funerales de las víctimas de los bombardeos estadounidenses contra posiciones de la milicia chií Kata'ib Hizbulá (KH), que opera bajo el paraguas de la Multitud Popular, que informó de que 25 de sus hombres fallecieron el domingo. Tras llegar a la Zona Verde, los manifestantes corearon eslóganes antiamericanos y montaron tiendas de acampada frente a la Embajada estadounidense, donde también plantaron banderas iraquíes y de la Multitud Popular. Entre los congregados alrededor de la sede diplomática se encuentran los principales líderes de la Multitud Popular somo su presidente, Faleh al Fayad, el vicepresidente, Abu Mahdi al Mohandes, y el líder de la organización chií Badr, Hadi al Ameri. El asalto de hoy se produce después de los ataques del domingo, que a su vez responden al lanzamiento de cohetes y proyectiles contra bases militares e instalaciones con presencia estadounidense, que Washington atribuye a las milicias chiíes. El pasado día 27, un contratista norteamericano murió en uno de esos ataques contra la base militar K1 de Kirkuk (norte), siendo la primera víctima mortal en este tipo de incidentes en los pasados meses. Las autoridades políticas y religiosas de Irak condenaron y rechazaron la respuesta de EE.UU. y el Gobierno calificó la acción como «una violación de la soberanía iraquí». Por su parte, el prominente clérigo chií Muqtada al Sadr aseguró ayer en un comunicado que está dispuesto a «expulsar» a EE.UU. de Irak «por medios políticos y legales» y, para ello, pidió colaboración entre las instituciones y partidos políticos.
31-12-2019 | Fuente: abc.es
Trump acusa a Irán de haber «orquestado» el ataque a la embajada de EE.UU. en Bagdad
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha acusado hoy a Iran de haber «orquestado» el ataque de esta mañana a la embajada estadounidense en Bagdad. «Serán completamente responsables», ha señalado en un mensaje escrito en la red social Twitter, en el que ha apelado a Irak a usar sus fuerzas para proteger la embajada.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Iran killed an American contractor, wounding many. We strongly responded, and always will. Now Iran is orchestrating an attack on the U.S. Embassy in Iraq. They will be held fully responsible. In addition, we expect Iraq to use its forces to protect the Embassy, and so notified!</p>&mdash; Donald J. Trump (@realDonaldTrump) <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1211981022084128768?ref_src=twsrc%5Etfw">December 31, 2019</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Centenares de manifestantes simpatizantes de las milicias progubernamentales Multitud Popular, integradas principalmente por chiíes, irrumpieron este martes en la Embajada de Estados Unidos en Bagdad tras los ataques estadounidenses del domingo por la noche contra posiciones de esa agrupación armada. Los manifestantes consiguieron penetrar en la sede diplomática y quemaron parte del muro que la rodea, así como algunas cabinas y torres de vigilancia, mientras que los guardias de seguridad de la legación están intentando dispersarlos con gases lacrimógenos, según constató un fotógrafo de Epa/Efe. Según una fuente del Ministerio del Interior iraquí que pidió el anonimato, ni el embajador ni funcionarios estadounidenses se encuentran dentro del edificio. La fuente aseguró a Efe que centenares de personas cruzaron el puente de Al Mualaq para llegar a la Zona Verde, donde se encuentran las sedes gubernamentales y diplomáticas, y en un primer momento algunos manifestantes intentaron escalar el muro de cemento que rodea la embajada estadounidense. Añadió que los manifestantes se dirigieron hacia el edificio y organizaron una sentada después de participar en los funerales de las víctimas de los bombardeos estadounidenses contra posiciones de Kataib Hezbolá, un milicia afín a Irán, que opera bajo el paraguas de la Multitud Popular, que informó de que 25 de sus hombres fallecieron el domingo. Tras llegar a la Zona Verde, los manifestantes corearon eslóganes antiamericanos y montaron tiendas de acampada frente a la Embajada estadounidense, donde también plantaron banderas iraquíes y de la Multitud Popular. Entre los congregados alrededor de la sede diplomática se encuentran los principales líderes de la Multitud Popular somo su presidente, Faleh al Fayad, el vicepresidente, Abu Mahdi al Mohandes, y el líder de la organización chií Badr, Hadi al Ameri. El asalto de hoy se produce después de los ataques del domingo, que a su vez responden al lanzamiento de cohetes y proyectiles contra bases militares e instalaciones con presencia estadounidense, que Washington atribuye a las milicias chiíes. El pasado día 27, un contratista norteamericano murió en uno de esos ataques contra la base militar K1 de Kirkuk (norte), siendo la primera víctima mortal en este tipo de incidentes en los pasados meses. Las autoridades políticas y religiosas de Irak condenaron y rechazaron la respuesta de EE.UU. y el Gobierno calificó la acción como «una violación de la soberanía iraquí». Por su parte, el prominente clérigo chií Muqtada al Sadr aseguró ayer en un comunicado que está dispuesto a «expulsar» a EE.UU. de Irak «por medios políticos y legales» y, para ello, pidió colaboración entre las instituciones y partidos políticos.
29-12-2019 | Fuente: elpais.com
Grafitis en los trenes, un problema convertido en arte
Renfe busca concienciar sobre los incidentes que ocasiona esta expresión artística, presentada este año en ARCO con una puerta grafiteada y en exposición itinerante por diferentes ciudades españolas
29-12-2019 | Fuente: abc.es
Aumentan a 47 los fallecidos tras el paso del tifón Úrsula por Filipinas
Al menos 47 personas han muerto y 140 han resultado heridas por el paso del tifón 'Úrsula' durante el día de Navidad en Filipinas, según el nuevo balance publicado este domingo por el Consejo Nacional para la Gestión de Desastres, que cifra en 9 los desaparecidos. El tifón, también conocido como 'Phanfone', ha dañado cerca de 300.000 viviendas, 372 escuelas y 31 hospitales en las provincias del este y del centro del país, donde han sido evacuadas más de 146.000 personas, de acuerdo con el último balance, publicado en la web de la organización. El total de personas afectadas se acerca ya a los dos millones. Entre los fallecidos se encuentran tres tripulantes de un bote a motor que naufragó en la provincia de Mindoro Oriental, una familia de seis personas arrastradas por una inundación en la provincia de Iloilo, así como un niño de 13 años y un hombre de 38, electrocutados en dos incidentes separados en las provincias de Leyte y Leyte Sur. 'Úrsula', el tifón número 21 del año en Filipinas, ha llegado a registrar vientos de hasta 130 kilómetros por hora y ráfagas de hasta 160. Aunque no ha sido uno de los más poderosos, su paso ha dejado una estela de destrucción mucho más pronunciada tras arrasar algunas de las zonas e islas más pobres y menos desarrolladas del archipiélago. Al menos 115 vuelos nacionales también han sido cancelados y la televisión filipina ha mostrado daños menores en el aeropuerto de Kalibo, una de las alternativas turísticas en el centro del archipiélago. Por su parte, el Ministerio de Agricultura ha hecho una primera valoración de daños en el sector cifrada en más de diez millones de euros. Aunque el tifón ya ha abandonado el país, las autoridades mantienen la alerta ante el frente frío que ha dejado su rastro, y que podría provocar nuevas lluvias torrenciales, con las consiguientes inundaciones, en las próximas horas, según ha informado la oficina nacional de meteorología.
25-12-2019 | Fuente: as.com
Las caídas en el Mundial de motociclismo bajaron de 1.000
Por primera vez en los últimos cuatro años el número de incidentes en las tres categorías no superó el millar (971). Son 106 menos que en 2018 y se corrió una carrera más.
19-12-2019 | Fuente: as.com
Los incidentes fuera del estadio acabaron con 10 detenidos
Miembros de Boixos Nois se enfrentaron a los concentrados por Tsunami y allí prendió la mecha de los incidentes.